Archive for debate Rajoy Zapatero

Suelo de Defensa a subasta por 35 millones de euros

Plano 1

en la Pagina web de INVIED

Fuente: Infodefensa

El INVIED ha hecho otra de las suyas: ahora saca a subasta en Madrid y A Coruña 65.000 metros cuadrados para uso residencial por valor de 35 millones de euros que se quieren embolsar para compra de nuevas infraestructuras militares y armas.

En el caso de Madrid el lote es parte de la antigua Operación Campamento, y supone 58.493 metros cuadrados, uno de los planes de pelotazo que ha venido arrastrándose desde que intentaron lo del casino de Adelson.

Concretamente, la parcela en venta cuenta en su perímetro con una boca de metro y todo, lo que convierte el terreno en más que codiciable.

Que sepamos, los partidos políticos que «nos representan» en el municipio no han efectuado ningún tipo de valoración de este nuevo pelotazo, lo cual da que pensar.

Hasta la fecha no parece que Carmena vaya a pedir ningún tipo de explicación a esta importante venta, lo cual no despeja la duda del papel que el Ayuntamiento quiere jugar respecto de los intereses del militarismo en la ciudad.

En cuanto a A Coruña, lo que se saca a subasta son tres solares de uso residencial en el Paseo Marítimo, por algo más que 25 millones de euros, lo cual también suena bastante a pelotazo, sin que tampoco sepamos la postura que adoptará ante todo esto el nuevo alcalde de la ciudad.

NO a la especulación militar.

Share

Colaboración industrial-militar de España y EEUU

Op+ramkoers

POr Goya Bauwens

Fuente: ABC

Según ha anunciado el Ministro Morenés en una entrevista en el diario ABC, pronto tendremos «buenas noticias» de nuestra relación militar con EE.UU.

¿A qué tipo de buenas noticias se refiero el Ministro? Pues exactamente a lo que nosotros llamaríamos con más justicia malas noticias:

Me refiero a que, por ejemplo, tecnologías españolas puedan contribuir al desarrollo o a determinados desarrollos en el ámbito de la industria de Defensa de los Estados Unidos; que nosotros sigamos acogiendo capacidades tecnológicas desarrolladas por EE.UU. en nuestra industria aquí desde un elemento, a lo mejor, exportador común.

Traducido a un lenguaje menos angelical y más de andar por casa:  que nos van a transferir capacidades industriales para que sigamos siendo una de las grandes potencias mundiales de venta de armas del planeta, ayudando así a la civilizatoria misión de Estados Unidos consistentes en propagar la dominación y el interés del capitalismo más burdo por medio del fomento de la guerra, el empobrecimiento de los pueblos y, si llega el caso, la aplastante imposición de la bota militar.

¿Por qué la buena noticia de Morenés se puede convertir, a ojos del pacifismo, en malísima noticia?  Tal vez tenga que ver con el hecho de que el punto de vista y de partida de un señor que en su vida profesional ha saltado de los cargos en el Ministerio de Defensa a los cargos en la industria militar no es parecido al de quienes han estado siempre en el lado de la promoción de la paz y la justicia.

Share

Defensa vende terrenos a Fomento por 150,5 millones de euros.

Cuatro+Vientos+desde+el+AireFuente: Infodefensa.

El pasado 25 de octubre, el Ministerio de Defensa ha dado un pelotazo con la venta de terrenos.

Concretamente, ha vendido la mitad de sus casi 4 millones y medio de metros cuadrados en el Sur de Madrid al ministerio de Fomento, por 150.5 millones de euros.

Supuestamente, en estos terrenos irá la llamada «operación Campamento«, con la que se quería hace años hacer más de 10.000 viviendas en la zona donde ahora están los cuarteles que Franco puso para sitiar el sur de Madrid y asegurarse la tranquilidad contra el enemigo interior y el aeródromo de Cuatro Vientos (que no se  vende en el lote).

La curiosidad del asunto es múltiple. Intentaremos desvelar algunos pequeños asuntillos:

1) La operación campamento se paró en seco con la crisis. No hay perspectiva de que se reactive y de que se construya tanta vivienda en la actual coyuntura.  Es decir, nuevamente otro ministerio (ayer Industria, hoy Fomento) les saca del apuro económico que supone una deuda de más de 30.000 millones de €.  Esta venta da liquidez a defensa y pone en una situación comprometida a Fomento que ahora no puede iniciar operaciones urbanísticas pero que debe asumir el salvamento de Defensa.

2) El precio de los terrenos, dado el ajuste que está sufriendo todo el sector inmobiliario, es infinitamente menor que el que tenía en un primer momento. Sin embargo, el Ministero de Defensa se lleva un pellizco considerable y sobrevalorado de pasta.  Parece que ahora que Defensa está arruinado, todos los ministerios, a una como los mosqueteros, van a colaborar con pellizquitos millonarios para «salvar a Defensa».

3) Los terrenos sobre los que se construyó gran parte de la infraestructura militar de Campamento y los más de cuatro millones de metros cuadrados que el ejércto posee aún (ya ha vendido antes otros casi tres millones de metros cuadrados) en esa zona son fruto, en su mayoría, de expropiaciones realizadas por el franquismo en los años 40 para emplazar los acuartelamientos de ocupación por si el enemigo interior se sublevaba, a lo largo de la carretera de Extremadura.

Se les quitó el terreno a sus dueños por múltiples modalidades de apropiación militar imaginables, y ente ellas, la expropiación forzosa por interés militar. Una vez que ese interés se pierde, lo suyo es que los bienes vuelvan a sus anteriores propietarios o,en su caso, reviertan en beneficio del Estado, pero no que sirvan para lucro y especulación del ejército y para que éste haga caja con algo por lo que pagó poco.  En resumidas cuentas, la operación que protagoniza Defensa es sólo especulación.

En este caso está por ver si los dueños o el ayuntamiento no pueden ejercer el derecho de reversión, como pasó en la zona Norte de Madrid con la «operación Chamartín» (claro que en ese caso los anteriores dueños eran, entre otros, la iglesia y aquí no y tal vez eso hace que aquí nadie vaya a protestar).

4) Se da el caso de que el ejército le debe a diversos ministerios por la adquisición «a crédito» de armas, la friolera de 32.000 millones de euros. Esta especie de devolución por la puerta de atrás parece ser una manera de acortar la deuda mediante favores para que  Defensa siga teniendo liquidez para la compra de armas poco éticas (como cualquier arma).

Con todo ello, llama la atención que este tipo de noticias no formen parte de la agenda de cosas a resaltar en la campaña electoral. ¿Por qué a ningún partido político le interesa abordar en serio el militarismo ni controlar la opacidad de los ejércitos y de las políticas de defensa?

Share

Rajoy subirá el gato militar.

El+Debate+sobre+el+Estado+de+la+Naci%C3%B3n+de+la+Se%C3%B1orita+PepisFuente: Infodefensa

Aunque aún no se han publicado los programas políticos con los que los diferentes partidos van a concurrir a las elecciones del 20N, se comienza a saber cuál es la apuesta política en materia de defensa.

Utopía Contagiosa realizará un análisis comparativo de las propuestas de defensa en breve, pero mientras tanto, ahi va una perla.

El PP estudia subir el gasto militar para «modernizar» las fuerzas armadas, que al parecer es una cosa voraz y casi imposible de conseguir dado que los sucesivos gobiernos llevan metiendo pasta a ese objetivo desde la primera legislatura y aun no se ha conseguido esa pretendida modernización.

Para conseguirlo va a proponer además llegar a un pacto con el PSOE que refuerce esta política, lo cual no será difícil después de que Zp se haya calzado en militarismo desde que entró al poder más de 26 billones de las antiguas pesetas y elevado la deuda impagable con las industrias militares a cantidades impagables.

La justificación de esta postura tan poco original como insolidaria es que al ejército se le exige ahora más que nunca un esfuerzo en misiones internacionales como la de Afganistán o la de Libia, a lo que bien podríamos responder que esta exigencia en realidad no se la hace la sociedad ni ningún tipo de argumento ético, sino la confluencia de intereses del militarismo, del capitalismo y de sus partidos voceros en España.

» Más que un giro –agrega El Confidencial-, el programa del PP diseña una oferta de acuerdo amplio con el PSOE  en las líneas generales de la política de defensa.

Es curioso ver que las principales coincidencias del PP y el PSOE tienen que ver con lo militar y con el refuerzo del modelo neocapitalista y que sea en esos aspectos en los que son capaces de acuerdos sin límite, incluida la reforma express de la constitución. ¿será que ambas formaciones son las marcas comerciales con las que se presenta a las elecciones el partido tácito militarista español?.

Share

No a la militarización social.

En+caso+de+peligro...España vive por primera vez desde que se murió el dictador y jefe del ejército, General Franco, en estado de alarma.

Esta situación se ha producido a causa de un conflicto laboral con los des-controladores aéreos que dio lugar a un plante laboral prevacacional en el principal puente de después del verano en España. El gobierno aprovechó esta situación de cierre del espacio aéreo para decretar esta medida militarizador.

No vamos a entrar en el problema de los controladores aéreos, que es harina de otro costal, sino en lo que supone el estado de alarma y la espiral peligrosa en la que nos reintroduce, después de habernos deshecho de la intromisión de los militares en la vida civil no hace tantos años.

1.- ¿Qué es el estado de alarma?

En primer lugar, el estado de Alarma es una situación excepcional que en realidad todos creíamos que era poco menos que decorativa, pero que ha demostrado ahora su valor práctico y ha desvelado la amenaza que supone el gobierno y el modelo de estado que tenemos. Veamos.

El estado de alarma permite una suspensión de derechos y la introducción de poderes excepcionales para el gobierno, los aparatos de seguridad y el ejército. Cabe declararlo según la ley que lo regula (Ley Orgánica 4/1981)

Artículo 4

El Gobierno, en uso de las facultades que le otorga el artículo 116.2, de la Constitución, podrá declarar el estado de alarma, en todo o parte del territorio nacional, cuando se produzca alguna de las siguientes alteraciones graves de la normalidad:

a) Catástrofes, calamidades o desgracias públicas, tales como terremotos, inundaciones, incendios urbanos y forestales o accidentes de gran magnitud.
b) Crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves.
c) Paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad, cuando no se garantice lo dispuesto en los artículos 28.2 y 37.2 de la Constitución, y concurra alguna de las demás circunstancias o situaciones contenidas en este artículo.
d) Situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad.

Como puede verse, en el supuesto actual ni se daban las condiciones legales para decretar el estado de alarma, ni se dan ahora que el espacio aéreo está restablecido. Legalmente no cabe el estado de alarma preventivo, a pesar de lo cual los partidos políticos parlamentarios, en su inmensa mayoría, han tragado con la situación. ¿por qué?. La deriva autoritaria y populista, el cálculo electorero, la pretensión de disciplinar el mundo social y laboral y la mentalidad militarista de los políticos profesionales y de las élites pueden estar entre las principales razones de esta arremetida y de este experimento.

Según la ley, cuando se decreta el estado de alarma, cabe restringir los derechos del siguiente modo:

Artículo 10

1. El incumplimiento o la resistencia a las órdenes de la Autoridad competente en el estado de alarma será sancionado con arreglo a lo dispuesto en las leyes.

2. Si estos actos fuesen cometidos por funcionarios, las Autoridades podrán suspenderlos de inmediato en el ejercicio de sus cargos, pasando, en su caso, el tanto de culpa al Juez, y se notificará al superior jerárquico, a los efectos del oportuno expediente disciplinario.

3. Si fuesen cometidos por Autoridades, las facultades de éstas que fuesen necesarias para el cumplimiento de las medidas acordadas en ejecución de la declaración de estado de alarma podrán ser asumidas por la Autoridad competente durante su vigencia.

Artículo 11

Con independencia de lo dispuesto en el artículo anterior, el decreto de declaración del estado de alarma, o los sucesivos que durante su vigencia se dicten, podrán acordar las medidas siguientes:

a) Limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos.
b) Practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias.
c) Intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados, dando cuenta de ello a los Ministerios interesados.
d) Limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad.
e) Impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios y de los centros de producción afectados por el apartado d) del artículo 4.

Artículo 12

1. En los supuestos previstos en los apartados a) y b) del art. 4º, la Autoridad competente podrá adoptar por sí, según los casos, además de las medidas previstas en los artículos anteriores, las establecidas en las normas para la lucha contra las enfermedades infecciosas, la protección del medio ambiente, en materia de aguas y sobre incendios forestales.

2. En los casos previstos en los apartados c) y d) del art. 4º el Gobierno podrá acordar la intervención de empresas o servicios, así como la movilización de su personal, con el fin de asegurar su funcionamiento. Será de aplicación al personal movilizado la normativa vigente sobre la movilización que, en todo caso, será supletoria respecto de lo dispuesto en el presente artículo.

3.- El estado de alarma en el actual contexto social.

El estado de alarma ha supuesto la militarización del espacio aéreo con el sometimiento de éste a la autoridad militar y de los controladores aéreos a la ley penal y disciplinaria militar.

Pero, sobre todo, ha sido el anuncio del poder político de que está decidido a sacar adelante su programa de disciplinamiento social por todos los medios, incluido el gobierno de excepción y con concurso del ejército.

Esto es relevante en la actual situación social caracterizada por la imposición de un programa de ajuste económico al dictado del FMI, que pretende por una parte rebajar el coste salarial real un 20% y aumentar la productividad global un 30%, lo que está suponiendo, entre otras cosas:

* dos milones y medio de parados más desde 2008

* una reforma laboral que ha restringido derechos y ha modificado los costes de despido y las garantías y derechos laborales

* el recorte progresivo de las ayudas, subsidios y derechos de previsión social y de paro.

* La situación de riesgo de perder la vivienda en los próximos dos años para 5 millones de familias.

* Un recorte de otros derechos y ayudas que afecta principalmente a la población más vulnerable (jóvenes, inmigrantes, colectivos con menor cualificación, colectivos en riesgo de exclusión)

* El crecimiento de la pobreza (incluyendo tanto la severa como la moderada y relativa) hasta más del 20% de la población.

* Una desvertebración premeditada de los mecanismos de participación social y una arremetida contra los movimientos de contestación social y de trabajo de base.

* La imposición de un discurso fatalista, desmovilizador y neoconservador que justifica y legitima el desmontaje de los mecanismos de avance en derechos y las soluciones autoritarias y populistas.

Nosotros pensamos que en este contexto el estado de alarma viene a ser un experimento con el que el poder nos entrena para el futuro y se entrena para ejercer medidas más autoritarias, si llega el caso.  Esta es probablemente la clave por la que los partidos «de la oposición» se han aprestado a dar tanto apoyo al asunto y explica el consenso de la élite político-burocrática en torno al nuevo modelo de sociedad con que nos quieren domar más aún.

Por otra parte, en el caso del gobierno del Zapa-rubalcabato, la deriva militarista es coherente con el perfil patriotero de los personajes y con el cálculo electoral cortoplacista de derribar derechos a fin de conseguir réditos inmediatos electorales, dado el desprestigio de los des-controladores aéreos, y de usar cualquier cosa a mano.

Lo más grave es que todo esto nos reintroduce la militarización social en la construcción política presente. Recordemos que venimos de una tradición militarista bicentenaria y de una dictadura militar que duró más de cuarenta años y que es el sustrato sutil de nuestros próceres y del proceder de nuestros poderes, que no han cambiado mucho ni en mentalidad ni en prácticas.

Por todas estas razones, creemos más justificado que nunca el trabajo social de sensibilización y de confrontación abierta contra la militarización social que forma parte del actual programa de ajuste económico, social y político.

Share

ZP renuncia al estado de bienestar, pero no al militarismo.

%5BAPROBADA%5D++Ley+de+la+Memoria+Hist%C3%B3rica

Como es de sobra conocido, ZP, tras detallar a Obama por teléfono su plan de ajuste (desmantelamiento de parte de las prestaciones de la ley de dependencia para personas que no se valen por sí, congelación de las pensiones de ancianidad, reducción del sueldo de los funcionarios públicos, mordida a las partidas sociales y de cooperación, etc), fue al parlamento a decir que cerraba su anterior visión «socialdemocráta».

Algunos medios destacaron que diputados de talante más socialdemócrata que posibilista no aplaudieron el discurso zapateril cuando éste acabó y otros que mientras el presidente «lidiaba» esa patata caliente, destacados  ministros se borraron de la foto o se dedicaron a llamar por el móvil como si la cosa no fuera con ellos.

Poro, !albricias!, no todo son cambios, aún hay terreno fijo: si el Presidente renuncia a su marcada tendencia (es un decir) «socialdemócrata», al  menos mantiene su acusada tendencia militarista y el gasto militar no va a tocarlo.

Seguiremos gastando en operaciones esenciales como Afganistán, Somalia, Líbano y otras. Seguiremos disfrazando el gasto militar en créditos y otros artificios fuera del control presupuestario. Seguiremos invirtiendo en la industria que exporta armas y guerras. Seguiremos apoyando las alianzas militares y militaristas. Seguiremos haciendo del ejército el principal activo de nuestra política exterior. Seguiremos militarizando la atención en situaciones de crisis social, ecológica y demás. Y sobre todo, seguiremos la ruta que sitúa el gasto militar de ZP, desde que asumió el poder, en más de 24 billones de las antiguas pesetas.

Zapatero sigue siendo Zapatero y tal vez por eso a la larga el P.P. y los demás partidos parlamentarios están tan contentos. Al fin y al cabo hablan el mismo idioma.

Share

Rajoy tiene un problema de conceptos: no sabe qué es la seguridad

Si nos atenemos al uso constante (algunos con peores intenciones dirían que exagerado) que Rajoy (el presidente del PP español) hace en sus alocuciones y exabruptos del término seguridad, llegaremos a la preocupante conclusión de que el caballero no entiende qué quiere decir tal cosa. Y esto no es bueno para el liderato del susodicho, sobre todo teniendo en cuenta el aprecio de la derecha por la idea de seguridad.

Si tecleamos en internet «Rajoy seguridad» nos sorprenderá el número exagerado de entradas que contienen la combinación de ambos términos, un millón quinientos cuarenta mil entradas.

Pero veamos los contrasentidos: Rajoy pide que se lleven soldados y ejércitos en los barcos atuneros para garantizar la seguridad en Somalia (ver aquí), o para garantizar la «seguridad» de los soldados españoles en Afganistán (ver aquí) y con ello cae en una confusión de seguridad con militarización. Precisamente militarizar más Somalia no va a traer mayor seguridad sino mayor inseguridad.

En otro momento pide a ZP (ver aquí) , otro adalid de la mediocridad, que dé seguridad a los depositantes de las cajas de ahorros. Entendemos que ahora se estará refiriendo más a «confianza» que a poner un batallón detrás de cada depositante, pero en todo caso aquí asemeja seguridad a dar espectativas de lucro a los que tienen la suerte de poder invertir y capitalizar entidades financieras, tal vez menos de una sexta parte de la población si es que nos referimos a depositantes de menudeo, aunque el número sería mucho menor si nos referimos a inversores de verdad, que es en los que piensa Rajoy.

En otras ocasiones reclama seguridad para referirse a las fintas que le hace cetapé, pero esto no tiene que ver tanto con la seguridad como con el modelo de políticas y políticos que se estilan por estos pagos.

Hay otras ocasiones en las que ha afirmado que España no está segura por el mal gobierno de ZP, que improvisa, hace el tancredo, etcétera. Bien, esta seguridad que exige se asemeja más a la idea clásica de la derecha: seguridad como predicción y rectitud. Pero lamentablemente esta seguridad es poco segura y, por cierto, los mismos vicios que reprocha son los que le reprochan a él otros tantos.

Hay ocasiones en que nos amenaza con la inseguridad callejera, o con el desorden hacia la seguridad que provoca la inmigración, o cuestiones similares que asemejan seguridad a orden público (en el mejor de los casos) o a rancio control policial basado en el miedo y la desconfianza.

En todo caso, lo que es realmente seguro, es que en la idea de seguridad de Rajoy no entran los parámetros del concepto de seguridad humana que el PNUD ha definido: goce de derechos humanos, solidaridad internacional, disfrute de libertades públicas, posibilidad de comer, de protegerse contra el paro y la violencia, de tener sociedades colaborativas y cohesionadas, de reducir la brecha de países ricos y países pobres, de acabar con la pobreza, el hambre, la miseria o la explotación, etcétra.

Para esta categorización de la seguridad en términos humanos los ejércitos y los cuerpos represivos son no un puntal sino un contravalor, no traen seguridad, sino que la agreden.

Rajoy y la derecha hablan de seguridad pero la seguridad que predican ofrece una gran inseguridad a la inmensa mayoría de la gente.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed