Archive for Migraciones

Militarizar la acción exterior española es una apuesta por sufrir nuevas crisis migratorias

Imagen de Noborder Network

Cualquiera que escuchase la pregunta de si África es un objetivo militar de España respondería que, evidentemente, no.

Sin embargo, los datos que nos da La Verdad, nos hacen variar de opinión:

  • La proyección económica de España en el Golfo de Guinea es prioritaria (recursos energéticos y obra civil).
  • En la actualidad un millar de efectivos participan en una decena de operaciones militares.  Hay operaciones en Malí, Senegal y Gabón, República Centroafricana, Yibuti y Somalia, y Libia.
  • En 2014 estas operaciones costaron más de 172 millones de € y en 2013 costaron 181 millones de €.

Todo ello responde a una política que inauguró el PP y que se llama Fronteras de Seguridad Avanzada y de la que venimos dando noticias desde hace más de un año.

Lo curioso es que en varias ocasiones el Ministerio de Defensa ha defendido este intervencionismo tan allende de nuestras fronteras con el razonamiento de que así, atajan los movimientos migratorios en su origen.  Es decir, para el Ministerio de Defensa el origen del problema es que desde África nos llega mucha migración porque sí.

Habría que analizar profundamente si tanta intervención militar de Francia y España en África (con otros países) está contribuyendo a que disminuya la violencia directa, a que mengüen las condiciones de explotación y de pobreza; si lo militar está aportando soluciones para que los aspectos violentos de la cultura de estos países se aminore.

La verdad es que no hay ningún estudio sobre ello.  Si acaso podríamos comparar con las intervenciones armadas occidentales en otras zonas de globo.  ¿Mejoraron algo las condiciones en Irak, en Afganistán, …?

En todos estos movimientos sólo están ganando algo (mucho) los contratistas de obras, las energéticas y los vendedores de armas. Para el resto todo son pérdidas.

Cabe preguntarse si no llegará un momento en el que estos países sufran tanta violencia directa, intervencionismo internacional, violencia estructural y cultural que sus poblaciones decidan que es mejor migrar que permanecer en el país.  Seguramente que sí.

Entonces, concluiremos, muy a destiempo, que nuestras fuerzas armadas no mejoraron nada. Si acaso, contribuyeron a hacer más profundos los problemas de estas naciones y a desencadenar el problema migratorio que dicen querer atajar.

¿Sufriremos nuevas crisis de refugiados con procedencia africana?  Posiblemente.  Entonces el militarismo patrio y los vendedores de armas clamarán al cielo para aumentar el presupuesto militar y protegernos de estos enemigos que hemos ayudado a crear. Parece de imbéciles, pero es de imbéciles.

Por eso los los 353 millones de € que hemos gastado en operaciones militares en África nos parecen un despilfarro que podríamos haber usado en fomentar economías sostenibles y solidarias en dichos países, lo cual fomentaría mejores condiciones de vida y menos interés por migrar.

Ocurrió lo mismo con el ébola.  Sólo fue un problema que nos interesó cuando amenazó con dar un salto masivo a Europa.  Entonces decidimos intervenir, primero aislándonos y, sólo, cuando no hubo más remedio aislándonos.

Seguimos tirando la palangana de agua sucia con el niño dentro. Así nos va.

Share

¿Cuál es la función del ejército en una ciudad?

Imagen de Jiuck

Fuente:  El Confidencial Digital.

La polémica salta en Cataluña, en Barcelona concretamente, porque CiU, Convergencia y la CUP preparan un pleno municipal para poner en cuestión la presencia de las Fuerzas Armadas en Barcelona.

Se trata de una iniciativa previa a la fiesta de la Diada del próximo 11 de septiembre, y a las elecciones del día 27 del próximo mes. El objetivo principal de esta convocatoria extraordinario será debatir la posible adhesión de Barcelona a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), algo que –de momento- no respalda la alcaldesa Ada Colau y su grupo, Barcelona en Comú.

Hay que recordar que ya había habido enfado de los militares en la toma de posesión de Ada Colau por el trato recibido, donde

el teniente general Inspector General del Ejército Ricardo Álvarez-Espejo fue increpado y abucheado

La noticia acaba con una frase que nos ha hecho reflexionar:

Pese a todo, según indican fuentes militares, “la institución seguirá cumpliendo su deber en Barcelona le pese a quien le pese”.

Dejamos de lado por habitual y cansino el tonillo amenazante propio de lo militar y nos centramos en analizar cuál es la función del ejército en una ciudad.

Antes, en tiempos de Franco, estaba claro:  controlar y luchar contra el enemigo interior.  Porque el enemigo realmente preocupante éramos los distintos, los que pensábamos de otra manera y defendíamos entelequias tales como la democracia.

¿Puede, ahora, el despliegue de los ejércitos por todas las grandes ciudades españolas tener el mismo objetivo, seguir controlándonos?

Así parece, sobre todo, si tenemos en cuenta a ese cuarto arma de las Fuerzas Armadas que es la Guardia Civil, que pese a su nombre es un cuerpo de carácter militar y funciones mixtas.  Si nos fijamos en la Guardia Civil, ese objetivo militar de controlar al enemigo interior puede tener mucho sentido.  Aquí no hay que contar sólo las grandes ciudades, sino las pequeñas y los pueblos grandes y medianos, todos ellos son agraciados con un cuartelillo y/o una casa cuartel.

La militarización social es tan grande y tan antigua que ni siquiera reparamos en ella.  Nunca la enjuiciamos, ni la valoramos.  Por ello, mucho menos pensamos alternativas posibles.

Ellos se arrogan el derecho y el deber de defender las instituciones.  Ellos se creen la esencia de las instituciones y, por ello, están en todos los actos posibles de gran boato.  Simplemente están, haciendo relaciones con las autoridades civiles, señalando su presencia, dejando claro que deben estar.  En las fiestas patrias ellos desfilan y gastan miles y miles de euros en actos militares que sólo una minoría, cada vez menor, disfruta.  Cuando las cosas van mal para sus intereses publicitarios se dedican a hacer juras de banderas «masivas» (sólo 610 personas).  Dan charlas en los institutos a los jóvenes ofreciéndoles una de las pocas salidas posibles sin casi estudios.  Prohíben hacer fotografías a las fachadas de sus edificios en aras de la seguridad nacional (¡!).  Reciben con bandas militares a las autoridades extranjeras.

Todo ello muy importante, muy caro y muy publicitario.

Hace poco fueron las elecciones municipales y reflexionábamos sobre esta relación militarismo ayuntamientos que tanto hemos tenido olvidada.  En el trabajo hablábamos de los abusos que comenten los militares en los municipios españoles.  Además, también compartíamos un par de materiales sobre militarismo y ayuntamientos que pensamos que tiene interés y que, además, propone alternativas concretas que se pueden aplicar en los ayuntamientos para vivir de manera desmilitarizada.

¿Va por ahí Ada Colau cuando propone que Barcelona se integre en una red de ciudades-refugio para paliar el drama que supone la emigración provocada por las guerras?  Ojalá.  A su iniciativa se han sumado ciudades como Madrid, Zaragoza, Pamplona, Valencia, Málaga, A Coruña, Las Palmas, Eibar y otras muchas más pequeñas.

Porque no tiene mucho sentido cambiar un ejército por otro.  Sus esencias seguirán siendo las mismas y sus enemigos seguiremos siendo todos.  Lo que tiene sentido es comenzar a vivir y comenzar a aplicar políticas alternativas que hagan más pacífico y noviolento este mundo de locura violenta.

Share

No hay respuesta militar posible a la crisis migratoria mediterránea

Refugee+Welcome+Center+Hamburg

Palazzo Chigi

Fuente: Revista Real Instituto Elcano

Hemos leído con atención la publicación realizada en la revista ARI, del Real Instituto Elcano por Felix Arteaga y Carmen González Enriquez analizando la respuesta militar europea al drama de la inmigración fallida del Mediterráneo.

LLegan a afirmar en sus conclusiones el fracaso anunciado de la opción militar elegida, porque

El temor a una avalancha no digerible y el horror ante las muertes en el Mediterráneo han llevado a la UE a un proyecto que intenta atacar uno de los eslabones del proceso: las llamadas mafias, las redes que organizan el viaje. Pero no resulta probable que el instrumento elegido, una operación militar en aguas internacionales, pueda conseguir su objetivo, más apropiado para fuerzas de tipo policial que obtienen información en tierra. Es más probable que, en aplicación del derecho marítimo, EUNAVFOR MED se convierta en una operación de salvamento, algo para lo que no son necesarios recursos militares, y que tenga en consecuencia un efecto llamada.

1 ¿Por qué creen estos analistas que la alternativa militar fracasará?

El drama actual es terrible:

A lo largo de 2014 han llegado a Italia 170.000 inmigrantes irregulares y solicitantes de asilo por vía marítima, y unos 3.500 han muerto en la travesía, mientras que en los primeros cuatro meses de 2015 han llegado otros 24.000 y el número de muertos se calcula en unos 1.500…Una gran parte de estos refugiados, los que proceden del Sahel, del Cuerno de África o de Oriente Próximo, no tienen más alternativa de safe haven que la UE. Por su capacidad económica, los Estados petroleros del Golfo Pérsico podrían convertirse en un polo de acogida, pero, simplemente, no acogen refugiados. Tampoco hay alternativas hacia el Este o el Noreste: ni Rusia, ni China, ni Irán ni la India son acogedores de refugiados. Para los africanos del Sahel y los países subsaharianos, la migración hacia el Sur y el Oeste, hacia otros países africanos, es posible y frecuente, pero llena de incertidumbre

La operación militar EuronavForMed, que así se llama el engendro, se articula en tres fases de «escalada militar» y tiene como objetivo

 desarticular el modelo de negocio de las redes de tráfico ilícito de personas en el Mediterráneo central (entre Libia e Italia), detectando, capturando y eliminando los buques y medios que utilizan.

Pero el propio diseño, tanto por sus objetivos como por su operatividad, genera mucha dudas, pues

De entrada, el objetivo estratégico de EUNAVFOR MED es desbaratar las redes, no facilitar el salvamento, lo que resulta paradójico porque los medios militares no son lo más idóneos para combatir actividades delictivas y los buques de la operación pueden acabar salvando a los mismos emigrantes cuyo traslado a Europa por las redes trataban de evitar.

Junto con ello la pretendida eficacia adquirida en la operación Atalanta es pura mentira

La experiencia adquirida en la misión Atalanta contra los piratas marítimos tiene poca utilidad en el Mediterráneo.

Las patrullas europeas lograron una disminución radical de los ataques piratas pero no su erradicación porque las actuaciones delictivas se fueron desplazando más lejos. La detención de piratas generó complicaciones en su traslado a puerto, custodia y entrega a las autoridades judiciales, que se tradujeron a menudo en su puesta en libertad.

Y además

Si el objetivo estratégico de EUNAVFOR MED es desbaratar el modelo de negocio de las redes de tráfico de personas, no resulta nada claro cómo podrá hacerse actuando desde fuera de las aguas territoriales libias sin actuar sobre el territorio libio. Para destruir las embarcaciones en sus puntos de salida sería preciso desplegar tropas sobre el terreno para obtener información sobre su localización y evitar daños colaterales… Se les culpa de la inmigración irregular, pero sólo son un medio necesario para cumplir un deseo, ya sea mejorar social y económicamente o vivir en un país en paz. En cualquier caso, por su naturaleza, estas redes no son destruibles con medios militares. Sólo un trabajo policial y judicial, complicado por su carácter transaccional, podría debilitarlas.

Y

Además del coste que supone emplear fragatas, su uso desnaturaliza la función disuasoria de las fuerzas armadas y de las de control de fronteras ya que se ven obligados a asegurar la protección de los buques en tránsito en lugar de evitar su llegada. Si se añade a lo anterior la participación de buques no gubernamentales en tareas de salvamento –tanto los buques mercantes y de pesca como los de organizaciones de ayuda, como Médicos sin Fronteras–, el refuerzo de las capacidades de salvamento, por un lado, ayuda a evitar naufragios pero, por otro, impulsa a correr riesgos. Como resultado, y en el afán de evitar todo riesgo, es probable que los buques militares y civiles acaben acercándose lo más posible a las costas libias para rescatar más emigrantes, generando así un efecto llamada.

Por último

La situación y las perspectivas serían muy diferentes para Europa si Libia contara con un gobierno estable (un objetivo en el que las negociaciones entre las distintas facciones parecen ir avanzando) con el que la UE pudiera llegar a un acuerdo de devolución de los inmigrantes recogidos en sus aguas territoriales…. Pero, en ausencia de un acuerdo semejante, y en el contexto del derecho marítimo, la operación EUNAVFOR MED se convertirá en una operación de salvamento que evitará muertes en el mar pero que, por eso mismo, provocará un aumento de las llegadas y, antes o después, el rechazo de los Estados a mantenerla.

El resultado esperado es el fracaso. Un fracaso militar y político que, por demás, complicará más aún la solución y habrá acabado con ingentes sumas económicas que bien pudieran usarse de otro modo más eficaz y humano.

2) ¿Que fracase la opción militar prevista es algo pretendido por la élite europea?

Pero la lectura entre lineas nos permite responder al menos a una pregunta: ¿Por qué Europa hace este esfuerzo militar abocado al fracaso si sus medios de pensamiento militar ya le advierten del fracaso de las medidas?

Desde nuestro punto de vista lo de menos es la crisis humanitaria del Mediterráneo.  De hecho se usa solamente de excusa para crear una situación de hecho que refuerce la creciente militarización de la política exterior europea.

Tiene, por tanto, un objetivo a corto plazo:  militarizar la intervención migratoria y consolidar una fuerza naval europea.

Pero tiene, esto es más terrible, un objetivo a largo plazo:  ejercer la dominación empleando incluso la opción militar.

Que esto es así podemos leerlo entre lineas en el artículo de los investigadores de Elcano, que, recordemos, no son precisamente pacifistas.

En un momento en el que la UE y alguno de sus Estados miembros están desarrollando el concepto de seguridad marítima, varias armadas europeas han visto en la crisis migratoria una oportunidad

Esta es una de las clave: los halcones tenían previsto ir hacia ese megaejército europeo que le diera dimensión militar a la pretensión de las élites de hacer de Europa una potencia política al uso clásico.

La crisis migratoria les ha proporcionado la oportunidad y la excusa. No se intenta atajar una crisis, sino emplearla de campo de ensayo.

Curiosamente, ha sido la violencia estructural ejercida desde nuestra posición dominante la que ha definido, en gran medida, la crisis migratoria, que se explica en gran parte como huida política, social y humana ante la violencia estructural existente. Lo dicen a su modo los analistas

el Mediterráneo se ha convertido en la frontera migratoria más desigual del mundo –excluyendo a la que separa las dos Coreas–, con una diferencia de renta per cápita entre sus dos orillas mucho mayor que la que separa a los dos países de la otra gran frontera migratoria mundial, EE.UU. y México

Si nos fijamos, son en gran parte nuestras malas políticas las que han generado la presión migratoria al imponer una violencia estructural como gran argumento «expulsor» y son ahora nuestra malas políticas las que pretenden imponer la fuerza militar para seguir generando la dominación e imponiendo una injusta violencia estructural.

Share

Fronteras férreas frente a los pobres

O+dia+a+dia+dos+refugiados+em+regi%C3%A3o+remota+do+Sud%C3%A3o+do+Sul

sotojose2004

Fuente: Público

Ahora le toca el turno a Francia y, como han hecho otros países a los que se les va la fuerza por la boca en eso de la defensa de los derechos humanos, cierra las fronteras a los pobres.

Cientos de inmigrantes, la mayoría procedentes de Eritrea y Senegal, permanecen bloqueados en la localidad italiana de Ventimiglia después de que Francia decidiera cerrarles el paso.

De dónde salen esos cientos de personas que intentan ingresar en Francia, después de habérsela jugado para cruzar el mar y llegar a Europa?  Salen de la guerra, de la represión, del desastre y la miseria impuesta por siglos de políticas de dominación y violencia a las que Francia, Europa y todo Occidente no son ajenos.

Políticas fraguadas en interés y beneficio de esta Europa fortaleza que convirtieron en teatro de las peores mezquindades las regiones africanas que ahora colapsan en el peor de los fracasos.

Son personas en tránsito. Es una nueva definición. Según la ley son invisibles, pero desde el punto de vista humanitario no lo son

dice un portavoz de Cruz Roja en Italia.

Los hombres y las mujeres huyen del desastre, de una muerte segura, de la desgracia como fatalidad y buscan realizar alguna de las promesas que nuestra cultura vomita como la mejor de las realizaciones humanas. Quieren ser como nosotros, o al menos vivir con dignidad.

Pero la dignidad está reñida con Europa. Palabras como patria, nación, enemigo, amenaza, invasión y otras plagan el lenguaje y las mentalidades europeas. Políticas como intervencionismo humanitario, lucha contra el terrorismo, venta de armas, gasto militar, control del territorio, geopolítica y capitalismo salvaje plagan las políticas.

La legalidad farisaica por encima de la dignidad humana. «Francia ha asegurado que no ha cerrado el espacio europeo de Schengen, pero sí intensificado los controles para no dejar paso a los inmigrantes indocumentados».  Una manera obscena de ver la realidad y de imponer más sufrimiento en nombre de los grandes valores.

Como en otros países de Europa, no queremos señalar con el dedo para que uno de ellos no nos vaya a acusar de cualquier delito de sentido común.

Europa convierte en un infierno África para hacer negocio y cierra la puerta a sus víctimas para hacer negocio. Y los pueblos europeos lo consienten preocupados por su «seguridad» y su «bienestar», poniendo su supuesta seguridad, paradógicamente, en manos de estas élites incapaces, carniceras y despiadadas que tan a las claras muestran su falta de escrúpulos.

Si en algo estimamos nuestra seguridad, deberíamos luchar contra esta violencia estructural que provocamos, pues nuestros enemigos son en realidad quienes aparecen como nuestros defensores.

Con una mano atizando el fuego y con la otra apagando las brasas a fuerza de represión y crueldad.  De vergüenza.

Share

La militarización de la política internacional y de inmigración de la UE sigue dando vueltas de tuerca

Detail+of+tool-marks

Por Pablo César Pérez González

Nos informa La Vanguardia de la asistencia de Pedro Morenés, ministro de Defensa español, al Consejo de Ministros de Exteriores y Defensa del 18 de mayo en Bruselas.

Según la nota, que en realidad recoge la nota de prensa lanzada por la Agencia EFE, el citado Consejo se dedicaba a tratar

problemas como las mafias que mueven la inmigración, la situación en Ucrania o la amenaza del autodenominado Estado Islámico,

Es decir, más de lo mismo: una especie de legitimación del creciente intervencionismo militarista europeo.

Pero, aquí está lo bueno, también nos informa de que esta cumbre es «preparatoria» de una cumbre de jefes de Estado en Junio, sobre materia militar.  Ojito porque parece que aquí sí que pueden tomarse decisiones trascendentes en el creciente camino militarizador de la Unión Europea.

También nos informa esta noticia que a la reunión asistió el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, que como se sabe no es una organización de la UE por mucho que los países de la UE pertenezcan además a la OTAN.

Ello nos llama la atención porque nos hace confirmar la subordinación de los ministros europeos, aunque sean los de defensa, a la OTAN, un claro ejemplo de la Europa que están construyendo estos piezas.

Por otra parte la presencia de la OTAN en la reunión de ministros europeos no parece que sea protocolaria o de cortesía, sino para abundar en unas pequeñas preocupaciones de la OTAN respecto del papel que se espera de Europa, como

 la necesidad de coordinar una política común para hacer frente «a un nuevo tipo de amenazas» con elementos no convencionales como «la propaganda en internet, la desinformación o la guerra económica

Ya ven, ahora las redes sociales, internet, la «desinformación» (¿a lo mejor la información alternativa a la que ellos empaquetan y nos dan?) o la «guerra económica» pasan a militarizarse y a ser objetivo militar.

Pero no acaba ahí el tema: la reunión, además de discurrir por los derroteros señalados, sirvió para algo peor, según El País: militarizar también y definitivamente (es decir, más de lo que ya estaba siéndolo) la política migratoria europea, mediante la autorización del poderío militar (naval principalmente) para resolver a cañonazos el tema de los barcos que arriban a Europa desde la ribera sur del mediterráneo (principalmente refugiados y huidos de las guerras que hemos provocado, potenciado, auspiciado y enquistado gracias a la geopolítica mortífera y militar en la que nos hemos embarcado desde la «frontera norte» del mediterráneo). La operación nueva se llamará EURONAVFOR y se desarrollará en

 se desarrollará en tres fases. La primera consiste en recabar la necesaria información sensible para poder parar los barcos antes de que zarpen. Se trata de una labor compleja en un país desmembrado como Libia, aunque la UE pretende colaborar también con Estados fronterizos como Túnez y Egipto. La segunda fase contempla la captura, abordaje y desvío en alta mar de las embarcaciones que se sospeche estén destinadas a traficar con personas. En una etapa más avanzada, se pretende extender esas actividades a los barcos que puedan estar en aguas territoriales libias.

Con esto pasamos a dar una vuelta de tuerca a la idea actual de FRONTEX, un verdadero dispositivo militar al servicio de una orientación militarista de la política migratoria. Se supone que la reunión de Junio de los Jefes de Estado acabará de pegar el cerrojazo militar a la política migratoria europea.

Un panorama cada vez más preocupante y sombrío y, por cierto, ante el que no se observa una crítica suficientemente contundente de quienes hasta ahora han actuado de tribunos de los inmigrantes.  ¿Tan mala salud y aspiración a la justicia nos queda?

Share

La tragedia del Mediterráneo y el militarismo

De+patera+en+patera

por Diego López Román

 

La tragedia del Mediterráneo, ya lo hemos dicho antes, es una crónica en diferido y muestra los efectos perversos de malas políticas de dominación a las que no somos ajenos.

La vinculación entre este cementerio de refugiados que huyen hacia las costas de Europa, miles de ellos muertos en su desesperada huida del horror que nosotros mismos hemos auspiciado con la militarización del espacio africano por parte de nuestras políticas. Atizados los fuegos por nosotros, vendido durante décadas un amplio arsenal de armas por nosotros, desencadenadas las guerras en todo el Sahel y desestabilizado el mundo árabe por nosotros, aplicadas políticas de fragmentación y desencuentro entre los pueblos por nosotros, aferrada una política económica de dominación y violencia por nosotros y un largo etcétera, que ahora no quede títere con cabeza no puede sorprender más que a los cínicos, y que los desheredados y expulsados de todos los lugares intenten cruzar hacia nuestro mundo no es sino lo más razonable.

Sonroja por ello que algún político indecente nos diga que no se trata de refugiados, sino de inmigrantes económicos, como si el tema -además de una evidente mentira- cambiara en algo la realidad.

Pero el vínculo entre estos muertos en la tumba del Mediterráneo y las políticas militares occidentales en África y en Oriente Medio resulta, no ya evidente hasta para los ciegos, sino que los propios políticos extractivos que nos gobiernan la dejan claro para quien quiera oírlo.

Así ocurre con el, por otras muchas cosas nefasto, Ministro de Defensa español, Pedro Morenés, quien con el descaro que le caracteriza ha afirmado, tal como recoge El Mundo, que misiones militares como la de la República Centroafricana se justifican para evitar tragedias como la del Mediterráneo.

Lo ha dicho ante la Comisión de Defensa, un lugar donde se debería controlar políticamente la política de defensa pero se duerme la siesta dado el apabullante acuerdo militarista reinante.

Ya lo ven:  nuestras «fronteras avanzadas» y las misiones militares en el Sahel sirven, en la idea de Morenés, para que los inmigrantes sumidos en el caos que hemos provocado, no puedan llegar hasta aquí ni mostrarnos en nuestras propias narices el horror que estamos generando.

Al parecer, para esta casta extractiva que padecemos peor que un sarampión, los desplazados por las guerras y los  inmigrantes son más monos de lejos y cuando no se les puede oler ni oír.

Cuando no nos dicen a la cara y con tan rotundo escándalo lo que somos.

Share

¿Rearmaremos a Jordania?

Imagen Marian Sánchez

Fuente:  El Universal.

A principios de Diciembre, Morenés visitó Jordania por primera vez.  Allí fue recibido por el primer ministro y titular de Defensa jordano.  Como no podía ser menos:

Con los representantes jordanos abordó el fortalecimiento de la cooperación bilateral, principalmente en el ámbito de defensa, y la actual guerra contra el EI en el marco de la coalición internacional, en la que ambos países participan.

Parece ser que Morenés está interesadísimo en venderles armas a los jordanos.  Lo deducimos de sus palabras:

Jordania es uno de los beneficiarios del Programa español de Cooperación Internacional de Enseñanza Militar, que ofrece cursos en desminado y en operaciones especiales y de paz, así como formación de cadetes jordanos en la Academia General Militar.

La cooperación con este país árabe es «una prioridad importantísima de España porque aquí (en la región) es donde tenemos un foco de inestabilidad», subrayó Morenés, que analizó con los responsables jordanos la situación en Siria e Irak, donde el EI proclamó un califato en junio pasado.

Además, fíjense que España ofrece ayuda a Jordania para el problema de los refugiados de la guerra de Siria a través del Ministerio de Defensa, no del de Exteriores o del de Cooperación (otro aspectos que se militariza):

Durante las reuniones en Ammán, España también se ha ofrecido a cooperar con Jordania sobre los refugiados sirios que, según ACNUR, superan las 600.000 personas, aunque el Gobierno jordano eleva esta cifra a cerca de un millón y medio de personas.

Ensur, el primer ministro y ministro de Defensa jordano

dijo que «la ausencia de justicia conduce a la frustración y a más extremismo», aludiendo al auge del EI y otros grupos radicales.

Efectivamente.

Y la compra de armamento colabora en la creación de injusticias porque el dinero que se dedica a ello no se gasta en sufragar necesidades sociales.  La violencia de las guerras no es la única que existe;  antes, durante y después de las guerras existe una violencia estructural y cultura que acaba fomentando las injusticias, el extremismo de unos y otros y los conflictos armados.

Share

¿La inmigración es una amenaza militar?

Estrecho%2C+atardecer.+Sunset%2C+Strait+of+Gibraltar

Pedro Jiménez Beatríz Rodríguez

Fuente: Teinteresa.es

Los periódicos del régimen se han hinchado la pasada semana a contarnos las importantes relaciones internacionales que mantenemos con los países ribereños del Mediterráneo, dentro de la reunión militar «5+5»,  foro que coordina intereses militares de España, Francia, Italia, Portugal y Malta por el lado occidental y Libia, Marruecos, Mauritania, Argelia y Túnez por el de los países norteafricanos.

El grupo «5+5» se ha reunido en Granada y a costa de nuestros presupuestos.

Nos han explicado la buena colaboración entre una y otra ribera mediterránea en poner en común su información e «inteligencia militar» de cara a combatir el yihadismo, que tan peligroso es para los intereses de los unos como de los otros.

Con ello nos intentan dar a entender la efectiva amenaza a la seguridad de un yihadismo peligrosísimo y ajeno a nuestras responsabilidades, lo cual a asu vez justifica una intervención descarada en escenarios donde, haciendo seguidismo a los resabios coloniales franceses, vamos de mamporreros.

Pero la reunión no sólo ha tratado de estas zarandajas, sino que se ha puesto seria para exigir a los países de la ribera Sur del Mediterráneo que cumplan el papel de tapón para que ni penetren en nuestrs fronteras los inmigrantes desesperados (y que por cierto en gran proporción huyen de los conflictos militares que hemos provocado con nuestras políticas occidentales, con nuestra venta de armas o con nuestra imposición de una geoestrategia descabellada, o en lso que sencillamente formamos parte de uno de los bandos) que aspiran a dar el salto.

Qué curioso. La inmigración, el desplazamiento humano, pasa a ser un tema de la agenda militar. ¿Por qué?  ¿Quién es el enemigo, el yihadismo mitificado y difuso o la gente que en su huída del desastre que estamos provocando nosotros mismos puede presentarse aquí y hacerse visible y tangible en toda la crudeza en nuestras propias narices, tal vez desenmascarando nuestras malas poíticas y cabreando más a la gente con la casta?

Conm razón las políticas migratorias cada vez se hacen más estrechas e irrespetuosas con los derechos humanos. Estamos tapando las vergüenzas propias y negando a los demás un biuenestar conseguido al precio de la dominación y la violencia.

¿Es el enemigo la gente que huye o el sistema inhumano e insostenible que provoca la huída?

Share

Morenés quiere comprar drones a Israel

When+in+Rome

AK Rockefeller

Fuente: Aurora

Como se sabe, en este segundo ciclo de rearme del ejército español, donde, de momento, tienen previsto acumular al menos otros 10.000 millones de euros a la deuda militar impagable actual (de más de 30.000 millones), los ideólogos del armamentismo español están pensando en adquirir barcos de proyección (las famosas fragatas F-110), submarinos (los S-80 si consiguen que acaben flotando), vehículos 8×8 (para las operaciones a miles de kilómetros de las fuerzas terrestres de invasión que tenemos desperdigadas), aviones de abastecimiento en vuelo (para poder mandar «nuestros» cazas a miles de kilómetros a hacer la guerra) y drones.

¿Y dónde mejor que en Israel, que  ha acreditado el uso militar de drones asesinando a sangre fría con ellos a civiles y militares palestinos, para comprar estos aparatos.

Una de las claves del viaje del ministro Morenés a Israel es esta: adquirir aviones no tripulados con amplia experiencia y aprender del ejemplo israelí en su uso.

DIce Morenés, ese incansable puente entre la industria militar y la política,

El gobierno de Israel tiene una visión mucho más amplia de lo que son este tipo de amenazas porque la vive mucho más cercana. A mí me ha enriquecido muchísimo y profundamente haber tenido esta conversación.

y, para justificar el ijnterés por los drones (que por cierto se van a usar para algo muy diferente al «terrorismo islámico· que aparentemente justifica este armamento y, a poco imaginativos que seamos, nada decente

A nosotros también nos afecta enormemente, porque la inestabilidad del terrorismo islámico, la capacidad de destrucción que tiene, es global

Pero, por si fuera poco, Morenés confirma que España volverá a Irak y ofrece tres premisas del nuevo intervencionismo post-aznarial en Irak

Nosotros siempre entramos en estas operaciones para contribuir a la paz mundial pero fundamentalmente bajo tres premisas: el cumplimiento de la misión, el cumplimiento de nuestros acuerdos con nuestros aliados y una tercera fundamentalísima la seguridad de la gente que enviamos allí

Este mismo tipo de noticias lo ofrece Infodefensa, comentando el entusiasmo del ministro en la base israelí de Tel Nof

Ya lo ven, ahora lo de el respeto a la legalidad internacional o de los derechos humanos se ha caído por completo de las condiciones de participación en esas guerras de agresión en las que nos esta embarcando el Rajoinatio.

Todo vomitivo.

Y, por cierto, ¿qué crítica se hace a esta política desde los partidos políticos «de la oposición», esas maquinarias de domar y engañar a la gente en beneficio de los intereses de los de siempre?

La respuesta es un sonoro silencio. Ahora están a preparar las elecciones municipales.

Share

La guerra genera 51’2 millones de desplazados

Imagen de Andrés Bedia

Fuente:  Europapress.

Recordamos que la población española supera los 47 millones de personas.  La población mundial de refugiados supera los 50 millones y sigue creciendo (10’7 millones de personas son los que se incorporaron en 2013).  Serían el vigésimosexto país del mundo por población.

Además, cada año es peor:

el número de desplazados aumentó en 32.200, frente a 23.400 de aumento en 2012, y 14.200 durante el año anterior

De los 51’2 millones 16’7 son refugiados y 1’2 solicitantes de asilo.

En Palestina hay 5 millones de refugiados, en Siria 2’2 millones.

Durante 2013 sólo 416.600 refugiados pudieron volver a sus casas, en 2012 la cifra fue de 526.000.

En cuanto a países de acogida, lidera el ránking Pakistán (1’6 millones de personas), seguido de Irán (857.400), Líbano (856.500) Jordania (641.900).

Líbano es el país que alberga a más refugiados en relación a su población 178 refugiados por cada 1.000 libaneses.

Alemania lidera por primera vez la clasificación de países en los que se solicita asilo con 109.600, seguido de Estados Unidos con 84.400 y Sudáfrica con 70.000 solicitudes.

Es especialmente espantosa la estadística de que 25.300 niños sin acompañantes o separados de sus familias solicitaron asilo.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed