Archive for desarrollo global

Defensa adjudica la vigilancia de sus edificios al sector privado

safe+portrait+III

boerries nehe

Fuente: BOE

Con el número de expediente 60001 16 0004 00, el Ministerio de Defensa acaba de adjudicar un concurso para la prestación de los servicio de seguridad (con vigilantes “con” y “sin” armas) de sus edificios y bases.

Si, como lo oyen.  Defensa no está segura y contrata su seguridad a agencias privadas de seguridad.  Como si, por ejemplo, un escritor contrata un negro para que le escriba los libros, o un político contrata a un empresario del sector de la construcción para que vote por él.  Bueno, este segundo ejemplo lo vamos a retirar, que con lo que está cayendo bien puede que alguien nos acabe diciendo que “cosas veredes”…

¿Y cuánto va a costar la broma?

El acuerdo firmado es por 19 millones de euros anuales y el agraciado con el contrato es la empresa de seguridad MARSEGUR, que sustituye así a  la empresa canaria que venía prestando estos servicios, Seguridad Integral Canaria, y  que por esas cosas de la vida, se hizo famosa porque uno de sus directivos, Miguel Ángel Ramírez (a su vez presidente de un club de fútbol)  fue condenado por un juez e indultado por el Gobierno .

Se da el caso de que la empresa tiene varias denuncias sindicales por las precarias condiciones que impone a sus trabajadores.

Es curioso y hasta cómico que Defensa necesite contratar su seguridad con una empresa privada.  ¿Será que no tiene modo de garantizarla por sí?

Y así, tacita a tacita, vamos desdibujando los perfiles entre lo público y lo privado en materia de seguridad.  ¿Antesala de la privatización de la seguridad en general y del negocio para unos pocos que, por esa razón, tendrán interés en que estemos cada vez más inseguros para vendernos sus servicios?

En todo caso, un ejemplo más de la incompetencia y el despilfarro en el Ministerio de Defensa.

Para Cospedal, recortar en gastos sociales no importa si garantiza el gasto militar

Cospedal+asiste+a+la+celebraci%C3%B3n+de+la+misa+del+Corpus+Christi

Por Gobierno de Castilla-La Mancha

Fuente: El Independiente

Afirma la Ministra de Defensa española con el descaro y la ignorancia de las que hace gala que

si no tenemos seguridad, da igual tener sanidad pública o educación

Y debe ser verdad, que en el programa de máximos del PP se cree a pies juntillas esta verdad de medio pelo y se aplica en la práctica por sus cargos y adheridos.

Tal vez eso explique por qué se han afanado tanto en desmantelar la sanidad pública (y fomentar la privadas en manos de amiguetes y otros canallas) o la educación (en beneficio del adoctrinamiento en centros privados)… Porque, para su sociedad disciplinaria y bobalicona a la que aspiran, de nada valen, cuando no son completamente contraproducentes, los derechos que hacen a las personas más libres y con mayor aspiración de realización.

Si no tenemos seguridad, dice Dolores, no vale nada, todo es inutil. O, lo que es lo mismo, lo que vale algo es la seguridad, pero una seguridad entendida, en que afirma su postulado, como gasto militar, refuerzo del músculo militar, sumisión al planeamiento americano de gastar más en ejércitos y entrar más a menudo en combate.

Efectivamente, ha pronunciado su doloroso mensaje pro bélico tras entrevista de pleitesía ante James Matis, ministro del mismo ramo en EE.UU., a quien ha ido a ver y dar el correspondiente besamanos.

Allí, al salir en perfecto estado de revista del encuentro con el general Matis, de sobrenombre perro furioso, ha sido preguntada por un perspicaz periodista, que insinuó que a lo mejor para llegar a la cifra de gasto militar que quiere EE.UU. para España (iluso él, que no sabe que ya la rebasamos) a lo mejor había que recortar en otras cosas.

La ministra entonces es cuando ha aprovechado para su gran pedo ideológico:

Si no tenemos garantizada nuestra defensa y nuestra seguridad, da igual tener garantizado el subsidio de desempleo, la sanidad pública o la mejor educación, porque lo primero que necesita un país es seguridad.

Y es que la ministra es hipersensible a los recortes sociales, que no los quiere hacer sino cuando los quiere hacer y por las razones que los quiere hacer, algo parecido al enbrollo de sus explicaciones cuando habla de las indemnizaciones y otras ocurrencias similares.

Pero esta ministra es, sobre todo, un verdadero trampantojo y hace trampas en su argumento trucado.

Se supone que la seguridad es una pulsión vital. Si no tenemos seguridad, no tenemos nada, o nada seguro.

Pero cuando hablamos de seguridad no todos entendemos lo mismo.

Lo que para una persona que gana un pastizal y orbita alrededor de la élite de los que tienen más de la cuenta (pongamos por caso la ministra y sus correligionarios), la seguridad no es lo mismo que para quien carece de recursos, vive al filo de la vida o en la vulnerabilidad. Lo que para el primero es asegurar sus intereses más burdos y egoístas para el segundo es aspirar a unos mínimos vitales que garanticen su subsistencia con dignidad. La seguridad del primero, en tal caso, puede llegar a ser la vulnerabilidad del segundo y, precisamente por eso, motivo para aspirar a una seguridad compartida que parta de garantizar la seguridad de los que están peor frente a la sobre-seguridad de los que viven en la sobreabundancia.

La ministra habla de seguridad militar, una seguridad que, paradójicamente, no existe por más esfuerzo (y gasto) que se hace en intentarla y que, amén de eso, cada vez asegura menos, o crea mayor inseguridad a escala global.

Sin embargo, para el común de los mortales la seguridad es otra cosa. Es seguridad frente a la enfermedad, ante la incultura, ante la represión de los derechos, ante el hambre o el infortunio, ante la contaminación y la depredación del planeta…

La ministra habla de seguridad militar, un imposible que nos priva de Seguridad Humana y que, cada vez se ve con mayor claridad, es una de las principales fuentes de inseguridad humana a escala global.

De modo que donde ella dice que sin seguridad militar, en forma de gasto e inversión pública prioritariamente en militarismo,  lo demás no merece la pena, nosotros decimos que la “seguridad militar” nos priva de Seguridad Humana precisamente porque detrae de los recursos públicos lo necesario para sentirnos seguros (hospitales, escuelas, trabajo decente, medio ambiente sano…).

Por poner un ejemplo sencillo, con algo más de lo que España gasta al año en gasto militar (inlcuído el que reconocen las cifras oficiales y el que esconden) podría cabarse con el hambre en el mundo, según cifras de Naciones Unidas, lo que desvela lo poco que asegura a las personas el gasto militar.

Al revés de lo que piensa esta ministra tan de derechas, la seguridad de las personas (y no nos referimos únicamente a los privilegiados que forman un porcentaje mínimo de las personas y que, al parecer, son las que preocupan a la seguridad de la ministra) consiste en tener garantizados la sanidad pública de calidad, la educación de calidad, la previsión para la vejez, los derechos civiles y políticos, los derechos sociales y culturales… en suma, todo eso que, precisamente, la ministra cree que no vale la pena por su aberrante idea de que lo que sí la vale es el gasto militar y el militarismo creciente. Se nos ocurre que tal vez la ministra debería volver a releer ciertas declaraciones universales de derechos que, precisamente, nacen del consenso posterior al énfasis militarista de las guerras mundiales y como remedio para dotarnos de seguridad frente a la inseguridad de la guerra y su preparación.

Definitivamente, la ministra habla de una seguridad que es nuestra perdición y que se garantiza a costa de nuestros derechos. Osea, que tiene de seguridad bien poco, como la música militar tiene bien poco de música.

¿Por qué nos dicen que no tienen dinero para el vuelo de los aviones de combate?

Fuente: El Confidencial Digital

Habitualmente los militares se quejan de que no tienen dinero para el vuelo de los aviones de combate. Suele venir acompañada la queja de una advertencia (por vuestra culpa y racanería nos quedamos desarmados) y una exigencia (dadnos más pasta flora).

¿Qué parte de razón tienen en su queja pedigüeña?, ¿de verdad no tienen pasta para los voleteos gráciles de los aparatejos?, ¿tan roñosos somos?, ¿hay gato encerrado?

Vayamos por partes.

1.- No hay pasta para gasolina

Después de darle al tema varias vueltas de tuerca, hemos llegado a la conclusión de que no mienten. O no del todo. En realidad no tienen dinero, es decir, todo el que quieren.

Pero ¿por qué no tienen dinero?

Pues hemos encontrado una tabla de lo que cuesta una hora de vuelo de los avioncitos militares y algo nos dice del asunto.

A los aviones les pasa como a los ferraris y otros coches de capricho y despilfarro: son una ruina.

Lo dice así un artículo especializado

… no sólo cuestan un ojo de la cara, sino que pueden acabar siendo una ruina, se usen o no, como ya han descubierto algunos países. Porque una cosa es tener dinero para comprar aviones de combate de última generación y otra mantenerlos en vuelo. El coste de usar una de estas bestias puede oscilar entre los 5.000 euros por hora de vuelo de un Saab Gripen, el más barato de los cazas occidentales, a los más de 60.000 por hora del F-22 Raptor, el más caro. Si nos vamos a bombarderos las cifras empiezan a ser mareantes: 120.000 euros/hora de vuelo para un B-2 Spirit o 65.000 euros/hora para un B-52H. Y hay tipos más caros en el catálogo estadounidense.

2.- Lo que cuesta una hora de vuelo en gasolina

Es decir, una hora de vuelo de un único aparato equivale al sueldo mensual de entre dos y tres profesores, pongamos por caso, lo que hace que todo el dinero sea poco para hacer volar estos cacharros y que todo despilfarro se quede a la altura del betún comparado con el de volar aviones de guerra.

Tengamos en cuenta que para mantener en perfecto uso un avioncito de guerra y en forma a su piloto, se requieren en los manuales de la OTAN entre 180 o 200 horas mínimo de vuelo.

A este pequeño dispendio por piloto/avión al año hay que sumar el coste de los armamentos de juguete con los que entrena sus lances, las reparaciones previsibles, y un largo y sofisticado número de añadidos que hace de estos aviones una especie de pantagruel voraz de los presupuestos.

Al parecer EE.UU. se ha venido especializando, ante el desmesurado coste de sus vuelos militares, en encontrar la eficacia de sus aviones, de forma que logran reducir, respecto de los aviones del mismo tipo de los ejércitos europeos, el coste por avión en cerca de un 30%, a lo que también contribuye que EE.UU. es productor de petróleo (y por tanto lo consigue más barato) y Europa no.

Para el caso español, y tomando como referencia la optimista cifra americana en el último año, es decir, un 30% más barata en principio que la europea, resultaría que cada F18 E/F, de los que España tiene nada menos que 65 activos, resultaría que el gasto mínimo por año y avión es de 1.980.000 de dólares al año (11.000 al mes), lo que equivale a un precio de gastolina mínimo por el total de aviones de este tipo de 128,7 millones de euros.

En cuanto a los Eurofighter Typoon, de los que tenemos 60 “mach 2,5” y 86 “mach 2,8”), el precio por avión y año estaría en 3.240.000 dolares, lo que implica no menos de 473,04 millones de dolares al año, por el total de aviones.

Podríamos seguir el suma y sigue, y luego ir al de los helocópteros y otras aeronaves. Un escándalo.

3.- El coste ecológico

Pero en lo militar un escándalo no es sino el eslabón de toda una serie de ellos, de modo que ahí va la siguiente barbaridad: el gasto en toneladas de combustible altamente contaminante que emplean estos cachivaches.  Un dispendio altamente contaminante que, lejos de defender nuestras ignorantes cabecitas, sirve como un de los mayores rastros contaminantes del planeta.

4.- Países sensatos

Muchos países, ante el derroche brutal de estos aparatos, se ha decidido a dejarlos parados para que no se les vaya por el sumidero del gasto inútil todo el presupuesto. Asutria ha dejado aparcados sus Eurofighter, Sudáfrica ha aparcado otros ingenios. También otros países que vienen a descubrir (tarde) que los aviones de guerra son una ruina y una amenaza al presupuesto.

5.- Las medias verdades

De modo que cuando los militares, tan respetables ellos, dicen a nuestros políticos, por lo general en la inopia, que no tienen dinero para el vuelo de los aviones, no mienten del todo, porque es verdad que no lo tienen, dado que cada hora de vuelo quema todo el que les den y más, sencillamante, en puro derroche.

Suele ocurrir que esa lastimera queja va acompañada de una interesada pretensión: que les aflojen más pasta. Y aquí esta la canallada. Porque no informan bien a los bienintencionados políticos made in spain (y de bienintencionados políticos de la casta está el infierno lleno y más que debería) que el gasto en gasolina de estos aviones es escandaloso, contaminante a más, inutil y puramente prescindible habiendo otras prioridades más nobles.

6.- Agravios comparativos

¿Se imaginan si la receptividad de los parlamentarios a las demandas del militarismo fuera en paralelo a la que tienen para otras carencias?  ¿Se imagina que respuesta darían a una comisión de parados que, pongamos por caso, les dijeran que no tienen dinero para ir tirando?  ¿O a unos que dijeran que no hay dinero para hacer colegios, o para pagar su calefacción, o para… miles de cosas serias?

Pero claro, la gente de a pié ni va de uniforme de gala ni tiene un lobby con el que influir en la lábil voluntad de políticos sin compromiso y sin idea.

Campeones de injerencia militar

Archivo_deralle_byn_DSCN4977

Por David Escalera

Fuente: Marca España

Pues ya ven en qué poquita cosa se queda la cacareada Marca España, que ahora vende como el logro español 2017 el que los ejércitos españoles liderarán tres de las operaciones militaren con las que los ejércitos occidentales imponen, manu militari, su idea de paz y seguridad, que poco tiene que ver con seguridad y mucho menos con paz.

Dice la Marca España, sacando pecho militar que

A lo largo de este 2017 las Fuerzas Armadas españolas tomarán el mando de tres contingentes multinacionales en el exterior: el Cuartel General de la Operación Atalanta de la UE; la Task Unit 2 de la Agrupación Naval Permanente 2 de la OTAN; y la Fuerza de Respuesta Rápida de la Unión Europea, la denominada ‘Battle Group’.

Osea, que mandaremos las tropas de agresión del Índico, las de control militar del Mediterráneo y, por si fuera poco, las de “disuasión” encaminadas a amedrentar a los rusos. Tres operaciones de riesgo que, más que enorgullecernos, deberían llevarnos al debate de qué es lo que en realidad queremos entender por seguridad y de qué nos tenemos que defender.

Pero la Marca España no se conforma con esto

En la actualidad, las Fuerzas Armadas de España están desplegadas en 17 misiones en el exterior, repartidas en tres continentes: Oriente Medio, Europa y África. Los contingentes españoles están enmarcados en las misiones de Naciones Unidas (FINUL Líbano), la Unión Europea (Althea, Atalanta, EUCAP Nestor, EUTM Malí, EUTM Somalia, EUMAN RCA, EUNAVFORMED, Irak) y la OTAN (Resolute Support, Active Endeavour, Sea Guardian, Policía Aérea).

y

Además llevan a cabo otras en coalición (Inherent Resolve), con acuerdos bilaterales o de cooperación militar y de seguridad (Turquía, Senegal, Malí) a las que se suman las operaciones nacionales de vigilancia, seguridad y emergencias.

Y es que somos los campeones en mamporreo militar internacional.

Cospedal insinúa un nuevo crédito extraordinario para pagar compromisos con venta de armas

PM

juantiagues

Fuente: Infodefensa

La Ministra de Defensa no se anda con chiquitas y amenaza con volver a la práctica declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional de los créditos extraordinarios para pagar compromisos de armamentos que los gobiernos del PP-PSOE han ido haciendo con el complejo militar-industrial.

La ministra dice que no es lo mismo hacer una “ley de crédito extraordinario” para blindar los intereses de las industrias militares que hacer un real decreto veraniego, como hasta hora, para el mismo fin y eludiendo el asunto de consignar en los presupuestos las partidas programadas (y disfrazadas) de estos vergonzantes créditos.

Confía la ministra en contar con el consenso, dado que PSOE y Ciudadanos han mostrado a las claras su inclinación militarista al aumento del gasto militar por tierra, mar y aire.

No es de extrañar.

A la industria militar, tan voraz, no le salen las cuentas y reclaman a sus políticos preferidos que resguarden sus intereses, que para eso están.

¿Sirven para algo los carísimos tanques Leopard?

Leopard+2A4

Vestman

Fuente: Infodefensa

Los famosísimos tanques Leopard de patente alemana (una parte de los cuales se fabrican en España) ganaron su reputación de arma letal en los múltiples ejercicios, simulaciones y maniobras militares, de forma que eran uno de los instrumentos de guerra más cotizados y reclamados por gran parte de los ejércitos mundiales.

Ejércitos como el alemán, el austriaco, el canadiense, el chileno, el danés, el español, el finlandés, el griego, el noruego, el holandés, el portugués, el sueco, el suizo, o el turco, entre otros muchos, se han gastado ingentes sumas de dinero, empobreciendo a sus poblaciones y asumiendo una brutal deuda militar, para comprar estos cacharros.

Ponerlos a prueba en una guerra de verdad y desmoronarse el prestigio de este arma de guerra han sido todo uno. Los turcos, que los han empleado para arremeter contra sus enemigos del Daesh en Al-Bab (Siria) han perdido 10 de un plumazo y han visto como otros muchos han quedado escacharrados, al parecer de forma irreversible.

La inexplicable ineficacia de estos tanques se ha visto magnificada porque al ingente número de soldados de infantería turcos, apoyados por estos tanques, se unía el apoyo aéreo de los rusos, que han podido comprobar como testigos el desastre del arma en cuestión.

Esta situación, que hace preguntarse a los militaristas si estos tanques sirven para lo que prometen, nos lleva a nosotros a hacer la pregunta más extensiva y la respuesta mucho más amplia.

¿Sirven los tanques para algo?  ¿Le sirven a alguien?

Primeramente, se ve que los tanques no sirven para lo que dice su “prospecto”, es decir, no tienen la eficacia militar que predican. Como toda la producción militar, es una verdadera chapuza. Y una chapuza muy cara y terrible.

En segundo lugar, no sirven tampoco para el bienestar de la gente de los pueblos cuyos ejércitos los compran. Su factura es carísima. Generan, como en el caso español, una ingente e impagable deuda militar y se pagan a costa de los bienes sociales que dejan de conseguirse al priorizar el gasto militar sobre las necesidades sociales.

Tampoco le sirven a la sociedad donde se producen dichas armas mortíferas, pues los cuantiosos beneficios que producen redundan en los accionistas de la empresa fabricante, que son los que efectivamente se enriquecen con ello, pero a costa de provocar dependencia de la producción militar en la zona donde se desarrollan estos tanques que, dado el sistema mecanizado de su producción, tampoco crean tanto trabajo como otros sectores.

No generan beneficio medioambiental, y son un instrumento altamente contaminante.

No generan beneficio para la paz mundial, sino que sirven a la causa de la guerra.

Sin embargo, genera ciertos beneficios:

  • A los accionistas de la industria militar, a los comerciantes, comisionistas, y demás cadena de negocio militar.
  • A la creación de conflictos bélicos y “amenazas” que sirven para “legitimar” la venta de armas y el negocio de la guerra.
  • A los políticos que asumen deuda ilegítima para adquirir estas armas que, a su vez, sirven para consolidar un status quo que les mantiene en su situación de privilegio, cuando no para conseguir además comisiones importantes.
  • A la petrificación de un modelo de política internacional basada en la división, la violencia estructural y la dominación que, curiosamente, beneficia a los estados productores y vendedores de armas y crea dependencia en los demás.

De modo que ya sabemos: la fabricación de tanques Leopard, como ejemplo de la venta de armas, sirve para algo y para alguien. Lo único que a lo que sirve es precisamente a lo más indeseable.indecente, perjudicial y necesario de cambiar de la faz de la tierra.

Otro globo-sonda: llegar a 26.500 millones de € de gasto para el Ministerio de Defensa

FP914+da+noi+l%27importante+%C3%A8+farsi+il+SUV.............+CongoRD+ex+Zaire%2C+Nord+Kivu%2C+Rutshuru+1990

La Mala Testa

Fuente: La Razón.

Las van tirando (con bala) poco a poco, a ver qué pasa.

Cospedal se prodiga en lanzar anuncios sobre el gasto militar. Ahora ha elevado la apuesta. Ya no son 1.800 millones de euros los que quiere subir el presupuesto del Ministerio de Defensa para 2017, sino 2.076. Ya no es “un incremento anual para acercarnos a los compromisos adquiridos” como dice el mantra de los últimos tiempos, sino 26.500 millones de euros anuales para el Ministerio con plazo máximo en 2024 (dentro de 7 años),

Se precisa de un planeamiento y de una estabilidad que garanticen la disponibilidad de medios en plazo y forma que pueda desembocar en un compromiso presupuestario estable y duradero con la defensa, su dotación, su capacidad inversora y su base industrial

A eso es a lo que llama “recuperar músculo militar”, en una nefasta metáfora donde, según dice la ministra, el músculo a recuperar es la fuerza bruta, no el corazón (pongamos por ejemplo) o cualquier otro relacionado con mejorar el mundo en que vivimos.

Pero la ministra hace, como siempre se hace en Defensa, trampa. Porque cuando nos habla de ese abrumador aumento de gasto militar, sólo habla de incrementar las partidas de su ministerio, no de desvelar las otras partidas del gasto militar ocultas en otros ministerios (12 de los 13 existentes) o partidas externas (por ejemplo las clases pasivas militares o el fondo de contingencia desde el que se financian las operaciones en el exterior).  Para profundizar en estos temas recomendamos nuestro informe Gasto Militar 2016.

La ministra afirma que, de momento, no va a incorporar al presupuesto de defensa, por ejemplo, los más de 800 millones anuales que se gasta el estado en enviar tropas al extranjero, que seguirán en el famoso limbo donde la política militar esconde lo que no quiere que se sepa.

Así y todo, si empiezan a reconocer que quieren un gasto militar de 26.500 millones de euros anuales y aplicamos a este el criterio de deuda pública que venimos manejando (porque los presupuestos generales del estado españoles son deficitarios y lo seguirán siendo en las próximas décadas, lo que obligará a pagar la enorme deuda pública contraída y la que necesiten contraer a futuro), resultará que en los cálculos de gasto militar que venimos haciendo en nuestros sucesivos informes, nos vamos a acabar situando en un gasto militar final (gasto militar más deuda) por encima de los 50.000 millones de euros.

Y a esta política agresiva y militarista, según vemos día a día, le aplauden por igual la prensa amarilla más escorada a la derecha y la simplemente escorada a la derecha, sin que la crítica haga prácticamente acto de presencia a pesar de la desmesura, inmoralidad, insolidaridad y peligro que todo ello supone.

¿Y los partidos políticos? Pues o consintiendo o de vacaciones.  Que para eso comen de la misma entelequia y con iguales escrúpulos.

Las industrias militares de EEUU y la UE acaparan el 82,4 % de las ventas de armas mundiales

US+military+expenditures+1950-2015

Martin Broek

Fuente: El Diario

El negocio de la venta de armas sigue, al parecer, viento en popa.

Lo dice el informe del SIPRI, referido al año 2015, que señala una facturación mundial de más de 349.000 millones de euros, cifra similar a la de 2014 y que, según las estimaciones del SIPRI tiene una tendencia al aumento.

Tan curioso como la cifra es el conocer los principales causantes de tal venta de armas:

El “top 100”, que no incluye empresas chinas por falta de datos fiables, refleja el dominio abrumador de las firmas estadounidenses y de Europa Occidental, que controlan el 82,4 % de las transacciones y acaparan la lista de las diez primeras.

El desaguisado es abrumador, EE.UU. mantiene la mayor cuota del mercado, pero con ligeras bajadas respecto de años anteriores

Las compañías estadounidenses -39 de las 100 primeras- tuvieron unas ventas totales de 209.700 millones de dólares (198.000 millones de euros), casi el 57 % del total, consecuencia de que el departamento de Defensa de ese país es el principal comprador mundial y de que la mayoría de sus adquisiciones son a firmas nacionales.

Por contra, las empresas de armas europeas aumentan su exportación y

Las empresas europeas occidentales aumentaron su facturación un 6,6 %, hasta 95.700 millones de dólares (90.203 millones de euros), revirtiendo la tendencia negativa del año anterior, gracias en especial a una subida del 13 % de las firmas francesas por sus grandes contratos con Egipto y Qatar.

Con este panorama es obscena la justificación que suelen ofrecer para este aumento de lo militar los partidarios del militarismo. No se fabrican armas porque hay inseguridad mundial, sino que las armas que vendemos crean los conflictos y generan la inseguridad mundial que luego nuestra propaganda intenta usar para justificar su inmoral negocio de muerte.

¿Cómo pueden mantener en serio los dirigentes políticos, tan embadurnados en el expresionismo militarista que padecemos, que debemos fabricar armas  e incrementar los presupuestos militares porque nos amenazan de fuera, cuando somos los que proporcionamos el 85% de las armas del mercado mundial?

Se nos ocurre una explicación bien evidente que tiene que ver con las complicidades de la élite en este negocio que nos amenaza y empobrece a la mayoría de gente decente: la venta de armas es su negocio, la guerra es su negocio, la destrucción es su negocio y dominar con todo ello a los demás es su negocio y su objetivo.

Cospedal confunde Defensa con Seguridad

Imagen de Gobierno de Castilla La Mancha

Imagen de Gobierno de Castilla La Mancha

Fuente:  Infodefensa.

Inventir en defensa es invertir en seguridad” dijo Cospedal.  Y de ello concluyó que hay que invertir más en defensa.

Así, sin ningún razonamiento previo o posterior, sin justificaciones.  Simplemente por que ella lo vale, porque sí.

Lo podría haber dicho Morenés.  O cualquiera de los ministros de Defensa previos, tanto del PP, como del PSOE, como de UCD.

Tras un mes de estudiar los temas más importantes de su nuevo cargo, Cospedal no ha innovado ni un milímetro.

Pero se equivocan.  Defensa se refiere a militar, a violencia, a relaciones internacionales de dominación.  Defensa se refiere a estados naciones, a exportación de armas, a guerras en todo el mundo. Defensa se refiere a militarizar la investigación y el desarrollo, a que exista un Estado militar dentro del Estado civil.  Defensa se refiere a gastar en cañones en detrimento al gasto en mantequilla.

Seguridad es poder tener acceso a cubrir tus necesidades básicas:  alimentación, vivienda, sanidad, escolarización, …  Seguridad es promover y ejercitar el desarrollo de los derechos económicos, humanos, civiles de cada persona.  La seguridad tiene que ver con los intereses de las personas, no de las naciones, la seguridad es inclusiva porque no depende de los intereses nacionales, sino de los intereses humanos que nos son comunes a todos.

Confundir la cultura de defensa con la cultura de paz es un grave error.  También lo es confundir Seguridad Nacional con Seguridad Humana.  O una opción política violenta e intervencionista elegida a conciencia.

¿Invertir en defensa es invertir en seguridad?

Es justo lo contrario, invertir en militares, en armas y guerras es ir contra los derechos humanos, civiles y ecológicos.  Invertir en defensa es invertir en violencia directa, estructural y cultural.  Miles de guerras nos lo confirman, pasadas, presentes y futuras.  Millones de muertos, de refugiados, de mutilados, de violadas, de niños que no han podido estudiar ni tener un futuro digno.

Cada euro invertido en Defensa es un euro invertido en un mundo peor.  Por ello aboga, no nos engañemos, Cospedal.

Que dimitan todos los implicados en en mantenimiento de campo militar de Bardenas Reales

David+and+Noa+at+a+rock

Antonio Lainez

Fuente: La Vanguardia

De forma residual y sin sacar las oportunas consecuencias, la prensa ofrece una noticia que está destinada a pasar desapercibida como si fuera intrascendente: después de 16 años sin haberse reunido sino una sola vez y para constituirse como tal, el pasado 19 de octubre se ha reunido el “Consejo Asesor de Bardenas Reales”, que ha estado presidido por la Directora General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio,  Eva García Balaguer, y con asistencia del presidente de la Comunidad de Bardenas Reales.

Dicho así parece que simplemente se trata de que ahora se reúne un órgano que la ley establece como obligatorio pero que hasta la fecha no se reunía. Pero es mucho más, pues hay que poner la noticia en su contexto.

Primero, porque no es casualidad que este órgano, que no se reunía a pesar de tenerlo que hacer por ley, venga a reunirse ahora justo después de que las movilizaciones de la población bardenera respecto de la presencia de la base militar en el centro de la reserva de la biosfera de Bardenas Reales empiecen a ir mucho más allá de una testimonial marcha anual de protesta y comiencen a preocupar, incluso a la OTAN, que no quiere que la población se pronuncie respecto a su principal campo de entrenamiento para las operaciones de guerra en las que participa.

Parece que la movilización social, con el mensaje de exigir la plena desmilitarización de Bardenas y de abrir una vía de consulta popular sobre la presencia militar en dicho enclave y de resolver el contrato semi-blindado de que goza el ejército, empieza a hacer mella.

Segundo, porque indagando en el significado de este Consejo Asesor que no se reúne desde hace la tira de años, resulta que este órgano es de obligado cumplimiento desde el momento de la declaración de Bardenas como Parque Natural, pero en Bardenas se lo guisaba y se lo comía todo entre la opaca y poco democrática Junta de Bardenas y el ejército, sin dar cauce a ninguna otra expresión.

El Consejo Asesor fue creado por la ley foral de Navarra que constituyó Bardenas Reales como parque nacional, pero solo se había reunido una vez, precisamente para formalizar su constitución legal, pero luego había sido arrinconado. Mejor no contar con ojos críticos y poder firmar sin luz ni taquígrafos los acuerdos de cesión de terrenos al ejército para sus maniobras, y de poder hacer y deshacer sin tomar precauciones  de las que exige el acuerdo de la Junta de Bardenas con el ejército sobre el impacto de la actividad militar sobre el Parque Natural.

Y ahora ocurre que, por obligación legal, y después de la inclusión de Bardenas Reales en la Red Natura, resulta que por otra obligación legal (Ley 42/2007 del Patrimonio Nacional y la BIodiversidad) el estado debe de regular el parque como “Zona de Especial Conservación” con arreglo a las directivas europeas y de regular la gestión del parque y del patrimonio natural de este con arreglo a las exigencias de la normativa comunitaria, lo que pone en peligro, al parecer, la idea de seguir con el pasteleo de la Junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa al respecto. Tal vez a Europa no le suene bien eso de un campo de entrenamiento militar en mitad de una Zona de Espacial Conservación y, precisamente para controlar el proceso, oportunamente, se reúne por segunda vez en su vida el consejo Asesor de Bardenas. ¿para envolver y legitimar la actuación previa de complicidad militar de la Junta de Bardenas?

Tercero: el cambio político propiciado por la nueva situación de reivindicación de poner fin a la base militar de Banderas por parte de las poblaciones ribereñas se acompaña por un hecho nuevo y un campo de confrontación más.

A partir de ahora Bardenas va a pasar a ostentar la categoría de Zona de Especial Conservación (ZEC).

Ello nos ofrece un nuevo campo de lucha: la UE, donde debemos denunciar la base militar dentro de esta zona y donde la sensibilidad y los apoyos puede ser relevante con la internacionalización de este conflicto.

Cuarto: porque quedan claras las tremendas complicidades promilitares que hasta ahora han sido la tónica administrativa y política y que, desde nuestro punto de vista, exigen responsabilidades y dimisiones .

Sólo el cambio de fuerzas políticas en la sociedad navarra y aragonesa, tanto a nivel local como foral y comunitario, con la ruptura del consenso de la derecha y el PSOE de toda la vida en torno al polígono militar de Bardenas, y la lucha de las sociedades ribereñas por ir más allá de lo testimonial y proponer el rescate de la soberanía ciudadana sobre los temas que les afectan y nos afectan tan decisivamente a todos ha obligado a esta reunión anómala para guardar las formas.

Algo está cambando, y ese algo se llama la lucha de la gente de a pié y el desvelamiento de las descaradas complicidades militaristas de la casta política y militar en contra de los intereses de las sociedades.

Todo ello obliga a incorporar otro elemento más, que es precisamente el de las responsabilidades que deberían asumirse.

¿Por qué el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en su actual o en las anteriores denominaciones, no ha aplicado las consecuencias derivadas de la ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Biodiversidad, hacia Bardenas Reales, declarada Reserva Natural y Reserva de la BIosfera e incluida en la Red Natura 2000? ¿No deberían pedirse responsabilidades y exigirse dimisiones en este ministerio, sospechoso siempre de un puertagiratorismo lacerante?

¿Por qué los gobiernos forales y parlamento navarro no han exigido el cumplimiento de la ley que ellos mismos aprobaron y han esperado la friolera de 16 años para reunir un Consejo que debería vigilar el contenido de la ley sobre el parque Natural? Debería haber aquí dimisiones y responsabilidades.

¿No deberían pedirse responsabilidades y dimisiones a los principales protagonistas del enjuague, Ministerio de Defensa y Junta de Bardenas?

¿No deberían pedirse a los partidos políticos que han consentido o promovido este desaguisado?

¿No debería exigirse al Sindicato de Agricultores de Bardenas; a la Comisión de Gremios Ganaderos; a la Asociación de Cazadores y Pescadores de Bardenas; al Centro de Estudios “Merindad de Tudela” y al  Consorcio “Eder”, todos ellos miembros del Consejo Asesor ineficaz? ¿No deberían estos exigir que el orden del día de la suguiente reunión de este Consejo incluyese tratar el tema de la desmilitrización de Bardenas y de la cancelación del convenio con Defensa?

¿No deberían pedirse también a los municipios consentidores, encubridores, cómplices?

Una noticia, como decimos, que no debe pasar desapercibida

 

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed