Archive for nuevas tecnologías y guerras

¡Fuera de Madrid, señores de la guerra!: 14 de Marzo, 19 horas, Sol

Imagen de Desarma Madrid

 

Destruir armas, nuevo negocio de los fabricantes de armas

Imagen de Policía Nacional de los colombianos

Fuente:  Infodefensa.

La verdad es que es una noticia agridulce totalmente.

Por un lado nos alegramos de que se destruyan armas.

Pero no lo hacemos tanto de que sea un fabricante de armas quien se lucra destruyéndolas.  Ganan dinero doblemente, cerrando el círculo vicioso.  Y no es especulación nuestra denuncia.  Aquí van dos noticias que lo confirman:  Expal se adjudica contratos para suministro de granadas y minas por 10’2 millones de €, Expal suministrará al Ejército granadas para mortero de 81 mm por 2’7 millones de €,  Expal suministrará sistemas de mortero al ejército italiano por 20 millones de €.

La protagonista es EXPAL y los hechos ocurren en Bielorrusia.

Tras la firma de la Convención de Ottawa por parte de Bielorrusia, este país se ha visto obligado a destruir sus minas antipersona (técnicamente, munición cluster de tipo PFM-1).  Como no tenía tecnología para hacerlo, decidieron hacerlo a través de un concurso internacional de la Unión Europea que ganó la española EXPAL.  El proyecto tiene financiación europea.  El programa estaba valorado en 3’9 millones de €.

Ya se han destruido 3.000.000 de las 3.400.000 minas antipersona de Bielorrusia.

Que un países de menos de 10 millones de habitantes disponga de una mina antipersona para cada tres nacionales nos hace sospechar que en el mundo debe de haber una cantidad ingente de estas minas.  ¿Cuántas habrá en España?  ¿Cuántas se habrán destruido?  ¿Cuánto nos habrá costado?  ¿Por qué no se informa de todo esto?

Expal tiene “fábricas para la desmilitarización” en España (El Gordo, Cáceres), Italia, Dinamarca, Bulgaria, Estados Unidos y Brasil.

Visto el volumen de armas que hay en el mundo, quizá sea necesario asumir como ineludible que las empresas de armas primero han de transformarse en empresas de destrucción de armamento antes de ser reconvertidas a empresas civiles que fabriquen útiles socialmente beneficiosos.

La empresa militar alemana H&K no deberá compensar al Ministerio de Defensa alemán a pesar de que sus fusiles de asalto funcionan mal

Imagen de Dirk Vorderstraße

Imagen de Dirk Vorderstraße

Fuente:  Infodefensa.

No deja de sorprendernos el inmenso poder de la industria armamentística.

Ahora el protagonista es la empresa alemana Heckler y Koch que fabrica el fusil de asalto G36 (en la imagen superior).  Recordamos que este es el fusil de asalto que sustituyó al también ineficaz Cetme que también fabricaba España junto a H&K y que, también, tuvo serios problemas de eficacia.  Es de destacar que el G36 es el fusil reglamentario de las fuerzas armadas españolas desde 1999. También lo usan la Policía Nacional y la Guardia Civil.

La investigación oficial (¡Qué envidia, ¿cuándo se hará una investigación oficial en España sobre alguno de los despilfarros militaristas por mala calidad?) en 2015 informó de que estos fusiles tenían fallos. El problema residía en el polímero complejo (plástico que se utiliza con el objeto de darle mayor ligereza) con el que estaban hecho los cañones del G36: se recalentaban a temperaturas no demasiado altas (23 ºC), se ablandaban y se combaban.

H&K contestó que la culpa era del Ministerio de Defensa alemán que había colocado una cubierta protectora de estaño en el cañón de los fusiles para protegerlo, que sería la causante del calentamiento inoportuno.

Alemania posee 167.000 fusiles G36, que fueron dados por inútiles, con lo cual el problema no es pequeño, sobre todo si tenemos en cuenta que cada uno cuesta unos 1.000 €.

¡Cuánto despilfarro militar, cuánta violencia económica ejercida por las empresas militares y por lo gobiernos que les compran y las impulsan!  ¿No sería más sensato económicamente hablando y más humano éticamente hablando reconvertir estas industrias hacia objetivos sociales beneficiosos para la humanidad?

Parece que el Ministerio de Defensa alemán había hecho una reclamación  por 4.000 armas.  Con ello se llegarían a los 4 millones de €, pero los tribunales han dado la razón a H&K.

En España no se ha dicho nada, por parte de nuestro Ministerio de Defensa, sobre el problema.  Quizá, como el gobierno está en funciones, sea mejor mirar hacia otro lado. Al menos hasta que haya bajas. Entonces la culpa la tendrá …

Los beneficios de Airbus aumentan con la expansión de las guerras

Manching+-+Germany

NorbertRupp

Fuente: infodefensa

Parece que de nuevo se confirma la sospecha de que la propagación de la guerra le sienta bien a la industria militar, una, si no la única, beneficiaria de la política de guerra global que asola al mundo.

Como ejemplo del sector podemos poner el caso de Airbus militar, una empresa que ha sumado en el primer semestre de 2016 una cartera de pedidos de 5.440 millones de euros, a los que sumar los 2.687 millones de Airbus Helicópteros, con unos beneficios una vez descontados impuestos de 325 millones de euros (un 22% más que el primer semestre de 2015) en el sector de defensa, y de 14 millones de euros (un 11% menos que el primer semestre del año pasado), respectivamente.

Se da el caso de que Airbus Militar ha tenido además que poner 1.000 millones de euros en este semestre para solucionar los problemas de la deficiente fabricación de su avión estrella, el A-400, lo que hace mucho más disparatado el beneficio y el negocio global de la empresa, a parte de su considerable contribución al despilfarro militar con otro modelo de avión que no funciona correctamente y que les hace incurrir en gastos millonarios que en cualquier otra empresa provocarían dimisiones inmediatas.

Como se ve, las empresas militares aumentan su “carga de trabajo” y sus beneficios cuando la guerra se propaga.

Nos podemos preguntar por las consecuencias de esta venta masiva de armas que empresas como, por ejemplo Airbus, promueven, ¿benefician al desarrollo humano?, ¿generan seguridad humana?, ¿contribuyen a la creación de deuda impagable para los pueblos?, ¿fomentan la paz?, ¿consolidan la violencia estructural?

A nosotros las preguntas nos parecen pertinentes y la respuesta obvia. ¿Por qué entonces las grandes potencias, a las que se les llena la boca de grandes aspavientos y de deseos de paz, permiten y potencian la política comercial de estas empresas de sangre?  ¿Son sus cómplices?, ¿comparten intereses?

La guerra duplica el cáncer en Gaza

Imagen de Zeroincondott★

Fuente:  Nueva Tribuna.

Los tumores cerebrales se multiplican en Gaza por los gases y el uranio lanzados por Israel.

En estos momentos el cáncer es la segunda causa de muerte en la Franja de Gaza. Los expertos opinan que en los próximos años las cifras se pueden duplicar

La guerra es un desastre ecológico que contamina el agua, los suelos, el aire:

Jean François Fechino, consultor en temas de Medio Ambiente de Naciones Unidas, ha llegado a la conclusión, tras numerosos estudios, que decenas de toneladas de uranio empobrecido se encuentran en el subsuelo y en las aguas de Gaza. Las muestras de tierra que analizaron tras su última visita a Gaza demuestran la presencia no sólo de uranio sino también de cesio, amianto polvo, tungsteno u oxido de aluminio.

La asistencia sanitaria de cierta calidad en Gaza es inexistente y los afectados dependen de que Israel les conceda (contados) permisos para tratarse en un centro médico luterano de Jerusalen.

“Nuestro principal hospital en la Franja  sólo funciona al 50% por falta de personal y material” explica a El Confidencial Usama Said Aklouk, director del Hospital de Al Shifa, formado en España, con impotencia ante las dificultades con las que trabajan.

En un recorrido por el Centro podemos ver como de seis quirófanos, sólo funcionan  tres. Los restantes no tienen camas de operaciones y en cuanto a las habitaciones tan sólo están ocupadas la mitad, mientras en el despacho de Usama S. Aklouk no paran de entrar ciudadanos quejándose de las listas de espera que pueden llegar en algunos casos a los dos años. El resumen es que la sanidad gazatí está al borde del colapso.

Como en toda la Franja de Gaza, el Hospital vive condicionado por los cortes de luz que pueden suponer seis horas de duración o más. El suministro  la controla Israel que da una cantidad diaria para la Franja y debe ser el Gobierno de Hamas  quien la suministre. Como es escasa debe ir cortándola para dar servicio al millón ochocientas mil personas que viven en la Franja.

Parece que Israel está innovando continuamente en su forma de masacrar a los palestinos y:

El profesor de la Universidad de Oslo, Erik Fosse, que lleva años trabajando en Gaza, mantiene que Israel estaría empleando armas que provocan cáncer. En concreto los médicos apuntan que podría tratarse de los denominados explosivos de metal inerte denso (DIME, por sus siglas en inglés), un arma de tipo experimental cuyo radio de acción es relativamente pequeño, pero cuya explosión resulta extremadamente potente. Segín Fosse y su compañero Mads Gilbert dichas armas ya se utilizaron en los ataques de 2009.

Pero los ecosistemas muchas veces devuelven a los humanos los impactos que estos les causan.  Se conoce como “efecto bumerang” y acabará perjudicando, a través del agua, de los suelos y sus cultivos, del aire, a … los israelíes.

Otro ejemplo de mala calidad en la industria militar: los fusiles de asalto

Imagen de Romain

Fuente:  El Confidencial.

El artículo nos hace un recorrido sobre los múltiples problemas que han presentado los fusiles de asalto.  Ya en otras ocasiones nos hemos ocupado de la mala calidad de la industria militar y, poco a poco, nos vamos dando cuenta de que la mala calidad en lo militar es la norma.

  • El M-16 estadounidense:

Véase lo paradójico del razonamiento:

el M-16 pronto se ganó el apodo de ‘toy gun’ (fusil de juguete), en parte debido a la leyenda (falsa) de que algunas partidas habían sido construidas por el fabricante de juguetes Mattel. En realidad, el M-16 era ligero y manejable y bastante apto para el combate en la jungla de Vietnam. El problema es que se puso en servicio antes de que el ejército estadounidense estuviese preparado para sus peculiaridades.

Y el remate:

El problema es que para hacerlo poco pesado la construcción era endeble, y que el mecanismo para el disparo en automático era susceptible de llenarse de carbonilla. El resultado fueron fusiles rotos en combate o frecuentes encasquillamientos, además complicados de resolver; en los primeros modelos había que introducir una barra por el cañón para extraer el casquillo atascado. Como consecuencia, se dieron casos de soldados que aparecían tras un combate muertos junto a varios fusiles, todos encasquillados. La mala fama que generaron estos casos nunca abandonó al M-16.

  • El SA-80 británico:

Otro dechado de virtudes:

Los primeros modelos tenían tendencia a perder piezas en el fragor de la batalla, con anécdotas sobre bayonetas caladas y otras partes que salían volando. La palanca para soltar el cargador estaba en una posición tal que era fácil activarla con el roce de la ropa, perdiéndolo. El diseño ‘bullpup’ impide disparar desde el brazo izquierdo so pena de recibir el impacto del casquillo expulsado en plena cara; los humos de disparo irritan la nariz y los ojos. Y los bloqueos y encasquillamientos resultaron frecuentes, sobre todo en lugares polvorientos, como descubrieron para su horror los soldados británicos en la Primera Guerra del Golfo y han redescubierto en Afganistán.

Lo malo es que da igual las críticas que le hagan, los contratos en Defensa son sagrados y se respetan hasta la muerte porque lo importante no es el soldado, sino los beneficios del contratista:

El rifle acabó siendo modificado al menos 83 veces para resolver sus problemas, incluyendo reconstrucciones completas de centenares de miles de ejemplares, pero aun así sigue siendo aborrecido por los soldados, algunos de los cuales visten camisetas con el lema “Diseñado por incompetentes, escogido por indiferentes, usado por infortunados“. Las fuerzas especiales británicas, que pueden escoger sus amas, lo rechazan y usan otros modelos, y solo Bolivia y Jamaica lo adoptaron en sus ejércitos. Para el soldado británico común seguirá siendo el arma de reglamento hasta al menos 2020.

Leer más:  Del G36 al FAMAS: los fusiles que odian todos los soldados del mundo. Noticias de Tecnología  http://goo.gl/35I4if

  • El FAMAS francés:

la primera versión del arma (F1) resultó ser frágil en condiciones de combate, con tendencia a romperse si era maltratada. Cuando se diseñó, Francia no pertenecía a la estructura militar de la OTAN, por lo que el arma disparaba munición del mismo calibre pero diferente a la estándar de este organismo, y el rifle no acepta los cargadores interoperables. En principio, el FAMAS dispara los cartuchos OTAN de 5,56, pero su mecanismo tiende a abollar los casquillos, lo que puede causar bloqueos; por esta razón, el ejército francés usa munición diferente con casquillos de acero inoxidable, lo que niega las ventajas logísticas de compartir munición con sus aliados.

  • El G 36 alemán:

También la tecnología de muerte alemana tiene serios problemas, aunque parece que sus políticos sí reaccionan ante ellos y toman decisiones:

el G36 equipa a fuerzas armadas de más de 40 países.

Aunque muy usado en misiones de paz, el fusil de asalto alemán no había pasado una prueba de fuego de combate real hasta que desplegaron soldados en Afganistán. En un incidente en 2010 a las afueras de la ciudad afgana de Kunduz, un grupo de paracaidistas alemanes fue emboscado por fuerzas talibanes y se vio forzado a una confusa batalla de más de nueve horas de duración.

En el curso de ese combate los paracaidistas descubrieron que sus fusiles se recalentaban (algo que ya era conocido) y perdían sustancialmente la precisión en el disparo: en pruebas posteriores se descubrió que disparando tan solo dos cargadores (60 balas), el recalentamiento del cañón provocaba desvíos de hasta 50 cm a 200 metros, o de hasta seis metros a distancias de 500 metros. Los paracaidistas tuvieron que abandonar varias armas y acabaron perdiendo tres hombres, y el incidente generó una intensa polémica en Alemania. El G36 no se recuperó del impacto publicitario.

Sucesivas pruebas demostraron que al recalentarse el arma sometida a fuego sostenido, en especial en zonas de alta temperatura, algunas piezas plásticas perdían rigidez y permitían que el cañón perdiera alineación, degradando la puntería. Tras muchas acusaciones y excusas, el ministerio de Defensa alemán anunció oficialmente que se inicia el proceso para buscar un reemplazo al G36, que no podrá ser una versión mejorada sino un nuevo diseño. Está por ver si la imagen de Heckler&Koch consigue recuperarse del problema.

  • INSAS:  el desastre indio.

Para que veamos que no todos los problemas en tecnología militar son propios del primer mundo:

En muchos aspectos, el fusil de asalto INSAS es una bestia mestiza que incorpora elementos del AK-47 y el AKM rusos, del FN FAL belga, del HK 33 alemán, del Galil israelí e incluso un cargador de plástico traslúcido similar al del Steyr AUG austriaco. En palabras de algunos analistas técnicos, el rifle y sus mecanismos parecen diseñados por un comité, e incluyen rasgos y piezas innecesarias que aumentan el coste y rebajan la fiabilidad. La calidad de fabricación tampoco parece ser muy elevada.

El arma se introdujo en 1998, justo a tiempo para aparecer en combate en la Guerra de Kargil de 1999 contra Pakistán, librada en esta región del Himalaya a altitudes superiores a los 5.000 metros y con temperaturas por debajo de los 40 grados bajo cero. En estas condiciones, los INSAS se encasquillaban con frecuencia, al helarse sus mecanismos; otras veces disparaban en automático pleno a pesar de que están limitados a fuego semiautomático o ráfagas de tres disparos. Los cargadores, fabricados por una empresa de mobiliario plástico, se rompían con el frío. Un número indeterminado de bajas se achacaron a los problemas del arma, que fue defendida por el estamento militar alegando que en parte se debían al uso incorrecto de lubricantes inadecuados. Los fallos más flagrantes fueron subsanados.

Como es habitual, las empresas no admitieron sus errores y echaron la culpa al mal mantenimiento del arma por parte de los soldados:

en agosto de 2005 un destacamento del ejército nepalí, único cliente de exportación del INSAS, perdió 43 soldados en combate contra rebeldes maoístas en aquel país, en parte por problemas con sus rifles. El escándalo afectó a la India, cuyas fuerzas amadas culparon tras una investigación al mal mantenimiento de los INSAS por parte de los soldados nepalíes.

Todo un ejemplo de la chapuza de la industria militar.

No al robot asesino, pero … ¿sí a los humanos asesinos?

Imagen de spinster cardigan

Nos congratulamos mucho de que, como titula ABC, el ejército español no vaya a disponer de robots asesinos (Arma Autónoma Letal, en terminología militar) que seleccionan y matan a sus enemigos sin ninguna intervención humana.

Por una vez estamos de acuerdo con la posición oficial del gobierno del PP:

«Las Fuerzas Armadas españolas no disponen, ni tienen previsto desarrollar,ningún sistema de arma letal totalmente autónomo o que esté basado en la llamada Inteligencia Artificial». Y no, tampoco se «está financiado ningún proyecto de investigación» en este campo.

A estos nuevos autómatas se les considera la tercera revolución en el arte de la guerra, después de la pólvora y de las armas nucleares.  (Nótese cómo es el lenguaje:  se llama revolución a una evidente involución para nuestra especie, y arte a un evidente desastre inhumano en esencia.  Dicen que el lenguaje nos crea culturalmente, y parece que el descuido con el que lo usamos en asuntos militares nos hace ser como somos:  descuidados y crueles en los temas de violencia estructural).

Hay gente que defiende estos artefactos:

destacan que aportarían una mayor protección; multiplicarían la fuerza empleada; evitarían muertes innecesarias y minimizarían el tiempo de reacción respecto al de los seres humanos. Además, un robot nunca actuará por pánico, venganza u odio racial, dicen. Pero como explicaban Cesáreo Gutiérrez y María José Cervell en la Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos, esto no implica que las máquinas vayan a ser más objetivas en sus acciones. El ejemplo, decían los expertos, está en el vuelo 655 de Iran Air que fue derribado por un buque de guerra estadounidense en 1988: el sistema AEGIS con el que estaba dotado identificó un avión como un F-14 iraní. Pese a las dudas de la tripulación, finalmente se confió en la máquina y murieron 290 civiles.  Gutiérrez y Cervell creen que son las «ventajas militares y el menor costo económico y político, los factores que explican por qué son cuantiosos los recursos que algunos Estados dedican a la investigación de las Armas Autónomas».

Pero parémonos en algunos de los argumentos:

  • ¿mayor protección?  ¿No resulta más evidente pensar que lo que provocarían sería mayor inseguridad?
  • ¿evitarían muertes innecesarias?  Largo sería discutir cuáles son las muertes necesarias en un conflicto.  Además, se identifica a las máquinas con la perfección y ello está muy lejos de la realidad, entre otras cosas porque son creadas por seres imperfectos, humanos y en este caso para matar.
  • ¿nunca actuarían por pánico, venganza u odio racial?  Salvo que estén programados para ello, ¿no?

Esta es la I+D+i militar:  como matar más, en menos tiempo y con menos problemas directos de conciencia.

De locura.  Lo que no se cuenta es que serían un negocio nuevo.  Y, por lo tanto, representarían pingues beneficios a quienes llegasen primero a este mercado.

Pero entrar en este debate nos puede hacer olvidar el más importante:  ¿puede haber seres humanos asesinos con el beneplácito del Estado?

Porque si se justifica lo anterior, se justifica todo.  Y si se justifica todo, todo es mierda.

¿Pretende Europa prohibir que las empresas financien guerras en Africa?

Handys+und+Smartphones

Responsible Sourcing Network

Fuente: El Diario

Por la noticia que publica El Diario nos enteramos de que el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo están estudiando sancionar un reglamento para “establecer un sistema en la U.E. que certifique que la cadena de suministro de los minerales necesarios para la fabricación de aparatos tecnológicos se haga de forma responsable”, en román paladín, para que las empresas europeas no financien las guerras en África por el coltán y otros minerales de alto valor tecnológico.

Dice la noticia que

El objetivo que motiva esta ley es contribuir a que se reduzca la financiación de grupos armados y fuerzas de seguridad con ingresos generados por los minerales en las zonas de conflicto y de alto riesgo, explica la resolución del proyecto.

¿Quiere decir esto solamente que el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo están cargados de buenas intenciones y quieren acabar con la situación?  No exctamente.  Al menos nuestra lectura dice también que actualmente estas cosas pasan con absoluto descaro y con conocimiento completo de todo el mundo (incluido el Parlamento y el Consejo Europeo) y que nadie hace nada de momento para que deje de pasar. Y si se nos apura, que no se hará nada a la espera de un reglamento (negociado, pasteleado y quién sabe si con resultado final aceptable) futuro, mientras ahora, lo cierto es que las empresas europeas con implicaciones en centroáfrica (entre ellas algunas con participación empresarial española más que considerable) financian la guerra entre las gentes de allí para aprovecharse y obtener de forma inmoral los minerales de sangre con que nos venden luego la tecnología punta con que alimentamos nuestro voraz consumismo.

Y las sospechas de que el reglamento será un mero parche hipócrita se confirma cuando nos enteramos que la “información” que se prevé que den las empresas será “voluntaria” y que,

el nivel de transparencia alcanzado es aún incierto ya que la Comisión no obliga a las empresas tecnológicas a facilitar su información. Ante críticas de ONG y algunos sectores del Parlamento Europeo, Fischer, responsable de comunicación de la ONG Justice et Paix Belgique, expone que esta propuesta inicial es justificada por la Comisión Europea con el argumento de que “el mercado se encargará de sancionar a una empresa cuando los consumidores vean que ésta no está en la ‘White List’ de importadores responsables”

Y mientras tanto en lugares como república democrática del congo, se´gun un estudio del American Journal of Public Health.

 400.000 mujeres de 15 a 49 años fueron violadas entre 2006 y 2007, equivalente a 1.152 violadas al día. 48 cada hora.

y

Desde el inicio de la conocida como ‘Guerra del coltán’ (1998), se han documentado más de cinco millones de muertes y dos millones y medio de desplazados. Pese a que el conflicto armado terminó formalmente en el Congo con los acuerdos de paz entre 2002 y 2003, retirándose las tropas extranjeras, éste no ha cesado desde hace más de 50 años. Actualmente se concentra en el este del país, la zona más rica en recursos naturales.

 

Guerra digital en Gaza

Imagen de Naughton

El horror por las imágenes de muertos, heridos y destrucción en Gaza nos ha acompañado este verano de forma tan patente que, quizás, hemos tenido poco tiempo para reflexionar sobre asuntos menores, aunque importantes, de esta guerra.  Nos referimos a todo lo relacionado con la ciberseguridad y con el uso de las redes sociales.  En ellas también se ha librado esta guerra.  Como informa La Razón:

Tal y como sucediera hace dos años con la Operación Pilar Defensivo contra las milicias terroristas de Hamas, durante la Operación Margen Protector que ha tenido lugar este verano, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han empleado masivamente los medios de comunicación digital como herramientas de información pública, propaganda y contra-propaganda. Su empleo no sólo ha vuelto a poner de manifiesto el valor intrínseco del ciberespacio y la información como dimensiones del entorno operativo o la necesidad de emplear la comunicación estratégica en los conflictos armados; sino también han vuelto a ratificar que las capacidades cibernéticas e informativas están plenamente integradas en el planeamiento y conducción de las operaciones militares.

Para comprender la importancia estratégica de los medios de comunicación digitales para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) deberemos retroceder al año 2008, cuando la Comisión Vinograd1 – encargada de depurar responsabilidades y proponer medidas para evitar la repetición de los errores cometidos durante la operación Recompensa Justa (2006) en Líbano – concluyó que la deficiente gestión informativa llevada a cabo por el gobierno y las FDI contribuyeron a que tanto la opinión pública doméstica como la internacional calificaran esta operación como un fracaso israelí a pesar de haber alcanzado la mayoría de sus objetivos estratégicos frente a Hezbolah. Aunque esta Comisión propuso introducir profundos cambios en la política de comunicación del gobierno y de las fuerzas armadas israelíes, la operación Plomo Fundido de invierno de 2008-09 contra Hamas supuso un nuevo revés en la comunicación estratégica del país.

Tras perder la batalla de las narrativas en el Líbano (2006) y en Gaza (2008-09), las FDI se vieron obligadas a replantear sus métodos y herramientas de comunicación estratégica. Durante la Operación Pilar Defensivo (2012) Israel explotó el potencial de los medios de comunicación digitales – especialmente las redes sociales, las plataformas multimedia y los blogs – para informar de sus acciones y alterar la percepción pública del conflicto.

Es decir, Israel prepara sus guerras con años de antelación y hace lo mismo en la cuestión de las Redes Sociales y los blogs.  Se trabajan sus futuras guerras con prevención para ir “conquistando” una visión internacional que les conviene y que les justifica luego, cuando cometen sus atrocidades.

Tienen una estrategia que no es ni mucho menos improvisada y que está basada en:

1.-  Dotaciones económicas importantes:

Tras el éxito informativo de la Operación Pilar Defensivo, las FDI recibieron una importante inyección económica para reforzar su presencia en medios de comunicación digitales con el fin de consolidar su comunicación en distintos canales y en varios idiomas.

2.-  Coordinación e innovación tecnológica.

Además, la Unidad del Portavoz de las FDI2, en su afán por mejorar la capacidad informativa del ejército, adquirió nuevas capacidades tecnológicas que le permiten seleccionar y editar las imágenes procedentes de las unidades que se encuentran en el campo de batalla para enviarlas de forma casi simultánea a los blogs y a las cuentas de las redes sociales de las FDI.

Además, al igual que ocurrió en 2012, un conjunto de cuatrocientos estudiantes israelíes han apoyado la labor de las FDI en las redes sociales mediante la operación ‘Israel Under Attack’ que se desarrolla en treinta y un idiomas en sesenta y dos países.

3.-  Control de lo que dicen en las redes sociales sus soldados:

Además, desde 2012, tras detectar el uso que los adversarios hacen de la información que los soldados comparten en las redes sociales, ha aumentado considerablemente el control sobre su uso, en especial de las de uso más común como Facebook, Twitter y Whatsapp. Como consecuencia se han multiplicado los mecanismos de monitorización de la actividad de los miembros de las FDI en las redes sociales, especialmente la de aquellos destinados en unidades que manejan información clasificada o sensible, y se ha impuesto un estricto código de conducta en el uso de Internet.

La réplica en las redes sociales:

Es de resaltar que en esta última guerra promovida por Israel ha habido contestación en las Redes Sociales y que es necesario resaltar su papel de contrainformación para la opinión pública.

Así, las víctimas de ambos bandos eran permanentemente contabilizadas y nos informaban de una guerra asimétrica con más de 2.000 muertos palestinos y más de 10.000 heridos palestinos, mientras en el bando israelí los muertos han sido 65 muertos, según nos cuentan en Público.

En esta noticia se nos muestran distintos titulares y fotografías que tienen por objeto dejar claro que los periódicos oficiales dan una información muy distinta a las de las Redes Sociales, acusando a los medios habituales de proximidad (por ignorancia o por opciones políticas o económicas) con los postulados israelíes y por la baja solidaridad con los gazatíes.

Sabemos que los medios no son libres ni pueden hacer frente a las presiones. La televisión pública española sacó a Yolanda Álvarez, corresponsal de TVE, de Gaza tras las presiones israelíes. La propia embajada en España la acusó de hacer “propaganda”, de ser una “activista de Hamás” e incluso de crear  escenas “resultado de un cásting y selección de escenarios al dictado de Hamás” para sus “crónicas dramatizadas”. ¿Qué pasaría si no llegase a las redes? Por suerte sí lo hizo y mientras TVE callaba, la periodista multiplicaba por 3 sus seguidores en Twitter en apenas 2 días y sus crónicas aumentaron en visitas.

Otro aspecto a reseñar son los periodistas independientes:

Ante la manipulación de los medios, queda la opción de los periodistas independientes. Sin las ataduras ni las presiones del establishment.  Isabel PérezAlberto SiciliaJuan Gómez o Ana Garralda podrían ser algunos de los nombres de aquellos periodistas que informan libremente a costa de arriesgar su vida al adentrarse en el fuego cruzado.

Y, por último, las redes sociales también han valido para otra forma muy distinta de entender los conflictos y guerras:  desde posturas noviolentas la gente ha usado las redes sociales para ejercer la crítica, las acciones internacionales de protesta y para demostrar su solidaridad.

Los autores del artículo acaban con una reflexión muy importantes:

Una vez más, Internet nos ha enseñado que mientras siga siendo libre, intoxicar la información seguirá siendo inútil. La sociedad civil tendrá la opción de comparar, descubrir y conocer al alcance de un click. El establishment no lo tendrá tan fácil.Estamos ante el verdadero cuarto poder en red.

Por qué no nos alegra que USA vaya a reducir su ejército a niveles previos a la II Guerra Mundial

Fuente:  Público.

El número total de soldados de los que ahora dispone USA es de 520.000.  Los planes anunciados por Hagel el 24 de febrero pretenden dejarlos en 440.000 – 450.000 soldados.  La publicidad militarista nos anuncia que es la cantidad más baja desde 1940. (Quizá haya, incluso, que bajar hasta los 420.000 soldados si se vuelven a ejecutar recortes presupuestarios en 2016 para contener el déficit).

La primera razón por la que no nos alegra esta rebaja es que no nos parece una rebaja real.  Es como si nos subieran el precio de la luz un 400 % y luego acabasen bajándolos hasta el 387 % (¿os suena?).  No dejamos de pensar que el número de soldados yankis es elevadísimo, no responde a una política de defensa propia, sino que representa, bien a las claras, sus intenciones imperialistas e intervencionistas en el mundo entero.

Por otro lado, la noticia nos dice que

El presupuesto de Defensa será presentado el 4 de marzo y estará dotado con 496.000 millones de dólares, un nivel que respeta el techo de gasto fijado por el Congreso, y que se completará con 26.000 millones de dólares más autorizados por la Casa Blanca para mantener entrenamientos y maniobras.

Es decir, que en total van a gastar 522.000 millones de dólares.  Lo cual es nuestra segunda razón para no mostrar alegría porque echando cuentas, los 522.000 millones de dólares repartidos entre los 445.000 soldados yankis, nos sale que cada soldado tiene aparejado un gasto de 1’17 millones de dólares, lo cual en euros son 851.877 €.

Esto nos demuestra que el ejército estadounidense tiene muchos soldados y que, además, o sobre todo, es un ejército muy tecnologizado y muy armado.  Nadie va a pensar que cada soldado cobra más de 850.000 € al año.  Es decir, lo que va a ocurrir es que se van a cambiar soldados por tecnologías y nuevas armas, no que se va a limitar el militarismo yanki.

Otra mirada comparativa es dividir los 522.000 millones de dólares de gasto militar estadounidense por los 316 millones de habitantes.  Entonces tendríamos un gasto de 1.652 dólares por habitante y año (1.203 € por habitante y año).

Según nuestros propios datos, el gasto militar por español y año, en 2014 va a ser de 592’2 €, cantidad que es ya de por sí un despropósito.  Con ello se ve que los yankis gastan el doble que nosotros, cuando nosotros gastamos en Defensa el 7’80 % de todos los presupuestos generales del Estado y que escondemos gasto militar en 12 de los 13 ministerios.

Por último, tampoco mostramos alegría por los siguientes hechos:

Para esta nueva época el Pentágono contempla más recursos para el desarrollo de “drones” -aeronaves no tripuladas-, ciberdefensa y nuevas tecnologías para mantener la hegemonía en ese campo militar frente a la emergente China.

Y todas estas tecnologías implican una menor necesidad de soldados para matar a cualquiera en cualquier lugar del globo, o hundir empresas desde una cómoda oficina, porque, a partir de ahora pueden hacer esto de otro modo, sin usar de esos soldaditos.  Es decir, Estados Unidos no va a tener una política menos militarista, menos violenta y menos intervencionista en el mundo.

En conclusión, lo que nos anuncian propagandísticamente, la reducción de efectivos a niveles de 1940 no es más que una artimaña para ocultar una remilitarización tecnológica de los EE.UU.

En muchas ocasiones hemos argumentado por qué el desarme solo no es una política interesante para los pacifistas, este es un nuevo y buen ejemplo de por qué.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed