Archive for corrupción

Corrupción

Foto+Grupal+1a+Fecha+Nacional+de+Agility+KCP

Por Gustavo Bravo

Fuente: Público

¿Se imaginan a unos altos funcionarios del Estado que, con acceso a las condiciones que iban a plantearse en los contratos públicos, acuerdan con compañías interesadas comidas en restaurantes de lujo madrileño, para «filtrar» la información y «amañar» los contratos a cambio de dinero y favores (por ejemplo entradas para el palco del Bernabéu, o para el tenis, o para viajes y otro tipo de prebendas?

¿Se imaginan que estos funcionarios, gracias a su cargo, pudieran influir en las adjudicaciones, o que además «asesorasen» a las empresas?

¿Se imaginan algún sector donde, dado el alto aprecio al honor y los valores tradicionales, y dado el escalafón jerárquico y lo sensible de su «gestión» esto fuera especialmente difícil de que ocurriera?

¿Se imaginan a nada menos que unos cuantos tenientes coroneles metidos en este tipo de mejunjes?

¿Se imagina en qué país puede pasar este tipo de cosas?

Todo muy previsible. Tremendamente previsible y consabido.

Lo asombroso del caso es que, por primera vez, los presuntos chorizos fueron enviados a prisión preventiva e incomunicada, y luego se les ha puesto una fianza y por último han sido procesados y están a la espera de juicio.

Claro que el juzgado que los juzgará es un juzgado militar, no uno ordinario, lo cual aún sigue siendo tan extraño y anacrónico como todo lo demás.

Share

¿Es el Gómez Ulla, hospital militar, un nido de corrupción?

Imagen de Pablo Manzano Sandín

Imagen de Pablo Manzano Sandín

Fuente:  El Confidencial.com

Otra cuestión en la que corrupción y Hospital Militar Gómez Ulla vienen de la mano:

El Ministerio de Defensa adjudicó durante los primeros meses de 2015 un total de 29 contratos de obras, suministros y servicios a través de los procedimientos de emergencia, restringido y negociado sin publicidad para la construcción de una planta de «grandes infectados» en el hospital militar Gómez Ulla. Las adjudicaciones fueron entregadas a partir de marzo de 2015, tres meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicara a España que había quedado libre de ébola, por un montante total de 7,5 millones de euros, según datos obtenidos de la Plataforma de Contratación del Estado.

Sin embargo, la amenaza ya había sido descartada por las autoridades internacionales cuando se adjudicaron los contratos.

No se justificaría, por lo tanto, que estos fueran licitados a través de los mencionados procedimientos de emergencia, restringido y negociado sin publicidad, y menos aún que todos ellos fueran adjudicados a dedo con la concurrencia de una sola oferta, como ha comprobado este periódico con cada uno.

Los 29 contratos de obras, suministros y servicios fueron repartidos a dedo entre una veintena de mercantiles -la mayoría extranjeras-, ya que algunas de ellas se llevaron dos y hasta tres adjudicaciones.

Las prisas militares, conllevan siempre el mismo resultado:  despilfarro.

En total, 7,5 millones de euros (a los que habría que añadir 1,6 millones en material adquirido por la Inspección General de Sanidad del Ministerio de Defensa) para reacondicionar una instalación que no había sido declarada de referencia por el Gobierno, un coste muy superior a los 1,2 millones que, por ejemplo, desembolsó la Consejería de Sanidad para adaptar el hospital Carlos III, según publicó el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el 9 de octubre de 2014. Defensa argumenta que el precio fue muy superior al que desembolsó la Comunidad de Madrid en el Carlos III porque en ese caso tan solo se acondicionaron dos habitaciones, de forma provisional y con un nivel de protección mínimo.

A pesar de que fue creada tras la crisis del ébola, lo cierto es que la planta 22 no ha tratado en ningún momento a nadie afectado por esta enfermedad. Su erradicación inmediata en España provocó que se haya utilizado para afrontar otro tipo de infecciones con el fin de dar uso a la maquinaria y que esta no se degradara por la falta de utilización. Según Defensa, aunque fue reformada como consecuencia del ébola, la intención era hacer un centro para todo tipo de infecciosos graves y que España tuviera unas instalaciones que dieran una respuesta de Estado a futuras crisis nacionales.

La tecnología instalada en el Gómez Ulla, además de para tratar epidemias, servirá también para riesgos biológicos y químicos, para los que tampoco había emplazamientos sanitarios adecuados, explican desde el ministerio.

Estamos pensando implantar una cátedra de estudios para algunos becarios que se denomine Cátedra de corrupción militar Gómez Ulla porque tema hay para rato.  Algunas de las cuestiones de las que ya hemos informado son estas:

Otra de corrupción militar: las compras del Hospital Militar Gómez Ulla

Esperanza Aguirre pagará el sostenimiento del hospital militar Gómez Ulla de tapadillo.

¿Despilfarro militar, corrupción militar, o cuarto y mitad?

Son demasiadas cuestiones en un hospital para que nadie ponga en él interés para controlarlo.

Share

Aunque no sale en las noticias, la guerra perpetua del Congo extrema su horror

Kinshasa%2C+RD+Congo+%3A+le+facilitateur+de+l%E2%80%99Union+Africaine%2C+Edem+Kodjo%2C++a+proc%C3%A9d%C3%A9+ce+matin+%C3%A0+l%E2%80%99h%C3%B4tel+B%C3%A9atrice%2C+au+lancement+des+travaux+du+comit%C3%A9+pr%C3%A9paratoire+sur+le+dialogue+national.

MONUSCO Photos

Fuente: La voces del mundo

No es una guerra que goce de notoriedad, como las de Siria y otras, pero la República Democrática del Congo está en una cruel y despiadada guerra.

Aparentemente Congo no está en guerra. No sale en los medios. No se rotula como tal, pero hay datos que son más que elocuentes:

  • En 1996, EE.UU. patrocinó una invasión de fuerzas militares de Ruanda y Uganda que ingresaron por el oriente de la RDC. Hoy continua como grupo armado beligerante la Fuerza Democrática Aliada, heredero de este conflicto.
  • Existe una lluvia de informes sobre desenfrenados abusos de los derechos humanos provocados por la elite del país, incluidos militares y generales.
  • Se han dado enfrentamientos violentos y armados en la primera vuelta de las elecciones de 2006 entre los partidarios del actual presidente y de su oponente, con más de 20 muertos, y la necesidad de que la ONU mandara observadores
  • Entre 2012 y 2013 se produjo un estallido militar en la región de Kivu del Norte, con la aparición del grupo armado M23, que llegaron a tomar la capital Goma, desmovilizándose esta fuerza militar en 2013.
  • Otros enfrentamientos armados dieron lugar a ofensivas en 2015, con la participación a favor del gobierno de fuerzas de la ONU; luego retiradas por la supuesta inclusión en la fuerza militar gubernamental de algunos generales genocidas o sospechosos de genocidio.
  • Existe una violencia estructural y directa evidente asociada a la extracción del coltán y a los intereses de grandes compañías, como NOKIA, MOTOROLA, COMPAQ o SONY por el acceso a éste.
  • Amén de todo ello, el VIH y el Ébola han diezmado la población.
  • Desde hace más de 50 años, el país vive en una situación de guerra permanente, como destaca el portal notas.org
  • Europa alimenta la venta de armas en la región, como denuncia Enric LLopis en Rebelión en un reciente artículo.
  • Existe una pobreza generalizada y una desigualdad social impresionante. Es, según CODESPA, uno de los países con más bajo índice de desarrollo humano del mundo y con los peorews índices sociales según UNICEF
  • Los ejércitos en liza reclutan niños soldado.

El pasado 14 de Agosto se produjo una matanza de más de 50 personas en Beni, asesinados por rebeldes ugandeses, la peor matanza de civiles desde 2014 en la guerra que asola al Congo.

La matanza tuvo lugar apenas tres días después que el Presidente del País, Joseph Kabila visitó la zona, donde prometió que usaría de todo su poder para «imponer la paz».

«Imponer la paz» de modo armado como pretende Kabila, frente a la otra fuerza armada que se opone desde hace más de 20 años, la Fuerza Democrática Aliada (ADF), usando las mismas metodologías de guerra de aquella, es, cuando menos, un eufenismo que perpetua la guerra.

El silencio de Occidente respecto de esta guerra soterrada y cruel parece tener motivaciones poco santas: control de recursos naturales, geoestrategia de las potencias occidentales que buscan un posicionamiento de dominio injustificado y que no sería asumido por la sociedad civil occidental,guerra en la vecina Nigeria, sospecha de que las potencias occidentales apoyan los levantamientos armados porque benefician a sus socios en la región, venta de armas occidentales…

Share

¿Despilfarro militar, corrupción militar, o cuarto y mitad?

HCD GOMEZ ULLA.jpg

Aortizgon

Fuente: El Confidencial

En el suma y sigue del despilfarro militar nos toca ahora hablar de una «importante» desviación de la facturación (un 42% de incremento) de Defensa hacia Gas Natural.

Desviación que parece que ocurre año tras año y que este año se ha producido en la facturación referida a la planta de congelación del Hospital Militar Gómez Ulla, con un exceso de 733.000 euros al año, lo cual nos ha hecho quedarnos congelados.

Dicha «desviación»  ha sido detectada por el Tribunal Militar Central, que, dice El Confidencial, lleva tiempo investigando un supuesto pago de comisiones desde diversos contratistas a mandos del Ejército por favores para instalar plantas de suministro gasístico en instalaciones militares y otros tipos de contratas (otras plantas de condensación de agua, que duraron en servicio menos de una semana en Chafarinas por ejemplo).

La misma noticia la recoge también Infodefensa, que añaden que todo apunta a un delito contra la hacienda pública.

Los informes de la Guardia Civil parecen esclarecedores

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil elaboró un informe en el que concluía que «los militares denunciados» eran «propietarios de un patrimonio de difícil justificación, teniendo en cuenta las retribuciones medias de un empleado público».

En el caso del Hospital Gómez Ulla,

El coronel F. G. C., que trabajaba como ingeniero de obras en la Dirección General de Infraestructuras, departamento responsable de la adjudicación, emitió un informe que apuntaba a que esas facturaciones infladas «no coincidían para nada con las que figuraban en el contrato» firmado con Gas Natural.

A expensas de la investigación abierta, queda por dilucidar si la actuación en este caso es un supuesto únicamente de despilfarro y descontrol (por otra parte tan habitual en lo militar) o si, como parece apuntar el cúmulo de indicios, además incorpora corrupción de algún listillo.

En todo caso, un suma y sigue que, al parecer, nadie puede atajar.

¿Para cuando medidas eficaces de control de la contratación militar?  ¿Para cuándo una auditoria independiente?  ¿Para cuándo exigencia de responsabilidades políticas y patrimoniales a los que miran para otro lado o a los que ponen la mano?

Share

¿Amnistía fiscal para la industria militar?

Uniforme+de+Bernardo+O%27Higgins

Por Francisco Schmidt

Fuente: Infodefensa.

Nos lleva el rumor de que el ex-presidente de Defex también se acogió a la amnistía fiscal para «legalizar» a precio de saldo y con poco impuesto más de 500.000 euros.

Comencemos por aclarar que DEFEX es una empresa encargada de la venta de armas españolas en el exterior y que el 51% de su accionariado pertenece a la SEPI; que a su vez pertenece al Ministerio de Hacienda (el resto del accionariado a diversas empresas de armamento), que a su vez es quien pincha y corta para nombrar al presidente de la entidad.

Sigamos por decir que el susodicho «amnistiado fiscal» se llama José Ignacio Encinas Charro y fue presidente de dicha entidad desde 1991 hasta 2012, bajo las presidencias de gobierno de González, Aznar y Zapatero y que, amén de otros asuntillos, ha pasado al conocimiento del gran público por haber estado encarcelado en 2014 con motivo de unas comisioncillas de nada durante su mandato por venta de armas en Angola y por ruidos de escándalos de DEFEX en otro tipo de contratos nada claros, como son los que ha celebrado con Arabia Saudí o Camerún, o los que ha mantenido con Egipto, o la detección por parte de Hacienda de un fraude que inicialmente dejó sin investigar.

También salió hace poco a la luz su supuesta relación con las offshore de Panamá precisamente para desviar pasta de la venta de armas a Angola.

No aclara la noticia si la pasta ahora «regularizada» tiene algo que ver con su actividad al frente de la venta de armas de Defex o si además este hombre tenía tiempo para hacer dinero en otro tipo de negocios, lo cual nos deja una doble incertidumbre.

Lo que parece cada vez más claro es que la amnistía fiscal ha venido a ayudar a una gente a caballo entre el mercado privado y las influencias públicas, lo cual no deja de ser una mala noticia para la necesidad de sanear y hacer transparente todo el dineral que se mueve en torno a la ya de por sí poco ética por sus fines industria de defensa.

Porque pudiera dar la impresión de que la industria militar sanea y se amnistía aprovechando las rendijas de la «buenista» ley de Montoro, que se suponía valía para reintegrar socialmente a los indeseables que se habían llevado el dinero fuera, no para que lo trajeran crudo y se lo quedaran riéndose del resto del personal.

Y es que se está pidiendo a gritos una auditoría de todo el gasto militar, lo que a su vez incluye investigar también con plena luz y taquígrafos a toda la cohorte de puertas giratorias que acompañan el negocio de la guerra.

Share

Cuatro ministerios implicados en la corrupción de Defex, la comercializadora estatal de armamento

Imagen de defex.es

Fuente:  El Confidencial.

Defex es una sociedad mercantil estatal participada por:

  • SEPI (Ministerio de Hacienda) con un 51 %
  • Explosivos Alaveses:  10’88 %
  • Maxan Corp Holding Asset & Services, S.L.:  10’88 %
  • Instalaza S.A. (antiguamente presidida por el actual ministro de defensa, Pedro Morenés):  10’88 %
  • Sociedad Anónima Placencia de las Armas:  8’167 %
  • Alfa Lan S.A.:  8’167 %

Y en cuyo consejo de dirección se sientan representantes

  • de la SEPI (Hacienda)
  • del Ministerio de Asuntos Exteriores
  • del Ministerio de Defensa
  • del Ministerio de Economía y Competitividad
  • de EXPAL
  • de MAXAM
  • de INSTALAZA
  • de SAPA PLACENCIA

Lo cual quiere decir que, claramente, Defex es una empresa estatal y que los problemas de corrupción de los que ya en anteriores entradas hemos informado son responsabilidad en parte del gobierno, sobre todo del Ministerio de Hacienda cuyo titular es Montoro.

La situación procesal de la empresa estatal Defex se ha complicado de manera decisiva tras descubrirse que los supuestos fraudes en la venta de armas que investiga la Audiencia Nacional fueron efectuados con el soporte de sociedades ‘offshore’ creadas por el despacho panameño Mossack Fonseca.

¿Se les exigirán responsabilidades políticas a los ministerios representados en DEFEX?  O, quizá, en el colmo del cinismo, dirán los 4 ministerios precitados que no sabían nada o que no son responsables de lo que haga alguna oveja negra que les representaba?

Parece que la «solución final» por la que optarán será la de «muerto el perro, se acabó la rabia»:

A partir de esta situación, y teniendo en cuenta la dependencia que la empresa tiene del Ministerio de Hacienda, la única alternativa factible que maneja la SEPI en calidad de accionista mayoritario pasa por la disolución de la compañía. El Ministerio de Defensa se muestra reacio al cierre, pero todo hace indicar que Defex tiene los días contados a partir de las elecciones del 26-J.

Fíjense si sería preocupante la situación que

Una vez descubierto el embrollo, los nuevos responsables de la compañía que ahora preside el teniente general Juan Carlos Villamía han tratado de blindar el gobierno corporativo de Defex con la adopción de un reglamento interno del consejo de administración, la revisión del Código de Conducta Empresarial y la creación de un Comité de Prevención de Riesgos Penales. Todos estos cortafuegos se sustentan en la adaptación de nuevos sistemas de control interno con participación directa de la alta dirección y la constitución de una comisión de auditoría delegada del máximo órgano de gobierno de la compañía.

¡Cómo no!  Un Teniente General al ataque para gestionar una empresa tan dañina.  ¿No podría ser algún civil independiente?  No.  Así todo queda en casa.

Lo único que sostiene a Defex en estos momentos es la incertidumbre política del momento de transición electoral que vive el país. Los planes de disolución fueron frenados antes de las últimas elecciones del 20-D por el Ministerio de Defensa, pero no parece factible que el ahora ministro en funciones, Pedro Morenés, pueda bloquear la disolución de la empresa a poco que los futuros responsables de la SEPI vuelvan a la carga. La hoja de ruta diseñada pasa por nombrar un administrador único que se encargue de desmontar la compañía, liquidando activos y pasivos en un proceso terminal cuya agonía solo debería prolongarse en la medida en que se sustancian las responsabilidades penales en los tribunales de justicia.

Y fíjense, por último, que fue Morenés quien frenó los planes de disolución de la empresa.  No sólo por sus intereses como ministro, sino por los intereses, quizá, de Instalaza y demás empresas amigas.

Share

600.000 € de los presupuestos generales para cuidar el campo de golf de la base de Torrejón

Golf+Practice+In+Arizona+At+Dove+Mountain

Por nrg_cris

Fuente: El Diario

Comentamos algo que ya resulta un clásico en este blog. De nuevo han tenido la caradura de asignar 600.00 euros para cuidar el campo de golf militar de Torrejón, como todos los años.

Y de nuevo han buscado un puente, precisamente el del 2 de mayo, para colar este despilfarro en el BOE.

Esto es el no parar.

Ya no se trata solo de denunciar el despilfarro, los privilegios, el despropósito. También la chulería y la impunidad.

Con 600.00 euros suponemos que la suerte y los vecinos de ciudades como Torrejón de Ardoz, o tantas otras, mejorarían, aunque los militares no pudieran jugar al golf a todo lujo.

Y es que hay dos formas de defender a la sociedad: una, dándole derechos, libertades, horizontes dignos, recursos para los más necesitados, y otra dando todo esto a los militares para que puedan jugar al golf. Cañones o mantequilla.

Y ellos siempre optan por sus privilegios, aunque luego nos hablan de sus sacrificios. Curiosa manera de ver el mundo al revés.

Luego se quejarán los militares, al leer esta entrada, de que no entendemos de Defensa, que no somos conscientes de los sacrificios que ellos hacen por defendernos.  Y, lastimeros, nos dirán que, aún así, seguirán defendiéndonos.

Pues bien, no queremos esa defensa, no queremos su defensa basada en la holgazanería, en la violencia y en los privilegios.  Los militares no nos defienden, nos atacan.

Share

El Inspector General de Sanidad Militar sancionado por Hacienda

Imagen de Bastian Klak

Fuente:  El BOE nuestro de cada día.

Otra cosa más huele a podrido en Defensa, ahora es un Inspector General, el de Sanidad Militar, quien se ve implicado en algo turbio:

El BOE recoge hoy la orden del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que sanciona a Luis Hernández Ferrero, alto cargo en el Ministerio de Defensa, por incumplir la normativa sobre conflictos de intereses. Hernández fue nombrado Inspector General de Sanidad de la Defensa por Pedro Morenés en junio de 2012, y ejerció en el cargo hasta el 16 de enero de 2015.

En concreto, el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, considera que cometió dos faltas: una grave y otra muy grave. La muy grave corresponde al incumplimiento de las normas de incompatibilidad que marca la ley. Aunque la resolución publicada hoy en el boletín no aclara cómo infringió esa norma, las posibilidades pasan porque, durante su cargo, estuviera vinculado a empresas con relaciones con las administraciones públicas o no respetara la dedicación exclusiva marcada por ley.

La segunda falta, considerada grave, sanciona “la omisión deliberada de datos y documentos que deban ser presentados conforme a lo establecido en dicha ley”, como pueden ser datos relativos a las declaraciones de patrimonio o actividades. Se daría este caso, por ejemplo, si hubiera ocultado información sobre participaciones en empresas en conflicto de interés con su trabajo de alto cargo.

Ambas sanciones se saldan con la publicación de las mismas en el BOE y la prohibición de volver a ser nombrado alto cargo durante siete años.

Y es que cuando el Ministro de un ministerio y el Secretario de Estado no dan ejemplo porque son practicantes habituales del girapuertismo, sus empleados no saben a qué carta quedarse y optan por lo que más les conviene a ellos y no por lo que más conviene a la sociedad.  Es el peligro del mal ejemplo, que se propaga.

De cómo se solventaron, solucionaron, o de cómo se mejoró los malos actos del gestor nada se dice, parece que no importa, que aquellos que fueron perjudicados por la gestión no tienen nada que decir, que la sociedad no necesita explicaciones.

¿Hará Morenés alguna declaración condenatoria?  Posiblemente no, dado que él bastante ha tenido que callar en esta legislatura.  Aprovechará para seguir dando mal ejemplo y ejerciendo de ministro en funciones para lo que le interesa.

¿Quién será el nuevo o nueva ministro de Defensa?  ¿Se atreverá a hacer una auditoría del gasto y de la forma de hacer política de este ministerio tan opaco?

Share

¿Sobornos en la sanidad militar?

C%C3%A1rcel+de+Carabanchel

Por inthesitymad

Fuente: El País.

Conocemos ahora el procesamiento de tres nuevos oficiales del ejército por presuntos sobornos en el desempeño de sus funciones. En concreto, se trata de un Coronel, un Teniente Coronel y un Teniente de la inspección de la sanidad militar que tenían como misión controlar el Hospital Gómez Ulla y que, al parecer, habían estado haciendo adjudicaciones a dedo y cobrando por ello de contratos destinados a este Hospital.

Al parecer, y según el auto judicial, los imputados forman una trama delictiva con el fin de enriquecerse, lo cual dice mucho de los sujetos y de la retórica de valores que dicen defender.

Este es un caso más, uno más entre un cúmulo insoportable, de corrupción militar. La corrupción militar no es simplemente una cosa de garbanzos negros, sino algo tan frecuente y diversificado que debemos considerarla como un mal sistémico connatural al militarismo.  En este blog ya son varias las entradas publicadas sobre corrupión militar.

Share

La corrupción militar, una montaña inmensamente desconocida

17+de+Octubre%2C+Madrid%3A+Manifestaci%C3%B3n+por+la+normalizaci%C3%B3n+de+L%40s+Sinpapeles

Por Landahlauts

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Público.

Rastrear las noticias de corrupción y despilfarro en lo militar puede llevar varios meses de tedioso trabajo. Lo podemos afirmar por experiencia propia. Un trabajo ingrato porque, en general, nadie te cree cuando afirmas ciertas cosas.

Pero ahora es, nada menos, que una comandante auditora en excedencia quien afirma que lo que conocemos de la corrupción militar es sólo la punta del iceberg de la inmensa montaña que existe.

Dice la comandanta también

Yo estoy convencida de que esto tiene que acabar. Este país está abriendo las ventanas y las prácticas que había antes ya no se pueden repetir. Espero que el gobierno que venga sea mucho más sensible con este asunto. Hasta ahora nunca ha interesado. Pero creo que ahora ya sí, en este momento todo interesa. Eso espero»

Nada que objetar. todos somos libres de esperar lo que queramos, a veces en contra incluso de las evidencias.

Señala la Auditora en excedencia que la corrupción en lo militar no solo es inmensa, sino que viene favorecida por dos mecanismos que la perpetúan: uno, la gran dificultad que tienen los militares para denunciar las irregularidades de las que son testigos por el entramado de mecanismos que impiden la denuncia y que favorecen la represalia, y dos, porque existe un anacronismo llamado «justicia militar» donde el ejército es juez y parte y «juzgan los que mandan».

Enhorabuena, precisamente lo que venimos denunciando aquí desde hace varios lustros:  la corrupción militar es sistémica.

Existe además otra institucional pensada para que todo quede atado y bien atado, el cuerpo «propio» de interventores que veda el control ajeno e independiente.

Todo el control lo lleva el cuerpo de interventores propio. Lo que ocurre es que están jerarquizados dentro de la estructura militar y su carrera en el Ejército depende de que hagan buenos informes, y así el de arriba le hará buenos informes a él.  Así no te enfrentas al sistema, porque te juegas tu carrera. Si denuncias no asciendes. Cobras menos complementos. Además pueden ir a por ti abiertamente: pueden vengarse destinándote a otra ciudad…

En fin, que a juzgar por el aire de renovación que está trayendo la nueva composición del Parlamento en materia militar, con una comisión de defensa constituida sin pluralismo real, trufada de militares o promilitares, no vemos claro que la prioridad a partir de ahora no vaya a seguir por los derroteros de la prioridad hasta ahora, osea, nada.

Pero merece la pena que alguien, desde dentro de la hidra, se atreva a denunciar la corrupción inmensa y avasalladora de lo militar.

Ya era hora.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed