Archive for democracia participativa

Antimilitarismo y elecciones municipales y autonómicas

Hasta ahora cuando llegaban las elecciones municipales y autonómicas se solía pensar que no era el momento del debate militarismo-antimilitarismo.  Se veían mucho más claro centrar este debate en los comicios generales y en las propuestas generalistas que “ofertaban” los partidos en liza (por cierto siempre referidas a pequeñas reformas cosméticas pero sin entrar en el nucleo de preguntas que el antimilitarismo formula a la sociedad.

Sólo algunos grupos intentaban que se reconociesen como importantes temas muy locales y pegados a sus preocupaciones habituales:  campos de tiro próximos, campamentos militares que molestaban, etc.  Pero un debate más general y pormenorizado no lo habíamos abordado con intenciones de trascender a la agenda de los partidos políticos con fuerza.

Hemos querido ofrecer un material que desvela que lo militar sí afecta al ámbito local y autonómico en gran medida.

Además, con la propuesta que os ofrecemos pensamos que cubrimos, al menos en parte, porque todo es susceptible de ser mejorado, el aspecto propositivo que ha de caracterizar al antimilitarismo y a la noviolencia.  Por ello hay un capítulo de 8 páginas que hemos titulado “Cultura de paz” en el que hay muchas propuestas para construir la paz desde municipios y Comunidades Autónomas tanto antes como durante y después de una guerra.

Como siempre, esperamos que os guste.

Además, agradeceríamos comentarios, enlaces con informaciones de nuevos temas a tratar, propuestas y correcciones para mejorar este trabajo.

Y también quedamos a la espera de que a algún grupo le interese el debate mediante una charla específica con los partidos de su zona.

Antimilitarismo y Elecciones Municipales y Autonómicas 2015 by Colectivo Utopía Contagiosa

 

 

 

 

 

 

 

Share

La acción vecinal consigue discretos logros contra el militarismo

3+spine+concertina+fold

Por Philo Nordlund

Fuente: El País

El ejército cuenta con innumerables privilegios en todos los ámbitos sociales y jurídicos. Incluso en el ámbito local y de las Comunidades Autónomas cuenta con privilegios como el no pago de impuestos, especiales capacidades de determinar el uso del territorio, usos exclusivos, etc.

Esto no es razonable, pero como tantas cosas que no tienen sentido, existe sin que nadie lo cuestione en serio y se perpetúa como una situación que parece normal, cuando no lo es.

Pero ocurre que contamos con ejemplos en los que la gente de a pié, sin necesidad de ningún político de esos que de vez en cuando (especialmente en época preelectoral) aparezca para hacer peticiones que el resto del tiempo ignora (y de paso hacerse una foto), se reúne por las buenas, se organiza por las buenas, lucha por las buenas con las armas noviolentas que tiene a su disposición y consigue que el ejército deje de hacer algo perjudicial que hacía hasta entonces.

Esto ha ocurrido en Guitiriz, nada menos que a 45 km de Lugo y con una población de casi 6.000 habitantes, donde la lucha vecinal ha obligado a los militares a retirar unas concertinas que habían puesto para “rodear” un campamento militar de 150 hectáreas que tenían sobre unos terrenos “cedidos” por el vecindario en 1944 (ya saben ustedes cómo eran esas cesiones entusiastas y gratuitas en plenos inicios de la dictadura).

¿Acaba aquí la cosa?

Para los puristas no, porque no lo han conseguido todo. De hecho no han logrado no ya la supresión de los ejércitos por completo, sino tampoco que los militares se larguen de Guitiriz. Tal vez tampoco podamos decir que los de Guitiriz sean conscientes antimilitaristas, ni que hayan actuado por otro interés que el propio. Pero salvo que encontremos el modo de acelerar los procesos históricos con algo parecido a un acelerador de partículas históricas, las cosas, sobre todo cuando afectan a tantas dimensiones de la vida y tan arraigadas costumbres,  poco a poco y sin descanso.

De momento los vecinos han empezado a decir que además de las concertinas que acaban de desterrar, les molestan los ruidos y el fastidio que causan los militares. Y encima, se pueden apoyar en su propio ejemplo, pues son ellos quienes han conseguido ya un primer paso con su propia acción y práctica.

Tal vez en la segunda tacada consigan quitarlos también.

Un ejemplo a seguir en otros lugares donde los militares también causan ruidos, molestias y fastidio social.

Share

Preparando la guerra

Puente+romano+y+mezquita

Por Ángel M. Felicísimo

 

Fuente: El País

Hoy vamos a darnos un homenaje de latinajos.

Dice una máxima acuñada por un tal Vegencio que si vis pacem praeparet bellum.  Gran verdad, especialmente verificada por nuestros más insignes mandamases, empeñados como se andan en traernos la paz y, sobre todo, en preparar la guerra.

Tenemos el envidiable honor de surtir de munición a mansalva al Golfo Pérsico, nuestro segundo cliente mundial después de los países de la OTAN.

A Bahrein, por ejemplo, le vendimos en el primer semestre de 2014 el equivalente a 21,6 millones de euros en munición. Teniendo en cuenta que el número de censados en dicho lugar recóndito (aclaremos para el general conocimiento de la población que Bahrein sale, amén de algún que otro cuento exótico, en los mapas y hasta en Google) es de 1.234.000 personas, contamos con el equivalente a 17,50 euros en munición española por bareimense, lo que se nos antoja algo elevado y hasta peligroso para la seguridad de aquellas ignotas y calenturientas tierras.
Pero eso no es todo: entre Arabia Saudí (nuestro segundo mejor cliente), Bahrein (el séptimo) y Omán (octavo) nos compran armamento por valor de más de 310 millones de euros en dicho semestre. Y nos podemos preguntar ¿qué uso piensan dar a este aparataje?

Ni que decir tiene que, sumadas las ventas de estos excepcionales clientes a las de los otros no menos meritorios distribuidos por el resto del globo, nuestras ventas de armas, como dijo Cicerón puppi ventis audiabatur.

De modo que la segunda parte de los latines del inicio del artículo la llevamos con estricta observancia, y preparamos la paz a base de lo que podría parecer el modo más torcido de llegar a ella: surtir de guerra a los demás, vendiéndoles armamento sin ton ni son y sin hacerle ascos al negocio con tal de llevar unas perrillas a casa con las que amortiguar los rigores de la crisis y hacer marca España.

De este modo hacemos verdad la primera y la segunda condición del latín comentado: hacemos la paz (nuestra) preparando la guerra (de los otros) y nos preparamos para la guerra (a los otros) haciendo el negocio de venderles armas y restar posibilidades de desarrollo con las que discutir, por ejemplo, el actual modelo mundial de statu quo que los convierte en unos pringaos y a nosotros en unos inteligentes comerciantes.

Ya dijo aquel otro que peculia non olet, cuando ganaba dinero de la pura mierda que (y con perdón de la grosería) vendía a los tontos.  ¡Lo mismo podría decir ahora todo el aparato puesto en funcionamiento por el militarismo patrio para enriquecer a unos pocos aquí preparando la paz y meternos a todos los demás en llevar la guerra a limes externo de nuestro propio imperio.

Y todos tan contentos y felizmente inconscientes, que risus abundat in ore stultorum , sin caer en la cuenta de que este negocio de las armas ahora tan de provecho, puede ser que sea pronto una manera insensata de preparar la guerra donde esperábamos traer la paz.

Share

Las descomunales inversiones de defensa de Correa

Inauguraci%C3%B3n+del+Instituto+de+Promoci%C3%B3n+de+Exportaciones+e+Inversiones+Pro+Ecuador

Por Cancillería del Ecuador

 

Fuente: Defensa.com

Rafael Correa acarrea entre otras sombras de su mandato, la de haber privilegiado al ejército frente a los gastos sociales y otras prioridades y demandas de la sociedad.

El mismo se ufana del buen trato a los militares en su mandato.

Pues con la Revolución Ciudadana se ha mejorado las condiciones laborales -aumentando las remuneraciones cinco veces más-, reforzando el equipamiento con la adquisición de 18 aviones subsónicos, 12 aviones supersónicos y 3 aviones logísticos Casa; además de la modernización para la Marina de Guerra y la Fuerza Terrestre

Contabiliza 1.718 millones de dólares en inversiones militares desde que asumió el poder, según sus propios cálculos.  Una cantidad inmensa, pero nada si la comparamos con el 3,29% del PIB que el país destina a gasto militar (más de 2.800 millones de dolares al año según el Balance Militar, una de las fuentes usuales para medir el gasto militar mundial ) y que le convierte en el primer país en porcentaje de PIB de América Latina.

Por hacernos una idea del despropósito, el capítulo de bienes y servicios del presupuesto de Ecuador de 2014 (el 7,3% del presupuesto de 2014) supone 2.500 millones de dólares aproximadamente,  lo que implica que la inversión militar producida por los gobiernos Correa serán equivalente al 68,23 % de todas las inversiones del Estado previstas para 2014.

Además de esto, Correa ha otorgado funciones al ejército más allá de la tradicional función militar de defensa exterior, militarizando otros aspectos de la seguridad humana que sin duda serían mejor tratados desde una óptica basada en el desarrollo humano y en la justicia social y no en la militarización de la propia idea de seguridad.

Seguramente graves problemas del Ecuador, como la minería extractiva que agrede a su pueblo, los derechos de los pueblos y comunidades campesinas e indígenas, la justicia social, empleo de calidad, educación, etcétera no se defenderán con las inversiones y el gasto militar (más bien a su pesar), pero ¿qué podemos decir de una política que defiende otras cosas e intereses distintos?

Share

La noviolencia tiene el doble de efectividad que la violencia

Fuente:  translatedweb.

Nos hacemos eco de una noticia antigua, marzo de 2012, sobre un libro titulado:  “Why civil resistence works.  The strategic logic of nonviolence conflict“, de Erica Chenoweth y Maria J. Stephan.

En ella dicen que han estudiado 323 intentos de cambio de régimen entre 1900 y 2006 y que las campañas violentas tuvieron éxito el 26 % de las veces, mientras que las noviolentas triunfaron en un 53 %.

Los casos son de todas las regiones del mundo, como se comprueba en un mapa disponible en esta url y que pertenece a Gobal nonviolent action database.

Las conclusiones van un poco más allá:

En realidad, No se me ocurre ningún país en el que un movimiento haya conseguido con éxito: usar la violencia para lograr un cambio de régimen establecer después una democracia y frenar el poder dominante del uno por ciento

Es decir, muchas revoluciones violentas han conseguido cambios pero no han sido profundos.

Cuando escribió La Conquista de la Violencia en los años 30, Bart de Ligt no tenía los datos acumulados por Chenoweth y Stephan, o los investigadores estudiantes del GNAD en Swarthmore, Georgetown y Tufts. Pero el revolucionario holandés aún estaba en lo cierto cuando escribió, “Cuanta más violencia, menos revolución.”

Share

¿Qué queremos defender?: la lucha contra la hepatitis C

En la imagen que encabeza este artículo se pueden ver los datos generales sobre la hepatitis C.  Hemos recogido la información de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C.

Es de destacar que en este tema hay múltiples aristas:

  • Una es la propia responsabilidad del Estado:  Gran parte de estos cientos de miles de enfermos de hepatitis C en España de los que ahora  el Estado no se hace cargo fueron infectados en los hospitales públicos. Este virus no se transmite con facilidad. Se contagia por vía sanguínea: intercambio de jeringuillas, uso de material médico no esterilizado y, por supuesto, las transfusiones de sangre. Y durante décadas en España, hasta 1992, no fue obligatorio analizar las bolsas de sangre para detectar si el donante estaba infectado. Hay enfermas, como Aurelia G., que fueron contagiadas en hospitales públicos por medio de transfusiones de sangre contaminada cuando daban a luz.

Hemos escuchado decir a alguno de los afectados que este comportamiento del Estado se puede calificar de terrorismo de Estado.  Y pensamos que estamos de acuerdo.

  • Dos, el negocio.  Una píldora, fabricada por la empresa estadounidense Gilead vale 1.000 dólares.  Un tratamiento completo de 12 semanas oscila entre 84.000 y 168.000 dólares, en España entre 50.000 y 100.000 €.

 

Imagen tomada de smp.newshq.businesswire.com

 

Las ventas de su pastilla milagro contra la hepatitis C supondrán solo este año 1.277 millones de euros para Gilead. Tratar a todos los enfermos del planeta al precio actual de Sovaldi costaría más de 8 billones de euros, una cifra equivalente a la suma del PIB anual de Alemania, Francia, España, Reino Unido e Italia. ¿El coste real de producción del medicamento? Entre 50 y 100 euros por paciente: mil veces menos de lo que cobran por él. Aún incluyendo la inversión en la patente –un dato que Gilead no quiere dar– el sobreprecio sigue siendo disparatado.

Evidentemente, las empresas tienen derecho a recuperar lo invertido en sus investigaciones, pero ¿es ético y socialmente justo que el beneficio sea tan alto?  Gilead se convierte, en nuestra opinión, como una empresa que genera muchísima violencia directa y estructural.  Pensamos que el Estado debe legislar en estas situaciones para que prevalezca el derecho humano a la salud, a la vida.

Otros países, como India, ya han anunciado que fabricarán genéricos sin respetar la patente –a diferencia de España– porque lo primero es la salud de su población.

Denuncian que el Ministerio de Sanidad, con Ana Mato al frente,

Ha presentado una partida de gasto para la compra del fármaco de 125 millones de euros. Con esta cifra de gasto aprobada – dado que cada tratamiento que usted ha negociado con el laboratorio Gilead ha sido fijado en 25.500 €, – sólo van a poder ser tratados 4.902 enfermos. Es decir, el 1,63% de los afectados diagnosticados.
Es decir, si los 125 millones sólo alcanzan para el 1’63 % de los afectados, el total que se requiere es de 7.669 millones de €.  Como se ve una cifra muy importante, pero que supondría la defensa sanitaria de las 300.736 personas que sufren la enfermedad y no sólo del 1’63 % del que se va a ocupar el PP.  El PP lo considera inasumible.
Pero los afectados denuncian, con mucha razón, que otros gastos no les han parecido inasumibles:
Ustedes están empleando el dinero público para rescatar a la Banca con 60.000 millones de euros, las autopistas de peaje con 2.400 millones de euros, a la empresa ACS con 1.350 millones de euros por el almacén de Gas Castor y así una lista de rescates cuyo coste supera con creces los 80.000 millones de euros. Mientras estos rescates se llevan a cabo, el Ministerio que usted preside, deja al 98,37% de los afectados por Hepatitis C sin el tratamiento que científicamente ha demostrado que cura al 95% de los afectados por Hepatitis C.

Por nuestra parte, les comentamos a la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C que hay otros gastos superfluos e, incluso, socialmente perjudiciales, como los gastos militares, que se podrían reconvertir a la lucha contra la hepatitis C:

  1. Sólo los intereses que debemos abonar los españoles por la deuda contraída por nuestro militarismo en 2015 será de 171 millones de €.
  2. Para los Programas Especiales de Armamento, el Ministerio de Defensa, fuera de los Presupuestos Generales del Estado, para esconder este gasto tan antisocial, gastará en 2015, 950 millones de €.
  3. Dedicaremos a misiones militares en el exterior la friolera de 800 millones de € durante 2015.  Sin que ninguna de ellas mejore un ápice el nivel de vida, político o social de los países intervenidos.
  4. Una buena parte de los 17.606 millones de € ocultos del Gasto Militar para 2015 se podrían utilizar para la lucha contra la hepatitis C.  Aún así, sobrarían más de 10.000 millones de € para el militarismo escondido.
  5. A nadie le han consultado si queremos gastar en militarismo 502’5 € al año por persona.  Posiblemente si nos preguntasen si estamos dispuestos a gastar los 170’4 millones de € cada español en 2015 para luchar contra la hepatitis C, la respuesta sería muy solidaria.

Para terminar otra reflexión que nos lleva a plantearnos el caso en dos de sus aspectos más generales:

Sovaldi es solo el principio. En los próximos años es muy probable que lleguen nuevos medicamentos milagro contra el alzhéimer o el cáncer. Si nada cambia, su precio dependerá del máximo beneficio, no del coste de desarrollo ni menos aún de la competencia porque una patente médica es un monopolio en un mercado donde el consumo no es una opción. Es la bolsa o la vida: ¿cuánto estarías dispuesto a pagar por no morir?

Por otro lado, deberíamos preguntarnos, con carácter de urgencia, qué queremos defender.  ¿La patria, las fronteras, el status quo? o ¿la salud, la vivienda, el medio ambiente y los cambios hacia un mundo mejor?  ¿Cañones o mantequilla?  ¿Gastos militares o gastos sociales?

Share

Jornada sobre alternativas a la defensa militar en Zaragoza

redes_La Directiva Noviolenta

Celebrando el 30 aniversario de la publicación de la ley de objeción de conciencia en España, Alternativa Antimilitarista – Mambrú de Zaragoza, promueve un acto para reflexionar sobre el cambio de la política de defensa hacia la desmilitarización de la defensa.

El acto, al que hemos sido invitados como ponentes, tendrá lugar el próximo sábado 27 de diciembre a las 18 horas en el Centro Social – Librería La Pantera Rossa de Zaragoza, que se encuentra en la calle San Vicente de Paúl 28 de dicha localidad.

En la actual coyuntura política es posible apostar por un proceso político que, entre otras muchas necesidades, aborde un cambio gradual y planificado por desmilitarizar la defensa y la seguridad, consiguiendo en el medio plazo la sustitución de la política militar de los intereses de unos pocos, por una política de seguridad humana alternativa y de base noviolenta y horizontal.

El Colectivo Utopía Contagiosa desarrolló en el libro  editado en 2012 “Política noviolenta y lucha social”, editado por Libros en Acción (ISBN 978-84-939415-7-4) la idea de que este cambio hacia una defensa noviolenta es posible, mediante un proceso radical de transarme y la lucha social y de base, del que dábamos una explicación de una propuesta apropiada a la coyuntura española.

Un documento imprescindible para orientar este cambio sería una directiva alternativa que oriente los procesos de cambio graduales que permitan ir consolidando el proceso de construcción de una defensa alternativa.

Los compañeros de Zaragoza pretenden retar a los partidos políticos a que se definan con relación a una propuesta concreta de desmilitarización de la defensa, lo cual valdrá de paso para poder desvelar su posición real y puede servir de criterio para orientar la opinión de la ciudadanía ante las ofertas electorales, silencios y ambigüedades de unos y otros.

Share

El antimilitarismo del anarquismo gallego de principios del Siglo XX

FEDERICA+MONTSENY

troita_<><

 

Hemos leído, gracias a la entrada que publica el grupo de Vigo Espazo Aberto Antimilitar, un interesante texto que analiza la respuesta del anarquismo gallego hacia la guerra y el militarismo durante los años previos al golpe de estado que nos trajo cuarenta años de militarización absoluta.

Se trata en concreto de un texto compuesto por Oscar Freán Hernández que analiza este pensamiento durante la primera mitad del siglo XX a partir de lo publicado en las dos principales publicaciones del movimiento anarquista gallego de la época, el semanario Solidaridad (editada por la Confederacion Regional Galaica de la CNT) y la revista quincenal Brazo y Cerebro, editada con carácter quincenal por otra de las corrientes del anarquismo gallego de entonces.

El estudio íntegro aparece en Cahiers de Civilisation espagnole contemporaine, con el nombre de “Imperialismo, fascismo y revolución. El discurso sobre la guerra en la prensa anarquista gallega” y puede consultarse pinchando aquí.

La elección de los dos medios es acertada porque recoge una fuente escrita del momento y abarca las principales expresiones políticas de ese anarquismo gallego. El autor justifica

Las dos publicaciones analizadas son representativas de dos de las corrientes existentes dentro del movimiento ácrata: el anarcosindicalismo y el anarquismo. Aunque se tiende a considerar el movimiento libertario como un todo homogéneo, esto no se corresponde con la realidad, ya que las diferentes vías y estrategias del mismo conviven en una serie de organizaciones y de proyectos diversos

El estudio explica que durante el tiempo de publicación de estos diarios, el movimiento libertario gallego, como el del resto del estado,  sufría una tremenda represión pero se iba recuperando del duro golpe que supuso la respuesta a la revolución de octubre.

Si nos ponemos en el contexto de la época las ideas acerca de la militarización social, del militarismo en general y de la guerra estaban, por otra parte, a la orden del día.

Afirma el autor que

…prácticamente desde sus orígenes, el movimiento libertario asumió entre sus principios el pacifismo y el antimilitarismo. No es esto, sin embargo, exclusivo de los anarquistas,…

Y

El pacifismo estaba bastante arraigado entre los anarquistas, al menos entre una buena parte de ellos, como lo demuestra la buena acogida de diferentes ediciones de libros sobre esta temática

Los argumentos del anarquismo contra la guerra son variados y mucho más allá de un mero humanismo ético

Los argumentos tradicionalmente utilizados para denunciar la guerra y el ejército son variados, aunque podemos sintetizarlos en la denuncia del ejército como un instrumento de violencia del Estado, de opresión, de injusticia y de dominio de las elites económicas y políticas sobre el pueblo trabajador. Las críticas van mucho más allá, alcanzando igualmente a los valores que defiende el ejército, como la patria o el honor por ejemplo, calificados de falsos y contrarios al espíritu internacionalista de clase. También la falta de libertad, la opresión y la disciplina propias del militarismo son rechazados por despreciar la racionalidad y la libertad individual. Lo mismo que el sistema de reclutamiento no igualitario que beneficiaba a las clases acomodadas que podían pagar la redención del servicio militar para sus hijos.

Todo ello hace a estos grupos abogar por la deserción y la insumisión hacia los ejércitos.

El tema de la guerra es muy singular en este anarquismo gallego y un objeto de preocupación constante.

El tema de la guerra está muy presente en las páginas de los dos periódicos analizados, en donde encontramos en torno al centenar de artículos y notas que tratan o analizan de manera más o menos pormenorizada esta cuestión.

Aparece además una cierta expresión feminista de este pacifismo antimilitarista militante. El autor extracta un texto publicado de La Asociación Femenina contra la Guerra que rechaza la guerra de forma bastante contundente

[…] ¿sabes quién es el monstruo que nos amenaza? Es el mismo que dejó 3.000.000 de viudas y 7 millones de huérfanos desde el 4 de Agosto de 1914 al 11 de Noviembre de 1918; es el mismo que tronchó 20.000 hombres jóvenes en el Chaco Boreal; es el mismo que repleto de gases terribles, de bacilos y pestes, de granadas y de cañones, vuela sobre Asia, sobre Europa, sobre América, sobre África, preparando el más horribles de los crímenes […]

Se acusan algunos de los componentes que hacen de la guerra una parte de la lógica del momento, como son las relaciones internacionales y el fracaso de los tratados de paz de Versalles, el ejercicio de una política imperialista por parte de algunas potencias, las luchas por intereses económicos del Chaco, o las alianzas que se vislumbran y preparan una inminente nueva guerra mundial, incluso denunciando el auge del militarismo en países como Alemania y España.

Tampoco olvidan la responsabilidad en todo ello de las industrias militares, dedicadas a la fabricación de armas.

Las industrias de guerra y sus empresarios –entre ellos los Krupp, Schneider, Vickers, Wendel, Armstrong, Dillinger, DuPont y otras corporaciones especializadas en la fabricación de armas y material de guerra– son, igualmente, señalados como responsables directos del ascenso del belicismo y del militarismo, como los que presionan, negocian y se benefician con las guerras a las que empujan, desde la sombra, a los diferentes gobiernos. Uno de los artículos sobre este tema lo firma, nuevamente, Vicente Horro en las páginas de Solidaridad, denunciando justamente las presiones de empresas como Vickers que amenaza con el despido de sus trabajadores si no se compra su material; como Krupp, que recuerda a Hitler el apoyo brindado para que llegase al poder; o como Schneider quejándose del poco gasto del Estado francés en su armamento y fortificaciones. El mismo autor, muy preocupado por la cuestión de la guerra, hizo también una semblanza del enigmático magnate Basile Zaharoff, empresario enriquecido con el tráfico de armamento durante las diferentes guerras del periodo de entresiglos, poniéndolo como ejemplo de especulador y conspirador que se enriquece con el engaño, la muerte y el sufrimiento de los otros.

Aunque poco precisas, las revistas analizadas proponen algunas acciones contra la guerra, que el autor considera irreales y superficiales, como

la utópica solución de parar la guerra con una huelga general o haciendo directamente la revolución social, se repiten de manera bastante habitual.

aunque también

Desde las páginas de Brazo y Cerebro se pide a los trabajadores de los puertos gallegos a sumarse al boicot de productos ante el acaparamiento de alimentos por parte del gobierno de Mussolini –en concreto de conservas de sardina– siguiendo el ejemplo de los obreros de la Ciudad del Cabo que «se niegan a cargar armas y alimentos para Italia

y

existe «un solo medio de combatir a la guerra […] Evitar toda producción para la guerra […] constituir un bloqueo de carácter internacional a todo preparativo bélico, un boycot (sic) cerrado al material de guerra […]». Un boicot que, sin embargo, se quedó en mera declaración de intenciones y en vano llamamiento para frenar la guerra.

En conclusión, dice el autor

Para concluir, podemos apuntar que, de manera general, los artículos y colaboraciones de ambos periódicos muestran una oposición abierta a la guerra que asocian al capitalismo, al colonialismo, al imperialismo, al patriotismo y al fascismo.

y

Sin embargo, y es importante matizarlo, este antibelicismo no siempre implica una defensa del pacifismo, pues en numerosas ocasiones se evoca la respuesta de hacer la revolución social frente a la guerra promovida por los Estados y los capitalistas, o la adopción de respuestas abiertamente violentas. De todos modos, aunque no todos los anarquistas fuesen pacifistas, sí que coincidían en el rechazo a esa guerra capitalista auspiciada por las elites económicas y políticas a las que combatían.

Podemos preguntarnos cuánto hemos olvidado y recuperado de la memoria pacifista y de lucha social que de forma intermitente pero constante ha ido apareciendo-desapareciendo en los distintos pueblos.

Es probable que muchas de las causas del militarismo de principios del siglo XX sean parecidas a las del actual y creciente militarismo, pues en definitiva responden a un mismo paradigma de dominación y violencia transversal a toda la construcción social y política.

Muchas de las estrategias que propuso el anarquismo, entre otros movimientos, ya sea de insumisión a los ejércitos, de deserción y desacato a sus normas, de boicot a sus industrias, producción, tráfico, o preparación de las guerras, de huelgas, movilizaciones y revolución social, se traducen también en múltiples acciones de la actualidad y en la idea de fondo de que la guerra se desinventa con lucha social para parar la lógica de dominación y violencia propias de nuestro actual capitalismo global y para transformar radicalmente el mundo en que vivimos hacia un paradigma diferente.

Un buen trabajo que merece la pena releer y actualizar.

Share

El Gobierno aprovecha diciembre para aumentar el gasto militar de nuevo

MB+for+RCJ+Trans+and+MAN+Units+of+BLTB

ROBERT HUFFSTUTTER

El Consejo de Ministros de primeros de de diciembre ha servido para que el gobierno vuelva a privilegiar el gasto militar como prioridad número 1 de la política de inversiones.

Por la primera de las decisiones, el gobierno destinará un aumento de 2.266 millones de euros extra a financiar la construcción de 27 unidades del avión A400, según podemos ver en Infodefensa. Estos 2.266 millones de euros “extra” amplían los que se han aprobado con antelación y convierten la cifra de compra de este tipo de armas en sideral. Se podrán gastar desde aquí a 2029, lo que quiere decir que el PP consolida una factura a futuro para que, gane quien gane las próximas elecciones, tengan una deuda asumida con la industria militar.

Por el segundo de los acuerdos, el gobierno permite destinar otros 1.375,2 millones de euros más para mantener los aviones de combate Eurofighter 2000 del Ejército del Aire, lo que de nuevo, hace que la factura de estos chismes se convierta en estratosférica.

Según reseña Infodefensa, la justificación de este segundo gasto es

La cantidad se autoriza como contribución a la agencia internacional de la OTAN encargada de la gestión de los programas Tornado y EF-2000 (NETMA) para, como se ha señalado, financiar el apoyo logístico integrado del programa.

Y la tercera, también señalada por Infodefensa, por importe de otros 333,48 millones de euros, para Navantia.

Según el Consejo de Ministros estos 333,48 millones servirán para

La construcción de los nuevos buques incorporará novedades tecnológicas que serán realizados por Navantia y por la red de empresas que como colaboradores o subcontratistas participan en el desarrollo y suministro de equipos y sistemas para los buques”

La financiación se realizará mediante créditos del Ministerio de Industria a interés cero a Navantia.

Si suma os todas las cantidades, resulta que Diciembre les ha traído a las industrias militares un buen regalo de navidad, con 3.975,68 millones de euros más a sumar a los otros suculentos negocios ya comprometidos.

Podemos hacer una última observación:

Se trata de compromisos a largo plazo contraídos en beneficio de unos pocos, de forma poco transparente, y por políticos comprometidos en las industrias militares, al haber actuado como puertas giratorias entre Defensa y dichas industrias.

Contrasta con la realidad de mayores recortes en los sectores sociales más urgidos y con la desatención escandalosa de las necesidades sociales por parte del poder.

¿Se trata de deuda ilegítima? Nosotros pensamos que sí y que hay que negarle el pago, para rescatar a las personas, no a las industrias militares.

Share

Fomentar las filtraciones en Defensa

Imagen de Pimkie

Fuente:  Público.

UPyD ha lanzado un buzón de filtraciones (lasfasquequieres@upyd.es) en forma de correo electrónico para enviar las quejas sobre las irregularidades que se presentan en la vida militar.

“Tenemos problemas para conocer la vida real de las FFAA”, ha reconocido este miércoles la portavoz de Defensa magenta en el Congreso de los Diputados, Irene Lozano, revelando que los militares tienen “miedo” de denunciar las prácticas “opacas, arbitrarias o corruptas” de sus mandos por miedo a represalias.  (…)  UPyD quiere ofrecer a los militares una herramienta con la que su anonimato esté asegurado.

Parece que también el blog del teniente Segura, “Un paso al frente“, quiere cumplir con ese objetivo.

Pero esta es una moneda con cara y cruz, la cara, lo que ahora se intenta llevar a la luz pública, es la represión militar; pero la cruz es la impunidad militar, la impunidad de los otros militares que intentan (y consiguen) que todo siga igual y no se cuestione nada, la impunidad de los militares que quieren mantener sus privilegios y la impunidad de los gestores de la Defensa que sigan negándose a asumir sus responsabilidades políticas y penales cuando es necesario.

No vamos a negar la oportunidad, urgencia incluso, de que Defensa se democratice y de que muchas de sus prácticas cambien profundamente. Pero con ello, no estaremos ante un punto de llegada, sino ante el punto de salida hacia cambios más hondos.

Antes bien, pensamos que en nuestro blog hemos contado muchas cosas y ejemplos que propiciarían la necesidad de un cambio radical en la función y estructura de la defensa.  Muchas de ellas valdrían para algo complementario (y también imprescindible) de lo que quiere hacer UPyD. Pero las más importantes van más allá porque pretenden cambiar de perspectiva, de paradigma de la defensa, de modelo total de defensa para llegar a algún lugar alternativo.

Aún reconociendo la utilidad y oportunidad de la iniciativa de UPyD, vemos claro que en un futuro en el que los militares pudiesen hablar sin necesidad de anonimato y sin temor a las represalia, serían necesarios otros muchos y más profundos cambios en el sistema de defensa porque su esencia, la violencia, la guerra, el organizar una fuerza militar, el crear enemigos, su enorme papel de rémora a la seguridad humana, etc., seguiría inamovible de lo contrario.

Y precisamente ese es el nucleo que hay que remover a fondo. No basta con un mero remozado de la casa cuando lo pésimo son las propias estructuras sobre las que se ha construído.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed