Archive for imperialismo

¿Qué tendrá Yibuti?

Caballos

mirguzman

Fuente: mundo BBC

Yibuti es un pequeño país del cuerno de África con algo más de 800.000 habitantes y menos de 24.000 kilómetros cuadrados. Más o menos como dos veces Asturias de extensión y alrededor de 200.000 personas menos que dicha comunidad.

Es el país 168 en el índice de desarrollo humano (datos de 2014) sobre un total de 186 países y con un coeficiente de 0,47, a la altura de Afganistán y Senegal, por ejemplo, y por encima de Costa de Marfil, Gambia o Etiopía.

La mayoría de su población (Yibuti) se concentra en su capital, con más de 550.000 habitantes según la ficha país que publica el Ministerio de Asuntos Exteriores español.

Sus tasas de analfabetismo (32,1%) según el referido informe país del Ministerio de exteriores español, de paro (60% en las ciudades y 83% en el mundo rural), su pobre esperanza de vida (62 años), su baja renta per cápita (2.700 $ anuales) y su elevada deuda externa (1.222 millones de dólares de USA) sitúan a Yibuti como un país pobre y tremendamente vulnerable.

Cuenta con un ejército de 10.400 efectivos,  un militar por cada 76,9 yibutienses, lo cual no es poca cosa si tenemos en cuanta el enorme paro del país y su empobrecedora dependencia. Un ejército que además está muy entrenado, pues ha participado desde su nacimiento en 1977 (con su independencia)  en apoyo de Somalía durante la guerra del Ogadén desatada ese año, y más tarde en enfrentamientos fronterizos con Eritrea en 1996, 1999 y 2008.

Yibuti tiene la feliz coincidencia de encontrarse en uno de los puntos más transitados por el tráfico marítimo y el comercio internacional mundial, como punto de acceso al Mar Rojo desde el Océano Índico vía Canal de Suez y, por ello, punta en entrada de los países mediterráneos al Índico y a Asia y viceversa.

YIbuti es un punto comercial de primer orden. Cuenta con una costa privilegiada para el tráfico marítimo mundial y es uno de los lugares de repostaje más importante del planeta, a la vez que puerta de importaciones y exportaciones de su vecina Etiopía y desde allí al resto de África.

Si nos referimos a sus principales inversores, tenemos a Arabia Saudí, inconfundible árbitro regional de la zona, con un 18´1% del total de inversiones, seguido de China, uno de los actores más potentes y activos en el índico, con un 16´6% del total, India, con un 14% y a EEUU, sexto inversor tras Indonesia y Malasia, con un 4.3% del total.

Los proveedores de Yibuti son similares pero con los puestos cambiados. China el primero de todos, con el 24% de las importaciones de Yibuti, Arabia Saudí, con el 16’4%, India con el 10´6, e Indonesia con el 7’3 %.

Pero Yibuti tiene otra característica más que sospechosa. Es uno de los lugares del globo con mayor concentración de bases militares.

Según el Informe País del MInisterio español de Exteriores

Yibuti se ha convertido en un importante aliado de Occidente gracias a su estabilidad interna y a su estratégica situación en el Estrecho de Bab el Mandeb, entre el Mar Rojo y el Golfo de Adén. Francia, EEUU y Japón disponen de bases militares permanentes en territorio yibutí. Alemania y España tienen contingentes desplegados –España de forma permanente y Alemania temporal-. Las facilidades otorgadas para el establecimiento de bases militares en su territorio, están convirtiendo a Yibuti en uno de los puntos básicos en la lucha contra la piratería en el océano Índico, Golfo de Arabia y Mar Rojo, así como en la lucha contra los movimientos terroristas que actúan en suelo de Somalia y de Yemen.

Vayan echando cuentas: bases militares permanentes de EEUU, Francia, Japón; bases donde España tiene un destacamento permanente y Alemania otro temporal. A ello podemos unir que es el principal centro en que se ubican los barcos de las operaciones Atalanta de la OTAN, como reconoce el MInisterio de Defensa español.

También cuenta ahora con una base militar china. Una de las mayores bases navales de la región y una fuente de preocupación en los países occidentales que tienen bases en dicho territorio, que ven que no tienen la exclusiva militar en la zona precisamente en un momento en que la tensión con China va creciendo.

China contará con hasta 10.000 soldados que se desplegarán hasta 2026 en la base de Yibuti, algo muy natural si tenemos en cuenta la gran dependencia económica de YIbuti de la inversión china, inversión, por lo demás creciente en toda África, donde ya ronda los 40.000 millones de euros “para desarrollo” del continente africano.

Se trata del primer despliegue de tropas chinas en África, aunque el país actualmente tiene efectivos militares en algunas Misiones de Paz de la ONU en el continente y ha desempeñado un importante rol en el control de la piratería en las aguas que bordean Somalia.

Como no puede ser menos, la finalidad de la base militar china en Yibuti es pacífica y consiste, según declaraciones del medio de noticias Xinhua en

reabastecer buques de la Armada que participen en misiones de mantenimiento de la paz y humanitarias en las costas de Yemen y Somalia

Dicen además los chinos en un editorial publicado ayer en el diario estatal chino Global Times que

el propósito esencial del desarrollo de la fuerza militar China es proteger la seguridad de China y no trata de controlar el mundo

Nada importa que la base se encuentre cercana a uno de los principales nucleos de explotación petrolera por parte de los chinos, donde

China recientemente desplegó una fuerza de 700 hombres para proteger sus intereses petroleros en Sudán del Sur, lo que muestra que está dispuesta a proteger sus negocios de US$200.000 millones anuales con África.

La razón humanitaria, por tanto, podría parecer falsa, pero no más que las razones, también razonables y humanitarias, de las bases militares en la zona de los otros países afincados, España entre ellos.

Llama la atención el cúmulo de características que hacen de Yibuti una presa fácil del militarismo y un aviso para navegantes: pobreza, dependencia económica, paro y subdesarrollo, dependencia de lo militar, intereses económicos y lucrativos para unos pocos, bases militares.

El militarismo, las bases militares, una condena al fracaso para las zonas agraciadas por su proliferación.

Share

EEUU usa Rota para potenciar su guerra en Siria y el Gobierno español pasa de explicarse en el Parlamento

Sailors+perform+maintenance+on+the+5-inch+gun+aboard+USS+Ross.

Official U.S. Navy Page

Fuente: Público.

A estas alturas no va a sorprenderse nadie de que el gobierno de Rajoy no haya dado ninguna explicación de algo que, para el común de los mortales, debería ser explicado por un gobierno.

Porque el gobierno de Rajoy locuaz no es, precisamente, sino parco y austero en palabras y gestos, imperturbable en su costumbre de hacer como que no está en el ajo y, como quien dice, tremendamente previsible en eso de esconder la cabeza bajo el ala.

Y por eso, cuando el Parlamento le ha preguntado, que también son ganas de molestar la siesta, que si sabía que Trump y sus ejércitos estaban usando las bases militares de Cádiz para sus ataques militares a Siria del pasado mes de abril, la respuesta ha sido evasiva y chulesca, como acostumbran cuando no se trata de darse autobombo

Dice la noticia que la respuesta gubernamental a cuatro preguntas relacionadas con esta materia

no aclara si estaba al tanto de que el ataque iba a tener lugar antes de que se produjera, no concreta si esta ofensiva se ajusta a derecho y ni siquiera aporta información para descifrar una de sus propias respuestas,…

Ya es grave que el gobierno no quiera dar explicaciones de algo tan importante como es que se usen las bases de EE.UU en España (por cierto que el tratado que lo permite nada dice que se puedan usar para apoyar una guerra) para iniciar una agresión militar, pero más grave aún saber que, efectivamente, somos el puerto de atraque de operaciones militares sumamente peligrosas y que automáticamente nos convierten en enemigo indirecto sin siquiera informarnos de ello.

¿Es un precio justo a pagar por Cádiz, sumido en una dependencia del militarismo sin parangón?.   Creemos que no, que Cádiz se merece mejor destino y bien haría en movilizarse su gente para desembarazarse de la dependencia militarista que sufre y la empobrece.

Pero también, ¿por qué es posible que el gobierno no de explicaciones de sus actos?

Porque en materia de Defensa el Parlamento cumple una función de mero florero y se puede pasar de él sin ningún riesgo de escándalo. Todo está “atado y bien atado”, que dijo el otro, entre los partidos del consenso militar y no tienen contrapeso que pueda plantear una alternativa contundente a esta aplastante lógica.

¿O es que es inteligente alimentar al monstruo que nos devora poco a poco para ir tirando con la esperanza de que se coma al de al lado?

De hecho, el Ejecutivo no sólo no responde a una parte importante de las preguntas escritas remitidas por un diputado de Podemos, otro de En Marea y un tercero del PDeCAT, sino que además despacha estas cuestiones con un mero copia y pega, cuando no las obvia directamente.

Las preguntas antedichas, que merecían una explicación política, y que han recibido como contestación otra chulesca (que se trata de una “operación limitaday unarespuesta medida y proporcionadapor parte de EE.UU) son las siguientes:

  1. ¿Por qué el Gobierno apoya la acción de las fuerzas estadounidenses?;
  2. ¿Qué opinión le merece que EEUU ataque de forma “unilateral e ilegítima”, “vulnerando el derecho internacional y la carta de la ONU, y sin mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”?
  3. ¿Aceptó el Gobierno la comisión de este ataque por acción u omisión?

Ya lo saben: es una operación limitada y una respuesta medida y proporcionada. ¿No suena a respuesta de compromiso de un gobierno títere y bananero?.

Otras preguntas relativas al grado de conocimiento previo del Gobierno acera del uso de la base de Rota para atacar a Siria, ni siquiera las han contestado. Será que se olvidaron o se han traspapelado, pero no pasa nada.

De este modo tenemos una serie de hechos de los que alarmarnos a cual más y por los que nuestra prensa bienpensante no se alarma en absoluto:

  1. Que el gobierno consiente el uso de las bases militares para operaciones militares como la iniciada en abril por EEUU, operación que, además, no contaba con autorización de la legislación internacional y por ello violaba los acuerdos de uso de las bases militares en España por parte de EE.UU.
  2. Que ello nos alinea de forma directa con la política agresiva y desestabilizadora de EE.UU y nos pone en situación de peligro y de ser considerados como enemigo en una amplia proporción del mundo islámico y de los países que ven con estupefacción cómo se las gasta el militarismo americano.
  3. Que además el gobierno español puede darse el lujo de no someterse al debido control parlamentario y no contestar, o contestar con evasivas, a las preguntas parlamentarias, porque en materia de Defensa nada de lo que hagan les pasará factura, ya que gozan del aplauso bobalicón del resto de los partidos del régimen.
  4. Que esta actitud es la habitual y que los demás partidos implicados en mantener invariable la política de defensa lo consienten y en el caso del PSOE, ha practicado la misma política cuando estaba en el gobierno.
  5. Que la sociedad, para colmo, ni siquiera se moviliza cuando se usan las bases militares en suelo español para potenciar y polarizar más aún una guerra inmoral como la de Siria.

No hay más conclusión que la de que seguimos en la minoría de edad en materia de defensa y otros toman las decisiones por nosotros. eso sí, en favor de sus propios intereses oligárquicos y en contra de los nuestros.

Share

El Pentágono pide entre 230.000 y 290.000 millones de $ para desarrollar las armas nucleares

Imagen de James Vaughan

Fuente:  Poderío Militar.

Se suele tener la sensación de que las armas nucleares están guardadas en sus profundos silos, quietas, a la espera.  Y esto nos puede llevar a concluir, peligrosamente, que ya no pasa nada en este submundo del militarismo mundial.

Grave error:

En los próximos 20 años, el Pentágono planea invertir en la modernización de sus fuerzas nucleares entre 230.000 y 290.000 millones de dólares, anunció el subsecretario adjunto de la Defensa estadounidense, Robert Soofer. En un reciente discurso ante la Comisión de los Asuntos de las Fuerzas Armadas del Senado de EE.UU., el alto cargo explicó la importancia de desarrollar la energía nuclear y la necesidad de asignar fondos para su modernización. Esos fondos, el país norteamericano planea destinarlos a las fuerzas nucleares entre los años 2018 y 2040.

Esta cantidad incluye el coste total de los sistemas estratégicos de suministro de armas nucleares, así como parcialmente el de los bombarderos B-21, que pueden usar tanto armas nucleares como convencionales

Cifras así de altas no nos suelen decir mucho. Por ello vamos a intentar compararlas con una cifra similar recogida en la prensa:  imagínense, representa casi dos veces el techo de gasto que Montoro ha fijado para 2018.  Es decir, todo lo que el Estado Español gastará en 2018 y 2019.  Una locura.

Las cifras que da el artículo son totalmente mareantes:

  •  EE.UU. gasta en el mantenimiento de la energía nuclear alrededor de 14.000 millones al año (suponemos que se refiere a la energía nuclear militar).
  • Sin embargo, en 2018 el Ministerio de Defensa tiene previsto aumentar esta cantidad a 19.000 millones de dólares
  • 5.000 millones de los cuales se destinarán exclusivamente a la modernización. El dinero se asignará para el desarrollo de submarinos estratégicos clase Columbia (5.000 millones de dólares anuales) y de bombarderos de nueva generación B-21 (2.700 millones de dólares anuales), así como para la fabricación y modernización de misiles balísticos y de crucero.

Y todo ello en manos de Trump!

Share

¿España tiene algo que ver en las hambrunas inadmisibles en cuatro países pobres?


_DSC4657

Por Trocaire

Fuente: Esglobal

Informa esglobal que en cuatro países la hambruna acecha y que están en riesgo de no poder acceder a alimentos más de 20 millones de personas, principalmente por causa de los conflictos bélicos que padecen.

Esto, como viene siendo habitual, no indigna lo suficiente a nadie y ni siquiera es motivo de un tratamiento mediático proporcional al drama que supone y a la bajeza moral en la que nos sitúa. Tal vez la prensa libre no tiene intereses en estos países o los tiene demasiado comprometidos con los causantes de tal desaguisado.

1.- Puntos en común de cuatro países empobrecidos

Los cuatro países en concreto son Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Nigeria y comparten entre sí algunas características que no podemos dejar de constatar.

  • Los cuatro se sitúan en una zona geoestratégica particularmente intensa para los intereses occidentales. Casi podríamos trazar una línea recta que los atravesara, desde Yemen, en la península arábiga, hasta Nigeria, todos ellos en la zona subsahariana.
  • Los cuatro son países de religión mayoritaria musulmana con complejas comunidades religiosas, circunstancia que se ha alimentado para dividir y fracturar a éstos y para alimentar conflictos en los que la excusa del radicalismo yihadista y otros argumentos sirve muy bien para alimentar peleas bien mundanas.
  • Los cuatro son países empobrecidos, con índices de desarrollo humano de 0’52 para Nigeria, que ocupa el puesto 152 de los países, 0,48 para Yemen, que ocupa el puesto 168, de 0´41 para Sudán del Sur, que ocupa el puesto 181, y 0,36 para Somalia, que ocupa el último puesto del mundo.
  • Los cuatro están en guerra
  • En los cuatro uno de los factores más determinantes de su desgraciada situación es precisamente el conflicto y el coste de la violencia que soportan, con unas cifras en el Índice de Paz Mundial escandalosas, ocupando respectivamente sobre un total de 162 países analizados, los puestos 160 (Sudán del Sur, con un coste de la violencia de 3.58 billones de dólares, lo que equivale al 26 % de su PIB según el FMI, Somalia con 1.240 millones de dólares, aproximadamente el 135´22 de su PIB, Yemen con 9.337 millones de euros, el 23´8% de su PIB, y Nigeria con 70.551 millones de dólares, un 24% de su PIB.
  • Y en los cuatro los intereses occidentales forman parte de un bando, dándole apoyo en todos los ámbitos y con la clara idea de fragmentar y debilitar cualquier intento de independencia real de éstos.

Podríamos añadir la existencia de recursos estratégicos básicos (eso sí, en general bajo el dominio o la influencia de las grandes potencias) y la pertenencia de dichos países a rutas de tránsito de materias primas esenciales para el capitalismo, para acabar el cuadro.

2.- La hambruna y la guerra

Cada cual puede sacar las conclusiones que prefiera, pero parece claro que la hambruna tiene que ver mucho con la guerra que padecen estos pueblos maltratados y… también con nosotros.

Porque hasta ahora estos contundentes datos nos invisibilizan, algo que tal vez le viene muy bien a nuestra tranquilidad y al sosiego de una opinión pública dormida y narcotizada en lo que tiene que ver con el orden mundial.

Pero nuestras políticas no son invisibles en la zona. Veamos nuestro caso, el caso español.

3.- El conflicto de Yemen.

España no participa en el conflicto de Yemen. Faltaría más.

Es un conflicto que comenzó cuando una coalición liderada por Arabia Saudí, con apoyo logístico de EEUU, inició en marzo de 2015 la operación “tormenta decisiva” bombardeando aéreamente Yemen y en contra de su presidente de entonces, lo que desencadena una guerra entre la facción de éste, conocida como huzíes (de credo chií) y la facción que apoya a Arabia Saudí (de credo sunní), con el actual presidente del estado yemení.

No es una lucha religiosa, sino de poder, en una zona geoestratégica donde compiten por la hegemonía de un lado Arabia Saudí y de otro Irán, con un papel relevante de EEUU y occidente en apoyo de Arabia Saudí y de los intereses de Israel y una estrategia clara de dividir y debilitar todo lo posible a los pueblos árabes (para lo cual se atizan y alimentan conflictos) a fin de evitar que puedan mantener políticas independientes y poco favorables para los intereses occidentales.

Según Amnistía internacional, el conflicto ha generado graves crímenes de guerra y abusos de los derechos humanos, amén de los muertos y heridos, destrucción de bienes y la tremenda hambruna que está desencadenando.

Y aquí es donde entra la participación española en el conflicto.

España vendió en 2016 armas a Arabia Saudí por valor de 116´11 millones de euros,  el 2,9 de nuestras exportaciones de armas, según el informe Estadísticas españolas de exportación de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso del año 2016” , presentado recientemente en el Congreso de los Diputados por el secretario de Defensa, Agustín Conde.

Las ventas a Arabia Saudí durante 2016, según dicho informe han sido (pág. 8) para

aviones de reabastecimiento en vuelo, repuestos y reparables para aeronaves de transporte de fabricación española y para una aeronave de un programa de cooperación, granadas de mortero, munición de artillería, munición de calibre medio, equipos de detección e identificación de señales y equipos para un sistema de vigilancia perimetral.”

Por supuesto el informe aclara que Arabia Saudí ha dado garantías de no usar estas armas fuera de su frontera, si bien son múltiples las noticias por las que hemos conocido que esto no es así y que España prefiere  no darse por enterada para no tener que suspender la venta de armas a Arabia Saudí.

Es curioso que Arabia Saudí compre a España repuestos para aviación, que es principalmente el arma que utiliza en esta guerra, y municiones, de las que se ha encontrado alguna de fabricación española en la guerra yemení.

Y más curioso que ahora que Arabia Saudí esté estudiando un bloqueo naval de Yemen, es cuando, con participación de altas instancias españolas, ha empezado a negociar la compra de fragatas españolas de Navantia.

También resulta curiosa la venta de material militar a otro país aliado de Arabia Saudí, Emiratos Arabes Unidos, que igualmente participa de la coalición que lucha en Yemen    (junto con Kuwait, Bahreim, Qatar, Jordania, Marruecos, Egipto y Pakistán):

 26,7 millones de euros en partes, piezas y reparables para aeronaves de transporte de fabricación española y para aviones de reabastecimiento en vuelo, granadas de mortero y balas de pequeño calibre.

También vendemos armas a Barheim

19,1 millones de euros en morteros integrados en vehículos militares con accesorios

Y a Egipto

219,3 millones de euros en ocho aviones de transporte (213,1 millones de euros), motores y componentes de diversas aeronaves, componentes de paracaídas, recambios para vehículos de transporte y blindados y maquinaria y recambios relacionados con la fabricación  y reparación de cadenas de tanques.

Y a Qatar

66.132 euros en recambios para carros de combate de fabricación francesa y antenas telescópicas de comunicación y sus mástiles

Y Jordania

5,1 millones de euros en partes, piezas y reparables para aeronaves de entrenamiento y de transporte de fabricación española.

Y Marruecos

30,3 millones de euros en partes, piezas y reparables para aeronaves de transporte de fabricación española, granadas de mortero, cartuchos impulsores y botes fumígenos de colores.

Y Pakistán

8,4 millones de euros en recambios para vehículos blindados, repuestos y reparables para aeronaves de transporte de fabricación española, sistemas antitanques y equipos alertadores radar.

Si hacemos números, resulta que España ha vendido armas en 2016 a los países que forman la coalición que lucha en Yemen por valor de 425,6 millones de euros. ¿No es esto alimentar los conflictos militares en zonas calientes militarmente hablando?.

Por si fuera poco, España participa en 5 operaciones militares no directamente en Yemen pero en las inmediaciones, que sitúan tropas españolas cerca del conflicto:

  • EUTM Somalia (otro de los países en riesgo de hambruna), donde España tiene asesores militares para formar soldados en la lucha contra el terrorismo y la piratería
  • Ocean Shield, con vigilancia marítima, integrada en la OTAN, del Golfo de Adén y del índico.
  • EUCAP Nestor. De vigilancia marítima en el índico y una base permanente en Mogadisco (Somalia).
  • Atalanta, contra la piratería en el índico y bases en el Golfo de Aden y las Islas Seychelles.

España, como se ve, participa en esta guerra vendiendo armas a Arabia Saudí.

4.- Sudán del Sur

La guerra comenzó en 2013 a raíz de un intento fallido de golpe de estado que derivó en una guerra abierta entre las facciones en liza.

Sudán del Sur mantiene importantes reservas de petróleo, la mayoría en poder de los rebeldes al gobierno.

La zona es también sensible a  los intereses occidentales y cuenta con una fuerza “de pacificación” de la ONU, principalmente estadounidense, habiendo declarado el pacifista Obama en su mandato presidencial que, de seguir degenerándose el conflicto, EEUU se reservaba el derecho de intervenir directamente en la guerra,

La situación e Sudán del Sur, igualmente, participa de la idea de fronteras avanzadas que mantiene la estrategia de defensa española, siendo por ello considerada una zona sensible a los intereses militares españoles.

5.- Somalia

El conflicto somalí se remonta a los años 90 del Siglo XX y ha involucrado a varios países de la región.

En su penúltima fase intervino directamente Estados Unidos, con la operación “devolver la esperanza”, bombardeando objetivos islamistas e iniciando una campaña para acabar con los supuestos vínculos de miembros de Al Queda.

A partir de 2009 Somalia se divide de facto en dos zonas, la del norte controlada por el gobierno y la del sur en manos de sus oponentes “islamistas”.

El conflicto se agrava por la existencia de varios señores de la guerra en litigio, el tráfico de armas, el uso como opción de guerra de los desplazamientos de población, etc.

España cuenta con dos operaciones militares directas en Somalia, la operación EUTM Somalia, dando formación militar al ejército en su lucha contra el “terrorismo islamista” de Al Shabab, con base en Mogadisco, y con la operación EUCAP Nestor, también con base en Mogadisco y de vigilancia del índico.

Además de ello, participa en las operaciones de vigilancia del Golfo de Adén (uno de los circuitos más importantes para el tránsito del petróleo que consume occidente, en las operaciones Atalanta, con base en Yibuti, y la operación Ocean Shield.

A Somalia en teoría España no puede venderle armas, al sufrir un embargo de armas desde el año 2002, pero esta teoría es más bien complaciente, porque en la página 101 del informe sobre exportación de armas de 2016 al que antes nos hemos referido se dice

En los embargos a Costa de Marfil, Irak, Líbano, Liberia, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Somalia y Sudán del Sur quedan excluidos de la prohibición los envíos de armas a sus Gobiernos, las fuerzas de seguridad y las fuerzas internacionales de pacificación.

Otro conflicto en el que estamos metidos de lleno, en este caso incluso formando a los combatientes.

Nigeria

Tras un pasado colonial similar al sufrido por toda África y el creciente fértil, y después de un pasado de guerras y conflictos desde los años 60 y 70 del siglo XX, este país, uno de los que tienen mayor cantidad de recursos estratégicos, uy que concita un especial interés geoestratégico y económico para Europa y EEUU; entró en una espiral de violencia, entre el gobierno y los rebeldes al mismo.

Según aparece en El País en mayo de 2017, los grupos rebeldes  de los años 60-70 fueron en su día apoyados por algunos países, entre ellos España y Francia, que ayudaron a cronificar la situación, lo que explica en gran parte la actual situación

La perduración del conflicto tampoco hubiera sido posible sin los apoyos al régimen rebelde. Éste obtuvo el respaldo de algunas naciones africanas, como Sudáfrica y las Rhodesia, y, fuera de África, Francia, España y Portugal. El punto en común fue la búsqueda de la disminución del poder de una nación muy poderosa en África, como Nigeria, y contrarrestar los sueños panafricanos de un continente unido.

Los intereses de fragmentar el país y fomentar su división permanecen, pero ahora, junto a Francia y España, aliados en este bando, se contraponen los intereses de EEUU yt Reino Unido (¿tal vez no les gusta la petrolera francesa ELF que opera en Nigeria?)

Según declaraciones de Onwuka, el plan secesionista sería fruto del entendimiento del movimiento que conduce con Reino Unido y los Estados Unidos (principalmente). Onwuka cree que el fracaso de su pueblo durante la Guerra de Biafra se debió a la imposibilidad de relacionarse Ojukwu con Gran Bretaña, los Estados Unidos y la Unión Soviética. Eso es lo que Onwuka está dispuesto a revertir. Por otra parte, son muchos los biafreños que tienen esperanzas en que la administración Trump atienda el reclamo de autodeterminación de la región.

La venta de armas españolas a Nigeria es relativamente pequeña, 89.500 euros, pero la implicación de España en la política regional amplia, y así, participa en diversas operaciones, de la mano de  Francia, en la región:

Desde el punto de vista militar, es destacable, nos informa la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España que en el marco del Plan África y del Plan de Diplomacia de Defensa, entre 2011 y el primer semestre de 2012 tres patrulleras de la Armada española visitaron Nigeria (y otros países de la zona), para realizar operaciones militares conjuntas y participar en actividades de formación y de capacitación del personal de las marinas locales.

Nigeria exporta a España crudo (el 76,2 % de nuestras importaciones) y gas natural (22 %).

Llama la atención esta fuerte presencia de nuestro ejército en una zona tan sensible y plagada de recursos naturales estratégicos.

España cuenta con una doctrina, como hemos dicho en otras ocasiones, de “fronteras de seguridad avanzada” que sitúa nuestra frontera militar y de intereses en Centroáfrica, y que ha posibilitado esta expansión militarista y esta adscripción a la lucha francesa por imponer su influencia en la región bajo las premisas de dominación y violencia.

También aquí, con la misma táctica de divide y vencerás, colaboramos al desastre mundial y propio de Nigeria.

Tras este repaso nosotros vemos muy clara la implicación “invisible” de España (y también del resto de occidente) en las situaciones de violencia estructural que dan lugar a la hambruna dramática de 20 millones de personas de estos cuatro países.

Implicación que, más grave aún, tiene un componente también militar basado en la idea de dominación como estrategia y que usa además de la inmoral venta de armas para mantener la situación de debilidad y caos que facilita los intereses poco santos de occidente.

Una manera muy hipócrita de funcionar en el mundo y una oportunidad más para la indignación y la rebeldía ante políticas que hacen unos caraduras en nuestro nombre pisoteando la dignidad de los hambrientos y la nuestra.

Share

El gobierno puede estar pensando en mandar tropas a Afganistán

%28AFA4a%29+1939+Afganistan%2C+Ten+Afghanis+%28A%2FR%29...

Defence Images

Fuente: El País

Señala El País que el Pentágono está diseñando una nueva estrategia para “frenar” a los talibanes y a los militantes del estado islámico. Lo ha anunciado el Jefe del Mando Central, General Joseph Votel.

Eso de nueva estrategia suena un poco a cuento viejo, pero, leída entre renglones, nos acabamos enterando que hay que frenar a los Talibanes y al ISIS, para lo que hacen falta “fuerzas adicionales”,  lo que a nuestro entender quiere decir que de momento los talibanes van con bastante aceleración, todo lo contrario a lo que nos habían contado hasta ahora y una muestra más del tremendo fracaso de la política emprendida en la región por parte de EE.UU y su coalición, entre cuyos miembros, cómo no, se encuentra también España.

EE.UU. barrunta mandar por su cuenta unos 3.000 soldados a reforzar al ejército afgano, y ha pedido a sus “aliados” que pongan su quinto en bastos para ayudar en la faena y aportar otros 2.000 soldados más, que no todo va a ser pedir llegar al 2% del PIB en gasto militar para compensar el tremendo esfuerzo que hacen los americanos en garantizarnos su propia defensa y sus intereses como si fueran los nuestros.

En la actualidad, la misión Resolute Support de la OTAN (la que actúa por encargo de EE.UU. en Afganistán) cuenta con nada menos que 13.500 soldados (6.950 de ellos de EE.UU.) desplegados en Afganistán y en apoyo al ejército afgano.

Y, como quien no quiere la cosa, aquí empiezan a calentar la noticia anunciándonos que el Ministerio de Defensa español estudia varias hipótesis, entre ellas enviar tropas a Afganistán en respuesta a la petición sincera de nuestro dulce y plácido aliado imperial. Por cierto, deberían decir más bien que van a enviar más tropas, porque la realidad miserable es que nuestro ejército no se ha ido del todo de Afganistán y mantiene 20 militares (llegamos a tener 1.500 efectivos en el momento más caliente del conflicto y llevamos gastados más de 3.700 millones de euros en esta guerra) que se encuentran destinados al Cuartel General de la OTAN en Kabul.

La otra hipótesis que baraja el gobierno de Rajoy es no mandar tropas a cambio de mantener las baterías de misiles de Adana (Turquía) y los 140 soldados que mantenemos en la operación, también de la OTAN, Active Fence en contra de Siria y que teóricamente debería desmantelarse como máximo en diciembre de este año.

De modo que debemos estar alerta. A la primera que nos despistemos, autorizan otro envío de tropas a Afganistán.

Share

La implicación militar de España en las guerras de Oriente Medio

Alfredo Miguel Romero

Fuente:  Europa Press.

Nos recuerda Europa Press que España participa militarmente de estas formas en las guerras de Oriente Medio:

  • Desde enero de 2015, con 149 militares en la base turca de Incirlik que, además, cuenta con 6 lanzadores de misiles Patriot y un radar.  Todo ello como apoyo a las acciones de la OTAN.
  • Con la base en Rota, sede del Escudo Antimisiles y de donde partieron los dos destructores yankis que atacaron la base aérea del gobierno de Assad en Siria.
  • Con el apoyo a la flota rusa, como en Octubre de 2016 preguntaba ERC:

¿Por qué un país de la UE y de la OTAN colabora con Rusia facilitando apoyo logístico a sus buques de guerra que participan en la guerra de Siria apoyando al dictador Bashar Al Assad?

Pero no hay que olvidar que nuestra actividad en Oriente Medio es mucho mayor que lo anterior porque también tenemos presencia en Irak:

  • España contribuye a la coalición con 374 efectivos, cuyo grueso principal del contingente se encuentra desplegado en el centro de adiestramiento de Besmayah, liderado por España, encargado de formar a las unidades de las Fuerzas Armadas iraquíes.
  • En total, parece que nuestras fuerzas han instruido a 6.000 militares irakíes que ya han participado en batallas importantísimas como la de Mosul.
  • Dentro de la iniciativa de la OTAN sobre el desarrollo de capacidades para Irak, España contribuye a la formación en Jordania de soldados iraquíes en la lucha contra artefactos explosivos improvisados, con participación del personal del Centro de Excelencia aliado C-IED, con sede en Hoyo de Manzanares.
  • Asimismo, las Fuerzas Armadas españolas también instruyen a las fuerzas de operaciones especiales iraquíes en las localidades de Bagdad y Taji.
Share

España apoya a USA en la guerra de Siria

Imagen de evqfaugpbl pxryjoycfr

Fuente:  El Diario.

La noticia no deja lugar a dudas:

Los dos buques desde los que Estados Unidos ha lanzado los misiles contra una base militar del Gobierno sirio, el USS Porter y el USS Ross, forman parte de la base naval de Rota (Cádiz), desde donde han salido para llevar a cabo el ataque.

Los dos destructores forman parte del escudo antimisiles de la OTAN. El Porter llegó a España en abril de 2015 y el Ross lo hizo en junio de 2014.

Aún así se insistirá en que España no participa en ningún conflicto armado, que nuestras tropas no están invadiendo otros países sino que las hemos proyectado a Misiones Internacionales de Paz.

Tampoco queda duda de que el escudo antimisiles no es el elemento exclusivamente defensivo que nos vendían, sino que se usa, también, o sobre todo, como un elemento ofensivo para la política estadounidense.

Es fácil deducir que el resto de las bases militares yankis también tienen carácter ofensivo y que los ejercicios que se hacen permanentemente en el polígono de tiro de Bardenas Reales sirven para entrenar estas intervenciones militares.

Es fácil deducir que somos co-agresores.  Aunque alardeamos que no somos enemigos de nadie, nuestras políticas nos van llevando, paso a paso, a conseguir que múltiples países nos consideren como uno de los enemigos a batir.

Es fácil deducir que Rota y todo el territorio español aumenta su riesgo de atentados terroristas en represalia por nuestra actuación militarista y seguidista del imperio yanki.

Resulta asombroso y turbador comprobar que ningún político español hará autocrítica ni asumirá las consecuencias.

Y todo porque la política de defensa es una política de Estado.  ¿Qué significa eso?  Pues que no se discute, que no se cambia, que no se cuestiona.

Da la casualidad de que esta política de Estado es también una política ranciamente de derechas y violenta, pero eso es sólo casualidad, nos dirán.

Share

Crisis humanitarias, guerras y Marca España

 

Woman%27s+sorrow

IIP Photo Archive

Fuente:  El Pais.

El secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y Emergencias de la ONU, Stephen O’Brien, ha alertado de que el mundo se enfrenta a la peor crisis humanitaria desde que existe la ONU, con más de 20 millones de personas en estado crítico. La peor crisis desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Nos encontramos en un punto crítico de la historia. Ya a principios de año estamos enfrentándonos a la mayor crisis humanitaria desde la creación de las Naciones Unidas. Hay más de 20 millones de personas en cuatro países que sufren inanición. Sin esfuerzos globales y coordinados, morirán de hambre

Cuatro son los grandes puntos álgidos de este desastre: Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Kenia

Cuatro sitios que comparten la características de la severa pobreza y de unos de los peores indicadores del mundo en casi todos los derechos sociales y necesidades básicas.

Comparten otras características, como la ser víctimas de la geopolítica de dominación que se juega en el área del índico y en el golfo pérsico.

Otra más, están en guerra o sufren operaciones internacionales de guerra (por ejemplo la operación Atalanta, las diversas luchas antiyihadistas, etc.).

La violencia estructural de la que son víctimas estos pueblos (por cierto con beneficiarios entre los que nos encontramos nosotros) y la imposición de la guerra los unen en sus desgracias.

Y por lo que respecta a nosotros, otra coincidencia más.  Nuestra presencia, más bien la de nuestras armas, se hace notar sobre el terreno.

Por ejemplo, en Yemen y Sudán del Sur se han encontrado armas españolas de forma incomprensible pues oficialmente España no las vende a ninguno de estos estados. Otro ejemplo: hemos hecho un contrato de fabricación de corbetas militares para Arabia Saudí (uno de los contendientes en el conflicto yemení) con las que los observadores internacionales piensan que es probable que Arabia Saudí ejerza el bloqueo militar a los yemeníes contra los que combate. Otro más, España participa en la operación Atalanta, con base en Yibuti y bases operativas en Somalia, patrullando una amplia zona entre el Golfo de Adén y las islas Sychelles, de la que ha tomado el mando en febrero de 2017. Lo mismo podemos decir de Kenya.

Podríamos preguntamos si la Marca España, además de vender armas y aportar soldados, participa de algún modo más pacífico y creativo en paliar las hambrunas y la crisis humanitaria que provocan las políticas de fomento de la guerra en las que, como uno más, anda metida. ¿Cuántos recursos aporta al desarrollo, a la paz entendida como seguridad humana, a la acogida de refugiados de la guerra…? Las preguntas, por impertinentes y desgarradas, resultan innecesarias.

Al parecer la conexión desastre humanitario-militarismo- co-responsabilidad de España es muy evidente y lo malo es que el apabullante silencio y la ocultación de un papel tan sucio, nos impide luchar eficazmente contra esta mala política del gobierno de Rajoy (y antes ZP) y sus consecuencias y echa un jarro de agua fría a la sensibilidad pacífica de la sociedad.

Un jarro de agua fría precisamente cuando la propia movilización aquí contra nuestro militarismo y exigiendo otras actuaciones humanitarias en estos países, podría ser más eficaz para luchar contra estas hambrunas que pensar en la intervención directa y “allí” de soldados que ni son solución ni pueden serlo.

Share

Campeones de injerencia militar

Archivo_deralle_byn_DSCN4977

Por David Escalera

Fuente: Marca España

Pues ya ven en qué poquita cosa se queda la cacareada Marca España, que ahora vende como el logro español 2017 el que los ejércitos españoles liderarán tres de las operaciones militaren con las que los ejércitos occidentales imponen, manu militari, su idea de paz y seguridad, que poco tiene que ver con seguridad y mucho menos con paz.

Dice la Marca España, sacando pecho militar que

A lo largo de este 2017 las Fuerzas Armadas españolas tomarán el mando de tres contingentes multinacionales en el exterior: el Cuartel General de la Operación Atalanta de la UE; la Task Unit 2 de la Agrupación Naval Permanente 2 de la OTAN; y la Fuerza de Respuesta Rápida de la Unión Europea, la denominada ‘Battle Group’.

Osea, que mandaremos las tropas de agresión del Índico, las de control militar del Mediterráneo y, por si fuera poco, las de “disuasión” encaminadas a amedrentar a los rusos. Tres operaciones de riesgo que, más que enorgullecernos, deberían llevarnos al debate de qué es lo que en realidad queremos entender por seguridad y de qué nos tenemos que defender.

Pero la Marca España no se conforma con esto

En la actualidad, las Fuerzas Armadas de España están desplegadas en 17 misiones en el exterior, repartidas en tres continentes: Oriente Medio, Europa y África. Los contingentes españoles están enmarcados en las misiones de Naciones Unidas (FINUL Líbano), la Unión Europea (Althea, Atalanta, EUCAP Nestor, EUTM Malí, EUTM Somalia, EUMAN RCA, EUNAVFORMED, Irak) y la OTAN (Resolute Support, Active Endeavour, Sea Guardian, Policía Aérea).

y

Además llevan a cabo otras en coalición (Inherent Resolve), con acuerdos bilaterales o de cooperación militar y de seguridad (Turquía, Senegal, Malí) a las que se suman las operaciones nacionales de vigilancia, seguridad y emergencias.

Y es que somos los campeones en mamporreo militar internacional.

Share

Los deseos de Trump respecto de la colonia española

Ginger+the+sideways+dog

Por josegd86

Fuente: El Español.com

Cuando el presidente del centro del imperio llamó al presidente de este pequeño rincón de su periferia, hace poco, fue para regañar y para pedir al gobierno del rajoinato que aumente su compromiso militar con EE.UU. y, principalmente, que incremente el gasto militar español, como si el abrumador gasto militar español (oculto y visible), las bases americanas en España, las intervenciones militares en el exterior que mantiene el ejército español (20 en la actualidad) y el insensato compromiso del militarismo español con el “escudo antimisiles” que nos convierte en objetivo militar de primera magnitud, fueran moco de pavo.

Al pairo de aquellas exigencias, Perro Loco (no es un indio de películas sino más bien un cowboy chulo, antiguo general y principal halcón de la política agresiva de EE.UU.), ha dicho

Es una petición justa que todos los que se benefician de la mejor defensa del mundo asuman su cuota proporcional de los costes necesarios para defender la libertad

Equivoca Perro Loco la defensa del mundo con el estropicio militar que están montando y, por si fuera poco, confunde el coste de la libertad, que se concreta en inversiones en bienestar humano y en desarrollo, en ampliación de derechos y en disfrute de las libertades políticas, pero también sociales y culturales, con el coste en ejércitos que, precisamente, viene a ser como la antípoda del coste de la libertad, para pasar a ser el coste de la inseguridad y el miedo y la ruina de la libertad.

Pero el medio que comentamos comete errores de bulto al dar por sentado que España incumple con el criterio comprometido por los países europeos de la OTAN de llegar al 2% del PIB en gasto militar. Decepciona la falta de análisis cuando por todos es conocido que España esconde una enorme cantidad de su gasto militar en partidas ocultas y poco transparentes y que, de hecho, ya supera el 2% del PIB y hemos llegado al 2’7 % del PIB para gastos militares.

Si a ello sumamos pequeños detalles que suelen pasarse por alto, como por ejemplo que el ejército es el segundo terrateniente en España, o que contamos con una ratio desproporcionada de militares respecto del resto de funcionarios públicos, o que España soporta el campo de entrenamiento de Bardenas Reales, donde la OTAN entrena sus guerras varias, o que del presupuesto de defensa viven más de 2 millones de personas al mes, o que el ejército no paga impuestos ni tasas municipales de ningún género (lo que quiere decir que sus servicios básicos los pagamos la ciudadanía a tocateja), etc., la cena está servida.

Una mentira contada muchas veces, por mucho que la teoría de la manipulación diga otra cosa, no deja de ser una trola burda y el cuento de la poca inversión militar en España es, entra las trolas gubernamentales, de las de alto standing.

Pero, siguiendo con el artículo, añade que España no puede aumentar su gasto militar fácilmente porque incurriría probablemente en una causa de protesta en Europa, dado que ya incumple los criterios de déficit y mantiene una deuda pública impagable, con el riesgo de sanciones en Europa. Según el “experto” Zsolt Darvas, de un “think tank” llamado Bruegel

España lo tendrá difícil para cumplir el objetivo. Su problema es que la deuda pública es relativamente alta y el déficit presupuestario es elevado. De hecho, el año pasado España y Portugal casi fueron sancionados por la UE por el déficit

De modo que sumamos a una mentira una imposibilidad, con lo que a Perro Loco y los suyos les va a resultar difícil conseguir de nuestro particular tancredo sorderas algo más que buenas palabras. Y, si se descuidan, una larga cambiada (ya que estamos en términos tan taurinos) con un compromiso firme de aumentar un gasto militar que perderá su firmeza a medida que pase el tiempo, para quedarse en un mero aflorar el ya de por sí desmesurado gasto militar que mantenemos, visibilizando algunos componentes ocultos de este (programas especiales de armamento, por unos unos 2000 millones al año; intervenciones en el exterior, por unos 800 millones más; junto con algunas inversiones y subvenciones militares (de 200 a 400 millones al año) para sacar pecho del esfuerzo militar que, no obstante, se ha mantenido muy por encima de lo admitido en todo este tiempo.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed