Archive for Militarismo e historia

Arte por armas

Imágenes de El Confidencial. Muestran las excavaciones ilegales de Apamea (APSA)

Imágenes de El Confidencial. Muestran las excavaciones ilegales de Apamea (APSA)

Fuente:  El Confidencial.

La guerra fomenta el tráfico de armas y viceversa.  También hemos aprendido que la guerra impulsa el tráfico de personas.  Pero los refugiados han tenido, y tienen muchísimas dificultades para atravesar fronteras.  Sin embargo, parece que el tráfico de armas y su intercambio por obras de arte situadas en zonas de guerra controladas por Dáesh no tienen tantas dificultades para llegar a compradores de Estados Unidos, Europa y Asia.

Parece que a todos estos puntos han llegado obras de arte compradas por enamorados de lo bello y antiguo, pero que acaban convirtiéndose en armas para Estado Islámico.

El vínculo parece ser la mafia calabresa italiana, la `Ndrangheta.  Esta mafia usa sus infraestructuras para intercambiar armas (parece ser que, sobre todo, ametralladoras Kalashnikov y lanzacohetes antitanque portátiles RPG, ambos de fabricación soviética).

Todo vale en la guerra e ISIS no sólo destruye templos milenarios sino que no tiene ningún apuro en intercambiar estatuas y diversas piezas de arte por armas.

 “Unas 100.000 piezas de gran importancia cultural para todo el mundo están en (en zonas) controladas por el Estado Islámico”, escribió el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, al estimar que ese negocio le aportaría al ISIS entre 150 y 200 millones al año.

Pero también es necesario señalar que estos 150-200 millones al año, o mucho más porque hay que contar con la mordida que se llevarán los mafiosos, han de salir de manos de ricos potentados de Occidente sin escrúpulos.  No en vano, otra noticia de El Confidencial, de hace dos años nos hablaba de que

Coleccionistas privados de arte «encargan» piezas exclusivas a Estado Islámico.  (…)  Es por esto que el Estado Islámico, el grupo terrorista más rico y sanguinario en la actualidad, está financiando sus actividades con el contrabando de los monumentos y restos artísticos y arqueológicos que subyacen en las tierras de Siria. Ciudades como Apamea, Ebla o Raqqa han sido completamente saqueadas. Las imágenes muestran tierras repletas de agujeros, museos desvalijados o ciudades subterráneas que han perdido todas sus reliquias milenarias. Los combatientes yihadistas han organizado, incluso, sus propias excavaciones. Como en la ciudad de Hasaka, donde una bandera negra custodia la colina donde realizan las obras de extracción ilegales.

Cuando el ISIS (El Estado Islámico de Irak y Siria por sus siglas en inglés) invadió parte de Siria, el pueblo ya llevaba tiempo robando piezas en lugares arqueológicos”, cuenta a El Confidencial Amr Al Azm. Tras imponer su autoridad, los yihadistas dijeron a la población: “De acuerdo, podéis seguir saqueando arte con una condición:  tenéis que pagar una parte proporcional, es decir un impuesto, al Estado Islámico”, explica Al Azm.

Este impuesto se basó en la idea de khums, un tributo(incluido en la sharia o ley islámica) que suponía un 20% de los beneficios totales. Así que los yihadistas visitaban a diario las diferentes excavaciones para recoger “el impuesto de los saqueos” y, así, recaudar fondos para financiar su guerra santa.

Sin embargo, aunque Al Azm asegura que no hay datos oficiales y que es imposible calcular el beneficio económico (se estima que el contrabando ilegal de arte mueve 3 billones de dólares anuales), pronto el ISIS comprendió que era un negocio demasiado lucrativo para compartirlo con otros. Por ello, el “Califato” decidió monopolizar el proceso íntegro de pillaje, prohibiendo a la población civil acercarse a los trabajos arqueológicos. “Desde el verano pasado, están contratando su propio personal, comprando su propia maquinaria. Tienen excavadoras y están trabajando ellos mismos sobre la tierra”, revela Al Azm. De hecho, el robo de arte es el trabajo mejor pagado por el Estado Islámico después del contrabando de petróleo, según fuentes sobre el terreno. “En mi opinión, si han decidido invertir en este negocio es porque el margen de beneficio es lo suficientemente importante como para que unos combatientes yihadistas se pongan a traficar con arte”, asegura el arqueólogo.

Habría que exigir, también, que las obras de arte estuviesen libres de sangre, como los diamantes.

Share

Un parque temático en Teruel sobre armas de guerra

Imagen de James Vaugham

Imagen de James Vaugham

Fuente:  El Diario.

Lo que faltaba para el duro:  hacer negocio por la vía de los parques temáticos y las armas de guerra.  No les vale con tener militarizada media provincia de Zaragoza que aún hay maños que quieren más militarismo.

Manuel Blasco, candidato a alcalde de Teruel por el Partido Popular, ha perdido el oremus.

Su gran idea para ganar las elecciones en Teruel fue crear un parque temático sobre armas de guerra.

Y hay que tener en cuenta que ya existe un precedente:

El origen de Trebuchet Park está en la localidad turolense de Albarracín, donde el historiador Rubén Sáez ha puesto en marcha, como iniciativa personal, un parque en el que muestra reconstrucciones de máquinas de guerra de la antigüedad a escala real.

Su sucesora, Emma Buj, ha tenido que defenderlo ahora.  Son varios los problemas que tiene el proyecto:

  • No es una demanda social, todo lo contrario, es rechazado, por ejemplo, por las asociaciones de vecinos
  • El estudio económico de viabilidad cifra en 42 millones lo que habría que invertir para montarlo.  Y, claro, de dónde se sacarían.  A qué necesidad social se le quitaría el apoyo.
  • Intenta ser una alternativa a la demanda de crear un Museo de la batalla de Teruel, relacionado con la Guerra Civil, y que es una vieja demanda de la ciudad.

Las funciones del espacio serían las siguientes:

A grandes rasgos, el parque se plantea como un espacio donde mostrar máquinas de guerra de varias épocas históricas, así como distinto material e información militar, e incluso con un espacio abierto en el que realizar recreaciones y espectáculos.

Como vemos el PP sólo tiene una idea a la hora de mejorar la economía española:  lo militar.  Ya sea por la vía de militarizar la I+D+i, o por la vía de militarizar las atracciones turísticas.

Hemos pensado abrir una encuesta para que la gente opine sobre qué más se puede militarizar.  Pero hemos desistido porque sería peligrosísimo darles más ideas.

Share

Insumiso, que no quiso ser esclavo

Gracias a los compañeros de Albacete contamos con la transcripción y la música de una canción que Luis Pastor dedicó en Radio Albacete a los insumisos. Eran los tiempos en que algunos de los insumisos estaban en prisión y Luis Pastor, al parecer, fue a visitar y a solidarizarse con uno de ellos, con Luis Roncero, a la prisión de la Torrecica, y después en la radio cantó para los insumisos esta composición que, por lo que creemos, no forma parte de discografía alguna.

Merece la pena escuchar estos ecos de nuestra memoria, que ahora recuperamos.

Una memoria que ahora se encuentra vigente y necesita actualizarse en las múltiples causas que exigen de nuestra rebeldía y de la lucha noviolenta de la insumisión al orden impuesto.

Fue quemando santo, señas y apellidos
y la espada distintivo del soldado
dejó los gestos del esclavo en el olvido
y un par de alas que arrastraba su costado.
Se cansó de ser el ángel vengativo
de la cínica moral de las alturas
y se unió al batallón de los furtivos
contra el dictado de una ley triste y oscura.
Aquel ejemplo tomó cuerpo sin medida
Fueron bajando desertores día a día
ángeles libres que entendieron que la vida
era un proyecto que en el fondo aún latía.

¡Insumiso! ¡Rebelde desangelado!
¡Insumiso! ¡Que no quiso ser esclavo!

De los que solo creen en ángeles armados (bis)

Calles y plazas conocieron su alegría
Tembló la guerra y los que viven del vencido
se armaron leyes condenando la osadía
solo la noche dio cobijo al perseguido.
Ya sin bandera sintió libre su mirada
Sin uniforme encontró al fin su talla.
Cobró la altura del que sabe que no hay nada
tras el honor del que mata en la batalla.

Cuando la muerte tiene el rostro de un soldado
la vida debe vivirse en rebeldía
fue caminando orgulloso y condenado
miró hacia arriba y vio que el sol le sonreía.

¡Insumiso! ¡Rebelde desangelado!
¡Insumiso! ¡Que no quiso ser esclavo!

De los que solo creen en ángeles armados

Share

Neo colonialismo militarista al descubierto

RSN_3226

Responsible Sourcing Network

Fuente: OMAL

Andado ya un trecho del Siglo XXI, parece que el colonialismo y la política de guerra y militarismo que lo aseguró no han acabado:  al menos eso dice el director ejecutivo de la ONG británica War on Want,al presentar su informe «The New Colonialism: Britain’s scramble for Africa’s energy and mineral resources«.

Al parecer la estrategia diplomático-militar reinounidesca consiste en aprovechar la coyuntura para fortalecer, manu militari si llega el caso, su posición en la dominación global y el acceso a los recursos naturales de África en un contexto que se supone de escasez internacional de recursos.

El estudio ha sido realizado con la intención de demostrar cómo las grandes empresas británicas, ayudadas y respaldadas por el gobierno de Londres, están a la cabeza de una nueva carrera por el reparto de África con el objetivo de asegurar el control de las materias primas.

El informe habla de muchísimos recursos;  entre ellos oro, platino, diamantes, cobre, petróleo, gas y carbón.

Identifica 101 compañías que cotizan en la Bolsa de valores de Londres y que operan en 37 países de África subsahariana, de la que controlan los principales recursos con una valoración superior al billón de dólares.

Este dominio incluye: 6.6 millones de barriles de petróleo, 3.6 millones de toneladas de carbón y alrededor de 2.254 toneladas de oro. La investigación ha encontrado que 36 de esas 101 empresas, ejercen el control sobre recursos minerales en África Subsahariana en una superficie más grande que Alemania. Entre ellas están Rio Tinto, BP, BHP Billiton y Glencore, la mayor empresa de comercio de materias primas del mundo, con sede en la Jersey, en las Islas del Canal.

Es abrumador el continuo y renovado interés de Occidente por África y sus recursos después de la nefasta colonización a la que sometió el continente y de la que, aparentemente, se habían desembarazado los africanos tras la Segunda Guerra Mundial.

El escándalo tiene dimensiones que se pueden ejemplificar. Con ayuda de la diplomacia británica, por ejemplo

El control estricto y la influencia sobre los sistemas políticos y económicos de los países africanos, ha permitido a una empresa como Glencore alcanzar ingresos 10 veces mayores que el Producto Interior Bruto de Zambia…

Esta dominación no solo tiene una vertiente militar, sino que forman parte de esta especie de estrategia de guerra, por todos los medios, tanto los estrictamente militares como los no militares (la política en este caso es la extensión de la guerra por otros medios), de modo que también la cooperación se ha usado con este enfoque generador de violencia estructural desde el gobierno

Cada año, Reino Unido ha otorgado unos 134 millones de dólares bajo la apariencia de ayuda al desarrollo a los países africanos, en las modalidades de préstamos, inversiones directas y ayuda. Sin embargo, el gobierno británico ha ayudado e instigado a la extracción de 192 millones de dólares anuales de materias primas de África, principalmente a través de beneficios de las empresas, evasión fiscal y el llamado coste de adaptación al cambio climático. Es decir, sale más riqueza del continente que la ayuda que este recibe.

Al hilo de este demoledor informe se nos ocurre añadir que Reino Unido no es una excepción, sino un ejemplo de la pauta general:  otros países, entre los que se encuentra España, están embarcados en la misma senda.  La penetración de las empresas españolas en el África subsahariana existe.  La participación de la inteligencia militar en este escenario también, como también las operaciones «militares» de España, de la mano de Francia o de la UE.  Incluso el nuevo despliegue de la «fuerza militar», enfocado ahora prioritariamente hacia Canarias como puente de lanza, parecen ir en la misma linea.

Parece que la batalla colonial resurge con fuerza y vuelve a ensombrecer de presagios nefastos al continente africano y, en su reverso, a la Europa que, abjurando de sus fantasmas militaristas y fantoches fascistas, un día se soñó solidaria y justa.

Que mal.

Share

El arresto de una piscina

Totem+1+%28izq%29

Por Joslud1

Fuente: Público

Nos informa uno de los blogs de Público de una costumbre militar que hunde sus raíces, esto lo decimos nosotros, en ancestrales concepciones penales que han pasado sin revisión crítica alguna en el ejército, esa institución tan remisa al cambio.

Y es que los militares, seguramente que imbuidos aún en el espíritu animista de otras épocas, siguen siendo capaces, sin que se les mueva una pestaña de sonrojo, de arrestar a un ladrillo y pintarlo del infamante amarillo de los relapsos de la inquisición, si todo un rey se tropieza con él; o de una piscina, a la que precintan y dejan «seca» si muere ahogado alguien en ella, como pasaba en la Edad Media, cuando se quemaba una viga en castigo y para que aprendieran las demás, si se caía sobre un trabajador o un marino.

Hay miles de historias, de antes y de ahora, por el estilo que relatan absurdos castigos a las cosas o a las personas cosificadas en el ejército, aunque en realidad ninguna norma jurídica recoja, ni pueda recoger que se sepa, semejante cuadro de sanciones animistas.

Los objetos, queridos militares, no tienen alma:  no pueden tampoco gafarnos, ni aprender de sus errores. Ni siquiera (y esto ocurre también en cierta categoría de personas y de profesiones) piensan ni pueden conmoverse. Su castigo no tiene sentido, en cierto modo como casi todo lo que tiene que ver con el atavismo propio de los ejércitos, que deberían, igualmente, empezar a integrar los anaqueles de los museos y los libros de mitos y leyendas.

Pero, ya que estamos, pasemos a un segundo plano de este pensamiento mágico que impregna el militarismo y el ejército. Daría la sensación de que la misma cadena de razonamientos que le llevan a un militar a arrestar a una silla, le llevan también a consagrarse la obediencia ciega, a proclamar el amor a ese vacío de sentido que es la «patria», la «bandera» o el «honor», a creer a pies juntillas en el celo en la aplicación del régimen y la «cadena» de mando, o a aplicarse ciegamente en el ridículo de hacer de la violencia y de la guerra el intento de solución de los problemas de la humanidad.

El animismo, da la impresión, es parte de la concepción simplista y mágica con la que el militarismo concibe el mundo y pretende «someterlo a control».  En fin, la cultura militar…

¡Con todo lo que ha llovido…!

Share

La derechona quiere remilitarizar la cultura como colofón en su apuesta por el militarismo

Caligraf%C3%ADa

Por txindoki

Fuente: El periódico

Parece que la derecha capilar y profunda, que impregna todas las polvorientas capas de los pueblos de esta piel de toro, quiere consolidar su visión polvorienta y acerada de la cultura dando un nuevo giro de tuerca en su apuesta cruel y manipuladora por el militarismo.

El Ministro Morenés, ese enlace privilegiado entre los intereses brutales de los vendedores de armas y los políticos laxos y predispuestos a la reverencia a todo lo que suene a ejércitos, piensa (si se puede llamar a eso pensamiento) poner colofón a su gestión al frente del Ministerio de Defensa poniendo en marcha uno de los anhelos del ideario educativo autoritario: adoctrinar a los niños desde su tierna infancia para que amen a los ejércitos y asuman como algo natural su actividad.

Me parece bien que los niños entiendan desde el principio que la democracia, la justicia y la paz tienen un precio, que hay que defender y pagar este precio, y que ese precio pasa por aquellas vocaciones, que también tienen los niños, de dar su vida por la defensa de esos ideales»

y

tienen que saber la verdad, tienen que saber que la libertad tiene un precio, que la democracia tiene un precio y que hay que defenderlas, y a veces incluso con la propia vida, y esos que la defienden con la propia vida son aquellos que llevan uniforme y han jurado hacerlo

Menudo intento: espitirualizar como una verdad la gran mentira del militarismo para que sean las tragaderas sociales las que hagan de la reverencia a su lógica perversa uno de los principales motivos del orden social.

Pero, queridos niños, el precio de la democracia, de la justicia o de la paz no tiene que ver con la pérdida en vidas humanas o con la preparación de la guerra. No tiene que ver con el peligro de golpes de estado (y la historia de España está plagada de ejemplos de esto) ni con el recorte de las libertades. No se consigue libertad recortando la libertad, ni la justicia cometiendo injusticias, ni la democracia cercenando sus aspiraciones. Ni la paz haciendo la guerra. Al contrario: son antagónicas de ésta, porque la paz, la libertad, la democracia implican aumento de derechos y de seguridad humana, no seguridad militar y violencia.

De modo que debemos seguir alerta. Si pueden nos meterán sus ideas como si fueran las nuestras y nos exigirán defender sus intereses como si fueran nuestros derechos, aunque no lo son, y eso, por mucho que diga Morenés, por mucho que la derecha nos quiera imponer esa cultura, es algo que una y otra vez salta como rechazo, como resistencia, como antimilitarismo, como lucha social.

Su cultura no es la cultura.  Es la cultura de sus intereses y eso, por mucho que la mona se vista de seda…

Share

La valoración del ministro de Defensa

Imagen de Cristina Cifuentes

Fuente:  Estrella Digital.

Recomendamos la lectura del artículo titulado «Medallas de un gobierno descontrolado», de Carlos Penedo.  Nos ha gustado por su fino humor y por el análisis político:

En el mundo genial del consejo de ministros, con sus bandejitas y jarras de agua individuales de alpaca y cuadros de Miró, un ordenador extraplano ha sustituido al tradicional ejemplar de la Constitución -o del Código Penal- que tenían delante. El marco ha mejorado, aunque la alpaca y Miró no combinan bien. En ese mundo feliz se sientan ya cinco ministros que han despreciado al Parlamento, no han acudido a la convocatoria formal del Congreso para comparecer e informar a los diputados y al país de algunos de sus asuntos. Los ausentes han sido Pedro Morenés, ministro de Defensa; Ana Pastor, ministra de Fomento; Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior; José Manuel Soria, ministro de Industria; e Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura.

Lo anterior era por citaciones concretas, lo último es que la sesión semanal de preguntas al Gobierno se ha celebrado sin ministros. El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, y la subsecretaria, Irene Domínguez-Alcahud, han plantado también a sus señorías, dos cargos que en teoría no están en funciones.  El Congreso ha llevado al Gobierno por estos motivos al Tribunal Constitucional.

Por tanto, Gobierno sin control, descontrolado; o irresponsable, que no impide que siga tomando decisiones. Buen momento para detenerse tres minutos sobre cómo valoran los españoles a sus ministros, algo que el Centro de Investigaciones Sociológicas pregunta trimestralmente en su Barómetro. Tocaba hacerlo en enero, pero el CIS se ha olvidado de preguntar a los ciudadanos por los ministros. No ha ocurrido en tres décadas, probablemente justificado por la situación inédita de la larga interinidad del Gobierno tras las elecciones, pero en cualquier caso a los sociólogos y a los estadísticos les gustan las series largas y homogéneas de datos, que en este caso se han roto

Comenta Penedo lo que venía siendo norma, en la valoración ministeril:

los ministros tradicionalmente mejor valorados, independientemente del inquilino, eran Interior, Economía, Exteriores y Defensa. Hasta ahora.

Sí resulta más sorprendente que tras cuatro años de ejercer el cargo el 54% de los encuestados no es capaz de identificar al ministro de Defensa, Pedro Morenés, no lo conocen.

En cuanto a la valoración, del actual Gobierno en funciones la mejor nota es para la vicepresidenta, Sáenz de Santa María, con un modesto 3,60, seguida de García Margallo (Exteriores, 3,52) y empate entre Alfonso Alonso (Sanidad) y Ana Pastor (Fomento, 3,21).

La peor valoración corresponde al ministro más conocido tras la vicepresidenta, Cristóbal Montoro (Hacienda, 2,28, incluso medio punto por debajo de Leire Pajín -Sanidad- en 2011), seguido en los puestos de cola por Méndez de Vigo (Educación), el renunciado Soria (Industria) y Pedro Morenés (Defensa, 2,64)

Morenés es valorado con un 2’64.  Un muy deficiente.  Y eso que un 54 % no le conoce.  Si le conocieran, nos atrevemos a afirmar que su nota sería aún peor, dada su nefasta gestión.

Como las comparaciones son odiosas, aquí va una, de regalo a Morenés en estos momentos de despedida:

En el último Gobierno de ZP el miembro más valorado era precisamente la titular de Defensa, Carme Chacón,con un 4,40, que comparando con su sucesor parece hasta una notaza.

Chacón lo hizo rematadamente mal, pero es que Morenés…

Share

Las armas no educan. Matan.

Democracia+Real%2C+%C2%A1Ya%21++17-18%2F05%2F2011

Por Álvaro Herraiz San Martín

Fuente: Gaceta.es

El pasado día 13 de abril, un grupo de estudiantes protagonizó una nueva acción de protesta contra la presencia del ejército en las ferias de enseñanza.

En este caso ha sido en la feria Expo-Jove de Gerona.

Como se recordará, con anterioridad el Ayuntamiento de Barcelona tuvo la valentía de denunciar lo que es un clamor entre la gente. Parece que comienza a cambiar, aunque poco, algo.

Los estudiantes denuncian a su manera el militarismo y afirman en su comunicado de protesta

denunciar que un año más el Ayuntamiento de Gerona y la Conselleria de Enseñanza permiten la presencia del cuerpo militar español y su propaganda bélica en un espacio destinado a promover la formación entre los jóvenes en una ciudad que se quiere amiga de la paz

También lamentan que  las instituciones municipal y autonómica

“no hayan hecho nada para evitar que el imperialismo y los valores jerárquicos y de violencia, y tengan un stand propio ligado al Ejército español».

Una denuncia que consideramos extensible a cualquier ejército, español o de cualquier otra nomenclatura, pues en realidad son los ejércitos, todos los ejércitos, y el militarismo, cualquier militarismo, los que amenazan la paz y llenan de ideas nefastas las mentes de los jóvenes.

Esperamos que, ya que por lo general las instituciones, sean del signo que sean, muestran una complicidad tan simplona y acrítica a los ejércitos en sus actos, la ciudadanía sea la que obligue a cambiar este estado de cosas y que cunda el ejemplo de estos estudiantes. Ya va siendo hora de que a nuestros políticos y politicastros les pase factura su adhesión al militarismo.

Share

OTAN: propaganda y críticas

Fuente:  esglobal.

Está empezando a ser muy fuerte la campaña de propaganda sobre la OTAN, ahora que se va a cumplir el aniversario del referéndum contra ella.

Por un lado, el propagandístico, nos hacemos eco del trabajo hecho por esglobal, de muy cuidada factura y con la colaboración plena de la OTAN y del Ministerio de Defensa español:

La OTAN nació durante los primeros compases de la guerra fría en 1949 con la firma del Tratado de Washington por parte de Estados Unidos, Canadá y 10 países europeos (Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Noruega, Islandia y Portugal). Su objetivo era contener militarmente una potencial agresión militar de la Unión Soviética.  Hasta la caída del Muro de Berlín en 1989, la OTAN tuvo tres ampliaciones con cuatro miembros más: Grecia y Turquía en 1952, Alemania en 1955 y España en 1982.   Actualmente hay 28 países miembros.

El trabajo infográfico e informativo (habría que decir más bien, propagandístico) es notable y se desarrollan cuestiones como:

Algunos de los datos vienen en infografías muy cuidadas.  Destacamos dos de ellas que hablan de las capacidades de la OTAN en personal, armas nucleares, los gastos y los objetivos de la organización.

Imagen de esglobal

 

Imagen de esglobal

 

Por otro lado, hacemos una revisión de artículos críticos contra la OTAN  que han ido apareciendo en nuestro blog:

Nosotros tenemos una etiqueta con cuestiones sobre la OTAN, de la cual podemos destacar algunos artículos:

Esperamos que les sean útiles y que con ellos contrasten informaciones y saquen un juicio más completo y crítico de la principal organización militar y violenta del mundo.

Share

Generar deuda militar es una técnica imperialista

Imagen de lamalatesta.net

Estamos leyendo el libro «El mito de la guerra buena.  EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial» de Jacques R. Pauwels, de la editorial Hiru.

En él, Pauwels nos ha enseñado muchas cosas sobre las relaciones de la economía con la 2ª Guerra Mundial.

Una de ellas es que los yankis habían aprendido a no dar armas a crédito en la Primera Guerra Mundial.  Lo habían hecho con británicos y franceses, y cuando ambos estuvieron bajo la amenaza de perder la guerra, los EEUU se vieron obligados a intervenir militarmente para evitar el colapso de sus clientes y deudores.

Al principio de la 2ª G.M. los yankis insistieron en el pago al contado, pero cuando Gran Bretaña comenzó a sufrir la falta de efectivo, los yankis no pudieron ignorar que los británicos habían absorbido el 40 % de sus exportaciones en unos momentos en los que se intentaba salir de la gran depresión a base de promover el comercio exterior.

Roosevelt convenció al Congreso para aplicar formas de pagos más benévolas a Gran Bretaña.  El sistema se llamó «préstamo-alquiler» (Lend-Lease).  Se introdujo en 1941 y dotaba a Londres de un crédito ilimitado para comprar armas y municiones.  Con él valor de las exportaciones yankis aumentó:

  • 1939:  505 millones de dólares
  • 1940:  1.000 millones de dólares
  • 1941:  1.600 millones de dólares
  • 1942:  2.500 millones de dólares
  • 1943:  4.500 millones de dólares
  • 1944:  más de 5.200 millones de dólares

No todos los pagos británicos fueron en dinero:  este préstamo-alquiler se asoció a la promesa británica, conocida como «La Confederación» por la que Londres se comprometía a desmantelar, acabada la guerra, su sistema proteccionista de tarifas de «Preferencia Imperial» que limitaba la exportaciones americanas a Gran Bretaña y colonias.  Con ello EE.UU. buscaba acabar con el problema principal de la Gran Depresión, el déficit de demanda de sus productos.

El sistema Lend-Lease consistía, en teoría, en que el Estado cebaba la economía por medio de los grandes pedidos y financiaba el esquema prestando el capital necesario.  Con ello, la deuda interna crecía considerablemente.  Pero era de esperar que los altos beneficios generarían al Estado suficientes ingresos por impuestos, para permitir a Washington liquidar sus deudas.

Sin embargo, el esquema, realmente se reducía a esto:  el Estado usaba sus ingresos (basados en los impuestos que se cobraban a los contribuyentes) para pagar las pesadas facturas presentadas por las grandes corporaciones, que virtualmente monopolizaban los negocios Lend-Lease y la producción de guerra.  Estas facturas se pagaban por medio de los impuestos directos e indirectos, que durante la guerra eran sufragados más por los norteamericanos pobres y de clase media que por los de clase alta y las grandes corporaciones del país.  Los enormes beneficios fueron para las compañías y los impuestos para el pueblo americano.

Gran Bretaña se benefició de los contratos «préstamo-alquiler» porque pudo continuar la guerra contra Hitler después de la caída de Francia.  Pero, a largo plazo, Gran Bretaña pagó el precio de ver como EE.UU. se hacía, años más tarde, con los negocios en gran parte del imperio británico.

Toda esta situación histórica habría de enseñarnos lecciones pertinentes hoy en día para no cometer los errores del pasado:

  • Por un lado, no deberíamos comprar armamento a países como EE.UU.  Además de por las cuestiones éticas que la lógica nos impone, también por cuestiones económicas y de deseos de independencia económica.
  • Por otro lado, no deberíamos vender armamento a países del Tercer Mundo, para no hacer con ellos ese imperialismo económico que tanto criticamos cuando lo hacen con nosotros.

Sin embargo, los sucesivos gobiernos del PP  y del PSOE no han hecho otra cosa que promover la industria militar y el comercio de armas.  Con ello han demostrado ser factores de una política inmoral y antiética, y, además, causantes de nuestro dependencia de la superpotencia y generadores de violencia estructural en el Tercer Mundo.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed