Archive for inmigración

¿Tiene relación la política migratoria con la industria militar?

Fuente: Migrantes.

Hemos leído en la revista «Migrantes» de la Casa del Migrante de Tijuana el artículo «La política migratoria de Estados Unidos y la detención y deportación de migrantes como industria» , ilustrativo de la política migratoria de Estados Unidos, que analiza el negocio económico que supone la política migratoria estadounidense tanto para las empresas de «seguridad» que gestionan las cárceles privadas de aquel lugar, como para las industrias «accesorias» de venta de armas, material antidisturbios, aparatos de control y otros.

Según la articulista, el cambio a peor de la política migratoria de EEUU a partir de la aprobación de la Patriot  Act publicada tras los atentados de las torres gemelas y la conversión progresiva de la inmigración en una materia de «seguridad nacional», la militarización ha venido a asentarse en la materia migratoria, tanto en el control interno y externo de las fronteras, la implicación de los servicios policiales y de espionaje y, en fin, todo el enfoque asociado, lo que incluye la vinculación de la migración irregular a los suculentos negocios del tráfico de armas, droga, personas y el enfoque relacionado con la gran paranoia americana del terrorismo internacional.

El artículo no abunda mucho en la relación evidente que existe entre políticas migratorias que favorecen la inmigración ilegal y tráfico de armas que, como se sabe, lucran a las principales empresas de este macabro sector, y se centra más bien en el hecho de que el enfoque dado a las políticas migratorias y particularmente a las deportaciones (396.906 en 2011, 409.849 en 2013 y una tendencia al alza) y detenciones de migrantes (unos 400.000 en cárceles «civiles») comporta todo un mercado tanto para las empresas que gestionan las prisiones privadas estadounidenses (el principal emporio en este sentido es la sociedad Correction Corporation of América, que cotiza en bolsa, mantiene más de 60 empresas asociadas, tiene implantación en 21 estados federados y administra más de 80.000 presos) , como para el propio sector de la defensa y la seguridad, que provee de armas, material y servicios destinados a la represión de los  migrantes.

El artículo nos ha parecido, al margen de la difusión de la triste realidad que plantea,esclarecedor desde un punto de vista antimilitarista, pues refleja el desplazamiento hacia una mayor militarización de la política migratoria de EEUU que, según nuestro punto de vista, también ocurre en la política europea.

Aquí también la política migratoria ha empezado a formar parte de las agendas de la política de seguridad. No tenemos sino que comprobar las reuniones de ministros de los últimos días. Aquí también se han puesto en marcha programas de control militar de las fronteras (Frontex, Proyecto Perseus) y se ha ampliado la vigilancia militar de éstas mediante el uso de drones hasta las «pre-fronteras«. Aquí también existe una ingente inversión de las industrias militares en seguridad enfocada a este control político migratorio.

Ojo al concepto de prefrontera.  Alucinante la cara dura que hay que tener para no sólo acuñar ese término sino implementarlo con políticas que no dejan de ser agresivas con otros países.  Cuando la defensa era defensiva defendía las fronteras.  Para muchos éstas han dejado de tener sentido económico, social y político.  Pero nuestros gobernantes van por otro lado y con el término prefrontera se adueña, de facto, de los espacios de otros países y hacen valer sus derechos en ellos, sin respetar su soberanía ni a sus poblaciones.  Nuestra política defensiva, por lo tanto, se vuelve política agresiva.

Y por si nos quedaba algo, aquí también anuncian los Ministerios de Defensa e Interior la privatización futura y de la mano de las industrias de seguridad y defensa de una gran parte del control social ejercido hacia todo tipo de personas, inmigrantes incluidos.

La expansión del militarismo a la inmigración es una tendencia. Nos la narra la autora del artículo que comentamos para el caso americano, pero aquí se evidencia que ya nos llega esta nueva moda.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed