Archive for NBQR

Lo nuclear desvela, otra vez más, nuestra falta de soberanía

Imagen de Jóvenes Verdes

Fuente:  El País.

Si la política de defensa militar está, según nos cuentan sus entusiastas, para defender nuestra independencia, ¿por qué no somos independientes en las cuestiones militares?

El caso es que a partir del 20 de septiembre de 2017 tendremos 122 países, casi dos tercios de los que componen la ONU, que van a empezar a firmar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares.

España, oficialmente, ha renunciado a tener armas nucleares, sin embargo se niega a firmar el Tratado.  ¿Por qué?  Pues porque la OTAN se opone a que sus miembros lo hagan. ¿Acaso la OTAN tiene una estrategia de guerra nuclear?

Tampoco firmarán el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares los países que, oficialmente, las tienen:  9 en total,  Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia, India, Pakistán, Corea del Norte e Israel.

No solo los países poseedores de armas nucleares han rehusado firmarlo. Holanda, único socio de la OTAN que participó en la conferencia de la ONU en la que se negoció el texto, votó al final en contra. Fue el único voto negativo, 122 países votaron a favor y Singapur se abstuvo.

Si están preparados para aguantar una nueva lluvia de argumentaciones cínicas, he aquí las razones por las que las autoridades españolas del PP se niegan a la firma:

Fuentes gubernamentales confirman que España no firmará el tratado que prohibe desarrollar, probar, producir, manufacturar, adquirir, poseer o almacenar armas nucleares . Alegan que este nuevo texto “socava” el Tratado de No Proliferación (TNP) suscrito por España. El TNP, de 1968, pretendía frenar el acceso a la bomba atómica de nuevos países y comprometía a los poseedores de la misma a reducir sus arsenales. Es el fracaso del TNP en ambos objetivos —cuatro países se han sumado en las últimas décadas al club de los cinco y las superpotencias están modernizando sus arsenales— lo que ha llevado a Brasil, Sudáfrica o Nueva Zelanda a promover su prohibición total.

Además de considerar que el nuevo tratado debilita el régimen de no proliferación, hay otra razón de fondo por la que España rehúsa firmarlo: su pertenencia a la OTAN. La Aliaza Atántica no se ha pronunciado formalmente sobre el tratado, pero fuentes aliadas reconocen que ha sido objeto de debate entre los socios. La conclusión no puede ser más categórica: la prohibición de las armas atómicas es incompatible con la doctrina de la disuasión nuclear en la que se basa la seguridad atlántica. Sobre todo frente a Rusia.

Hasta tal punto se considera incompatible el tratado con la seguridad de la OTAN que se ha planteado la posibilidad de que los países que lo suscriban no puedan participar en el partenariado aliado, un régimen que permite recibir asesoramiento o apoyo militar y participar en ejercicios o misiones y engloba a más de 40 asociados tan heterogéneos como Jordania, Colombia o Afgangistán. El tratado prohíbe no solo tener armas nucleares, sino también “buscar o recibir asistencia de cualquier país implicado en actividades prohibidas” por el mismo.

Aunque la OTAN no se ha pronunciado, sí lo han hecho sus tres socios nucleares (Washington, Londres y París) que advirtieron, en un comunicado conjunto, que “un tratado que no resuelva los problemas que hacen necesaria la disuasión nuclear no mejorará la paz y seguridad internacionales”.

¿Estamos de acuerdo en lo perniciosas que son estas armas para el conjunto del planeta?  ¿Somos conscientes de que pueden acabar con la vida en la Tierra?

Si en la mayoría de los países hay movimientos importantes para acabar con el uso energético de lo nuclear, ¿qué podríamos esperar del uso militar?

Todos estamos de acuerdo en que el arma nuclear es inhumana y está totalmente deslegitimada (muchos añadiríamos que las demás armas también).

Las implicaciones son penosas:

  • En lo que atañe a España, queda reconocida nuestra obediencia al imperio.  No somos autónomos, no tenemos decisión, aunque sea para las cuestiones que sólo quedan en papeleo, que no afectan a nada esencial.
  • En España manda la OTAN.  Y en la OTAN manda USA.  Todo lo demás son cuentos, distracciones política para mantenernos en la inopia.
  • Y decimos que la firma de este tratado es sólo papaleo porque no lo van a firmar ninguno de los poseedores de armamento atómico.  Ellos se niegan a dejar de ser los matones del barrio, les importa avanzar hacia la paz un bledo.
  • Los países que poseen armas nucleares elevan sus gritos al cielo cuando llega un nuevo miembro al club.  Entonces quieren controlar sus arsenales, reducir el alcance de sus misiles y difundir por todo el mundo el horror que es que alguien pueda acabar con la vida del planeta apretando un único botón.
  • Estamos en manos de militares y militaristas que se lucran con el negocio de la guerra.  Para ello solucionar los problemas que, según USA, Gran Bretaña y Francia, hacen necesarias las armas nucleares no es una opción:  su lucro y su insolidaria forma de vida se vería perjudicada.

Muchos nos tememos que si algún día se logran solucionar muchos de los problemas que según USA, Gran Bretaña y Francia hacen necesarias las armas nucleares nos explicarían, con su media sonrisa de matones planetarios, que todo ello fue gracias a la presencia de las armas nucleares en el escenario político.  Para ellos los esfuerzos por la paz de individuos, ongs y, en ocasiones, de algunas instituciones, no son relevantes.

Share

El Pentágono pide entre 230.000 y 290.000 millones de $ para desarrollar las armas nucleares

Imagen de James Vaughan

Fuente:  Poderío Militar.

Se suele tener la sensación de que las armas nucleares están guardadas en sus profundos silos, quietas, a la espera.  Y esto nos puede llevar a concluir, peligrosamente, que ya no pasa nada en este submundo del militarismo mundial.

Grave error:

En los próximos 20 años, el Pentágono planea invertir en la modernización de sus fuerzas nucleares entre 230.000 y 290.000 millones de dólares, anunció el subsecretario adjunto de la Defensa estadounidense, Robert Soofer. En un reciente discurso ante la Comisión de los Asuntos de las Fuerzas Armadas del Senado de EE.UU., el alto cargo explicó la importancia de desarrollar la energía nuclear y la necesidad de asignar fondos para su modernización. Esos fondos, el país norteamericano planea destinarlos a las fuerzas nucleares entre los años 2018 y 2040.

Esta cantidad incluye el coste total de los sistemas estratégicos de suministro de armas nucleares, así como parcialmente el de los bombarderos B-21, que pueden usar tanto armas nucleares como convencionales

Cifras así de altas no nos suelen decir mucho. Por ello vamos a intentar compararlas con una cifra similar recogida en la prensa:  imagínense, representa casi dos veces el techo de gasto que Montoro ha fijado para 2018.  Es decir, todo lo que el Estado Español gastará en 2018 y 2019.  Una locura.

Las cifras que da el artículo son totalmente mareantes:

  •  EE.UU. gasta en el mantenimiento de la energía nuclear alrededor de 14.000 millones al año (suponemos que se refiere a la energía nuclear militar).
  • Sin embargo, en 2018 el Ministerio de Defensa tiene previsto aumentar esta cantidad a 19.000 millones de dólares
  • 5.000 millones de los cuales se destinarán exclusivamente a la modernización. El dinero se asignará para el desarrollo de submarinos estratégicos clase Columbia (5.000 millones de dólares anuales) y de bombarderos de nueva generación B-21 (2.700 millones de dólares anuales), así como para la fabricación y modernización de misiles balísticos y de crucero.

Y todo ello en manos de Trump!

Share

Uranio empobrecido de uso militar

Imagen de Bruno Aziz

Fuente:  Es Global.

El uranio empobrecido es aquel que contiene una fracción de isótopo U-235 inferior a la natural (0,71%). La mayor parte tiene su origen en el proceso de enriquecimiento siendo un subproducto del mismo.  Tiene algunas aplicaciones militares más o menos reconocidas:

El principio de la munición antiblindaje consiste en impulsar un núcleo metálico denso a alta velocidad para así concentrar un máximo de energía cinética en el punto de impacto. Los dos metales utilizados en esta aplicación son el tungsteno y una aleación de uranio empobrecido y titanio llamada Staballoy. Aunque el tungsteno es ligeramente más denso, el uranio empobrecido tiene dos ventajas. En primer lugar, su fractura en el impacto genera fragmentos afilados, que penetran mejor el blindaje. En segundo lugar, es pirofórico, es decir, se inflama espontáneamente al contacto con el aire por encima de cierta temperatura (típicamente 600 °C). Así, cuando un proyectil de uranio empobrecido alcanza un blanco no sólo penetra el blindaje sino que además se inflama al llegar al interior del vehículo, incinerando a la tripulación o desatando la explosión del combustible o las municiones.

Se cree que entre 17 y 20 países incluyen o fabrican munición cuyos núcleos poseen como principal componente ojivas de uranio empobrecido en su arsenal aunque sólo los EE. UU. y el Reino Unido han admitido haberlas usado, en particular en los conflictos de Bosnia (1995), Kosovo (1998) e Irak (1991 y 2003).

La alta densidad del uranio empobrecido también lo hace adecuado para incorporarlo a blindajes de carros de combate. Se cree que el M1 Abrams estadounidense es un ejemplo de este uso.

Existe una controversia sobre si las armas a base de uranio empobrecido deberían ser prohibidas por las convenciones internacionales. El argumento de sus detractores es que el uranio se pulveriza en la explosión, formando nubes de partículas ligeramente radiactivas que contaminan amplios territorios. En 2001 la ONU averiguó que, contrariamente a lo asumido anteriormente, la munición de uranio empobrecido estadounidense contiene plutonio y proviene por tanto de plantas de reprocesamiento, no de enriquecimiento, por lo cual su radiactividad es más alta de lo que se creía. El ejército estadounidense lo admitió y lanzó medidas para corregirlo.

Parece que como en el caso del cerdo, del uranio se aprovecha todo.  Y a diferencia del cerdo, para todo lo malo.  Porque la controversia, como se ve es más de dónde sale este uranio empobrecido, no de las consecuencias funestas para la salud que tiene.

En los últimos treinta años —desde que se tiene conocimiento de que ha sido usado con fines bélicos—, la controvertida historia del uranio empobrecido como arma de guerra continúa siendo un asunto enrevesado sobre el que, en los circuitos de la política internacional, se han acumulado polémicas y silencios, desmentidos y contradicciones . Esto a pesar de los efectos colaterales provocados por las municiones de uranio empobrecido que han resultado ser, según importantes instituciones especializadas en la materia, de riesgo para la salud.

En concreto, la Agencia de Protección Medioambiental de EE .UU. lo ha considerado “un riesgo radioactivo para la salud”. El Laboratoire de Radiotoxicologie Experimentale de Marsella (Francia) incluso ha llegado a sugerir que la exposición a esta sustancia puede alterar el ADN. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció —ya en el lejano 2001— que “el uranio empobrecido es un elemento potencialmente tóxico desde el punto de vista químico y radiológico, y sus órganos diana son fundamentalmente los riñones y los pulmones”. Incluso, la OMS ha reconocido que “las partículas insolubles de uranio inhalado (…) tienden a quedar retenidas en el pulmón y pueden provocar radiolesiones en ese tejido, e incluso cáncer de pulmón”. La forma más habitual y que conlleva más riesgo de absorber el polvo tóxico que desprenden las municiones de uranio empobrecido (cuando impactan) es la inhalación.

Algunas pruebas de su utilización hablan de que se usa de manera masiva:

Así y todo, se sigue utilizando. La última vez (de la que se tiene constancia) ocurrió en 2015 en Siria, donde lo usó el Gobierno de EE UU. Lo admitió la propia Administración estadounidense, en concreto el mayor Josh Jacques, portavoz del Mando Central del país (CENTCOM), en una conversación con la revista Foreign Policy y Airwars, una web que informa sobre las repercusiones de las actividades bélicas en Siria, Irak y Libia. En particular, según precisó Jacques, Estados Unidos disparó 5.265 balas de 30 milímetros fabricadas de uranio empobrecido los días 16 y 22 de noviembre de 2015. Los ataques, que provinieron de una nave de combate A-10 ‘antitanque’ de su fuerza aérea, destruyeron 350 vehículos, presuntamente de Daesh.

Antes decíamos que USA y Reino Unido han reconocido su uso.  Ahora se puede unir Italia:

El caso italiano ha elevado a cotas kafkianas el debate sobre el uranio empobrecido. El motivo es la reiterada negación por parte del Estado del riesgo que implica para la salud el uso de esta sustancia (con todo lo que conlleva para las víctimas, como la ausencia de protocolos específicos para quienes enferman) y que, incluso, ha suscitado campañas públicas de exsoldados y ONG, que le han dado visibilidad al fenómeno.

Hasta la fecha, han fallecido 340 soldados italianos y hay 4.000 enfermos, de acuerdo con el Osservatorio Militare (OI), la ONG italiana de abogados y exmilitares que lleva este macabro conteo. En su mayoría, se trata de militares que participaron en misiones en los Balcanes, pero también hay casos de Somalia, Irak y Afganistán.

Soldados que, según OI, han denunciado no haber sido informados previamente de los riesgos que corrían (como sí hace, por ejemplo, el Ejército de EE UU) y haber operado en el terreno sin los equipos técnicos necesarios para resguardarse del mortífero polvo que desprenden las municiones de uranio empobrecido. Y que, una vez enfermos, han tenido que batallar para ver reconocidas una asistencia e indemnización específicas para estos casos justas.

La lucha de los soldados italianos afectados por el uso militar del uranio empobrecido ha logrado algunas victorias:

Todo ello a pesar de que, desde que se revelara que EE UU lo usó con fines militares en la primera guerra del Golfo y luego la OTAN volviera a hacerlo a finales de los 90 en los Balcanes (Serbia, Kosovo y Montenegro), los abogados italianos han sentado unas 70 veces en el banquillo de los imputados al Estado, obteniendo cuantiosos resarcimientos (aquí una de las sentencias, en italiano) para los militares italianos que participaron en aquellas misiones, enfermaron y denunciaron.

Parece que no es sólo el Ministerio de Defensa español el que no es solidario con sus propios militares, como ya hemos publicado en otras ocasiones.

Además, también hay que resaltar que nadie habla de los afganos, sirios, etc., naturales de los países donde se ha usado este armamento y que estarán padeciendo enfermedades de las que ignorarán su causa.  De ellos nadie se ocupa y, en nuestra opinión, también deberían ocuparse los países que llevaron y utilizaron el armamento de uranio empobrecido.

Share

Porque las armas químicas son una realidad, reivindiquemos la desaparición de la división NBQR del Instituto Tecnológico de la Marañosa en Getafe

 

Existe una organización para la prohibición de las armas químicas (OPAQ) cuya web informa sobre la relación de los estados miembros que han firmado la Convención contra las Armas Químicas y cuándo entró la Convención en vigor para cada uno de dichos países.  España la firmó en 13 de enero de 1996 y la Convención entró en vigor el 29 de abril del 97.

La lista del oprobio tiene dos versiones:

  • Los países que han firmado el acuerdo pero aún no lo han ratificado:  Israel y Nyanmar.
  • Los países que ni han firmado ni se han adherido:  Sudán del Sur, Angola, Egipto y República Popular Democrática de Corea.

Al unirse al acuerdo, Albania, India, Corea del Sur, Irak, Estados Unidos, Rusia y Libia declararon poseer armas químicas. En 2009 los cuatro primeros ya habían destruido sus reservas.

Pero hay más datos de interés:

El tratado, que complementa el Protocolo de Ginebra de 1925 y la Convención de 1972 sobre armas bacteriológicas, da un plazo de 10 años desde su entrada en vigor para eliminar los arsenales, aunque a Rusia y EE UU se les ha prorrogado dado el enorme tamaño de sus reservas y la dificultad para destruirlas. La revuelta de 2011 en Libia paralizó las tareas de destrucción de su arsenal, por lo que el país también se acogió a una prórroga.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que vela por el cumplimiento de la Convención, asegura que para febrero de este año se habían destruido 55.939 toneladas de las 71.196 declaradas (78,57%), distribuidas en 8,7 millones de contenedores y municiones.

En cuanto a las instalaciones necesarias para su elaboración, los 13 Estados que reconocieron tenerlas (entre ellos, Bosnia-Herzegovina, China, Francia, India, Libia, Japón, Reino Unido, Irán y Serbia, además de EE UU y Rusia) las han desactivado, según la OPAQ, por lo que, en teoría, ningún país miembro de la Convención produce armas químicas.

Y aquí está uno de los quid de la cuestión:  si España ha firmado y ratificado el Convenio contra las Armas Químicas, ¿para qué existe la división NBQR del Instituto Tecnológico La Marañosa, en Getafe?, ¿Si España no puede tener armas Químicas y el resto de las naciones (salvo excepciones) tampoco, cómo se come una división NBQR?.

Parece como si una vez firmado el Convenio contra las armas químicas todos los países lo diesen por papel mojado y se dedicasen, con más o menos ahínco, a investigar sobre ellas.  Suelen argüir que es para concociéndolas saber defendernos de ellas.  Nos parece una mera excusa.  ¿Qué harán los demás países, decir, como nosotros, que no tienen armas químicas para luego estar investigando en ellas y tener preparados los procesos de producción para el momento adecuado?  Si es así, el Convenio sería, realmente, papel mojado.

Habría que exigir desde las ongs que en España se dejase de investigar sobre estas armas y desapareciese esta división del Instituto Tecnológico de La Marañosa en Getafe.

También nos preocupan más otras situaciones reales que nos hablan de que las armas químicas son una realidad palpable en la política nacional e internacional de nuestros días.

  • Por un lado, la noticia de mediados de diciembre que dice que Estados Unidos pide un puerto a España para descargar residuos del arsenal químico sirio.  La solicitud también se realizó a Italia y Francia.  Parece que faltan por tratar unas 15 toneladas de agentes químicos como el gas mostaza y el gas sarín, que quemarían los americanos en alta mar.  Parece que Rota tiene posibilidades de ser agraciado en esta destrucción de arsenal químico ajeno.
  • Por otro lado, también nos preocupa la noticia “arsenal letal de alcance desconocido” de mediados de agosto de este año, en la que se cuenta que existen  tipos de agentes químicos que se pueden usar como armas:
    • » Nerviosos. Bloquean una enzima esencial para el funcionamiento nervioso. La muerte se produce por asfixia, al contraerse los músculos que controlan la respiración de forma permanente. Los gases sarín, tabún y VX forman parte de esta categoría.» Vesicantes. Forman dolorosas quemaduras y ampollas al entrar en contacto con las superficies del cuerpo, también en el interior de las vías respiratorias en caso de ser inhalado. El gas mostaza, usado durante la I Guerra Mundial, es el más conocido.» Pulmonares. Dañan el sistema respiratorio. El fosgeno y cloro entran en esta categoría.» Sanguíneos. Impiden la respiración celular, ya que evitan que el oxígeno que llevan los glóbulos rojos pueda ser utilizado. Este grupo está formado por el cianuro y sus derivados.

No hay pues, en nuestra opinión, ninguna duda de que por un lado van las declaraciones públicas de las naciones y por otro la realidad.

Share

Hablando de armas químicas, ¿algún diputado puede preguntar cuál es el arsenal español y cómo se pueden habilitar inspecciones internacionales para confirmarlo?

Fuente:  policymic.com

Nos querían hacer creer que la guerra de Siria no existía.  Los miles de muertos, los millones de refugiados, etc., no eran nada.

Nos quieren hacer creer que esa guerra empieza a ser horrible cuando se usan armas químicas.  Entonces hay que intervenir porque no se puede permitir.

Este no es más que otro ejercicio de cinismo a escala planetaria de Estados Unidos y, por extensión, de la Unión Europea.

Nos hacemos eco de la noticia que viene en la fuente precitada y que ejemplifica 10 ataques con armas químicas de Estados Unidos de los que no se habla y no se recuerda.  Destacamos algunas:

1.-  20 millones de galones (cada galón equivale a 3’78 litros) de productos químicos en Vietnam entre 1962 y 1971.  Vietnam estima que murieron por ello 400.00 personas, que 500.00 niños nacieron con defectos y que 2 millones de personas sufrieron cáncer u otras enfermedades.

2.-  Uso de fósforo blanco por Israel en 2008-20099.

También resulta muy revelador el trabajo de wikipedia sobre las armas químicas.  Con él nos damos cuenta de que es algo muy utilizado en las guerras desde la  I Mundial.

Por otro lado, al común de los mortales nos parece un mundo muy alejado este de la fabricación y uso de las armas químicas.  Sin embargo, es esclarecedora la noticia de ABC en la que se nos explica con mucho detalle, por la comandante Rosario Quesada, Jefa del Laboratorio Químico del Regimiento NBQ español muchos datos sobre qué medidas hay que tomar para poder fabricarlas. Esto parece indicar que en España se domina este tema, por lo que también sospechamos que somos capaces de producirlas con soltura.

Aquí nos viene la pregunta:  ¿cuál es la realidad en el Estado Español? ¿Tenemos armas químicas? ¿Cuáles, cuántas?

¿Algún diputado puede preguntar a Morenés y/o a Rajoy sobre estos temas?  ¿Comprometerá Morenés su palabra y cargo a que no tenemos ni un gramo de armas químicas?  ¿Se puede certificar esto con inspecciones como a las que se quiere someter a Siria?  Estaríamos contentísimos de que así fuera.

No vaya a ser que estemos aplicando aquello de la ley del embudo o eso otro más bíblico de ver la paja en el ojo ajeno en lugar de la viga en el propio.

Hasta entonces, algo nos huele químicamente mal y no en Dinamarca, sino en España.

Share

Nueva empresa militar del Estado: Indra se estataliza al 20’1 %

Fuente:  El País y SEPI.

La noticia que os proponemos hoy tiene muchos frentes de análisis.

1.-  Las empresas se privatizan, pero luego se pueden estatalizar nuevamente, cuando conviene. 

Es el caso de Indra

Las privatizaciones también tiene marcha atrás, al menos parcialmente. Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, ha vendido la totalidad de su participación en Indra, que ascendía al 20,14%, al Estado, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Se da la circunstancia de que la SEPI fue en la década de los 90 el máximo accionista de Indra, cuya privatización total se completó en 1999 con la salida a Bolsa del 66% de su capital.

La operación se ha realizado por 337 millones de euros y permite al grupo BFA-Bankia obtener unas plusvalías netas de unos 43 millones de euros. La venta de algo más de 33 millones de acciones de Indra se ha realizado a un precio de 10,194 euros por título, que implica una rebaja del 2,45% respecto a la cotización de cierre de hoy  en Bolsa de la compañía tecnológica.

La sociedad estatal ha justificado la operación para “preservar la estabilidad accionarial en una compañía que constituye uno de los pilares de nuestra base tecnológica y nuestra presencia internacional”

Parece que la cuestión de estatalizar o privatizar una empresa no es un dogma inamovible para el Partido Popular, sino que es algo que depende de las circunstancia del mercado, de su necesidad de recursos y del instinto por los pelotazos para propios o amiguetes.

Parece ser que el procedimiento de venta de Indra ha sido, por lo menos peculiar, si nos atenemos a lo que la sección de CGT de Indra comentaba previamente a la venta de acciones:

Reciente, están apareciendo en los medios reseñas sobre la venta de empresas participadas impuestas por la Troika (BCE, FMI, CE) a BANKIA, antes del final de 2014, como consecuencia del rescate bancario, del que BANKIA ha recibido 22.000 millones de euros.  Las condiciones impuestas para esta venta son:  que se vendan al mejor postor, que no se hagan consideraciones respecto a la posición estratégica (ni siquiera en Defensa) y que el gobierno español no intervenga ni busque compradores específicos.  En consecuencia, Bankia ha encargado a ROTHSCHILD la venta de su cartera de participadas (IBERDROLA, MAPFRE, IAG e INDRA).  Ya se han vendido otras participadas y no todas la ventas están generando plusvalías;  lo que viene a ser hacer un pan con unas tortas

Según elboletin.com, preocupaba la necesidad desinversora de las Cajas intervenidas.  Ello ha forzado la venta de sus acciones.

Por otro lado, parece que Bankia se beneficia, claramente, con una plusvalía de 43 millones de euros, lo que le viene muy bien ante sus poco saneadas cuentas.  Arreglar el agujero de Bankia es un proyecto a largo plazo:

De Guindos ha recordado que este proceso de desinversión, que también deben cumplir las otras dos entidades nacionalizadas, debe continuar durante los próximos cinco años y que se buscará “el mejor momento para ir desprendiéndose de esas participaciones”. “Las entidades nacionalizadas se tienen que centrar en el negocio estrictamente bancario. Y ese negocio bancario es dar créditos a pymes, a familias e incluso no meterse en ningún tipo de préstamo de crédito promotor (inmobiliario)”, ha recalcado.

Por otro lado, Indra, que sí tiene beneficios en los últimos años (154’8 millones de € en 2007, 186’1 millones de € en 2008, 198 millones de € en 2009, 187’9 millones de € en 2010, 181’1 millones de € en 2011, 127’6 millones de € en 2012, y 48’3 millones de € en el primer semestre de 2013) dejará de rendir la mayor parte de sus beneficios a Bankia para rendirlos directamente al Estado.

Según eleconomista.es, anuncian que el Estado, con esta operación, está haciendo su agosto:

El Estado se frota las manos con la entrada en el capital de Indra. Se cumplen tres semanas desde que la Sepi (la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) compró a BFA la participación del 20,14% que tenía en la tecnológica.  Adquirió los títulos a 10,194 euros y desde entonces se han revalorizado un 16%, hasta los 11,82 euros, con lo que el paquete de acciones del Estado ya vale 53,6 millones de euros más.

El resto de las acciones de Indra las poseen tres fondos de  inversión estadounidenses: Fidelity Investment (10 %), Fid Low (5’67 %) e Invesco (3’13 %).  Además, se ha incorporado al accionariado el Banco Central de Noruega (3 %).

Además, eleconomista.es informa de que:

También ha sentado bien al título la llegada del banco central noruego a su capital, el Norges Bank. La entidad entró días más tarde en Indra y ahora controla el 3,017% de la compañía.

2.-  Ahora Indra pasa a engrosar el complejo entramado de industrias militares que son del Estado o de las que éste tiene una amplia participación mayoritaria.

Es decir, ahora todos los españoles y españolas pasamos a ser socios mayoritarios de una empresa con decidida inversión en tecnología de la Defensa, que potencia la investigación, desarrollo e innovación en Defensa y que tiene una buena parte de sus ventas y beneficios en Defensa. En cierto modo, financiamos la industria militar y la venta de armas.

¿Es esto lo que queremos los españoles y españolas?

3.-  ¿Qué ocurre cuando el Estado compra la mayoría de una empresa cuyo principal cliente es la propia Administración?

No obstante, la operación puede plantear problemas ya que el Estado se convierte en el máximo accionista de la tecnológica que, además, tiene como a uno de sus principales clientes a la Administración, lo que puede causar un grave conflicto de intereses en los concursos.

La pregunta es lógica y coherente.  No debería llamarnos la atención, sin embargo, nos la llama porque este mismo razonamiento no se suele utilizar con las industrias militares en general, cuyo principal cliente es el propio Estado.  Por ejemplo Navantia.

4.-  La participación de algunos de los principales bancos y grupos financieros españoles en empresas con una fuerte inversión en Defensa.  En el caso de Indra:

  • Bankia (ahora SEPI)
  • Liberbank -Grupo CajAstur, Caja Extremadura, Caja Cantabria y Caja Castilla La Mancha- que acaba de vender el 5 % que poseía de Indra;
  • el Grupo Financiero Alba de la Banca March que es el segundo inversor con el 11’32 % de Indra;
  • y la familia del Pino – Ferrovial – con el 5 % de Indra)

En nuestra opinión a todo este entramado inversor se le debería exigir un comportamiento ético en sus inversiones y sus inversores y clientes deberían conocer la realidad de sus inversiones, de dudosa ética, en Defensa.

5.-  El negocio en Defensa y Seguridad de Indra:

En 2012 contaba con unos 42.000 empleados, oficinas en 45 países y clientes en 128.

Desde el año 2008, Indra ha pasado de ser una empresa cuyo principal negocio era el destinado a Defensa y Seguridad a un equilibrio mayor, sobre todo en comparación a Energía e Industria, y a Transporte y Tráfico, con los cuales ahora tiene el mismo volumen de negocio.

  • En 2008 el porcentaje de ingresos en Defensa y Seguridad fue del 29 % con un aumento del 8% con respecto al año anterio.
  • En 2009 el porcentaje de ingresos fue del 27 % y el aumento con respecto al año anterior fue del 0 %.
  • En 2010 el porcentaje de ingresos fue del 23 % y hubo una disminución del – 13 %.
  • En 2011 se mantuvo el 23 % se volvió a bajar un – 13 %.
  • En 2012 el porcentaje fue un 19 % y se bajó un – 14 %.
  • En 2013, primer semestre el porcentaje sobre el total se ha situado en un 18 % y se ha bajado un – 7% con respecto al mismo semestre del año anterior.

Los aspectos de Defensa y Seguridad que trabaja Indra son los siguientes, según su Presentación Corporativa de 2011, como se puede observar la gama es completísima, es decir, la opción de Indra por el trabajo y la inversión en Defensa no es parcial o eventual, sino una opción intencionada, de gran calibre y a largo plazo:

  •  Inteligencia, vigilancia, detección, mando y control
  •  Sistemas logísticos integrados
  •  Comunicaciones y control de Satélites
  •  Simuladores
  •  Sistemas Automáticos de Mantenimiento
  •  Sistemas y equipos de aviónica
  •  Sostenimiento: Mantenimiento y Modernizaciones
  •  Ciberseguridad
  •  Protección de infraestructuras críticas
  •  Identificación y biometría
  •  Seguridad Ciudadana y Gestión de Emergencias
  •  UAVs
  • Vigilancia de fronteras
  • Identificación de personas
  • Sistemas de inteligencia
  • Centros de gestión de seguridad y emergencias
  • Dispositivos especiales para seguridad
  • Comunicaciones móviles seguras
  • Protección de infraestructuras críticas
  • Defensa aérea
  • Autoprotección y defensa electrónica
  • C3I (Mando y control, comunicaciones e inteligencia)
  • Simulación
  • Externalización

Y sus principales clientes, una lista completísima de todo lo importante en Defensa, son:

  • Ministerio de Defensa de España
  • Ejercito de Tierra
  • Armada Española
  • Ejercito del Aire
  • OTAN
  • Eurofighter
  • Hispasat
  • US Navy
  • Marina Alemana
  • Força Aérea Portuguesa
  • Gobierno de México
  • BBVA
  • Fuerza Aérea de Chile
  • Guardia Nacional de Venezuela
  • Autoridad Portuaria de Barcelona
  • Ministerio de Defensa de Nueva Zelanda
  • Ministerio del Interior de España
  • Guardia Civil
  • Banco de España
  • AENA
  • ADIF
  • Raytheon
  • Airbus
  • EADS
  • MBDA
  • General Dynamics
  • Lockheed Martin
  • Policía Marítima de Hong Kong
  • Ministerio de Interior de Rumania
  • Ministerio de Defensa de Letonia
  • Autoridad Marítima Panamá

Además, entre sus principales logros figuran:

  • Más de 3.400 kms de frontera terrestre y marítima vigilados
  •  Más de 500 plataformas aéreas protegidas con tecnología Indra
  •  Los simuladores de vuelo de Indra están entre los mejores del mundo y poseen la máxima categoría de excelencia
  • Nueva generación de comunicaciones militares (SDR)
  • Sistema de comunicaciones por satélites para la Armada de Alemania.
  • Sistema de Vigilancia para la frontera marítima del Mar Negro en Rumanía.
  • Tecnología de identificación de amenazas nucleares, radiológicas, biológicas y químicas en Turquía.

En estas mismas páginas ya denunciábamos que para Indra el negocio es lo importante:  ¿Indra vigilará a los refugiados?

6.-  ¿Qué opinan los sindicatos sobre Indra?

También nos hemos interesado sobre lo que opinan la sección sindical de CCOO en Indra:

En Indra, es obvio que no ocupamos una de las posiciones de liderazgo en asuntos de RSE, como muestra el último informe del observatorio de RSC que evalúa la responsabilidad social en las empresas del IBEX35. Indra obtiene una valoración “anecdótica” de los contenidos, ocupando el puesto número 28 de 35. (http://www.observatoriorsc.org).

En consonancia con la deficiente clasificación que nos concede el Observatorio, Indra sigue torpedeando un convenio que proporcionaría estabilidad y seguridad en materia salarial y laboral a sus trabajadores. En Indra existe un departamento de Marca y Responsabilidad Corporativa, pero parece subordinado, al menos, a la Dirección de Relaciones Laborales, y no posee la autonomía que sería necesaria para implementar la transversalidad de las políticas de Responsabilidad Social que la empresa dice tener. Este hecho muestra la falta de compromiso de la alta dirección en esta materia, y que la RSE en Indra se concibe más como marketing empresarial, que como verdadera política de Responsabilidad Social.

  • Sobre el código ético de la empresa en el trato a los trabajadores, parece que también hay quejas.
Share

El engaño del desarme nuclear

Fuentes:  Atenea Digital y Público.

El armamento nuclear mundial se redujo un 9 % el último año debido a la retirada de armas obsoletas, según el informe anual presentado hoy por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI).  Las ocho potencias nucleares -EE.UU., Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán e Israel- poseían a principios de este año 17.265 armas nucleares, frente a las 19.000 de 2012, en gran parte también por los acuerdos entre los dos primeros países dentro del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III). Del total de cabezas nucleares, estaban operativas 4.400, de las que 2.150 pertenecen a Estados Unidos y 1.800 a Rusia.

Por lo tanto, todos los anuncios sobre desarme nuclear acaban siendo un engaño, sobre todo si tenemos en cuenta que los principales protagonistas de este armamento actualizan sus planes nucleares sin presentar ningún síntoma de querer cancelarlos:

Los cinco estados reconocidos legalmente como potencias nucleares -China, Francia, Rusia, Reino Unido y EEUU- “están o desplegando nuevos sistemas nucleares o han anunciado programas para hacerlo, y parecen decididos a mantener sus arsenales nucleares de forma indefinida”, destacó el informe. Y tanto India como Pakistán están también expandiendo sus reservas de armas nucleares.

Parece que para estos estados que juegan con la seguridad de todo el planeta

los programas de modernización a largo plazo de estos estados “sugieren que las armas nucleares son aún un marcador de estatus internacional y de poder”.

Seguimos con las noticias aterradoras:

2.000 de estas armas nucleares están activas y preparadas para usarse en cuestión de minutos.

Y para sufrir las consecuencias nefastas de la radiactividad no es necesario que se declare una guerra nuclear,

desde el año 1945 se ha hecho hasta 2.000 pruebas con armamento nuclear en todo el mundo, lo que conlleva radiaciones con graves consecuencias sobre la población a largo plazo. Consecuencias a nivel de salud – la lluvia de partículas radiactivas contamina el ambiente y provoca enfermedades como el cáncer – pero también a nivel social y cultural. Según explica Jacobs, ‘en muchas zonas donde se han hecho experimentos nucleares, la población ha tenido que ser evacuada, y esto quiere decir desconectarla de su estilo de vida, de sus tradiciones, perder la independencia social y la dignidad, puesto que pasan a ser personas identificadas como contaminadas’.

Por supuesto, los que han sufrido estos ensayos nucleares han sido los más desprotegidos:  A lo largo de la historia nuclear, quien más ha sufrido las consecuencias de las radiaciones son las poblaciones más marginadas socialmente, lo que Jacobs denomina colonialismo nuclear: ‘Francia no ha hecho las pruebas cerca de París, sino en Argelia e Indonesia; Rusia las ha hecho al Kazakhstán, donde aún la gente vive en pueblos contaminados y come carne de caballo contaminada’.

El coste de estas armas también es inmenso, el investigador del Centre Delàs de Estudios para la Paz, Xavier Bohigas, calcula que es de 105 millones de dólares en el año 2011.

El mejor remedio contra ellas es prohibirlas totalmente y para ello serían necesarias campañas diplomáticas agresivas contra los países que las promueven.

Share

Seguridad ecológica

Fuente:  El País.

Muchas veces nos hemos preguntado ¿qué hay que defender?  Esta es la idea clave para construir un modelo de defensa.  Actualmente, la defensa militar encubre turbios intereses (negocios de las multinacionales del armamento) o se describe académica y políticamente como una defensa ante riesgos.  Nadie nos explica qué es un riesgo y, sobre todo, nadie reconoce que esto es trampa porque un riesgo siempre existe y no se puede recurrir a riesgos sociales, políticos, económicos, militares o de cualquier otra naturaleza para acabar justificando, siempre, el mismo tipo de defensa, la militar.

La propia defensa militar actual reconoce a muchas de las características del actual sistema ecológico en desequilibrio que caracteriza al planeta como generadoras de conflictos graves a corto, medio y largo plazo:  se habla de guerras por el agua, por la energía, por las migraciones debidas a los cambios climáticos, etc.  Y con ello se vuelve a justificar la defensa militar.

En nuestra opinión, si los riesgos o los enemigos son otros muy distintos, también ha de ser otra y muy diferente la manera de encararlos.

1.-  ¿Quién es el enemigo desde el punto de vista de la seguridad ecológica?

Las catástrofes naturales, la contaminación, la lluvia ácida, la superpoblación, el cambio climático, la sequía, la deforestación, la pérdida de suelo fértil, la pérdida de biodiversidad, los problemas en la capa de ozono, la destrucción de los ecosistemas marinos, terrestres y fluviales, el consumismo exacerbado, el injusto reparto de la riqueza y de los bienes, la inseguridad alimentaria …

Nuestra relación con la naturaleza está muy bien caracterizada por Jeffrey Sachs en su artículo “Boletín de notas para Río + 20”, el cual citamos arriba como fuente:  Una de las publicaciones científicas más destacadas del mundo, Nature, ha publicado un boletín de notas mordaz antes de la cumbre de Río+20 sobre desarrollo sostenible. Las notas de la aplicación de los tres grandes tratados firmados en la primera Cumbre de la Tierra de Río en 1992 eran las siguientes: Cambio Climático, suspenso; Diversidad Biológica, suspenso; y Lucha contra la Desertificación, suspenso. ¿Puede todavía la humanidad evitar que la expulsen?

El razonamiento que sigue Sachs es contundente y lo enuncia como cosa sabida por todos:  Sabemos desde hace al menos una generación que el mundo necesita cambiar de rumbo. En vez de hacer que la economía mundial funcione con combustibles fósiles, tenemos que usar mucho más las alternativas bajas en carbono como la energía eólica, solar y geotérmica. En vez de cazar, pescar y deforestar la tierra sin tener en cuenta las repercusiones para otras especies, tenemos que acompasar nuestra producción agrícola, nuestra pesca y nuestra explotación forestal a la capacidad de carga del medio ambiente. En vez de dejar a la gente más vulnerable del mundo sin acceso a la planificación familiar, a la educación y a la atención sanitaria básica, tenemos que acabar con la extrema pobreza y reducir los índices de fertilidad en aumento que persisten en las partes más pobres del mundo.  En resumidas cuentas, tenemos que reconocer que, con 7.000 millones de personas hoy en día, y con 9.000 millones hacia mediados de siglo, todas interconectadas en una economía mundial de alta tecnología y que hace un uso intensivo de la energía, nuestra capacidad colectiva para destruir los sistemas sobre los que se sustenta la vida no tiene precedentes.

Ciertamente, hemos llegado a un punto en el que nuestra seguridad depende de la ecología.  Y no de la ecología de una ciudad o de un país, sino de la ecología a nivel planetario.  Hemos roto los equilibrios de la naturaleza con nuestro egoísmo personal y como especie animal, nos hemos cegado en un desarrollismo que nos lleva a la extinción, condenamos a una gran parte de la humanidad y de los seres vivos al hambre, a la sed y a la enfermedad, sin querer darnos cuenta de que, desde el primer mundo somos los causantes de estas situaciones tan injustas e inhumanas.

2.-  ¿Quiénes son los aliados en la seguridad ecológica?

La prevención de desastres naturales, las energías limpias y renovables, la planificación familiar, la solidaridad alimentaria, la reforestación, el cuidado de la flora y fauna, la investigación científica, el respeto a los ecosistemas, a sus dinámicas y a sus equilibrios, el decrecimiento, la justicia social, …

Las ongs que trabajan por todo lo anterior con carácter verdaderamente innovador  y las empresas y países que, poco a poco, van intentando variar sus políticas y actuaciones hacia lo ecológico.

3.-  Es vital abandonar el viejo modelo de defensa militar y adoptar un modelo basado en los grandes retos de la humanidad, uno de ellos el ecológico.

Lejos, por nuestra parte, de querer defender las viejas ideas como la patria, sí nos interesa proponer el concepto de seguridad ecológica.

Este concepto nos hace enfocar nuestras relaciones con la naturaleza como una de las principales áreas que hay que defender para poder tener una calidad de vida aceptable.  Por el contrario, lo militar que es un gasto social y ecológicamente inútil e, incluso, contraproducente, se convierte en uno de los enemigos que hay que combatir.

¿Alguien duda de que son los propios militares los principales promotores de las armas de destrucción masiva como las NBQR (Nuclear, Biológicas, Químicas y Radiactivas)?  ¿Qué puede aportar de positivo lo militar en disminuir la contaminación o en luchar contra el cambio climático?  Cualquier actuación que se nos ocurra puede ser realizada de manera más eficaz por medios civiles.  En este escenario corre prisa acometer planes de reconversión de la industria militar hacia finalidades civiles y ecológicas, también es imprescindible acabar con la producción de armas y con su comercio, y derivar estas industrias de muerte a otras que mejoren la calidad ecológica del planeta.

4.-  La seguridad ecológica nos lleva a abandonar los enfoques nacionalistas.

Aquí, en el concepto de seguridad ecológica, ya no es válido el enfoque nacional o nacionalista.  Simplemente no sirve de nada.  La contaminación no tiene fronteras ni las conocen el cambio climático, la deforestación, la sequía, la superpoblación, el consumismo, etc.  Este enfoque de nuestra seguridad es muy interesante porque nos lleva a transgredir uno de los grandes tabúes políticos de nuestra cultura, el enfoque nacionalista.  Ante él se yergue la colaboración entre países, entre municipios, entre industriales y entre ciudadanos como la única manera posible de combatir problemas que a todos nos afectan y que cada vez son de más necesaria solución.

5.-  ¿Quién es el protagonista de la seguridad ecológica?

Frente a la estatalización y la militarización de la defensa nacional o militar clásica, la seguridad ecológica potencia unos protagonistas mucho más variados.  Ciertamente las naciones pueden jugar un papel importante, pero también los juegan las empresas y, lo que es más interesante, lo puede y debe jugar el individuo y sus formas habituales de organizarse, las ongs.

Ahora el enfoque da a los ciudadanos mucho más protagonismo:  podemos “librar batallas” en los terrenos personales (moderando nuestro consumismo, por ejemplo), en los terrenos asociativos (a través de la lucha ecologista), en los terrenos empresariales (fomentando líneas de actuación ecológicas en nuestras empresas:  promoción del reciclaje, utilización de energías más limpias, etc.), y en los terrenos políticos habituales (obligando a los partidos políticos a que varíen su línea en política de defensa para defender lo que realmente es importante, la seguridad ecológica).

6.-  ¿Cuáles pueden ser los objetivos de una seguridad ecológica?

Aquí puede haber múltiples propuestas y muchas de ellas loables y perfectamente válidas.  Un buen resumen, o un buen punto de partida sería lograr los objetivos del milenio.  Si luchamos para lograrlos, nuestra seguridad ecológica, nuestra calidad de vida y nuestras posibilidades de supervivencia como especie se multiplicarían.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed