Archive for muertos en guerras

Los helicópteros de ataque Tigre (cuestan 65 millones de €, por unidad) parados por su mala calidad

Imagen de Marin J. Gallego

Fuente:  Infodefensa.

La mala calidad de la industria militar es constante.  Ahora nos ocupa el caso de los ultramodernos helicópteros Tigre de los ,que en agosto de 2017, una de sus unidades del ejército alemán desplegada en Malí tuvo un accidente en el que murieron sus 2 tripulantes.

Parece ser que el accidente mortal se produjo por turbulencias al realizar vuelos a baja altitud.

Eurocopter, la empresa que fabrica los Tigre, ha aconsejado no realizar varios tipos de maniobras con estos aparatos.  Además, tanto los Tigre alemanes como españoles han estado parados desde agosto por falta de confianza en el aparato.

España dispone de 18 helicópteros Tigres (6 en la versión HAD y 12 en la versión HAP) en la base de Almagro, Ciudad Real.  Este es otro de los PEAS que están resultando un fracaso económico y militar y una deuda inmoral para nuestros bolsillos.

Ya ha habido protestas contra esta base y las actuaciones de dichos helicópteros:

Pero también queremos protestar porque Albacete se ha convertido desde hace algunos años en uno de los centros estratégicos de la guerra con la instalación en nuestra ciudad de la Escuela de Pilotos de la OTAN, la fabricación del Helicóptero de guerra Tigre y el campo de maniobras de Chinchilla.

Cada uno de los Tigre, que recordamos, son helicópteros de ataque,  va a costar a España, al menos, 65 millones de €.

Parece que dicho precio no asegura la propia vida de los pilotos.  Otro ejemplo más de la mala calidad de la industria militar, de la cual os aconsejamos que veáis más ejemplos en este enlace.

Share

Uranio empobrecido de uso militar

Imagen de Bruno Aziz

Fuente:  Es Global.

El uranio empobrecido es aquel que contiene una fracción de isótopo U-235 inferior a la natural (0,71%). La mayor parte tiene su origen en el proceso de enriquecimiento siendo un subproducto del mismo.  Tiene algunas aplicaciones militares más o menos reconocidas:

El principio de la munición antiblindaje consiste en impulsar un núcleo metálico denso a alta velocidad para así concentrar un máximo de energía cinética en el punto de impacto. Los dos metales utilizados en esta aplicación son el tungsteno y una aleación de uranio empobrecido y titanio llamada Staballoy. Aunque el tungsteno es ligeramente más denso, el uranio empobrecido tiene dos ventajas. En primer lugar, su fractura en el impacto genera fragmentos afilados, que penetran mejor el blindaje. En segundo lugar, es pirofórico, es decir, se inflama espontáneamente al contacto con el aire por encima de cierta temperatura (típicamente 600 °C). Así, cuando un proyectil de uranio empobrecido alcanza un blanco no sólo penetra el blindaje sino que además se inflama al llegar al interior del vehículo, incinerando a la tripulación o desatando la explosión del combustible o las municiones.

Se cree que entre 17 y 20 países incluyen o fabrican munición cuyos núcleos poseen como principal componente ojivas de uranio empobrecido en su arsenal aunque sólo los EE. UU. y el Reino Unido han admitido haberlas usado, en particular en los conflictos de Bosnia (1995), Kosovo (1998) e Irak (1991 y 2003).

La alta densidad del uranio empobrecido también lo hace adecuado para incorporarlo a blindajes de carros de combate. Se cree que el M1 Abrams estadounidense es un ejemplo de este uso.

Existe una controversia sobre si las armas a base de uranio empobrecido deberían ser prohibidas por las convenciones internacionales. El argumento de sus detractores es que el uranio se pulveriza en la explosión, formando nubes de partículas ligeramente radiactivas que contaminan amplios territorios. En 2001 la ONU averiguó que, contrariamente a lo asumido anteriormente, la munición de uranio empobrecido estadounidense contiene plutonio y proviene por tanto de plantas de reprocesamiento, no de enriquecimiento, por lo cual su radiactividad es más alta de lo que se creía. El ejército estadounidense lo admitió y lanzó medidas para corregirlo.

Parece que como en el caso del cerdo, del uranio se aprovecha todo.  Y a diferencia del cerdo, para todo lo malo.  Porque la controversia, como se ve es más de dónde sale este uranio empobrecido, no de las consecuencias funestas para la salud que tiene.

En los últimos treinta años —desde que se tiene conocimiento de que ha sido usado con fines bélicos—, la controvertida historia del uranio empobrecido como arma de guerra continúa siendo un asunto enrevesado sobre el que, en los circuitos de la política internacional, se han acumulado polémicas y silencios, desmentidos y contradicciones . Esto a pesar de los efectos colaterales provocados por las municiones de uranio empobrecido que han resultado ser, según importantes instituciones especializadas en la materia, de riesgo para la salud.

En concreto, la Agencia de Protección Medioambiental de EE .UU. lo ha considerado “un riesgo radioactivo para la salud”. El Laboratoire de Radiotoxicologie Experimentale de Marsella (Francia) incluso ha llegado a sugerir que la exposición a esta sustancia puede alterar el ADN. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció —ya en el lejano 2001— que “el uranio empobrecido es un elemento potencialmente tóxico desde el punto de vista químico y radiológico, y sus órganos diana son fundamentalmente los riñones y los pulmones”. Incluso, la OMS ha reconocido que “las partículas insolubles de uranio inhalado (…) tienden a quedar retenidas en el pulmón y pueden provocar radiolesiones en ese tejido, e incluso cáncer de pulmón”. La forma más habitual y que conlleva más riesgo de absorber el polvo tóxico que desprenden las municiones de uranio empobrecido (cuando impactan) es la inhalación.

Algunas pruebas de su utilización hablan de que se usa de manera masiva:

Así y todo, se sigue utilizando. La última vez (de la que se tiene constancia) ocurrió en 2015 en Siria, donde lo usó el Gobierno de EE UU. Lo admitió la propia Administración estadounidense, en concreto el mayor Josh Jacques, portavoz del Mando Central del país (CENTCOM), en una conversación con la revista Foreign Policy y Airwars, una web que informa sobre las repercusiones de las actividades bélicas en Siria, Irak y Libia. En particular, según precisó Jacques, Estados Unidos disparó 5.265 balas de 30 milímetros fabricadas de uranio empobrecido los días 16 y 22 de noviembre de 2015. Los ataques, que provinieron de una nave de combate A-10 ‘antitanque’ de su fuerza aérea, destruyeron 350 vehículos, presuntamente de Daesh.

Antes decíamos que USA y Reino Unido han reconocido su uso.  Ahora se puede unir Italia:

El caso italiano ha elevado a cotas kafkianas el debate sobre el uranio empobrecido. El motivo es la reiterada negación por parte del Estado del riesgo que implica para la salud el uso de esta sustancia (con todo lo que conlleva para las víctimas, como la ausencia de protocolos específicos para quienes enferman) y que, incluso, ha suscitado campañas públicas de exsoldados y ONG, que le han dado visibilidad al fenómeno.

Hasta la fecha, han fallecido 340 soldados italianos y hay 4.000 enfermos, de acuerdo con el Osservatorio Militare (OI), la ONG italiana de abogados y exmilitares que lleva este macabro conteo. En su mayoría, se trata de militares que participaron en misiones en los Balcanes, pero también hay casos de Somalia, Irak y Afganistán.

Soldados que, según OI, han denunciado no haber sido informados previamente de los riesgos que corrían (como sí hace, por ejemplo, el Ejército de EE UU) y haber operado en el terreno sin los equipos técnicos necesarios para resguardarse del mortífero polvo que desprenden las municiones de uranio empobrecido. Y que, una vez enfermos, han tenido que batallar para ver reconocidas una asistencia e indemnización específicas para estos casos justas.

La lucha de los soldados italianos afectados por el uso militar del uranio empobrecido ha logrado algunas victorias:

Todo ello a pesar de que, desde que se revelara que EE UU lo usó con fines militares en la primera guerra del Golfo y luego la OTAN volviera a hacerlo a finales de los 90 en los Balcanes (Serbia, Kosovo y Montenegro), los abogados italianos han sentado unas 70 veces en el banquillo de los imputados al Estado, obteniendo cuantiosos resarcimientos (aquí una de las sentencias, en italiano) para los militares italianos que participaron en aquellas misiones, enfermaron y denunciaron.

Parece que no es sólo el Ministerio de Defensa español el que no es solidario con sus propios militares, como ya hemos publicado en otras ocasiones.

Además, también hay que resaltar que nadie habla de los afganos, sirios, etc., naturales de los países donde se ha usado este armamento y que estarán padeciendo enfermedades de las que ignorarán su causa.  De ellos nadie se ocupa y, en nuestra opinión, también deberían ocuparse los países que llevaron y utilizaron el armamento de uranio empobrecido.

Share

El inhumano coste de la guerra en Colombia

Impresionante infografía la que les presentamos:  las cifras de la guerra en Colombia.

¿Qué destacar de este informe gráfico?  Todo.

¿Cuál es el futuro de un país en el que se gasta 120.000 veces más en Defensa que en Empleo Público , o 80.000 veces más en Cultura?

¿Por qué se empeñan nuestras élites en que lleguemos a gastar el 2 % del PIB en Defensa cuando se ve claramente que a mayores cifras, en Colombia el 17’9 % del gasto en Defensa sobre el total de los Presupuestos, más posibilidades, o mejor, más seguridad, de guerra?

Destacamos un dato que viene en pequeñito y que quizá se os pase.  El número de funcionarios:

  • Ministerio de Defensa:  23.993
  • Policía Nacional:  179.172
  • Ejército Nacional:  233.765
  • Armada Nacional:  35.526
  • Fuerza Aérea:  10.562
  • TOTAL: 483.018

Casi medio millón de funcionarios dedicados a la guerra y la violencia.

El presupuesto de Defensa ha ido creciendo a razón de 1 billón de pesos por año, comenzando a contar desde los 12’6 billones de pesos del 2000 hasta los 27’7 billones de pesos de 2014.

Quizá sea una forma rápida o coloquial de decirlo, pero puede que en ella se encierre mucho contenido político.

Nos referimos al concepto de «el coste de la paz», en ello incluyen los 14.600 millones de pesos que costaron las conversaciones de paz, los 20 millones de pesos que cuesta cada reinsertado, los 4’13 billones de pesos que se gastó entre 2000 y 2014 para resarcir económicamente a las víctimas, y los 139.268 pesos que le ha costado al Estado la protección de los más de 2 millones de menores de edad desplazados.

Nos parece totalmente mentira e interesado el título.  No es el coste de la paz, es el coste de las secuelas de la guerra que ha afligido a Colombia.

Y falta el coste de los muertos y heridos en la guerra, el coste ecológico, el coste en infraestructuras destruidas, el coste relacional entre l@s colombian@s, el coste de todas aquellas políticas de vivienda, educación, sanidad, etc., que se pudieron hacer pero que no se hicieron por gastar en lo militar, … el coste de ser uno de los países más desiguales del globo.

Nos debería hacer reflexionar este ejemplo de violencia directa, estructural y cultural, nos debería hacer tomar posiciones claras a favor de la paz.

Share

La infancia y la guerra en Siria

Imagen de Egisto Sani

Imagen de Egisto Sani

Fuente:  Es Global.

La guerra en Siria ya se ha cobrado más de 470.000 vidas.  De ellos, al menos, 50.000 son niños y niñas.

Según Unicef, 1 de cada 3 menores sirios no conoce otra cosa que la guerra, incluyendo 151.000 que han nacido como refugiados.

¿Es necesario algún argumento más para saber que es imprescindible parar esta guerra?

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

¿Cuántos años de futuro ha roto esta guerra siria?  ¿Cuántas decenas de años tardarán en recuperarse?

Los niños sirios sufren la misma situación que los adultos, pero las consecuencias son aún más graves. De 13,5 millones de personas afectadas por el conflicto dentro del país, 6 millones son menores. A ellos se suman más de 2,5 millones de niños registrados como refugiados, tanto en los países vecinos como en Europa.

La situación es escalofriante para millones de personas, sobre todo aquellas que están asediadas o casi, sus posibilidades de sobrevivir y de huir son bajísimas:

Actualmente, según cifras de ONU, hay en torno a medio millón de personas viviendo en 18 áreas bajo asedio y 4,1 millones más que viven en 135 designadas como de difícil acceso.

No estamos de acuerdo con la idea de Es Global cuando dice que la situación de los refugiados no es mucho mejor pero, al menos, están lejos de la violencia.

Los refugiados sufren violencia directa, estructural y cultural contra ellos en los países que los reciben y desde Occidente, que no nos preocupamos lo suficiente de acogerlos y de recibirlos como es debido.

¿Cómo puede ser que no seamos sensibles a la cruda realidad que, en números, nos dice que 300.000 personas intentaron cruzar el Mediterráneo en 2016?  ¿Pensamos que lo hacen por gusto?  ¿No nos influye que 4.600 hayan muerto en las aguas del Mare Nostrum?  Huyen de la violencia directa, estructural y/o cultural de sus respectivos países.

90.000 menores de 16 años no acompañados pidieron refugio en 2015. ¡90.000 menores no acompañados!  Y Europa, ¿no les acoge directamente?  Menuda política internacional más poco humanitaria.

En la educación los estragos también son temibles:

Según Unicef, 2,8 millones de niños sirios dentro y fuera del país no tienen acceso a la educación. En un Estado donde antes del conflicto casi el 100% de los menores estaban enrolados en la educación primaria, ahora apenas alcanza el 70%. La situación es peor para los adolescentes, que han perdido cursos y ahora resulta difícil volver a recuperarlos, especialmente cuando muchos de ellos tienen que trabajar para ayudar a sus familias a seguir adelante.

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

El reclutamiento de menores para la guerra y su utilización en los combates es cada vez más preocupante:

Otro problema que está pasando desapercibido es el uso de niños como combatientes. Según el citado informe, un total de 362 casos de reclutamiento de menores habían sido verificados en abril de este año. A la cabeza se encontraba Daesh con 274, seguido del Ejército Libre Sirio y grupos afiliados con 62, Liwa’ al Tawhid con 11, los comités populares con 5, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo con 4, Ahrar al Sham con 3, el Frente al Nusra con 2 y el Ejército del Islam con 1. De todos los casos verificados, 56% correspondían a menores de 15 años.

Share

Nuevo estudio del Índice Global de Paz: el mundo es menos pacífico que en 2008

Fuentes:  Global Peace Index.

El mundo se está volviendo un lugar menos pacífico a marchas forzadas, según la última edición del informe anual ‘Global Peace Index’, confeccionado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP). Este estudio analiza 23 indicadores en 163 estados y territorios

Según el estudio hay 81 países que se han vuelto más pacífico y 78 que han empeorado.

A escala global, los cambios que se han producido entre 2008 y 2016 son los siguientes, recordando que en la gráfica la parte alta representa menos paz y la baja más paz.

índice paz mundial 2008-2016

El ránking de los países más pacíficos contiene a España en el puesto 25:

países más pacíficos

En cambio el ránking de los países menos pacíficos está compuesto por países de Oriente Medio y Asia y África:

países menos pacíficos

En lo que concierne a Europa se analizan 36 países siendo los modelos Islandia y Dinamarca.  Sorprende la 4 plaza de nuestra vecina Portugal, que mejora respecto al año pasado.

países pacíficos en Europa

Los principales exportadores europeos de armas:  Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y España tienen puestos bajos:  27, 26, 11, 24 y 18, respectivamente.

Destaca Turquía en el último puesto y en el 145 del total mundial, y Grecia en el puesto 34 europeo y 82 mundial.

Otra sorpresa, si lo pensamos bien no tanto, es EE.UU. que ocupa el puesto 103 del ránking mundial.

Los países que más han mejorado en este ránking son:

países mayor mejora paz

Panamá fue el país que más mejoró en el ranking tanto en la puntuación y como en la clasificación.  Su principal ganancia deriva de mejoras en su situación interna. Esto fue impulsado por una reducción de la probabilidad de manifestaciones violentas y, en menor medida, la inestabilidad política, así como un mejor rendimiento en las la escala de terror político.  El país también parecía menos militarizado que en el año anterior. Hubo una reducción en el gasto militar como porcentaje del PIB, así como en el volumen de las importaciones de armas convencionales.

En el aspecto positivo sorprende Mauritania, gracias a las mejoras en su situación doméstica, y en las puntuaciones de conflcitos y la reducción de la militarización en curso. Mauritania se ha estado recuperando de su propios conflictos internos y en ocasiones se ha visto afectada por conflictos violentos con los países vecinos, principalmente Mali.  Las contribuciones financieras a las misiones de paz de la ONU fue el que más contribuye a la mejora en su puntuación.  A pesar de su destacado papel en la seguridad regional, el país llegó a ser menos militarizado: el gasto militar se redujo, al igual que el número de el personal de las fuerzas armadas, aunque esto fue compensado en parte por una
aumento de las importaciones de armas.

Y los que han sufrido los mayores empeoramientos:

países mayor empeoramiento paz

Yemen sufrió, con mucho, el deterioro más pronunciado en su puntuación de GPI.  A principios de 2015, la guerra civil se convirtió en un conflicto regional debido a la intervención de una coalición de estados árabes dirigidos por Arabia Saudí y que incluye casi todos los demás estados del Golfo. Esto ha dado lugar a una campaña de ataques aéreos y operaciones terrestres y, junto con el conflicto existente entre las facciones internas, ha creado una gran crisis humanitaria. El resultado ha sido un aumento masivo en el número de refugiados y desplazados internos, así como un aumento en las muertes por conflictos internos.

En 2015 Turquía sufrió de una profundización de sus males en seguridad interna, un enfoque de línea dura continuada por el gobierno de Recep Tayyip Erdogan y los efectos secundarios del conflicto con la vecina Siria. El desencadenante principal del deterioro de la situación interna fue el resurgimiento del conflicto entre el Estado y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), así como un aumento de la actividad terrorista, sobre todo por parte de ISIL.   Y eso que no cuentan los acontecimientos en los dos golpes de Estado recientes.

Si nos fijamos en otra perspectiva del problema podemos ver cómo, en lineas generales, los países mayores exportadores de armas del mundo están situados en la escala de buenos indicadores internos de paz, mientras que sus compradores del Sur se encuentran, en general, en lugares pésimos. Algo tendrá que ver lo uno con lo otro, aunque tal vez hiciera falta algún indicador que midiera esta corelación.

Share

Tras el terrorismo internacional se esconde otro enemigo: nuestras élites militaristas

Fuentes:  El País,

Ya en otras ocasiones hemos dado a conocer la cuestión de que el terrorismo internacional a quien más afecta es a los países del Tercer Mundo y, concretamente a países musulmanes:

5 países con más muertos por terrorismo

En efecto, el 80 % del terrorismo lo sufrieron países asiáticos, de Oriente Medio y Nigeria en África.  Además, la mayor parte del terrorismo fueron ataques entre chiíes y suníes.

En 2014 hubo un total de 37.400 asesinatos perpetrados por terroristas en todo el mundo.

En los últimos 15 años, los atentados terroristas han pasado de menos de 2.000 a casi 14.000. Y las víctimas mortales se han multiplicado por nueve.

Si bien la letalidad ha aumentado, son poco frecuentes las acciones que causan más de 100 muertes. Donde más veces se ha sobrepasado este número en un solo ataque es en Irak (29 veces), Nigeria (13), Pakistán (6), India y Siria (4 en cada uno).

Entre 2000 y 2014, el 40% de todos los atentados terroristas fue perpetrado por grupos que no pudieron ser identificados. El 60% restante corresponde a un muy pequeño número de organizaciones: el Estado Islámico (ISIS, en inglés), Boko Haram, los talibanes, Al Qaeda en Irak y Al Shabab son autores del 35% de todos los ataques que ocurrieron en el mundo en los últimos 15 años. Entre 2013 y 2014, el ISIS perpetró más de 750 ataques. Uno de los blancos preferidos de los terroristas son los medios de transporte, especialmente autobuses y trenes (concentran el 62% de los atentados en esta categoría).

Los datos que nos ofrece Economics and Peace:

 

terrorismo mundial1

terrorismo mundial2

Sorprende que desde 2001 hasta la fecha el número de muertos por terrorismo islamista en EE.UU. sea de 45 personas.  Lamentamos, claro, cada una de las victimas, pero también tenemos que alertar de que ese gran peligro para el que gastamos millones de € en lo militar no es, atendiendo a las cifras tan preocupante como lo pintan continuamente los medios de comunicación.

En el artículo de El País, Moisés Naím hace algunas afirmaciones que son de mucho calado:

El terrorismo no es la amenaza más letal del siglo XXI. Pero está cambiando el mundo.

Y lo argumenta de la siguiente manera:

La tasa promedio de homicidios en todo el mundo en 2014 fue de 6,24 muertos por cada 100.000 habitantes, mientras que los muertos por terrorismo fueron 0,47 por 100.000. Esto quiere decir que, ese año, por cada 13 homicidios hubo una persona asesinada por un terrorista.

Los números del terrorismo son relativamente bajos cuando los comparamos con otras causas de muerte. Pero sus consecuencias son desproporcionadamente grandes.

Sin embargo

Las consecuencias de esas acciones terroristas en Europa (y EE UU) son devastadoras, hasta el punto de que hacen tambalear importantes principios como la libre circulación o la privacidad de las comunicaciones. También impactan en el gasto público, los viajes, la convivencia y la integración dentro y entre países. En otras latitudes, los grupos terroristas llegan a amenazar la viabilidad de ciertos países y moldean las luchas geopolíticas.

Pero no nos equivoquemos, parece como que algunas élites políticas y económicas del primer mundo estuviesen deseosas de ayudar a los terroristas a conseguir recortes de libertades.  Sin la ayuda de las elites del primer mundo no se habría llegado a los extremos de control y merma de libertades que sufrimos.

Por lo tanto, el enemigo no es uno como nos dice la propaganda al uso, sino que, al menos, son dos:  los terroristas internacionales y las elites que buscan su propio lucro con el comercio de armas y con la restricción de libertades de los demás.

Si analizamos la siguiente tabla que nos habla de la evolución del número de muertos por terrorismo desde el año 2000

evolución terrorismo

veremos que desde los atentados del 11-S en EE.UU. el terrorismo ha ido en aumento; progresando, sobre todo desde la invasión de Irak por USA, pero con un ritmo mucho mayor de crecimiento desde 2011.  En esa época estaban desarrollándose las revoluciones del mundo árabe y magrebí, USA asesinó a Bin Laden, ETA puso fin a sus acciones terroristas, …

Si las actuales políticas intervencionistas de USA, OTAN y U.E. (con España participando alegremente en ellas) se diseñaron para luchar contra el terrorismo internacional, los datos nos parecen indicar que lo han reactivado y de manera muy importante.

Si ante estos datos la política de los estados del primer mundo sigue siendo la misma, es que les interesa.  El interés no será, por tanto, defender a sus compatriotas de ataques terroristas, sino el lucro en la venta de armas y el producido por la creación de estados fallidos en los cuales se puede intervenir económicamente de manera favorable al primer mundo.

La siguiente tabla nos parece indicar que en algunos países y regiones el terrorismo es la forma habitual de hacer política para mucha gente.  Nótese que la tabla lista a los países que han sido considerados dentro de los más afectados por el terrorismo.

permanencia del terrorismo

Parece que en estas regiones hay realidades políticas, económicas, sociales, culturales, religiosas, …, que hacen recurrir al terrorismo como estrategia política.

Si el intervencionismo militar agrava estas crisis, lo lógico sería cambiar de estrategia.  Pero ¿cuál?

Proponemos basarnos en potenciar la Seguridad Humana en estos países para poder mejorar sus realidades y que el terrorismo deje de ser un arma política.  Para conocer este concepto de Seguridad Humana recomendamos leer las siguientes fuentes:

Share

Siria es el ring en el que todos pelean

Imagen de Dan Diffendale

Fuente:  Europapress.

El seguimiento de la guerra en Siria no hace más que teñirnos de amargura.

Cuatro años de guerra ya y un coste de destrucción terrorífico:

  • más de 200.000 muertos
  • 10.664 niños asesinados
  • 3’8 millones de refugiados
  • 7’6 millones de desplazados en territorio sirio
  • el 60 % de los 23 millones de sirios son víctimas de la pobreza
  • 12’2 millones de sirios necesitan urgentemente ayuda humanitaria para sobrevivir
  • la mitad de la población está desempleada
  • entre 2’1 y 2’4 millones de niños no pueden ir a la escuela
  • el 83 % del sistema de iluminación no funciona
  • la esperanza de vida de la población ha pasado de 79’5 en 2010 a 55’7 en 2014

Ahora se nos informa que en Siria hay    tipos de grupos armados:

Entre los progubernamentales:

  1. Fuerzas Armadas encabezadas por Bachar Al Assad
  2. Fuerzas de Defensa Nacional,
  3. Batallones Baaz
  4. Resistencia siria (marxistas-leninistas con marcado corte alauí).
  5. Milicias del Partido Nacionalista Sirio
  6. Ejército de Liberación de Palestina
  7. Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General
  8. Hezbolá, milicia libanesa
  9. Partido Árabe Democrático, alauí libanés
  10. Batallones de Hezbolá, milicia chií irakí
  11. Red Jazali, chií irakí
  12. Brigada del día prometido, chií irakí
  13. Irán ha proporcionado asesores militares y desplegando sobre el terreno a miembros de los Basij, la Guardia Revolucionaria y las Fuerzas Quds

Además del respaldo diplomático de Rusia, China, Irán, Irak, Venezuela y Corea del Norte.

Entre los grupos revolucionarios:

14.  Grupos Armados Revolucionarios, englobados en el Ejército Libre Sirio, que más bien son miles de grupos armados individuales.

15.  Frente Islámico, que cuenta con 7 de los grupos islamistas de Siria

16.  Frente de los Revolucionarios Sirios, con buenas relaciones con Arabia Saudí y Estados Unidos

17.  Ejército de los Muyahidín, en Alepo

18.  Consejo del Comando Revolucionario, unión, inicialmente, de 17 grupos armados a los que posteriormente se han unido otros 23, que se enfrentan al Régimen y a Estado Islámico.

Fuerzas kurdas:

19.  Unidades de Protección Popular y las Unidades Femeninas de Protección, brazos armados del Partido Unión Democrática kurdo

20.  Peshmergas del Kurdistán irakí

Fuerzas Yihadistas:

21.  Estado Islámico

22.  Frente Al Nusra, yihadistas sirios

23.  Jund al Aqsa, excisión de Al Nusra

23.  Grupo Jorasán, yihadistas sirios y parte de la red Al Qaeda

 

Parece un caos.  Es un caos.

Habría que añadir a esta internacionalización de la guerra siria, datos sobre los extranjeros que luchan allí por uno u otro motivo:

Imagen de elordenmuncial.com

 

¡POBRES SIRI@S!

Share

Siria y el cinismo político de Occidente

Sarajevo+%28BiH%29+-+Lapidi+in+un+cimitero+islamico+della+periferia+collinare+%28e+una+nota+sulla+guerra+civile+in+Siria%29+%2F+Cemetery+in+Sarajevo+%28and+some+lines+about+the+war+in+Siria%29

Por emilius da atlantide

Fuente: Intermón

Intermón ha publicado el 9 de septiembre el informe  «Un trato más justo para la población siria» en el que denuncia el grado de hipocresía y de abandono a su suerte que los países ricos están teniendo ante el conflicto sirio, el mayor desastre humanitario provocado por la guerras hasta la fecha en todo el siglo XXI y uno de los mayores desastres desde la II Guerra Mundial.

Para caracterizar mejor el drama, señalemos que, como refleja el informe, la guerra siria ha provocado más de 190.000 muertos, 6,5 millones de desplazados, 3 millones de refugiados, y un grave riesgo para la seguridad y estabilidad de los países vecinos.  Para poner en contexto la gravedad de las cifras anteriores hay que tener en cuenta que Siria contaba en 2012 con 22 millones de personas.

Se queda corto el informe, porque, si seguimos otros análisis, esta guerra prefabricada responde a un deliberado plan de las potencias hegemónicas, con Estados Unidos y sus aliados a la cabeza, por desestabilizar la región e imponer su propia idea de dominación.

Obviando este pequeño detalle (la propia responsabilidad de Occidente en la provocación y potenciación de la guerra Siria, a cuyos contendientes venden armas e inteligencia militar a troche y moche) el análisis de los hechos contradice los buenos propósitos con los que los medios de propaganda oficial nos inundan con el rollo de la ayuda humanitaria: la ayuda humanitaria prestada por Occidente para «paliar» la crisis, es insuficiente; el realojo de refuigiados y desplazados mínimo y la transferencia de armas de Ocidente a los contendientes sigue a tope.

Por lo que respecta a España, que no vende armas directamente en este conflicto (aunque aprovecha el clima de inseguridad para vender a varios de los vecinos) resulta que no ha acogido hasta la fecha a un solo refugiado de los que salieron huyendo de la guerra y han cruzado de mejor o peor manera las fronteras españolas y que de los 35,31 millones de euros que se comprometió a aportar para la famosa ayuda humanitaria, ha entregado apenas 9,5, un 27% de lo prometido.

El caso español no es la excepción: los franceses tampoco superan el 33 % de lo prometido, ni los americanos el 60%, a pesar de que ambos países han echo suculentos negocios vendiendo armas a los rebeldes sirios. Los rusos por su parte, han aportado el 1% de lo prometido  (eso sí, han hecho un gran negocio en venta de armas al gobierno sirio).

Ya ven, la política occidental en Siria podría resumirse en la famosa frase de tirar la piedra (a los Sirios) y esconder la mano. Una verdadera muestra de la crueldad e inmoralidad de este imperialismo de nuevo cuño en el que España también aporta su granito de arena.

Eso sí, nuestros medios de comunicación dan a entender que el conflicto nos es ajeno y, para mayor rabia, que no podemos hacer nada.

Aunque a nosotros se nos ocurre que acciones tales como implicarse en la acogida de los refugiados, darles protección internacional, promover verdaderos bloqueos a la venta de armas a los países de la región o luchar contra los intereses bastardos de fragmentar las relaciones de la región, en las que participan nuestros políticos, algo podrían aportar a la mejor salida de la situación.

Como también sería oportuno luchar contra nuestra casta política y quitarla el poder de decisión para poder promover una política exterior alternativa y proactiva en la lucha contra la guerra.

Share

El militarismo en el Norte de África

Imagen de Antonio García

Fuente:  Centre Delás.

Recomendamos y nos hacemos eco del buen informe que ha presentado hace unos meses el Centre Delás sobre el militarismo en África.  En sus 45 páginas, trufadas por tablas, que nos hablan del número de efectivos militares en cada país, de los conflictos armados que tiene cada país y una aproximación a su número de muertos, de lo que decidan a armamentos, de las importaciones y exportaciones de armas, etc, se hace un repaso muy necesario para entender las dinámicas de estos países ribereños del Mediterráneo.

A modo de conclusiones, podríamos citar su resumen ejecutivo, que el papel de los ejércitos en todos estos países:

En Marruecos, el ejército no interviene en las revueltas populares, aunque estas nunca se convierten en amenazas serias para el régimen alauí. En Argelia, su rol es represivo al lado de la policía y los servicios secretos, al igual que en Mauritania. En Túnez, el ejército se posiciona a favor de las revueltas asumiendo el poder interino y garantizando la transición. En Egipto, las fuerzas armadas se posicionan rápidamente en favor de la revuelta, lideran una transición ambigua y, después de un año de gobierno civil retoman el poder e inician una nueva ola de represión manteniendo las redes de poder de la era Mubarak.

Como se ve, los ejércitos o reprimen al pueblo o se ocupan de asegurar el dominio de aquellos que reprimen al pueblo.

El número de militares en la región es muy elevado y

destaca Egipto en cuanto al número de soldados, con 439.000 efectivos y 397.000 paramilitares. En segundo lugar está Marruecos, con 196.000 soldados y 50.000 paramilitares, seguido de Argelia, con 130.000 efectivos y 187.000 paramilitares. Los datos de Libia son menores: 76.000 militares, aunque su grado de militarización por cada 1.000 habitantes es el mayor de la zona, duplicando a los demás 12’1 militares por cada 1.000 habitantes.

En cuanto al gasto militar, Argelia ha pasado (2003) de un gasto de 3.152 millones de dólares a 9.104 (2012), es decir, ha multiplicado su gasto militar casi por 3.  Egipto ha sido el país que más ha gastado en lo militar hasta 2007 (fue superado por Argelia) y en 2003 gastó 5.227 millones de dólares y en 2012 gastó 4.175, con una rebaja del 20 %.  El caso de Libia también refleja una militarización importantísima:  2003:  831, 2012:  2.800 millones de dólares, es decir, lo ha multiplicado por 3’3.  Marruecos, en el mismo periodo, también ha seguido una línea ascendente de gasto militar desde 2.483 hasta 3.582 millones de dólares.  El total de la región ha pasado (2003):  12.295 millones de dólares a (2012):  20.407, un aumento del 66 %.

En el apartado de compra de armas, los países que abastecen a esta región son:

Rusia:  4.631 millones de € (con preferencia por Argelia y Egipto).

Estados Unidos:  1.677 millones de € (con preferencia por Egipto y Marruecos)

Francia:  696 millones de € (con preferencia por Marruecos y Argelia)

Luego les siguen Holanda, China, España (6º lugar con 217 millones de € y preferencia por Marruecos y Egipto), Ucrania, Italia y Reino Unido

En cuanto a la Unión Europea, el informa remarca que:

Desde una lectura objetiva de cada uno de los criterios de denegación de las exportaciones del marco legal mencionado, hay que observar que todos los países del Norte de África vulneran claramente la Posición Común Europea sobre exportación de armas, tecnologías y equipos militares y no deberían ser receptores de armas de los países que integran la UE.

Sin embargo, de 2006 a 2011 se han exportado al Norte de África 2.255 millones de €, y eso sin contar con las exportaciones de Reino Unido (Tercer exportador de armas mundial) y de Alemania (octavo exportador de armas mundial), que no informan de sus exportaciones de armas.  De 2006 a 2011 las exportaciones de armas de la UE al Norte de África se han duplicado.

Share

Estados Unidos ha intervenido en 201 guerras desde la Guerra Mundial

Imagen de Montecruz Foto

Fuente:  actualidad.rt

Documentar el imperialismo e intervencionismo yanki es utilísimo para mostrarlo como un hecho objetivo.  De las 248 conflictos armados consignados, han intervenido en 201, se les han escapado 47, han actuado en el 81 %, en 4 de cada 5.

«Desde el final de la Segunda Guerra Mundial ha habido 248 conflictos armados en 153 zonas del planeta. EE.UU. participó entre el final de la Segunda Guerra Mundial y 2001 en 201 operaciones militares en el extranjero», entre las cuales las más amplias se llevaron a cabo en Afganistán e Irak.

Otros datos sobre el militarismo yanki:

  • es responsable del 41% del gasto militar total del mundo
  • destina al Ejército un billón de dólares
  • y mantiene entre 700 y 1.000 bases militares en 100 países

Y como esto les parece poco:

El Departamento de Defensa de EE.UU. insiste en que la financiación «es insuficiente» y cree que hay que dejar de reducir el gasto militar, aumentar su presencia militar en el mundo y fortalecer las capacidades militares de los aliados, entre otras medidas. 

Además, los mismo expertos recomiendan, en caso de guerra, hacerse militar con el siguiente razonamiento:

Además, los expertos señalan que alrededor del 90% de las muertes en estas guerras son de civiles. «La proporción de civiles fallecidos y los métodos de clasificación de los muertos civiles están a debate, pero las bajas entre la población civil en estos conflictos armados constituyen el 90% de todas las bajas causadas por la guerra», reza el informe, que precisa que «a cada combatiente muerto en la batalla le corresponden unos 10 civiles asesinados».

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed