Archive for ecologismo y guerra

La apuesta antimilitarista como prioridad en la lucha ecologista

Coido+en+provincia+de+A+Coru%C3%B1a

Por Manuel Calavera

Fuente: La Tarcoteca

Por medio de este blog hemos tenido acceso a un artículo (en inglés) titulado “Environmentalists Are Ignoring the Elephant In the Room: U.S. Military Is the Worlds Largest Polluter” y publicado en WashingtonsBlog, que explica por qué es esencial a la apuesta ecologista el enfoque antimilitarista y la lucha contra los ejércitos como uno de los primeros agentes contaminantes y promotores del desastre ecológico en que vivimos.

Con cita de diversos medios más o menos oficiales, el artículo explica que los ejércitos y la industria bélica son las industrias más contaminantes del planeta y que pugnan cada vez más por un control “sucio” de los recursos y materias primas.

Por poner un ejemplo, cita fuentes de Newsweek en un reportaje de Alexander Nazaryan de 17 de julio de 2014 titulado “The US Department of Defense Is One of the World’s Biggest Polluters”, publicado en Newsweek, que se refieren a EEUU y que nos puede ofrecer una idea del devastador efecto del militarismo sobre el medio ambiente:

El Departamento de Defensa de EE.UU. es uno de los peores contaminadores del mundo. Su huella empequeñece a la de cualquier corporación: 4.127 instalaciones repartidas en 19 millones de acres de suelo americano [unos 76.900 Km2]. Maureen Sullivan, que dirige los programas ambientales del Pentágono, dice que su oficina se encarga de 39.000 zonas contaminadas.

Camp Lejeune es una de los 141 zonas contaminados financiado por el Superfondo del Departamento de Medioambiente, que han sido clasificadas para recibir subsidios especiales de limpieza del gobierno federal. Esos sitios son aproximadamente el 10% de todos los sitios Superfund (sitios especialmente contaminados) de Estados Unidos, lo que indica que fácilmente contamina más que cualquier otro. Si ampliamos la definición más allá de las instalaciones del Pentágono, cerca de 900 de los 1.200 o más sitios Superfund en América son instalaciones militares abandonadas o sitios que de otro modo apoyan necesidades militares.

Otro articulo de Emerson Urry, de 15 de febrero de 2016, publicado con el nombre de “The Department of Defense Is the Third Largest Polluter of US Waterways” en Truth-Out, afirma que

el ejército de EEUU es el tercer mayor contaminador de las vías navegables de EEUU

Y en The Washington Post, publicado el 20 de mayo pasado por Cralg Whitlock y Bob Woodward con el nombre de “At the Pentagon, overpriced fuel sparks allegations — and denials — of a slush fund“, se nos explica el tremendo consumo de combustible del ejército estadounidense,el primer consumidor del mundo y aporta una terrorífica gráfica al respecto

 

Según este artículo

El Departamento de Defensa es el mayor consumidor individual de combustible en el mundo. Cada año compra cerca de 100 millones de barriles de petróleo refinado para sus aviones, buques de guerra, tanques y otras máquinas. El pentágono ha acumulado un superávit de $ 6 billon desde 2010 por sobrecompra de las fuerzas armadas de combustible

En Diciembre de 2009, Sara Flounders, en “Winner of Project Consored top 25 articles for 2009 – 2010 news stories: Pentagon’s role in global catastrophe“, del International Action Center, reflexiona

El hecho de que el ejército estadounidense sea una de las mayores fuentes mundiales de C02 es un secreto abierto del que nadie se está ocupando. Si el C02 provoca el calentamiento y el ejército es uno de los mayores productores de C02, entonces cualquier conversación sobre el cambio climático que no incluya a los militares no es más que aire caliente

También Ban Ki Moon, en 2014 (por aquel entonces era Secretario General de la ONU)  afirma en  el texto “Wats´s the environmental impact of modern war?” publicado en The Guardian que

El medio ambiente ha sido durante mucho tiempo una silenciosa víctima de la guerra y el conflicto armado. Desde la contaminación de la tierra y la destrucción de los bosques hasta el saqueo de los recursos naturales y el colapso de los sistemas de gestión, las consecuencias ambientales de la guerra suelen ser generalizadas y devastadoras.

Podríamos extender las citas, los estudios y los aspectos relacionados con la seguridad ecológica que los ejércitos, su actividad, sus objetivos de dominación, destruyen constantemente. Sería redundar en una idea que, a pesar de ser obvia, no es operativa. No sirve para mover ni un milímetro las agendas políticas y las propuestas a favor de un planeta más sano y sostenible.

Es curioso. El primer contaminante mundial, el primer causante del desastre ecológico, el pilar a su vez que garantiza con el uso de la guerra o la amenaza de hacerla, el escenario de dominación-depredación que padecemos, no aparece en los tratados sobre el clima.

La actividad militar, tan depredadora, no sólo no está prohibida, sino que, por si faltara algo, está exenta de cualquier compromiso climático y de cualquier mirada crítica.

Y es más curioso aún comprobar como el discurso oficial de los centros de estudio, de los centros bienpensantes e incluso de los principales lobbys pro-ecológicos del planeta no introduzcan en su agenda de prioridades acabar con el militarismo, frenar la actividad militar, impedir su efecto contaminador, evitar la guerra y su preparación.

Es muy curiosa la desconexión de un sector muy importante del ecologismo con la lucha antimilitarista.

Contamos con un claro mapa que señala uno de los principales focos del mal está en los ejércitos y la actividad bélica, pero miramos para otro lado procurando evitar roces con el potente lobby militar y de las industrias de la guerra.

Muy,  pero que muy sospechoso.

El ejército y el militarismo odian la ecología y abominan de un planeta sostenible, pero se valen de una propagandística difusión de una ecología ad hoc que sirve a sus intereses y presionan para que cualquier compromiso climático los deje fuera de limitaciones y reglas de juego.

Con razón el presidente promilitarista de EE.UU. sirve a esta coherencia y mientras aumenta el presupuesto militar y redefine la política exterior imperial para vencer en cualquier guerra y ante cualquiera que se les cruce, reduce a la nada cualquier compromiso climático. Es de suyo.

Share

Tierras Raras en el Campo de Montiel

 

Slide background

Por Elcampodemontiel.org

Artículo remitido por Rosario Alises. De Frentes Locales Antimina.

 En el cuadrante sureste de la provincia de Ciudad Real se encuentra la comarca llamada Campo de Montiel, reivindicada como la cuna del Quijote y situada en una altiplanicie entre la llanura manchega y las estribaciones de la Sierra Morena y la Sierra de Alcaraz. Su orografía suave permite la coexistencia de monte bajo, tierras de cultivo y pastos estando surcada por cauces -la mayoría secos- y vías pecuarias. Este es uno de los territorios del lince ibérico, especie protegida con el programa europeo Iber-Lince, y del águila imperial, también especialmente protegida. Además, agrupa más de una docena de municipios con baja densidad poblacional teniendo una media de 1000 habitantes por municipio. Los cultivos más habituales son la vid y el olivo, con sendas DO para el vino y el aceite, sin que falten los pastos para la producción del famoso queso manchego. La oferta cultural está garantizada por su patrimonio de alto valor arqueológico e histórico y está complementada con numerosas actividades de ocio y turismo rural.

En el año 2013 una empresa minera solicitó permisos de investigación para confirmar la existencia de monacita en el subsuelo del Campo de Montiel e iniciar la explotación de una mina a cielo abierto con el objetivo de extraer este mineral que se encuentra disperso en la capa superficial de la tierra (entre 2 y 5 metros de profundidad).

La monacita es un mineral de alto valor geoestratégico que contiene los elementos denominados “tierras raras” como el neodimio, el praseodimio, europio, itrio y disprosio, además de uranio y torio. Estos elementos tienen características electromagnéticas tan potentes que los hacen ser muy cotizados en el mercado internacional de las nuevas tecnologías como la industria de energías renovables, la informática, pantallas táctiles, tecnología sanitaria, láser y…. industria del armamento.

El mercado de las “tierras raras” ha experimentado un crecimiento extraordinario en los últimos 20 años y, como se explica en la revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos, “la producción mundial de tierras raras está dominada por China en un alarmante 97%” circunstancia que pone a EE.UU y Europa en situación de dependencia de suministros y de sumisión a las condiciones del país asiático.

La existencia de tierras raras, en contra de su nombre, no es infrecuente en la corteza terrestre; por el contrario, las tierras raras se extraen de gran cantidad de minerales complejos (la monacita entre ellos) que abundan en la naturaleza; ahora bien, la gran dispersión de estos minerales, su baja concentración por tonelada de tierra y el difícil y costoso procedimiento para su extracción hace que la explotación comercial sea poco rentable si se pretenden cumplir los mínimos requisitos ecológicos y medioambientales exigibles. Esto es así porque la extracción de monacita se realiza forzosamente con minería a cielo abierto y extensiva, técnica industrial minera considerada como una de las más contaminantes y más lesivas para el medioambiente.

En concreto, en el Campo de Montiel y según rezan los documentos que la empresa minera (Quantum Minería) ha entregado a la Junta de Comunidades, tienen previsto levantar miles de hectáreas de terreno mayoritariamente cultivado: primero retiran la vegetación y el manto fértil y lo depositan a ambos lados de una zanja que se excavará hasta una profundidad de 5 metros. La tierra extraída de la excavación se transportará a la planta de tratamiento situada en las afueras de Torrenueva donde se someterá a un proceso de gravimetría y cribado para extraer los gránulos de monacita. Una vez conseguido el concentrado de monacita, la tierra se devolverá a la zanja de explotación. Por último, la empresa colocará encima de la tierra compactada el manto fértil retirado previamente de forma que el paisaje –aseguran- apenas se alterará. No aseguran lo mismo de las zonas con cultivos leñosos, como son las viñas y los olivos; más bien en estos casos han señalado en su informe que, al no poder garantizar la supervivencia de las especies leñosas como consecuencia del movimiento y traslación del manto fértil, optarán por destinar esta vegetación a biomasa.

El movimiento de tierras se realizará a un ritmo de 220 toneladas por hora en la explotación durante 8 horas al día y 5 días a la semana. En la planta de tratamiento cercana a Torrenueva el ritmo será más intenso: 740 ton/hora ininterrumpidamente 5 días a la semana.

Las consecuencias medioambientales, sociales, económicas y sanitarias están detalladas en las alegaciones entregadas a la Junta y en algunos documentos incluidos en webs de colectivos de la sociedad civil que se han movilizado para evitar el desastre natural y de sostenibilidad del Campo de Montiel (Plataforma Sí a la Tierra Viva, Frentes Antimina, Campo de Montiel Patrimonio de la Humanidad, Ecologistas en Acción) y que han obligado a algunos ayuntamientos y algunas figuras políticas a pronunciarse en contra de esta explotación minera.

Además de los estragos civiles, queremos centrarnos en la importancia geoestratégica de la minería de tierras raras para la industria armamentística de un país como España, endeudado y con serios problemas de credibilidad en la comunidad europea. La posesión de tierras raras por el estado español añadiría soberanía económica y política además de prestigio, pues es notorio el interés de la Unión Europea por estos elementos a cuya investigación se han destinado los fondos del proyecto EURARE. Decimos que el estado español ganaría en soberanía si no fuera porque la explotación de las tierras raras va a estar en manos privadas, lo cual aleja las ganancias de las arcas públicas. Estas manos privadas exportarán la monacita a otros países (Francia, Alemania, Grecia) que se encargarán de obtener los elementos electromagnéticos necesarios para el armamento y las nuevas tecnologías y que nos serán vendidos al precio que marque el mercado.

Según un artículo publicado en El Confidencial en 2016 España se convertiría en el único país europeo productor de monacita con un 1% de la producción mundial, cantidad que permitiría a Europa depender menos del gigante chino para los sectores tecnológico, automotriz y militar. Desde China han conseguido casi monopolizar el mercado gracias a la inversión en los yacimientos existentes en su propio suelo y que cumplen unos requisitos mucho más ventajosos empresarialmente hablando que los europeos en materia de derechos laborales y medioambientales; también consiguen monopolizar el mercado estableciendo precios diferentes de las tierras raras según que sean para consumo nacional o para exportación, siendo el precio nacional hasta un 50% más bajo y favoreciendo que las industrias se localicen en suelo chino. Otra forma de controlar el mercado es la compra de empresas que explotan yacimientos en otros países, posibilidad no cerrada en el caso de Quantum Minería y que sería una forma de subrogación que bien podría eludir los requisitos que se le han exigido a la empresa española.

En el sector tecnológico, las tierras raras tienen aplicación en instrumentos médicos, nuevos procesos de refinado de petróleo, luces de alta intensidad, superconductores, turbinas eólicas, aparatos de informática, etc.

En el sector de la automoción son imprescindibles (de momento) en los motores diesel, en las baterías de coches híbridos, en células de combustible, etc.

Precisamente el sector militar sería el más beneficiado por la existencia de una industria de tierras raras europea, pues los elementos incluidos en las tierras raras tienen múltiples aplicaciones en instrumentos de defensa. Así, se utilizan en aleaciones de motores de aviación y vuelo espacial, reactores nucleares, láseres de uso militar, bombas inteligentes, sonares, lentes de visión nocturna, fluorescencia en monitores, sistemas de armas, amplificación de señales, etc.

Acudimos otra vez al artículo de opinión de Gonzalo Sirvent Zaragoza donde nos dice que los imanes de samario-cobalto tienen excelentes propiedades a altas temperaturas, lo que los hace idóneos para sistemas de precisión de guiado de misiles, bombas inteligentes y para su empleo en aeronaves no tripuladas. Otros imanes, los de neodimio-hierro, son los más potentes que existen en la actualidad y se emplean en diversos sistemas de armas.

La importancia de estos elementos se dio a conocer por el Departamento de Defensa de EEUU quien comunicó que siete tierras raras eran “críticas para la producción, sostenimiento y operación del equipo militar”: disprosio, erbio, europio, gadolinio, neodimio, praseodimio e itrio; siendo el itrio el metal de uso específico para la Defensa del país y del que se depende totalmente del exterior, motivo por el cual se están elaborando planes de almacenamiento que asegure su consumo durante unos años.

Se da la circunstancia de que la monacita existente en el Campo de Montiel, concretamente en el yacimiento de Matamulas, es extraordinariamente rica en neodimio (el doble que otros yacimientos) y contiene 35% más de praseodimio, europio, terbio e itrio que las monacitas chinas. (Información extraída de los informes de la Univ. De Sevilla presentados por Quantum Minería a la Junta de Comunidades de CLM).

La alta calidad de la monacita castellano-manchega hace abrigar esperanzas de prosperidad a la industria armamentística española y europea, ya no solo por las ganancias que se pueden obtener de la venta de la monacita sino también por las ayudas europeas a través del proyecto EURARE. Ya hemos hecho notar que los beneficios empresariales económicos irían a parar a manos privadas, que son las poseedoras de estas industrias, y los perjuicios sociales, ecológicos y de sostenibilidad ambiental recaerían sobre la población rural, ya de por sí marginada de los grandes planes de desarrollo.

En cuestión de dinero, la empresa tiene previsto realizar una inversión total, para los diez años de explotación, de 32 millones de euros y espera ingresar en concepto de venta de monacita unos 22 millones anuales. No descartan ampliar su influencia y completar aquí, en España, el proceso de extracción de las tierras raras y la fabricación de los potentes imanes que tan demandados están en el mercado de las nuevas tecnologías, incluida la armamentística.

El negocio de la guerra está boyante y cualquier industria relacionada va a tener muchos y muy poderosos intereses para sacarla adelante. Solo una ciudadanía organizada y persistente será capaz de hacer dudar a los políticos que tienen que autorizar estos proyectos al mismo tiempo que deben mantener su cuota de votos.

Share

Uranio empobrecido de uso militar

Imagen de Bruno Aziz

Fuente:  Es Global.

El uranio empobrecido es aquel que contiene una fracción de isótopo U-235 inferior a la natural (0,71%). La mayor parte tiene su origen en el proceso de enriquecimiento siendo un subproducto del mismo.  Tiene algunas aplicaciones militares más o menos reconocidas:

El principio de la munición antiblindaje consiste en impulsar un núcleo metálico denso a alta velocidad para así concentrar un máximo de energía cinética en el punto de impacto. Los dos metales utilizados en esta aplicación son el tungsteno y una aleación de uranio empobrecido y titanio llamada Staballoy. Aunque el tungsteno es ligeramente más denso, el uranio empobrecido tiene dos ventajas. En primer lugar, su fractura en el impacto genera fragmentos afilados, que penetran mejor el blindaje. En segundo lugar, es pirofórico, es decir, se inflama espontáneamente al contacto con el aire por encima de cierta temperatura (típicamente 600 °C). Así, cuando un proyectil de uranio empobrecido alcanza un blanco no sólo penetra el blindaje sino que además se inflama al llegar al interior del vehículo, incinerando a la tripulación o desatando la explosión del combustible o las municiones.

Se cree que entre 17 y 20 países incluyen o fabrican munición cuyos núcleos poseen como principal componente ojivas de uranio empobrecido en su arsenal aunque sólo los EE. UU. y el Reino Unido han admitido haberlas usado, en particular en los conflictos de Bosnia (1995), Kosovo (1998) e Irak (1991 y 2003).

La alta densidad del uranio empobrecido también lo hace adecuado para incorporarlo a blindajes de carros de combate. Se cree que el M1 Abrams estadounidense es un ejemplo de este uso.

Existe una controversia sobre si las armas a base de uranio empobrecido deberían ser prohibidas por las convenciones internacionales. El argumento de sus detractores es que el uranio se pulveriza en la explosión, formando nubes de partículas ligeramente radiactivas que contaminan amplios territorios. En 2001 la ONU averiguó que, contrariamente a lo asumido anteriormente, la munición de uranio empobrecido estadounidense contiene plutonio y proviene por tanto de plantas de reprocesamiento, no de enriquecimiento, por lo cual su radiactividad es más alta de lo que se creía. El ejército estadounidense lo admitió y lanzó medidas para corregirlo.

Parece que como en el caso del cerdo, del uranio se aprovecha todo.  Y a diferencia del cerdo, para todo lo malo.  Porque la controversia, como se ve es más de dónde sale este uranio empobrecido, no de las consecuencias funestas para la salud que tiene.

En los últimos treinta años —desde que se tiene conocimiento de que ha sido usado con fines bélicos—, la controvertida historia del uranio empobrecido como arma de guerra continúa siendo un asunto enrevesado sobre el que, en los circuitos de la política internacional, se han acumulado polémicas y silencios, desmentidos y contradicciones . Esto a pesar de los efectos colaterales provocados por las municiones de uranio empobrecido que han resultado ser, según importantes instituciones especializadas en la materia, de riesgo para la salud.

En concreto, la Agencia de Protección Medioambiental de EE .UU. lo ha considerado “un riesgo radioactivo para la salud”. El Laboratoire de Radiotoxicologie Experimentale de Marsella (Francia) incluso ha llegado a sugerir que la exposición a esta sustancia puede alterar el ADN. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció —ya en el lejano 2001— que “el uranio empobrecido es un elemento potencialmente tóxico desde el punto de vista químico y radiológico, y sus órganos diana son fundamentalmente los riñones y los pulmones”. Incluso, la OMS ha reconocido que “las partículas insolubles de uranio inhalado (…) tienden a quedar retenidas en el pulmón y pueden provocar radiolesiones en ese tejido, e incluso cáncer de pulmón”. La forma más habitual y que conlleva más riesgo de absorber el polvo tóxico que desprenden las municiones de uranio empobrecido (cuando impactan) es la inhalación.

Algunas pruebas de su utilización hablan de que se usa de manera masiva:

Así y todo, se sigue utilizando. La última vez (de la que se tiene constancia) ocurrió en 2015 en Siria, donde lo usó el Gobierno de EE UU. Lo admitió la propia Administración estadounidense, en concreto el mayor Josh Jacques, portavoz del Mando Central del país (CENTCOM), en una conversación con la revista Foreign Policy y Airwars, una web que informa sobre las repercusiones de las actividades bélicas en Siria, Irak y Libia. En particular, según precisó Jacques, Estados Unidos disparó 5.265 balas de 30 milímetros fabricadas de uranio empobrecido los días 16 y 22 de noviembre de 2015. Los ataques, que provinieron de una nave de combate A-10 ‘antitanque’ de su fuerza aérea, destruyeron 350 vehículos, presuntamente de Daesh.

Antes decíamos que USA y Reino Unido han reconocido su uso.  Ahora se puede unir Italia:

El caso italiano ha elevado a cotas kafkianas el debate sobre el uranio empobrecido. El motivo es la reiterada negación por parte del Estado del riesgo que implica para la salud el uso de esta sustancia (con todo lo que conlleva para las víctimas, como la ausencia de protocolos específicos para quienes enferman) y que, incluso, ha suscitado campañas públicas de exsoldados y ONG, que le han dado visibilidad al fenómeno.

Hasta la fecha, han fallecido 340 soldados italianos y hay 4.000 enfermos, de acuerdo con el Osservatorio Militare (OI), la ONG italiana de abogados y exmilitares que lleva este macabro conteo. En su mayoría, se trata de militares que participaron en misiones en los Balcanes, pero también hay casos de Somalia, Irak y Afganistán.

Soldados que, según OI, han denunciado no haber sido informados previamente de los riesgos que corrían (como sí hace, por ejemplo, el Ejército de EE UU) y haber operado en el terreno sin los equipos técnicos necesarios para resguardarse del mortífero polvo que desprenden las municiones de uranio empobrecido. Y que, una vez enfermos, han tenido que batallar para ver reconocidas una asistencia e indemnización específicas para estos casos justas.

La lucha de los soldados italianos afectados por el uso militar del uranio empobrecido ha logrado algunas victorias:

Todo ello a pesar de que, desde que se revelara que EE UU lo usó con fines militares en la primera guerra del Golfo y luego la OTAN volviera a hacerlo a finales de los 90 en los Balcanes (Serbia, Kosovo y Montenegro), los abogados italianos han sentado unas 70 veces en el banquillo de los imputados al Estado, obteniendo cuantiosos resarcimientos (aquí una de las sentencias, en italiano) para los militares italianos que participaron en aquellas misiones, enfermaron y denunciaron.

Parece que no es sólo el Ministerio de Defensa español el que no es solidario con sus propios militares, como ya hemos publicado en otras ocasiones.

Además, también hay que resaltar que nadie habla de los afganos, sirios, etc., naturales de los países donde se ha usado este armamento y que estarán padeciendo enfermedades de las que ignorarán su causa.  De ellos nadie se ocupa y, en nuestra opinión, también deberían ocuparse los países que llevaron y utilizaron el armamento de uranio empobrecido.

Share

Transarmemos estos presupuestos contra natura

Imagen de José Antonio Moreno Cabezudo

 

Fuente:  El Diario.

En muchas charlas preguntamos al público qué es lo que ell@s, realmente, quieren defender. Al principio suele reinar el silencia.  Claro, nunca se les ha dado la oportunidad de contestar la pregunta básica que organiza la defensa:  ¿qué se quiere defender?  Y no se les da la oportunidad para que no tengan ideas, para que no haya debate, para que no existan opiniones.  Porque la Defensa es una cuestión de Estado y esto significa que es una política inamovible y de derechas militaristas y violentas.

Dejamos pasar algún minuto y les preguntamos de nuevo.  ¿Les vale con las fronteras, las instituciones, la patria, la nación, el status quo?  La respuesta es que no.

¿Entonces?

Siempre hay alguien que de manera tímida abre el fuego y declara que lo que quiere defender es la sanidad.  Nosotros lo apuntamos.  Luego la gente se anima.  Se suman la educación, la vivienda, …. y el medio ambiente.

Nosotros les decimos que su opción puede ser tan válida como cualquier otra y que tienen tanto derecho a plantearla como los demás; que quizá, si no les preguntan es porque no quieren que salgan estas respuestas.

Informa El Diario que los presupuestos que ha presentado el PP lo son contra natura.

Se refieren a que, por ejemplo:

El recorte del 23% en el presupuesto del Organismo Autónomo Parques Nacionales condena las principales reservas de nuestra naturaleza al deterioro.

La conservación de la naturaleza sigue siendo una cuestión menor para este Gobierno, como lo demuestra el nuevo recorte a las políticas medioambientales en los Presupuestos Generales del Estado. Siempre me he preguntado por qué los políticos conservadores son tan poco conservacionistas. Por qué muestran tanta afición por determinadas actividades extractivas vinculadas al medio natural y tan poco interés por las destinadas a su conservación y custodia, como por ejemplo el mantenimiento de los Parques Nacionales.

Si disfrutásemos de un mejor medio ambiente nuestra salud lo agradecería, también nuestro ocio y, por supuesto, muchas actividades económicas que sacan sus materias primas de la naturaleza de forma contaminada o en menor cantidad.

Sin embargo, la Seguridad Ecológica, un tipo de Seguridad Humana, no es importante para el PP.  Prefieren enclavar un polígono de tiro en medio de un Parque Natural y Reserva de la Biosfera y bombardear Bardenas una y otra vez con miles de kilos de munición.

Transarme es quitar poder (también económico) a lo militar para, a la vez, dotar de poder (también económico) a una forma alternativa de ejercer la defensa de manera noviolenta.

¿De dónde se pueden sacar recursos para mejorar y proteger nuestros Parques Nacionales?  Pues, en nuestra opinión, del comercio de armas, de la deuda militar, del despilfarro militar, de las intervenciones militares en otros países, …

En efecto, presupuestos contra natura y contra el gasto social, y contra los derechos y libertades.

Share

Otra vez San Gregorio sale ardiendo

Na+hora+do+banho%21+CT+Don+Lima.

Por Gabriel Baiz

Fuente: 20 minutos.

Como viene siendo ya costumbre, contamos con un nuevo incendio en el campo militar de San Gregorio, uno de los mayores campos militares de Europa.

Este primer incendio del año (porque debemos recordar que aún estamos en invierno y lo suyo es que churrusquen el campo en verano) ha sido causado por unas prácticas de tiro con fuego real y, a su vez, han ocasionado varios militares heridos (un capitán y varios alféreces según informa ep aragón), afortunadamente de carácter leve.

 

Al parecer los heridos estaban aprendiendo a lanzar con el mortero, usando para ello munición real, dentro del Plan Instructor de la Academia de Zaragoza y, a todas luces, no podemos decir que fueran muy diestros en la materia.

El caso es que de nuevo se evidencia el peligro radical del campo de tiro de San Gregorio, que por unas cosas o por otras, no pasa un año sin noticias de nuevos incendios. Pelifro para el medio ambiente, pero también para las personas, militares o civiles, que se encuentran por allí.

A ver cuando se desmilitariza este espacio y se devuelve a la sociedad su uso y disfrute. A ver cuando desaparecen las actividades militares de allí. A ver si se termina de una vez el rosario de incendios de San Gregorio.

 

Share

Otra vez maniobras con fuego real en Bardenas Reales

Bomba+va

Por Luis Sanz

Fuente: El Diario

Entre los días 7 y 8 de febrero, de nuevo maniobras militares con fuego real del ejército del Aire en Bardenas Reales.

Estas maniobras forman parte del entrenamiento para participar en el ejercicio de entrenamiento para la guerra que se va a realizar con EEUU en breve. Nos preguntamos a qué se debe tal ejercicio con EEUU, ¿dónde nos pretenden embarcar nuestros políticos y militares?, ¿qué nueva causa militar piensan los americanos que abracemos en su nombre?

El ejercicio no será  el único del mes, pues se espera una repetición del mismo a finales de Febrero.

Si acudimos al documento de autopropaganda del Ejército del Aire sobre Bardenas Reales, nos podemos quedar sorprendidos cuando dicen que Bardenas no vale nada y por eso es idóneo para el uso militar

Las Bárdenas son un entorno idóneo para un polígono de tiro, debido a que no existe en veinte kilómetros a la redonda ni una sola pequeña aldea, ni un solo caserío. La pobreza del suelo, arcilloso y salino, incapaz de retener el agua de lluvia, ha creado este desierto poblacional… Así pues, es aquí donde el Ejército del Aire encontró, a principios de la década de los cincuenta, el lugar perfecto para instalar su mayor centro de adiestramiento.

Bardenas es sobrevolada prácticamente a diario por aviones de guerra: el propio documento explica que

Así pues, es aquí donde el Ejército del Aire encontró, a principios de la década de los cincuenta, el lugar perfecto para instalar su mayor centro de adiestramiento. Desde entonces hasta ahora raro ha sido el día en que no han sobrevolado el cielo bardenero formaciones de Sabres, Phamton, Mirages o F-18. De hecho, mientras usted está leyendo este artículo es más que probable que un avión de combate del Ejército del Aire este adiestrándose sobre Bárdenas. Y es que, si algo caracteriza al Polígono de Tiro, es su operatividad, con cerca de doscientos días al año de vuelos.

Es decir, prácticamente a diario el Ejército se hace presente en la vida de los  pueblos circundantes de Bardenas Reales y molesta al vecindario con sus ruidos, vuelos, accidentes…

Habitualmente disparan “bombetas” (también llamados en argot militar ladrillos), bombas sin carga explosiva, pero

También, de forma esporádica, son lanzadas bombas reales, o misiles aire-tierra, en maniobras como el DAPEX o la Tormenta, para comprobar que este material responde a las características que las fuerzas aéreas esperan de ellos, sobre todo cuando son de reciente incorporación al arsenal del Ejército del Aire.

Otra página del Ministerio de defensa nos explica que no sólo tiran bombas y bombetas:

También se realizan ejercicios de ametrallamiento con los cañones de 20 y 30 milímetros de los F-18 y Mirage F-1 respectivamente.

Pero vayamos a la idea del “fuego real”. Hemos acudido al catálogo de bombas que tiene el ejército del aire para intentar averiguar qué es lo que van a tirar en Bardenas. En el capítulo de bombas aire/tierra, es decir, las que llevan los aviones de combate, los pesajes van desde las 2000 libras (900 kg) a los 250 kilogramos, pasando por bombas de 500 kilogramos cada una. No sabemos cuáles de todas serán pero si nos ponemos en el mejor de los casos, lanzarán no menos 2000 kilogramos de explosivos en estas operaciones, lo cual nos hace pensar que el aprecio por la seguridad ecológica de la zona es cero en el ejército que supuestamente está para protegen el territorio, no para bombardearlo.

Avanzando un poco más, hace poco se supo que España había comprado bombas aire-superficie a través de la OTAN. Un armamento vendido por el departamento de Estado de EEUU a la OTAN para que lo revendiera a sus países miembros. Concretamente bombas guiadas por láser GBU48, GBU 49 y GBU 12.

Dado que las maniobras con fuego real en Bardenas intentan probar el nuevo armamento a disposición del ejército, es probable que vayan a tirar alguna de estas bombas.

  • La GBU 48 es una bomba guiada por láser de 1000 libras, ahora con mejoras. De ellas el ejército del aire ya ha hecho una prueba con éxito hace poco en Cádiiz, La fabrica la emprepsa Raytheon y su precio unitario en 2008 era de 145.000 dólares por bomba, según Infodefensa.
  • La GBU 49 es otro arma guiada por láser y tiene un peso de 500 libras (450 kilos de explosivo).
  • En cuanto a la GBU 12 es otra bomba guiada por láser y por GPS  y cuenta con 500 libras de peso. La fabrican la anterior Raytheon y también Lockheed Martin.

Si se trata de alguna de estas bombas estarán arrojando a Bardenas no menos 2000 libras de explosivo, una verdadera pasada.

Nos cabe otra duda: ¿Qué hace la población circundante de las Bardenas ante esta nueva agresión?, ¿qué hace la Junta de Bardenas que supuestamente debe velar por el parque natural y sus valores? Si acudimos al comunicado de nuestros amigos de Bardenas Ya respecto de estas maniobras, nos dicen que

De la Junta no esperamos nada, acostumbrada que está a bañarse en sangre de inocentes para seguir gobernado una institución medieval por encima del pueblo de Navarra y manejando un inmenso caudal de dinero que esperamos que el Gobierno de Navarra investigue su uso, pidiendo cuentas, recibos, y y responsabilidades a los gerentes presentes y pasados de la Junta, caiga quien caiga.

y

Pero sí esperamos algo más de los Pueblos congozantes, que no se escuden en las rentas que reciben de la desgracia que llevamos a otros pueblos, y con la ayuda del Gobierno de Navarra, o sin ella porque con la muerte no se tiene que hacer negocio, objetar de ese impuesto de la guerra y decir NO a la renovación del contrato el 2018, para que las Bardenas vuelvan a ser Libres y para el Pueblo.

De modo que la aspiración de desmilitarizar las Bardenas y rescatarlas para los usos lógicos de la zona y, si nos apuran, para la humanidad, evitando que en éste se entrenen las guerras que luego se despliegan por el mundo, choca con las bombas que lanzan los militares primero contra las propias Bardenas y la seguridad ecológica de la zona, y sobre todo, contra la paz y la humanidad.

Share

Los repartos de los congozantes del campo de tiro de Bardenas Reales

David+and+Noa+at+a+rock

Por Manuel Fernández

Fuente: Diario de Navarra

Ya se sabe que el que parte y reparte se lleva la mejor parte.

Y el dicho se hace efectivo y sólido en los mejunjes del Ministerio de Defensa y la Junta de Bardenas, ese ente que aprovechó el militarismo para legitimar el campo de tiro con el que someten a los ribereños del Ebro circundante en Navarra y Aragón.

El gran argumento con el que los partidarios de mantener un campo de entrenamiento militar en su territorio cercano y en un paraje con especiales figuras de protección medioambiental como es la Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales, es que a cambio de este pequeño sacrificio los pueblos “congozantes” (es decir, los que históricamente recibieron la dádiva de hacer uso de un terreno de los reyes de edades bien periclitadas) gozarán de un dinero que Defensa ofrece en concepto de canon de uso.

Y a los vecinos de la ribera les han venido contando el cuento de que el dinerillo les salvaba los presupuestos municipales y les hacía tener servicios impensables sin este apoyo del militarismo.

Al margen de lo indecente del argumento, al margen también de que la gran contribución de los militares a la región se traduce en contaminación por el armamento usado y el impacto ambiental de las actividades militares,  al margen también de las molestias que sufren cada vez (más de 250 días al año) que a los militares les da por sobrevolar los pueblos, al margen de que lo que se entrena allí es cómo hacer las guerras que luego replican los ejércitos español y sus socios por doquier, al margen, decimos, de todos estos pequeños detalles, resulta que la cuenta del canon es un cuento.

Porque, nos dice la noticia, la Junta de Bardenas, un ente privado y bien oscuro en su gestión, en realidad no entrega a los pueblos congozantes sino el 58% de lo que recibe en concepto de canon y se chupa el resto en cosas que, por la peculiar oscuridad de dicha Junta, ni siquiera conocemos, si bien algunas noticias de la prensa nos han explicado gastos injustificados (e injustificables) para viajes y solaz de los junteros, todo un descaro.

Llama la atención la farsa del canon que convierte en dependientes irremisibles del militarismo y sus actividades a los sufridos y sufrientes ciudadanos, mientras sus políticos más avezados se aprovechan a todo trapo de esta sumisión resignada y aplauden con las orejas la continuidad del campo militar que alimenta su codicia.

Razón a añadir a las muchísimas por las que hay que lograr desmilitarizar por completo Bardenas Reales y cuanto antes, impidiendo la renovación automática que pretende el Ministerio de Defensa y la Junta de Bardenas del convenio para el uso del campo de tiro.

Que se pronuncie el pueblo y diga si quiere tener un campo de tiro en Bardenas o si prefiere destinar este paraje a un uso más sensato y solidario.

Share

El inmoral despilfarro de la Junta de Bardenas

Imagen de Manuel Fernández

Imagen de Manuel Fernández

Fuente:  Deia.

Hace poco titulábamos:  “Que dimitan todos los implicados en el mantenimiento del campo militar de Bardenas Reales“.  Parece, por lo que sigue, que no exagerábamos:

La Junta de Bardenas Reales, entidad responsable de la gestión y mantenimiento del parque natural en el que se ubica el polígono de tiro del Ejército, ha gastado una media de 40.000 euros anuales los últimos diez años en “atenciones protocolarias y representativas”. Cerca de 400.000 euros en una década, en muchos casos además sin que conste motivación ni destinatario del desembolso, y en ocasiones incluso sin que esté justificado documentalmente.

La Junta de Bardenas ya quedó en ridículo y en entredicho cuando se supo que su órgano asesor no se reunía desde hacía 16 años.  Ahora nos cuentan que aunque no se reunían sí que gastaban en protocolo.  Y de manera desaforada.

Un gasto llamativo por su ambigüedad y dotación en una entidad formada por apenas una treintena de personas entre miembros de la junta y empleados, y sobre el que ya puso el foco el tribunal de cuentas navarro, que en 2011 emplazó a detallar “el motivo y los destinatarios” de una partida que da margen para la discrecionalidad de comidas y viajes de los congozantes. Y que aunque se ha moderado en los últimos ejercicios, mantiene una asignación de 30.000 euros para este año.

La de protocolo es una partida habitual en los presupuestos de la Comunidad de Bardenas, que entre 2009 y 2012 llegó a superar los 60.000 euros de previsión y los 40.000 en ejecución. Tres veces más de lo que Tudela destina a protocolo, y casi lo mismo que Iruñea, y eso que en el caso del Ayuntamiento de la capital se incluyen los actos de Sanfermines.

Ahora vamos entendiendo bien qué supone el canon que paga el Ministerio de Defensa para la Junta de Bardenas:

  • Hasta ahora pensábamos que con ello compraban a los ayuntamientos para que no se negasen a la militarización de sus tierras.
  • Ahora comprendemos que, sobre todo, lo que buscaban es tener contentos a los que mandan y legitiman la base militar.  Para que lo hiciesen con una estructura opaca, nada democrática y dilapidadora.

¿En qué han gastado estos milies de € anuales?

Prebendas como suculentas cestas de Navidad. O como los viajes de una semana con gastos pagados para visitar parques naturales en Senegal, Costa Rica, Lanzarote o Argentina. Otorgados a dedo en su mayoría por el presidente. O como el pago “por asistencia a reuniones y conferencias”. Los privilegios, y hasta enriquecimiento descontrolado, de los miembros de la Junta son merecedores de una explicación pública por parte de sus responsables.

Como todos tienen que callar, nadie de la Junta de Bardenas se va a oponer a que las cosas sigan como hasta ahora, sin democratizar la toma de decisiones, y sin informar a los pueblos de qué ocurre realmente en las maniobras militares.

Casi la mitad del presupuesto se reparte así entre las 22 entidades congozantes, responsables de elegir a su órgano directivo y que desde 2009 reciben 195.000 euros cada uno para gastos de ámbito municipal. Casi dos millones más se dedican a afrontar préstamos y el resto se destina a la gestión y mantenimiento del parque.

En este último apartado tradicionalmente se han reservado diversas partidas, de cantidades entre 40.000 y 100.000 euros y no siempre transparentes, para actividades y retribuciones de los miembros de la Junta. Entre ellas la de gastos de protocolo de una entidad que sin actividad pública que no da servicio directo a los ciudadanos.

Lo que nos hace deducir que el servicio directo, si no se lo dan a los ciudadanos, se lo dan entre ellos y a los militares que les subsidian.

La Junta de Bardenas no tiene que dar cuentas a los ciudadanos, sino a los representantes de los ayuntamientos, valles y monasterio congozantes.  Son ellos, por tanto, los responsables secundarios de este despilfarro.

Share

El otro modelo de defensa de los sioux

Imagen de Fibonacci Blue

Imagen de Fibonacci Blue

Fuente:  El Mundo.

En este blog llevamos tiempo argumentando y dando ejemplos históricos y actuales de la dicotomía defensa nacional versus defensa social o, lo que es lo mismo, seguridad humana.

Los sioux, ellos se llaman lakota, antiguos pobladores de Norteamérica, viven ahora bajo la tutela de los EE.UU. en una reserva entre Dakota del Norte y Dakota del Sur.  La reserva es del tamaño de Asturias pero sólo viven 8.000 personas.

Cuando en los años 50 los sioux y los cheyenne trataron de contratar a un abogado que los protegiera de los planes del Gobierno de EEUU, la Oficina de Asuntos Indios se lo prohibió. ¿Para qué iban a tener abogado cuando legalmente no podían ni siquiera votar en parte del país ya que legalmente estaban “bajo el tutelaje” del Estado?

Las condiciones de vida son penosas para los más antiguos habitantes:

Todo Standing Rock tiene un aire de pobreza desolador: los alcohólicos tumbados en medio de las calles de casas prefabricadas a las 11 de la mañana; el triste casino de Grand River, a apenas 10 minutos en coche de las tumbas de Toro Sentado y Sacagawea; las personas de apenas 50 años que parecen de 80 por los estragos de la metanfetamina, la droga de los pobres de las zonas rurales de EEUU.

La reserva, como las demás de las dos Dakotas, es tan pobre que los únicos actos electorales que se celebran allí son las “alimentaciones” (feeders) y que consisten, literalmente, en que el Partido Demócrata ofrece comida a la gente junto a los colegios electorales, a ver si así se animan a votar. El Partido Republicano, como no tiene votos entre los indios, trata de prohibir las “alimentaciones”, alegando que es compra de votos.

Ahora se han reactivado para luchar:

La única cosa que no les quitaron a los lakota fue la dignidad. Porque, en pleno 2016, la tribu ha organizado una rebelión para defender su estepa. Desde julio, cientos de activistas de 200 tribus están bloqueando la construcción de un oleoducto de 1.825 kilómetros cuya obra va a costar 3.800 millones de dólares (3.500 millones de euros) a través de un territorio que roza su reserva, y llevará el petróleo pesado extraído por medio del controvertido método del fracking desde Dakota del Norte hasta el estado de Illinois. Es la mayor concentración de tribus desde la época de las guerras indias del siglo XIX.

Por ahora, no ha habido muertes. Pero sí violencia. Las autoridades de Dakota del Norte y del Sur y los guardias de seguridad de la empresa que construye el oleoducto, Dakota Access, han empleado perros y material antidisturbios para tratar de mantener fuera de las obras a los indígenas, que ahora cuentan con el apoyo de grupos ecologistas y de izquierda.

Las autoridades están en contra y, ni siquiera, el Obama de sus últimos días de presidencia ha hecho acto de presencia o ha intentado defender a esta minoría:

Sólo el sábado de la semana pasada fueron arrestadas 127 personas por tratar de interrumpir los trabajos de Dakota Access. El 3 de septiembre, seis personas tuvieron que recibir atención médica por mordeduras de perros, y otras dos docenas fueron rociadas con spray que produce picor e irritación en la garganta y en los ojos. La periodista Amy Goodman -la misma que entrevistó a Pablo Iglesias cuando éste viajó a Nueva York en febrero de 2015 – fue arrestada por retransmitir la protesta para su programa de radio y televisión Democracy Now, que se emite a través de internet. Las autoridades de Dakota del Norte la acusaron de incitación a la violencia y a la desobediencia civil, lo que implica cárcel, a pesar de que no había ninguna constancia de que hubiera hecho otra cosa que informar. Además, este jueves la policía detuvo a 141 personas, y en el tumulto se oyeron disparos balas de verdad en dos ocasiones, aunque no hubo heridos. Los arrestados fueron puestos en libertad, salvo uno.

(Enlace para ver el vídeo)

La agresividad de las autoridades locales ha sido tan grande que los líderes de Standing Rock han pedido al Estado Federal -es decir, a Washington- que abra una investigación de lo que ellos consideran una actuación desproporcionada de las autoridades locales. Por ahora, sin embargo, el Gobierno de Barack Obama, tan dado a intervenir cuando se agrede a otras minorías -en especial la afroamericana-, no se ha pronunciado ante lo que el presidente de Standing Rock, Dave Archambult, califica de “militarización de las fuerzas policiales locales”. Lo más que ha hecho el presidente ha sido pedir que se suspendan las obras, lo que en la práctica apenas paralizó los trabajos durante 48 horas en septiembre.

Para colmo, el presidente entrante, Trump, tiene una inversión de 920 millones de € en la empresa que realiza las obras.

Así que para los indígenas está claro: lo que es necesario para las personas de origen europeo no lo es para ellos. Por eso, los descendientes de Toro Sentado se han lanzado a ocupar la pradera.

Primero lo intentaron en los tribunales, dado que la ruta del oleoducto es unaflagrante violación del Tratado del Fuerte Laramie de 1851. Perdieron. Lo cual no es una sorpresa, porque los tribunales tienden a entender los tratados de forma asimétrica: cuando benefician a los indígenas, no valen; cuando ayudan a los descendientes de los colonos, sí. De hecho, el golpe de gracia al proceso legal de los indios lo dio un tribunal de Washington el 8 de octubre, la víspera del Día Mundial de los Pueblos Indígenas.

Entretanto, Dakota Access compró el terreno en el que se estaba realizando la protesta, y el campamento tuvo que moverse a otro sitio a varios kilómetros. Así que la controversia parecía camino de ser ignorada por los medios de comunicación de Estados Unidos, para los que los indígenas son un tema de mínimo interés. A fin de cuentas, ¿qué cabe esperar cuando el equipo de fútbol americano de Washington tiene un nombre tan inconfundiblemente racista como Pieles Rojas (Redskins)?

Pero los lakotas y sus aliados tienen en el siglo XXI una ventaja de la que carecían Toro Sentado y Nube Roja: internet. El vídeo de siete minutos sobre las protestas de septiembre colgado por Goodman ya cuenta con más de 14 millones de visitas.Y la semana pasada un juez de Dakota del Norte rechazó los cargos en contra de la periodista. Al mismo tiempo, la estrella de rock Neil Young y los sospechosos habituales de este tipo de causas en Hollywood -Susan Sarandon, Leonardo DiCaprio, Ben Affleck- se han pronunciado a favor de los indios. Los disturbios del sábado fueron difundidos a través de Periscope, el servicio de vídeos de Twitter, y de Facebook Live, y esas retransmisiones han tenido decenas de miles de visitas cada una. Los indígenas también han creado la organización ReZpect Our Water, cuya grafía es claramente alternativa (sería el equivalente de emplear la letra k en lugar de la c en español), a través de la cual se han coordinado con una amplia gama de grupos de izquierda dentro y fuera de Estados Unidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

La protección de los leones marinos y el derroche militar

Skye+Sea+Lions

lacajadezapatos

Fuente: EMAD

La campaña del militarismo por encontrar nuevas justificaciones a su injustificado argumentario general no tiene límites y todo vale.

Esto incluye la defensa de los leones marinos, que al parecer debe realizarse (también) manu militari y con el derroche de recursos que podrían destinarse mucho mejor a instituciones diferentes a los ejércitos.

Tal vez por eso los centros especializados en la defensa de la naturaleza, pero con menos recursos económicos y peor trato institucional, se ven tentados de dejarse usar por la propaganda militar para conseguir unos mínimos que de otro modo no conseguirían.  Es una perversión, que a veces se redobla cuando otras empresas privadas entran en el estrecho lazo de complicidades.

En nuestro caso, el ejército acaba de suscribir un convenio con la Fundación Oceanografic, la empresa de la Comunitat valenciana Ciudad de las Artes y las Ciencias SA, y la empresa AVANQUA, nada menos que para el cuidado de los leones marinos.

El convenio responde a un proyecto que ya es llamativo en su nombre, “Leones Marinos Asistencia Social y Conservación de la Especie” y tiene un doble objetivo

Por un lado, el programa pretende evaluar el potencial de esta especie como asistentes en labores de rescate acuático y en otras actividades de relacionadas con la protección de vidas humanas, búsqueda, salvamento, rescate, lucha contra la contaminación marina y otras acciones que puedan mejorar la capacidad de respuesta en la gestión de emergencias.

Es decir, que lo que se pretende es militarizar a los leones marinos, que es el único argumento que entienden los militares.  De otro modo no estarían dispuestos a hacer algo por ellos.

En este caso, no acabamos de ver qué pinta el ejército en este convenio. Según se dice

La colaboración de las Fuerzas Armadas se realizará mediante la participación en convenios específicos derivados de este Convenio Marco con el MINISDEF. La naturaleza, términos y alcances de esta cooperación se determinarán por acuerdo entre las partes, resaltando las diversas actividades que puedan contribuir a mejorar el cumplimiento de las misiones encomendadas a las Fuerzas Armadas, especialmente en el ámbito de las emergencias.

No queda claro en qué consiste, fuera de la propaganda, la actividad que desempeñará el Ministerio de Defensa, ni el gasto que supondrá todo esto, pero de lo que no nos cabe duda es de que  para proteger a diversas especies marinas, entre ellas el león marino, es preferible aparcar la idea de defensa militar y destinar recursos a la protección civil de la naturaleza, y sobre todo, a las ONGs ecologistas que son las que mejor y más han defendido la biodiversidad en nuestro país.

Lo demás es ganas de marear la perdiz y mera propaganda militar.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed