Archive for elecciones generales

El acuerdo programático Podemos-IU en materia de Defensa

 

los dosjuntos

Fuente: El diario

Hemos leído con nuestro consabido buen ánimo el acuerdo programático llamado Cambiar España: 50 pasos para caminar juntos, que aparece en la información de El Diario, buscando, como hacemos con cada declaración política de la diestra o la siniestra, lo que tiene que ver con la materia militar y de la política de seguridad y defensa.

Andábamos algo ilusionado cuando oímos bramar a Don Mariano Rajoy y a ese otro señor de la otra derecha que parece sacado de una foto de vendedores de tecnocasa, que era un acuerdo de radicales y extremistas, pensando que entre los cincuenta pasos (se nos antojan pocos para una legislatura que se prevé larga y tortuosa) alguno darían en relación con el creciente militarismo que padecemos.

Lo que sí dice el acuerdo

El acuerdo hace una única mención, para decir que pretenden que el gasto de la política de Defensa en 2019 sea de sólo el 0,8% del PIB español, frente al que dicen es hoy, del 1%.

Al respecto la falta de precisión resulta algo alarmante:

Defensa reconoce que se está gastando el 0´8%, ¿de dónde sacan esa cifra del 1 %?

¿Tal vez al gasto del Ministerio de Defensa suman los gastos de los organismos autónomos militares y los créditos del Ministerio de Industria a Defensa?

Seguro que no incluye ni las clases pasivas militares (que con arreglo a los criterios OTAN es gasto militar, ni los de la Guardia Civil, que igualmente son gasto militar según el criterio OTAN, ni de las partidas disfrazadas y ocultas en los otros 11 ministerios -todos menos uno- del gobierno de Rajoy, o en otras instituciones del estado, o en el pago de intereses de la deuda militar, o en las partidas extrapresupuestarias de más de 2.000 millones de euros programadas para cada anualidad del 2016 a 2019).

Desde luego no todo el gasto militar, que según nuestros cálculos ronda el 2,72% del PIB.

Pero además, es que el 0,8 que dice que va a mantener es la cifra que sin pudor reconoce el gobierno ahora, lo que nos indica que la reducción, en realidad, no reduce mucho, lo que nos hace afirmar que el paso se queda en minipaso, en paso en falso, en paso del cangrejo.

Convendría en todo caso precisar más el tema de la política de gasto en defensa que pretenden llevar adelante, no sea que el cambio se quede en que nada cambia, como es habitual en esta política, y los confluyentes se acomoden a los intereses de los de siempre en esta materia.

Lo que no dice el acuerdo

Y si lo que dice el acuerdo dice poco y no dice bien, no podemos sentirnos más tranquilos viendo lo que no dice, las ausencias, lo obviado tal vez y quién sabe si lo que no se pretende, por tanto, es caminar en esta senda de política desde la izquierda para derrotar al PP.

No dice nada de cosas que, a nuestro juicio, debería decirse algo y que, en ocasiones, los programas de uno u otro «confluidos» sí han dicho algo antes. Entre estos temas silenciados encontramos

  • La OTAN y las bases militares
  • Las operaciones militares en el exterior
  • La ingente deuda militar por compra de armas
  • La industria militar y el girapuertismo en el sector
  • los créditos a interés cero que otorga industria a las industrias militares
  • Los derechos en las fuerzas armadas
  • La transparencia y auditoria del gasto militar
  • Los créditos extrapresupuestarios y fraudulentos para aumentar el gasto militar por la puerta de atrás
  • La venta de armas
  • La política exterior militarizada
  • El complejo militar-industrial
  • La desastrosa situación de Navantia
  • El segundo ciclo de rearme del ejército español

Estas ausencias no pueden sino llevarnos a una conclusión: dentro de las políticas que se han pactado no hay ningún compromiso relativo a lo militar.

¿Qué política de defensa constituirá un hipotético gobierno confluido?

Es evidente que los silencios no permiten, por otra parte, ni siquiera esbozar los pasos que se pretenden dar en política de defensa e internacional, pues el silencio puede significar tanto continuismo como silenciamiento de las intenciones. Deberemos probablemente esperar a los programas para conocer algo mejor las intenciones.

En todo caso, sí es significativo que la temática ni siquiera aparezca en la agenda de preocupaciones que exigen puntos de acuerdo entre dos fuerzas que pretenden presentar una oferta al electorado. Tal vez dan por descontado el absoluto desconocimiento de estas materias por parte de la masa ingente y desinformada de «electores» y el escaso peso de la izquierda antimilitarista existente, que o bien se supone que votarán con la nariz tapada por aquello del voto útil, o que al no vociferar no existe y no pasará factura.

Es una obviedad el componente militarista de algunos perfiles destacados de las formaciones confluidas (incluso destacados miembros de cuerpos militares), lo que se corrobora tanto por el escaso interés por estos temas en las sucesivas legislaturas por parte de los que han tenido asiento en los escaños congresuales, como por la falta de interés en los programas políticos y por algunas declaraciones públicas desafortunadas.

No parece augurarse un planteamiento ni coherente ni alternativo en materia de defensa, a salvo de que los próximos días conozcamos algunos datos que nos puedan hacer cambiar de opinión.

De lo examinado no parece, contradiciendo a Rajoy, que al menos en esta materia la confluencia vaya a ser radical ni alternativa, aunque no podemos afirmar lo mismo del epíteto de extremista, pues si sigue incólume la política militarista del rajoinato, tal vez sí podremos calificarla de extremista y continuista.

Share

Nada del problema militar es negociable para Sánchez

Imagen de David de la Luz

Fuente:  Nueva Tribuna.

Pedro Sánchez acaba de hacer públicas 43 medidas que ha enviado a los partidos para negociar su presidencia del gobierno.

Muchas de ellas son, innegablemente, necesarias y urgentes (derogar la Reforma Laboral, derogar la Reforma Educativa -cosa que, por cierto, no se dice, sino que se habla de paralizar su calendario de aplicación-, medidas de choque para bajar el paro a la mitad, …).

Otras son risibles viendo el comportamiento conocido del PSOE, por ejemplo en todas las noticias sobre las puertas giratorias constantes en el mundo de la Defensa. Dicen así

36. Endurecer el régimen de incompatibilidades para evitar el fenómeno de las puertas giratorias, extendiendo el periodo hasta los 5 años.

.Otras son necesarias pero hay que concretar.  Por ejemplo, cuando habla (en la medida 4) de hacer una auditoría del gasto público, ¿se refiere también al gasto militar?  Porque el gasto militar ha de ser, urgentemente, auditado dado que los Presupuestos Generales del Estado para 2016, entre otras cosas,

  • esconden gasto militar en 12 de los 13 ministerios existentes y
  • que aunque se publicita que el presupuesto del Ministerio de Defensa será de 5.787’89 millones de €, la suma de todas las partidas que tienen que ver con el gasto militar (siguiendo el criterio contable de la OTAN) asciende a 31.133’15 millones de €, es decir, las cuentas públicas esconden 25.345’26 millones € de gasto militar esconden el 81’41 % de dicho gasto.
  • la deuda militar que genera el gasto militar será para 2016 de 16.309’59 millones de €, el 53’82 % del gasto militar.

En la medida 15 se habla de

Promover Acuerdo por la Ciencia, recuperar los niveles de inversión pública en I+D+i e impulsar un plan de repatriación del talento científico.

Pero no se habla del problema que está suponiendo la militarización de la I+D+i española en los últimos gobiernos.

También nos llama la atención la propuesta

32. Atribuir a los partidos políticos que se hayan financiado ilegalmente responsabilidad patrimonial de dichos actos.

porque, en nuestra opinión, estas responsabilidades políticas y penales se debería aplicar también a la esfera militar dado que los programas PEAS están sobreendeudando al Ministerio de Defensa y al de Industria, además, de contribuyendo negativamente porque producen excesivo aumento de déficit en los PGE.  Una y otra vez publicamos noticias sobre la mala calidad de la industria militar, parte de la cual tiene accionariado estatal, y donde nunca nadie asume las consecuencias de las malas políticas que implementan.

Pero nos extraña sobremanera que nada de lo militar sea importante para Pedro Sánchez, el PSOE y para los pactos que quieren hacer para gobernar España durante los próximos cuatro años.  Por ejemplo, ¿no es importante

  1. Conseguir que la Directiva de Defensa sea debatida por el Parlamento y la sociedad antes de ser aprobada
  2. Conseguir que la Comisión de Defensa del Congreso sea un órgano donde realmente se controle la política de Defensa
  3. Reducir el excesivo número de militares españoles
  4. Aumentar la ratio de oficiales por soldado desde los impresentables y actuales 1 oficial por cada 1’8 soldados a cifras más presentables
  5. Iniciar el proceso de reconversión de las deficitarias e ineficaces industrias militares españolas hacia fines socialmente útiles
  6. Prohibir el gasto en programas de armamento ineficaces, caros y generadores de deuda, como los PEAS que van a suponer una inversión en armas de 1.606’5 millones € en 2016
  7. Reducir el Gasto Militar español de 31.133’15 millones € para financiar políticas sociales
  8. Abandonar la política de exteriores militarizada y cambiar las prioridades hacia la cooperación y la solidadridad
  9. Presupuestar bien las Operaciones Militares en el Exterior (1.034 millones para 2016) y dejar de ocultar su desmedido gasto a la opinión pública
  10. Desmilitarizar la Guardia Civil y la Guardia Real
  11. Acabar con la corrupción militar
  12. Acabar con el despilfarro militar (cuerpos como la Patrulla Águila, Patrulla Acrobática de Paracaidismo, Patrulla Aspa, desfiles militares, …)
  13. Desmilitarizar la UME
  14. Salir de la OTAN
  15. Acabar con la justicia militar
  16. Prohibir el sobregasto del Ministerio de Defensa en las liquidaciones de los presupuestos por un valor medio de 1.357 millones de € al año
  17. Podríamos añadir un largo etcétera, que podéis consultar en nuestros informes sobre Gasto Militar, sobre el Ejército Europeo y sobre Antimilitarismo y Elecciones Municipales y Autonómicas.

Sin embargo, nos sorprende que nada de lo militar sea negociable, mejorable, hablable siquiera.

Una vez más los militares se salen con la suya logran mantenerse como política de estado, como política inmutable y ajena a quien gobierne, y sobre todo a los ciudadanos.

Share

El «círculo Pacifismo-Alternativas de Defensa» de Podemos, se desvincula de este partido por su asunción del militarismo a ultranza

JPEG - 51.8 KB

Por Insumissia

Fuente: insumissia

Nos llega hoy, por medio de Insumissia, el comunicado del «círculo Pacifismo-Alternativas de defensa» de Podemos, en el cual dan a conocer su «desvinculación» con razones, a nuestro juicio, bastante coherentes. No vamos a hacer mucho más comentario a lo que se explica por sí mismo. Únicamente señalar el amargo recuerdo de otros cambios de chaqueta que antes que Podemos realizaron otros en esta materia, para pasar del «OTAN, de entrada no», al OTAN, entrada de cabeza. Lamentablemente, como en tantas otras cosas, Podemos es impermeable y vive de espaldas a uno de los movimientos sociales más activos, innovadores y coherentes de los que existen en el Estado. Un verdadero éxito del responsable de movimientos sociales de este nuevo/viejo partido y del grupo de calculadores electorales de la formación «morada».

COMUNICADO:

Coincidiendo con el inicio de la campaña electoral, el Círculo Podemos Pacifismo y Alternativas de Defensa ha cumplido un año de existencia y quiere expresar su profundo malestar por el desprecio permanente que ha sufrido por parte de la cúpula de la organización todo este tiempo. Ese desprecio se concreta en que, a estas alturas, no ha sido reconocido y validado como un Circulo propio de la organización Podemos, pese a contar con todos los requisitos exigidos y haber cumplido escrupulosamente todos los trámites requeridos, habiendose comprometido la Secretaría de Organización a validar todos los círculos sectoriales en el plazo de un mes, hace ahora más de medio año .

Ese desprecio hacia este Círculo en concreto se incrementa cuando los líderes de Podemos han tomado decisiones que comprometen ya lo que pudiera ser la aportación fundamental de este Círculo al proyecto de Podemos. Nos referimos al fichaje de un ex-general ex-JEMAD, en el puesto número dos de la lista al Congreso por Zaragoza, como reflejo de la potente militarización final de su programa electoral, que ha apartado cualquier propuesta de defensa alternativa que pudiera plantearse desde el Círculo.

Con dicho fichaje, además, se ha puesto en duda la postura de Podemos con respecto a la OTAN que parece ser mucho más transigente que la que ha tenido cualquier organización, colectivo o movimiento que votara o se posicionara en contra de la OTAN en el referéndum de 1986. Con los atentados de París y la escalada bélica en Siria, Podemos ha salido del paso, con su postura contraria a la guerra, con denuncias claras contra el comercio de armas con países de la zona implicados en el conflicto o con propuestas de apoyo a la sociedad civil en esos países conflictivos. Sin embargo, ha llamado la atención la falta de alusiones a la OTAN, en ese documento de 7 puntos que también se difundió masivamente.

Aparte de las sensaciones que ese desprecio político despierta en las personas que hemos colaborado en la formación de este Círculo, queremos llamar la atención sobre la deriva que lleva tomando Podemos como partido «atrapalotodo”, es decir, un partido que diluye al máximo sus señas de identidad, para ser una organización destinada al mercado de la política, en la que cualquier cosa que se diga vale en función de su rentabilidad en forma de votos, de los posibles consumidores masivos de política en períodos electorales. Así se puede afirmar cualquier tesis y su contraria, con un perfecto uso del lenguaje y del marketing. Lo que se haga cuando se llegue al poder, si se llega, ya dará igual y la opinión de esos electores como consumidores de política podra ser postergada a la siguiente valoración general de la actuación política cuatro años después…

Con esto, la credibilidad que pueda tener la propuesta programática de Podemos queda por los suelos: las nuevas ideas, las propias propuestas, el programa mismo, son lo de menos y se convierten así en instrumentos para captar un voto pasivo y sumiso, capaz de olvidar con rapidez y de dejarse seducir cuando corresponda con nuevas tácticas que resulten suficientemente atractivas e impactantes, independientemente de su contenido.

Esta deriva de partido, con poco de original con respecto a lo que hasta ahora han sido en ese proceder los partidos de la élite, más el desprecio al que es sometido este Círculo afectan especialmente a las propuestas que nos planteábamos presentar. Lograr el objetivo de generar un debate en torno a las políticas de defensa en el que, por lo menos, se tuvieran en cuenta nuevos argumentos y alternativas a lo ya más que trillado, se convierte en algo imposible. Este objetivo partía, sin embargo, de una postura de arranque de un escrupuloso realismo por nuestra parte, según la cual no exigíamos ningún titular llamativo que reflejara nuestra existencia, sino simplemente que se fuera capaz de promover el inicio de un debate, de un proceso que fuera algo realmente distinto a lo ya conocido.

Valorar que ese objetivo es imposible resulta especialmente duro porque lo cierto es que hemos dado pasos para que nuestra alternativa fuera, por lo menos, escuchada. Hemos presentado una Directiva de Defensa Alternativa en un tono profundamente constructivo y haciendo verosímil, con pasos concretos, la crítica al militarismo y las posibilidades de avanzar hacia una vida sin guerras. Por otro lado, el trabajo para poner en marcha las herramientas de comunicación en la redes sociales del Círculo, la participación en el Foro por el Cambio, tras el requerimiento a la organización para trabajar las políticas de Paz ausentes hasta ese momento, realizado por integrantes de nuestro círculo en su `presentación por Rafa Mayoral en Zaragoza, con la remodelación en ese Foro de la denominada «mesa de Cooperación, Paz y Solidaridad» y la presentación del documento «101 propuestas pacifistas para los programas electorales» del colectivo para la investigación y el estudio sobre las alternativas al modelo de defensa militar «Utopía Contagiosa», de Madrid, son buena prueba de ello, y la búsqueda de apoyos, los contactos para dar credibilidad a una propuesta de alternativa de defensa innovadora, han supuesto una dedicación importante.

Todo ese esfuerzo se desprecia, se ningunea, se oculta y se oscurece para conseguir la foto en las listas de Podemos de un general de «prestigio», que ejecutó sin objeciones el bombardeo sobre Libia, y cuya elección es, sobre todo, insistimos, reflejo de un programa altamente militarizado.

Nos planteamos muchas preguntas: ¿Por qué Podemos no permite a nuestro círculo participar en igualdad con el resto de círculos y personas, incluidas las que puedan representar propuestas distintas? ¿Por qué Podemos se salta la democracia interna e impone en una buena posición a un general de supuesto prestigio, rompiendo incluso una lista cremallera igualitaria de hombres y mujeres en sus listas en Zaragoza? ¿Cómo ha decidido Podemos que se van a respetar los acuerdos con la OTAN?, ¿en qué foro, con qué votaciones, con qué participación, con qué resultado? ¿Puede un partido buscar alternativas pacifistas cuando encumbra a generales “prestigiosos”, cuando su programa menciona, literalmente, una sola vez la palabra Paz (sólo en la cuestión palestina) pero veinte el término “militar” o “militares”, reconvirtiéndose, más bien, a una especie de sindicalismo militar parlamentario?

Sabemos que entramos en plena vorágine electoral y no son esperables respuestas, por parte de Podemos a estas cuestiones, ni amplias ni breves, y más, cuando seguir la práctica del desprecio y la indiferencia resulta mucho más cómodo.

Por eso, preferimos no esperar nada más de una estructura prematuramente anquilosada y tomar la iniciativa comunicando formalmente la desvinculación del Círculo Pacifismo y Alternativas de Defensa, de la organización Podemos, denunciando todo lo dicho arriba: el desprecio, el electoralismo de las figuras mediáticas frente a la necesidad de reflexionar en profundidad y con serenidad sobre los temas de paz, resolución de conflictos y alternativas de defensa. Sólo cuando la guerra salpica directamente los telediarios de toda Europa, con la sangre de la gente que vive en el corazón del viejo continente parece entrar la urgencia ahora por hacer algo, a toda prisa y tomando decisiones, a nuestro modesto entender, unas acertadas, y otras claramente erróneas, pero siempre de forma oscurantista y elitista.

En este momento, Podemos queda como una organización sin programa conocido, desde luego en este ámbito de las alternativas de Defensa, y sin especial interés en contar con nuestras propuestas en este tema, por eso, nos seguiremos sintiendo libres de avanzar en ellas e ir haciéndolas realidad con nuestros medios.

Lo sentimos por lo que un día pudo suponer Podemos de esperanza de cambio profundo y radical (aquel que acude a las raíces de lo que pretende transformar) en los ámbitos esenciales de nuestra sociedad, que son también los del resto del mundo. Los últimos acontecimientos internacionales así lo exigirían una vez más, indudablemente. Pero Podemos, hoy por hoy, no representa ya esa opción. Lástima de ocasión perdida que pretende dejar el futuro encarrillado en las mismas vías del pasado. Seguiremos trabajando por abrirlo hacia otros horizontes más realmente esperanzadores.

Share

Equo se declara partido pacifista

Imagen de Equo Madrid

Fuente:  Programa de Equo.

Equo, en su apartado de relaciones internacionales, busca las siguientes líneas generales:

Entendemos que es imprescindible mejorar la contribución e influencia de España en el mundo, orientada a la defensa de los derechos humanos, la reducción de la pobreza y de las desigualdades –incluida la de género-. Desde España, como Estado miembro de la Unión Europea y por nuestras históricas relaciones con la Comunidad Iberoamericana y el mundo mediterráneo, se deben promover la justicia, la solidaridad y la paz, defendiendo la democracia, los derechos básicos y libertades y los bienes comunes globales (entendidos estos últimos como formas no convencionales de regulación y gestión de la propiedad de los recursos socioeconómicos y ambientales) y adoptando un liderazgo político en los ámbitos en los que ha demostrado contar con un importante acervo.

Por otro lado, en lo referente a cooperación, añaden «para el desarrollo humano» y abogan por abandonar el intervencionismo exterior, y lo explican de este modo:

En EQUO estamos convencidos de que la reducción de la pobreza en el mundo debe realizarse desde la perspectiva del desarrollo humano sostenible. Apostamos por un modelo de desarrollo que tenga en cuenta los límites biofísicos del planeta. Reclamamos una cooperación al desarrollo centrada en la reducción de la pobreza, la defensa de los derechos humanos, la igualdad de oportunidades, la equidad de género, la democracia y la justicia social y ambiental. Apostaremos por la Coherencia de Políticas para el desarrollo como mecanismo fundamental para la reducción de la pobreza y las desigualdades en el mundo. Entendiendo que la cooperación para el desarrollo debe ser una Política de Estado y rehabilitando los mecanismos necesarios para su recuperación, entre ellos la Recuperación del Pacto de Estado de Lucha contra la pobreza actualizado al nuevo contexto Post 2015.  Impulsaremos políticas desde una cooperación real y no desde el intervencionismo exterior, respetando el liderazgo de los gobiernos locales y sobre todo, de las Organizaciones No Gubernamentales y de la sociedad civil organizada de los países receptores.

También abogan por el multilateralismo:

Apostamos por el multilateralismo como herramienta de consolidación y refuerzo de una Comunidad internacional que avance hacia el suministro adecuado de los bienes comunes globales. En este sentido, EQUO adoptará una mirada cosmopolita en las Relaciones Internacionales que construya Estados transnacionales cooperativos, y una agenda social internacional basada en los derechos y no tanto en los intereses o equilibrios de los Estados. Es necesario mejorar la eficiencia y legitimidad de una nueva comunidad internacional, y avanzar hacia un sistema multilateral eficaz, representativo y legítimo: hacia una gobernanza global. Resulta por lo tanto necesario el abordaje e impulso de las reformas del Sistema de Naciones Unidas (SNU) -tanto en su estructura política como en su estructura de gobernabilidad-.

Y por la implicación de la sociedad civil en la resolución de conflictos:

Desde EQUO demandamos una Europa promotora de la justicia, la solidaridad y la paz, una Europa defensora de los bienes comunes globales. Queremos una UE que hable con una sola voz en el exterior, que promueva la gobernanza multilateral (promoviendo el fortalecimiento y la reforma de la función de la ONU) y el equilibrio entre las distintas fuerzas políticas del planeta, de manera que se asegure la paz entre los pueblos, la equidad y la justicia social y ambiental. Para ello, desde EQUO promoveremos una UE que asuma el liderazgo en la lucha contra el cambio climático y la degradación del medio ambiente; que promueva activamente la cultura del diálogo y la no violencia; que integre a la sociedad civil en la resolución de conflictos y ponga la seguridad humana en el corazón de su acción exterior; que trabaje más activamente por la eliminación del hambre y la exclusión de las mujeres de los procesos de desarrollo. En cuanto a la protección de los derechos humanos en el exterior, desde EQUO abogamos porque todos los programas del Fondo Europeo de Desarrollo (FED) y del Instrumento de Cooperación al Desarrollo (ICD) se diseñen y apliquen de conformidad con los principios de la interpretación común de las Naciones Unidas, sobre un enfoque de Derechos Humanos, con foco en el desarrollo, garantizando al mismo tiempo los elementos esenciales del Acuerdo de Cotonú y el marco estratégico de la UE. Además, las actuaciones en el ámbito del desarrollo, deberán respetar el Plan de Acción de Derechos Humanos y Democracia.

EQUO defenderá que se cumpla la legalidad internacional -en concreto las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, del que España forma parte, y de la Corte Penal Internacional-, trabajando para garantizar la protección de civiles en conflictos, en especial la de mujeres e infancia y en el respeto a poblaciones sin Estado, como la saharaui o la kurda. También seguiremos trabajando para una solución estable en Palestina en base a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

En cuanto a la política exterior europea, la quieren basar en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución noviolenta:

Priorizaremos una política exterior europea basada en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución no violenta bajo las premisas de la seguridad humana, y con el horizonte de unas relaciones internacionales pacíficas. Dentro de este marco, podemos y debemos redoblar los esfuerzos que favorezcan la transición colectiva hacia la desmilitarización. Entre tanto, desde EQUO proponemos racionalizar las fuerzas armadas, con una progresiva desaparición de los ejércitos de cada Estado Miembro en favor de un solo ejército europeo mucho más reducido e independiente de la OTAN.

Priorizaremos una política exterior europea basada en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución no violenta bajo las premisas de la seguridad humana, y con el horizonte de unas relaciones internacionales pacíficas. Dentro de este marco, podemos y debemos redoblar los esfuerzos que favorezcan la transición colectiva hacia la desmilitarización. Entre tanto, desde EQUO proponemos racionalizar las fuerzas armadas, con una progresiva desaparición de los ejércitos de cada Estado Miembro en favor de un solo ejército europeo mucho más reducido e independiente de la OTAN.

Lo curioso es que las palabras «mucho más reducido e» aparecen tachada en el texto que han hecho público.  ¿Qué significa esto?  Parece que ha habido debate o indecisión en que el ejército único europeo por el que abogan sea grande o pequeño.  En cualquier caso nos parece un error de gran calibre político pensar que se pueden racionalizar los ejércitos nacionales para que se integren en un sólo ejército europeo y que esto sea una mejora.  Serían los mismos perros con iguales dueños.  No cambiaría nada como ya argumentamos en nuestro estudio sobre el Ejército Europeo.

Entrando más directamente en los temas de Defensa, Equo, a diferencia de los demás partidos, se define como un partido pacifista y en el capítulo de resolución de conflictos:

como partido pacifista EQUO apuesta por una estrategia de desmilitarización progresiva y la promoción de una política de defensa de la seguridad no violenta, partiendo del concepto de “Seguridad Humana” en lugar del tradicional de “Defensa”, como defensa de libertades y derechos básicos, en lugar del de Defensa Militar tradicional vinculado sólo a la defensa de la integridad física o territorial. Además, trabajaremos por una total transparencia en los presupuestos del ministerio de Defensa y en la democratización de este cuerpo. Es necesario establecer un control y rendición de cuentas de todo el gasto militar por la Intervención General del Estado (IGAE) para hacer frente a la política de ocultación y manipulación del gasto e incumplimiento constante y alarmante del presupuesto, unido a una auditoría ciudadana. Promoveremos una consulta ciudadana sobre la permanencia en la OTAN y en cualquier caso, revisaremos los acuerdos sobre las bases militares estadounidenses en nuestro territorio. Recortaremos el gasto militar y auditaremos la deuda del Ministerio de Defensa, para estudiar su procedencia y legitimidad. Entendemos necesaria una reforma de la ONU que apoye una gobernanza global multilateral y que se comprometa con la Corte Penal Internacional. Es imprescindible la cooperación de los distintos actores internacionales en la lucha por la justicia y por el enjuiciamiento de los crímenes contra la humanidad estableciendo sistemas de alerta rápida para el seguimiento de las violaciones de Derechos Humanos y la detención de conflictos para prevenir o frenar tales crímenes. Abogamos por políticas fiscales para desincentivar el comercio de armas y reorientar la industria militar a la I+D+i y a la economía social y verde. Acabar con las puertas giratorias con un régimen estricto de incompatibilidades. Ante el desafío del yihadismo, Al-Qaeda y el autodenominado estado islámico, es imprescindible un enfoque integral que analice las causas del caldo de cultivo que alimentan a estos movimientos, como el cambio climático, la pobreza y la política exterior occidental que ha generado tanto fanatismo.

Parece, por tanto, que Equo sigue avanzando, paso a paso, en la apuesta por una política de exteriores y de defensa de corte más pacifista.

Por ello no entendemos bien la siguiente propuesta, propia de la casta y la política antigua:

Debe ser obligatoria la publicación de las agendas de trabajo completas de altos cargos, diputados o senadores. Se deben incluir las reuniones profesionales a excepción de aquellas que tengan que ver con asuntos vinculados a la seguridad nacional o ponga en peligro la vida y la seguridad de las personas. Se informará del/los interlocutores, el motivo de la reunión, los documentos tratados (ya sea en persona o enviados por otro medio) y el impacto de esos documentos en la normativa final.

Y ahí va nuestra última preocupación con respecto a Equo y sus propuestas sobre defensa.  ¿En qué quedará todo teniendo en cuenta su coalición electoral con la muy militarizada Podemos?

Share

Propuesta electoral de Izquierda Unida-Unidad Popular en materia de Defensa

Imagen de: izquierdaunidaalcalalareal.blogspot.com

Fuente:  UNIDAD POPULAR   

Ciertamente ya felicitamos a Izquierda Unida, ahora Unidad Popular, por su programa en las pasadas elecciones europeas, pues ofrecieron avances hacia una política de defensa diferente. Ahora lo volvemos a hacer.

No dedican muchas páginas al tema de la defensa y los conflictos internacionales. Sigue sin ser un tema central de su apuesta, pero lo que escriben está muy bien desde una perspectiva de solidaridad, y dan ejemplo de una visión más alternativa de los problemas de defensa.

Nos parece muy acertada su visión global y un punto de partida para avanzar en cambios más profundos en el futuro:

En las últimas décadas el modelo acelerado de globalización comercial y financiera del neoliberalismo ha causado un fuerte deterioro ambiental y social. Para hacerle frente, proponemos un modelo de globalización alternativo, una política basada en la fraternidad y la solidaridad, que permita el desarrollo integral de las personas y los pueblos.

Es necesario un nuevo enfoque de la seguridad, basado en la resolución de conflictos por vías no violentas, que aborde el desarrollo y la seguridad como algo estrechamente relacionado.

No habrá seguridad sin justicia internacional y sin anular la injerencia y la explotación de los recursos de unos países por otros, porque el expolio de los pueblos y las guerras para garantizarlo, son la causa principal del drama de la emigración y el asilo. La mejor defensa se basa en la construcción de la justicia, en la prevención de los conflictos, en la cooperación, en la acción humanitaria, en el conocimiento intercultural y en la construcción democrática.

Como se ve, optan por la noviolencia, por una visión global de los conflictos, atendiendo que estos no atiendes sólo a la violencia directa, que es en lo que se fija tradicionalmente el discurso conservador de la seguridad y la defensa, sino que también, sin mencionarlas con estos nombres, hablan de violencia estructural y cultural, las caras ocultas y sutiles que mantiene todo el entramado de dominación a escala global.  También demuestran una visión alternativa de los conflictos y de sus posibles abordajes, optan por la cooperación, la solidaridad y la justicia global,  la acción humanitaria, el conocimiento intercultural y la construcción democrática.

Espléndido.

Por otra parte abordan, tímidamente, medidas destinadas a ir quitando poder al modelo militar de defensa y dotando en paralelo de una alternativa basada en la seguridad humana. Para nosotros estos procesos se llaman transarme, que es ir más allá del desame. El transarme (camino desde este modelo basado en el paradigma de dominación-violencia hasta otro paradigma basado en la cooperación-noviolencia) tiene dos implicaciones, una, que esbozan bien en la introducción, de crear un modelo de defensa distinto e ir acercándose a él, y otra, que insinúan en las siguientes medidas y que encabezan con el título de «Control democrático de las política de Defensa»·, que es la de ir quitando protagonismo, inversiones y capacidades a lo militar y violento.

Y ¿qué medidas son estas que proponen?

CONTROL DEMOCRÁTICO DE LAS POLÍTICAS DE DEFENSA

 

  • Fortalecer el control parlamentario en operaciones militares exteriores. Retirada de todas las tropas españolas en acciones españolas sustituyéndolas en su caso por ayuda humanitaria de carácter civil.

  • Aplicación y establecimiento de los tratados y leyes relativos al comercio de armas tendentes a su eliminación. Control parlamentario y público sobre esta actividad, con seguimiento en el país de destino del material armamentístico exportado

  • Disminución de los gastos de defensa . Se realizará una auditoría del gasto militar: cuánto es lo que el estado gasta anualmente en armamento y quiénes son los proveedores y las empresas locales e internacionales a las que el Estado compra armas. Se verificarán también si somos proveedores de estados que revenden armas al ISIS y a otras organizaciones de terrorismo internacional. Se aclarará la relación con Arabia Saudí en este punto.

  • Salida de España de la OTAN

  • Revisión del tratado con EEUU.  Conseguir el cierre de todas las bases militares extranjeras en nuestro territorio , incluido GIbraltar.

  • A efectos de garantizar la seguridad de la población civil las distintas instalaciones militares destinadas a acuartelamiento de tropas y/o almacenamiento de materiales de guerra y auxiliar se ubicarán en lugares suficientemente distantes de zonas habitadas

Muy interesantes todas sus propuestas. Y necesarias para democratizar la Defensa, un paso previo para emprender cambios más hondos y no menos urgentes.  Unidad Popular opta por el control democrático de la defensa y lo aplaudimos, pues es un buen inicio.

Aunque, pasando a las ausencias, echamos de menos medidas para fomentar la participación popular en las cuestiones de Defensa (en la toma de decisiones y en la desmilitarización de la misma por ejemplo). Ello profundizaría la democratización de la Defensa al tenernos a todos en cuenta.

Habría sido un buen momento para cuestionar con más énfasis las industrias militares y el complejo militar industrial, para evitar las puertas giratorias que condicionan esta política, para criticar el desmesurado ejército que existe o para proponer cambios que quiten los privilegios fiscales y de uso del territorio por parte de los ejércitos.

Nosotros añadiríamos muchas más, igual de relevantes y necesarias, pero entendemos que en un programa electoral no se puede especificar absolutamente todo.

Los puntos de las propuestas de Unidad Popular nos hacen ilusión. Alguien se atreve a decir otra cosa distinta al consenso militarista vigente.  Quizá ese control democrático de la tantas veces ocultada política de Defensa y esa opción por la auditoría sean las más importante por considerarlas como verdaderas puertas abiertas a una cultura de paz en el futuro.

Además, hay otro manojillo de ideas destacables en el epígrafe «Libertad de los Pueblos». Podemos también las solicita, pero como el sentido general de su propuesta no avanza en una alternativa de defensa, quedan en su propiesta desdibujadas, descontextualizadas, retóricas. Podrían ampliarse a otros pueblos y situaciones mundiales, pero no cabe duda que la apuesta de Unidad Popular apunta maneras:

  • Reconocimiento de la República Saharaui Democratica, exigiendo el cumplimiento de la resolución de Naciones Unidas de 1975
  • Reconocimiento oficial y pleno del Estado Palestino
  • Apoyo al proceso de paz en Colombia
  • Reconocimiento del derecho de los pueblos del Kurdistán a vivir en paz.

Es una verdadera pena que las encuestas nos hablen del hundimiento en los resultados electorales de Izquierda Unida, justo ahora que parecen tomar (quizá porque no les queda otro espacio político ante la cada vez mayor centralidad por la que optan PSOE y Podemos) posturas nítidamente diferentes y alternativas en las cuestiones de Defensa.  Una línea que en otras muchas ocasiones no habían defendido con tanta claridad y contundencia y ahora, por lo que parece, se quedarán de nuevo sin eco en las instituciones políticas.

Share

El programa militar de Podemos. Agárrense que vienen curvas.

Patxi+L%C3%B3pez+valora+el+CIS

POr Daniel López García

Fuente: Programa electoral de Podemos

Hace ya tiempo que, ante las declaraciones promilitaristas de diversos lideres de esta formación, explicamos en este mismo blog las razones por las que creíamos que Podemos no debería renunciar en su apuesta por abordar las propuestas antimilitaristas. Más adelante lo repetimos en un libro de autoría coral en el que participamos.

Por ello, vivimos ciertamente escamados la elevación a los altares podemitas del «general pacifista» Julio Rodríguez, jefe de la cúpula militar española en tiempos del también «pacifista» Zapatero y ahora, al leer el programa de Podemos sobre la materia comprobamos la poca permeabilidad de la formación «emergente» a las apuestas y propuestas del movimiento social, si así se quiere llamar, pacifista y antimilitarista.

Podemos titula a su programa electoral «Queremos, sabemos, podemos«, tal vez para contrarrestar el pedigüeño mensaje del PP de que ellos son los que realmente saben porque tienen experiencia (y una pila de años de rechupete a sus espaldas). Sin embargo, el lema morado, amén del intento de contrarrestar la crítica derechosa, da una impresión en parte académica (saben) y en parte elitista (saben por nosotros), aunque es posible que nuestra apuesta por la horizontalidad, la lucha de base, la autoorganización, la coherencia y la preferencia por la modesta utopía de ayudar a construir un mundo más justo y otras cosas no sean muy compatibles con la mercadotecnia que reclama la centralidad del tablero donde se juega la partida electoral. Ellos sabrán (saben y pueden) y nosotros no.

El programa de Podemos habla de lo militar, y mucho, y con marcialidad militar, dicho sea de paso.  Tal vez contar con un bizarro general como asesor estrella en la materia es lo que tiene: se hace demasiado hincapié en la importancia de los uniformes, en lo insoslayable de los colegas militares como sujetos de la nueva política y en sus reivindicaciones de buena vida como elementos centrales del debate en torno al ejército, lo que, dicho sea de paso, obvia otros muchos aspectos como por ejemplo, el sobrante de militares y mandos excesivos existente, el desmesurado y escondido gasto y deuda militar, el abusivo patrimonio militar y las campañas especulativas sobre el mismo, la falta de soberanía ciudadana sobre las políticas de defensa, relegadas a expertos obscuros, la obnsolescencia de una industria militar hipersubvencionada y mimada pero ineficiente y peligrosa, la dependencia de zonas del territorio al monocultivo militar y otros aspectos de los que haremos más adelante mención.

No aplica Podemos a su apuesta por la verborrea de principios al uso en las otras formaciones (en realidad una especie de corta y pega de los diversos estudios emanados desde el lobby militar sobre los «riesgos» y «amenazas» que nos atenazan) y parte de forma pragmática y «realista» (entendiendo por ello lo que en ciencia política quiere decir realista) de la necesidad incuestionable del ejército amigo y de la necesidad de hacerle un compañero de viaje en el periplo por el cambio pretendido. Precisemos que, dado que casi todo en cuanto a los principios y objetivos de la política de defensa es sobreentendido y no se explicita (¿tal vez porque la explicación espeluzna?) debemos nosotros, para mayor claridad, afinar en lo posible asumiendo que Podemos, como los otros, quiere la paz y un mundo menos cruel, pero lo quiere, podríamos decir, manu militari y en el entendimiento de que el ejército es siempre necesario y a veces necesario usarlo en conflictos que ni nos van ni nos vienen.

En cuanto a las propuestas concretas se encuentran en varios capítulos: Uno primero llamado «seguridad» (págs 186 y 187), dentro de otro más amplio llamado «democracia política» y uno segundo llamado «democracia internacional»y dentro de este en un primer apartado referido a «migraciones y asilo» (págs.211 a 219) y en uno segundo llamado «política exterior y cooperación» (pags. 219-231).

Con ello, se ve a la legua, el enfoque del ejército es doble: referido a nuestra «seguridad» (aunque a decir verdad no marca objetivo alguno y se limita a asumir una tabla de reivindicaciones de los militares sin precisar qué peso les queremos dar en nuestra seguridad) y uno segundo referido al uso de la fuerza en las relaciones exteriores.

Vayamos por partes:

  1. La apuesta por la agenda «sindical/profesional» de los militares

El mayor énfasis de las medidas podemitas en materia militar se pone en asumir los postulados sindicales de las asociaciones de militares, cuya campaña de lobby, justo es reconocerlo, ha sido eficaz tanto a derechas como a centro e izquierdas, logrando situar en la agenda de la política de seguridad sus apuestas sindicales.

Es curioso que toda la mención a la «seguridad» de este capítulo se refiera en exclusiva a cómo mejorar las condiciones laborales de los militares. ¿Es todo lo que ha de decirse al respecto? ¿Mejorando sus condiciones de vida se define la seguridad?¿la de quién?. O incluso más ¿Se define así el modelo de defensa que se necesita?. ¿Se habla de algo que tenga que ver con la seguridad? No lo parece, y el programa nos deja, al respecto en ascuas, lo cual es malo porque, a falta de alternativa se sobreentiende que lo que hay y lo que hace el ejército está bien, y lo que hay es un férreo pacto bajo cuerda y sin pluralidad alguna entre los sectores militaristas para mantener el status quo y hacer del ejército un instrumento de su política de casta.

Daría la impresión de que los militares, en el imaginario podemita, son un agente privilegiado de la transformación que pretenden realizar de la sociedad (transformación que aplazan para sucesivas elecciones y no dibujan siquiera) y , por tanto, necesitan el trato y mimo  que dio lugar a momentos más gloriosos del imaginario del «pueblo en armas» o el «ejército del pueblo».

Y ya en concreto, el programa oferta:

(medida 269) Homologación de las jornadas de trabajo de las Fuerzas Armadas a las del resto de la Administración Pública

Proponemos una regulación reglamentaria del horario y de las jornadas laborales de los miembros de las Fuerzas Armadas para que sean similares a las de la Administración General del Estado, teniendo en cuenta las necesidades específicas derivadas de las misiones, maniobras, guardias y servicios, que serán retribuidos de manera justa.

(medida 270) Redefinición de la carrera militar de todos los militares profesionales

Reformaremos de manera integral la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar, e incluiremos en ella al personal de tropa y marinería y a oficiales temporales; y suprimiremos también los actuales compromisos temporales. Estableceremos, con carácter prioritario, un sistema de promoción con criterios exclusivamente objetivos y basados en los principios de igualdad, mérito y capacidad. Así, se valorará como mérito la experiencia profesional, se suprimirán los actuales criterios subjetivos de valoración (como los informes personales de calificación) y se eliminarán los actuales límites de edad. Tras la experiencia obtenida de las primeras promociones con el nuevo sistema de enseñanza militar, realizaremos un estudio para terminar de adaptarlo al sistema general de enseñanza. 187 Llevaremos a cabo un plan integral de acción social basado en la igualdad, que preste especial atención a las familias y suprima privilegios.

(medida 271) Militares: ciudadanos y trabajadores

Reformaremos la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, para propiciar una nueva regulación de los derechos fundamentales de reunión, manifestación, asociación, libertad de expresión, sindicación y afiliación a partidos políticos. Igualmente, suprimiremos la privación de libertad sin tutela judicial efectiva, y renovaremos los órganos de participación con criterios democráticos y vinculantes para los procesos normativos en los ámbitos profesionales, sociales y económicos.

(medida 273) Personal civil a cargo de las tareas administrativas en las Fuerzas Armadas

Reorganizaremos la plantilla para que sea personal civil administrativo quien desempeñe servicios burocráticos en las Fuerzas Armadas. Pondremos fin a los servicios que no son propios del cuerpo: carpinteros, albañiles, jardineros, mecánicos, etcétera.

(medida 274) Libertad de sindicación para los miembros de la Guardia Civil

Reconoceremos la libertad de sindicación dentro de la Guardia Civil y defenderemos que no se aplique el Código Penal Militar a los miembros de este cuerpo, para garantizar así sus derechos fundamentales y sus libertades públicas.

(medida 275) Mejora de la coordinación entre la Guardia Civil y la Policía Nacional

Proponemos la unificación de las bases de datos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, lo cual supondría un gran avance en materia de coordinación.

(medida 276) Nuevo sistema de ascenso en las Fuerzas de Seguridad del Estado

Modificaremos los actuales procesos de ascenso en las Fuerzas de Seguridad del Estado para que se basen exclusivamente en pruebas objetivas y mensurables.

2.- Algo de transparencia

Compuesto y bien aseado el militar del futuro, con su mochila de derechos y garantías a cuestas, dice Podemos que además se necesita algo de transparencia en la casa de locos que es el Ministerio de Defensa y, sobre todo, evitar el mangoneo de las puertas giratorias.

Evitaremos las «puertas giratorias» al regular las relaciones entre el Ministerio de Defensa y la industria de defensa para hacerlas plenamente transparentes; y se auditarán, revisarán y renegociarán las adquisiciones con los contratistas para hacer viable el presupuesto del Ministerio de Defensa. Asimismo, y en consonancia con lo anterior, se constituirá un grupo de expertos (junto al que podrá participar la sociedad civil) con el fin de presentar propuestas para estudiar un diseño de las Fuerzas Armadas más acorde a las necesidades de España.

BIen está, pero se echa en falta buscar la responsabilidad personal de quienes nos  han llevado a una deuda militar por compra de armas innecesarias de más de 30.000 millones de euros y, por qué no decirlo, que en vez de contar con grupos de «expertos» para estudiar el diseño de las fuerzas armadas, contar con una verdadera distribución del poder de decisión a la sociedad y a los movimientos sociales (no expertos) para que definan previamente qué quieren defender, porque podría darse la paradoja de que la definición nos llevara a la aspiración de defender el trabajo digno, las conquistas sociales, la solidaridad internacional, los grandes desafíos demográficos o ecológicos, la seguridad human en suma y que para eso no fuera preciso hablar de ejércitos, sino sustituirlos por otros medios, lo cual, a los ojos de los expertos que tanto saben y que nos aplican reglas de juego de un cierto despotismo ilustrado, es quimérico.

3.- Democracia internacional

Cifran en dos tipos de medias las que tienen que ver con lo militar. Una primera, más coyuntural y tal vez intentando dar respuesta a la grave situación de crisis humanitaria provocada por el intervencionismo militar occidental en Siria, referente al reconocimiento de los refugiados, y un paquete más amplio referido a lo que podríamos llamar de forma benevolente los principios de política internacional y de «diplomacia militar preventiva» a los que, al parecer, se ha adherido Podemos, eso sí, aderezado de algunas de las reivindicaciones de grupos sociales de cooperación más entusiastas con el imaginario podemita, como son las de la causa palestina y otros derechos innegables de pueblos sometidos.

3.-1.- Refugiados.

Se contempla una medida dentro de un paquete de medidas referidas a la inmigración (medidas dicho sea de paso de una asombrosa coincidencia con las propuestas tradicionales de CEAR cuyo expresidente es un destacado cargo público en Madrid), a la que llaman «Restablecimiento de la legalidad de los pasos fronterizos: respeto a los derechos humanos» (medida 316) y que se define del siguiente modo:

Pondremos fin de forma inmediata a las devoluciones ilegales de personas en las zonas fronterizas, que contravienen la legalidad internacional. Para ello, derogaremos los artículos correspondientes de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana. Igualmente, pondremos fin a las vulneraciones de derechos humanos que se producen en la frontera sur. Para ello, eliminaremos los elementos lesivos colocados en los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla y promoveremos la adopción de un protocolo de actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en esta frontera sur. Además, revisaremos el tratado bilateral con Marruecos, a fin de garantizar el cumplimiento estricto del principio de no devolución.

3.2.- Medidas de carácter internacional relativas a lo militar.

Se agrupan en el capítulo llamado «política exterior y cooperación internacional», que pretende hacer de la cooperación el hilo conductor de la política internacional española. Entre las medidas que tienen mayor relación con lo militar se contemplan

(medida 323) Hacia la abolición del derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU

Durante el mandato de España en el Consejo de Seguridad de la ONU (que expira a finales de 2016) plantearemos la propuesta de agilización de la reforma integral del Consejo de Seguridad de la ONU para hacerlo más democrático, transparente y representativo, con la intención de acabar con el derecho de veto y priorizar un mandato orientado a la defensa de los derechos humanos, la equidad de género, la protección de civiles, las dinámicas de diálogo y el liderazgo local en la gestión de crisis. Mientras no se produzca esa reforma, promoveremos un compromiso formal de no utilizar el veto en lo relativo a cuestiones humanitarias (casos de genocidio, crímenes de guerra o de lesa humanidad), como primer paso hacia la eventual supresión de esta prerrogativa.

(Medida 325) Sometimiento a consulta ciudadana de la participación de las Fuerzas Armadas en operaciones militares internacionales

Promoveremos una agenda multidimensional que contribuya a construir unas relaciones más justas, pacíficas y seguras, y que impliquen una renuncia a la guerra como herramienta ofensiva de política exterior. Desde esta perspectiva y con objeto de fortalecer nuestra democracia, impulsaremos consultas ciudadanas sobre la participación de nuestras Fuerzas Armadas en operaciones militares internacionales de calado. Esta participación será siempre conforme al derecho internacional y deberá contar con la autorización de la ONU.

Es de destacar la renuncia a la guerra y la apuesta por una agenda política para promover una agenda de paz, pero llama la atención la referencia a que se someterán a consulta ciudadana solo las operaciones internacionales «de caldo» (¿A qué llamaríamos operaciones militares internacionales que no sean de calado?)

(Medida 326) Auditoría y revisión del convenio con Estados Unidos sobre la base militar permanente en Morón

Auditaremos y revisaremos los convenios de defensa suscritos por España, en particular el convenio de defensa con Estados Unidos y su tercer protocolo de enmienda de 2015, que convierte en permanente la presencia en Morón de la fuerza estadounidense de acción rápida en África. Consideramos que la existencia de bases estadounidenses en España y la participación en los esquemas del escudo antimisiles afectan a nuestra soberanía y suponen un riesgo para nuestra seguridad nacional.

Parece que la medida dibuja un ideario, en este caso coherente con lo que Podemos presentó en su programa de las elecciones al Parlamento Europeo, de un ejército nacional para la defensa de los intereses nacionales y de la soberanía pero desvinculado en lo posible de la relación que actualmente mantiene con el bloque occidental y con EEUU como principal motor de este

(medida 327) Mayor autonomía de España y Europa en la OTAN

Buscaremos dotar de una mayor autonomía estratégica tanto a Europa como a España en el seno de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para lo cual profundizaremos en la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD) y en la Europa de la Defensa para afrontar las relaciones con nuestro entorno y las problemáticas globales desde una perspectiva exclusivamente europea. En este sentido, defenderemos neutralizar el papel desestabilizador de la OTAN en Europa del Este, congelar las fronteras actuales de la alianza y detener la instalación del escudo antimisiles en el este de Europa y el mar Báltico. A medio plazo, apoyaremos la compatibilidad de la alianza con una arquitectura de seguridad paneuropea en la que participe Rusia, sobre la base de una reactivación de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Se ve en esta medida otro rasgo más de la apuesta militar de Podemos. Por un lado apuesta por la permanencia en la OTAN, o al menos por no reabrir el debate sobre la permanencia en esta, pero intentando evitar sus perfiles más agresivos, y por otra por avanzar en la idea dibujada por la élite europea de una política militar propiamente europea, ya sea con un ejército europeo propiamente dicho o con pasos intermedios para ir lográndolo, aspecto nefasto este al que ya nos hemos referido en el trabajo ¿ejército europeo?

(medida 329) Compromiso con la libre determinación del Sáhara Occidental y concesión de la nacionalidad española a la población saharaui residente en España

La medida 329 del programa podemita inaugura las reivindicaciones clásicas de las ONG del ámbito cercano a esta organización y de IU, verdadero refugio de antiguos militantes desengañados de otros lances políticos, y que, siendo justas, acaparan tradicionalmente las agendas de la izquierda clásica carpetovetónica en el tema de la paz, relegando de dicha agenda lo relativo a gasto militar, venta de armas, etcétera.

La primera de las medidas asumidas como «agenda por la paz» por Podemos es la libre determinación del pueblo saharahi y la exponen del siguiente modo

Defendemos el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui. Por ello, asumiremos un papel más activo en el Consejo de Seguridad de la ONU y exigiremos revisar el marco general del proceso negociador, para fortalecer el mandato de la mediación de la ONU y posibilitar que el Consejo de Seguridad sancione a aquellos que obstruyan el proceso político. Además, abogaremos para que la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) contribuya a la supervisión del respeto y defensa de los derechos humanos y la organización de desplazamientos oficiales sobre el terreno, tanto en el Sáhara Occidental como en los campamentos de refugiados de Tinduf. Asimismo, aumentaremos las partidas de ayuda humanitaria para los campamentos saharauis, apoyaremos programas de formación y movilidad de la población saharaui y favoreceremos el acceso a la nacionalidad española de los saharauis residentes en nuestro país, con los mismos derechos que otras personas en su situación. Por último, abogaremos por el nombramiento de un Representante Especial de la Unión Europea para el Sáhara Occidental que pueda hacer un seguimiento regular de la resolución del conflicto a nivel comunitario.

(Medida 330) Reconocimiento del Estado palestino

La siguiente, otro clásico, es el reconocimiento del Estado Palestino, justa reivindicación donde las haya, pero incapaz de colmar la agenda por la paz y los principales desafíos de ésta.

Reconoceremos a Palestina como Estado de forma inminente y unilateral. Creemos que este primer paso es imprescindible, aunque no el único, para garantizar la paz, el respeto a los derechos humanos y la seguridad (doctrina de la seguridad humana de la ONU) entre Israel y Palestina, así como el reconocimiento y disfrute de los derechos nacionales. Se tratará de un compromiso histórico de nuestro Gobierno no solo con los palestinos, sino también con la población de nuestro país. Un compromiso histórico que deberá materializarse en hechos concretos como primer paso para abordar otros asuntos, por lo que propondremos que el Consejo de Seguridad de la ONU establezca un plazo vinculante para que se retomen las negociaciones entre israelíes y palestinos bajo la supervisión y el control de organismos multilaterales internacionales. En el caso de que se produzcan violaciones de derechos humanos, nuestro país impulsará la imposición de sanciones frente a las políticas de ocupación, segregación, discriminación y castigos colectivos por parte del Estado de Israel hacia las poblaciones palestinas.

(medida 336) Aumento del presupuesto destinado a la Ayuda Oficial al Desarrollo

La siguiente de relevancia para el tema que nos ocupa, es la reversión de la actual situación cicatera en cuanto a la ayuda oficial al desarrollo. La hemos considerado relevante porque la ayuda al desarrollo es en sí un apoyo a la causa por la paz. Nos hubiera gustado un compromiso más decidido de introducir en dicha medida referencias a la lucha contra las guerras y sus devastadoras causas y consecuencias, o a que esta ayuda se hiciera en detrimento del gasto militar y no a la vez que éste, pero, visto lo que Podemos puede dar de sí al respecto, tal vez es pedir peras al Olmo.

Destinaremos el 0,7 % de la Renta Nacional Bruta (RNB) a la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) en un máximo de dos legislaturas (establecemos como meta para la primera legislatura un mínimo del 0,4 %). La AOD actuará al margen de intereses comerciales, geoestratégicos o de cualquier otro carácter que sean distintos a los recogidos en el Pacto por la Justicia Global, y regirá su actuación en base a los principios de suficiencia, previsibilidad y respaldo técnico. Las alianzas público-privadas quedarán subordinadas a una nueva estrategia de participación del sector privado en el desarrollo sostenible, que se construirá junto con la ciudadanía organizada y será de obligado cumplimiento para las empresas que participen en dichas alianzas y en las acciones de cooperación y solidaridad internacional. Además, realizaremos auditorías con participación ciudadana (incluida la de los países socios de la acción de solidaridad y cooperación internacional) sobre el impacto en la igualdad, los derechos humanos, la equidad de género y la sostenibilidad medioambiental de las actividades de las empresas financiadas con fondos de la AOD española. Por último, destinaremos el 15 % de los fondos de la AOD a intervenciones específicas de género, al empoderamiento de las mujeres y a la salud sexual y reproductiva, priorizando la asignación de recursos a los movimientos feministas y a favor de los derechos de las mujeres, en los ámbitos locales, nacionales, regionales e internacionales

4.-Medidas territoriales de la defensa.

Por último encontramos una medida elogiable y sin tacha, ya era hora, en la que aparece referida a Navarra con el número 379, sin duda incluidos por el movimiento de lucha al que Podemos también se ha incorporado en la Ribera de Navarra y protagonizado por los compañeros de Bárdenas Ya.

(Medida 379) Desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas Reales

Convertiremos el polígono de tiro de las Bardenas en un entorno natural para el disfrute de los navarros y las navarras. Para ello, será necesario:

  • Someter a consulta popular la renovación del contrato de arrendamiento.
  • Levantar la declaración de «zona de interés para la defensa».
  • Proceder al desmantelamiento del polígono.
  • Realizar un análisis ecológico y sanitario del entorno.
  • Procurar la reutilización de los recursos naturales en un sentido social, cultural y ecológico.

5.- Unas conclusiones

Las conclusiones que se dibujan se refieren tanto a lo que se habla como a lo que se calla y no son, desde nuestro punto de vista, ni innovadoras ni alentadoras:

a) Podemos apuesta por un ejército bien cuidado y pertrechado de derechos para afirmar la seguridad de los españoles, pero no define el para qué de este ejército, lo que hace pensar que da por bueno lo que existe.

b) Podemos no entra a los debates existentes en torno a los grande problemas de lo militar como, por ejemplo, 1) si es partidario de mantener el enorme gasto militar y su opaca distribución en los diversos ministerios, organismos y partidas presupuestarias; o de aumentarlo; o de disminuirlo en beneficio de otros gastos sociales, 2) Si va a abordar la ingente deuda militar y su ilegitimidad, 3) Si va a abordar el escandaloso patrimonio militar y su uso especulativo, 4) Si pretende mantener el sistema de subvenciones al militarismo y de privilegios de que goza, su nivel de despilfarro, las exenciones tributarias existentes y la apropiación por lo militar de espacios naturales y socialmente útiles, 5) Si va a abordar el enorme contingente militar existente y la ratio de mandos desmesurada que se mantiene, 6) Si pretende beneficiar la I+D+i militar, 7) Si pretende hacer del ejército un instrumento de prestigio en la política internacional, de injerencia y la política de alianzas militares.

c) Podemos no apuesta por abandonar la OTAN

d) Podemos apuesta por ir hacia una política militar de la UE y un ejército adecuado para ello, lo que convierte su visión política en intervencionista y militarista.

e) Podemos no define para qué queremos el ejército.

f) POdemos no aborda políticas de resolución de conflictos alternativas ni cree en  alternativa de defensa alguna al actual modelo

g) Podemos no sintoniza absolutamente en nada con las agendas del pacifismo y el antimilitarismo que actúa y lucha en este pequeño apéndice del imperio.

h) Tal vez el oportunismo de POdemos sabe y puede, pero no quiere.

 

Share

La propuesta de seguridad y defensa en el programa electoral del PSOE

Na+reforma+del+Estatutu%2C+yo+doi+la+cara+pola+Oficialid%C3%A1

PSPV – PSOE

Fuente: PSOE

El PSOE tradicionalmente dedica una parte de sus programas electorales a la política de defensa. En esta ocasión lo hace también, y desde parámetros bien parecidos a las ocasiones anteriores, en el programa electoral 2015, de nombre «el cambio que une», lo que da de entrada una idea del énfasis que quiere poner este partido centrista a su campaña electoral.

Empecemos por decir que la política de defensa la encuadra el PSOE dentro de un capítulo más amplio, el de política internacional a la que denomina «Nuestra visión de España en el mundo» (págs. 334 a 375 del programa)

Y ¿cuál es esa visión? Pues muy resumidamente, que España tiene que encontrar (más bien hablan de recuperar, como si antes lo hubiera tenido, sutil modo de decir que con ZP, o con FG vivíamos mejor)  un lugar de cierto «liderazgo» para promover las buenas ideas de gobernanza mundial, y promover nuestra tranquilidad.

Tenemos un proyecto para España que debe estar sólidamente vinculado a nuestro entorno exterior por dos motivos. En primer lugar, porque nuestros valores de paz, democracia, progreso o sostenibilidad no se agotan en las fronteras y, en segundo, porque solo será posible avanzar en ese proyecto si estamos bien conectados con el resto de Europa y del mundo.
1) Diez desafíos:
Para llegar adelante el ideal de proyección exterior de España y los valores que comparte, según el PSOE hay que responder a diez desafíos de política exterior, de los cuales cuatro (los cuatro primeros) tienen nítidamente implicaciones en la política de seguridad y militar.
Los desafíos son los siguientes:
    • Reforzar el liderazgo de la UE en la gestión de la globalización
    • Contribuir a un orden internacional que sea más seguro, equilibrado y sostenible.
    • Fomentar el progreso y la seguridad compartidos.
    • España debe ganar presencia internacional y ser un referente de la UE y en el mundo.
    • 5) Luchar contra la desigualdad
    • 6) Ganar competitividad a través de la internacionalización y la innovación.
    • 7) Articular mejor nuestra política energética con los desafíos globales.
    • 8) Establecer un marco adecuado para responder a las necesidades de la ciudadanía en el exterior
    • 9) Responder adecuadamente al fenómeno migratorio.
    • 10) Una acción exterior al servicio de los Derechos Humanos.

Estos desafíos nos darán una primera imagen de la política de seguridad y defensa que el PSOE quiere ayudar a promover y que puede definirse como una apuesta por promover una actoría y una proyección global de Europa como actor político (y también militar) en la composición del orden mundial, dentro de un contexto de apuesta por el multilateralismo que representa el sistema de Naciones Unidas, definiendo como los principales «riesgos» y «amenazas» la inestabilidad del norte de África, el Sahell, Oriente medio y el llamado terrorismo internacional Yihadista.

Lo vemos en algunas de sus afirmaciones programáticas, como, por ejemplo, refiriéndose al desafío de «Reforzar el liderazgo de la UE en la gestión de la globalización»

“debemos asegurar que la UE tenga capacidades básicas para dar respuesta a cualquier crisis, de cualquier naturaleza. Contribuiremos a que la UE se implique decididamente en la lucha internacional contra el terrorismo y el tráfico ilegal en todas sus modalidades. La Unión debe ser el actor central en nuestras vecindades sur y este.

Y al referirse a capacidades básicas emplea un sospechoso lenguaje similar al que las instituciones europeas y la nomenclatura militar al uso utilizan para referirse a fuerzas militares para intervenir armadamente.

O, cuando se refieren al más enternecedor desafío de «fomentar el progreso y la seguridad compartidos» y explicita que se está refiriendo a que

Participaremos activamente en el desarrollo y la estabilidad del Norte de África, el Sahel y Oriente Medio. Ante la amenaza yihadista,  ofreceremos respuestas adecuadas que incluyan medidas decididas que atajen la violencia y garanticen la seguridad, pero también mediación, diálogo y desarrollo para llegar a las causas más profundas.

Como vamos viendo, el PSOE en esta primera aproximación apuesta por una dimensión militar de la construcción europea como actor global y  para preservar el status quo que garantiza su predominio mundial y regional.

2) Mantener un status quo pro-occidental en materia de seguridad

Más adelante, (pág 242 y siguientes) establece una serie de medidas para conseguir que España tenga el sitio que le corresponde en un mundo globalizado, y entre ellas destacan algunas de índole militar o enfocados desde el punto de vista de la seguridad militar que pasamos a entresacar:

a) Para conseguir que Europa tenga un mayor liderazgo en la gobernanza mundial:

  • Asegurar que la UE tenga todas sus capacidades básicas para dar respuesta a cualquier crisis, de cualquier naturaleza.
  • Promover que entre las prioridades de la política exterior de la UE se incluya a América Latina y el Mediterráneo.
  • Implicar a la UE más decididamente en la lucha internacional contra el terrorismo y el tráfico ilegal en todas sus modalidades, incluida su financiación.
  • Promover la cohesión social y el diálogo interreligiosos e intercultural como medidas no militares para hacer frente a los movimientos extremistas que amparan la violencia.
  • Trabajar en el seno de la UE para solucionar el conflicto en Ucrania sobre la base del respeto a su integridad territorial y al Derecho Internacional. Ello facilitará el restablecimiento del diálogo de la UE con la Federación de Rusia para construir un marco de cooperación a largo plazo beneficioso para ambas partes.
  • Reforzar la figura del Alto Representante, para que pueda ejercer sus responsabilidades de forma más ágil y eficaz.

Todas estas medidas están encaminadas a construir un polo (también) de la defensa y la seguridad en Europa.

A estas se unen otras relativas a lo que podríamos llamar política de desarme, entendida como una política de tratados internacionales para garantizar un cierto control paritario de los medios militares, pero no la transformación verdadera desde una política armamentísta a una política de seguridad humana, o de mantenimiento de un cierto status quo en los principales focos de conflicto militar donde Europa tiene intereses. Entre ellas destacan:

  • Cumplir estrictamente las previsiones de la Ley sobre comercio de armas, reforzando el control parlamentario y la transparencia y denegando su autorización cuando exista riesgo claro de que puedan ser utilizadas de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano; velar por el cumplimiento de los Derechos Humanos a la hora de firmar acuerdos internacionales.
  • Impulsar el progreso y la seguridad compartida en el Norte de África, el Sahel y Oriente Medio.
  • • Plantear una Estrategia Política Europea contra la radicalización y el terrorismo yihadista dotada de elementos para garantizar la seguridad pero incluyendo también los aspectos de integración, educación, cohesión social, diálogo y financiación.

3) Política de paz y seguridad

Tras este marco más general, el programa del PSOE dedica otro apartado a lo que llama «Paz y Seguridad» (págs. 348 y siguientes).

En ella, como ya es tradicional en la variación que está sufriendo la idea de defensa clásica, se afirma que un mundo seguro es aquel que es más justo y, por eso, se parte de la idea de seguridad entendida como seguridad humana, y no como seguridad militar.

Dice así el PSOE:

Favoreceremos el concepto de la Seguridad Humana, que incluye la seguridad económica, alimentaria, sanitaria, medioambiental, energética, personal, comunitaria y política para fortalecer la paz y la seguridad internacionales en conformidad con lo dispuesto en la Carta de las Naciones Unidas.

La cooperación internacional, la ayuda al desarrollo y la estabilidad, la diplomacia preventiva y las soluciones negociadas, así como la defensa cuando sea imprescindible, son los pilares esenciales para la seguridad de España, de la Unión Europea y de su ciudadanía.

Pero observemos, a renglón seguido, que la idea de seguridad humana que se proclama se desdibuja con las medidas de índole militar que la desmienten y así se pretende, por ejemplo, una alianza defensiva para Europa:

La Unión Europea debe dar pasos efectivos para ser, también, una Alianza defensiva, para poder dar una respuesta inmediata en caso de amenazas o agresiones a la integridad territorial de los Estados Miembros. El objetivo es, a medio plazo, caminar hacia unas Fuerzas Armadas Europeas, capaces de garantizar, por sí mismas, la seguridad colectiva de la Unión Europea y de sus Estados Miembros. Una defensa común eficaz refuerza el pilar europeo de la OTAN al tiempo que mejora la capacidad de la Unión Europea de actuar de forma autónoma.

4) El ejército que propone el PSOE: Nada nuevo bajo el sol.

Y llegados a este punto, nos interesamos por el último aspecto que aborda este programa en relación con la defensa: el ejército que, según el PSOE; «necesitamos».

Empecemos por recordar que los grandes principios de esta «gran política de estado» que han mantenido contra viento y marea PP y PSOE han sido los de 1) Modernizar el ejército y su material, 2) Profesionalizar el ejército, 3) Potenciar la indistria militar, 4) Enfocarla a la defensa de occidente mediante la participación en la OTAN y los demás instrumentos militares para ello, 5) participar en las misiones militares exteriores y 6) hacerlo todo desde un consenso cerrado e inamovible, opaco y nada transparente. TOdo ello ha conllevado, además, un enorme y oculto gasto militar en detrimento de necesidades sociales.

Por desgracia tenemos que advertir que nada cambia en este nuevo programa del PSOE, porque lo nuevo se refiere al tiempo en que se hace, no a la novedad (que no la tiene) de sus propuestas, siempre las mismas y siempre las mismas que el PP y los otros partidos del «consenso». Lo resumen de maravilla en el siguiente párrafo:

Los y las socialistas queremos unas Fuerzas Armadas con los recursos humanos y materiales suficientes para desarrollar sus operaciones y cooperar con nuestros socios y aliados. Serán proporcionados a las necesidades operativas y a las posibilidades económicas de nuestro país.

Unas Fuerzas Armadas transparentes en su gestión y actuación que se sientan cercanas a la sociedad española a la cual sirven y sean respetuosas y valedores de los principios democráticos de dicha sociedad

Unas Fuerzas Armadas profesionales altamente formadas y cualificadas, cuyos componentes, sin excepción, puedan desarrollar sus carreras profesionales desde su entrada hasta su pase a retiro, basándose en los principios de igualdad de oportunidades, mérito, capacidad y experiencia.

Y en concreto, descendiendo más aún a la política de personal, el PSOE; como todos los demás partidos del régimen, asumen las reivindicaciones del eficaz lobby sindical de las asociaciones de militares y propone (págs. 242 y ss.):

  • Realizar un plan de reestructuración orgánica y de infraestructuras de la Defensa para fijar las capacidades militares que requiere la Defensa Nacional hasta 2025 y las necesidades consiguientes de cuadros de mando, tropa y marinería, personal civil y reservistas.
  • Realizar la promoción interna de los y las militares de carrera, cualquiera que sea su procedencia o empleo, mediante procedimientos de evaluación públicos y transparentes.
  • Dotar a los y las militares profesionales de tropa y marinería de una carrera profesional completa.
  • Modificar el Régimen Disciplinario, de forma que sin la debida tutela judicial efectiva no se pueda privar de libertad por faltas administrativas.
  • Aprobar una Ley de Programación Presupuestaria Plurianual de la Defensa  Nacional hasta 2020 que asegure su estabilidad financiera dentro de nuestras disponibilidades económicas, y permita recuperar las capacidades militares necesarias en adiestramiento y operatividad para el cumplimiento de las misiones que tienen encomendadas las Fuerzas Armadas, incrementando el nivel de alistamiento  del conjunto de las Fuerzas Armadas.
    • Dicha programación presupuestaria contemplará las partidas necesarias para garantizar el adecuado mantenimiento del material utilizado por las Fuerzas Armadas, fijando como prioridad en todo memento la seguridad de sus miembros. A tal fin:
    • Se revisarán y, si fuera necesario se actualizarán, los programas de mantenimiento.
    • Se establecerá un programa de renovación del material que vaya a quedar obsoleto.
    • Al adquirir nuevo material se tendrá en cuenta el coste de su mantenimiento,cuando éste sea preciso, al objeto de incorporarlo en las previsiones presupuestarias una vez sea adquirido.
  • Establecer un sistema integral para la reinserción laboral del personal de tropa y marinería que termine su compromiso con las Fuerzas Armadas.
  • Potenciar el desarrollo de la industria de defensa y seguridad española con especial atención a las capacidades productivas esenciales, a sus componentes de investigación, desarrollo e innovación, su competitividad, su financiación y su coordinación con la industria militar europea.
  • Fomentar acuerdos con el mundo de la educación, la cultura, la ciencia y, en definitiva, todo el ámbito social para aumentar la difusión de la Cultura de Defensa.
  • Potenciar el papel de la mujer en las Fuerzas Armadas. Asegurar su promoción en las escalas de mando en condiciones de igualdad. Erradicar toda manifestación de acoso sexual y laboral en el seno de las Fuerzas Armadas y sancionar con ejemplaridad los supuestos en que se produzcan.
  • Fomentar las acciones encaminadas a facilitar la conciliación de la vida familiar, adecuación de las jornadas laborales, así como la implementación real en la administración militar de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.
  • •Profundizar el proceso de homologación de la jurisdicción militar a los demás órdenes jurisdiccionales, incrementando las garantías de la independencia de los integrantes de los órganos judiciales militares y el sometimiento al régimen sancionador establecido en la LOPJ.
  • Reformar la jurisdicción militar con arreglo a los siguientes principios:
    • Homologar la jurisdicción militar a los demás órdenes jurisdiccionales.
    • Profundizar la plena garantía de independencia de los integrantes de los órganos judiciales militares.
    • Atribuir al Consejo General del Poder Judicial el nombramiento de todos los órganos judiciales militares, unipersonales y colegiados.
    • Garantizar la inamovilidad de quienes desempeñen funciones judiciales en los órganos de la jurisdicción militar.
    • Someter en exclusiva a las personas que forman parte de la Jurisdicción militar al régimen sancionador previsto para Jueces y Magistrados en la Ley Orgánica del Poder Judicial.
  • Velar por el cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia de comercio de armas y material de doble uso

En definitiva, más de lo mismo.

5) Lo que obvia el PSOE a pesar de la que está cayendo

El PSOE, que se preconiza partido de la izquierda, olvida esta máscara cuando de política de defensa hablamos y se alinea con lo más rancio del complejo militar industrial y, en concreto, deja de hablar de:

  • Las puertas giratorias en materia de defensa, tal vez porque exministros y cargos de sus administraciones participan del puertagiratorismo del sector.
  • Del opaco y desmesurado gasto militar oculto, de su auditora y de su recorte en beneficio de otras partidas sociales
  • Del desmesurado capítulo de despilfarro y corrupción militar y de cómo atajarlo
  • Del desmesurado ejército y su megacefálica composición
  • De la inmoral e impagable deuda militar por compra de armas que no sirven a objetivos de defensa
  • De auditar y evaluar las operaciones en el exterior
  • De las bases militares y de las alianzas militares
  • De los enormes beneficios fiscales del militarismo patrio y la derogación de la legislación en interés de la defensa que limita los usos civiles del territorio y de la necesidad de recuperar para la sociedad este enorme patrimonio
  • Del enorme impacto ambiental de los ejércitos
  • Del inmoral mantenimiento bajo el dominio militar de una gran parte del territorio y, sobre todo, de amplios espacios de alto valor ecológico.
  • Del enorme impacto en la paz mundial que tiene el favorecer una industria militar exportadora (séptima exportadora mundial de armas) y de la necesidad de reconversión de la industria militar
  • Del enorme impacto negativo que ha tenido para las zonas sometidas al monocultivo militar (Ferrol, Cádiz, etc) esta dependencia y de la necesidad de reconversión
  • De la enorme factura democrática que, junto al PP, están imponiendo a la sociedad al mantenerla en la minoría de edad en los temas de seguridad, sin dejarnos decidir en ninguno de sus aspectos e incluso hurtando al parlamento la toma de decisiones en esta materia.
  • De las medidas que desde un planteamiento de cooperación, lucha contra la pobreza, y noviolencia se pueden plantear para sustituir la defensa militar por una defensa alternativa basada en la idea de cooperación-novioencia y enfocada a la seguridad humana.

En definitiva el PSOE en materia de defensa no es alternativa, sino continuismo.

Share

Programa electoral del PP en Defensa

Imagen de doshermanasinfo.com

Fuente:  web del PP

Iniciamos con esta entrada una serie dedicada a analizar lo que dicen y silencian los distintos partidos políticos españoles en sus programas electorales sobre seguridad y defensa.

El apartado que el PP dedica a la política de exteriores y de defensa se titula:  nuestro papel en Europa y en el Mundo.

Hemos empezado a leerlo con la intuición de que iban a poner lo de siempre, pero en las primeras líneas nos llevamos una sorpresa:

Algunos partidos políticos presentan propuestas obsoletas para un mundo que ya no existe o propuestas que ya se probaron en épocas anteriores y que obtuvieron malos resultados.

¡Ostras!  ¿Van a animarse a hacer política de defensa de manera diferente?  Pero, justo en el párrafo siguiente volvemos al redil pepero de toda la vida en el que se confunde la defensa con los intereses económicos de las oligarquías empresariales españolas:

La internacionalización de las políticas domésticas ha hecho que las fronteras entre los asuntos internos y los externos prácticamente hayan desaparecido. Así las cosas, un planteamiento erróneo de la política internacional pone en juego asuntos tan capitales para España como la creación de empleo, la prosperidad o el sostenimiento del Estado del Bienestar.

(…)  Ante la inestabilidad de estos países, España propondrá una estrategia de cooperación europea orientada a resolver el problema en origen, y en sus múltiples facetas: económica, social, de fortalecimiento institucional y del Estado de Derecho, y de respeto a los Derechos Humanos. Esa inestabilidad en otros países es sin duda uno de los grandes desafíos de nuestra Política de Defensa. Situaciones como la de Siria demuestran los efectos transversales que tienen hoy en día las crisis internacionales que hacen de la seguridad una cuestión que afecta al conjunto de todas las políticas. Los compromisos internacionales con nuestros socios y aliados, la inversión en nuestras capacidades militares y la misión que desarrollan nuestras Fuerzas Armadas son elementos imprescindibles para garantizar los derechos y libertades de los españoles.

En política de migración, asilo y control de fronteras optan por más de lo mismo:

Impulsaremos una política común de migración y asilo en la UE. Queremos que la Unión Europea logre adoptar una verdadera Política Común de Migración y Asilo que responda a este reto, desde la solidaridad y la responsabilidad, con un enfoque global y equilibrado que aborde todas las vertientes del fenómeno migratorio: la protección internacional, la lucha contra las redes criminales de tráfico de personas, la migración legal y la cooperación con los países de origen y tránsito.

Continuaremos impulsando una política de gestión de fronteras que combine la máxima seguridad con la mayor agilidad y facilitación del movimiento fronterizo. Para ello, se extenderá y ampliarán las soluciones tecnológicas más avanzadas bajo el Programa de Smart Borders (Fronteras Inteligentes) y se avanzará en la cooperación para intercambiar información online sobre las amenazas en las fronteras exteriores europeas, de acuerdo con el Sistema Eurosur, que España ha liderado.

Continuaremos impulsando políticas y medidas de retorno de los inmigrantes irregulares, en colaboración con los países de origen y tránsito de la inmigración irregular que nos colocan como referente europeo en la gestión de crisis migratorias. Se fomentará una mayor implicación financiera y operativa de la UE en el retorno, puesto que España controla las fronteras exteriores y lucha contra la inmigración irregular en beneficio de todos los países europeos.

Optan por la indefinición, lo cual significará que acabarán apoyando medidas similares a las que actualmente aplican en la redefinición de la política de exteriores y defensa en 2016:

Contribuiremos activamente al proceso de elaboración de la nueva Estrategia global de la UE en materia exterior y de seguridad, de cara a su aprobación en 2016.

Más indefinición en:

  • ciberterrorismo
  • terrorismo
  • el Mediterráneo y el Magreb
  • Ucrania
  • Sáhara Occidental

temas en los que sólo dicen que impulsarán una participación activa española.  ¿Cuál es su análisis concreto?  No lo comentan.  ¿Medidas concretas?  No lo comentan.

El caso sirio, tan en boga y tan analizado por políticos y periodistas, no les lleva más de dos líneas:

Impulsaremos programas de ayuda en los procesos democráticos, poniendo especial atención a los países que viven en conflicto, como es el caso de Siria.

¿Intervendremos militarmente?  ¿Apoyaremos las intervenciones de otros?  ¿Seremos la retaguardia de Francia en otros conflictos para que ellos se puedan explayar en el Sirio?

Ahora un concurso de agilidad interpretativa de textos crípticos:  ¿lo dicen o no lo dicen?  Juzguen ustedes:

Crearemos nuevos programas de cooperación con nuestros vecinos de la otra orilla del Mediterráneo y norte de África que incluya una perspectiva integral de ayuda económica, social, de seguridad y de fortalecimiento de las instituciones democráticas.

Viendo las andanzas del exrey y del ministro Morenés por todo el mundo para vender armas, sí que lo dicen, en nuestra opinión:  fomentarán la venta de armas en el Mediterráneo y en norte de África.

Sí se posicionan, en cambio, con el tema de Gibraltar:  Gibraltar, español.

Luego, hablando del papel de España en la ONU se oponen a cualquier tipo de violencia:

Promoveremos la eliminación de todo tipo de violencia, como la violencia machista o la persecución religiosa o de conciencia de los individuos, velando por el cumplimiento de los estándares democráticos.

¿Acaso no es violencia la política de exteriores que realizan la UE y España con sus ventas de armas disparadas, con sus intervenciones militares, etc?

Optan por la vieja política, la de la casta, la política de Estado en materia de defensa:

  • Seguiremos impulsando una política de Estado en materia de Seguridad Nacional y Defensa
  • Mantendremos nuestros compromisos internacionales con el conjunto de socios y aliados, el papel activo en la OTAN y en la PSCD europea.
  • Reforzaremos el proceso de modernización de nuestras fuerzas armadas (es decir, gastarán más millones en armamento, provocando más deuda y sosteniendo con créditos a interés cero a la industria militar)
  • Prometen a los militares las capacidades y recursos necesarios para desarrollar sus funciones, además les prometen, a los militares y sus familias, el reconocimiento y la atención que merecen, también les vuelven a prometer el fomento de la igualdad, la conciliación y mejores condiciones de vida, también apoyarán a las familias de los que están en misiones internacionales,
  • Promoverán nuevas formas de coordinación entre los ejércitos
  • Promoverán, como prometen en todas las legislaturas, el fomento de la cultura de defensa entre la ciudadanía, a la que notan lejana.

 

Pero innovan para que todo permanezca igual en las finanzas de la defensa:

Promoveremos una Ley de Estabilidad Financiera en materia de Defensa. Estableceremos un marco legal que implante sistema de financiación y de gasto de defensa estable y permanente en el tiempo a largo plazo que proporcione planificación y estabilidad a la defensa nacional, impulsando la inversión i+d del sector industrial mediante la programación, y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

 

Share

La política de defensa de los programas electorales convierte a todos los partidos en casta

091229-A-4653A-005

Program Executive Office Soldier

Fuente: Infodefensa.

Que PSOE y PP realizarían una oferta continuista y consensuada en materia de política militar no era un secreto. Se vienen intercambiando los papeles desde Felipe González hasta hoy en día con descaro y sin rubor.

Nos quedaba ver qué harían los demás, si es que iban a hacer algo (porque habitualmente este es un tema que no entra sino con absoluta ambigüedad en los programas electorales).  Ahora lo sabemos. Todos participan de una visión militarista y continuista en la materia.

Un foro promovido por esta revista de la patronal de la industria militar, Infodefensa, órgano neutral y abierto como todo el mundo puede sospechar, donde invitó a PSOE; PP, UPyD y Ciudadanos, «los cuatro principales partidos políticos» (a pesar de que UPyD está prácticamente desaparecido en combate) y que contó con las ausencias de invitaciones para Podemos e Izquierda Unida.

Y estos nos han contado sus coincidencias y diferencias.

«curiosamente a pesar de las grandes diferencias ideológicas las cuatro agrupaciones coinciden en incluir en sus programas aspectos tan importantes como la necesidad de incrementar el Presupuesto de Defensa, la conveniencia de desarrollar una ley de financiación plurianual y la disposición para impulsar la industria del sector y los nuevos programas de armamento».

Si que es curiosa la curiosidad de Infodefensa: los cuatro grupos citados aceptan de plano la agenda de prioridades del complejo militar industrial.

Todo lo demás entre estas cuatro opciones son meros matices retóricos. Lo importante es que la orientación de su política no se pregunta por otras cosas, que quedan relegadas, como el puertagiratorismo, la injerencia militar en guerras al servicio de la OTAN, la desmesura de nuestro gasto militar, su ineficacia o el agravio comparativo de éste respecto a las necesidades sociales, la falta de democracia en la definición de lo que hay que defender y la fata de orientación de estas políticas hacia la defensa de la seguridad humana.

Quien quiera leer los matices puede hacerlo en el enlace referido. Nosotros nos cansamos de decir lo mismo con diferentes giros y florituras.

Podríamos pensar que tal vez otros partidos tengan otras alternativas a estas lineas.  ¿Las tienen?

Podemos, desdiciéndose de lo dicho con su propia boca por cansado líder máximo «coleta Morada», parece que pretende concretar que su política de defensa se realizará dentro del marco de la OTAN. Dicen así

Buscaremos dotar de una mayor autonomía estratégica a Europa y a España en el seno de la OTAN, profundizando en la Política Común de Seguridad y Defensa y en la Europa de la Defensa para afrontar las relaciones con nuestra vecindad y las problemáticas globales desde una perspectiva exclusivamente europea

Igual militarismo se desprende de la propuesta de IU, que sigue insistiendo en mantener las reivindicaciones de las agrupaciones sindicales de militares y en mantener la carga de trabajo de la industria militar a toda costa, pero sin atreverse a comprometer una política alternativa ni de transarme.

Los partidos nacionalistas relegan este tema al más puro silencio.

No se atisba novedad en materia de defensa. ¿Será que es posible crear un nuevo consenso  y alterar los pasteleos de la casta sin tocar su especial mecanismo de autodefensa?  ¿No es ese minimalismo en lo militar incompatible con el maximalismo en lo demás?

Share

Propuestas de potenciación democrática de la Comisión de Defensa

Imagen de Sento

Fuente:  congreso.es

Durante 2012 la Comisión de Defensa del Congreso se reunió en 13 sesiones.  En 2013 lo hizo en 11 sesiones.  En 2014 en 12 sesiones.

En 2015, hasta finales de julio, se han reunido 10 veces.  Parece que el ritmo de trabajo y debate aumenta, sobre todo, en el mes de julio en el cual se reunieron 5 veces.

Sin embargo, estos fríos datos son un poco engañosos porque dos de las reuniones sólo tuvieron el fin de elegir vacantes en la mesa de la Comisión, y una tercera sesión tuvo este objetivo parcial.

Así pues, parece que existe una regla no escrita (quizá sí esté negro sobre blanco) que dice que la Comisión de Defensa se ha de reunir, de media una vez al mes.

Poco nos parece.  En nuestra opinión son muchos los temas que deberían ser debatidos en dicha Comisión, y muchos más los temas sobre los que tendría que informar puntualmente el Ministerio de Defensa.

No se trata, claro, de agobiar e impedir que los ejecutivos no puedan trabajar durante la semana.  Pero sí es importante que los legislativos y el control que debería realizar la Comisión sobre las actividades del Gobierno sean plenos y efectivos.

Sobre todo, es importante que la sociedad, a través de la Comisión, tenga acceso a los principales debates sobre la política de defensa en España.

¿Qué le daría riqueza democrática a la relación Gobierno-Congreso?  La interacción.  Que la interacción fuese fluida, propositiva por ambas partes, de diálogo y consenso.  Sin esa interacción fluida la relación Gobierno-Congreso en temas de defensa quedaría más cercana a cumplir penosamente un trámite burocrático.

No decimos que no sean importantes los temas tratados durante este 2015.  Al contrario:  reserva militar voluntaria, racionalización de estructuras orgánicas de Defensa y de las Fuerzas Armadas y los correspondientes planes de infraestructuras, fallecimientos de soldados, fallos en el A 400 M, despliegue en la República Centroafricana, suspensión de pagos de los Programas Especiales de Armamentos (PEAS), ley de carrera militar, exportación de armamentos, etc., son temas muy importantes.

Pero sí decimos que habría muchos otros temas (excesivo ratio de oficiales con respecto a soldados, militarización de la política exterior española, política deliberada de esconder gasto militar en otros ministerios y conceptos, necesidad de la jurisdicción militar, derechos de los soldados, deberes de los mandos, evaluación anual de la política de defensa, etc.,) que merecerían un profundo análisis, evaluación y debate de propuestas entre los partidos políticos.  Y, sobre todo, necesitarían ser conocidos por la ciudadanía, en quien, en el fondo, reside la soberanía.

Por otro lado, la eficiencia de esta Comisión nos parece muy baja cuando somos conscientes, como los sufridos diputados de la oposición, de que las informaciones para los debates se entregan con cuentagotas y con plazos irrisorios para que sean leídas, analizadas con rigor y, lo que es más relevante, para que puedan ser elaboradas propuestas alternativas serias.

Se acercan las elecciones generales de 2015 y hace poco hacíamos una propuesta llamada:  «101 propuestas pacifistas para los programas electorales«.  Pensamos que sería posible hacer la propuesta número 102 basándonos en la relación Ministerio de Defensa – Comisión de Defensa del Congreso:

  • La periodicidad de las reuniones debería ser semana.
  • Cada semana se tendría que tratar un par de temas.
  • Habría que tener un listado de temas mensual pactado previamente por todos los grupos políticos.
  • El Ministerio de Defensa se comprometería a dotar a la Comisión de informaciones veraces de alta calidad para que pudiesen discutir sobre datos reales.
  • La información del Ministerio de Defensa se habría de pasar a los miembros de la Comisión con la antelación suficiente para que pudiese ser procesada y pudiesen armar sus argumentaciones y propuestas.
  • Tanto las informaciones del Ministerio de Defensa como las deliberaciones de la Comisión, como sus decisiones, habrían de ser públicas y se les tendría que divulgar en los medios de comunicación para fomentar que la sociedad estuviese informada y pudiese ser consciente de la política de Defensa y  sus bases teóricas, prácticas y éticas.
  • Un papel importante de la Comisión de Defensa sería el de preguntar a la sociedad sus opiniones sobre política de Defensa y tenerlas en cuenta.

Con ello se conseguiría una sociedad y un Estado mucho más democráticos y con un nivel de calidad democrática muy saludable.  Con el tiempo se conseguiría una sociedad con mayoría de edad, también, en los temas de Defensa.

¿Qué partido asumirá estas propuestas?

LISTADO DE REUNIONES DE LA COMISIÓN DE DEFENSA

DEL CONGRESO EN 2015

Número de reunión

Fecha

Temas

1 10-2 Elección de vacantes
2 11-3 –  Creación de subcomisión estudio de la reserva militar voluntaria.  Popular, Socialistas y CiU –  Relativa al apoyo y colaboración en las distintas actuaciones que se celebrarán en 2015 con motivo del centenario de la base aérea de Los Alcázares. Presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. 

–  Sobre la conmemoración del centenario de la creación del arma submarina. Presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso.

 

–  Sobre racionalización de estructuras orgánicas de Defensa y de las Fuerzas Armadas y los correspondientes planes de infraestructuras. Presentada por el Grupo Parlamentario Socialista.

 

–  Sobre aplicación de la disposición transitoria octava de la Ley 39/2007 a los suboficiales músicos militares. Presentada por el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural.

 

–  Relativa a la cesión del cuartel del Bruc, en Barcelona, a las administraciones públicas catalanas. Presentada por el Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió

 

–  Sobre la situación de los trabajadores de Cleanet. Presentada por el Grupo Parlamentario Socialista.
–  Sobre la cesión del edificio del Gobierno militar y del Palau de capitanía general a la ciudad de Barcelona. Presentada por el Grupo Parlamentario Mixto.

 

–  Sobre prevención, detección y tratamiento del síndrome del quemado o «burnout» en los miembros de las Fuerzas Armadas. Presentada por el Grupo Parlamentario de Unión Progreso y Democracia.

3 14-4 –  Comparecencia del señor ministro de Defensa (Morenés Eulate), para:-  Informar acerca de las circunstancias del fallecimiento del cabo Francisco Javier Soria Toledo, integrante de la misión Unifil, de Naciones Unidas en el Líbano, el 28 de enero de 2015. A petición propia.
–  Que explique las circunstancias exactas en las que se ha producido la muerte del militar español y las medidas que el Gobierno va a llevar a cabo en el marco de las Naciones Unidas para exigir las responsabilidades a que hubiera lugar y evitar que la impunidad y la desproporción sigan caracterizando la acción militar israelí, con el agravante de que los afectados son tropas de interposición en una operación bajo mandato de la ONU. A petición del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural.-  Que informe sobre las circunstancias del fallecimiento del cabo español Francisco Javier Soria Toledo, así como de las actuaciones del Gobierno a ese respecto. A petición del Grupo Parlamentario Socialista
4 22-4 Debate sobre:Solicitud de autorización del Congreso de los Diputados para el despliegue y la participación de las Fuerzas Armadas en la operación de asesoramiento militar de la Unión Europea en la República Centroafricana (Eumam RCA).
5 27-5 Proposiciones no de ley:- Por la que se insta al Gobierno a suspender los pagos de programas especiales de armamento. Presentada por el Grupo Parlamentario Mixto.- Relativa a la efectiva cuantificación de los gastos destinados al programa especial de armamento y de misiones en el extranjero del Ministerio de Defensa. Presentada por el Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió).- Relativa a las responsabilidades consecuencia del fallecimiento del cabo Soria Toledo y a la petición de informes al respecto. Presentada por el Grupo Parlamentario Socialista.

– Relativa al accidente del avión Airbus A400M ocurrido en Sevilla el 9 de mayo de 2015. Presentada por el Grupo Parlamentario Socialista.

– Por la que se insta al Gobierno a la supresión de determinados artículos del Real Decreto 689/1978, de 10 de febrero, por el que se aprueba el reglamento de zonas e instalaciones de interés para la defensa nacional, que desarrolla la Ley 8/1975, de 12 de marzo, de zonas e instalaciones de interés para la defensa nacional. Presentada por el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural.

6 2-6 Ratificación de la ponencia designada para informar sobre:- Proyecto de ley orgánica del Código Penal Militar.Emitir dictamen a la vista del informe elaborado por la ponencia sobre:- Proyecto de ley orgánica del Código Penal Militar.
7 9-6 Ratificación de la ponencia designada para informar sobre:- Proyecto de ley por la que se modifica la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar.Aprobación con competencia legislativa plena, a la vista del informe elaborado por la ponencia sobre:- Proyecto de ley por la que se modifica la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar.
8 10-6 Comparecencia del señor secretario de Estado de Comercio (García-Legaz Ponce), para presentar las estadísticas españolas de exportación de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso, correspondiente al año 2014, de conformidad con lo establecido en el artículo 16.2 de la Ley 53/2007, de 28 de diciembre, sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso. A propuesta del Gobierno. (Número de expediente 212/002263)…
9 16-6 Acuerdo sobre celebración de las comparecencias solicitadas por diferentes grupos parlamentarios:- Del señor ministro de Defensa (Morenés Eulate), para informar sobre la participación española en la misión militar de la Unión Europea en el Mediterráneo contra las mafias que trafican con seres humanos. A petición del Grupo Parlamentario Socialista.Elección de vacantes. Mesa Comisión:- Elección de la Vicepresidencia de la Comisión.

Comparecencia del señor presidente del Observatorio de la vida militar (Torre de Silva y López de Letona), para presentar el informe de dicho observatorio correspondiente al año 2013, a los efectos del apartado 2 de la disposición final undécima de la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas. Por acuerdo de la Comisión de Defensa.

10 25-06 Elección de vacantes. Mesa Comisión:- Elección de la Secretaría Segunda de la Comisión.

 

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed