Archive for material antidisturbios

Multiplicdas por 2.5 las autorizaciones de venta de armas españolas al exterior

Aeroscopia

Aerofossile2012

Fuente: Infolibre.

Según el nuevo informe de “exportaciones de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso”, remitido por el Gobierno a las Cortes, relativo al primer semestre de 2016, se autorizó la venta de armas al exterior durante los seis primeros meses del año en curso por valor de 3.433 millones de euros, 2,5 veces más que el primer semestre de 2015, y un claro exponente de la agresiva política de venta de armas españolas al exterior.

La cosa es grave, porque en 2015 las armas vendidas que fueron autorizadas  (10.676 millones de euros) ya aumentaron en un tercio respecto de las de 2014, lo que augura este año una cifra más escandalosa todavía.

Si a ello sumamos que también nos estamos poniendo en primera fila en lo que respecta a la venta de material antidisturbios ( de 274.575 euros entre enero y junio de 2015 a 5,9 millones en los seis primeros meses de 2016) y material del llamado “doble uso” (621 millones frente a los 181 millones de 2015) parece que la industria militar española ha emprendido una alocada carrera por nutrir de instrumentos de guerra y represión a cuanto desalmado tenga a bien gastar el dinero de sus pueblos en armas en vez de en desarrollo de sus poblaciones, lo cual además se corrobora porque entre nuestros principales “compradores” encontramos países tan idílicos como Omán (196,8 millones de euros), Egipto (138,1 millones), Malasia (135,7 millones) o Arabia Saudí, Emiratos Arabes o Libia,estos con cantidades inferiores a los primeros, así como a los países de la agresora OTAN (813 millones) que ejerce un apolítica global de dominación y violencia. .

La venta de armas como uno de los principales ejemplos de la marca España nos deja en muy pésimo lugar y debería ser considerado no tanto como un motivo de orgullo como de vergüenza y desatino.

Por eso nos extraña oír tan pocas voces en contra de esta mala práctica que nos arruina moralmente para enriquecer a unos cuantos desalmados dedicados al negocio de la guerra.

 

 

 

Share

Nivel de alerta 4: excusa para aumentar el gasto de la policía en más de 7 millones de euros

Tonyina

Tamara SHerrero

Fuente: El confidencial Digital

Estamos en nivel de alerta 4, dentro del plan de prevención y actuación antiterrorista del Ministerio del Interior, lo que quiere decir que para Interior hay un alto riesgo de atentados terroristas que obliga a las fuerzas de seguridad a varias actuaciones: mayor presión y vigilancia sobre sospechosos, protección de centros estratégicos y mayor vigilancia callejera.

Esta situación ha servido de excusa a una acusada compra de material para el Ministerio del Interior, que, aprovechando la tesitura, ha decidido vendernos que se necesita aumentar el gasto en seguridad, aprobando tres grandes lotes de material:

En el primero de los lotes, se trata de adquirir, por 2.077.755 euros, 4.100 pistolas, 100 fusiles de asalto G-36, y 20 subfusiles MP5 para los GEO.

No es todo el refuerzo que a medio plazo pretende hacer Interior. También comprarán, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, 11.000 chalecos antibalas (1.000 de uso externo y 10.156 de uso interno) y, 200 placas balísticas, por importe total de 3.879.485 euros, que estaban licitados desde junio de 2016 pero que por la orden HAB/1169/2016 de 14 de Julio estaba congelado el gasto.

Una tercera licitación, por importe de 1.209.065,54 euros de euros, será para adquirir 4.545.400 cartuchos 9 mm parabellum blindados, otros 550.900 cartuchos 5,56 x 45 homologados por la OTAN y 275.400 cartuchos calibre 7.62 x 51 homologados por la OTAN.

Estas tres licitaciones suman nada menos que 7.166.326 euros, contando el neto y el IVA correspondiente, una cantidad nada despreciable que se intenta justificar en el supuesto peligro en que nos encontramos.

Por el volumen de material se nos hace más que difícil pensar que estas compras respondan al aumento real del nivel de riesgo (por otra parte decretado en junio de 2016 y no ahora) y parece más bien que el nivel de riesgo referido se ofrece como una mera excusa para evitar la impopularidad del aumento de gasto para material policial  tan abrumador, sobre todo cuando en años anteriores se hicieron gastos en material similar, como por ejemplo en 2012, cuando aumentaron el gasto en material antidisturbios en un 1.780%. o en agosto de 2013, que lo elevaron en otro 18,77%.

Aquí no acaba todo. El Ministerio del Interior tiene previsto comprar 700 vehículos que se para renovar los actuales en el “plan de refuerzo y reforma de la policía nacional” de 2017-2020, un nuevo dispendio en material policial que sorprende, sobre todo, si tenemos en cuenta, conforme a la Oficina estadística Eurostat y los propios sindicatos policiales españoles, según publica Publico, que España es el país de Europa que tiene más policías y, salvo raras excepciones, de todo el mundo, con 534 agentes por cada 100.000 habitantes, para una tasa de delitos de las más bajas de Europa (4846 delitos por cada 100.000 habitantes, frente a los 14.791 de Suecia, 9.678 de Bélgica o los 7.867 de Dinamarca.

Con todo, no parece que tengamos un nivel alto de alerta terrorista que justifique un aumento tan bárbaro del gasto en material policial, sino que contamos con una abrumadora cantidad de policías y con un desmedido interés en incrementar el gasto policial sin otro sentido que el de mantener un modelo de seguridad caduco y poco acorde con la realidad.

Share

¿Es España cómplice de la violencia desatada por el militarismo en Egipto?

Luxor+Temple%3A+Opet+Festival

Por Kairoinfo4u

Fuente: El Mundo

Los informes de Amnistía Internacional sobre la situación de Egipto son demoledores:

La actuación de los servicios militares en Egipto desde que se desencadenó la abortada primavera árabe ha sido de una elocuente violencia política y de fuerte militarización del estado. En 2013 respaldó el derrocamiento del presidente electo y,más tarde, el sostenimiento de todo el modelo de represión desencadenado bajo la presidencia del país por parte del General Al Sisi.

En la actualidad las cosas tienden a dar la peor versión del militarismo egipcio:

Las autoridades siguen reprimiendo la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica. Detienen y encarcelan a periodistas y a quienes se muestran críticos en Internet, y hostigan a grupos de derechos humanos.

y

Se han promulgado nuevas leyes represivas, entre ellas una que en la práctica prohíbe las protestas. También hay una nueva ley antiterrorista que confiere al presidente poderes similares a los del estado de excepción y le permite “adoptar las medidas necesarias para garantizar el orden público y la seguridad”, así como la capacidad de imponer cuantiosas multas a periodistas cuya información sobre el “terrorismo” difiera de las declaraciones oficiales.

La violencia se ha extendido por el país. En octubre de 2015, más de 200 personas perdieron la vida de manera violenta tras la explosión de un avión comercial ruso cuando sobrevolaba el Sinaí; muchas personas afirmaron que fue derribado por una bomba. El fiscal general de Egipto en El Cairo y varios jueces en el norte del Sinaí también perdieron la vida en ataques reivindicados por grupos armados, lo que representa una amenaza a la independencia del poder judicial.

Es este uno de los elocuentes frutos del militarismo, intrínseco a éste.

Amnistía internacional, dice El Mundo

Advierte de que 12 Estados de la UE podrían ser “cómplices de la oleada de homicidios ilegítimos, desapariciones y torturas” que sufre el país

¿Y España, colabora con esta situación? Parece que sí. Somos cómplices, dice el Mundo y aprovechamos el desaguisado para proporcionar material militar a los represores, detallando la denuncia de Aminstía Internacional de que España incumple el embargo de armas a Egipto. En un reciente comunicado Amnistía pone el dedo en la llaga y señala, entre otros, a España:

Los Estados de la UE que transfieren armas y equipos policiales a las fuerzas egipcias que cometen desapariciones forzadas, torturas y detenciones arbitrarias a escala masiva actúan de forma temeraria y podrían ser cómplices de estas violaciones graves.

En 2014 los países europeos autorizaron 290 licencias para transferir equipos militares a Egipto por un valor total de más de 6.000 millones de euros. Los artículos incluyen armas pequeñas, armas ligeras y munición, vehículos blindados, helicópteros militares, armas más pesadas para uso en operaciones antiterroristas y militares, y tecnología de vigilancia. Además de España, han proporcionado armamento Alemania, Bulgaria, Chipre, Eslovaquia, Francia, Hungría, Italia, Polonia, Reino Unido, República Checa y Rumania.

Dice la nota de prensa de Amnistía Internacional

Solamente en 2014, los Estados de la UE autorizaron 290 licencias para transferir equipos militares a Egipto por un valor total de más de 6.000 millones de euros (6.770 millones de dólares estadounidenses). Los artículos incluyen armas pequeñas, armas ligeras y munición, vehículos blindados, helicópteros militares, armas más pesadas para uso en operaciones antiterroristas y militares, y tecnología de vigilancia.

Los países de la UE que suministran armas a Egipto mediante exportaciones o corretaje desde 2013 son los siguientes: Alemania, Bulgaria, Chipre, Eslovaquia, España, Francia, Hungría, Italia, Polonia, Reino Unido, República Checa y Rumania.

Según Privacy International, empresas de varios países de la UE (incluidos Alemania, Italia y Reino Unido) han suministrado también a las autoridades egipcias sofisticados equipos o tecnologías destinados a su uso en la vigilancia estatal que Amnistía Internacional teme que podrían emplearse para reprimir la disidencia pacífica y violar el derecho a la intimidad.

y concluye que

Suministrar armas que probablemente alimentarán esta represión interna en Egipto es contrario al Tratado sobre el Comercio de Armas, en el que son partes todos los Estados de la UE y viola la Posición Común de la UE sobre exportaciones de armas”

En el caso español, el Gobierno dio luz verde en 2014 a 13 licencias de exportación de material de defensa por valor de 182,4 millones de euros. Entre las autorizaciones “figuran seis aviones de transporte militar, repuestos y documentación”.

Si esos 182,4 millones de euros hubieran servido para el desarrollo del pueblo egipcio los veríamos hasta poca cosa, pero se han entregado no para mantequilla, sino para cañones con los que reprimir al pueblo pobre, lo que hace a los vendedores de armas españoles unos verdaderos impresentables.

Por si fuera poco, el Ministro de defensa Pedro Morenés ha estado, con toda pompa y circunstancia, de visita en Egipto hace pocas semanas, visitando al propio presidente Al Sisi y a su cúpula militar, lo que mucho nos hace temer que el colaboracionismo con la represión militar continuará si topos como este están al frente del MInisterio de Defensa español en el futuro.

 

 

 

Share

Si nos escandalizan las imágenes de la militarización de la policía yanki en Ferguson, ¿qué diremos de la Guardia Civil?

Imagen de Light Brigading

Fuente:  Rebelión.

El análisis que hay que hacer es bastante sencillo y directo, cuando se militariza la policía de cualquier país los que pierden son sus ciudadanos y sus libertades y derechos:

“Que no quepa duda, la policía en EE.UU. se está militarizando. Y en muchas comunidades, particularmente las de color, el mensaje es recibido con absoluta claridad: ‘Sois el enemigo’”, escribe Tom Nolan , quien trabajó durante 27 años en el Departamento de Policía de Boston. “Muchas comunidades ahora ven a la policía como un ejército de ocupación, sus calles recuerdan más a Bagdad o Kabul que a una ciudad de EE.UU.”

Todo ello está planeado desde antiguo:

Detrás de esta militarización está el “programa 1033” del Pentágono, creado en la Ley de Autorización de la Defensa Nacional para 1997, que posibilita que el Departamento de Defensa suministre excedentes de equipamiento militar a un coste fuertemente reducido a departamentos locales de policía. El programa fue expandido después del 11-S , y ha llevado a la distribución de 4.200 millones de dólares en equipamiento. Departamentos de policía en todo el país utilizan ahora unos 500 aviones militares, 93.763 armas de asalto y 432 vehículos militares “Protegidos contra Emboscadas, Resistentes a las Minas” – que nuevos cuestan cerca de 700.000 dólares, y que son vendidos a los departamentos por solo 2.800 .

¿Cuándo llegarán estas mejoras en bloque y a lo grande a España?

Nos imaginamos que dentro de poco, si es que no han ido llegando ya, como suele hacer el gobierno de Rajoy, a la chita callando.

No en vano, Interior gasta este verano más de medio millón de euros en material antidisturbios, o, como firmaba en 2012 Marcelino Ollé, el gobierno pretende controlar las protestas de los empleados públicos, incluso hasta el límite (muy interesado, por parte de Rajoy, de intentar mediante circulares obstaculizar las protestas de los funcionarios ante la Moncloa).  Así las cosas no nos extraña que la Voz de Galicia titule que la Policía Nacional tiene el triple de antidisturbios que de investigadores.

 586.608 euros en dotar a las Unidades de Intervención Policial (UIP)con nuevo material antidisturbios.

Durante los tres meses de estío, el Gobierno ha adquirido 400 cascos por valor de 156.816€ y448 chalecos de protección antigolpes por 154.492,80€ a la empresa FEDUR, S.A; 1.395 protectores de piernas a Total Control Handcuffs, SLU por 162.043,20€ y 1.248 escudos a ECOYMA por 113.256€.

Para Rajoy el enemigo está claro: somos nosotros, los ciudadanos contrarios a su estrategia de poder.

Y, además, hay que recordar que una buena parte de la policía, es decir, la Guardia Civil, ya está militarizada en sus estatutos, como indica su propia página web.  Y el gobierno del PP no ha parado en sus intentos de remilitarizar a la Guardia Civil y a los ciudadanos, como ya indicábamos en un post previo.  Pero estamos tan acostumbrados que de estos detalles ni nos damos cuenta y no los analizamos con la atención que merecen para incluirlos en nuestras agendas políticas.

Es de destacar la alternativa que presentan en la noticia sobre Ferguson:

Un paso en la dirección correcta después de la violencia policial en Ferguson sería desmilitarizar las fuerzas policiales de EE.UU. Como recientemente un residente anónimo de Ferguson dijo a la BBC sobre los agentes de la policía de su ciudad: “Es poder. Tienen el poder, sienten que nosotros no lo tenemos. Por eso hacen las cosas que hacen. Lo que hicieron al joven Michael Brown, fue innecesario. Es violencia innecesaria.”

Y esto también es válido y necesario para España, civilizar a los militares.

Share

Jornadas de emergencia Civil-Militar: otro ejemplo del papel militar de las policías

Polic%C3%ADa+de+anta%C3%B1o
Entre el miércoles 13 y el viernes 15 de diciembre, tendrán lugar en el municipio grancanario de Ingenio las primeras Jornadas de Emergencias Civil y Militar,  Emercimil.
Estas jornadas están siendo organizadas por la Policía Local de Ingenio como un encuentro de fuerzas y cuerpos de seguridad, tanto militares como civiles, de ámbito estatal, autonómico y municipal, según informa la web municipal de Ingenio.
El viernes 13 de diciembre se prevé una gran exhibición en la Playa del Burrero, con la colaboración de la Armada, En la misma…

participarán cuatro helicópteros (SAR, GES, Salvamento Marítimo y Medio Ambiente). Los asistentes ese día podrán ver todo un espectáculo: el rescate de una embarcación y su tripulación por parte de helicópteros, patrulleras y buzos; el rescate de personas atrapadas en la montaña que serán izadas y la extinción de un incendio. Tras estos llamativos ejercicios los cuatro helicópteros aterrizarán en la zona de El Nido para que los ciudadanos puedan verlos más de cerca y presenciar su despegue.

El sábado 14 de diciembre, la Avenida Carlos V será ocupada por puestos divulgativos de diversos cuerpos de seguridad y emergencias, así como de empresas privadas del sector. La Armada expondrá embarcaciones, robots acuáticos, y un túnel de 50 metros de largo diseñado para hacer más atractivo su recorrido por el público. La Guardia Civil instalará un puesto de la Policía Judicial, “con todo el material que utilizan para investigar delitos y homicidios”.

Los TEDAX tendrán robots utilizados para desactivar bombas y los GEAS material para actividades subacuáticas, entre otras curiosidades.

En el encuentro también se anunció que los alumnos del Grado en Seguridad y Control de Riesgos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria han mostrado su deseo de participar en el EMERCIMIL por lo que desde la Policía Local de Ingenio se ha enviado ya una invitación formal a la ULPGC mostrando su conformidad y agrado ante esta petición.

Se comprueba con ello el papel cada vez más militarizado de las labores que realizan las diversas policías.

Share

114 millones de dólares para comprar camiones militarizados en Brasil

MAN_Brasil

Fuente: Infodefensa.

Puede parecer sorprendente, pero Brasil acaba de gastarse 114 millones de dólares en la adquisición de 860 camiones worker, de la alemana Wolkswagen “militarizados”, especialmente diseñados para transporte de tropa.

¿Para qué narices quiere Brasil 860 camiones de este tipo?

¿No recuerdan que hace poco tiempo los brasileiros salieron a la calle exigiendo justicia social y criticando los gastos fastuosos e innecesarios que se estaban llevando a cabo (por ejemplo en las puñeteras olimpiadas)? ¿Recuerdan que estas protestas continúan a fechas actuales y se han redoblado por la falta de respuesta política a las demandas sociales?

¿Responden los camiones a la oleada de movilización de la sociedad? ¿Se necesita el gasto de 114 millones de dólares para militarismo en Brasil?  ¿Se necesitan los camiones para la defensa de los brasileiros?  ¿No podrían destinarse esos 114 millones de dolares a satisfacer demandas sociales perentorias?

Ya vemos lo ocurrentes que son los gobiernos, que habitualmente responden a las expectativas sociales aumentando los gastos en fuerzas policiales y militares para reprimirlas. Y Brasil está resultando, para desilusión de todos, un ejemplo al respecto.

¿Nos militarizarán más si conceden la olimpiada a Madrid?

Share

Se multiplica por 18’77 el gasto en material antidisturbios: ¿quién es el enemigo?

Fuente:  Público.

En muchas ocasiones argumentamos que esta crisis económica y política que sufrimos nos está llevando, cada vez más, a preguntarnos quién es el enemigo.

La profunda crisis económica y social en la que vive España, ha provocado la multiplicación demanifestaciones y protestas de buena parte de la sociedad civil, que demanda un modo diferente de hacer política. El aumento de la conciencia crítica ciudadana no ha servido, por el momento, para que el Gobierno del Partido Popular varíe sus políticas, pero si para responder a este malestar con medidas que se traducen, por ejemplo, en el destino que el Ministerio del Interior dará a su presupuesto en los próximos años.

Así, se pasó de los 173.670 euros de 2012, a 3,26 millones de euros en 2013 en la partida destinada a la compra de “Material Antidisturbios y Equipamientos Específicos de Protección y Defensa”. 

Parece claro que el Gobierno no se alinea en el mismo frente que las personas en España.  Parece obvio que se alinea enfrente y con una actitud violenta y de enemigo declarado.  El aumento de 18’77 veces en material antidisturbio así lo manifiesta.

Una cantidad que servirá para reponer y modernizar el material que utilizan las unidades antidisturbios. Un material que incluye chalecos antibalas, gases lacrimógenos, porras, escudos, y pelotas de goma.  A su vez, la Generalitat de Catalunya anunció el pasado 12 de junio que los Mossos d’Esquadra dispondrían, ya para el mes de julio, de un camión policial equipado con varios cañones de agua y con un alcance de hasta 60 metros de distancia para dispersar a los manifestantes. Una imagen que, hasta ahora, en las calles españolas sólo era un recuerdo ligado a la Dictadura franquista y difuminado desde la Transición.

La Generalitat recuperará ahora los cañones de agua como un recurso aceptable ante la opinión pública, por mucho, que los medios de comunicación muestren cada día escenas de enfrentamientos entre policía y manifestantes, como se han dado en las últimas semanas en Brasil, Turquía o Egipto. Protestas dispersadas con el uso masivo de botes de humo, gases irritantes y lacrimógenos, y agua proyectada desde los cañones, a los que en ocasiones, se les añade colorante, que tiñe la ropa, o líquidos oleosos, que funcionan como auténticas bombas fétidas, y que sirven para marcar a los manifestantes.

Estos gastos los hacen con nuestros impuestos y contra los intereses y necesidades generales.  Sólo les interesa defender a las élites y a sus privilegios.  Si la política habitual no sirve para defender los derechos humanos, políticos y sociales;  si además los políticos habituales ya se encargan de cercenar las propuestas de cambios que pide la población y sólo las asumen cuando no les queda más remedio;  sólo nos queda la calle.

La calle está siendo usada de dos maneras:

  • –  para protestas.  Continuas, masivas, minoritarias, generales, específicas, de ida y vuelta como las mareas, …  En la mayor parte de los casos son pacíficas y llevan aparejadas actuaciones de propuestas en positivo, todas desoídas por los poderes.
  • –  para hacer política al estilo 15 M.  Miles de personas, todas las semanas, se unen en las calles, las plazas, los parques, …, para informarse, debatir, decidir y actuar.

Entre tanto, los políticos multiplican por 18’77 el gasto en material antidisturbios.  Parece que lo que queremos decir y lo que queremos proponer, al no encontrar hueco en los cauces habituales de la democracia y tomar la vía callejera, les molesta y les asusta.  Y se defienden.  Se defienden contra sus compatriotas, conciudadanos, votantes, vecinos, etc.

Les asusta la participación ciudadana, las ideas alternativas, las propuestas solidarias.

¡Qué pena de política al uso!

Los cuerpos de seguridad pretenden:

 “disolver a las multitudes con eficacia pero sin provocar grandes escándalos políticos deben poder disponer de un amplio abanico de medios que les permita una respuesta represiva gradual y flexible”. Es en esta respuesta donde se encuentra la generalización en el uso de las catalogadas como armas “no letales”. Una disuasión eficaz, sin un excesivo coste político y con unos materiales que empiezan a desarrollarse en los años 1960. De la mano de las fuerzas armadas de las grandes potencias, tienen como campo de pruebas países del Tercer Mundo. O, como es el caso de Palestina, se han convertido de forma directa en “un campo de experimentación para las empresas de seguridad y defensa israelíes”, donde se han probado, y utilizan, entre otro tipo de armas, la mayoría de ellas letales, balas y bombas fétidas. Un proyecto, el de las llamadas “bombas mofeta”, que comenzó a ser desarrollado en el año 2004 y que, como su nombre indica, reproduce de forma sintética el desagradable olor que segrega este animal. Una tecnología adoptada por la policía británica el pasado año y anunciada por Scotland Yard como un método eficaz para combatir los disturbios callejeros en las Islas.

Pero no sólo se encuentran dentro de esta categoría de armas las ya conocidas pelotas de goma, las pistolas y porras eléctricas o los cañones de agua, sino que se incorpora armamento desarrollado por programas militares para su uso directo en conflictos bélicos y en los que se han experimentado con armas diseñadas para incapacitar o repeler con una baja probabilidad de causar la muerte o daños permanentes a los oponentes. Entre este armamento destacan los fusiles láser y otras armas ópticas, capaces de provocar ceguera transitoria y/o definitiva, cañones de sonido, que aturden con la emisión de altas frecuencias al generar vértigo, espasmos, confusión mental y náuseas, o cañones de microondas que provocan quemaduras y dolor. A estos materiales, algunos de ellos, como los cañones de sonido, probados ya en protestas en Estados Unidos, se les unen otros, que parecen salidos directamente de la ciencia-ficción y no de laboratorios de los contratistas de defensa, como fusiles electromagnéticos -provocan ataques similares a los epilépticos-, pistolas de energía termal, que elevan la temperatura corporal, lanzadores de espuma, que inmovilizan a las personas pegándolas al suelo, o armas psicotrónicas, que pueden provocar trastornos mentales transitorios.

Estas armas, usadas en conflictos “de baja intensidad”, sirven también para disolver manifestaciones o reducir a detenidos por la policía, lo que deja entrever, como señala el Centre d’Estudis per la Pau, “la militarización de la policía” en cuanto a sus procedimientos de actuación y al tipo de materiales usados. Algunas de estas armas, las más pequeñas y manejables, como las pistolas Taser o las porras eléctricas, pueden ser incluso adquiridas fácilmente a través del comercio online, aunque en España esté prohibido su uso a particulares. A esta carrera por conseguir las armas “no letales” más novedosas y menos “dañinas”, se incorporan incluso los ayuntamientos que, como en el caso de algunos consistorios catalanes, se han interesado por adquirir camiones dotados con cañones de sonido.

Sean o no letales (lo cual es muy relativo) pueden producir  y producen graves daños en muchas ocasiones y no dejan de ser armas.  Cuando la clase política se defiende con armas, letales o no, de los ciudadanos a los que representan, o deberían representar, algo va muy mal en la política y quizá nos indica quién es el enemigo.

Y una última pregunta:  ¿puede este gasto ser considerado como una parte más del gasto militar?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed