Archive for imperialismo

Crisis humanitarias, guerras y Marca España

 

Woman%27s+sorrow

IIP Photo Archive

Fuente:  El Pais.

El secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y Emergencias de la ONU, Stephen O’Brien, ha alertado de que el mundo se enfrenta a la peor crisis humanitaria desde que existe la ONU, con más de 20 millones de personas en estado crítico. La peor crisis desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Nos encontramos en un punto crítico de la historia. Ya a principios de año estamos enfrentándonos a la mayor crisis humanitaria desde la creación de las Naciones Unidas. Hay más de 20 millones de personas en cuatro países que sufren inanición. Sin esfuerzos globales y coordinados, morirán de hambre

Cuatro son los grandes puntos álgidos de este desastre: Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Kenia

Cuatro sitios que comparten la características de la severa pobreza y de unos de los peores indicadores del mundo en casi todos los derechos sociales y necesidades básicas.

Comparten otras características, como la ser víctimas de la geopolítica de dominación que se juega en el área del índico y en el golfo pérsico.

Otra más, están en guerra o sufren operaciones internacionales de guerra (por ejemplo la operación Atalanta, las diversas luchas antiyihadistas, etc.).

La violencia estructural de la que son víctimas estos pueblos (por cierto con beneficiarios entre los que nos encontramos nosotros) y la imposición de la guerra los unen en sus desgracias.

Y por lo que respecta a nosotros, otra coincidencia más.  Nuestra presencia, más bien la de nuestras armas, se hace notar sobre el terreno.

Por ejemplo, en Yemen y Sudán del Sur se han encontrado armas españolas de forma incomprensible pues oficialmente España no las vende a ninguno de estos estados. Otro ejemplo: hemos hecho un contrato de fabricación de corbetas militares para Arabia Saudí (uno de los contendientes en el conflicto yemení) con las que los observadores internacionales piensan que es probable que Arabia Saudí ejerza el bloqueo militar a los yemeníes contra los que combate. Otro más, España participa en la operación Atalanta, con base en Yibuti y bases operativas en Somalia, patrullando una amplia zona entre el Golfo de Adén y las islas Sychelles, de la que ha tomado el mando en febrero de 2017. Lo mismo podemos decir de Kenya.

Podríamos preguntamos si la Marca España, además de vender armas y aportar soldados, participa de algún modo más pacífico y creativo en paliar las hambrunas y la crisis humanitaria que provocan las políticas de fomento de la guerra en las que, como uno más, anda metida. ¿Cuántos recursos aporta al desarrollo, a la paz entendida como seguridad humana, a la acogida de refugiados de la guerra…? Las preguntas, por impertinentes y desgarradas, resultan innecesarias.

Al parecer la conexión desastre humanitario-militarismo- co-responsabilidad de España es muy evidente y lo malo es que el apabullante silencio y la ocultación de un papel tan sucio, nos impide luchar eficazmente contra esta mala política del gobierno de Rajoy (y antes ZP) y sus consecuencias y echa un jarro de agua fría a la sensibilidad pacífica de la sociedad.

Un jarro de agua fría precisamente cuando la propia movilización aquí contra nuestro militarismo y exigiendo otras actuaciones humanitarias en estos países, podría ser más eficaz para luchar contra estas hambrunas que pensar en la intervención directa y “allí” de soldados que ni son solución ni pueden serlo.

Campeones de injerencia militar

Archivo_deralle_byn_DSCN4977

Por David Escalera

Fuente: Marca España

Pues ya ven en qué poquita cosa se queda la cacareada Marca España, que ahora vende como el logro español 2017 el que los ejércitos españoles liderarán tres de las operaciones militaren con las que los ejércitos occidentales imponen, manu militari, su idea de paz y seguridad, que poco tiene que ver con seguridad y mucho menos con paz.

Dice la Marca España, sacando pecho militar que

A lo largo de este 2017 las Fuerzas Armadas españolas tomarán el mando de tres contingentes multinacionales en el exterior: el Cuartel General de la Operación Atalanta de la UE; la Task Unit 2 de la Agrupación Naval Permanente 2 de la OTAN; y la Fuerza de Respuesta Rápida de la Unión Europea, la denominada ‘Battle Group’.

Osea, que mandaremos las tropas de agresión del Índico, las de control militar del Mediterráneo y, por si fuera poco, las de “disuasión” encaminadas a amedrentar a los rusos. Tres operaciones de riesgo que, más que enorgullecernos, deberían llevarnos al debate de qué es lo que en realidad queremos entender por seguridad y de qué nos tenemos que defender.

Pero la Marca España no se conforma con esto

En la actualidad, las Fuerzas Armadas de España están desplegadas en 17 misiones en el exterior, repartidas en tres continentes: Oriente Medio, Europa y África. Los contingentes españoles están enmarcados en las misiones de Naciones Unidas (FINUL Líbano), la Unión Europea (Althea, Atalanta, EUCAP Nestor, EUTM Malí, EUTM Somalia, EUMAN RCA, EUNAVFORMED, Irak) y la OTAN (Resolute Support, Active Endeavour, Sea Guardian, Policía Aérea).

y

Además llevan a cabo otras en coalición (Inherent Resolve), con acuerdos bilaterales o de cooperación militar y de seguridad (Turquía, Senegal, Malí) a las que se suman las operaciones nacionales de vigilancia, seguridad y emergencias.

Y es que somos los campeones en mamporreo militar internacional.

Los deseos de Trump respecto de la colonia española

Ginger+the+sideways+dog

Por josegd86

Fuente: El Español.com

Cuando el presidente del centro del imperio llamó al presidente de este pequeño rincón de su periferia, hace poco, fue para regañar y para pedir al gobierno del rajoinato que aumente su compromiso militar con EE.UU. y, principalmente, que incremente el gasto militar español, como si el abrumador gasto militar español (oculto y visible), las bases americanas en España, las intervenciones militares en el exterior que mantiene el ejército español (20 en la actualidad) y el insensato compromiso del militarismo español con el “escudo antimisiles” que nos convierte en objetivo militar de primera magnitud, fueran moco de pavo.

Al pairo de aquellas exigencias, Perro Loco (no es un indio de películas sino más bien un cowboy chulo, antiguo general y principal halcón de la política agresiva de EE.UU.), ha dicho

Es una petición justa que todos los que se benefician de la mejor defensa del mundo asuman su cuota proporcional de los costes necesarios para defender la libertad

Equivoca Perro Loco la defensa del mundo con el estropicio militar que están montando y, por si fuera poco, confunde el coste de la libertad, que se concreta en inversiones en bienestar humano y en desarrollo, en ampliación de derechos y en disfrute de las libertades políticas, pero también sociales y culturales, con el coste en ejércitos que, precisamente, viene a ser como la antípoda del coste de la libertad, para pasar a ser el coste de la inseguridad y el miedo y la ruina de la libertad.

Pero el medio que comentamos comete errores de bulto al dar por sentado que España incumple con el criterio comprometido por los países europeos de la OTAN de llegar al 2% del PIB en gasto militar. Decepciona la falta de análisis cuando por todos es conocido que España esconde una enorme cantidad de su gasto militar en partidas ocultas y poco transparentes y que, de hecho, ya supera el 2% del PIB y hemos llegado al 2’7 % del PIB para gastos militares.

Si a ello sumamos pequeños detalles que suelen pasarse por alto, como por ejemplo que el ejército es el segundo terrateniente en España, o que contamos con una ratio desproporcionada de militares respecto del resto de funcionarios públicos, o que España soporta el campo de entrenamiento de Bardenas Reales, donde la OTAN entrena sus guerras varias, o que del presupuesto de defensa viven más de 2 millones de personas al mes, o que el ejército no paga impuestos ni tasas municipales de ningún género (lo que quiere decir que sus servicios básicos los pagamos la ciudadanía a tocateja), etc., la cena está servida.

Una mentira contada muchas veces, por mucho que la teoría de la manipulación diga otra cosa, no deja de ser una trola burda y el cuento de la poca inversión militar en España es, entra las trolas gubernamentales, de las de alto standing.

Pero, siguiendo con el artículo, añade que España no puede aumentar su gasto militar fácilmente porque incurriría probablemente en una causa de protesta en Europa, dado que ya incumple los criterios de déficit y mantiene una deuda pública impagable, con el riesgo de sanciones en Europa. Según el “experto” Zsolt Darvas, de un “think tank” llamado Bruegel

España lo tendrá difícil para cumplir el objetivo. Su problema es que la deuda pública es relativamente alta y el déficit presupuestario es elevado. De hecho, el año pasado España y Portugal casi fueron sancionados por la UE por el déficit

De modo que sumamos a una mentira una imposibilidad, con lo que a Perro Loco y los suyos les va a resultar difícil conseguir de nuestro particular tancredo sorderas algo más que buenas palabras. Y, si se descuidan, una larga cambiada (ya que estamos en términos tan taurinos) con un compromiso firme de aumentar un gasto militar que perderá su firmeza a medida que pase el tiempo, para quedarse en un mero aflorar el ya de por sí desmesurado gasto militar que mantenemos, visibilizando algunos componentes ocultos de este (programas especiales de armamento, por unos unos 2000 millones al año; intervenciones en el exterior, por unos 800 millones más; junto con algunas inversiones y subvenciones militares (de 200 a 400 millones al año) para sacar pecho del esfuerzo militar que, no obstante, se ha mantenido muy por encima de lo admitido en todo este tiempo.

El Golfo Pérsico se rearma

Fuente:  El País.

Los datos, expresados en el siguiente gráfico, son demoledores:

Los datos por volumen total de importación de armamento nos asombran:  Arabia Saudí tiene la segunda posición mundial y los Emiratos Árabes Unidos la tercera.

Esto es muy mala noticia para las poblaciones de estos países, sobre todo para la parte pobre, porque sus prestaciones sociales bajarán, incluso aunque los potentes petrodólares puedan compensar, en parte, este dispendio militarista.

Pero también es muy mala noticia para Yemen, Somalia, Siria y un largo etcétera de países cercanos.  Porque los datos de importaciones de armamento nos indican que estos países se están rearmando hasta los dientes dado que desean tener una política exterior todavía más intervencionista y violenta con sus vecinos, más o menos cercanos.  ¿Tantos enemigos tienen?  O, ¿son ellos el enemigo?

Datos así son los que nos hacen pensar que, penosamente, las guerras de Siria y Yemen se van a enquistar.

Parece que tienen miedo Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.  Parece que algo de su política exterior no les gusta, o saben que lo están haciendo mal, porque necesitan rearmarse tanto.  Saben que quien siembra vientos, recoge tempestades.

Por otro lado, también nos impresiona que dos mini países como Omán y Qatar suban su gasto en armas en porcentajes del 692 % y del 245 %, respectivamente.

¿Qué significa esta política?  Son ricos gracias al petróleo.  Y gastan su riqueza en lo más inútil y contraproducente que existe, las armas.

Más bombardeos en Bardenas Reales

Por Bardenas Ya

Fuente: Noticiasdenavarra.com

Del 22 de febrero al 3 de marzo, nos informa Noticias de Navarra, el Ejército del Aire tendrá a bien bombardear con fuego real un poco sobre las Bardenas Reales, para poner a punto a sus pilotos, los cuales van a mostrar sus habilidades guerreras en “el ejercicio de entrenamiento aéreo avanzado más importante a nivel internacional que, organizado por la Fuerza Aérea estadounidense”, al que han sido invitados.

Los pepinos los van a lanzar desde los aviones más avanzados de los que dispone el Ejército del Aire español, los carísimos Eurofighter, lo cual es una suerte para los vecinos de los pueblos circundantes, que podrán disfrutar de forma totalmente gratuita del ruido ensordecedor, de las maniobras endiabladas y de la contaminación tanto de los aparatos como de las bombas que arrojen, lo cual no es algo que se vea todos los días (en Bardenas casi todos, cierto es).

Es también una suerte que en plena época de nidificación de las aves protegidas del circundante Parque Natural (y Reserva de la Biosfera) de Bardenas Reales (parque todo el territorio de Bardenas menos el centro del mismo, que es donde está la base militar), éstas puedan además aclimatarse al ruido de los aviones y al bombardeo, para así no sentirse alteradas en épocas sucesivas y poder mantener intactos sus valores naturales.

Por otra parte es de agradecer que los vecinos y visitantes del parque esta vez hayan sido advertidos de no pasar por los caminos, la haberse puesto un aviso en la página web de la Junta de Bardenas, como se sabe muy visitada (modo “ironía on”), donde explica que eviten los caminos, pues

por motivos de seguridad, afectarán al uso normal de los caminos y sus alrededores”

También debemos alegrarnos de que afortunadamente este tipo de operaciones militares con fuego real se realicen una vez al año, tal como afirmó el responsable de la Base al cortejo de diputados forales cuando hace unos días visitaron la base, si bien no acabamos de aclararnos a qué se refiere el ejército con una vez al año si tenemos en cuenta que esta es la segunda vez del año en la que anuncian maniobras con fuego real. ¿Hablaría en sentido metafórico?, ¿no sabría contar?, ¿justo el año militar comienza y termina en febrero? Pelillos a la mar.

Es curioso. Más que curioso. Precisamente cuando la movilización popular anuncia su próxima presentación en público para exigir el desmantelamiento de la base de Bardenas y proponer un camino de decisión popular para lograrlo, es cuando el ejército muestra sus intenciones incendiarias y demuestra su obstinado apego a la preparación de la guerra a cualquier precio.

Gorbachov teme una guerra ¿fría?

One+Of+These+Things+Is+Not+Like+The+Others

Toni Martínez

Fuente: Infolibre

No sabemos si el último ex-dirigente de la URSS, Mijail Gorbachov, sigue siendo clarividente o alucina. Desde luego en materia de militarismo y guerra no parece hablar de oídas, y eso ya nos hace, cuando menos, escuchar con atención su perorata.

Y dice que la actual militarización de la política y la escalada de armamentos que se observa le recuerdan a otros tiempos y no auguran nada bueno, para afirmar en una entrevista concedida a la revista americana Time (traducir por tiempo, no por timo que tal vez es más acorde al devenir actual de los americanos) que:

parece que el mundo se está preparando para la guerra

Se refiere el ex-líder soviético como signos de preocupación a la escalada militar OTAN-Rusia y al creciente despropósito del gasto militar creciente mientras que las necesidades humanas se desprecian. Lo dice así

Mientas los presupuestos nacionales apenas pueden cubrir las necesidades sociales básicas, el gasto militar no deja de crecer

Y con ello es un nuevo líder mundial que asocia gasto militar con pérdida de oportunidades de desarrollo humano, o dicho a nuestro modo, un gasto militar que se muestra como uno de los principales factores de negación de la paz y de la seguridad humana (una paz y un seguridad en cuyo nombre los instalados en la élite mundial justifican el gasto militar, que entienden como un sacrificio de la sociedad por su  propio bien, aún a pesar de que únicamente sirve para engrosar sus generosas cuentas bancarias y sus privilegiados intereses de élite) y que aparece como la principal amenaza a la paz.

Gorbachov entiende nuestro mundo de forma distinta a los actuales dirigentes políticos, que predican el antagonismo, el racismo, la idea de enemigo, los intereses egoístas  y la imposición por la fuerza

en el mundo moderno, las guerras deberían ser desterradas, ya que ninguno de los problemas globales se arreglan así, ni la pobreza, ni el medio ambiente, ni la migración, ni el crecimiento demográfico ni las faltas de recursos

Gorbachov, probablemente, pase por un desfasado entre los dirigentes políticos en activo o reconvertidos a consejeros de las multinacionales más variopintas. Al fin y al cabo predica la sencilla receta de mirar por el bien común y cree a pesar de lo vivido en la trasnochada idea del “gana/gana” y del diálogo. No entiende las profundas razones de estado que desde hace siglos predica el realismo político de los señores de la guerra y que ahora parece que nos puede mandar a la depuradora de los deshechos por el sumidero de la historia rancia.

¿Sirven para algo los carísimos tanques Leopard?

Leopard+2A4

Vestman

Fuente: Infodefensa

Los famosísimos tanques Leopard de patente alemana (una parte de los cuales se fabrican en España) ganaron su reputación de arma letal en los múltiples ejercicios, simulaciones y maniobras militares, de forma que eran uno de los instrumentos de guerra más cotizados y reclamados por gran parte de los ejércitos mundiales.

Ejércitos como el alemán, el austriaco, el canadiense, el chileno, el danés, el español, el finlandés, el griego, el noruego, el holandés, el portugués, el sueco, el suizo, o el turco, entre otros muchos, se han gastado ingentes sumas de dinero, empobreciendo a sus poblaciones y asumiendo una brutal deuda militar, para comprar estos cacharros.

Ponerlos a prueba en una guerra de verdad y desmoronarse el prestigio de este arma de guerra han sido todo uno. Los turcos, que los han empleado para arremeter contra sus enemigos del Daesh en Al-Bab (Siria) han perdido 10 de un plumazo y han visto como otros muchos han quedado escacharrados, al parecer de forma irreversible.

La inexplicable ineficacia de estos tanques se ha visto magnificada porque al ingente número de soldados de infantería turcos, apoyados por estos tanques, se unía el apoyo aéreo de los rusos, que han podido comprobar como testigos el desastre del arma en cuestión.

Esta situación, que hace preguntarse a los militaristas si estos tanques sirven para lo que prometen, nos lleva a nosotros a hacer la pregunta más extensiva y la respuesta mucho más amplia.

¿Sirven los tanques para algo?  ¿Le sirven a alguien?

Primeramente, se ve que los tanques no sirven para lo que dice su “prospecto”, es decir, no tienen la eficacia militar que predican. Como toda la producción militar, es una verdadera chapuza. Y una chapuza muy cara y terrible.

En segundo lugar, no sirven tampoco para el bienestar de la gente de los pueblos cuyos ejércitos los compran. Su factura es carísima. Generan, como en el caso español, una ingente e impagable deuda militar y se pagan a costa de los bienes sociales que dejan de conseguirse al priorizar el gasto militar sobre las necesidades sociales.

Tampoco le sirven a la sociedad donde se producen dichas armas mortíferas, pues los cuantiosos beneficios que producen redundan en los accionistas de la empresa fabricante, que son los que efectivamente se enriquecen con ello, pero a costa de provocar dependencia de la producción militar en la zona donde se desarrollan estos tanques que, dado el sistema mecanizado de su producción, tampoco crean tanto trabajo como otros sectores.

No generan beneficio medioambiental, y son un instrumento altamente contaminante.

No generan beneficio para la paz mundial, sino que sirven a la causa de la guerra.

Sin embargo, genera ciertos beneficios:

  • A los accionistas de la industria militar, a los comerciantes, comisionistas, y demás cadena de negocio militar.
  • A la creación de conflictos bélicos y “amenazas” que sirven para “legitimar” la venta de armas y el negocio de la guerra.
  • A los políticos que asumen deuda ilegítima para adquirir estas armas que, a su vez, sirven para consolidar un status quo que les mantiene en su situación de privilegio, cuando no para conseguir además comisiones importantes.
  • A la petrificación de un modelo de política internacional basada en la división, la violencia estructural y la dominación que, curiosamente, beneficia a los estados productores y vendedores de armas y crea dependencia en los demás.

De modo que ya sabemos: la fabricación de tanques Leopard, como ejemplo de la venta de armas, sirve para algo y para alguien. Lo único que a lo que sirve es precisamente a lo más indeseable.indecente, perjudicial y necesario de cambiar de la faz de la tierra.

¿Engrandece a EE.UU. expandir su poder militar naval?

Donald+Trump

Seth Anderson

Fuente: El Confidencial 

Parece que el nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald, prometió en su campaña electoral aumentar el poder naval estadounidense desde los 274 buques de guerra actuales a una flota de al menos 350 buques a conseguir en 2020, para hacer que EE.UU., de nuevo, sea un país poderoso, “Make America Great Again” que dice el lema de su campaña.

La flota de EE.UU. cuenta con:

  • 10 portaaviones nucleares (por ley deberían tener 11, pero hay retraso en la entrega del último de ellos),
  • 9 buques de asalto anfibios (LHA) de las clases Wasp y America (más otros 2 en construcción),
  • 22 cruceros de misiles guiados clase Ticonderoga;
  • unos 70 destructores, fragatas y LCSs  y
  • más de 50 submarinos nucleares de ataque SSN .
  • Además están los submarinos nucleares de misiles balísticos de la clase Ohio, de los que hay en total 18, aunque 4 han sido reconvertidos en lanzadores de misiles de crucero.
  • A ello se unen 24 batallones de infantería,
  • el equivalente a 3 divisiones con su propia artillería, aviación de ala fija y rotatoria y sistemas de apoyo y desembarco, junto con una flota de buques de desembarco especializados, y centenares de barcos auxiliares como remolcadores, petroleros, buques de avituallamiento, etc.

Osea, que nos encontramos con el arsenal naval más importante del planeta. Casi cabría preguntarse, antes de alarmarse de la perorata de Trump, si hay mar para tanto despliegue.

Llevar adelante los planes bélicos de Donald, según los expertos, puede suponer un incremento del gasto militar americano de más de 100.000 millones de dólares anuales, a sumar a los más de 600.000 millones que ya gasta el ejército americano.

No parece que EE.UU. necesite tal expansión del poder militar naval.

Dudamos que aumentar el potencial militar de un estado conlleve tan a la ligera como predica este telepredicador metido a presidente de potencia un engrandecimiento de su pueblo. Más bien se nos antoja que lo empequeñece y muestra sus tremendas debilidades.

En todo caso, son cifras astronómicas que contrastan con datos que evidencian la miseria moral de la mayor potencia militar del mundo, como por ejemplo, que más de 45 millones de estadounidenses vivan en pobreza (14,5% de su población), de los que 15 millones de menores de 18 años viven en hogares donde no hay comida para sobrevivir. O que la tasa de analfabetismo estadounidense se sitúe por encima de cincuenta millones de personas, mientras que el 45% de estadounidenses adultos están en el nivel mínimo de comprensión lectora. O que la tasa de suicidios se haya disparado en su sociedad un 24% en los últimos 15 años, sin entrar a valorar los problemas relacionados con la desigualdad social, la ínfima asistencia social y sanitaria a los más desfavorecidos u otros aspectos de la vida.

Se nos antoja un insulto a los estadounidenses la inversión militar que existe o la que pretende impulsar su presidente, pero, sobre todo, nos parece que son estas políticas nefastas, de las que el nuevo Presidente americano no es sino un fiel seguidor, las que persisten en el error y construyen la decadencia, no la grandeza, de aquel país.

¿Entrará en combate directo España en Mali?

Mogherini+hosts+G5+Sahel+ministerial+meeting

European External Action Service

Fuente: ABC

Aprovechando el reflujo del militarismo de los últimos días de Diciembre y los primeros de Enero (de la mano del escándalo del exministro de Defensa, de los fastos anacrónicos de la “pascua” militar y del sensiblero arreón propagandístico y manipulador de los políticos recordando enternecidos a la tropa desplazada al exterior), la Ministra Cospedal ha aprovechado para volcar su lenguaraz riada de anuncios promilitares, de entre los que entresacamos los que ha ofrecido al diario ABC.

Dice, en un primer empuje de locuacidad

. Es posible terminar con el Daesh con la acción conjunta de la democracia internacional, de los países que representan los valores de los derechos humanos. Hay que estar convencidos de lo que defendemos.

Asombra el optimismo contra todo tipo de evidencias de la ministra. Nada menos que augura  el éxito de la misión militar de Irak y, más estrafalario aún, que el desaguisado que se ejecuta allí es la acción conjunta de la democracia internacional, cuando la mera revisión de los estados participantes en dicha coalición, con democracias tan consolidadas como Turquía, Bahrein, Emiratos Arabes Unidos, Arabia Saudí o Qatar, por ejemplo, o de las prácticas de guerra de dicha coalición, no permiten hablar de la democracia y sus valores y menos aún de que allí se esté defendiendo nada relacionado con la democracia.

Pero no acaba aquí la cosa. La ministra insinúa que en el futuro puede cambiar el papel de los soldados españoles que intervienen en la guerra de Mali y Centroáfrica (actualmente como instructores y transportistas de material militar y tropas) y pueden llegar a entrar en acción bélica más allá de su papel actual.

España ya está colaborando con Francia de un modo muy importante en la zona del Sahel contribuyendo al desplazamiento y al transporte de efectivos y material en las operaciones que se están realizando en esa zona. Por ahora ésta es nuestra función, pero las necesidades de Defensa evolucionan sobre el terreno. Quién sabe si dentro de un tiempo tenemos que estar en otras condiciones.

Y esta segunda noticia aparece, a nuestro criterio, como sumamente peligrosa y silenciada. ¿Cómo es que no se le ha dado la difusión que merece?  ¿Cómo es que ningún partido ha preguntado o protestado?

¿Estarán todos de acuerdo en este nuevo giro de tuerca de la creciente militarización a que nos estamos prestando?

La cara visible (y terrible) de la política exterior española

Resultado de imagen de misiones españolas en el exterior

RTVE

Fuente: Larioja.com

Miren ustedes por donde, a veces para conseguir leer las verdades del barquero hace falta prescindir de los tan estereotipados medios escritos más reconocidos (que no se van a permitir con sus libros de estilo desvelar la miseria definitiva de nuestro sistema militarista) y buscar entre lineas en la inocencia de otros que simplemente hablan de sus cosas.

Y así, en el diario Larioja.com encontramos un titular, sin filtrar, suministrado tal vez por la agencia Efe, en el que pone en boca de Cospedal, la mediática ministra de defensa, la siguiente frase referida a la tropa española que actúa (militarmente) en Irak:

«Sois la cara visible de la política exterior»

 

Con lo que la ministra, casi sin quererlo (tal vez sin quererlo, sin el casi, en una de sus características meteduras de pata) certifica la identificación de la política exterior española con la agresión militar y con el envío de tropas al exterior, todo un despropósito, un pedo teológico,como quien dice, una asimilación burda y tétrica.

La cara visible de la política exterior, la cara por la que nos identifican y con la que nos visibilizamos consiste en un ejército en misiones de guerra en el exterior, como es el caso de estos que están en Irak enseñando a hacer la guerra que nos conviene a nosotros pero en la que no queremos asumir pérdidas, a los autóctonos para que la hagan en  nuestro nombre.

Por cierto que ahora, con la aquiescencia y visibilización sin disimulo de nuestro partido militarista transversal, compuesto por el PP-PSOE-C´S, el parlamento ha aplaudido esta idea del Gobierno autorizando el envío de más militares a Irak, para que se visibilice bien nuestra política exterior de mamporreros.

La cara visible, repetimos, que consiste en que somos reconocidos no por obras venturosas, sino por esta loca carrera por ser la avanzadilla militar de Occidente, como si nuestros tristes y mediocres políticos aspirasen a ser cola del león a base de proporcionar sus argumentos últimos, la ratio injusta de la imposición violenta.

Es triste esta asimilación y esta renuncia de la política exterior. No aspirar a mejorar el mundo, sino a meterlo en cintura a base de palos y realismo político a la vieja usanza.

Imaginamos que la ministra, con este giro conceptual de la política exterior entendida como un argumento militar más, estará de acuerdo con nosotros si, a partir de ahora, añadimos que además de las partidas específicas de gasto militar que hasta ahora se ocultan en los presupuestes del ministerio de Asuntos Exteriores, consideramos que la acción exterior en pleno que desarrolla España, debería consignarse en cierto modo como parte del monumental y tupido gasto militar español. Al fin y al cabo, la propia Cospedal habla de la subordinación de la política exterior al militarismo dominante y se queda tan fresca.

Para nosotros, los militares en escenarios de guerra no constituyen, en absoluto, la cara visible de la política exterior, sino, más bien, su cara más terrible y deplorable.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed