Archive for liquidación gasto defensa 2012

Defensa gasta diariamente 9’1 millones de € más de lo presupuestado

Imagen de El País

 

Fuente: Infodefensa

Nuevo crédito de 1.318’4 millones para Gasto Militar en 2014.

Aprovechando el último Consejo de Ministros previo a las vacaciones de Verano, y como viene ocurriendo desde tiempos inmemoriales, ha aprobado un crédito extrapresupuestario de 1.318,4 millones de euros para gasto militar.

Esta cantidad se distribuye del siguiente modo, según la información ofrecida por el Consejo de Ministros del 31 de julio de 2014:

1.-  Programas Especiales de Adquisición de Armamentos, o el timo democrático de las Fuerzas Armadas.

883.655.368,60 € que dan para pagar otro plazo de los Programas Especiales de Adquisición de Armamentos (PEAS) que ya nos han generado una deuda de más de 30.000 millones de euros (esto ha dado lugar a la publicación del Real decreto Ley 10/2014 del 1 de agosto, otorgando un crédito de este pastizal a Defensa.

Es de destacar que estos PEAS cada vez son más cuestionados y ahora se sume UPyD a las críticas mediante un informe titulado:  «PEAS: fraude, despilfarro y utilidad«.

Imagen de infodefensa.com

 

2.-  Adiestramiento de la Fuerza Conjunta, el engaño presupuestario que significó el ocultamiento de gasto en los PEAS se continúa en muchas otras partidas del Presupuesto del Ministerio de Defensa.

30,5 millones de euros para el adiestramiento de la fuerza conjunta.

las Fuerzas Armadas mantendrán alistadas y con plena capacidad operativa a 67.000 efectivos, de los aproximados 120.000 de que dispone ahora. Todo ello con los escenarios presupuestarios actuales.

Esos 67.000 efectivos del Ejército de Tierra, Armada y Ejército del Aire nutrirán a la denominada Fuerza Conjunta. A su vez estas Fuerza Conjunta se dividirá en 12.000 efectivos para efectuar los cometidos permanentes de las Fuerzas Armadas en España (vigilancia y seguridad marítima, defensa y operaciones aéreas de ámbito nacional, ciberdefensa o inteligencia), 15.000 efectivos de los tres Ejércitos para planes de reacción rápida o de contingencia y efectuar así misiones en solitario o combinadas con los aliados en el exterior (por ejemplo, las misiones en el exterior como Afganistán, Líbano…; catástrofes humanitarias; participación en misiones de vigilancia de la OTAN; evacuación de civiles en algún lugar del globo…) y otros 40.000 efectivos que no estarán integradas en ese núcleo de 27.000 efectivos pero conformarán el «banquillo» rotatorio del cual se nutrirá.

Se supone que, dado que la misión del ejército es adiestrarse se debe tratar de otro tipo de adiestramiento fuera de lo normal. No queremos pensar que el Ministerio de Defensa presupuestó a la baja el adiestramiento de la parte activa de los Ejércitos por más de 2’5 millones al mes.  Los militares dirían que es una falta de respeto a su función y nosotros decimos que es una falta de respeto a los contribuyentes que no quieren pagar tanto en defensa y se ven engañados incluso en los gastos que se sabe que van al núcleo de la defensa militar.

3.-  Compra de cascos de combate, o la razón de por qué si hay para cañones no hay para mantequilla.

29,4 millones de euros para comprar 6.000 cascos de combate por año desde 2015 a 1019.  Un total de 30.000 cascos.

Si dividimos el importe total por el número de cascos nos sale que cada casco va a costar 967 €.

Los cascos tienen como objetivo la protección antibalística y antifragmentos.  Y nos informamos en infodefensa de que

Las Fuerzas Armadas españolas están dotadas del denominado casco Marte adquirido a Induyco (del grupo El Corte Inglés) desde finales de los años 80 y que ha estado en permanente evolución para mejorar su protección, reducir su peso y hacerlo más fácil de usar por las tropas en operaciones.

La empresa lo ha exportado a varios países, incluidos varios de la OTAN como Alemania y Holanda, y, según algunas fuentes, ha fabricado ya más de un millón de unidades.

El último modelo, denominado Marte 04/97 y disponible desde finales de los 90, está fabricado con una combinación de resinas sintéticas aradmídicas, Kevlar o Twaron, que aportar la más alta protección contra fragmentos y protege al soldado contra impactos directos de baja velocidad.

En 2007 y 2008, el Ejército de Tierra adquirió unos 2.000 cascos Marte 04 para unidades paracaidistas a Induyco por un importe unitario cercano a los 170 euros, además de sus correspondientes atalajes y fundas.

(Más información sobre los cascos Marte).

Nos suponemos que al atento lector también le ha sorprendido el aumento de precio desde 170 € en 2007 a 967 en 2014.  Huele mal, ¿verdad?

Muchas veces vemos aprobados gastos militares por montos no demasiado llamativos, como los cascos que nos ocupan.  No solemos hacer la comparación de qué significan estos gastos con respecto al gasto social, pero en esta ocasión hemos querido saber qué significa gastarse 29’4 millones de € en cascos de combate:

–  Si suponemos que una familia media gasta al año 200 € en libros y material escolar, los 29’4 millones en cascos supondrían el material escolar de 147.000 alumnos.

–  O, 4.605 personas podrían cobrar el REMI de 532 € (Renta Mínima de Inserción) durante 1 año.

–  O, se podrían comprar 199 viviendas en Madrid, como hizo la empresa Hispania, de George Soros, en 2014.

4.-  Combustible para aviones del Ejército del Aire, o la desinformación y el ocultamiento como eje de la Política de Defensa.

23,2 millones de euros para combustible para los aviones del ejército del aire.

Leemos en El Confidencial Digital que «es la primera vez en democracia que se recurre a la financiación no contemplada en el presupuesto».  Lo cuál es sencillamente increíble porque Defensa lo hace todos los años.  Además, dice que:

Fuentes próximas al ministerio aseguran que los recortes en el presupuesto militar han sido los que han provocado esta situación insólita: el combustible adquirido para este año 2014 es manifiestamente insuficiente, lo que ha llevado a la decisión de comprar más en el mes de agosto.

En el mismo consejo de ministros del viernes también se aprobó un suplemento de crédito que, entre otras cosas, se destina a la compra de combustible para los distintos cuerpos de las Fuerzas Armadas. Son, en concreto:

— 100.000 para el Estado Mayor de la Defensa.

— 1.813.850 para el Ejército de Tierra.

— 5.200.000 para la Armada.

— 6.200.000 para el Ejército del Aire.

El presupuesto dedicado por Defensa a la adquisición de combustible ha variado de manera sustancial en el último año. Mientras que en 2013 se compraron 180 millones de litros, la cifra es de 37 millones este curso.

Además, estos recortes han provocado que los pilotos se vean obligados a incrementar sus ejercicios en simulares.

Hay que recordar que la OTAN exige a sus países miembros una serie de horas de vuelo para sus pilotos. La alianza ya advirtió a España hace meses por su deriva en esta materia.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte establece el requisito de que los pilotos de combate deben cumplir un mínimo de 180 horas de vuelo al año; aunque pocos países llegan a este umbral, la mayoría quedan cerca de él.

Pero nuestro desconcierto aumenta cuando leemos la nota del Consejo de Ministros publicada por La Moncloa:

Apoyo logístico de las aeronaves del Ejercito del Aire

Con este Acuerdo se persigue garantizar la prestación de apoyo y repostaje de combustible a las aeronaves del Ejército del Aire cuando operen fuera del territorio nacional.

El Acuerdo Marco aprobado consta de dos lotes, uno para los servicios a prestar en el aeropuerto de Bruselas y otro para el resto del mundo. Su duración es de un año, prorrogable por otro más, y tiene un valor estimado de 23.268.262,50 euros.

Es decir, nada para entrenamiento sino que se va a dedicar el dinero a los viajes de los prebostes en sus vuelos oficiales Madrid-Bruselas-Madrid, y hacia otras partes del mundo.

5.-  Soporte logístico para aviones de la firma General Electric del Ejército del Aire, o como decíamos en el punto 2., la expansión de las malas prácticas políticas y presupuestarias desde los PEAS a toda la administración de Defensa.

28 millones para los motores de General Electric al servicio del Ejército del Aire.

El Acuerdo se celebra con el objetivo de dar soporte logístico y apoyo en servicio para los motores fabricados por la firma General Electric actualmente en servicio en el Ejército del Aire.

El Consejo de Ministros ha autorizado la celebración de este Acuerdo Marco y de los contratos que se deriven del mismo cuyo valor sea igual o superior a doce millones de euros. El valor estimado es de 28.000.000 euros, por un periodo de dos años: 2015-2016.

El mantenimiento de dichos motores es imprescindible para la realización de las misiones asignadas al Ejército del Aire en el marco de la Defensa Nacional.

6.-  Adquisición de 2 nuevos Buques de Acción Marítima.

333.4 millones de euros para la adquisición de dos nuevos buques de acción marítima, BAM, (por cierto, solicitados en las enmiendas a los presupuestos por grupos de izquierda y derecha).  Como nos informa Galicia Ártabra:

Estos barcos, según ha explicado la Armada, están “especialmente concebidos” para llevar a cabo operaciones de vigilancia y seguridad marítima, actividades cooperativas de promoción y fortalecimiento de la seguridad, gestionar crisis en escenarios de baja intensidad y apoyar la acción del Estado en el mar.

En concreto, estas dos nuevas unidades podrán “participar en la operación ‘Atalanta’”, contra la piratería, y en los despliegues de la Armada en el Golfo de Guinea

Es curioso que los BAM antiguos, los 4 de los que ya «disfrutamos» hayan costado 389’93 millones de €, es decir, 97’4825 millones cada uno, y ahora, los nuevos BAM cuesten a 166’74 millones cada uno.  Lo lógico en un programa de este tipo que lleva tantos años haciendo estudios para poder producirlos es que los primeros sean más caros y que los siguientes se beneficien del abaratamiento al no tener que realizar nuevas investigaciones.  Parece ser que los nuevos BAM van a tener mejores prestaciones:

-Contarán con los mejores sistemas de comunicaciones.

-El Sistema Integrado de Control de Plataforma tendrá la última actualización.

-Se adaptará el hangar para el trabajo con los nuevos helicópteros SH60, que llegarán en diciembre de 2015.

-Serán más seguros. Se revisará la aplicación de las políticas en materia de prevención de riesgos laborales y seguridad personal.

-Se mejorará la seguridad física de espacios clasificados.

-Podrán producir agua y refrigeración en condiciones extremas.

-Se estudiará la ampliación de la capacidad de alojamiento, tomando como punto de partida los despliegues de las unidades ya existentes en la operación ‘Atalanta’ y el Golfo de Guinea.

-Habrá más espacio para reclusos.

-Tendrán el mismo armamento, pero es posible que se incluya un montaje de pequeño calibre sobre el puente.

EL GASTO EXTRAPRESUPUESTARIO DEL MINISTERIO DE DEFENSA A MEDIADOS DE 2014.

En el informe de Utopía Contagiosa de liquidación del gasto de 2012  (último ejercicio auditado por la Intervención general del Estado) que editamos hace menos de seis meses, ya explicamos la tremenda progresión del aumento del gasto militar mediante créditos extra-presupuestarios que se viene realizando, tramposamente, el Ministerio de Defensa, que desde 2002 a 2012 ha supuesto un desvío de, 17´28 % respecto al presupuesto aprobado por el parlamento (lo que equivale a 13.688 millones de €) y que ha llegado al punto más alto del desvío en 2012, donde la partida «incrementada» ha sido del 43,53 % respecto de lo presupuestado para dicho ejercicio.

Este aumento veraniego es una vieja práctica que pretende, sencillamente, hurtar a la opinión pública y al control político el extremado volumen del gasto militar español, fingiendo unas cantidades «mas asumibles» (si es que es asumible el presupuesto del ministerio de defensa destinado mayormente a mantener un ejército innecesario, sobredimensionado e intervencionista) para luego, bajo cuerda, fuera de presupuestos, inyectarle más dinero sin debate alguno.

Pero esto no es todo. Las cifras aumentadas «extrapresupuestariamente implican para la IGAE (como hemos dicho, órgano de control económica de los presupuestos)  aumentos constantes del gasto militar que computan como tal del orden del 17´28% anuales, pero la IGAE no computa como gasto militar «todo» el que se esconde en los restantes ministerios (12 de los trece) ni en todas las partidas que la OTAN considera como gasto militar, lo que hace más escandaloso al final el resultado anual, cercano, año tras año, a los 25.000 millones de euros, cifra de la que no goza ninguno de los otros 12 ministerios con que cuenta España.

Ya lo ven. En verano el gobierno hace que año tras año les toque la lotería  los militares. Con razón se ponen tan gallardos en los desfiles en presencia de las autoridades que tan bien les sirven.

Si a los 1.318’4 millones de gastos extrapresupuestarios que hemos explicado antes le sumamos lo que ya ha gastado de más en la liquidación hasta el 30 de Junio de 2014, es decir, 592’98 millones de €, nos dará un total de:

1.911’38 millones de € gastados de más hasta principios de agosto de 2014.

Lo cual supone que el presupuesto inicial del Ministerio de Defensa de 5.745’77 millones de € se ha aumentado en un 33’26 % en medio año, y que posiblemente acabe en mucho más de los 7.657’15 millones de €.

Los 1.911’38 millones de € gastados de más hasta principios de agosto de 2014, divididos entre los 7 meses nos da:  273’05 millones de gasto de más al mes.  Y dividido por los 30 días del mes nos da un total de 9’1 millones de € de gasto extra cada día para el Ministerio de Defensa.

 
Share

Liquidación del Gasto del Ministerio de Defensa 2012

http://es.scribd.com/doc/228973749/Liquidacion-Gasto-2012

Presentamos el informe «liquidación del Gasto del Ministerio de Defensa 2012» elaborado por el Colectivo Utopía Contagiosa con la colaboración de los colectivos antimilitaristas Tortuga y Espazo Aberto Antimilitar, así como por la organización ecologista-antimilitarista Ecologistas en Acción.

El informe analiza el documento de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) en el que se fiscaliza el gasto efectivamente realizado por el ministerio de defensa en el ejercicio de 2012 (último ejercicio fiscalizado por la IGAE que, como se ve, va con bastante retraso).

Habitualmente el Ministerio de Defensa gasta mucho más de lo que presupuesta (una media cercana al 18% en los últimos 10 años) aunque en el ejercicio 2012, primero del gobierno de Rajoy, el desvío ha sido espectacular: un 43,53% de gasto por encima de lo presupuestado, pasando de los 6.316,4 millones presupuestados a los 9.066,29 gastados, todo un récord.

Pero eso no es todo, el presupuesto analizado por el IGAE es únicamente uno de los componentes del gasto militar español, disgrazado en 12 de los 13 ministerios existentes y en otro tipo de organismos, como son los 20,87 millones de euros que la IGAE adjudica, fuera del Ministerio de Defensa, al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, o los 11,8 al organismo autónomo de Cría Caballar, o los 214,6 que corresponden a la Agencia de espionaje CNI, o los 6,7 a Centros Universitarios de la Defensa y los 73,9 que corresponden al ministerio de exteriores por organismos donde participa defensa.

La composición de este gasto nos permite ver no sólo la ineficiencia de lo militar, sino la creciente militarización de actividades de toda índole y el abuso de la prioridad política de gastar en gasto militar en vez de gasto social.

Pero eso no es todo: al menos podemos sumar a la cifra que la IGAE desvela del gasto militar otras partidas de las que este organismo no habla y que constituyen claras partidas del gasto militar de 2012:

Los 2.733,55 millones de euros gastados por el Ministerio de Interior por la Guardia Civil.

Los 3.673,5 millones de euros gastados por clases pasivas militares

Así las cosas, una aproximación al gasto militar que tiene en cuenta las cifras del IGAE y los gastos reconocidos por otros organismos nos llevaría a una cifra mínima de 23.349,45 millones de euros gastados en militarismo en 2012, frente a los 6.316,4 presupuestados, lo que nos permite afirmar lo impresentable y antidemocrático del gasto militar, oculto en un 61,18%,  que equivale a 13.682,79 millones de euros.

Razones todas ellas para seguir oponiéndonos a un gasto innecesario, insolidario, opaco y contrario a los intereses de todos; un gasto al que ética y políticamente conviene oponernos y practicar la desobediencia civil que promueven los colectivos en favor de la objeción fiscal.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed