Archive for guerras y energía

Europa apuesta por amparar los minerales de sangre para sus empresas tecnológicas

Handys+und+Smartphones

Responsible Sourcing Network

Fuente: Carrodecombate.com

El grupo de electrónica ética de Ingeniería Sin Frontera nos alerta del uso inmoral que las empresas tecnológicas europeas hacen de los minerales con los que se construyen los aparatos electrónicos de uso común (componentes de móviles, ordenadores y otros cachivaches), minerales que se extraen de países en conflicto y a costa de guerras propiciadas por las propias industrias interesadas en obtener estos minerales al más bajo coste posible.

si aún no lo sabíais, los países con mayores yacimientos de esos minerales que hacen que su móvil sea el más rápido, o que permiten soldar los chips a la placa base de su ordenador, tienen una maldición sobre sus espaldas. Milicias en la República Democrática del Congo, en Colombia o en Birmania han asesinado ya a millones de personas, violado a miles de mujeres y obligado a trabajar a niños y niñas con el único objetivo de enriquecerse

Europa, nos dicen, tenía la oportunidad de hacer una legislación rigurosa para asegurarse de que la cadena de producción de las empresas que operan en suelo europeo usaba minerales “limpios” y no manchados de sangre y guerras, pero ha preferido no hacerlo y ordenar únicamente que estas empresas se “autorregulen” por su cuenta atendiendo a unos parámetros éticos pero sin imponérselos y confiando en su (por otra parte improbable) buena voluntad.

La Unión Europea tení­a una gran oportunidad para mejorar la legislación que EE.UU. tiene sobre minerales de conflicto, pero se ha quedado a medias. La propuesta amplí­a las zonas de conflicto a considerar y compromete a las autoridades europeas a publicar una lista anual de las fundiciones y refinerí­as responsables de la UE y de ámbito mundial. Pero una aplicación voluntaria y reducida a un único actor de la amplia cadena de producción de los sectores que utilizan estos minerales la debilita

De modo que es la propia Unión Europea, en unión de fines con las industrias de sangre, la que hace la ley y la trampa, mostrando una vez más su descarado intento de ejercer como una potencia de dominación y no de lucha por los derechos humanos o por la seguridad humana.

¿Explica esto por qué, a su vez, Europa mantiene grandes contingentes militares en pié de guerra sobre los principales países en conflicto?

Aumentar el precio del petróleo para financiar la guerra

Imagen de Repsol

Imagen de Repsol

Fuente: cincodías

Arabia Saudí podría necesitar que subiera el precio del petróleo para mantener su guerra en coalición con otros países árabes en Yemen….

El crudo se cotiza un 40% por debajo de su media de los últimos cinco años, mientras que el gasto en defensa y seguridad se ha incrementado en un 67%

Al parecer la actual estrategia de Arabia Saudí de desbloquear la propuesta de los productores de petróleo de reducir la producción para aumentar los precios (propuesta que ella misma bloqueaba hasta ahora para mantener una guerra comercial con el fracking) puede estar relacionada con el empuje guerrero de su militarismo.

El mantenimiento de la guerra en Yemen ha incrementado hasta ahora su presupuesto nacional de defensa en al menos 4.800 millones de euros, pasando con ello a tener el tercer gasto militar oficial más alto del mundo, sólo por detrás de EE.UU. y China.

Hasta ahora el principal manipulador de la economía mundial para financiar sus guerras era Estados Unidos, pero los estados canallas es lo que tienen, que acaban enseñando sus truculencias a los aprendices más privilegiados de sus negras políticas.

De modo que a la pésima relación de nuestras economías y de la propia supervivencia del planeta con el tema del petróleo ahora añadimos otra peste más: el petróleo como impuesto de guerra.

Cuanto antes prescindamos del petróleo, mejor le irá al planeta en todos los aspectos.

La huella ecológica de un portaaviones militar

Imagen de Esteban Villarejo

Fuente:  ABC.

El portaaviones Príncipe de Asturias contiene 8’5 millones de kilos de metal, que ahora se quieren subastar por, al menos, 2’4 millones de €.

Según redcicla.com

Un coche de tamaño medio requiere aproximadamente. 800 kg. de acero y 130 kg. de metales no ferrosos.  Por lo tanto, grosso modo, un coche medio necesita 930 kg de metales.  Si el Príncipe de Asturias tiene 8’5 millones de kilos de meta, con él se podrían haber hecho 9.139 coches.

Es decir, la huella ecológica de la fabricación del portaaviones equivale a la de 9.139 coches. Una barbaridad.

Otro dato comparativo es que la torre Eiffel cuanta con 7’3 millones de kilos de hierro, es decir, es sólo el 85’8 % del portaaviones.

¿Cuál sería la huella ecológica de un portaaviones, cuántos kilómetros cuadrados de selva son necesarios para producirlo?

La huella ecológica es

un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos.

Representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) e idealmente también el volumen de aire, necesarios para generar recursos y además para asimilar los residuos producidos por cada población determinada de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida.

El objetivo fundamental de calcular las huellas ecológicas consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

Seguramente es muy alta y, además, muy poco ética.  Por ello los 8’5 millones de kilos de metales del portaaviones Príncipe de Asturias son un ejemplo paradigmático de despilfarro militar.

Guerras y cambio climático, dos caras de la misma moneda

Imagen de Víctor Hugo García Ulloa

Fuente:  Cambio Climático y Pobreza.

Está archicomprobado que tanto el cambio climático como las guerras generan problemas sociales, económicos y políticos que producen migraciones gigantescas.  Pero, ¿se interrelacionan ambos procesos?

Por nuestra parte, en el estudio sobre Gasto Militar 2016, a partir de la página 40, hemos desarrollado, un poco, los impactos que producen las guerras sobre el Medio Ambiente.

En la noticia que comentamos se preguntan si el cambio climático exacerba las guerras:

Otro aspecto que genera bastante controversia y que también se ha tratado durante la UNEA es el papel que juega el cambio climático en la exacerbación de conflictos armados, un tema muy debatido en el caso de Siria.

“El conflicto sirio -comenta- no tuvo su origen en el cambio climático, pero Siria sufrió una sequía de cuatro o cinco años que provocó migraciones masivas del campo a las ciudades” y eso generó desigualdades y aumentó el malestar entre una población que ya daba signos de rebelión.

No es fácil determinar hasta qué punto estas sequías -o las inundaciones, el deterioro de las tierras, etc.- son causa de los ciclos naturales del clima de determinadas regiones o del proceso de cambio climático que experimenta el planeta. Y mucho menos establecer un vínculo directo entre estos fenómenos y los conflictos armados, aunque sí hay ejemplos que se dan en todo el mundo, como los enfrentamientos entre tribus ganaderas seminómadas y agricultores por la creciente escasez de agua.

Por ello, Traoré considera que hacen falta “más pruebas, datos concretos, estadísticas y también más análisis cualitativos” para que los gobiernos “tomen más en serio” el problema y tengan las herramientas adecuadas para orientar sus políticas de protección.

Parece que esta postura tan poco tajante se podría complementar con otras:

1.-  El cambio climático podría promover guerras por el acceso a los recursos naturales.

2.-  Un estudio relaciona la sequía y el cambio climático con la guerra de Siria.  En él se advierte que el calentamiento global triplica el riesgo de conflictos como el de Siria en la región.

3.-  Cambio climático y guerras.  Donde se dice que un estudio de la Universidad de California pronostica que un aumento de la temperatura de la Tierra en 1ºC haría que la probabilidad de guerras en el África subsahariana aumentase en un 50% en 2030.

El argumento principal de los investigadores que firman el estudio es que cualquier cambio de temperatura afectará a las cosechas lo que repercutirá, de manera muy especial, en los países de África subsahariana que dependen, principalmente, de la agricultura y la ganadería. Cuando las temperaturas se eleven, la supervivencia de muchos africanos estará en peligro y, consecuentemente, los más empobrecidos no dudarán en tomar las armas.

4.-  El artículo “Guerras, el efecto oculto del cambio climático” publicado por MIT Technology Review, nos da muchas más ejemplos de que el cambio climático ha producido guerras (Siria, Sudán, Irak, por ejemplo).

Para cerrar el listado incorporamos la opinión de Ecologistas en Acción que proclama que hay que luchar contra el cambio climático para luchar contra las guerras.

Como ven, un círculo de lo más vicioso.

El horror de la guerra en Yemen

Imagen de Rod Waddington

Fuente:  El Diario y Público.

Las guerras actuales son un continuo goteo de muertos, heridos y refugiados.  Los medios de comunicación de masas de Occidente dan una cobertura parcial, más enfocada a las consecuencias que tienen sobre nuestra sociedad y economía que a las realidades de las guerras.

Hasta en las guerras hay categorías.  La de Yemen es una de esas guerras típica, olvidada, minusvalorada, sin mucha importancia ni repercusión.

¿Cuáles son las causas profundas de la guerra en Yemen?

  • El fracaso de la primavera revolucionaria yemení de 2012, que podría haber supuesto un estado democrático rodeado de estados totalitarios, que la hacía imposible
  • La ofensiva de los huzíes, un grupo zahidí, una rama del chiismo.  Esto hacía suponer que tendrían conexiones con Irán, lo cual Arabia Saudí no está dispuesta a aceptarlo.  Es decir, volvemos al enfrentamiento suní-chií, la eterna guerra de religión y política.
  • La subida al trono del rey saudí Salmán, que nombró ministro de Defensa a su hijo, príncipe Mohammed, que respalda la nueva política exterior saudí de intervencionismo en los conflictos de la región.
  • Yemen apenas tiene petróleo pero tiene una posición geográfica que le hace muy importante a la hora de reordenar el tráfico de petróleo hacia el primer mundo:  hace años que Arabia Saudí diseña un nuevo oleoducto que llevaría petróleo desde sus cuencas del Este del país, atravesando la región yemení de Hadramaut, a Adén, esquivando, así, el paso por el estrecho de Ormuz, tutelado por Irán.  La ayuda de Arabia al actual presidente yemení hace prever que se abrirán las posibilidades de construirlo.

Si culmina su campaña en Yemen, Arabia Saudí controlará el tráfico de la principal ruta de acceso del petróleo a Europa: en el sur, habrá sido precisa una intervención militar; en el norte, habrá bastado la intervención financiera, que sostiene al régimen del general Sisi. De momento no se sabe cuánto le costará a Europa este golpe de fuerza saudí. Los yemeníes ya están pagando el precio.

Las consecuencias de la guerra de Yemen tras un año de luchas:

  • 6.400 muertos.
  • 30.000 heridos.
  • 14 millones de yemeníes viven por debajo del umbral de la pobreza.
  • 3 millones de menores sufren malnutrición.
  • 20 millones de personas, el 80 % de la población no tienen acceso al agua potable.
  • También 20 millones de personas necesitan ayuda urgente.  Y 14 millones de personas necesitan ayuda alimentaria y sanitaria.
  • Un 10 % de la población se ha visto desplazada por la guerra.
  • El 25 % de las infraestructuras sanitarias ha tenido que cerrar sus puertas.
  • Las agencias humanitarias están recortando las raciones y sólo pueden atender al 75 % de los necesitados.

En febrero la ONU hizo un llamamiento internacional para recaudar 1.600 millones de € para ayuda humanitaria.  Hasta ahora sólo se ha recaudado el 12 %.

Entre tanto, la guerra continúa y se sigue alimentando el sectarismo en Yemen, con lo cual se complica mucho la posibilidad de algún acuerdo negociado de paz.  Esta estrategia de convertir cualquier guerra en una guerra sectaria, haciendo que la población se fragmente en múltiples bandos rivales donde todos acaban siendo enemigos de todos por la propia dinámica violenta de la guerra, está dando los frutos apetecidos en Yemen, Libia, Siria:  la guerra se está cronificando, para alegría de los exportadores españoles de armas.

Cobalto, explotación de niños, violencia estructural y guerras

King+of+the+Congo

Por Jbdodane

Fuente: Diagonal

Informa Diagonal del escandaloso y dramático hecho de que las grandes multinacionales (Samsung, Aple o Sony entre ellas) aprovechan la situación de violencia estructural que nuestro modelo (y sus vencedores) provoca en el mundo para obtener el cobalto con el que fabrican sus ingenios a precio insignificante, si lo consideramos desde el punto de vista del coste económico, o astronómico, si tenemos en cuenta que supone la semiesclavitud de niños de siete años a los que se somete a trabajos durísimos como mineros y se les paga una miseria.

Los grandes intermediarios (se olvida Diagonal de contar que estos cuentan con ejércitos de mercenarios y otros métodos de extorsión) compran el cobalto que necesitan los móviles más sofisticados en países donde el trabajo infantil está muy extendido, y a precios irrisorios, y luego se lo venden a una filial de la gran industria minera china, que lo procesa y luego se lo vende  a las grandes empresas fabricantes de componentes para móviles.

El escándalo, valga la redundancia, escandaliza a Amnistía Internacional, uno de cuyos investigadores afirma, aludiendo a nuestra responsabilidad de consumidores inconscientes que

Millones de personas disfrutan de los beneficios de las nuevas tecnologías pero raramente se preguntan cómo se fabrican

y

El glamuroso escaparate de la tienda y todo el marketing de las tecnologías suponen un cruel contraste con los niños llevando sacos de rocas y mineros en estrechos túneles hechos a mano exponiéndose a daños pulmonares irreversible

El cobalto se usa por las principales empresas tecnológicas, las de móviles y otras, como Microsoft y Wolkswagen, sin que nadie mueva una pestaña en lo que a la ética y la responsabilidad política se refiere.

Añade la noticia que el principal drama de esta violencia estructural impuesta por nuestro modelo tecnológico y nuestra servidumbre voluntaria al consumismo irresponsable ocurre en República Democrática del Congo

La República Democrática del Congo produce al menos la mitad del cobalto en el mundo. Uno de los mayores procesadores en el país es CDM, la filial de Huayou Cobalt, que aporta a la empresa matriz más del 40% del cobalto con el que ésta trabaja. Al menos 80 mineros que trabajan en esta zona murieron entre septiembre de 2014 y diciembre de 2015.

No cuenta, sin embargo la noticia, que la República Democrática del Congo  sufre una de esas guerras silenciadas que no interesa a la prensa occidental publicitar, a pesar de su dramática y sangrienta crueldad, para evitar el peso de una opinión pública que se escandalizaría.

El País también explica esta situación y se hace eco de la publicación del informe de Amnistía Internacional y de Afrewatch “Por esto morimos: violaciones de los derechos humanos en la República Democrática del Congo para alimentar el comercio mundial de cobalto” y denuncia el fariseísmo de las grandes multinacionales

Hay grandes marcas de aparatos electrónicos como Apple, Samsung y Sony que no hacen comprobaciones básicas para asegurarse de que en sus productos no se utilice cobalto extraído con mano de obra infantil

Nosotros mismos en 2009 nos hicimos eco de los informes de Hernán Zin denunciando esta situación.

República Democrática del Congo, con más de 70 millones de habitantes, lleva más de cincuenta años en guerra.  Una guerra a la que no son ajenos los intereses de grandes compañías occidentales, que negocian sus prebendas con los señores de la guerra de los bandos en disputa.

Nosotros queremos aportar nuestro granito de arena, para decir que Europa, y en ella España, que suele actuar como epígono de Francia en las guerras en las que esta se involucra, están implicadas militarmente en el desastre de República Democrática del Congo con dos misiones, una policial (EUPOL) y otra militar desde 2006.

En 2014 se destinaron para estas 6,3 y 8,5 millones de euros del presupuesto de la Unión. No contamos con lo destinado en 2015.

Como no podía ser menos, el grueso militar de EUROSEC  lo compone el ejército francés, pero España también forma parte de este.

De modo que, a la justa denuncia de Amnistía Internacional hay que complementar con esta otra: en parte los gobiernos europeos son a la vez causantes de la violencia estructural que permite toda esta situación, lo cual ya nos habla de otro tipo de responsabilidades: las políticas.

Y ello nos lleva al apartado de propuestas, para afirmar que, para acabar con esta lacra no basta con exigir limpieza a las empresas. Hay que empezar a luchar contra nuestro militarismo, contra la producción y venta de armas, contra la militarización en los conflictos, contra el enfoque militar de la seguridad y a favor de un nuevo enfoque basado en el desarrollo humano y en la solidaridad. Y esto es apuntar y castigar, también, a nuestros propios intereses militaristas y a sus representantes.

¿Venderemos buques de guerra a Arabia Saudí?

REUTERS/Fahad Shadeed

Fuente: Indofedensa

Uno de los países del globo que más empeño está teniendo en los últimos años en rearmarse y en espolear guerras de forma directa o indirecta es Arabia Saudí, teóricamente enfrentada con Irán por el control regional de la zona más sensible del globo en la actualidad para el tránsito de petróleo hacia Occidente.

España es uno de sus mejores proveedores de armas que, según el ministro de Defensa español, los Saudíes le han prometido que no van a usar en guerras.

Ahora los Saudíes quieren “valorar” si compran dos buques militares de asalto del estilo del español “Galicia”, de Navantia, uno de los buques que de forma periódica sitúa el ejército español en el Índico para la famosa operación Atalanta de protección de los atuneros.

Al interés saudí se han aprestado enseguida las fuerzas militares españolas en la zona y la Agregaduría de Defensa en Riad (porque tenemos este tipo de agentes militar-comercial en Riad) ha dispuesto la celebración de una “visita” a la nave aprovechando que, por casualidad, de camino a España desde la operación Atalanta en Sudán, tenía que atracar en Riad, que queda en la otra punta, totalmente a trasmano.

Veintitantos oficiales generales de la armada saudí visitaron la nave, a la que también acudieron, en coordinación con el Alto Mando de la Armada español, los comerciales de Navantia, que enseñaron a los embaucados saudíes su catálogo de productos, de cara a un eventual negocio.

Al parecer Navantia se está frotando las manos con el ardor guerrero de los saudíes, a los que intentará vender todo lo posible, ya que están tan ágiles de dinero en el bolsillo. De hecho, en marzo de 2015 los saudíes ya visitaron los astilleros de Navantia en Galicia con el interés de comprar seis fragatas, según informó La Voz de Galicia.

Según informa Infodefensa, tanto celo del ejército en estos preparativos responde a siu interés en “apoyar los intereses de la industria militar”.

Seguridad Ecológica: 17.000 armas nucleares en el mundo

Imagen de Pierre J.

Fuente:  Público.

Kuniko Kimura y Mashasi Leshima recorren Europa recordando el horror de Hiroshima y Nagasaki, protestando por la presencia, aún, 70 años después, de 17.000 bombas nucleares en el mundo.

Es como si en plena locura (después de 120.000 muertos en el acto y 120.000 muertos en los días posteriores) cada año tras las tragedias no hubiésemos aprendido nada y hubiésemos fabricado 243 bombas atómicas.

la visita de la delegación japonesa ha servido para volver a traer a colación los riesgos que trae consigo la presencia de bases militares en territorio español de países que utilizan la tecnología atómica con fines bélicos: EEUU y Reino Unido.

Además,

el Convenio de cooperación de Defensa con EEUU no prevé ningún mecanismo para garantizar que los buques y los aviones que pasan por las bases no portan armamento nuclear y además también existe la práctica administrativa de no preguntar qué tipo de armamento llevan los buques y aviones que pasan por las bases

Actualmente se tiene seguro que hay armas nucleares en 9 países:

  1. Estados Unidos.  Durante la Guerra Fría, llegó a poseer unas 35.000 armas atómicas. En la actualidad (2012) los Estados Unidos disponen de unas 2.150 ojivas nucleares activas (1.950 estratégicas y 200 tácticas) más otras 2.800 en reserva y unas 3.000 almacenadas para desmantelamiento, para un total de aproximadamente 8.000
  2. Rusia.   Actualmente (2012) dispone de unas 4.430 ojivas nucleares activas (2.430 estratégicas y 2.000 tácticas) más unas 5.500 almacenadas para desmantelamiento, lo que totaliza unas 16.000
  3. Gran Bretaña.  Mantiene la flota Trident de submarinos nucleares equipada con algo menos de 160 ojivas nucleares activas, sobre un total de 225.
  4. Francia.   El Charles de Gaule es actualmente el último portaaviones con armas nucleares desplegado en un país. En 2008, el presidenteNicolás Sarkozy anunció que Francia disponía de 300 armas nucleares en total, de las que 240 serían estratégicas y 60 tácticas.
  5. China.   Se estima que en 2011 disponían de unas 240 ojivas nucleares, de las que aproximadamente 178 se encontrarían activas.
  6. India.  En 2010 se estimaba que India disponía de entre 60 y 80 armas nucleares.
  7. Pakistán.  En 2011 se estimó que Pakistán posee entre 90 y 110 armas nucleares.
  8. Corea del Norte.  se le estimaron un máximo de 10 ojivas atómicas disponibles.
  9. Israel.  Posee alrededor de 200 a 500 armas nucleares

En cuanto al listado de ensayos nucleares, las cifras también son colosales:

1054 realizados por USA hasta 1992 en Nevada, Alaska, Colorado, Missisipi y Nuevo Méjico.  Desde 1963 todos los ensayos han sido subterráneos.

La Unión Soviética ha realizado 715 pruebas nucleares entre 1949 y 1990.

Francia ha realizado 210 pruebas nucleares entre 1960 y 1996.

China 45 ensayos nucleares.  De Gran Bretaña y los demás países no hay datos.

Es decir, al menos, 2024 ensayos nucleares han liberado radiactividad a atmósfera, hidrosfera y geosfera.

En cuanto a los daños que causó, causa o causará una bomba atómica podemos destacar:

  • Muerte inmediata en la zona cero.
  • Pulso de radiación ionizante.  Una bomba de 1 megatón alcanzaría hasta los 15 km alrededor
  • Pulso electromagnético.  Parece que no afecta a los seres vivos, pero sí a las infraestructuras, aparatos y vehículos que utilicen componentes electrónicos.
  • Destello luminoso.  Cegará temporalmente a toda persona que se encuentre mirando hacia la dirección de la explosión en un radio de 500 km.
  • Pulso térmico.  Para una bomba de 20 megatones cualquier persona en 45 km a la redonda sufrirá quemaduras de 2º grado.
  • Onda de choque.  Corre a 1.224 km / h.
  • Lluvia radiactiva local que se propaga por el viento
  • Oscurecimiento radioeléctrico.

Efectos retardados:

  • Incendios
  • Contaminación radiactiva
  • Invierno nuclear
  • Destrucción de la sociedad

Y aún así seguimos cuidando que estén a pleno estado de producir una catástrofe nada más y nada menos que 17.000 bombas nucleares.

Nuestra cultura es militarista y violenta, propia de seres dementes. Nuestros gobiernos que apoyan y fomentan las armas nucleares son culpables de todos y cada uno de los accidentes y muertos.  El gobierno español debería emprender una política internacional activa contra las armas nucleares.

¿Cuántos millones de € habrá malgastado la humanidad en esta locura?

el agua en el centro de la estrategia militar Israelí en Palestina

Seu+Cambra+Espanya+-+Israel_4

Fuente: Público

Desde que Israel ocupó en el 1967 los territorio palestinos, el ejército sionista dictó normas que prescribían la absoluta autoridad militar sobre el agua en los territorios ocupados, de forma que los palestinos necesitaban autorización del ejército tanto para abrir un pozo como para reparar una cañería o una cisterna. De 1967 a 1996 únicamente concedió 13 licencias a palestinos relacionadas con el uso del agua, lo que explica claramente la situación de opresión sufrida por los palestinos de manos del ejército de Israel.

Los acuerdos de Oslo de 1995 intentó reparar esta situación, autorizando a un uso más aceptable del agua del principal acuífero regional, el acuífero “de la Montaña” (que discurre por los territorios palestinos en su casi totalidad), pero los acuerdos, en este punto, se quedaron en papel mojado y la autorización del uso del agua por parte de Israel a los palestinos ha seguido siendo cruel y despiadadamente injusto.

Por poner un ejemplo, según denuncia una comisión de parlamentarios del Parlamento europeo

si en 1999 los palestinos recibieron 138,2 millones de metros cúbicos, en 2007 el volumen se redujo a 113,5 millones, y al año siguiente a 84 millones. Israel alega que esto se debe a que hay menos cantidad de agua disponible, mientras que los palestinos argumentan que Israel practica una sobreexplotación.

Un reciente informe del Banco Mundial abunda en este sentido.

Mientras los palestinos de Cisjordania reciben este trato respecto del agua, los colonos israelíes que ocupan esta tierra reciben un descarado trato de favor también con el tema del agua.

Coincide además, según Amnistía Internacional, que el muro realizado por Israel ha dejado casualmente del lado israelí las zonas más ricas en agua en el lado israelí, dejando las menos húmedas del lado palestino.,

Según uno de los partícipes en esta comisión in situ, Florent Marcellesi, portavoz de Equo en esta comisión toda esta situación del uso del agua

Se trata de una injusticia clara: existe una gran diferencia entre el volumen de agua que se pone al servicio de los israelíes y el que se pone al servicio de los palestinos. Incluso entre los mismos palestinos hay una gran diferencia entre quienes están conectados al servicio de agua que está en manos de la empresa israelí Mekorot y quienes no están conectados

En la zona de Gaza la situación es peor, porque mientra se derivan 450 millonmes de metros cúbicos para los israelíes, los palestinos sólo reciben 80 millones de metros cúbicos. Ni que decir tiene que la población palestina es muy superior a la israelí. Pero, además, según parece, entre el 85 y el 90% de las aguas recibidas por los palestinos son aguas residuales, fruto de la previa sobreexplotación del acuífero por parte de Israel.

Nos parece una estrategia militar cruel esta de privar de agua a los palestinos. Es más, es un ejercicio brutal y constante de la violencia estructural y un cierto modo de terrorismo de estado contra toda una sociedad.

Nos vendan como nos vendan el cuento del conflicto israelo-Palestino, lo que parece claro es que no se trata tanto de una guerra religiosa o cultural, como nos quieren hacer creer, como de una guerra de ricos contra pobres, como siempre.

¿Controla el gobierno las armas que vende a Arabia Saudí?

Mosqu%C3%A9e+Masjid+el+Haram+%C3%A0+la+Mecque

Tribes of the World

Fuente: Infolibre

Ya en 2012 el actual Ministro de Defensa justificó el gran pelotazo de la industria militar española con algunas dictaduras militaristas y agresivas, más en concreto con Arabia Saudí, diciendo que para él España estaba legitimada para vender armas a cualquier país que estuviera admitido en la ONU y tendiera a la mejoría, y acuñó la máxima pragmática, y a nuestro entender algo cínica, de que  “nada es perfecto en política y en el mundo, pero si al menos se tiende a que las cosas mejoren, pues es bastante admisible”.

De este modo, que ahora reincida diciendo que España tiene garantías de que Arabia Saudí no hará un mal uso de las armas que les vendemos (y las que le pretendemos seguir vendiendo) no supone una novedad, sino una persistencia en las malas políticas.

Dice el Ministerio en la respuesta facilitada a la pregunta del diputado Tardá que

los usuarios finales fueron organismos o empresas de naturaleza pública y las licencias estuvieron acompañadas de garantías de uso final y de estrictas cláusulas de no reexportación

Y, sin más, se queda tan fresco, como si eso fuera garantía de algo cuando la prensa a diario describe un panorama alarmante y diferente. ¿No merecería esta sospecha la verificación, el control efectivo, por parte del Gobierno español del uso de estas armas? Parece que no. Confían en la palabra dada.

Morenés ha tenido que recurrir de nuevo a la retórica porque la ley prohíbe formalmente que el gobierno autorice la venta de armas a otros países cuando no existan garantías de que estas no vayan a usarse para atizar conflictos latentes, o para la represión interna o la violación de los derechos humanos y que, por si fuera poco, para considerar qué países no cumplen con estos niveles deberán tenerse en cuenta las opiniones de las organizaciones sociales que velan por los derechos humanos de dichos destinos.

Ocurre que Arabia Saudí ha comprado armas a España desde 2003 a 2014 al menos por valor de 725 millones de euros, según informa Público y que prestigiosas ONG han venido considerando a dicho país de forma permanente como un peligro y un lugar sospechoso y poco recomendable en cuanto a la venta de armas.

Ocurre además que Arabia Saudí no goza de prestigio en cuanto a la puesta en práctica de los derechos humanos, sino, todo lo contrario, como uno de los candidatos número uno en su incumplimiento.

Ocurre además que en Arabia Saudí sí existe represión interna a la población, tanto la autóctona como los miles de inmigrantes existentes, como podemos ver en los informes de dicho país de Amnistía Internacional, o los de Human Right Watch

Ocurre también que se denuncia cada dos por tres el apoyo de Arabia Saudí a grupos terroristas.

Ocurre que Arabia Saudí está luchando en el Golfo por todos los medios por mantener la hegemonía regional, enfrentándose  Irán, como denuncia el Real Instituto Elcano en uno de sus últimos análisis y que en la actualidad mantiene diversas guerras en pié, como la emprendida recientemente en Yemen.

Y ocurre que tanto Arabia Saudí como Irán se preparan militarmente para una hipotética guerra hegemónica y por el control del petróleo de un área que abastece más de 1/3 de la demanda de crudo mundial, y para esa guerra Arabia Saudí acumula armamento y compra a las industrias internacionales (principalmente de EEUU y Europa) cuanta arma sale al mercado.

Son todo esto razones más que alarmantes para quedarnos perplejos ante las explicaciones del Gobierno español a la venta de armas a Arabia Saudí “con garantías”, pues así las cosas, de lo que casi podemos dar garantía es de que estamos contribuyendo a polarizar un conflicto latente que ha entrado ya en fase peligrosa y a desencadenar una futura guerra que, tal vez, será muy rentable para las industrias militares y para los intereses occidentales de debilitar una región donde está la tercera parte del crudo en venta.

Es por eso que, como señala Infolibre, ningún experto se cree las garantías de uso final del armamento que el gobierno español vende a Arabia Saudí y a otros por el estilo.

A %d blogueros les gusta esto: