Archive for Guerras Humaniarias

8 países europeos reclaman a Israel por requisar y dañar ayuda a Cisjordania

Imagen de Raquel Nogueira

Fuente:  El País.

La noticia no tiene desperdicio:

España, Francia, Italia, Suecia, Bélgica, Irlanda, Luxemburgo y Dinamarca requieren al Estado hebreo una compensación por un importe superior a los 30.000 euros si no devuelve las instalaciones y materiales incautados por las fuerzas de seguridad en las comunidades beduinas de Abu Nuwar, próximas a Jerusalén, y Jubet al Dhib, en las inmediaciones de Belén. Los ocho países consideran que Israel, como potencia ocupante, viola la legislación internacional al privar de ayuda humanitaria a la población palestina en Cisjordania. En ambos casos se trata de terrenos en los que está previsto erigir nuevos asentamientos en torno a la Ciudad Santa, unas colonias que comprometerían la continuidad territorial, por el este y el sur, de un futuro Estado palestino.

Es decir, varios países europeos se unen para plantar cara a la política de Israel contra la ayuda humanitaria que les llega a los palestinos, consideran a Israel potencia ocupante, le acusan de violar la legislación internacional, y le piden compensaciones.

¿Algo está cambiando en la política europea?  ¿O es que ya es demasiado el abuso israelí?

Por otro lado, hay que destacar que el material incautado o dañado no levantaba ninguna sospecha:  placas solares y pabellones prefabricados.  Nada de material de guerra ni de doble uso, todo lo contrario, materiales que buscan cubrir necesidades sociales básicas:

La petición conjunta, que no tiene precedentes, obedece a la destrucción y requisa, el pasado mes de agosto, de placas solares y pabellones prefabricados financiados por la cooperación europea. Estos materiales fueron destinados a varias escuelas para la población palestina beduina asentada en la llamada Área C de Cisjordania, que representa un 60% del territorio bajo ocupación militar y que es administrada por Israel en exclusiva.

Sin embargo, la postura israelí se aleja de la concordia e, incluso, del buen juicio:

Israel rechaza ofrecer cualquier tipo de compensación, según informa el diario Haaretz, ya que no considera este tipo de cooperación europea como ayuda humanitaria, sino como una actividad urbanística ilegal, al no contar con autorización de la administración civil israelí, dependiente de las Fuerzas Armadas en el Área C de Cisjordania. Al igual que en Jerusalén Este, los responsables urbanísticos no suelen conceder licencias de edificación a los palestinos en esa zona.

Las ilegalidades cometidas por Israel en lo que respecta a la cooperación europea son muchas:

  • los daños causados por las demoliciones israelíes en instalaciones costeadas por la UE en territorios palestinos en 2016 se elevaron a 557.000 euros.
  • En 2017 han sido derribadas por carecer de permiso 344 edificaciones palestinas en Cisjordania, de las que una quinta parte habían contado con financiación europea.
  • Holanda reclamó por su cuenta el pasado mes de junio la devolución de paneles solares confiscados en Cisjordania, con un coste evaluado en 500.000 euros. Israel accedió finalmente a devolver el material requisado.
  • Una de las principales inversiones europeas tras los Acuerdos de Oslo, de los que surgió la Autoridad Palestina hace 24 años, fue la construcción del aeropuerto de Gaza en 1998. Bruselas aportó la mitad de los 70 millones de euros que costaron unas instalaciones que fueron arrasadas tres años después, durante la Segunda Intifada, por las Fuerzas Armadas de Israel. España contribuyó con 20,5 millones a la participación europea en la terminal aérea palestina antes de que quedara reducida a escombros.

¿Terrorismo de Estado?

Share

España presume de militarismo

La+Ni%C3%B1a+Legionaria

Landahlauts

Fuente: El Confidencial

España puede presumir de pocas cosas en el mundo. No somos lo que se dice una potencia en calidad humana, ni en avances científicos. Tampoco en el respeto de los derechos humanos o en la reducción de la pobreza y la desigualdad. Menos aún en respeto de la naturaleza o en ninguna de las cosas que elevan al género humano.

Eso sí, nuestro Estado, es decir, los amos del cotarro y su cohorte de aprovechados, pueden presumir de algo. Somos líderes en injerencia militar, en militarismo.

No ya la rancia ideología imperante ni los valores prácticos por lo su que mantenemos nuestras relaciones sociales, bien llenos ellos de autoritarismo, obediencia ciega, machismo, jerarquía, ranciedad, violencia… Sino que también somos la primera potencia en enviar militares al exterior a dar mamporros.

Lo dice la memoria del Ministerio de Defensa: Contamos con 16 operaciones militares abiertas en el exterior, cuatro más que EE.UU.  Somos la caña.  Desde 1989 España es el país con más efectivos en el ámbito internacional.  Una especie de mercenarios y aventureros de la guerra.

Lo dice una “memoria del Ministerio de Defensa” de la que El Confidencial se hace eco, pero que no hemos encontrado por lugar alguno.

Según refiere dicha memoria

La gran presencia exterior es consecuencia de las acciones del gobierno en política exterior y derivada del análisis de riesgos y amenazas que puedan afectar a la seguridad de la escena internacional activa

Traducido a romance, la política exterior española consiste en mandar tropas a troche y moche. Así es como nos reconocen: los zurrabadanas del planeta.

No es de extrañar que en foros de otro tipo ni siquiera seamos invitados.

Y no solo repartimos ostias, como es el caso, sino que además cada vez somos más sofisticados, señores, que nos estamos acercando a la excelencia militar de enseñar a otros a pegarse con nuestras ideas y en nuestro beneficio pero sin mancharnos las manos, pues a las tradicionales misiones de injerencia militar ahora añadimos cada vez más

el despliegue de equipos racionales de inteligencia y el inicio de operaciones de seguridad operativa en Cabo verde y Senegal.

Cubrimos en nuestro exceso de ardor guerrero el mundo entero y nos metemos gozosos en nuevos avisperos.

Por primera vez se ha desplegado una escuadrilla de aviones Eurofighter en la “Policía Aérea Báltica”, una unidad de defensa antimisil y además un avión tripulado por control remoto en una operación naval. El Ejercito español tiene como objetivo contener a el estado islámico, vigilar el Mediterráneo y luchar contra la piratería en el Índico.

Y ello nos lleva a recordar al respetable público lector de nuestro blog que España cuenta ya con una doctrina de “seguridad” que consagra la idea de las fronteras móviles y de la injerencia militar a larga distancia, en lo que llama “fronteras avanzadas”, que sitúa nuestra frontera en términos militares en Centroáfrica y otros escenarios bien alejados de las fronteras físicas del Estado, allá donde esperamos obtener recursos naturales variopintos y ejercer, de la mano de Francia y otras potencias, una cierta dominación.

Digamos de paso que esta profusión militarista sirve muy bien a nuestra casta extractiva para otros intereses más lucrativos: los de vender armas a otros, que pueden comprobar “in situ” cómo molan las que llevan nuestros pretorianos.

Llama la atención que estos tipos del poder, en vez de avergonzarse de tener reconocimiento por su militarismo únicamente, lo proclamen a los cuatro vientos como si el envilecimiento fuera una buena carta de presentación internacional, o como si el mal fuera el bien. Aunque a lo mejor para ellos es todo lo mismo. Han perdido el norte.

Share

El Ministro de Defensa en funciones se plantea mandar una unidad de sanidad militar a Irak

En+el+marco+de+las+Jornadas+M%C3%A9dicas+Gratuitas+de+Ortopedia+y+Traumatolog%C3%ADa%2C+gracias+a+la+Operaci%C3%B3n+Rainbow+conjuntamente+con+el+Hospital+de+la+UTPL+se+llevan+a+cabo+las+operaciones+que+beneficiar%C3%A1n+a+personas+de+bajos+recursos+econ%C3%B3micos

Universidad Técnica Particular de Loja

Fuente: El diario

Al hilo de una visita a la sede de la Brigada de Sanidad que ha realizado el Ministro de Defensa en funciones (que como sabemos se niega a ir al Congreso a informar porque, como dice, ya no hace política, sino gestiones de mero trámite) nos hemos enterado de que el Ministro en realidad no descansa en sus ideas de ayudar al mundo.

Ahora está estudiando (eso sí, en funciones, osea, sin dar cuenta a nadie) mandar una unidad de sanidad militar a Irak, a la operación militar que mantenemos allí en apoyo de la coalición internacional de invasión.

La unidad que piensa mandar a Irak, dice el ministro, es la joya de la corona de la sanidad militar y está a disposición de la población civil española por si ocurren casos de terrorismo yihadista, o para responder a ataques químicos o bacteriológicos.  Entre tanto suponemos que no hacen más que esperar a que se les llame.

Claro que la disposición no parece que sea tal cuando, como parece, la idea es desplazarla a Irak (sin pasar la decisión por el Parlamento, es evidente, porque como están en funciones el Parlamento no puede controlar al gobierno en sus tareas rutinarias) a ayudar a la paz mundial con tan amable y humanitaria contribución.

Es curiosa esta política de información del Ministro:  nos dice, sin decirlo, que piensa mandar más compromiso militar a Irak, eso sí, para que nadie se soliviante, se trata de una unidad de sanidad militar que desplaza un hospital de campaña que cuesta un cojonal. Un hospital militar sofisticado  y de un tipo que sólo otros siete ejércitos del mundo (EEUU, Reino Unido, Alemania, Canadá, Francia, Italia y República Checa) tienen algo igual, y que ahora “estudia” poner en el escenario de guerra irakí medios con capacidad de

96 camas de atención hospitalaria, 16 puestos de cuidados intensivos y cuatro quirófanos.

así como

posibilidades asistenciales de hasta veinte especialidades médicas, lo que le permite prestar atención a 1.000 personas por día.

Y nos podemos preguntar ¿qué es lo que va a pasar en Irak o cerca para hacer necesario este despliegue?  ¿A quién va a atender esta unidad?  ¿A los civiles de allí (lo que implicaría la terrorífica constatación de que planean liarla parda en breve)? ¿A los militares de la coalición internacional (lo que nos dejaría ver que la guerra va mal y va a ir peor)? ¿O a nadie en concreto (lo que nos dejaría intranquilos, pues se trata entonces de un caso más de despilfarro y prepotencia de los que Defensa nos tiene acostumbrados)?.

Y nos podemos preguntar más cosas, ¿cómo es que quien tiene capacidades sanitarias para responder a una emergencia química o biológica es el ejército y no la sanidad pública?  ¿Cómo es que la inversión en tanta sofisticación se hace precisamente en garantizar al militarismo y no a la población?  ¿Deja este nuevo despliegue indefensa de nuevo a la sociedad?  ¿Existe algún riesgo real de este tipo de crisis?  ¿Por qué no se habla de nada de esto en el Parlamento?

Ya ven que tontería: de una noticia intrascendente y prefabricada por el gabinete de comunicación del Ministro para que nos vaya calando como lluvia fina la idea de que van a meter más leña al fuego, acabamos por enterarnos de que en Irak, y sin contar ni con la sociedad (con quien nunca cuentan) y ni siquiera con el Parlamento (con el que cuentan solo como florero), van a meter una unidad militar de sanidad que preludia una carnicería a la que al parecer estamos invitados y que, además, los recursos “joya de la corona” para peligros de índole química o biológica están bajo el monopolio militar y no en la sanidad pública, confirmando la idea de que los militares sí que son una casta dentro de la casta, y cuentan con un mini-estado a su disposición y con todo lujo de detalle. Casi nada.

Share

La “cláusula” de defensa mutua

Epoxy+Flooring+-+Napoleon+OH+High+School+Locker+Rooms+-++by+showers

Le Triomphe de 1810

Fuente: ok diario

La Europa de los mercaderes cuenta, como no podía ser menos, con un contrato “vinculante” (en cierto modo esta es la característica de los contratos, que son vinculantes hasta que el más fuerte decide dejar de vincularse) que refuerza los compromisos de la élite en crear un espacio de resguardo de sus privilegios.

Este acuerdo de caballeros impone, entre otros pactos menos sutiles, el de colaborar armadamente en la defensa de cualquiera de ellos que se sienta agredido, dando entrada a la guerra por la puerta de atrás y sin miramientos en las políticas compartidas de la UE y a requerimiento de la élite imperante.

Así se desprende del art. 42.7 de los tratados de la UE, esos que sustituyeron por la puerta de atrás a la fallida constitución europea (votada en contra en los sitios donde dejaron votar y que también contemplaba este pacto de defensa mutua) y aprobada por los mandamases correspondientes sin consulta ni información a su (habitualmente) abúlica,  despistada y muchas veces además cínica población.

Ahora, tratado en mano, Francia pide ayuda militar para acabar con sus demonios y, como no puede ser menos, los demás deben responder al desafío aceptando el reto conforme a lo pactado.

Francia, con anterioridad a los brutales y a todas luces injustos atentados de París, ya andaba involucrada en varias guerras contra ese enemigo etéreo del terrorismo islámico, como es el caso de Mali, donde protagoniza el asalto militar, o de Rública Centro-Africana, donde también lleva la batuta de mando del ejército europero, o de Siria, o Líbano, por poner los varios puntos más candentes del intervencionismo militar francés.

Podríamos recordar además las 44 intervenciones militares gruesas protagonizadas por la Grandeur francesa desde 1961 y que destaca un artículo interesante en Nueva Tribuna que recomendamos leer.

No puede negarse el esfuerzo bélico francés en todo este tiempo, ni su protagonismo militar actual en el escenario africano y del oriente medio. Que esto vaya de la mano, como destacan los malintencionados pacifistas y otros inadapatados antisistema, a los intereses económicos e industriales y a la lucha por la dominación de materias primas, rutas estratégicas y otros asuntos son, al parecer, pelillos a la mar de los que ahora, parece ser, hay que pasar por alto.

Dice uno de los prebostes franceses que Europa debe ayudar a Francia ahora porque Francia no puede sostener casi en solitario el enorme peso militarque mantiene y, encima, dirigir la guerra contra los yihadistas en Siria para torrefactarlos, por lo que busca que los demás, que bien se aprovechan del militarismo fracés, hagan ahora el trabajo que los franceses deben dejar de hacer en otras zonas calientes, para conconcentrarse en vengar la agresión sufrida.

Ya ven, la Europa luminaria que haría estrmecerse al mundo por los grandes valores, por el enorme potencial de cultura y progreso y por el respeto a la dignidad humana, tiene también su zona obscura de un unguento asqueroso, compuesto de dominación, venganza y violencia, no exenta de cierto y atávico irracionalismo. Y por eso exige ahora palo y zanahoria, pues con todo lo pasado en los últimos días el platillo del odio y del miedo superan al de la esperanza,  la ilustración y los valores republicando archirepetidos (e incumplidos de forma sistemática).

Y, como queda claro, al final, el discurso bello descansa en el argumento militar y en la imposición por la fuerza, a la que al parecer y contra su voluntad, están sometidos por las leyes de esa Unión Europea los estados adheridos a dicho pacto.

¡Por la boca muere el pez¡ que diría un leguleyo de la escuela de París, y si firmasteis ayuda a nuestro gran proyecto militar, ahora a pechar con lo prometido.

De momento, las apuestas del mundo de verdad, el de las finanzas (y no esa escombrera de naderías donde sufre la gente de poca monta que no pinta nada por mucho que les hagan creer dueños de sus destinos) ya ha dado su veredicto: las acciones de las industrias militares europeas han aumentado como la espuma su valor en bolsa, lo que nos augura que tras los beneficios la codicia de los beneficiados llevará a la guerra, un negocio neutro como cualquier otro, según parece, que no hace mal a nadie y da empleo.

También están de suerte las industrias de la seguridad, que parece ser que verán incrementado su cartel de negocios porque los presupuestos de los Estados, con topes al déficit social y recortes brutales, permitirán incumplir otro pacto (el del déficit cero) si la culpa del mismo es el gasto en seguridad y defensa.

Y, por qué no decirlo, la industria del espectáculo cultural parece que se está poniendo las botas con la exasperación de noticias sensacionalistas y de análisis cortoplacistas y manipulados.

¿Más beneficiarios? Por supuesto, las extremas derechas que incrementan su prestigio, los ejércitos, que legitiman su cada vez más central influencia política, los partidarios de recortar derechos y libertades, que ven cómo de rondón les regalan la ocasión para llevar a máximos sus programas, los líderes religiosos, que se dan una pátina de fama predicando la religión como puente y tolerancia pero sin proponer medidas concretas para acabar con la violencia militar existente ni para imponer prácticas de paz a sus creyentes, los vendedores de petróleo que aprovechan el momento para negociar con el supuesto enemigo, y así un sinfín de eslabones encadenados de la misma cadena de sinsentido.

Ya vemos Epoxy+Flooring+-+Napoleon+OH+High+School+Locker+Rooms+-++by+showerspara qué querían aumentar el gasto militr europeo al 2% del PIB los m inistros de Defensa europeos.

Nos preparan para la guerra.

¿Para este viaje queríamos ser europeos?

¿Alguien ha preguntado a la gente si preferimos este tratamiento torpe y miope de los conflictos que nuestras malas políticas provocan?

Share

13 millones de niños de Oriente Medio sin educación por las guerras

Imagen de ACNUR Américas

Fuente:  Rebelión.

Ofrece la ONU datos así de sobrecogedores:

  • 13 millones de niños sin educación por las guerras.
  • Una generación perdida para estos países.  Una generación sin conocimientos, sin cultura (o lo que es peor, con una cultura basada en la violencia como forma de afrontar los conflictos), sin formación que les facilite una mejor forma de vida.
  • 8.850 colegios inservibles a causa de la violencia.
  • Ha habido casos de profesores y estudiantes bajo fuego directo.  Por ejemplo, en Yemen 13 miembros del equipo escolar y cuatro niños murieron asesinados en un ataque contra la sala de profesores en la ciudad de Amran, al oeste del país.
  • Son habituales los casos de colegios utilizados como refugios temporales.  En algunos colegios se han instalado tanques y ametralladoras antiaéreas.
  • Ha habido casos de escolares que han tenido que cruzar líneas de fuego directo para asistir a la escuela y realizar los exámenes.
  • Sólo el pasado año, UNICEF documentó 214 ataques contra colegios en Siria, Iraq, Libia, los Territorios Palestinos, Sudán y Yemen.
  • En Siria 52.000 profesores han dejado sus puestos, con lo que el sistema escolar se ha desmoronado porque ya no hay personal cualificado.

Es decir, la guerra actualmente está dejando sin presente a muchas poblaciones, pero cuando acabe, si es que acaba, porque ahora las guerras en Oriente Medio tienen una sospechosa habilidad para enquistarse, habrán dejado a varias generaciones sin educación ni formación, sin futuro y sin recursos.  Habrá países sin hospitales, sin casas, sin vías de comunicación, sin educación, sin profesionales cualificados.  Aptos para la explotación de otros más listos. Se habrán conseguido países sin posibilidad de un futuro mejor, países insertos en la Edad Media.  Destruir escuelas es, así, un arma de destrucción masiva.

Y, todo ello ¿a quién le beneficia?  ¿Quizá al primer mundo que disfruta de sus recursos?  Parece que toda esta miseria y falta de educación puede ser funcional al sistema de violencia estructural que imponemos desde el primer mundo.

Share

La prioridad de Morenés es la guerra

Rueda+de+prensa+del+Ministro+de+Defensa+Xavier+Ponce%2C+junto+al+Comando+Conjunto.

Juan de Dios RUANO

Fuente: El adelantado

Ojito con la deriva militarista y guerrera que está tomando la política del Ministerio de Defensa español (por cierto en consonancia con las prioridades de la OTAN).

En recientes declaraciones del Ministro de Defensa español, la lucha contra el Estado Islámico es para el MInisterio de Defensa

una prioridad tan importante como la cooperación internacional”

Exagera el Ministro porque mientras los presupuestos militares más el gasto militar oculto se acercan, según hemos denunciado recientemente, los 24.500 millones de euros, la ayuda al desarrollo española es insignificante, pues si tenemos en cuenta todo el presupuesto de la Agencia española de Cooperación y Desarrollo (AECID); ésta queda con una asignación presupuestaria de 252,75 millones de euros, lo que incluye tanto ayudas al desarrollo como la propia estructura y burocracia de la Agencia.

Realmente, a la vista de las cifras, la lucha militar está muy por encima de la ayuda al desarrollo:  pareciera como si el Ministerio entendiera que la mejor manera de ayudar a un planeta mejor sea trufar de guerras y soldados el planeta.

Y así, siguiendo el discurso de Morenés, se reafirma la opción preferente de los halcones del PP.  Para el Ministro y su grupo de opinión España tiene ahora que

hacer dos cosas: una, prevenir con alerta y con información y toda la intensidad de seguridad que haga falta, y otra, luchar contra el terrorismo islamista para evitar que llegue a España”

Para Morenés, la sola idea de que los conflictos se pueden abordar de forma diferente es mera entelequia. Tal vez por eso sus presupuestos militares se han elaborado de manera que dejan todo atado y bien atado para que salga quien salga en los próximos comicios, se vea obligado a seguir la senda guerrerista trazada. Dice el Ministro al respecto

Esa idea de que es mejor no mirar el problema y así no nos enteramos de que existe es una irresponsabilidad absoluta y este gobierno, como otros serios y responsables, va a hacer frente a la amenaza terrorista allí donde comienza, donde se expande y donde, Dios quiera que no, pudiera atacar en España.

Dentro de esta lógica de guerra, junto con el despliegue actual de tropas y la doctrina de fronteras avanzadas,

España tiene “preparados buques para enviar a Libia en 48 horas. Depende del Gobierno italiano y de la Unión Europea”…

y

mientras la OTAN no diga otra cosa, España no saldrá de Turquía y de la península de Anatolia y que las tropas españolas dejarán Herat pero no Afganistán. Seguiremos cooperando en Kabul, porque el Gobierno afgano nos necesita todavía

Anuncia Morenés intervencionismo militar de carácter “preventivo”, una manera de poner el carro antes que los bueyes y que lo que nos asegurará es un sinfín de pueblos con el sentimiento de que somos parte de su problema, no de las soluciones.

Pero va más allá: en su comprensión del “conflicto” aparece una quintacolumna interna, un enemigo interno al que combatir que rezuma de un macartismo impresionante. Para él, el enemigo islamista :

“Tienen múltiples facetas y espacios donde se mueven: desde el puro espacio de los enfrentamientos de armamento regular, el ciberespacio, la propaganda de todo tipo, la enseñanza de la violencia en determinados centros de formación, la penetración de instituciones en nuestros países”

— se trata de una amenaza variopinta difícil de identificar y que utiliza todos los elementos de desestabilización que un sistema de libertades, si no se respeta el Estado de Derecho, da a quienes están dispuestos a conculcarlo”

Nuestro sistema, nuestra democracia, está en riesgo de ser atacada por quienes no creen en ella o consideran que su sistema de valores y de vida tiene que ser impuesto por la violencia, como estamos viendo estos días. La primera responsabilidad de un Gobierno es asegurar la seguridad interior y exterior y el bienestar de sus ciudadanos utilizando, si llegase el caso, todos los medios que el Estado de Derecho da al Gobierno, entre ellos el uso de la violencia legítima

Morenés es una fatalidad. Lo grave es que parece que este pensamiento no es sólo cosa del Ministro y no se oyen voces alertando de la escalada militarista que se nos avecina.

Share

Permuta de alimentos por sexo: ¿una nueva dimensión del “ejército humanitario”?

Ban_KiMoon_Lecture_in_Korea_08

AntonioZugaldia

Tantas veces hemos denunciado la ineficacia y la arbitrariedad de los ejércitos humanitarios y la mentira que encubre el discurso de los ejércitos bajo el paraguas de la ONU, que tal vez no genere ningún escándalo saber que la explotación sexual forma parte “sistemática” del oficio de casco azul, según refiere El País.

Un borrador de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de los cascos azules examina las misiones de paz de la ONU, que tiene destinadas a cerca de 125.000 personas en algunas de las zonas más conflictivas del mundo y denuncia el desastre:

revela que el sexo utilizado como moneda de cambio es “bastante común”, aunque las víctimas tienden a no denunciar y eso complica que se las pueda asistir convenientemente.

Las violaciones de derechos humanos por parte de estos cascos azules son exageradas y brutales

En el caso concreto de Haití, los cascos azules pagaron por sexo a 225 mujeres en Haití que se veían en la necesidad de obtener alimentos o medicamentos, según han publicado varios medios. Lo que no se precisa es el periodo en el que ocurrió ni cuántos miembros de la misión, tanto civiles como militares, estarían implicados en estos actos.

Según otras fuentes

Alrededor de un tercio de los supuestos abusos sexuales implican a menores de 18. La asistencia a las víctimas es “muy deficiente”.

Pero otra característica de la misma es que son abusos habituales en todas las misiones de la ONU; como una especie de parte habitual del trabajo de los cascos azules

Junto a Haití y Liberia, las otras dos misiones más afectadas son las que operan en Sudán del Sur y la República Democrática del Congo… La ONU viene arrastrando con este problema desde que saltó a la luz hace ahora una década.

Da la impresión penosa de que los derechos humanos que se predican con la boca pequeña se desmienten con estos “soldados de paz” mandados a diversos escenarios en nombre de los mismos derechos humanos, lo que sirve para desmentir tales derechos. Algo parecido a lo que pasa cuando mandan princesas o famosos apestados de vivir en el elitismo de su mundo de papel celofán a misiones internacionales de solidaridad, que predican con una mano lo que niegan con sus propios actos.

No hay mejor explicación de los hechos que el ejemplo. ¿Para qué están los ejércitos de la ONU interviniendo en escenarios generados precisamente por las políticas agresivas de las principales potencias en el resto del planeta?  ¿Para ayudar a la promoción de los derechos humanos? No lo parece ¿Para ejercer el papel de dominación que se les encomienda? da la impresión que sí ¿Para cuidar a las víctimas? No diríamos eso a juzgar por los hechos, ¿para abusarlas?.

Ya ven, el rostro velado de los cascos azules, unos abusadores armados y brutales a los que mandamos a cometer tropelías como si fueran los embajadores y en nombre de los derechos humanos. Pero por otra parte comprobamos el rostro velado del militarismo descarnado, que no deja de ser el mismo rostro de cualquier modelo militar.

Hay que abolir los ejércitos si queremos que los derechos humanos tengan viabilidad…

Share

Desmilitaricemos Somalia

Imagen de rjones0856

Fuente:  El Confidencial Digital.

Todas son loas al militarismo:

La Operación Atalanta ha sido un “éxito”. Así se extrae de informes elaborados por las unidades de inteligencia de la Armada española, cuyo contenido ha conocido El Confidencial Digital.

El operativo, diseñado en 2008 y ejecutado por la Unión Europea desde entonces, ha conseguido su objetivo: reducir la presencia de piratas en las aguas de la costa este africana y del Golfo de Adén.

Según los datos registrados por la propia Operación Atalanta, en 2014 no se registró ni un solo secuestro de buques mercantes. Un detalle significativo si se tiene en cuenta que durante el pico de peligrosidad en dichas aguas, registrado en 2011, se alcanzaron los 32 secuestros de embarcaciones.

Tal y como ha sabido El Confidencial Digital, los informes periódicos que elaboran las unidades de inteligencia y que son enviados al Estado Mayor de la Armada reflejan la “práctica erradicación de la actividad sospechosa” en estas aguas.

Estos datos deberían hacernos reflexionar sobre la necesidad del militarismo naval en aquella zona del planeta pagado por la Unión Europea y por España.  Sin embargo, parece que no es así, que haya desaparecido la práctica de la piratería y sus secuestros de embarcaciones y marineros parece que no significa que el ingente gasto que realizamos se vaya a, al menos, recortar en algún porcentaje.

Hace poco informábamos que en 2014 España se había gastado en la operación Atalanta la friolera de

104.395.772’76 € en 2014 y un despliegue de 128 militares españoles.  815.591,9 € por militar.

Además, también estamos gastando en otra misión relacionada con la de Atalanta

EUCAP NESTOR en Yibuti y Tanzania y Seychelles.  No sabemos cuánto ha costado en 2014, pero ha habido un oficial de enlace (nuevo) en Tanzania y 2 oficiales en Yibuti más 5 civiles.  Además, hay un suboficial de la Guardia Civil en Seychelles.

Y que, además, en Somalia hay otra actuación internacional de la Unión Europea:

EUTM en Somalia con un gasto en 2014 de 1.883.251’62 € y 14 militares españoles desplegados.  Con 134.517,9 € por militar.

Es decir, 106 millones de € que van a seguir invariables.  No se plantea Europa ni España que, quizá, no es necesaria tanta militarización y que, al menos una parte de los 106 millones de €, podría ser dedicada a actuaciones civiles que tuviesen como objetivo el que los somalíes no volviesen a practicar la piratería porque tienen alternativas de desarrollo económico posibles y más lucrativas.

Share

Misiones humanitarias del ejército español: la otra cara de la moneda

INSTITUTO+DEL+PETROLEO.+M%C3%89XICO+DF

Por Marcos Alejo

 

Fuente: Público.

Es apabullante la manipulación que los militaristas de nuestro arco político realizan respecto de las misiones humanitarias y el asombroso papel jugado por el ejército en defensa de los valores universales más loables.

Si acudimos, por ejemplo, a la página oficial del Ministerio de Defensa español encontraremos que en 1991 España realizó una misión impecable llamada “Provide Comfort” con las siguientes características

“España decidió enviar a Irak un contingente del Ejército de Tierra con la misión de proporcionar apoyo humanitario a los refugiados iraquíes de origen kurdo”.

Mas tarde, en la misión “LIbertad Irakí” de 2003 se fue para proteger el orden internacional y, dice la página del Ministerio de Defensa para que

ayuden al pueblo de Irak en la labor de reformar sus instituciones, reconstruir su país y contribuir a que existan en Irak condiciones de estabilidad y seguridad

Todo ello, si se recuerda, con una muy despreciable manipulación informativa y unos resultados, a juzgar por la actualidad, peor que dudosos.

Pero sorprende más todavía escuchar de boca de uno de los integrantes de la aventura irakí protagonizada por Aznar la cruda realidad de estas operaciones: ¿Qué hacían allí los soldados en realidad?

Dice el testigo que

“Dimos más viajes de escolta de gasolina que para dar ayuda a los niños

y que

Lo de la colaboración humanitaria lo hice una vez o ninguna, y escoltar a los camiones de gasolina para que se fueran por la frontera de Kuwait, 300.000 veces”

Por lo visto los derechos humanos viajan en camiones gasolineros por esos lugares donde mandamos nuestros humanitarios soldaditos de plomo.

Share

Militares españoles en Centroáfrica son atacados y atacan

Imagen de US Army Africa

Fuente:  El Mundo.

El día 20 de enero de 2015 tropas españolas sufrieron dos incidentes en la capital de República Centroafricana, Bangui.

Parece que las misiones en África no son sólo de adiestramiento sino que ponemos en peligro la vida de nuestros soldados.

Al final los españoles no sufrieron daños aunque sí sufrieron fuego cruzado y granadas.

Por parte africana la cosa fue peor, en total hay entre 4 y 5 heridos.

Formamos parte de la Gendarmería europea en Bangui. Cuando en España un policía dispara a alguien, aunque sea en legítima defensa, hay una investigación profunda y los jueces han de intervenir para asegurarse del uso debido de la fuerza.  En la guerra no.  ¿Es legítimo?  ¿Hay algún responsable?  ¿Somos responsables de algo?

La guerra no es un juego.  Ni sus consecuencias.

Nadie lo dice, parece que nadie se da cuenta o que no es políticamente correcto remarcar las consecuencias de nuestras misiones militares en el exterior.  Nuestras políticas militaristas crean rencor y odio.  Nos hacen objetivos de elementos armados a miles de kilómetros de nuestras fronteras.  Nos hacen ser señalados como uno de los países más intervencionistas en el mundo.  Y aumentan la posibilidad de atentados en nuestro suelo. Y encima estas guerras no son en interés legítimo alguno por parte nuestra. Esto es así, aunque nadie lo diga.

Estamos creando vientos y en cualquier momento recogeremos las tempestades que ahora originamos.

Entonces nuestros dirigentes militaristas pondrán cara de sorprendidos y echarán todas las culpas a los grupos armados-terroristas.  No habrá autocrítica y se negarán las alternativas noviolentas de actuación internacional.Dirán, como ya dicen, que sólo cabe la lucha militar para vencer al enemigo porque no quiere negociar.

Por supuesto, en ningún momento habrá una auditoría económica a lo gastado en las intervenciones militares allende nuestras fronteras y, menos aún, se evaluará seriamente qué se ha conseguido y en qué se ha mejorado la vida de los centroafricanos gracias a nuestra intervención militar.  Ni siquiera se nos informará pormenorizadamente cuáles son los objetivos de la misión y si se están logrando.

Por el contrario, cuando haya muertos españoles en África se nos contará que es necesario invertir más dinero y comprar más armamento para aumentar la seguridad de nuestros soldados intervencionistas.  Y se volverá a dar otra vuelta al círculo vicioso del militarismo-intervencionismo.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed