Archive for ecologismo y guerra

Que dimitan todos los implicados en en mantenimiento de campo militar de Bardenas Reales

David+and+Noa+at+a+rock

Antonio Lainez

Fuente: La Vanguardia

De forma residual y sin sacar las oportunas consecuencias, la prensa ofrece una noticia que está destinada a pasar desapercibida como si fuera intrascendente: después de 16 años sin haberse reunido sino una sola vez y para constituirse como tal, el pasado 19 de octubre se ha reunido el “Consejo Asesor de Bardenas Reales”, que ha estado presidido por la Directora General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio,  Eva García Balaguer, y con asistencia del presidente de la Comunidad de Bardenas Reales.

Dicho así parece que simplemente se trata de que ahora se reúne un órgano que la ley establece como obligatorio pero que hasta la fecha no se reunía. Pero es mucho más, pues hay que poner la noticia en su contexto.

Primero, porque no es casualidad que este órgano, que no se reunía a pesar de tenerlo que hacer por ley, venga a reunirse ahora justo después de que las movilizaciones de la población bardenera respecto de la presencia de la base militar en el centro de la reserva de la biosfera de Bardenas Reales empiecen a ir mucho más allá de una testimonial marcha anual de protesta y comiencen a preocupar, incluso a la OTAN, que no quiere que la población se pronuncie respecto a su principal campo de entrenamiento para las operaciones de guerra en las que participa.

Parece que la movilización social, con el mensaje de exigir la plena desmilitarización de Bardenas y de abrir una vía de consulta popular sobre la presencia militar en dicho enclave y de resolver el contrato semi-blindado de que goza el ejército, empieza a hacer mella.

Segundo, porque indagando en el significado de este Consejo Asesor que no se reúne desde hace la tira de años, resulta que este órgano es de obligado cumplimiento desde el momento de la declaración de Bardenas como Parque Natural, pero en Bardenas se lo guisaba y se lo comía todo entre la opaca y poco democrática Junta de Bardenas y el ejército, sin dar cauce a ninguna otra expresión.

El Consejo Asesor fue creado por la ley foral de Navarra que constituyó Bardenas Reales como parque nacional, pero solo se había reunido una vez, precisamente para formalizar su constitución legal, pero luego había sido arrinconado. Mejor no contar con ojos críticos y poder firmar sin luz ni taquígrafos los acuerdos de cesión de terrenos al ejército para sus maniobras, y de poder hacer y deshacer sin tomar precauciones  de las que exige el acuerdo de la Junta de Bardenas con el ejército sobre el impacto de la actividad militar sobre el Parque Natural.

Y ahora ocurre que, por obligación legal, y después de la inclusión de Bardenas Reales en la Red Natura, resulta que por otra obligación legal (Ley 42/2007 del Patrimonio Nacional y la BIodiversidad) el estado debe de regular el parque como “Zona de Especial Conservación” con arreglo a las directivas europeas y de regular la gestión del parque y del patrimonio natural de este con arreglo a las exigencias de la normativa comunitaria, lo que pone en peligro, al parecer, la idea de seguir con el pasteleo de la Junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa al respecto. Tal vez a Europa no le suene bien eso de un campo de entrenamiento militar en mitad de una Zona de Espacial Conservación y, precisamente para controlar el proceso, oportunamente, se reúne por segunda vez en su vida el consejo Asesor de Bardenas. ¿para envolver y legitimar la actuación previa de complicidad militar de la Junta de Bardenas?

Tercero: el cambio político propiciado por la nueva situación de reivindicación de poner fin a la base militar de Banderas por parte de las poblaciones ribereñas se acompaña por un hecho nuevo y un campo de confrontación más.

A partir de ahora Bardenas va a pasar a ostentar la categoría de Zona de Especial Conservación (ZEC).

Ello nos ofrece un nuevo campo de lucha: la UE, donde debemos denunciar la base militar dentro de esta zona y donde la sensibilidad y los apoyos puede ser relevante con la internacionalización de este conflicto.

Cuarto: porque quedan claras las tremendas complicidades promilitares que hasta ahora han sido la tónica administrativa y política y que, desde nuestro punto de vista, exigen responsabilidades y dimisiones .

Sólo el cambio de fuerzas políticas en la sociedad navarra y aragonesa, tanto a nivel local como foral y comunitario, con la ruptura del consenso de la derecha y el PSOE de toda la vida en torno al polígono militar de Bardenas, y la lucha de las sociedades ribereñas por ir más allá de lo testimonial y proponer el rescate de la soberanía ciudadana sobre los temas que les afectan y nos afectan tan decisivamente a todos ha obligado a esta reunión anómala para guardar las formas.

Algo está cambando, y ese algo se llama la lucha de la gente de a pié y el desvelamiento de las descaradas complicidades militaristas de la casta política y militar en contra de los intereses de las sociedades.

Todo ello obliga a incorporar otro elemento más, que es precisamente el de las responsabilidades que deberían asumirse.

¿Por qué el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en su actual o en las anteriores denominaciones, no ha aplicado las consecuencias derivadas de la ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Biodiversidad, hacia Bardenas Reales, declarada Reserva Natural y Reserva de la BIosfera e incluida en la Red Natura 2000? ¿No deberían pedirse responsabilidades y exigirse dimisiones en este ministerio, sospechoso siempre de un puertagiratorismo lacerante?

¿Por qué los gobiernos forales y parlamento navarro no han exigido el cumplimiento de la ley que ellos mismos aprobaron y han esperado la friolera de 16 años para reunir un Consejo que debería vigilar el contenido de la ley sobre el parque Natural? Debería haber aquí dimisiones y responsabilidades.

¿No deberían pedirse responsabilidades y dimisiones a los principales protagonistas del enjuague, Ministerio de Defensa y Junta de Bardenas?

¿No deberían pedirse a los partidos políticos que han consentido o promovido este desaguisado?

¿No debería exigirse al Sindicato de Agricultores de Bardenas; a la Comisión de Gremios Ganaderos; a la Asociación de Cazadores y Pescadores de Bardenas; al Centro de Estudios “Merindad de Tudela” y al  Consorcio “Eder”, todos ellos miembros del Consejo Asesor ineficaz? ¿No deberían estos exigir que el orden del día de la suguiente reunión de este Consejo incluyese tratar el tema de la desmilitrización de Bardenas y de la cancelación del convenio con Defensa?

¿No deberían pedirse también a los municipios consentidores, encubridores, cómplices?

Una noticia, como decimos, que no debe pasar desapercibida

 

Share

HOMSEC 2017, la feria de armas madrileña

honsec-2015

Fuente: Portalferias.com

Se anuncia con todo descaro la VI edición de la feria de armas que se celebra en Madrid, en esta ocasión con el nombre de HOMSEC 2017.

Una feria de armas que pasa desapercibida para la ciudadanía, pero que trafica con este tipo de “producto” en nuestras propias narices, conviertiendo a Madrid en una ciudad de sangre.

A lo largo del tiempo que falta hasta este desgraciado acontecimiento iremos informando de las peculiaridades de la feria y de sus organizadores.

La convocatoria de ahora dice con toda la alegría del mundo que en esta edición se podrá negociar con fabricantes de los siguientes sectores:

• Plataformas terrestres, navales, aeroespaciales y no tripuladas.
• Mando y control, Comunicaciones, Ordenadores, Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR).
• Seguridad, vigilancia e identificación.
• Control y protección de fronteras e Infraestructuras críticas.
• Equipamiento policial y forense.
• Ciberseguridad.
• Sensores (ópticos, electroópticos, infrarrojos, radares, sonido, etc.).
• Armamento y municiones.
• Simulación, adiestramiento y formación, robótica.
• Logística, equipamiento individual y de campaña. Alimentación y catering, mantenimiento (MRO).
• Protección Civil, Sanidad y NRBQ.
• Nanotecnologías y nuevos materiales.
• Consultoría e Ingeniería.
Y afirma que el perfil del “expositor” en esta feria es el de
Fabricantes, integradores, importadores y suministradores de equipos, sistemas, servicios y componentes de interés para las Fuerzas Armadas, Cuerpos de Seguridad,Policías, Protección Civil y Emergencias, Agencias de Aduanas, Inteligencia y
Seguridad, y empresas de diferentes sectores.
• Integradores de sistemas.
• Desarrolladores de software de simulación y realidad virtual.
• Expertos en adiestramiento y formación.
• Universidades, centros tecnológicos e investigadores de tecnologías aplicadas.
Y promete la feria como un escaparate para
• dar a conocer las novedades y ofertas completas de productos y servicios en seguridad, defensa y protección ante el público objetivo.
• Es el escaparate idóneo para establecer nuevas relaciones y contactos de negocio con responsables políticos, militares, policiales, municipales y empresariales de seguridad.
• Una plataforma óptima para conocer las necesidades del cliente, nuevos mercados y nichos tecnológicos.
De modo que tenemos en ciernes y ante nuestras propias narices la pretensión de celebrar en Madrid, ciudad que en palabras de su alcaldesa se siente a sí misma de acogida y de paz, una feria de armas si alguien no lo remedia.
Por nuestra parte estamos empezando a concretar contactos para que la ciudadanía difunda esta aberración y exija a las autoridades políticas que la consienten (no en vano se pretende celebrar en IFEMA, en cuyo órgano rector participan tanto el Ayuntamiento como la Comunidad Autónoma, y cuenta con diversos apoyos institucionales de diversos ministerios) que retiren su apoyo a esta aberración o se retraten como colaboradores del sanguinario comercio de armas.
Seguiremos informando.
Share

La huella ecológica de un portaaviones militar

Imagen de Esteban Villarejo

Fuente:  ABC.

El portaaviones Príncipe de Asturias contiene 8’5 millones de kilos de metal, que ahora se quieren subastar por, al menos, 2’4 millones de €.

Según redcicla.com

Un coche de tamaño medio requiere aproximadamente. 800 kg. de acero y 130 kg. de metales no ferrosos.  Por lo tanto, grosso modo, un coche medio necesita 930 kg de metales.  Si el Príncipe de Asturias tiene 8’5 millones de kilos de meta, con él se podrían haber hecho 9.139 coches.

Es decir, la huella ecológica de la fabricación del portaaviones equivale a la de 9.139 coches. Una barbaridad.

Otro dato comparativo es que la torre Eiffel cuanta con 7’3 millones de kilos de hierro, es decir, es sólo el 85’8 % del portaaviones.

¿Cuál sería la huella ecológica de un portaaviones, cuántos kilómetros cuadrados de selva son necesarios para producirlo?

La huella ecológica es

un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos.

Representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) e idealmente también el volumen de aire, necesarios para generar recursos y además para asimilar los residuos producidos por cada población determinada de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida.

El objetivo fundamental de calcular las huellas ecológicas consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

Seguramente es muy alta y, además, muy poco ética.  Por ello los 8’5 millones de kilos de metales del portaaviones Príncipe de Asturias son un ejemplo paradigmático de despilfarro militar.

Share

Albacete ensambla el último helicóptero militar “tigre”

www.eldigitaldealbacete.com

Fuente: ABC

En Albacete deben estar los amigos Juli y compañía celebrando con champagne francés, chucrut alemán y unos Miguelitos de la tierra, como corresponde a la triple nacionalidad del engendro militar, el ensamblaje del helicóptero de combate “tigre” que se encuentra ya en la linea de “ensamblaje” de la fábrica Airbus military en dicha ciudad.

La parte delantera del fuselaje (fabricado en Francia), el cuerpo central (alemán) y la retambufa (española) van a ser “ensamblados” en Albacete por albaceteños de cepa pura. Y se nos abren las carnes suponiendo el contento de los amigos albaceteños cuando oigan  a sus convecinos lanzar todos los parabienes merecidos por la industria militar: que si Albacete estará en el mundo de nuevo, que si será la ciudad puntera en tecnologías punteras, que si acabarán con el paro gracias a lo militar, que si tal y que si cual… Todo tópicos.

¿Que van a mandar estos “tigres” a Mali para despatarrar negritos? Pecata minuta. ¿Que si ha costado más de 1.500 millones de euros este programa de helicópteros, un verdadero despilfarro pagado con suculentos impuestos estrujados a nuestros exiguos sueldos? Una minucia. ¿Que Albacete, como se descuide, acaba dependiendo del monocultivo militar y creando otro polo de pobreza similar a Ferrol o Cádiz? A los cien años todos calvos. ¿Que Albacete no ha visto para su desarrollo mil quinientos millones de euros y que más valdría invertir en mantequilla que en cañones?  Antiguallas ideológicas. ¿Minucias ecologistas y pacifistas? De poca monta. ¿Rechazo insumiso? Cuatro gatos.

Y es que el militarismo va a ponerse de moda en Albacete, amigos, porque estas sanguijuelas ya han olido el acre y hediondo olor del dinero de sangre y tienen comprometido un programa de producción militar mucho mayor y, dice la noticia

ya hay preparado un plan de carrera para que los trabajadores de la línea de ensamblaje del Tigre puedan incorporarse a tres principales actividades a partir de 2018:

1) la fabricación del helicóptero de transporte NH90.

2) la línea de mantenimiento y apoyo de los Tigre : “Maintenance, repair and operations” (MRO), en el argot industrial. Es decir, dedicándose a la revisión y “overhaul” que se le realizan a los aparatos cada diez años y por los cuales se desmontan y salen de fábrica como “nuevos”.

3) la denominada “Major component assembly” (MCA) de la factoría de Albacete, en la que se fabricarán todos los fuselajes traseros de todos los helicópteros que Airbus Helicopters fabrique. Cualquier helicóptero de Airbus, civil o militar,  tendrán en Albacete su fábrica de fuselaje trasera desde donde se transportará a la fábrica de ensamblaje correspondiente.

¡pero qué suerte tenéis en Albacete, compañeros! Es que no os la merecéis.

Share

1.729 conflictos ambientales son parte del coste militar

Imagen de www.fuhem.es

Fuente:  Diagonal.

Nuestro mundo es injusto en muchos aspectos, uno de ellos es nuestra relación con la naturaleza, que nos da sus bienes y de la cuál abusamos y, en efecto bumerang, nos devuelve los daños que le causamos.

Los conflictos ambientales son provocados y causan violencia estructural, directa y cultural.  Por ello es importante, desde el punto de vista de las guerras, tenerlos en cuenta, pues generan guerras, las empeoran, las prolongan, …

Nos hacemos eco del Atlas de Justicia Ambiental realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona, Ecologistas en Acción y otros.  Hasta ahora han contabilizado 1.729 conflictos.

Cuando hablamos en nuestro estudio “Gasto militar 2016” de las implicaciones que tiene la ecología con respecto a los conflictos armados lo relacionamos, también, con el concepto de gasto militar, en el cual incluimos, como parte inherente, el concepto de coste militar (a partir de la página 29)

El concepto de coste militar implica un esfuerzo por cuantificar el peso global que parala sociedad tiene la estructura de defensa organizada por los estados, más allá del purogasto presupuestario que comporta año tras año. 
Nuestra insistencia en referir el coste militar, más allá del gasto, es dar a conocer a la sociedad la enorme repercusión de la organización militar de la defensa en nuestras vidas y en la pérdida de oportunidades de desarrollo de un mundo diferente
El coste militar, por tanto, incluiría diversas magnitudes:
1) El coste económico que supone el gasto militar, 
2) El coste de vidas humanas de las actividades militares,
3) El coste sanitario, de asistencia y protección a los heridos colaterales y militares en los conflictos,
4) El coste de atención a refugiados y desplazados y de los campos de concentración,
5) La deuda ecológica que comporta la guerra y la actividad militar, incluido el efecto contaminante de los ejércitos, uno de los principales agentes de emisión de materias y gases nocivos,
6) El coste de los conflictos bélicos en el tejido productivo de los territorios
victimados por ellos,
7) El empobrecimiento de las poblaciones que sufren las intervenciones militares
8) El coste de la desestructuración social que incorporan los conflictos bélicos y prebélicos
9) El coste educativo y cultural que suponen las guerras, lo que incluye también la destrucción del patrimonio humano y natural
10) La violencia estructural de las relaciones internacionales y económicas (entre primer y Tercer Mundo), el apoyo militar continuado a regímenes dictatoriales y que norespetan los derechos humanos, la continua exportación de armas a estos países, etc..,
11) La violencia estructural que se genera en los países del primer mundo (por ejemplo España) como consecuencia del mantenimiento de un sistema de defensa enfocado a la preparación de la guerra,
12) El enorme coste de pérdida de oportunidades. Cuando nuestros limitados recursos son dedicados a lo militar imposibilitan usarlos en lo que realmente interesa a los ciudadanos: sanidad, educación, vivienda, cooperación internacional, etc. El ocultamiento del gasto militar en otros ministerios está forzando una situación continuada de violencia estructural porque significa la militarización de la I+D+i enEspaña, porque aumenta desorbitadamente la deuda,
13) El déficit de los presupuestos con el malgasto que supone en inversiones armamentísticas, etc.
14) El coste de la violencia cultural que provoca este modelo de resolver los conflictos de manera violenta mediante invasiones, guerras, generación de gigantescos ejércitos y producción de armas,
14) El coste de la venta de armas en la generación de conflictos,
15) El coste del añadido despilfarro militar,
16) El coste de desarrollo humano y el alejamiento de la consecución de los Objetivos del Milenio (ahora Objetivos de Desarrollo Sostenible) que supone invertir (o malgastar, sería más exacto decir) recursos limitados que no se pueden utilizar en asuntos de impacto social positivo

La relación entre militarización, guerra y conflictos ecológicos nos parece, por consiguiente, razonable.

 El mapa se puede consultar en la siguiente dirección:  https://ejatlas.org/

El atlas permite, por el momento, búsquedas de conflictos por países, por la mercancía o tema objeto del conflicto –el derecho al territorio es el tema con más conflictos relacionados por todo el mundo, con 495 casos mostrados en este mapa, seguido por el agua, con 300 casos–, o por empresas –Shell, Nigerian Petroleum Corporation y Chevron son las que aparecen con más conflictos relacionados–.

En los tiempos que corren parece que no hay salida, pero este mapa muestra el empoderamiento de la sociedad y el papel que la sociedad civil toma”, ha señalado Samuel Martín-Sosa, responsable del área internacional de Ecologistas en Acción

Cuando usas el mapa y haces zoom en España la situación se agrava.  Si comparas con la vecina Francia, nuestro país está plagado de conflictos ambientales, si miras a Marruecos, igual, si miras a Italia los conflictos son menos, etc.

Conclusión:  en España aún no tenemos conciencia de lo necesario que es el respeto al medio ambiente.

Share

Guerras y cambio climático, dos caras de la misma moneda

Imagen de Víctor Hugo García Ulloa

Fuente:  Cambio Climático y Pobreza.

Está archicomprobado que tanto el cambio climático como las guerras generan problemas sociales, económicos y políticos que producen migraciones gigantescas.  Pero, ¿se interrelacionan ambos procesos?

Por nuestra parte, en el estudio sobre Gasto Militar 2016, a partir de la página 40, hemos desarrollado, un poco, los impactos que producen las guerras sobre el Medio Ambiente.

En la noticia que comentamos se preguntan si el cambio climático exacerba las guerras:

Otro aspecto que genera bastante controversia y que también se ha tratado durante la UNEA es el papel que juega el cambio climático en la exacerbación de conflictos armados, un tema muy debatido en el caso de Siria.

“El conflicto sirio -comenta- no tuvo su origen en el cambio climático, pero Siria sufrió una sequía de cuatro o cinco años que provocó migraciones masivas del campo a las ciudades” y eso generó desigualdades y aumentó el malestar entre una población que ya daba signos de rebelión.

No es fácil determinar hasta qué punto estas sequías -o las inundaciones, el deterioro de las tierras, etc.- son causa de los ciclos naturales del clima de determinadas regiones o del proceso de cambio climático que experimenta el planeta. Y mucho menos establecer un vínculo directo entre estos fenómenos y los conflictos armados, aunque sí hay ejemplos que se dan en todo el mundo, como los enfrentamientos entre tribus ganaderas seminómadas y agricultores por la creciente escasez de agua.

Por ello, Traoré considera que hacen falta “más pruebas, datos concretos, estadísticas y también más análisis cualitativos” para que los gobiernos “tomen más en serio” el problema y tengan las herramientas adecuadas para orientar sus políticas de protección.

Parece que esta postura tan poco tajante se podría complementar con otras:

1.-  El cambio climático podría promover guerras por el acceso a los recursos naturales.

2.-  Un estudio relaciona la sequía y el cambio climático con la guerra de Siria.  En él se advierte que el calentamiento global triplica el riesgo de conflictos como el de Siria en la región.

3.-  Cambio climático y guerras.  Donde se dice que un estudio de la Universidad de California pronostica que un aumento de la temperatura de la Tierra en 1ºC haría que la probabilidad de guerras en el África subsahariana aumentase en un 50% en 2030.

El argumento principal de los investigadores que firman el estudio es que cualquier cambio de temperatura afectará a las cosechas lo que repercutirá, de manera muy especial, en los países de África subsahariana que dependen, principalmente, de la agricultura y la ganadería. Cuando las temperaturas se eleven, la supervivencia de muchos africanos estará en peligro y, consecuentemente, los más empobrecidos no dudarán en tomar las armas.

4.-  El artículo “Guerras, el efecto oculto del cambio climático” publicado por MIT Technology Review, nos da muchas más ejemplos de que el cambio climático ha producido guerras (Siria, Sudán, Irak, por ejemplo).

Para cerrar el listado incorporamos la opinión de Ecologistas en Acción que proclama que hay que luchar contra el cambio climático para luchar contra las guerras.

Como ven, un círculo de lo más vicioso.

Share

La marina de EE.UU. ha matado en 5 años 12 millones de animales marinos

Imagen de Francisco Páez

Fuente:  Sputniknews.

Un grupo estadounidense llama “Alianza de acción de la Costa Oeste” ha denunciado que la Marina estadounidense ha matado en 5 años 12 millones de animales marinos.  Para ello se han basado en los informes de organismos oficiales.

Los daños fueron causados por estallidos de minas, bombas, y utilizando el sonar en hábitats sensibles (lo que lleva a los animales a salir de su hábitat natura y a la muerte, en ocasiones) durante ejercicios de entrenamiento y pruebas.

Aseguran que los datos reales sean, seguramente, mucho mayores porque no se han tenido en cuenta los efectos sobre aves marinas, peces, tortugas marinas y animales terrestres también afectados por las actividades de la Marina USA en playas y parques estatales que la Marina usa para su entrenamiento.

Se sabe que los sonar pueden producir emisiones de hasta 235 decibelios y que bastan 140 decibelios para romper órganos internos, incluso en humanos.  Además, parece ser que el sonido del sonar se amplifica en el agua y que su efecto malsano puede llegar a ser muy molesto a grandes distancias.

Uno de los animales afectados son las ballenas, algunas en peligro de extinción.

Todo ello sin tener en cuenta, por supuesto, la contaminación química de vertidos y la polución atmosférica de los contaminantes de los barcos militares.

Nadie audita esta situación.  Otra cuestión en la que los militares salen impunes.

Otra razón más para para la unión de los ecopacifistas en campañas comunes.

¿Cuántos animales muertos sumará la Marina española?

Share

Contra la industria militar en Euzkadi

Imagen de Eguzki Talde Ekologista

Fuente:  El Diario.

Nos alegran mucho iniciativas de protesta contra el gasto militar y la industria militar que tengan carácter lúdico y festivo:

Colectivos ecologistas y antimilitaristas han celebrado este sábado por las carreteras vizcaínas una marcha ciclista contra el gasto y la industria militar en la que han denunciado “la implicación institucional con las empresas de armas vascas”

pero, a la vez, con un alto contenido de denuncia social, por ejemplo el concepto de “cañones o mantequilla” que tantas veces hemos utilizado:

Los participantes han criticado que se “mientras reducen las partidas destinadas al gasto social se produce una ampliación de recursos destinados al gasto militar dentro de los “Presupuestos Generales para 2016”.

En esta ocasión ha sido en Euzkadi, y con razones sobradas porque es en nuestras fábricas donde empiezan a prepararse las guerras del Tercer Mundo:

En la industria militar vasca participan un centenar de empresas. El País Vasco es la tercera comunidad con mayor facturación en producción militar en 2014, sólo detrás de Madrid y Andalucía”, han destacado. Asimismo, han advertido de que según datos del Ministerio de Defensa, “dos empresas vascas se colocaron entre las 10 empresas del Estado Español en facturación  de material militar: ITP y Aernnova”.

aunque debería ir cundiendo el ejemplo y hacerse en muchos más lugares porque en España el militarismo está desatado y ya son muchos años sin que se noten las críticas.

Enhorabuena, compañer@s.

Share

La guerra duplica el cáncer en Gaza

Imagen de Zeroincondott★

Fuente:  Nueva Tribuna.

Los tumores cerebrales se multiplican en Gaza por los gases y el uranio lanzados por Israel.

En estos momentos el cáncer es la segunda causa de muerte en la Franja de Gaza. Los expertos opinan que en los próximos años las cifras se pueden duplicar

La guerra es un desastre ecológico que contamina el agua, los suelos, el aire:

Jean François Fechino, consultor en temas de Medio Ambiente de Naciones Unidas, ha llegado a la conclusión, tras numerosos estudios, que decenas de toneladas de uranio empobrecido se encuentran en el subsuelo y en las aguas de Gaza. Las muestras de tierra que analizaron tras su última visita a Gaza demuestran la presencia no sólo de uranio sino también de cesio, amianto polvo, tungsteno u oxido de aluminio.

La asistencia sanitaria de cierta calidad en Gaza es inexistente y los afectados dependen de que Israel les conceda (contados) permisos para tratarse en un centro médico luterano de Jerusalen.

“Nuestro principal hospital en la Franja  sólo funciona al 50% por falta de personal y material” explica a El Confidencial Usama Said Aklouk, director del Hospital de Al Shifa, formado en España, con impotencia ante las dificultades con las que trabajan.

En un recorrido por el Centro podemos ver como de seis quirófanos, sólo funcionan  tres. Los restantes no tienen camas de operaciones y en cuanto a las habitaciones tan sólo están ocupadas la mitad, mientras en el despacho de Usama S. Aklouk no paran de entrar ciudadanos quejándose de las listas de espera que pueden llegar en algunos casos a los dos años. El resumen es que la sanidad gazatí está al borde del colapso.

Como en toda la Franja de Gaza, el Hospital vive condicionado por los cortes de luz que pueden suponer seis horas de duración o más. El suministro  la controla Israel que da una cantidad diaria para la Franja y debe ser el Gobierno de Hamas  quien la suministre. Como es escasa debe ir cortándola para dar servicio al millón ochocientas mil personas que viven en la Franja.

Parece que Israel está innovando continuamente en su forma de masacrar a los palestinos y:

El profesor de la Universidad de Oslo, Erik Fosse, que lleva años trabajando en Gaza, mantiene que Israel estaría empleando armas que provocan cáncer. En concreto los médicos apuntan que podría tratarse de los denominados explosivos de metal inerte denso (DIME, por sus siglas en inglés), un arma de tipo experimental cuyo radio de acción es relativamente pequeño, pero cuya explosión resulta extremadamente potente. Segín Fosse y su compañero Mads Gilbert dichas armas ya se utilizaron en los ataques de 2009.

Pero los ecosistemas muchas veces devuelven a los humanos los impactos que estos les causan.  Se conoce como “efecto bumerang” y acabará perjudicando, a través del agua, de los suelos y sus cultivos, del aire, a … los israelíes.

Share

La guerra y la Historia

Imagen de M. Peinado

Fuente:  La Gaceta.

Hace unos días, Laura Martín publicó un interesante análisis histórico sobre la guerra y su trascendencia en la historia humana.

Comienza el artículo diciendo que la guerra es, inevitablemente, una constante en la historia del ser humano.  Cierto, pero matizable.  También habría que constatar que la paz ha sido tan constante y tan inevitable como la guerra, lo que ocurre es que sobre ella no se ha historiado tanto porque nos hallamos insertos en un paradigma de dominación-violencia que no nos deja ver las alternativas a la guerra y a la violencia y reverencia la guerra.

La agricultura implicó la concentración de recursos en lugares fijos, y la necesidad de defenderlos. Esto dio lugar a la construcción de ciudades amuralladas, como Jericó, y ciudades fortificadas, como Çatalhöyük, -o Catal Huyuk-, ubicada en lo que ahora es Turquía.

Y con ellas se exacerbaron las ideas, nada objetivas y sí muy interesadas, de enemigos externos culpables de todo lo malo que nos pueda ocurrir.  También el egoísmo y la insolidaridad aumentaron su influencia en la cultura humana y tomaron carta de realismo político.

Paralelo al crecimiento de los ejércitos en estas sociedades, se desarrolló también la tecnología de guerra. Con la introducción del bronce, y mil años después el hierro (1200 a.C), se sustituyeron la piedra y los huesos por materiales más efectivos para las puntas de lanza, hachas, flechas, lo que daría pie a la creación de armaduras de metal. El siguiente paso fue el uso de fortificaciones,el empleo del asedio como técnica de ataque, la domesticación del caballo y su uso para el carro de combate y montura, y posteriormente los barcos de remo y las galeras.
Hasta la aparición de la pólvora los elementos principales en la lucha son constantes: Por un lado, soldados de a pie con espadas y lanzas, arcos, jabalinas, hondas. Por otro, caballería con arcos y lanzas y máquinas de asalto (p.e. las catapultas).

Se le olvida a Laura Martín comentar el negocio que ha conllevado siempre la tecnología militar.  Y que el negocio lo fue, lo es y lo seguirá siendo sólo para unos pocos privilegiados.  Los demás, vimos, vemos y veremos cómo los fondos dedicados a gastos sociales se desvanecen en aras de la seguridad que nunca es perfecta en gastos de muerte y violencia. Por otra parte, se olvida que durante tales siglos los avances tecnológicos no fueron tan unilaterales ni unidireccionales. Por buscar una referencia fácil de encontrar al respecto, el primer volumen del libro “En la espiral de la Violencia” nos dará una visión mucho más matizada de la historia humana a que se refiere Laura Martín.

Esto implicaba la necesidad de organizar los ejércitos en el uso de estos elementos. Los asirios, por ejemplo, fueron los primeros en crear una fuerza de mercenarios. Las polis griegas usaban ciudadanos-soldado, los hunos luchaban con jinetes nómadas organizados. Ante las nuevas formas de guerra, los factores básicos para el éxito eran la organización eficaz y la disciplina.

Y habría que añadir, en nuestra opinión, que la creación de los ejércitos provocó hondas repercusiones sociales:  se creó una élite no productiva y sí parásita del Estado y de la sociedad.  Aparecieron, se olvida la autora constatarlo, los golpes militares, moda tan arraigada a lo largo de la historia.  Por ello necesitaban una cultura de defensa (antagónica a la cultura de paz) que les hiciese necesarios, imprescindibles.

La cultura de defensa es militarista, violenta, intervencionista, imperialista, opresora, machista, y otras lindezas que parece olvidar la periodista.  Una de las más importantes es que desapareció la soberanía ciudadana en las cuestiones de Defensa y todo quedó, nuevamente, en manos de una élite violenta.

El resto del artículo, aunque interesante, no lo comentamos, es sólo una repaso rápido por las distintas tecnologías militares, los principales eventos e imperios.  En ella se olvida, también los millones y millones de muertos, heridos, violaciones, ruinas, desplazamientos, etc., ocasionados por las guerras.  Sin ellos, parece que la historia es aséptica, sin sangre, sin dolor.  También se olvida de la destrucción de recursos y de lo que ha sufrido la naturaleza con nuestra violenta forma de “resolver” los conflictos. Se olvida de las microhistorias de paz, de noviolencia que también han tenido lugar y han hecho progresar las ideas éticas de las sociedades…

Para acabar, un cariñoso reto para Lidia Martín y La Gaceta:  ¿os atrevéis a realizar una historia de similar longitud y calado periodístico sobre la paz y la noviolencia a lo largo de la historia humana?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed