Archive for ISDEFE

Nuevo convenio Defensa-Hisdesat: el satélite Paz nos costará desde 2016 a 2023, al menos, 1’38645 millones de €

Imagen de Hisdesat

Fuente:  Derecho.com

Se ha publicado el 24-11-1027, por lo tanto con un mes de retraso:

Suscrita el 23 de octubre de 2017 la Quinta Adenda al Convenio marco de colaboración entre el Ministerio de Defensa y la empresa Hisdesat, Servicios Estratégicos, S.A., para el desarrollo e implantación de un sistema de observación de la tierra por satélite gubernamental con tecnología radar (Satélite Paz)

El convenio es continuación del primero que se firmó el 25 de febrero de 2008.  Sus cláusulas nos informan de que:

Primero.

Que el «Convenio Marco de colaboración entre el Ministerio de Defensa y la empresa Hisdesat, S.A. para la definición e implantación de un sistema de observación de la tierra por satélite gubernamental con tecnología Radar» en su apartado 2.3 establece que las anualidades se ajustarán al calendario real de lanzamiento y a la entrada en operación del satélite.

Segundo.

Que con escrito de fecha 18 de marzo de 2016 Hisdesat comunicó al Ministerio de Defensa que se había producido un nuevo retraso en la fecha de lanzamiento del satélite y que no se iba a precisar presupuesto para la compra de imágenes en la anualidad de 2016.

Tercero.

Que durante 2016 han continuado los retrasos en la autorización administrativa del lanzamiento de PAZ hasta el punto de que las propias autoridades de la Federación Rusa recomendaron la búsqueda de un lanzador alternativo. Hisdesat finalmente ha contratado un lanzador alternativo para lanzar PAZ, cuyo lanzamiento está previsto en el segundo semestre de 2017, lo que ha dado lugar a que ambas partes planteen modificar de nuevo el calendario previsto y que sea necesario adaptarlo a la nueva planificación de cumplimiento de los hitos del programa.

Cuarto.

Por las razones expuestas, ambas partes consideran necesario realizar una nueva reprogramación de pagos mediante la formalización de la presente adenda al Convenio Marco, de forma que no se contemple desembolso de fondos del presupuesto de Defensa en pago por un servicio hasta el año 2018 y se extenderá hasta la anualidad 2023, sin que suponga ni incremento de gasto ni de años de servicio.

Por todo lo que antecede, ambas partes

ACUERDAN

Primero.

Modificar el apartado 2.3 del Acuerdo Marco de Colaboración de fecha 28 de febrero de 2008, que queda redactado como sigue:

Los importes máximos a abonar por el Ministerio de Defensa a Hisdesat por dicha utilización se establecerán por Acuerdo Económico Específico de acuerdo al perfil de pagos siguiente, sin que los mismos puedan exceder los importes máximos anuales reflejados:

Como siempre, la terminología que utiliza defensa en sus contratos roza lo esotérico.  No entendemos qué es eso de los perfiles propuestos.

Pero sí nos parece claro que lo que ha hecho Defensa, ante los continuos retrasos de la empresa Hisdesat, otro ejemplo de la mala calidad de la industria militar, ha sido retrasar, también, los pagos durante 3 años más.  Parece que sin aumento en el coste.

Recordamos que Hisdesat tiene como principal accionista a la operadora de satélites de comunicaciones Hispasat (43%), la sociedad pública perteneciente al Ministerio de Defensa, ISDEFE (30%), AIRBUS Defence & Space (15%), INDRA (7%) y SENER (5%).

Además, recordamos que ISDEFE es 100% una empresa pública y que Hispasat tiene parte del accionariado con capital público:  el 7’41 de la SEPI (Ministerio de Hacienda y Función Pública) y el 1’85 del Centro de Desarrollo Tecnológico e Industria (CDTI), del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

El satélite Paz nos va a costar desde 2016 a 2023 la friolera de 133’1 millones de €, es decir, 16’6375 millones de € anuales.  Es decir, 1’38645 millones de € al mes para tener un satélite cuya principal función es el espionaje militar.

¿No habríamos preferido gastar en otros gastos sociales mucho más urgentes?

Share

Empresas españolas y control de fronteras de la UE

.

waferboard

Fuente: bez.es

Citamos un extenso trabajo de Marta Molina, que a su vez cita fuentes del Centre Delás, Amnistía Internacional y otros no menos enjundiosos, en el que nos explican la preponderante participación de cuatro empresas españolas en el control de fronteras (en realidad control migratorio a partir de la nueva y brillante estrategia de “fronteras inteligentes” de la de la UE) que viene aplicando Europa frente a sus vecinos.

Las empresas en cuestión son Indra, participada por el Estado y una de las principales con las que el Ministerio de Defensa cuenta para construir su idea de “polo militar industrial español”, Mora Salazar, dedicada a cercados entre otras cosas, GMV, que vende artilugios de “seguridad” y “ciberseguridad”, y Atos España, también enfocada a la seguridad y la ciberseguridad.

Cuantifica el artículo en más de 15.000 millones de euros el volumen económico que mueve la “seguridad fronteriza” de la UE al año, teniendo en cuenta tanto el dinero que se invierte en políticas específicas de seguridad como en otras políticas (y se espera que la cifra se aumente exponencialmente hasta alcanzar en 2022 los 29.000 millones de euros anuales).

El principal instrumento (no el único) con el que cuenta Europa para llevar a cabo su política de fronteras es el nefasto y militarizado  programa Frontex, para el que se destinarán desde su inicio en 2005 hasta 2020 la nada despreciable cifra de 4.500 millones de euros.

Según datos de la Comisión Europea, España recibirá desde 2007 a 2020 la cantidad total de 484,4 millones de euros, siendo a su vez el principal receptor de “ayudas” para hacer el trabajo sucio de vigilancia de fronteras (seguido de Rumanía con 421,9 millones, Italia con 406,5  y Grecia con 374,6)

En cuanto a Indra, nuestra empresa bandera en el negocio, y según una investigadora avezada en el asunto es

Pionero en la puesta en marcha de un sistema de vigilancia de fronteras, el SIVE patentado por Indra, España es ejemplo para el resto de Estados miembros

Marta Molina explica en su artículo también, respecto de Indra que

 es una de las grandes beneficiarias de las licitaciones de Frontex. La multinacional facturó en 2015 540 millones de euros relacionados con la defensa, el 19% de sus ingresos totales. A la cabeza de una unión temporal de empresas, en 2015 se hizo con el contrato marco para desarrollar el equipo técnico en los vuelos de vigilancia por valor de 10 millones de euros. En abril del mismo año, ganó un nuevo contrato para la mejora de las comunicaciones por satélite, como parte del programa Copérnico, por 48.179 euros.

Añade otra investigadora, esta vez de Stop Wapen Handel, respecto de las industrias de defensa españolas que

“Todas ellas han sacado gran tajada del presupuesto de Fronteras”

Es decir, que la militarización del enfoque migratorio se ha convertido en un nicho de negocio evidente para la agresiva industria militar española. ¿Habrán maquinado también para que esto ocurra, o simplemente aprovechan la ocasión que se les brinda?

Marta Molina nos da una respuesta con datos que tal vez aclare este punto

La empresa española (se refiere a INDRA)  ha gastado cerca de un millón y medio de euros en intentar influir en las políticas de defensa de las fronteras europeas, según el Registro de Transparencia de los grupos de presión de la UE, en datos recogidos por Stop Wapen Handel. “Indra no sólo ha vendido sistemas de seguridad en las fronteras de España, sino que también tiene Rumanía y Portugal como clientes importantes en este campo”, agrega Mark Akkerman.

También ISDEFE, propiedad del  Ministerio de Defensa, moja en el negocio. Al menos 8 millones de euros de financiación en seis proyectos europeos.

En resumen, un artículo el que comentamos muy en consonancia con los datos ya aportados anteriormente por Yago Álvarez y Genoveva López en el Salmón Contracorriente, y que confirma la creciente militarización del enfoque migratorio y de las fronteras europeas, en consonancia con el gran negocio para unos pocos de esta exacerbación del miedo.

Share

Mapa del Complejo Militar-Industrial estatal español

Uno de los problemas para entender y valorar en su justa medida del Complejo Militar Industrial español es que no sabemos dónde está ubicado.  No hay imágenes o mapas en los que basarnos para poder tener una imagen mental de su presencia.

Desde Utopía Contagiosa queremos empezar a romper esta situación de ocultamiento de lo militar en España mediante una serie de mapas. El primero presenta la localización de las empresas militares del Complejo Militar-Industrial estatal español.

 

Los datos están recogidos de las propias páginas web de las empresas militares.

Lo primero que nos llama la atención es que hay 53 localizaciones de esta industria militar.

Lo segundo es que una gran parte de ellas se encuentra agrupada en Madrid, donde están las sedes centrales de gran cantidad de estas empresas y en Cádiz (donde, sin embargo, no representan un polo de desarrollo que lleve riqueza a la sociedad gaditana y, sí, sin embargo, una gran rémora para cambiar el modelo económico de la zona hacia una economía ética y sostenible).

INTA:

  • Centro de ensayo con aviones no tripulados.  Aeródromo de Rozas (Lugo)
  • Estación de la Red de Espacio Lejano de la ESA.  Monitoriza la exploración espacial en el Sistema Solar.  Carretera de Ávila 562, km 10  05260, apartado 32, Cebreros, (Ávila)
  • Sede central del INTA.  Carretera Torrejón a Ajalvir, km 4  28850 Torrejón de Ardoz, (Madrid)
  • Estación de la ESA para comunicaciones con vehículos espaciales europeos.
    Camino Bajo del Castillo s/n  Urbanización Villafranca del Castillo
    28692 Villanueva de la Cañada, (Madrid)
  • Centro de experimentación de vehículos aeroespaciales
    del Ministerio de Defensa y de investigaciones atmosféricas.  Carretera San Juan del Puerto, km 33  21130 Mazagón, (Huelva)
  • Labores de desarrollo del Airbus A400.  Aeropuerto de Sevilla carretera N-IV Madrid-Cádiz, km 532 41020, Sevilla
  • Ensayos de experimentación en vuelo para la certificación de aeronaves.
    Aeropuerto de Granada Autovía A-92 (dirección Sevilla) 18329 Chauchina, (Granada)
  • Estación especializada en satélites de observación de la Tierra y geoestacionarios.  Montaña Blanca-Maspalomas 35100, (Las Palmas de Gran Canaria)

Hispasat

  • La red del Segmento de Terreno de HISPASAT está formada por cuatro Centros de Control (Arganda del Rey, Tres Cantos, Las Palmas y Flamengo) y otras estaciones terrenas con capacidad de telemetría y telecomando y monitorización de portadoras (Maspalomas/España)
  • Madrid.  Sede Central.

Hisdesat

  • Madrid.

INDRA

Avenida de Bruselas, 35 28108 Alcobendas Madrid

c/ Aviación, 14 41007 Sevilla

Purita De La Riva 6 bajo 33008 Oviedo Asturias

c/ Numancia, 185 08034 Barcelona

Carretera de Zaragoza, km 3 31191 Galar Navarra

c/ Julian Camarillo 19-21 1º 28037 Madrid.

c/ Alcalá, 506. 28027 Madrid.

c/ Príncipe de Vergara, 109.  28002 Madrid

Avda. dels Traginers 14, 1ª planta 46014 Valencia

Muelle de Poniente s/n 03001 Alicante

Ibaibe 29, 1ªplanta Oficina 5  48902 Barakaldo  Bizkaia

Ronda de Toledo, s/n  13005 Ciudad Real

c/ Aviación, 14  41007 Sevilla

c/ Severo Ochoa, 23  29590 Málaga

Polígono Industrial Salinas de Poniente 11500 El Puerto de Santa María  Cádiz

Carretera Prado de las Torrres. s/n  41110 Bollullos de la Mitación  Sevilla

c/ Luis Moya Blanco, 82  33203 Gijón  Asturias

Navantia:

C/ Taxonera, S/N 15403 Ferrol.

Astillero San Fernando: Carretera de la Carraca, s/n 11100 SAN FERNANDO (Cádiz)

Astillero Puerto Real: Polígono Río San Pedro, s/n  11510 PUERTO REAL (Cádiz)

Reparaciones Cádiz: Carretera Industrial, s/n 11007 CÁDIZ

 

Carretera de la Algameca, s/n 30205 Cartagena

Velázquez, 132 28006 Madrid

Airbus Defence and Space.

Carrer Entença 95   08015 de Barcelona

Torres Quevedo, 9 (P.T.M.)  28760 Tres Cantos.  Madrid.

Edificio Cuzco IV, Paseo de la Castellana 141.  28046 Madrid

C/San Severo, s/n, Barajas Park – Ed. A1  28042 Madrid

Avda. de Aragon, 404  28022 Madrid-Barajas

Avenida John Lennon, s/n  28906 Getafe

Avenida de García Morato, s/n  41011 Sevilla

Centro Bahía de Cadiz, Carretera del Puerto de Santa Maria a Sanlicar de Barrameda, Km 5,5  11500 Cádiz

ALESTIS.

Parque Tecnológico AerópolisC/ Ingeniero Rafael Rubio Elola, nº 1 (ala Este)41309, La Rinconada (Sevilla)

Leonardo da Vinci, 8 Oficina 122-123-124 Pq. Empresarial La Carpetanía -28906 Getafe (Madrid)

Polígono Industrial TrocaderoC/ Portugal s/n11510 Puerto Real (Cádiz)

Parque Tecnológico TecnoBahíaAvda. Sindicalista Isidoro Gálvez s/n Parcela 39-40-4111500 Puerto de Santa María (Cádiz)

Polígono de JúndizC/ Júndiz, 1601015 Vitoria-Gasteiz

Parque Tecnológico de ÁlavaC/ Marie Curie, 201510 Miñano (Álava)

DEFEX.

Av. del General Perón, 38, 28020, Madrid

ISDEFE.

Calle Beatriz de Bobadilla, 3. 28040 Madrid.

Share

Polo Industrial Militar: fusión de Indra, Navantia e Isdefe, amparados por la SEPI del Ministerio de Hacienda

Fuente:  Hispanidad.com

No estamos, claramente, de acuerdo con Hispanidad.com en lo que dice que Morenés es más industrial que militar y que por ello ha aceptado las restricciones de Montoro al Presupuesto de Defensa para 2014.

Pensamos que hemos demostrado lo contrario en nuestro artículo:  “Avance del Gasto Militar en 2014“, donde, con los datos en la mano, queda claro que el Presupuesto Militar de 5.745’77 millones, acabará convirtiéndose en un Gasto Militar de 25.843’84 millones de €, con la participación de 12 de los 13 ministerios actuales.

Sin embargo, nos parece muy interesante el cuerpo de la noticia:  el Polo Industrial Militar, en palabras de Morenés, que parece que vuelve a la caduca terminología franquista.

El proyecto sería unir la división militar de Navantia y la ingeniería militar Isdefe, ambas estatales, con la privada Indra, donde la SEPI compró un 20% a Bankia.

Ahora bien, el proyecto es difícil, sobre todo en cuanto fusión pura y dura. Indra está en beneficios, Navantia en pérdidas. Indra cotiza en bolsa, y hay privados que poseen cuatro quintas partes de la empresa. ¿Qué pensarían los March o los Del Pino, accionistas de Indra con la mezcla? Probablemente no les gustaría.

Además, Indra no sólo se dedica a Defensa sino también a tecnologías de la información, y está presente en los cinco continentes.

Otrosí: el poderoso titular de Hacienda del Gabinete, Cristóbal Montoro, ya ha advertido que el proyecto Morenés le parece estupendo pero que no le puede costar un euro al Estado. El déficit fiscal es prioritario.

Pero según El Confidencial, las negociaciones entre la SEPI, por parte del Ministerio de Hacienda, y el Ministerio de Defensa están mucho más avanzadas de lo que parecen y el objetivo sería:

garantizar el suministro de las Fuerzas Armadas permita también el desarrollo tecnológico en un sector especialmente intensivo de capital

Y supone un punto de inflexión en las ansias privatizadoras de los gobiernos del PP.

el Gobierno ha apretado el botón de la SEPI para que actúe como guardaespaldas de excepción y ampare a todas esas empresas que operan al servicio de los cuarteles generales de las Fuerzas Armadas. El Ministerio de Defensa tiene también intereses industriales muy legítimos que han de ser preservados por encima de cualquier tentación mercantil, incluso de aquellas que están inspiradas en causas de fuerza mayor como pudiera ser el propio rescate bancario y los consiguientes pactos con la Comisión Europea, el BCE y el FMI.

Es decir, el Polo Militar Industrial va a ser intocable.  Ni las decisiones políticas, ni las económicas nacionales o internacionales de la Comisión Europea, el BCE y el FMI.  Nadie va a poder decir nada, ni contradecir, ni obligar a nada al Polo Militar Industrial.  Sería el sueño de los militares y de los políticos-industriales militaristas.

El conglomerado militarista sería importantísimo:

Las capitulaciones del matrimonio de conveniencia que están ultimando la SEPI y el Ministerio de Defensa apuntan a la configuración de un grupo accionarial estable encargado de cobijar las posiciones financieras que los distintos organismos del Estado mantienen dispersas en empresas del sector. Además de la citada participación de referencia en Indra, la futura cúpula societaria incluirá a Navantia y su filial Sainsel así como también a Isdefe, esta última sociedad de ingeniería del Ministerio de Defensa y por cuya auditoría técnica pasan todos los programas supranacionales de carácter militar en los que participa España. También se integrarán bajo la misma unidad de gestión los poderes derivados del 4% de EADS y el 9% de Hispasat con su filial de defensa Hisdesat.

Además, no somos originales, ni en el fondo ni en la forma:

El modelo de negocio que se trata de aplicar es análogo al que vienen desarrollando otros países europeos, como Francia y Alemania, donde la industria de defensa se mira pero no se toca. España no quiere ser menos y, salvando las distancias, el Gobierno pretende armarse con voz y voto para demostrar la recuperación de soberanía en un sector inequívocamente estratégico para la política y la economía de cualquier país.

Nuestra preocupación es máxima, por la premura en las fechas:

El objetivo de Mariano Rajoy es presentar en sociedad el proyecto ante los líderes europeos y ministros de Defensa en el próximo Consejo Europeo previsto para el 19 y 20 de diciembre.

Share

El secretario de Estado de Defensa despide a “PAZ”

Noche+Internacional+de+Observaci%C3%B3n+Lunar

Fuente: Atenea Digital

El Secretario de Estado de Defensa ha participado en un acto que no sabemos si tomarlo a pitorreo o con preocupación.

El acto en sí ha sido la “despedida” del primer satélite espía de titularidad totalmente española.

¿Quiere decir que hasta ahora comprábamos los satélites espía a medias con otro país?¿Sería a su vez espiado dicho país por nosotros?¿Era de fiar?

Pero ojo, de titularidad quiere decir que lo ha adquirido el ejército español en propiedad, pero no que la tecnología sea española. El satélite es de patente alemana, luego ¿supone eso que el satélite puede ser controlado por los alemanes?

¿Y para qué vale el satélite? Según la propaganda que han dado al evento de despedida, para observar cuanto pasa en la tierra o los mares, incluso de noche, con nubes o cualquier otra inclemencia.

¿Y es que necesitamos saber cuanto pasa en la tierra, etcétera?¿No sería suficiente con fijarnos en lo que pasa con los recortes de nuestros derechos, con el empobrecimiento de la población, con el deterioro de nuestro medio ambiente?

Dicen los expertos que el satélite espía lo usaremos para verificar los tratados internacionales, controlar la frontera (principalmente las pateras de quienes quieren venir porque no pueden vivir en los países donde gracias a la geopolítica de la que participamos la vida se ha vuelto insegura o imposible) y lucha contra la piratería.

Hay otros datos más a destacar que, aunque la propaganda nos dice que el satélite será de uso mixto, civil militar, nos enseñan la constante trampa y falta de transparencia del militarismo patrio:

  • Paz es propiedad de la sociedad Hisdesat Servicios Estratégicos, empresa participada mayoritariamente por el operador de comunicaciones civiles Hispasat (43%), junto con la sociedad pública ISDEFE (30%) -perteneciente al Ministerio de Defensa- Astrium CASA Espacio (15%), Indra (7%) y SENER (5%). Es decir, es un artefacto de propiedad militar y de dominio militar.
  • Para el uso de este cachivache se ha creado una “plataforma” llamada Programa de Observación Nacional de la Tierra por Satélite (PONTS), cuyo coste aproximado es de 346 millones de euros, de los que 135 millones corren a cargo del Ministerio de Defensa y los restantes 211 se los endosan a Industria para que no aparezca como gasto militar.

Como las desgracias no vienen nunca solas, se nos ocurre un comentario más: Hace poco se rasgaban las vestiduras nuestras autoridades porque se enteraban de que éramos espiados por EE.UU, Alemania o Reino Unido, entre otros, pero nosotros no tenemos empacho en hacer un satélite para hacer exactamente lo mismo. ¿Cabría aplicar eso de donde las dan las toman?¿Consideramos que espiar es moral?

Y, para remate de la cutrez, el nombre dado al satélite espía que el Secretario de Estado acaba de despedir: “Paz”.

El satélite para la guerra se llama paz, bonita manera de explicar lo que entienden por paz estos señores de la guerra. 

 

Share

Un crédito extra de 1.000 millones para Defensa (fuera de los Presupuestos Generales del Estado)

Salon+de+Hacienda

Fuente: Atenea Digital

Hay que estar atento al dato. El secretario de Estado de Defensa, Pedro Arguelles, uno de los hombres más populares de la jet madrileña, ha manifestado en las conferencias SYMDEX’13 de inicios de julio que el gobierno está esperando el visto bueno del Consejo de Estado para aprobar un nuevo crédito extraordinario de entre 800 y 1.000 millones de euros para pagar parte de los programas de armamentos comprometidos por el Estado con la voraz industria militar.

Como en otras ocasiones, se acudirá a la trampa de los créditos extraordinarios y extrapresupuestarios para que el crédito aparente no formar parte del presupuesto y que siga pareciendo que el gasto militar es menor de lo que nos dicen todos los días las plañideras ministeriales.  Y la cifra no es pequeña.  Si se habían aprobado casi 7.000 millones y ahora, bajo cuerda, se dan 1.000 millones de € más, el aumento es de un 14’3 % del Presupuesto del Ministerio de Defensa.  Además, se sabía que este gasto iba a tener lugar, pero se prefirió, cínicamente, ocultarlo para no aumentar el gasto militar y vendernos el cuento chino de la solidaridad de los militares en esta época de crisis.

Por si la noticia no era lo suficientemente mala, el Secretario de Estado nos ha dado otra más: el enfoque que el Ministerio de Defensa pretende impulsar para nuestra “industria militar” es netamente exportador. Es decir, se pretende que España venda muchas más armas a otros, lo cual es tanto como decir que queremos convertirnos en un factor de desestabilización de los conflictos y en un potenciador del rearme militar para sacar pasta con ello. ¿No es esto una inmoralidad? El dinero no huele, que dijo un emperador romano bastante impresentable, dicho sea de paso.

Y una tercera igual de mala: ISDEFE e INECO, empresas que pertenecen al Ministerio de Defensa, se aprestan a repartirse parte del botín económico de Afganistán, una vez que los ejércitos de la coalición pro-bono han triunfado plenamente en implantar la democracia, el bienestar y la paz allí, y están “interesadas” (menuda manera de llamar a la rapiña) en participar en la gestión y el ordenamiento del espacio aéreo afgano, para lo que el bueno de Argüelles ha estado reuniéndose con el ministro afgano de Transportes para asegurarse el trozo de pastel.

Total, un nuevo ejemplo de la expansión militarista que el Ministerio de Defensa está profundizando en contra de los intereses de la sociedad de aquí (a la que se le recortan derechos y libertades) y de otros lugares (a la que la imponemos nuestros cacharros militares para que se peleen o les obligamos a darnos parte del pastel económico que nos corresponde como botín de guerra).

Share

ERE en ISDEFE

Fuente: Infodefensa

El pasado 27 de junio ISDEFE ha presentado un ERE por el que propone cargarse a 77 trabajadores de este instituto autónomo militar.

El ERE, según parece, se produce a consecuencia de la absorción por ISDEFE del antiguo (INSA Ingeniería y Servicios Aeroespaciales SA) y del “redimensionamiento” de la entidad a partir de dicha absorción. Otra característica: El ERE es la crónica de una muerte anunciada, pues ya venía más o menos previsto a partir de la aprobación por el Consejo de Ministros del “Plan de reestructuración y racionalización del sector público empresarial y fundacional estatal“.

Si bien en estos tiempos es muy triste hablar de pérdidas de puestos de trabajo, sabiendo que ISDEFE cuenta con un fuerte componente militar en su producción, no podemos enjuiciar de la misma manera la pérdida de puestos de trabajo civiles y militares.  Todos tenemos derecho al trabajo y a comer, pero también es necesario analizar si los puestos de trabajo que pierde ISDEFE son de componente militar, es decir, de muy baja graduación ética.

Nuestra apuesta es muy sencilla:  deberían desaparecer todos los puestos de trabajo y las empresas con producción militar en España (y en el mundo) porque investigan en tecnologías que no son apropiadas para el desarrollo social y ecológico, porque son un gasto superfluo en un país en grave crisis y porque, por contra a lo que nos suele vender la propaganda militarista, la inversión en la industria militar, como ya comentábamos en el artículo “El negocio de la guerra y sus consecuencias para el trabajo y la deuda europea“:

Empleos creados con 1.000 millones de dólares de investigación en los siguientes sectores:

  • Militar:  8’555 empleos.
  • Consumo personal:  20’779
  • Construcción para climatización / infraestructuras:  12’804
  • Cuidado de la salud:  12’883
  • Educación:  17’687
  • Transporte público:  19’795

Y en una época como ésta (aunque también podríamos añadir que en cualquier otra época también) es mucho mejor invertir en transporte, educación, salud, etc, que en lo militar.

Share

Por el interés te quiero, …, Mozambique

Fuente:  eleconomista.es

Es un negocio redondo:

  • Cuando una patrullera llega a su edad límite hay pocas opciones:  o se vende como chatarra o se intenta engañar a algún otro país para “cedérsela” a muy buen precio, por ejemplo, 100 €.
  • Además de la cesión por 100 € el negocio consiste en que se les obliga para optar a tan buen precio a que contraten la actualización de la patrullera con Navantia, curiosamente no se puede obtener información del monto del contrato, pero sí de que, según la propia Navantia “el contrato supone más de 50.000 horas de trabajo para NAVANTIA y la industria auxiliar, lo que dará trabajo a más de 50 personas en los cinco meses  que durarán las obras”.
  • La Armada española se ha hecho cargo del adiestramiento de la nueva dotación del buque, que durante los últimos meses ha estado basado en los muelles del arsenal de La Carraca.
  • Por último se ha contratado a Consultoría Internacional de Defensa y Seguridad CIDyS, del grupo ISDEFE, que ha gestionado su modernización en el astillero de Navantia en San Fernando, así como su posterior traslado a Mozambique.

El resultado es redondo, por una parte el Ministerio de Defensa presume de colaborar con la seguridad de países pobres, por otro, se obtienen tres contratos:  modernización para Navantia, gestión para ISDEFE y, por último, adiestramiento para la Armada.

También resulta aberrante la cínica relación que se hace de este contrato con la presencia de tropas españolas hace años en una supuesta “acción humanitaria”.

Parece que el truco no es nuevo pues “En 2007 España cedió un patrullero de la misma clase (“Conejera”) a Mauritania y en 2012 entregó otro a Senegal”.

Ahora, el antiguo Dragonera español se llamará Pebane en Mozambique y se utilizará para la lucha contra la piratería de la zona, donde faenan numerosos barcos españoles.

Así, por lo tanto, conseguimos que Mozambique invierta en armamento y sea dependiente de nuestra industria de muerte.  Con ello la violencia estructural en Mozambique se agudizará y la población tendrá que soportar nuevos gastos en cañones, en lugar de en mantequilla.  Mozambique, con actuaciones como ésta, cada vez se aleja más de conseguir los Objetivos del Milenio.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed