Archive for pacifismo

El Gasto Militar no son sólo los presupuestos del Estado, sino iniciativas privadas: no a HOMSEC 2017

En este segundo día de “celebración” de la feria de armas HOMSEC 2017 en Madrid, queremos recordar que la economía del militarismo no sólo se nutre de los Presupuestos Generales del Estado, sino de pequeñas/grandes iniciativas privadas que aumentan mucho su impacto en la sociedad española.  La Feria de Armas HOMSEC 2017 sería un ejemplo de gasto militar ejecutado por civiles, pero con el apoyo de muchas instituciones del Estado.

El Gasto Militar 2016 es el último que hemos publicado y muchas de sus cifras son escandalosas:

  • Se publicita que el Presupuesto del Ministerio de Defensa es de 5.787 millones de €, pero el Gasto Militar de 2017 acaba siendo de 30.928 millones de €.
  • Se esconden 25.372 millones de €, el 81’29 %
  • 12 de los 13 ministerios actuales esconden gasto militar
  • El Gasto Militar es el 7’14 % del total de gasto de todos los Presupuestos Generales del Estado.
  • El Gasto Militar es el 2’71 % del total del PIB español, muy por encima del 0’8 % que anuncian el Ministerio de Defensa y los políticos militaristas, e incluso bastante por encima del 2 % que reclama que gastemos la OTAN y Trump.
  • El Gasto Militar genera una deuda de 16.127 millones de €.
  • El Gasto Militar supone:
    • 84’5 millones de € diarios
    • 3’52 millones de € por hora
    • 58.684 € por minuto
    • 978’06 € por segundo

El CIS y la defensa (I): valores a defender

Imagen: Gabriela Sakamoto

Fuente:  CIS.

Como se puede ver en la ficha que presenta la encuesta, la fecha de presentación es el 12 de septiembre de 2015. Sin embargo, su presentación se hace, por parte de Defensa, en diciembre de 2016.

Quince meses de opacidad.  El tiempo suficiente para que se pueda alegar que los datos ya han quedado desfasados y que el valor de la encuesta ya es mínimo.

Parece que Defensa tiene miedo a la opinión de los encuestados, a pesar de que las preguntas están dirigidas y de que sólo se puede hablar de la defensa desde ciertos enfoques y otros, alternativos, claro, quedan excluidos.

La encuesta se llama “La defensa nacional y las fuerzas armadas (XI)“.  Consta de 30 páginas.

Pregunta 1

Para empezar, querría saber qué valoración le merecen una serie de profesiones u oficios. Utilizando una escala de 0 a 10, dígame, por favor, cómo valora Ud. cada una de ellas, sabiendo que el 0 significa que la valora ‘muy mal’ y el 10 que la valora ‘muy bien’.

Si nos atenemos a la media, las profesiones de profesor, maestro, abogado, comerciante, empresario, médico, policía, periodista y bombero son mejor consideradas que las de militar de carrera y que la de soldado profesional.  Dicho en otras palabras, todas las profesiones sobre las que se ha consultado son mejor consideradas que las profesiones militares.

En muchas ocasiones, se intenta identificar a las Fuerzas Armadas con la españolidad, y de ellas depende el lucimiento patrio fuera y dentro de nuestras fronteras.  Pues bien, hay que reconocer que la gente se siente orgullosa de ser española (aunque hay una importante minoría, casi 1 de cada 5, que siente poco o ningún orgullo de ser español)

Pregunta 3

Ahora me gustaría que me dijera, ¿hasta qué punto se siente Ud. orgulloso/a de ser español/a: muy orgulloso/a, bastante orgulloso/a, poco orgulloso/a o nada orgulloso/a?

Sin embargo, este orgullo de ser español no se transmite a los símbolos, como la bandera, con tanta fuerza:

Pregunta 4 ¿Cuál de las siguientes frases describe mejor lo que siente Ud. cuando ve la bandera española en un acto o ceremonia?

Se aprecia que el tirón de este símbolo patrio no es tanto:  más de uno de cada tres no siente nada o siente muy poca emoción ante el paño bicolor.  ¿Quizá sintiesen más emoción si hubiese un color más?

Pregunta 5 ¿Y cuando escucha el himno nacional…?

El himno nacional tampoco mueve tanto a los españoles, algo más de un tercio no siente nada o muy poca emoción.  Parece que el orgullo hispano no lo es por los símbolos visuales o sonoros.

Pregunta 6 En concreto, cuando ve un acto o ceremonia de carácter militar como, por ejemplo, un desfile, una jura de bandera o cualquier otro acto castrense, ¿diría Ud. que siente una emoción muy fuerte, que siente algo de emoción, que siente muy poca emoción o que no siente nada especial?

Pero, si ladinamente aprovechamos para preguntar al rebufo del orgullo hispano, de la bandera y del himno si sienten algo por las ceremonias de carácter militar, el desinfle es mayúsculo:  el 45 % no sienten nada o muy poco, y sólo el 22’3 % siente una emoción muy fuerte.  Parece que la sociedad española no cae en la trampa y no asimila a los militares con el orgullo patrio.

Pregunta 7 Dejando aparte a su familia, ¿hay algo por lo que Ud. considere que merece la pena sacrificarse, arriesgando incluso su vida?

Las siguiente pregunta sólo se hizo a ese 48’3 que arriesgaría su vida:

Pregunta 7a Quisiera que Ud. me dijera si se sacrificaría o arriesgaría su vida por…

Los españoles lo tienen bastante claro, un 44’8 % no quisieran sacrificarse, arriesgando incluso su vida por nada.  Este dato es difícil de interpretar.  Nos puede hablar de miedo, de egoísmo, de insolidaridad.  Nada en la encuesta del CIS intenta averiguar cuál es su trasfondo.

Del 48’3 % que sí que ven el sacrificio, arriesgando incluso su vida, algo más de la mitad no lo harían por lo que suelen decir que defienden las Fuerzas Armadas:  patria, nación, país.  Conceptos etéreos, nacionalistas y simbólicos que parece que sólo significan algo importante para una cuarta parte de los encuestados.

Cosas más concretas como salvar la vida a otra personas están contemplados como una posibilidad por el 90 % de la población que sí que se arriesgaría.  Predomina, por tanto, el aspecto humano y no ideas etéreas.

Desde hace muchos años y en la actualidad las ideas políticas y las ideas religiosas han sido las que han llevado a muchas naciones a las guerras.  Pero parece que sólo un 10’1 y un 16’7 % de las personas que arriesgarían sus vidas lo harían por las ideas políticas y por las ideas religiosas, respectivamente.  Otro apartado más que nos hace apreciar una clara separación entre las ideas de las élites gobernantes y las de la sociedad de a pie.

Un 55’4 % de la mitad de la población se arriesgaría por la justicia, un 74’0 % por la libertad y un 76’2 % por la paz.

¿Cómo se interpreta esto?  Por un lado hay que destacar que estos son los valores más altos obtenidos por ideas generales.  Y lo son, muy por encima de la patria, la religión o las ideas políticas.

Destaca que gana la paz.  Parece que la idea general más cotizada por la sociedad española sería la de la paz.  No arriesgarían la vida por nada en mayor medida que lo harían por la paz.

Y, sin embargo, somos un país altamente intervencionista, séptimo vendedor de armas del mundo.

El Ayuntamiento de Madrid se desmarca de la feria de armas HOMSEC 2017

Un texto vale más que mil palabras y podemos mostrar, así nos lo han hecho llegar gracias al trabajo de El Salmón Contracorriente, la carga que (con las debidas reservas a las menciones personales) el Ayuntamiento de Madrid ha dirigido a los promotores de la feria de armas HOMSEC 2017 exigiendo que se retire el logo municipal de dicho evento.

El Ayuntamiento de Madrid deja muy clara su apuesta institucional para que Madrid sea una ciudad libre de Ferias de Armas. Al igual que muchos colectivos y la Plataforma Desarma Madrid, no quiere ferias de armas en nuestra ciudad. Puedes descargarla en el enlace siguiente.

O bien leerla aquí

¿Sirven para algo los carísimos tanques Leopard?

Leopard+2A4

Vestman

Fuente: Infodefensa

Los famosísimos tanques Leopard de patente alemana (una parte de los cuales se fabrican en España) ganaron su reputación de arma letal en los múltiples ejercicios, simulaciones y maniobras militares, de forma que eran uno de los instrumentos de guerra más cotizados y reclamados por gran parte de los ejércitos mundiales.

Ejércitos como el alemán, el austriaco, el canadiense, el chileno, el danés, el español, el finlandés, el griego, el noruego, el holandés, el portugués, el sueco, el suizo, o el turco, entre otros muchos, se han gastado ingentes sumas de dinero, empobreciendo a sus poblaciones y asumiendo una brutal deuda militar, para comprar estos cacharros.

Ponerlos a prueba en una guerra de verdad y desmoronarse el prestigio de este arma de guerra han sido todo uno. Los turcos, que los han empleado para arremeter contra sus enemigos del Daesh en Al-Bab (Siria) han perdido 10 de un plumazo y han visto como otros muchos han quedado escacharrados, al parecer de forma irreversible.

La inexplicable ineficacia de estos tanques se ha visto magnificada porque al ingente número de soldados de infantería turcos, apoyados por estos tanques, se unía el apoyo aéreo de los rusos, que han podido comprobar como testigos el desastre del arma en cuestión.

Esta situación, que hace preguntarse a los militaristas si estos tanques sirven para lo que prometen, nos lleva a nosotros a hacer la pregunta más extensiva y la respuesta mucho más amplia.

¿Sirven los tanques para algo?  ¿Le sirven a alguien?

Primeramente, se ve que los tanques no sirven para lo que dice su “prospecto”, es decir, no tienen la eficacia militar que predican. Como toda la producción militar, es una verdadera chapuza. Y una chapuza muy cara y terrible.

En segundo lugar, no sirven tampoco para el bienestar de la gente de los pueblos cuyos ejércitos los compran. Su factura es carísima. Generan, como en el caso español, una ingente e impagable deuda militar y se pagan a costa de los bienes sociales que dejan de conseguirse al priorizar el gasto militar sobre las necesidades sociales.

Tampoco le sirven a la sociedad donde se producen dichas armas mortíferas, pues los cuantiosos beneficios que producen redundan en los accionistas de la empresa fabricante, que son los que efectivamente se enriquecen con ello, pero a costa de provocar dependencia de la producción militar en la zona donde se desarrollan estos tanques que, dado el sistema mecanizado de su producción, tampoco crean tanto trabajo como otros sectores.

No generan beneficio medioambiental, y son un instrumento altamente contaminante.

No generan beneficio para la paz mundial, sino que sirven a la causa de la guerra.

Sin embargo, genera ciertos beneficios:

  • A los accionistas de la industria militar, a los comerciantes, comisionistas, y demás cadena de negocio militar.
  • A la creación de conflictos bélicos y “amenazas” que sirven para “legitimar” la venta de armas y el negocio de la guerra.
  • A los políticos que asumen deuda ilegítima para adquirir estas armas que, a su vez, sirven para consolidar un status quo que les mantiene en su situación de privilegio, cuando no para conseguir además comisiones importantes.
  • A la petrificación de un modelo de política internacional basada en la división, la violencia estructural y la dominación que, curiosamente, beneficia a los estados productores y vendedores de armas y crea dependencia en los demás.

De modo que ya sabemos: la fabricación de tanques Leopard, como ejemplo de la venta de armas, sirve para algo y para alguien. Lo único que a lo que sirve es precisamente a lo más indeseable.indecente, perjudicial y necesario de cambiar de la faz de la tierra.

Defensa amenaza con expropiar las Bardenas Reales

Resultado de imagen de bardenas ya

Bardenas Ya

Fuente: El Confidencial

No nos sorprende, más bien viene a confirmar una tremenda sospecha, la amanaza del Ministerio de Defensa a la pretensión que los colectivos que en Navarra y Aragón vienen reivindicando la desaparición del anacrónico campo de entrenamiento militar de Bardenas Reales.

Ahora que las iniciativas ciudadanas comienzan a desbordar el círculo vicioso meramente testimonial y residual en que se había convertido últimamente la celebración de las marchas antipolígono; ahora que asistimos a la mayor movilización y ambición de las aspiraciones sociales de que se finalice definitivamente la dependencia de la zona bardenera del militarismo y que se exige una consulta popular y una herramienta legal para el desmantelamiento de la base en 2018; ahora que las iniciativas eco-pacifistas y sociales en torno a las Bardenas comienzan a tener mayor acogida en las corporaciones locales de la zona y en las nuevas coaliciones políticas que han roto los consensos cómodos de antaño; ahora que se cuestiona el propio papel legitimador del actual pasteleo que ha propiciado, con una nefasta política opaca y poco confesable, la Junta de Bardenas Reales; ahora que ocurre todo esto y se pone en peligro real el statu quo de la base militar en Bardenas, el ejército amenaza con expropiar las Bardenas y zanjar el asunto a la tremenda, a su modo, manu militari.

Resulta, cuando menos, ejemplar conocer las pretensiones de Defensa: mantener a todo trance el campo militar en un paraje paisajístico y medioambiental que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y que el constante bombardeo por parte de los ejércitos español, de la OTAN y de otros ejércitos invitados, pone en peligro. No parece que la defensa de la sociedad que prometen sea compatible exactamente con bombardear y deteriorar un paraje como este y ello pone en una evidente contradicción al ejército.

Contradicción aún mayor porque la solución que se les ocurre a los responsables de este desaguisado es contestar con la amenaza de expropiación forzosa a las propuestas de consulta popular y de democracia. No parece que la democracia que supuestamente justifica la razón de ser del ejército (según sus propias declaraciones) se defienda precisamente negando la democracia.

No es tampoco la última contradicción, porque el campo militar de Bardenas, amén de deteriorar un paraje como este, amenaza la seguridad de los propios pueblos circundantes, congozantes o no, y son múltiples las ocasiones en que se ha datado la acumulación de accidentes y molestias para los ribereños, así como evidente el peligro a que están expuestos por contaminación debida a los materiales que acumula este entrenamiento militar. No parece que la defensa de la vida de los ciudadanos que se predica se defienda amenazando la vida de los ciudadanos, una nueva contradicción.

En Bardenas se entrena tanto el ejército español como los ejércitos de la OTAN, en maniobras que luego repiten en los escenarios militares de guerra donde participan. Es el más importante campo militar de la OTAN para tales entrenamientos y por tanto una de las puntas de lanza de la política de agresión que la alianza mantiene a escala planetaria. No parece que tampoco la paz, que justifica la existencia del ejército según sus propios manuales, ni la soberanía y la independencia, que son lugar común en el argumentario militarista, se defiendan con este capo militar. Más bien se niegan.

Todo ello nos hace pensar que la respuesta del Ministerio de Defensa amenazando con expropiar las Bardenas en caso de que l@s bardener@s y sus instituciones políticas no se las entreguen a su gusto y de buena gana, no hace otra cosa que desvelar lo nefasto de la institución militar y su desprecio absoluto por todo aquello que, en la opinión de la sociedad, debe ser defendido. Paradógicamente quienes nos dicen defender amenazan con una agresión en toda regla, pasando a ser de lo que hay que defenderse.

De todo ello se nos antoja que la lucha de Bardenas no es solo la lucha de Bardenas, y pasa a ser una causa global que debe trascender, con ser importante, el propio territorio, pues es también la lucha social contra el militarismo que agrede a todo el planeta y del que no podemos ser responsables ni consentidores.

En todo caso ¿qué diferencia tendríamos si expropian Bardenas respecto a la situación actual?  ¿No la tienen expropiada de facto y ante la pasividad comodona de los partidos de la casta?

De todo ello, se nos antoja que la lucha social de las poblaciones empeñadas en que una consulta popular sirva para desalojar de Bardenas al militarismo y reconvertirla en un paraje de paz, comienza a dar frutos saludables. Como los dio en Cabañeros (donde el ejército quiso llevar el campo de tiro cuando en Bardenas Reales la presión social fue más fuerte que ahora) cuando la movilización social obligó a los políticos y su oportunismo a prueba de todo a negar al ejército el campo de tiro que ansiaban.

So pacifistas y ecologistas pudieron en Cabañeros ¿Por qué no la movilización de los pueblos en Bardenas?

El incremento del gasto militar anunciado por Cospedal daría para mantener el poder adquisitivo de los pensionistas

The+Retired

Joan Sorolla

Fuente: Público

Cuando se dicen cifras astronómicas a lo basto, como hace la Ministra de Defensa al anunciar un aumento de más de 1.800 millones de euros en el presupuesto de su departamento, parece que nos resbalan. Son magnitudes que ni calculamos.

Pero si decimos que ese aumento de militarismo equivale a la posibilidad que el mismo gobierno niega de mantener el poder adquisitivo de las pensiones de los jubilados, las cosas varían.

Varían, primeramente, porque entonces sí que podemos calcular la dimensión del desaguisado. Es una verdadera pasada de dinero de todos pero para beneficio de unos pocos.

Y varía porque con un ejemplo como este respondemos muy bien a una pregunta del millón: ¿le preocupa a la casta política que apoya estos aumentos militares el nivel de vida de los ciudadanos?, ¿se preocupa por nuestros derechos o por sus intereses?,¿cañones o mantequilla?

Entonces se desvela al servicio de qué y de quien están los que mandan y la élite casposa que les animan.

Aprovechemos a decir a esa pléyade de votantes inconscientes de la casta que esos a los que votan tienen, entre otros vicios, el de pasar del nivel de vida de los pensionistas (como pasan asimismo de los jóvenes, de los trabajadores y trabajadoras, de los niños, de la violencia machista, de la cada vez mayor dualización de la sociedad y, en fin, de los derechos de casi todos) y gastar en consolidar su posición de poder.

Así son de crudas las cosas y está bien que, a pesar del casi monolítico consenso a favor del militarismo rampante y humillante que padecemos, haya de vez en cuando algún medio escrito que haga este tipo de comparaciones políticamente incorrectas.

A ver si alguno se despierta de la ensoñación en que se encuentra y comienza a brotar, de nuevo, la indignación que nos cortaron de cuajo con señuelos y mentiras.

Que si no, tendremos que soportar esta decadencia abrumadora y chulesca de los de siempre por tiempo infinito.

Utopía participa en un debate sobre OTAN y gasto militar

Os invitamos a ver y escuchar el programa sobre la OTAN y el gasto militar al que nos invitaron recientemente.  Que os sea útil.

 

Absueltos los antimilitaristas que se encadenaron a los tanques en protesta por la Trident Juncture

 

foto-valencia

Por MOC Valencia

Fuente: MOC-Valencia

Acompañamos la noticia que nos hacen llegar los antimilitaristas del MOC de Valencia.

“¡Maravillosa noticia! Esta mañana el Juzgado nº1 de Sagunto ha absuelto a las cuatro antimilitaristas que se encadenaron a los tanques de las maniobras de la OTAN #TJ15 del delito leve de “Daños”, como era de esperar, al no poder probarse que rompieron la tapia para entrar en el área del puerto de Sagunto donde estaba estacionado el armamento de guerra. Anteriormente, el mismo juzgado ya les había librado de las acusaciones de “Desordenes públicos” y de “Desobediencia” (delitos que en el Código Penal Mordaza, son ahora más graves y están redactados con la vista puesta en criminalizar la protesta) formuladas por la Guardia Civil. Es un pequeño ejemplo del potencial de la desobediencia civil para desbordar leyes injustas, creando el dilema de tener que elegir entre aplicar una norma represiva a una acción pacifica, justa y consciente, o garantizar el derecho a la libertad de expresión política. El juez encargado de este caso ha hecho la elección correcta. 

Y ahora vamos a por la segunda pata de la pinza represiva contra nuestra acción: recurriremos las cuatro multas de 601€ por la propia “Ley de Seguridad Ciudadana” procedentes de la Delegacion de Gobierno que estaban en suspenso a la espera del resultado del procedimiento penal que ha terminado hoy, y que se activaran probablemente en los próximos días.

¡Gracias por vuestro apoyo! ¡Seguimos desobedeciendo!”

Nos alegramos de la lucha coherente de los amigos de Valencia y de la decisión judicial. La desobediencia al militarismo sigue ganando argumentos y legitimación social.

El lobby militar hace negocio en la UE: crece la militarización

DIA+DE+EUROPA+IZADO+BANDERA+ACTIVIDADES+INFANTILES+AGORA+%283%29

Contando Estrelas

Fuente: Público

Pues sí, amigos y amigas. Se ha hecho realidad tangible y oficial, que es la certificación última de lo que hasta ahora era evidente pero se escondía: laUE proveerá de pasta a la industria armamentística de forma oficial y a las claras.

Y es que el Parlamento Europeo, esa tribuna de tribunos de nadie que representan al capital y a sus beneficios, acaba de aprobar apabullantemente (y en materia militarista no nos queda más remedio que decir que el consenso es apabullante y terrorífico) el dotar de presupuesto comunitario a la industria militar y al lobby de empresas de sangre que lo compone.

De momento, y para el presupuesto comunitario de los años 2017 a 2020 y en el capítulo nuevo de los mismos que se llamará “Preparatory Action for Defence Research”  habrá 25 millones de euros al año (100 en el cuatrienio) para financiar específicamente a la industria militar europea en proyectos de i+d militar.

¿Es todo lo que recibirá el lobby militar del presupuesto comunitario? no, porque hay que recordar que hace dos años autorizaron a que los fondos europeos de i+d genéricos también pudieran servir para la industria militar.

Si a este “empujón” comunitario sumamos además lo que cada país destina en sus propios presupuestos a la i+d militar, podemos decir que el lobby militar está de enhorabuena, es un ganador del nuevo orden mundial y de la nueva política europea.

Pero no acaba ahí. Europa prevé en el período 2021 a 2027 aumentar la aportación al i+d militar en la suma nada moderada de 3.500 millones de euros.

Y podríamos preguntarnos ¿cómo es posible esta vuelta de tuerca tan abrumadoramente militarista de la Europa que se dice (cierto que cada vez con la boca más pequeña) “de los derechos humanos”?

Pues en parte se lo debemos a personajes siniestros con nombres y apellidos, el lobby militarista que condiciona nuestra vida hacia lo peor y más negro de nuestro reciente pasado. Nombres como el de Fernando Abril-Martorell (de la española Indra), Tom Enders ( de la multinacional Airbus), Ian King (de BAE Systems), Håkan Buskhe (de la sueca Saab), Mauro Moretti ( de la italiana Finmeccanica), Antoine Bouvier (de MBDA, una de las empresas líderes a nivel europeo) o Arndt Schoenemann (de la alemana Liebherr-aeroespacial). Todos estos pájaros forman parte del grupo de personalidades que tanto bien hacen al negocio macabro de las armas. Estos tipos forman parte del “Grupo de alto nivel” creado por la Comisión Europea para asesorarla.

Para colmo, y según una portavoz de la “Red Europea contra el Comercio de armas”, de nombre Laetitia Sadeou,

En teoría, la Comisión Europea no está obligada a aplicar las recomendaciones del Grupo, pero en la práctica sabemos que para conseguir una mayor participación de las compañías de armas en esta iniciativa, la Comisión seguramente sentirá que necesita complacerlas lo máximo posible

Osea, blanco y en botella.

Un nuevo y ahora visible giro de tuerca hacia la militarización de la política europea y una regresión a los años más negros del pasado siglo.

Aumentar el precio del petróleo para financiar la guerra

Imagen de Repsol

Imagen de Repsol

Fuente: cincodías

Arabia Saudí podría necesitar que subiera el precio del petróleo para mantener su guerra en coalición con otros países árabes en Yemen….

El crudo se cotiza un 40% por debajo de su media de los últimos cinco años, mientras que el gasto en defensa y seguridad se ha incrementado en un 67%

Al parecer la actual estrategia de Arabia Saudí de desbloquear la propuesta de los productores de petróleo de reducir la producción para aumentar los precios (propuesta que ella misma bloqueaba hasta ahora para mantener una guerra comercial con el fracking) puede estar relacionada con el empuje guerrero de su militarismo.

El mantenimiento de la guerra en Yemen ha incrementado hasta ahora su presupuesto nacional de defensa en al menos 4.800 millones de euros, pasando con ello a tener el tercer gasto militar oficial más alto del mundo, sólo por detrás de EE.UU. y China.

Hasta ahora el principal manipulador de la economía mundial para financiar sus guerras era Estados Unidos, pero los estados canallas es lo que tienen, que acaban enseñando sus truculencias a los aprendices más privilegiados de sus negras políticas.

De modo que a la pésima relación de nuestras economías y de la propia supervivencia del planeta con el tema del petróleo ahora añadimos otra peste más: el petróleo como impuesto de guerra.

Cuanto antes prescindamos del petróleo, mejor le irá al planeta en todos los aspectos.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed