Archive for la guerra en imágenes

Arte por armas

Imágenes de El Confidencial. Muestran las excavaciones ilegales de Apamea (APSA)

Imágenes de El Confidencial. Muestran las excavaciones ilegales de Apamea (APSA)

Fuente:  El Confidencial.

La guerra fomenta el tráfico de armas y viceversa.  También hemos aprendido que la guerra impulsa el tráfico de personas.  Pero los refugiados han tenido, y tienen muchísimas dificultades para atravesar fronteras.  Sin embargo, parece que el tráfico de armas y su intercambio por obras de arte situadas en zonas de guerra controladas por Dáesh no tienen tantas dificultades para llegar a compradores de Estados Unidos, Europa y Asia.

Parece que a todos estos puntos han llegado obras de arte compradas por enamorados de lo bello y antiguo, pero que acaban convirtiéndose en armas para Estado Islámico.

El vínculo parece ser la mafia calabresa italiana, la `Ndrangheta.  Esta mafia usa sus infraestructuras para intercambiar armas (parece ser que, sobre todo, ametralladoras Kalashnikov y lanzacohetes antitanque portátiles RPG, ambos de fabricación soviética).

Todo vale en la guerra e ISIS no sólo destruye templos milenarios sino que no tiene ningún apuro en intercambiar estatuas y diversas piezas de arte por armas.

 “Unas 100.000 piezas de gran importancia cultural para todo el mundo están en (en zonas) controladas por el Estado Islámico”, escribió el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, al estimar que ese negocio le aportaría al ISIS entre 150 y 200 millones al año.

Pero también es necesario señalar que estos 150-200 millones al año, o mucho más porque hay que contar con la mordida que se llevarán los mafiosos, han de salir de manos de ricos potentados de Occidente sin escrúpulos.  No en vano, otra noticia de El Confidencial, de hace dos años nos hablaba de que

Coleccionistas privados de arte «encargan» piezas exclusivas a Estado Islámico.  (…)  Es por esto que el Estado Islámico, el grupo terrorista más rico y sanguinario en la actualidad, está financiando sus actividades con el contrabando de los monumentos y restos artísticos y arqueológicos que subyacen en las tierras de Siria. Ciudades como Apamea, Ebla o Raqqa han sido completamente saqueadas. Las imágenes muestran tierras repletas de agujeros, museos desvalijados o ciudades subterráneas que han perdido todas sus reliquias milenarias. Los combatientes yihadistas han organizado, incluso, sus propias excavaciones. Como en la ciudad de Hasaka, donde una bandera negra custodia la colina donde realizan las obras de extracción ilegales.

Cuando el ISIS (El Estado Islámico de Irak y Siria por sus siglas en inglés) invadió parte de Siria, el pueblo ya llevaba tiempo robando piezas en lugares arqueológicos”, cuenta a El Confidencial Amr Al Azm. Tras imponer su autoridad, los yihadistas dijeron a la población: “De acuerdo, podéis seguir saqueando arte con una condición:  tenéis que pagar una parte proporcional, es decir un impuesto, al Estado Islámico”, explica Al Azm.

Este impuesto se basó en la idea de khums, un tributo(incluido en la sharia o ley islámica) que suponía un 20% de los beneficios totales. Así que los yihadistas visitaban a diario las diferentes excavaciones para recoger “el impuesto de los saqueos” y, así, recaudar fondos para financiar su guerra santa.

Sin embargo, aunque Al Azm asegura que no hay datos oficiales y que es imposible calcular el beneficio económico (se estima que el contrabando ilegal de arte mueve 3 billones de dólares anuales), pronto el ISIS comprendió que era un negocio demasiado lucrativo para compartirlo con otros. Por ello, el “Califato” decidió monopolizar el proceso íntegro de pillaje, prohibiendo a la población civil acercarse a los trabajos arqueológicos. “Desde el verano pasado, están contratando su propio personal, comprando su propia maquinaria. Tienen excavadoras y están trabajando ellos mismos sobre la tierra”, revela Al Azm. De hecho, el robo de arte es el trabajo mejor pagado por el Estado Islámico después del contrabando de petróleo, según fuentes sobre el terreno. “En mi opinión, si han decidido invertir en este negocio es porque el margen de beneficio es lo suficientemente importante como para que unos combatientes yihadistas se pongan a traficar con arte”, asegura el arqueólogo.

Habría que exigir, también, que las obras de arte estuviesen libres de sangre, como los diamantes.

Share

El coste de la guerra de Siria en imágenes

Fuente:  New York Times.

Debieron pensar que una imagen vale más que mil palabras.

Recientes análisis de imágenes satelitales por UNITAR-Unosat, una agencia de las Naciones Unidas, revela gran devastación en varias ciudades de Siria desde la guerra civil que comenzó hace casi cuatro años. Las cuatro ciudades a continuación son algunos de los analizados por el organismo, que examinó las imágenes tomadas antes y durante el conflicto.

Nos proponen varias imágenes de antes y después de la guerra.  Elegimos Homs.

Antes de la guerra:

Y después de la guerra:

Ni los edificios, ni los parques, ni las carreteras.  Ni siquiera los descampados son iguales, también están bombardeados y echados a perder.

Con estas imágenes no extraña que haya más de 1 millón de refugiados de la guerra siria.

Share

He sufrido mucho

Se dice que una imagen vale más que mil palabras.  Nos parece que este es el caso.  Impresionante documento gráfico sobre la emigración.

En el minuto 7’37 el joven que llama a su madre le dice que ha sufrido mucho.


Y es que la política, los políticos y las decisiones políticas deberían ser más conscientes del sufrimiento humano, y más solidarios.

Y no tanta verja y no tanta policía, y no tanto ejército para todo.  Ellos no son el enemigo.  Y nosotros no deberíamos ser su enemigo.

Share

Crowdfunding para que se represente la obra teatral «el ruido de los huesos que crujen»

el_ruido_cartel_739

Os presentamos una iniciativa de sumo interés para difundir la denuncia del militarismo y de la utilización de niños como soldados.

El grupo teatral » Almaradas» nos ha pedido la colaboración en la difusión de su propuesta de micro-financiación del proyecto para poderlo representar por todo el estado.

Puedes obtener más datos en la página de crowffunding de Verkami, donde además puedes apoyar este proyecto si lo consideras interesante

Os trascribimos a continuación el proyecto en sí:

PRESENTACIÓN DEL PROYECTO
A Elikia la secuestraron cuando tenía 10 años para convertirla en niña soldado y esclava sexual. Joseph tiene sólo ocho años cuando es conducido a patadas al campamento de Elikia, igual de indefenso, igual de inocente. Elikia y Joseph son los protagonistas de «El Ruido de los Huesos que Crujen» («Le Bruit des Os qui Craquent»), un viaje salvaje y esperanzado hacia la libertad y la dignidad en nombre de todos los niños. «¿Sabes? Elikia quiere decir Esperanza.» Y llevamos esta obra a escena para que esos niños olvidados tengan rostro, voz, futuro.

Read more

Share

Todo encaja: la doctrina del shock

Os recomendamos muy encarecidamente que veáis (y con mucha atención) el siguiente vídeo.

Ciertamente es una hora y cuarto, pero merece muchísimo la pena.

Nosotros hemos entendido que algunas cosas dentro de este esquema de pensamiento encajan perfectamente, por ejemplo, siempre nos había llamado la atención una realidad que reconocemos existente pero que no llegábamos a entender del todo:  está claro que todos los servicios públicos se están poniendo en manos privadas.  Pensábamos (también lo defiende en el vídeo Milton Friedman) que esto no sería llevado a cabo para los servicios de defensa.  No entendíamos que el Estado quisiera desprenderse del control de aquello que, precisamente, les da el control absoluto.  Sin embargo, tras oír las declaraciones en el vídeo de Runsfeld (anterior secretario de defensa norteamericano) hemos entendido que da igual.  Que cuando los que quieren privatizarlo todo llegan al poder, lo privatizan.  Y se quedan tan anchos porque, en el fondo, luego va a quedar el control en sus manos, sus manos privadas, en sus propias empresas privadas (véase concretamente, Blackwater).

También nos ha gustado el vídeo porque relaciona varios sucesos históricos (inicio de la dictadura chilena de Pinochet, inicio de la dictadura argentina de Videla, intervención armada de la Gran Bretaña de Thatcher en las Malvinas, guerra contra el terrorismo, etc.) con la idea económica de la ideología ultraliberal o neoconservadora de Milton Friedman y sus «Chicago boys».

También nos ha gustado porque nos va recordando, una y otra vez, que las propuestas neoliberales nunca han funcionado para los países a los que se les ha obligado a adoptarlas (sin embargo, sí ha sido muy lucrativa para aquellos países, Estados Unidos sobre todo, que nunca las han adoptado, pero las preconizan para los demás).

Por último, lo aconsejamos porque el miedo, la idea de inevitabiliad de las reformas contra la gente común, el proteccionismo de los ricos, la liberalización de servicios públicos a ultranza, etc., de otras épocas las estamos viviendo en primera persona en esta.  Todo parece un plan, todo parece una lucha a largo plazo que busca, sin ningún disimulo, que los ricos sean más ricos (aunque ello convierta en más pobres a los pobres).

Esperamos vuestros comentarios.  Que os guste y os sea útil para reflexionar en estos días previos al primer aniversario del 15 M.

Por nuestra parte, volvemos a remarcar la importancia medular y central que tienen el militarismo, la guerra, los ejércitos y la violencia en todas esta políticas.

Por lo mismo, pensamos que nuestra lucha a favor de un modelo de defensa noviolento y participativo en el que la sociedad pueda decidir qué y cómo quiere defender es crucial para las propuestas alternativas.

Mucho ánimo en nuestras luchas comunes porque es muy importante que, una y otra vez, retomemos fuerzas desde la concienciación.

Share

La vergüenza de la guerra: Hiroshima.

relaxing+in+the+shinkansen%E2%80%A6Fuente:  El País.

Con motivo de una exposición que se celebrará en Nueva York:  Hiroshima: Zona Cero 1945, nos enteramos de algo que, no sabemos por qué, no nos extraña ni un pelo:  «Tras lanzar sobre Hiroshima la primera bomba atómica que se utilizó en un conflicto armado, el Gobierno estadounidense impuso una estricta censura fotográfica sobre la ciudad.  Tras una explosión que aniquiló en el acto a más de 140.000 seres humanos y destruyó el 70% de las estructuras físicas de la ciudad, Estados Unidos tuvo muy claro que cuanto menos viera el mundo de aquello, mucho mejor. «No se tiene que imprimir nada que altere directa o indirectamente la tranquilidad del público».

En resumen, las élites militaristas y violentas de Estados Unidos nos defendieron de nuestros propios pensamientos si llegáramos a conocer la indigna realidad que los habitantes de entonces estaban pagando con sus impuesto, con la sangre y vida de sus hijos y con la destrucción del medio ambiente:  la guerra.

Nos defendieron de la visión de la guerra, que no de la guerra.  Nos defendieron de que pensásemos mal de la guerra y de ellos, que no de la guerra y de ellos.

Nos ocultaron las imágenes para que no pensásemos, para que no analizásemos, para que no pudiésemos criticar, para que no pudiésemos declararnos insumisos, desobedientes, nocolaboradores con la guerra.

Pero eso era antes, y lejos. Aquí, afortunadamente, no pasa nada de eso. Nosotros no colaboramos con nuestra posición mundial y nuestro modelo de sociedad a la guerras lejanas, ni nuestro modelo es explotador ni impone a otros condiciones de vida injustas, ni vendemos armas a nadie para que haga la guerra, ni tenemos tropas acantonadas en ningún conflicto internacional, ni contribuimos al mantenimiento de la OTAN  ni a su papel de parte en varios conflictos mundiales, ni pagamos impuestos para tener una maquinaria de guerra inmensa, ni para mantener unos ejércitos «creíbles», ni detraemos recursos que se pueden usar para construir una sociedad mas justa (o para pagar prestaciones sociales básicas a los damnificados de la crisis provocada por los ricos y los políticos) para sosteer un gasto miltar obsceno.

Eso pasaba antes. Ahora, sencillamente, ya no necesitan que pase porque han covertido la gran mentira de la guerra en una verdad asumida por todos cmo una verdad propia y ni siquiera escandalizaría ver en qué cosiste la gueral.

Por eso todos los partidos políticos, tanto los parlamentarios como los que quieren surgir ahora al amparo del lío que hay, asumen el militarismo y  los ejércitos en sus programas y se asustan del mensaje antimilitarista.

Share

No hay guerra que defienda la democracia.

Sin comentarios:  la guerra no es lo que nos venden, la guerra es esto:  criminalidad consentida, organizada, estatal;  terror, terrorismo, tortura.

¿Somos cómplices?  ¿Por qué no nos rebelamos contra la guerra?

Por algo repetimos una y otra vez que la violencia sólo genera violencia.

Share

«Si los periodistas hubiésemos hecho bien nuestro trabajo, no se habría hecho la guerra»

Queremos mostrar otro punto de vista de las guerras. Ahora con imágenes que tal vez por sí solas desmienten muchas de las posiciones estéticas de quienes acusan a los pacifistas de ilusos.  La guerra es una realidad.  Lo es de muerte y destrucción.  Penosamente, nosotros colaboramos con ella permitiendo el comercio de armas, los ejércitos y los gobiernos militaristas.

La guerra es un negocio.  Hemos de saber que el Pentágono gasta 1.000 millones de dólares al año en publicidad de la guerra y de su ejército.  Si se gasta tanto en vender la guerra es porque se obtienen muchos más beneficios.

Hemos de saber que los periodistas embutidos en la unidades castrenses sólo muestran una parte de la realidad porque si fuesen críticos perderían sus privilegios para cubrir la guerra.  Hemos de saber que la falta de crítica de los medios deriva en nuestra desinformación total y en la imposibilidad de tener juicios certeros sobre la situación.  En principio la prensa debería controlar las actuaciones de los militares, pero ¿cómo lo pueden hacer si la prensa es previa y totalmente controlada por los militares?  Los periodistas embutidos en la unidades militares no son independientes y sin esa independencia, su información es parcial.

¿Qué le ocurre a la gente común, a la población, en las guerras?  ¿Qué les ocurre en esas guerras que tienen como misión oficial «protegerles»?  Mueren, son heridos, quedan viudas, huérfanos, pasan hambre, pierden el trabajo, la casa, la sanidad, …  Esta realidad existe y hemos de ser conscientes de ella cuando, alegremente, apoyamos las intervenciones de nuestros ejército en guerras.

La autocrítica que se hacen los propios periodistas a su actitud colaborando con la manipulación informativa nos hace albergar esperanzas de que la información sobre las guerras cambie y sea más objetiva.  Por ello recomendamos ver la película «La guerra que usted no ve» de John Pilger.  Los propios periodistas reflexionan que si hubiesen hecho bien su trabajo, no se habría ido a la guerra.

Share

Consecuencias de las guerras: los desaparecidos.

Fuente:  Blog de Hernán Zin «Viaje a la guerra».

Resulta estremecedor darse cuenta de que cuando una guerra acaba, aún no ha llegado a su fin.  Sigue el sufrimiento, la incertidumbre.  Siguen las injusticias y las faltas de respeto a los derechos humanos.

Cuando «todo el mundo vibraba expectante ante la final del campeonato del mundo», en un lugar, Sbrenica, de la antigua Yugoslavia se reunía la gente con otros sentimientos muy distintos a flor de piel.

Hernán Zin y Gervasio Sánchez nos lo cuentan con sencillez con unas imágenes de fondo que con toda naturalidad y sin falsos llantos llaman mucho la atención.  El vídeo sólo dura 4’38, os lo recomendamos porque nos ha hecho reflexionar sobre las consecuencias de la guerra.

Share

Exposición en el Círculo de Bellas Artes de Madrid:Soldados israelíes hablan

Desde el día 11 al 20 de junio tiene lugar en el círculo de Bellas Artes de Madrid, en su Sala Ramón Gómez de la Serna,  la exposición rompiendo el silencio: soldados israelíes hablan, que denuncia la actuación del ejército israelí hacia los palestinos y las consecuencias del brutal militarismo que se vive allí.

La exposición ha sido promovida por la organización Breaking the Silence.

Otros eventos de esta organización en España, pinchando aquí

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed