Archive for movimietno 15M

Yayoflautas dice no a los señores de la guerra en Sol

Os invitamos a un nuevo acto para protestar contra la feria de armas de HOMSEC que se celebrará en marzo.

Lo convocan YAYOFLAUTAS MADRID y colabora DESARMA MADRID.

Os esperamos:

 

Share

Los ecologistas no son el enemigo

Imagen de Lur Rusines

Imagen de Lur Rusines  Titulada:  Desobediencia.

Fuente:  La Marea.

Os recomendamos la lectura del artículo de Olivia Carballar en La Marea.

Cualquier lucha ecologista, feminista, pacifista, pro tercer mundo, animalista, … corre el peligro de ser interpretada como una lucha contra los intereses económicos de uno u otro pueblo, ciudad o país.  ¿Quién nos dará empleo si la gente no viene a visitarnos para ver cómo se mata a un toro, de qué viviremos si no es de empleados de una base militar, no os dais cuenta de que si filtráis que nuestro agua tiene mercurio será peor para todos, para nuestras ventas de hortalizas, para el turismo, …?

Cualquiera que lucha por la mejora de cualquier aspecto de la sociedad se ha quedado estupefacto cuando alguien bienintencionado (de los malintencionados ni hablamos) le acusa de ser el enemigo de los intereses del común.

Los pacifistas lo que queréis es que nos invadan, el ecologismo impide el desarrollo de los pueblos, el feminismo amordaza al hombre y sus sentimientos, los animalistas no pensáis en los humanos, antes nosotros que el Tercer Mundo, …

Olivia Carballar nos lo deja muy claro en su artículo:  los ecologistas no eran el enemigo.  El enemigo era una industria minera irrespetuosa con el medio ambiente y los habitantes de la zona, el enemigo eran unas administraciones que miraban para otro lado.

En este blog siempre hemos apostado por los movimientos sociales.  Ellos son los que verdaderamente defienden lo que queremos defender y son los verdaderos actores de la lucha social por una defensa de la Seguridad Humana y la Seguridad Ecológica:  medio ambiente, educación, salud, empleo, etc.  Y lo hacen con metodologías de acción noviolentas y promoviendo la participación desde la base.  En muchos movimientos de base la gente colabora con su tiempo libre, con su propio dinero, con sus vacaciones, con lomejor de sí …

Sus desobediencias son las semillas de un futuro más justo, más ecológico, más humano, más pacífico.  No son chiquilladas o cabezonerías.  No son bravuconadas.  Son muestras de un alto compromiso personal y político que se expresa en grupos en los que no se quiere conquistar el poder, sino ejercerlo en común y desde la base; en los que no se busca llegar a la cumbre de la pirámide sino compartir responsabilidades y trabajos.

Conviene recordarlo.  Recordarlo y apoyarles, animarles, sonreírles.

Share

¿Debe Utopía Contagiosa renunciar al pacifismo?

Imagen de Álvaro Herráiz San Martín

Después de más de dos décadas como grupo pacifista, antimilitarista y noviolento, Utopía Contagiosa se está planteando si debe renunciar al pacifismo.  (O, quizá, lo que ocurre es que el pacifismo, con intereses meramente electorales, está siendo invadido por militares y militaristas).

¿Por qué?

Bien claro.  En múltiples charlas, debates, conversaciones privadas, los militares y los militaristas de PP y PSOE nos han explicado, airados, que ellos son los primeros y los mayores pacifistas sobre la faz de la tierra.  Ante nuestra perplejidad (hace años) y nuestra hilaridad (recientemente) nos han intentado convencer de que:

  • Los militares son los que menos quieren la guerra porque serían los más expuestos en una.

Nosotros, con paciencia, hemos dicho que no se hiciesen los mártires, que en las guerras modernas los militares mueren mucho menos que los civiles, cuestión que es altamente falsa según nos cuenta ABC.

  • los militares son los que más trabajan por la paz, pues con sus ejércitos, bombas e invasiones, evitan que la guerra llegue al interior de nuestras fronteras.

Nosotros, con temple, hemos argumentado que su “trabajo por la paz” es construir día a día un mundo más injusto en el que los conflictos internacionales se resuelven (es decir, no se resuelven nunca) por la ley del más fuerte, que sus ejércitos fueron los que nos tuvieron durante 40 años en la paz de la dictadura, que sus invasiones en guerras prefabricadas e injustas son una de las causas, repetimos, una, de los atentados de Madrid o de la crónica inseguridad mundial.

Hemos demostrado que el gasto en defensa militar priva a las sociedades de oportunidades de desarrollo social justo y respetuoso con el medio ambiente.

Pero ellos se dicen a sí mismo pacifistas. Y si ellos son pacifistas ¿nosotros somos pacifistas?

Ahora nos salen, por ejemplo, en La Vanguardia tildando a Julio Rodríguez, uno de los últimos fichajes de Podemos, como el general pacifista.

¿Pacifista?

Nos recuerda El Mundo que Julio Rodríguez se hizo militar con el ejército franquista, y lo hace con unas frases, atribuidas a un compañero suyo, muy curiosas:

A Julito El Rojo, su alias entre los pilotos de la academia general del Aire, las ideas conservadoras mamadas en la casa familiar desde la infancia apenas le influirían. Aunque sí le valdrían en sus inicios, especialmente para entrar en la academia del Aire. “Éramos todos unos carcas y unos franquistas.Y Julio también”, recuerda un compañero suyo de estudios. “Ten en cuenta que para entrar en la Academia, aparte de los exámenes de ingreso, tenías que demostrar tu afinidad a Franco y al Movimiento Nacional. Pero a Julio no le hizo falta demostrar nada porque era el hijo de Fuciño (mote por el que era conocido su padre, aviador del Ejército Nacional durante la Guerra Civil)

Hasta hace poco estaba en el Foro Milicia y Democracia, Foro que busca lavar el nombre de la Unión Militar Demócrata, en la que Julio Rodríguez no se apuntó:

Él, sin embargo, nunca llegó a afiliarse ni perteneció a la UMD (Unión Militar Democrática), grupo clandestino creado en 1974 dentro del Ejército para combatir la dictadura de Franco (“Más le valió porque, de haberlo hecho, jamás hubiera llegado a general”, dice el teniente coronel de Infantería Fernando Reilens, de la UMD), pero sí tuvo actitudes y comportamientos que demostraron entonces su afinidad ideológica y política con este grupo de militares. Lo recuerda José Ignacio Domínguez, antiguo miembro de la UMD y compañero de Julio en el Ejército del Aire: “Fue durante su destino en la base de Manises (Valencia) como capitán en el Ala 11. Allí trasladaron a un grupo de compañeros de la UMD que estaban detenidos para que cumplieran sus arrestos en este cuartel, en el Pabellón de Oficiales, y Julio tuvo el valor y el detalle de ir a saludarles. Aquello fue muy comentado entre los oficiales”.

Solidario, como se ve, hasta donde llega el saludo, pero más preocupado por su carrera que por la coherencia de sus ideas “de izquierda”.

Pero sigamos con los detalles del pacifista Julio Rodríguez:

Hay que ser conscientes que el general ha participado, como alto mando, en los muy pacifistas gobiernos de Aznar, Zapatero y Rajoy.  Es corresponsable, cada vez más porque sus cargos eran cada vez más influyentes, en las múltiples incursiones militares españolas en países extranjeros, en el despropósito del crecimiento ingente de la deuda militar por los Programas Especiales de Armamentos (PEAS) que han hundido financieramente al Ministerio de Defensa, en la ocultación del Gasto Militar ingente en España,  de la alianza hispano-americana, de la participación de España en la OTAN, … ¿acabó con la macrocefalia endémica del Ejército español cuando pudo?, ¿hemos dejado de tener 1 mando por cada 2 soldados?, etc.

Siendo corresponsable de todo ello, tan sólo se ha sabido que era pacifista cuando decidió acabar su carrera militar y lanzarse a la política.  No es lógico ni coherente desde la perspectiva pacifista.  ¿Por qué no dimitió?, ¿por qué no protestó?

¿Cuál es el bagaje pacifista de Julio Rodríguez?, ¿tal vez hacer la guerra o prepararla?.

No hay ningún respeto al movimiento pacifista.

Los medios de comunicación y los partidos políticos no tienen ningún respeto al movimiento pacifista.  ¿Se atreverían a decir que el presidente de las eléctricas o de las nucleares es ecologista, se atreverían a titular que un machista es feminista, …?  No, ¿verdad?

Sin embargo, con el pacifismo todo vale, no hay ningún rigor ni ninguna crítica.

Este general ha promovido durante más de 40 años el militarismo.  Y el militarismo no es neutro y, mucho menos, pacifista.  El militarismo promueve la violencia directa, estructural y cultural, la dominación como metodología y como fin último.  El militarismo impide el desarrollo social en España y en el Tercer Mundo, crea y exporta guerras, fomenta dictaduras.

¿Y Podemos, es tan pacifista como e General o más?

¿Por qué Podemos no da el visto bueno a su círculo antimilitarista, que ha respetado las reglas internas de debate e inscripción?

Y mientras, este círculo Pacifismo y Alternativas de Defensa entra en su séptimo mes sin ser validado, cuando la “secretaría de organización” se comprometía a hacer lo propio en un mes ya por abril con el grupo de 30 círculos sectoriales pendientes de ese trámite, entre los que aún nos encontramos. Tal vez cosas como este nombramiento a dedo lo expliquen todo.

¿Por qué Podemos no invita a su círculo antimilitarista a participar en igualdad con su círculos y personas militaristas?

¿Por qué Podemos se salta la democracia interna e impone en una buena posición a Julio Rodríguez en sus listas en Zaragoza?

¿Cómo ha decidido democráticamente Podemos que se van a respetar los acuerdos con la OTAN?, ¿en qué foro, con qué votaciones, con qué participación, con qué resultado?  Porque si nada de esto queda claro, parece que Podemos, cada vez más, en temas de Defensa, está más al lado de la casta y toma una deriva muy parecida a la del PSOE en los años 80 con aquel OTAN, de entrada no.

¿Puede un partido ser pacifista cuando encumbra a militaristas tan prestigiosos? ¿cuando su programa propone también el militarismo?

Posiblemente Podemos gane votos por la derecha (ellos lo llaman el centro) con la incorporación de Julio Rodríguez en sus filas, pero con mayor seguridad van a perder votos del movimiento social llamado pacifismo y de todo lo que representó su lucha horizontal y desobediente.  Posiblemente todo esto nos huele mucho a épocas ya vividas con decepción por la traición del PSOE. Tal vez estemos a un paso de alertar de que votar a Podemos con una pinza en la nariz es tan poco coherente como el propio pacifismo de Podemos.

¿Debe Utopía Contagiosa renunciar al pacifismo?

Pensamos que no.  Pensamos que debemos denunciar los intentos interesados y militaristas de ocupar este término que les es antagónico. Su pacifismo es también parte del enemigo contra el que hay que seguir en lucha social.

Share

¿Qué piensan los mandos militares?

Fuente:  El Confidencial Digital.

En un marco incomparable:  el Centro Superior de Estudios de la Defensa (CESEDEN) y presentando el trabajo del IEEE titulado:  “Cultura de Seguridad y Defensa:  fundamentos y perspectivas de mejora”, se reunieron altos mandos militares, expertos, políticos y profesores universitarios para analizar las cuestiones de seguridad en España.

Siempre que se habla de cultura de defensa nos sentimos encadenados con la indeleble cadena de la trampa, porque sólo se puede hablar de lo que los militares y militaristas quieren, cuando ellos quieren y como ellos quieren. Por supuesto con exclusión de las ideas y personas que ellos quieren. Todo un plato a la medida.

Reproducimos a continuación algunas de las opiniones militaristas que se barajaron  (con las oportunas anotaciones nuestras, que no fuimos invitados para la glosa y que parece que no nos interesamos en la cultura de Defensa):

  • Es incomprensible (opinión vertida por un general tal vez poco informado) que Interior tenga bastante más presupuesto que Defensa, cuando hace cinco años casi estaban a la par.

A este general habría que recordarle ( o desenmascararle, pues a lo mejor no está desinformado) que el presupuesto del Ministerio de Defensa acaba multiplicado por 4 por la habilidad contable de nuestros políticos del PP y del PSOE que, legislatura tras legislatura, se dedican a esconder gasto militar en 12 de los 13 ministerios existentes, a ocultarlo en otros rubros presupuestarios (Casa del Rey, Cortes Generales, Organismos Autónomos militares, Clases Pasivas militares, …), y aspectos que, a pesar de que la OTAN los considera gasto militar, nuestros políticos y generales ocultan, así como también ocultan la ingente deuda militar generada por las políticas de compra de armas.

Además, habrá que recordarle que casi la mitad del presupuestos del Ministerio del Interior va a Guardia Civil, que como todo el mundo sabe es un cuerpo militar y por tanto debería engrosar el presupuesto oficial destinado a gasto militar.

  • Para conseguir que el pueblo español sienta más de cerca la cultura de defensa, los militares deben volver a llevar con normalidad el uniforme por las calles.

Y es que parece que aún quedan muchos nostálgicos del anterior régimen en el que todo lo que llevaba uniforme campaba por las calles (y creían que las calles eran suyas) y los que ínbamos sin uniforme éramos susceptibles de ser considerados enemigos internos, quintacolumnas judeomasónicas o simples pringaos de medio pelo.

Además, habrá que recordar que, dado que se han apropiado de las palabras y de sus significados, una cosa es la cultura de defensa (propia de los militares y de los violentos) y otra es la cultura de paz (opuesta a la anterior y que, posiblemente, tenga más acogida en la ciudadanía.

  • Que en los trabajos “civiles” haya hombres y mujeres reservistas que pasen unas semanas al año actualizando su preparación.

Fenómeno.  Ahora que la cuestión del trabajo está tan bien para los de abajo, lo que más animaría sería ver que sus posibles plazas las ocupan reservistas militares. Y de paso que les intenten de nuevo disciplinar y meter en cintura.

  • Que las televisiones emitan series y películas con temática militar.

Alucinante.  No sabemos qué televisión verán.  ¡Si en todas las cadenas la temática bélica y violenta es el pan nuestro de cada día!

  • Quien tiene que promover la cultura defensa entre los españoles no es el ministro de Defensa o el de Educación, sino el presidente del Gobierno, debido a que es un tema de Estado.

Otra vez con la cuestión de que la Defensa es una política de Estado.  Desvelemos, nuevamente, que para ellos política de Estado es sinónimo de conservadurismo, inmovilidad, privilegios adquiridos, pactos entre las élites extractivas, política vedada al debate y cambio de ideas, etc.

Quizá la gente no está por esta categorización y aspire más bien a que la política de Defensa sea un tema ciudadano, de todos y todas, en el que se nos consulte, en el que podamos decidir libremnente. ¿preferiríamos defender lo que ellos quieren defender?

  • Es necesario que los dirigentes políticos españoles adquieran una mayor cultura de seguridad y hablen con normalidad de los temas de defensa.

Pero, hombre.  Si no les dejáis.  Si las informaciones y los debates en la Comisión de Defensa del Congreso se hacen dando informaciones el día de antes o en el mismo momento; si no se aceptan opiniones divergentes; si la Directiva de Defensa Nacional, máximo documento que rige la política de Defensa en cada legislatura, se presenta en las Cortes una vez ya aprobado, simplemente para que lo conozcan los parlamentarios; si los dirigentes son todos sin excepción coptados del partido militarista tácito español, transversal a las formaciones políticas; si en el caso de que alguien cuestione algo le atizáis el rollo de que es un antisistema o un perroflauta …

  • Es imprescindible ofrecer más contenidos sobre la seguridad de España en los colegios en los niveles de primaria y secundaria, un terreno en el que se ha avanzado poco. Ya hay un acuerdo técnico entre Defensa y Educación al respecto, pendiente de firma. La presencia de estos asuntos en las universidades sí que ha subido.

Eso sí, hay que aleccionar en colegios e institutos.  Dado que perdieron la oportunidad de adoctrinar en el Servicio Militar Obligatorio, es menester amaestrar en el militarismo y la violencia en edades más tempranas para evitar juicios críticos y objeciones varias.  Quizá estaría bien con el bautismo en la única religión obligar a inscribirse en la reserva militar a los recién nacidos para que luego recibiesen su confirmación en la fe militar en la juventud.

  • Hay que utilizar el patrimonio histórico –los museos- para conseguir acercar a los ciudadanos a la cultura de defensa. Para ello se necesitan más medios y utilizar un lenguaje moderno, que llegue.

Si, como decía Paco Ibáñez, “cuando la fiesta nacional, yo me quedo en la cama igual, que la música militar nunca me supo levantar”, imagínense con los museos militares.

Y no es cuestión de lenguaje, ni de que éste llegue.  Quizá ya llegó y no gustó.

  • La sociedad española sigue ajena a la importancia que tienen los temas de seguridad en sus vidas.

Estamos totalmente en desacuerdo.  La sociedad española ha demostrado, especialmente en los últimos años, que tiene mucho interés y se moviliza mucho por su seguridad alimentaria, energética, económica, en materia de salud, ambiental, política, etc.  ¿Recuerdad el 15-M y todas las actuaciones sociales que han tenido que ver con todos estos enfoques de seguridad?  Seguro que sí.

Lo que parece que la sociedad española no acaba de aceptar es su cultura de defensa militarizada, violenta, elitista, no participativa, delegadora.

  • La percepción del riesgo y las amenazas en España es muy baja, en muchos casos inexistente.

Salvo los riesgos que citábamos en el punto anterior que se perciben con mucha nitidez, pero que nuestros políticos y militares se esfuerzan en negar y en abordar porque prefieren los cañones a la mantequilla.

  • Anécdota contada por un general: Obama le dijo a Rajoy que primero es la defensa y luego la economía.

Claro.  Esto es así si lo que queremos es mantener un imperio.  Si pretendemos una política basada en el paradigma de cooperación-noviolencia, lo primero es la solidaridad, luego la economía y la defensa militar ha de tender a cero.

Share

101 propuestas pacifistas para los programas electorales

Imagen de Portaldelsur.es

Va llegando el momento de proponer, escuchar, debatir y decidir qué propuestas van a llevar los partidos políticos a los ciudadanos.  ¿También en materia de Defensa?.

Suponemos que, como siempre, serán muy pocos los partidos que tengan un verdadero interés por consultar a las ongs sobre sus respectivos campos de trabajo.  Sin embargo, quizá las izquierdas IU, PODEMOS, EQUO, …, tengan a bien detenerse a analizar las siguientes 101 propuestas en política de Defensa.

Son 101.  Son muchas.  Lo cual quiere decir que hay mucha tela que cortar en este asunto.  Sobre todo, teniendo en cuenta que normalmente es un tema que no se suele debatir mucho, ni con mucha profundidad.  De la misma manera, son una referencia importante los 17 epígrafes que proponemos y que marcan los 17 aspectos sobre los que deberían debatir los partidos políticos y los ciudadanos y que, hastala fecha, pasan desapercibidos entre genralidades y brindis al sol.

Que sean 101 propuestas no significa que sean todas las que se podrían realizar en Defensa.

Esperamos que sean útiles y que se debatan.  Por nuestra parte, estamos dispuestos a ambas cosas con quien lo solicite.

Al final, hay una pequeña bibliografía, que pensamos que puede ser de ayuda.

 

101 PROPUESTAS ELECTORALES EN  POLíTICA DE DEFENSA

1.-  Objetivos de la Defensa.

1.1.  Transarme.  El objetivo fundamental de esta propuesta es iniciar un proceso de transarme (doble política consistente en, por un lado promover la desmilitarización progresiva de la defensa, y, por otro, promover una política defensiva noviolenta) que tiene como objetivo a largo plazo desmilitarizar por completo la política de seguridad y enfocarla a la segridad humana..

1.2.  Diseñar un mecanismo participativo socialmente de evaluación anual de las necesidades de la Defensa y adecuar con él el proceso de transarme.

1.3.  Establecer una Secretaría de Estado de Transarme y otra de Defensa Noviolenta en el Ministerio de Defensa.

 

2.- Democratizar el planeamiento de la defensa

2.1. Democratizar la elaboración de la Directiva de Defensa Nacional (DDN)

2.2. Información y control parlamentario de todos los pasos del planeamiento de la Defensa.

2.3. Fomentar la participación social en el planeamiento de la Defensa y en el Consejo Nacional de la Defensa

2.4. Debate y formación social sobre la seguridad humana como alternativa a la defensa militar.

2.5.-  Debate social sobre de qué nos tenemos que defender y cómo.

 

3.- Economía de la Defensa.

3.1. Someter a un estricto control los Presupuestos Generales del Estado en materia de Defensa:

  • Cuantificando todo el gasto militar disperso en diversos ministerios y organismos autónomos.  Luego unificándolo en los presupuestos del Ministerio de Defensa.
  • Sometiendo a criterios civiles normalizados todo el presupuesto militar, sus contratos, su gestión y su auditoría.
  • Auditoría ciudadana del gasto militar, la política de inversiones, compras y contratos.
  • Congelando los Programas Especiales de Armamento y auditando la deuda que generan.  Luego reducirlos.
  • Desinversión militar del Estado en empresas militares
  • Reforma legislativa para que el gasto militar y los organismos militares tributen en los tributos locales, autonómicos y estatales oportunos y para el pago de las tasas que correspondan.
  • Fomento de modalidades ciudadanas de fiscalización de la economía de la Defensa, asícomo de la Objeción Fiscal y laboral.

3.2. Liquidación del Gasto Militar:

  • Transparencia del Gasto Militar en las liquidaciones.
  • Utilización del criterio OTAN para la cuantificación del Gasto militar efectivo
  • La IGAE debe establecer recomendaciones para la correcta imputación y transparencia del Gasto Militar.
  • Prohibición por ley de aumentar las partidas militares por medio de créditos extrapresupuestarios o de acceso al Fondo de Contingencia.

3.3. Cuantificar, publicitar y establecer alternativas a la deuda militar generada hasta la fecha

3.4. Reducción del Gasto Militar real en un 30% del actual.

3.5. Reconversión mediante transferencias del Gasto Militar reducido hacia Gasto Social prioritario

3.6.  Promover que el Estado no contrate con Banca no Ética que dedique inversiones a lo militar.

3.7.  Habilitar una partida presupuestaria para educación por la paz a nivel estatal, de comunidades autónomas y de ayuntamientos.

 

4.-  Acabar con el despilfarro militar.

(Por ejemplo, las siguientes medidas, no es exhaustivo):

4.1.  Supresión de la Guardia Real.

4.2.  Supresión de la Patrulla Aspa, la Patrulla Águila y Patrulla Acrobática de Paracaidismo.

4.3. Supresión de las subvenciones para vuelos y apartamentos de vacaciones de militares.

4.4.  Suprimir las subvenciones para la peregrinación a Lourdes de militares.

4.5.  Suprimir las campañas de publicidad de las Fuerzas Armadas.

4.6.  Suprimir los campeonatos militares de tiro y otras pruebas de competición.

 

5.- Efectivos:

5.1. Rebajar los efectivos militares a 65.000 efectivos, cantidad operativa en la actualidad según el M. de Defensa

5.2. Reducción de Altos mandos hasta una ratio de 1/10

5.3.  Reducción de cupos de admisión en las Academias Militares para oficiales y suboficiales.

5.4. Generación de planes de reconversión de empleos militares e incentivos a actividades socialmente útiles.

5.5.  Garantizar un nivel asistencial, de provisión social (jubilaciones, etc..) e inclusión suficiente para las personas dependientes de forma directa en la actualidad del sistema de defensa militar (jubilados, familiares con derechos de prestaciones, etc.) para evitar que actúen en contra del proceso y para respetar sus derechos como ciudadanos.

5.6.  Desmilitarización de la Guardia Civil.

 

6.- Defensa y política exterior

6.1. Cese del intervencionismo militar

6.2. Salida de la OTAN

6.3.- Denuncia de los acuerdos militares vigentes con EE.UU y de los acuerdos relativos a las bases americanas en territorio español.

6.4.- Cancelación de todas las intervenciones y planes relativos a las fronteras avanzadas

6.5.- Reconversión de todas las partidas y actuaciones destinadas a organismos internacionales militares y a cooperación militar hacia la consecución de los Objetivos del Milenio y a programas de cooperación destinados a tal fin.

6.6.- Fomentar la política de Seguridad Humana en la UE y en los diversos foros internacionales en que se participa.

6.7.- Desmilitarizar el enfoque militarizado de la política migratoria y de refugio y asilo.

6.8.- Promover programas de alto el fuego y desmilitarización en lugares en conflicto.

6.9.- Financiar y desarrollar políticas de acogida de refugiados y desertores de las guerras.

6.10. Cancelar la presencia española en los foros militares e instrumentos destinados a la Política militar de la UE

6.11.  Promover el cierre de la Agencia Europea del Armamento.

6.12.  Promover la desmilitarización de la PESC.

6.13.  Promover la reconversión de la industria militar europea.

6.14.  Imponer impuestos por la paz a las industrias armamentísticas europeas hasta su reconversión.

6.15.  Progresiva reducción de los cuerpos de intervención rápida europeos.

 

7.-  Defensa e industria

7.1.- Normativa estricta sobre incompatibilidades para prohibir las puertas giratorias en materia militar-industrial

7.2.- Desincentivar el comercio de armas mediante una normativa restrictiva que impida que España se convierta en una potencia exportadora de armamentos y que se promueva o fomente la guerra y el uso de armas a escala mundial

7.3.- Renegociar a la baja los Programas Especiales de Armamentos comprometidos (PEAS I)

7.4.- Cancelar definitivamente todos los programas y propuestas de PEAS II

7.5. Incentivar mediante estímulos económicos y prohibiciones legales la reconversión de la industria militar hacia necesidades y oportunidades civiles y socialmente útiles.

7.6. Prohibir la subvención pública de la industria militar.

7.7. Desmantelar el polo militar industrial y reorientar sus empresas y capacidades hacia otros sectores, principalmente encaminados a la economía social y verde.

7.8.  Desmilitarizar la I+D+i nacional.

7.9.  Promover la desmilitarización de todas las empresas en las que participa la SEPI.

7.10.  Prohibir el uso militar de drones y robots.

7.11.  Invertir en economía social y ecológica sostenible en las zonas dependientes del monocultivo militar.

 

8.- Militarismo y territorio

8.1. Catalogar todos los bienes inmuebles pertenecientes o adscritos a la Defensa o Guardia Civil.

8.2. Plan de reconversión de propiedades militares a usos civiles

8.3. Establecer un Plan de Choque para poner a disposición de políticas sociales de vivienda los inmuebles militares.

8.4. Revisar la legislación vigente sobre zonas de interés para la defensa y supeditar éste a los intereses sociales.

8.5. Suprimir el INVIED y crear una Agencia civil encargada de enajenar o revertir a usos civiles el patrimonio militar excedente.

8.6. Suprimir los campos y polígonos militares de entrenamiento.

8.7. Desmilitarización de los Espacios Naturales:  transferir los espacios naturales en propiedad del Ministerio de Defensa a organismos civiles de gestión de la Red Natura.

 

9.  Organismos Autónomos Militares

9.1.  Auditar los Organismos Autónomos Militares.

9.2.- Transferir sus competencias e infraestructuras a organismos civiles.

9.3. Desmantelar los complejos más indeseables, como el Instituto Tecnológico de La Marañosa.

 

10.  Ciberdefensa.

10.1.-  Suprimir el Mando Conjunto de Ciberdefensa y todas las actuaciones de este tipo.

 

11.  Cultura de la Defensa.

11.1.  Suprimir todas las fiestas militares y la militarización de las fiestas y simbologías civiles.

11.2.-  Fomentar la educación para la paz y el abordaje noviolento de los conflictos en los planes de estudio.

11.3.  No subvencionar centros de estudios o think tank militaristas.

11.4.  Promover la resolución noviolenta de conflictos a todos los niveles sociales.

11.5.  Estimular la cultura de paz mediante el impulso de centros de estudios específicos y el apoyo a los movimientos sociales y noviolentos.

11.6. Fomentar la difusión de la seguridad humana y las alternativas noviolentas.

 

12.  Un Estado dentro del Estado

12.1. Desmilitarizar la Unidad Militar de Emergencias.  Reconversión de efectivos y materiales a otros ministerios

12.2.  Suprimir la sanidad militar y transferir todas las prestaciones sanitarias al sistema nacional de salud ordinario.

12.3.  Transferir al Ministerio de Sanidad la Farmacia Militar.

12.4.  Suprimir todas las prestaciones asistenciales y sociales militares y asimilar a los militares y sus familiares al resto de ciudadanos.

12.5.  Transferir ISFAS al sistema de seguridad social ordinario

12.6.  Suprimir la Justicia Militar y la legislación especial militar

12.7.  Suprimir los Centros Universitarios de la Defensa.

12.8.  Transferir el SEPRONA, con su personal e infraestructuras, al Ministerio de Medio Ambiente.

12.9.  Reconvertir a uso civil las piscinas y centros deportivos militares.

12.10.  Transferir a uso civil todo el equipamiento cultural (museos, castillos, …) de Defensa.

 

13.  Comisión de Defensa y Parlamento

13.1. Dotar a la Comisión de Defensa de verdaderas capacidades de participación, propuesta y control de la política de defensa.

13.2. Establecer un plan anual de trabajo de control para dicha Comisión.

13.3.  Establecer un calendario de informaciones del Ministerio de Defensa a la Comisión de Defensa sobre cada uno de los capítulos de su política militar y de la política noviolenta.

 

14.  Consejo de Defensa Nacional.

14.1.-  Modificar la composición del Consejo de Defensa Nacional quitando el peso actual de los ministerios de interior y defensa e incorporando sectores sociales pluralistas que puedan contribuir a la consecución de los Objetivos del Milenio.

14.2.-  Modificación de todos los órganos consultivos y asesores en materia de defensa para hacer participar a la sociedad civil.

 

15.  Militarismo y Medio Ambiente.

15.1.  Calcular la huella ecológica de la Defensa.

15.2.  Promover planes para disminuir su huella ecológica.

15.3.  Promover en países de nuestro entorno intercambiar ayuda en Seguridad ecológica y obtención de los Objetivos del Milenio por reducción de armamento.

15.4.  Promover en la Unión Europea el establecimiento de impuestos ecológicos contra el cambio climático debido a los ejércitos.

 

16.  Desmilitarizar la Casa del Rey.

16.1. Suprimir todos los cuerpos militares de la Casa del Rey.

 

17.  Suprimir el Centro Nacional de Inteligencia.

17.1.   Suprimir el CNI

17.2   Reconvertir sus instalaciones y personal a sectores socialmente útiles.

 

Bibliografía recomendada:

 

 

 

 

 

 

 

Share

¿Ministerio de Defensa para PODEMOS?

Imagen de Círculo Pacifismo y Alternativas de Defensa

Fuente:  El Confidencial Digital y El Confidencial Digital.

Doble gran sorpresa las que nos llevamos.  Según El Confidencial, Podemos pretende reclamar la cartera de Defensa en el caso de un hipotético pacto con el PSOE, y Pedro Sánchez parece no tener ningún interés por este ministerio.

Vamos por partes, primero el tema de Podemos y su cartera de Defensa:

  • Nos resulta raro el interés de Podemos por dicha cartera:  han tenido, más bien, un discurso disperso en este tema.  Han potenciado su círculo de Militares y no han hecho mucho caso a su círculo de antimilitarismo.  Sus reuniones con militares y militaristas son cuantiosas y publicitadas, aunque no hemos oído nada de reuniones con antimilitaristas.  ¿Dónde está entonces la crítica y lo alternativo?    Realmente, no nos lo esperábamos, no han mostrado muchas intenciones de comunicarse con los pacifistas y esta idea de asumir Defensa no parece augurar ninguna buena intención.
  • Los militares desconfían de ellos y por eso intentan, una y otra vez, convencerles de la bondad de sus métodos violentos y su estilo de vida.

Los cambios profundos que pretende aplicar la formación en el mundo castrense han generado inquietud en ambientes militares. Tanto que incluso algunos diseñaron una operación de acercamiento a Podemos para conocer en profundidad sus posturas e intentar inculcarles cierta ‘cultura de Defensa’.  (…)

Esos acercamientos con la formación de Pablo Iglesias ya se han producido, según ha confirmado ECD. Los han protagonizado ex altos oficiales, ya en situación de reserva, y han sido seguidos muy de cerca –de hecho han sido “casi como un encargo” sostienen las fuentes consultadas- por generales en activo.

El resultado de esas conversaciones no es nada halagüeño, a juicio de estos mandos. Quienes han estado involucrados en ellas confiaban en lograr un entendimiento tras constatar que Pablo Iglesias había ido, poco a poco, suavizando en público su posición antimilitarista.

  • Con todas estas presiones, ¿estará a punto de pasar lo que ya ocurrió con el PSOE y con IU, es decir, que quedasen encantados con las paradas militares y con la sensación de poder que da que todo un escuadrón con sus mandos al frente se pongan en firmes y saluden cuando pasa un diputado revista?  Si así fuese, ¿de qué valdría la llegada de Podemos al poder?  ¿En qué se quedaría la reforma de lo militar?
  • Argumentan una razón de fondo:

razones de estrategia, imagen y prestigio: si consiguen imponer en las Fuerzas Armadas los cambios que preparan, se habrá lanzando al mundo el mensaje de que su nuevo modelo de sociedad es posible. “Si los militares asumen el cambio, el pueblo también”, llegan a decir.

  • Podemos ha sido críptica en lo concerniente a lo militar, ¿cuáles serán esos cambios que preparan y que luego traspasarán a la sociedad?  ¿Mayor transparencia, auditar los gastos, dotar de democracia a la institución militar?

Su modelo, explican, es un ejército mucho más austero y cuyas misiones –sin descartar compromisos internacionales ya adquiridos- se ajusten más al modelo de la Unidad Militar de Emergencias. Un ejército “que ayude al pueblo”. Más misiones humanitarias y menos operaciones bélicas, con una “concepción puramente defensiva”. Menos gasto en Eurofighters, misiles de última generación, fragatas o submarinos.

Sin embargo, no se habla de una revolución militar. Como explican las fuentes consultadas, Podemos es consciente de que unos cambios tan profundos deben acometerse de manera cuidadosa y hasta cierto punto, consensuada. De ahí que estén buscando –de momento sin éxito- un ex militar de cierto prestigio para que se sitúe al frente de Defensa y lleve a cabo la transición.

Parece que no van a ir ni siquiera lo lejos que antes hemos detallado:

celebrar un referéndum para la elección del JEMAD, la supresión de las academias de suboficiales, la desaparición del régimen disciplinario militar, adecuándolo a los códigos de conducta que rigen a otros funcionarios de la administración.  (…)

revisión total de las cuentas de Defensa, así como una reorganización de la deuda procedente de los programas especiales de armamento, sobre todo de aquellos que acumulan grandes sobrecostes.

  • Parece que la reforma que se plantea Podemos no pone en tela de juicio el militarismo, sino que se quiere hacer desde dentro, con un ex oficial que sería el Ministro de Defensa.  También parece que los militares contactados les han dado un tajante no.

Por otro lado, el desinterés de Pedro Sánchez con el Ministerio de Defensa:

  • No encaja bien con la política que ha llevado hasta ahora el PSOE, de la mano con el PP.  Defensa ha sido una cartera que se han ido turnando para hacer ambos lo mismo que habían criticado al otro, todo ello desde lo más rancio del militarismo.
  • También está siendo presionado Sánchez para que una cartera tan sensible no caiga en manos de los podemitas y continúe en las de quienes no han negado ningún capricho a los militares.  Las presiones a Sánchez le llegan desde lo militar pero también desde sus propias filas, militaristas hasta la médula.

¿Se avecinan cambios en lo militar?  Difícil apuesta.

¿Se deberían producir cambios en la Defensa?  Seguro, y de hondo calado, por su deuda ingente, por sus presupuestos amañados y engañosos, por la militarización de la política exterior y de la investigación y el desarrollo, por el despilfarro militar, por las puertas giratorias, por la necesidad de potenciar el gasto social recortando el gasto militar, etc.

¿Puede renunciar al debate antimilitarista Podemos?

Share

Antimilitarismo y elecciones municipales y autonómicas

Hasta ahora cuando llegaban las elecciones municipales y autonómicas se solía pensar que no era el momento del debate militarismo-antimilitarismo.  Se veían mucho más claro centrar este debate en los comicios generales y en las propuestas generalistas que “ofertaban” los partidos en liza (por cierto siempre referidas a pequeñas reformas cosméticas pero sin entrar en el nucleo de preguntas que el antimilitarismo formula a la sociedad.

Sólo algunos grupos intentaban que se reconociesen como importantes temas muy locales y pegados a sus preocupaciones habituales:  campos de tiro próximos, campamentos militares que molestaban, etc.  Pero un debate más general y pormenorizado no lo habíamos abordado con intenciones de trascender a la agenda de los partidos políticos con fuerza.

Hemos querido ofrecer un material que desvela que lo militar sí afecta al ámbito local y autonómico en gran medida.

Además, con la propuesta que os ofrecemos pensamos que cubrimos, al menos en parte, porque todo es susceptible de ser mejorado, el aspecto propositivo que ha de caracterizar al antimilitarismo y a la noviolencia.  Por ello hay un capítulo de 8 páginas que hemos titulado “Cultura de paz” en el que hay muchas propuestas para construir la paz desde municipios y Comunidades Autónomas tanto antes como durante y después de una guerra.

Como siempre, esperamos que os guste.

Además, agradeceríamos comentarios, enlaces con informaciones de nuevos temas a tratar, propuestas y correcciones para mejorar este trabajo.

Y también quedamos a la espera de que a algún grupo le interese el debate mediante una charla específica con los partidos de su zona.

Antimilitarismo y Elecciones Municipales y Autonómicas 2015 by Colectivo Utopía Contagiosa

 

 

 

 

 

 

 

Share

La noviolencia tiene el doble de efectividad que la violencia

Fuente:  translatedweb.

Nos hacemos eco de una noticia antigua, marzo de 2012, sobre un libro titulado:  “Why civil resistence works.  The strategic logic of nonviolence conflict“, de Erica Chenoweth y Maria J. Stephan.

En ella dicen que han estudiado 323 intentos de cambio de régimen entre 1900 y 2006 y que las campañas violentas tuvieron éxito el 26 % de las veces, mientras que las noviolentas triunfaron en un 53 %.

Los casos son de todas las regiones del mundo, como se comprueba en un mapa disponible en esta url y que pertenece a Gobal nonviolent action database.

Las conclusiones van un poco más allá:

En realidad, No se me ocurre ningún país en el que un movimiento haya conseguido con éxito: usar la violencia para lograr un cambio de régimen establecer después una democracia y frenar el poder dominante del uno por ciento

Es decir, muchas revoluciones violentas han conseguido cambios pero no han sido profundos.

Cuando escribió La Conquista de la Violencia en los años 30, Bart de Ligt no tenía los datos acumulados por Chenoweth y Stephan, o los investigadores estudiantes del GNAD en Swarthmore, Georgetown y Tufts. Pero el revolucionario holandés aún estaba en lo cierto cuando escribió, “Cuanta más violencia, menos revolución.”

Share

Nace el Círculo de Pacifismo y Alternativas de Defensa en Podemos

podemos pacifismo

Bienvenidos.

Ojalá vuestro trabajo sea productivo porque necesario lo es seguro.

Hace tiempo que los militares tomaron ventaja y se presentaron como Círculo en Podemos.  Desde entonces han ido ganando terreno y sus propuestas se han ido difundiendo e, incluso, parece que los actuales líderes asumen algunas o muchas. Nos parecía raro que no hubiera voces discrepantes y tantos silencios medidos.

El debate en todos los partidos políticos sobre los temas de militarismo y antimilitarismo son necesarios y urgentes.  Hace poco hacíamos un artículo titulado ¿Puede renunciar al debate antimilitarista Podemos?.  En él dábamos 14 razones, aunque hay muchas más, claro.

Un partido que pretende ser alternativo a la actual estructura de partidos y que apuesta por ofrecer alternativas polítivas a la realidad injusta y violenta que sufrimos, ha de tomar en consideración, también, a la casta militar, a sus privilegios, sus despilfarros y sus actuaciones habituales que nos llevan a una política internacional intervencionista, violenta e insolidaria.

No son muy válidas ni esperanzadoras las declaraciones de Pablo Iglesias de que si estuviese en su mano saldríamos de la OTAN. Ha hecho otras más desafortunadas aún. Con otros temas es mucho más asertivo y muestra más seguridad. Con los temas de defensa no.

Pero que exista un círculo pacifismo en POdemos quiere decir que hay al menos otro sector que propone una alternativa diferente al sindicalismo militar y que apuestapor dar un paso más y por construir propuestas alternativas desde el paradigma de cooperación-noviolencia. No sólo es necesario criticar a lo militar sino que es imprescindible decir hacia donde queremos llegar y cómo.  Por ello nos agrada mucho la parte final del nombre del Círculo.

Pensamos que este aspecto de las alternativas noviolentas y pacifista será lo que realmente dé calidad al debate en Podemos sobre las alternativas de defensa.

Encantados de que os hayáis animado y desde aquí nuestro ofrecimiento para ofreceros toda la información que esté en nuestra mano para generar debates verdaderamente diferentes a los que nos suelen ofrecer como “debate” del militarismo.

Share

El PP y el PSOE se están cargando la ayuda al desarrollo y desoyen la demanda del 0’7 %

Imagen de Brocco

Fuente:  Cadena Ser.

Recomendamos mucho la lectura completa y atenta del trabajo que ha publicado Pilar Velasco.

Tanto el PP como el PSOE sólo atienden las demandas de los bancos y multinacionales.  Las demandas de los ciudadanos pidiendo políticas sociales parece que les dan urticaria.  Un buen ejemplo es la ayuda al desarrollo y cómo hacen oídos sordos a las peticiones, ya clásicas, de llegar al 0’7 % para ayuda al desarrollo.

El Movimiento 0,7% supuso el despertar de la conciencia social por la lucha contra la pobreza. En 1994 un grupo de jóvenes acampó frente al ministerio de Economía para exigir al Gobierno el compromiso de destinar parte del PIB a los países en vías de desarrollo. Fue el aldabonazo que se convertiría en una verdadera política de Estado. La ayuda en cooperación está en peores niveles que hace veinte años. En 1994 España destinaba el 0,24% del PIB a la Ayuda Oficial al Desarrollo,en 2014 aportará el 0,17%.

Como se puede ver en el gráfico que sigue, da igual que estemos en crisis o que estemos en época de vacas gordas.  Y todo cada vez va a peor.  Eso sí, cada vez tenemos más soldados fuera de nuestras fronteras imponiendo el modo de vida occidental a lo militar.

Veinte años de Ayuda al Desarrollo 1994-2014

Ciertamente, no todos los gobiernos han sido iguales en su desprecio por la reivindicación del 0’7 %, pero ninguno ha dado la talla, sólo Zapatero llego a superar la mitad del 0’7 %, es decir, una verguenza:

Ayuda Oficial al Desarrollo por Gobiernos (1994-2014)

En muchas ocasiones nuestros políticos del PP-PSOE nos imponen recortes aludiendo a que en nuestro contexto europeo así se hace.  Si analizásemos la política de cooperación con estos argumentos, veríamos que aquí parece que no valen porque en el contexto europeo también hacemos el ridículo solidario:

Promedio europeo de Ayuda al desarrollo (1994-2014)

Y el razonamiento de la crisis tampoco es válido porque también la crisis ha afectado, por ejemplo, a Irlanda y ellos sí han tomado la decisión política de mantener su porcentaje de cooperación.

Como es habitual en las contestaciones del gobierno, resulta muy chulesca e insolidaria su contestación ante las preguntas de los periodistas:

Preguntado el ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación por el balance de estos veinte años y los motivos de una caída tan brusca, Laura López, directora de Ayuda Oficial al Desarrollo del ministerio de Asuntos Exteriores responde: “Las circunstancias son las que son, pero hay que ir más allá de esa obsesión por el incrementarismo numérico cuantitativo. Eso está ya fuera de los debates en cooperación, casi nadie habla ya del 0,7%, se habla de otras formas de cooperación y sobre todo en no poner el acento en esa obsesión por el 0,7%”. Desde el ministerio de Exteriores hablan de “exagerar” el recorte e instan a las ONGs a buscar financiación privada o alternativas para no depender de las subvenciones gubernamentales. Recordar que la “obsesión” que apuntan en en el ministerio por el 0,7% fue la cifra fijada por Naciones Unidas. Para la máxima responsable de la Ayuda al Desarrollo “Más allá de los números, hay que optimizar”.

También resulta bastante vergonzoso, interesado y egoísta el que:

el capítulo de transporte e infraestructuras se lleve casi el 10% de la cooperación. Y otro dato llamativo, casi la mitad de los fondos que da España de Ayuda al Desarrollo van al capítulo de Deuda, es decir, “les ayudamos para que nos devuelvan lo que nos deben” aclara gustavo Zaragoza, sociólogo de la Complutense.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed