Archive for CNI

Una vuelta de tuerca más en la militarización de la seguridad: se aprueba el Plan Estratégico Nacional de lucha contra la radicalización violenta

kameras

Daniel Lobo

 

Fuente: Consejo de Ministros de 20-1-2015

Muy grave nos parece lo que comentamos hoy.

El Consejo de Ministros de 30 de enero de 2015 aprobó el «Plan Estratégico nacioal de lucha contra la radicalización violenta«, documento que hay que enmarcar necesariamente en el contexto de refuerzo de la idea de seguridad de corte militar y recorte de libertades que se está impulsando desde los centros de poder a partir (y sobre todo, con la excusa de) los atentados terroristas sufridos en los últimos años.

Luego hablaremos de este contexto y enmarcaremos el Plan con otras medidas adoptadas por el gobierno del PP y otras en fase de deliberación (algunas incluso pactadas con la otra pata del PP, de siglas y compromisos cada vez más inseparables) con las que, al parecer, van a modificar el actual marco legal y social.

Pero comentemos ahora el plan. Y empecemos por lo que dice y cómo lo dice:

¿Unos antecedentes que justifican este Plan?

Comienza el Plan elaborado por el departamento que dirige el halcón (por cierto de afinidades religiosas y políticas muy a la derecha del Padre) Don Jorge Fernández  por explicar las razones que llevan al gobierno a establecer ahora este Plan, y que son:

  1. La existencia de una clara amenaza terrorista (cita atentados en Estados Unidos de 2001, Indonesia de 2002, Marruecos en 2003, España en 2004, Reino Unido en 2005 y ahora en Francia). No cita, tal vez por irrelevantes para la concepción de la seguridad desde la que se elabora este plan, la mayoría de los atentados terroristas que han tenido lugar en países del propio área a la que implícitamente se refiere el plan en todo momento, ni los variopintos atentados provocados por alguno de nuestros aliados, como el caso de Israel, o los otros provocados por error por tropas de nuestro propio bando en las diversas guerras con las que hemos intervenido en el área referida. Tampoco refiere nada en relación a las causas y antecedentes políticos, históricos, económicos, sociales, etc., que dan lugar a este terrorismo, ni a las prácticas políticas que podemos estar llevando nosotros que puedan provocar un cierto odio o una estrategia de reacción que provoque que nos tengan en el punto de mira).
  2. Europa ha definido la lucha contra el terrorismo como uno de los ejes de su política de seguridad (cita el documento de la UE  que puede consultarse aquí «Estrategia de la Unión Europea para la Lucha Contra la Radicalización y la Captación de Terroristas«) cuyo enfoque remilitariza abiertamente la idea de seguridad interior e inicia un soterrado pero firme avance de las ideas más militaristas en torno a la seguridad, eso sí, sin que la crítica de los grupos sociales o políticos alternativos se haya hecho oír al respecto ni en la sociedad ni en el parlamento europeo).
  3. La estrategia se seguridad nacional española sitúa el terrorismo internacional como la principal amenaza para la seguridad de España (cita para ello el documento Seguridad Nacional, un proyecto compartido de 2013. Deja de citar los de ámbito militar que con más precisión enmarcan este proceso en el enfoque militarista, como es la propia directiva de defensa nacional 1/2012, máximo documento del planeamiento militar español)
  4. La lucha contra el terrorismo viene priorizada en el documento «Estrategia integral contra el terrorismo internacional y la radicalización aprobado en 2010 (curiosamente es un documento aprobado en junio de 2010, con Zetapé, por la Comisión de Situaciones de Crisis, y luego ratificado por el Gobierno de Rajoy en 2013. Dicho documento está declarado secreto).

Pues bien, vistos estos antecedentes «justificativos», a saber:  los atentados, Europa, nuestra política de defensa y seguridad, nos podemos preguntar si tales antecedentes son en realidad justificativos de una respuesta tan unilateral y reactiva y, más en concreto, si este argumentario justifica un plan de seguridad que busca remilitarizar, como veremos, la idea de seguridad, e implicar de forma contundente en dicha estrategia a los entes locales y autonómicos de competencias tales como escuelas, servicios sociales, educación, etcétera, a los trece ministerios, y a las entidades sociales que el gobierno «estime oportuno».

Nuestra respuesta, la anticipamos ya, es no. No porque los problemas de seguridad no se pueden enfrentar desde una respuesta meramente reactiva, de vigilancia y control policial-militar y que huye de estudiar el fenómeno en su complejidad, buscando atajar las causas con medidas más transversales y con metodologías alternativas.

El plan, como veremos, no contiene una sola medida educativa, social,  de prevención basada en la idea de Seguridad Humana, de interculturalidad o convivencia, de enfoque noviolento, sino, sencillamente, la implantación de unos protocolos de  información a las diversas policías, en el ámbito «interno» y de protagomismo del Ejército en el ámbito exterior.

Da por ello más bien la impresión de que el plan es previo a la justificación: se pretende imponer unas políticas y se ha buscado un argumentario ad hoc (y por cierto ampliamente simplista) para «justificarlas»

Unos objetivos reactivos e indefinidos.

Continúa el Plan diseñando los objetos a los que pretende responder, que son:

  1. Responder a la radicalización violenta
  2. Cumplir con las directrices de la Unión Europea
  3. imponer un «consenso» entre las administraciones, la sociedad civil y los colectivos vulnerables o en riesgo de radicalización
  4. Implicar y obligar a todos los Ministerios de la administración general del Estado y entidades sociales bajo coordinación del Ministerio del Interior (y aunque no lo dice en los objetivos sí en las medidas, de Defensa):

Llama la atención la amplitud e indefinición de los sujetos sobre los que se piensa aplicar esta política, calificados como «radicalización violenta».  ¿Que se considera como «radicalización violenta»?  ¿Entra únicamente el fenómeno yihadista que aparentemente justifica este plan?, ¿se entiende extensible a la violencia fascista que hemos visto retransmitida en campos de fútbol y otros eventos deportivos?  ¿Incluye los «grupos antisistema» que forman parte de las obsesiones del Ministro del Interior?, ¿es extensible a los «radicales», expresión usada por el PP para referirse despectivamente a cualquiera que no sean ellos?…

En segundo lugar acudimos a la misma indefinición si nos fijamos en la idea de «violencia» que subyace al texto: ¿Qués e entiende por radicalización «violenta»?, ¿qué entra en la categoría «violento» objeto de este especial tratamiento represivo?

La cuestión no es baladí, porque el proyecto de código penal que el PP propone en el nuevo pacto con el PSOE, su otra pata, aplica diversos tipos delictivos encaminados a reprimir penalmente como delitos de terrorismo conductas como «desórdenes públicos», «actos contra el patrimonio», «ultrajes a España»  o «alteraciones de la paz pública» que sospechosamente nada tienen que ver con el terrorismo ni con la violencia en sí, tal como denuncia por ejemplo la imparcial, objetiva y liberal Amnistía Internacional,  y que parecen más bien pensados para un ejercicio de represión contra la disidencia, la protesta o la movilización social contra los mandamanses, como puede ser el ejemplo de las movilizaciones de las plataforma de hipotecados o de la Hepatitis C, las movilizaciones similares a las de «rodea el Congreso» y tantas acciones noviolentas ejercidas por grupos pacifistas, ecologistas, altermundistas, de ocupación y de diverso signo en estos últimos tiempos.

Una tercera crítica la encontramos en este criterio autoritario de pretender imponer un consenso desde arriba que afecte y obligue a todos. Es comprensible que un ministro perteneciente al Opus Dei, como es el caso del actual de Interior, o un partido popular que recogió los rescoldos de las derechas más agrias de toda la vida y que fue fundado por un señor que fue ministro de Franco y predicó un concepto de orden público de honda raíz autoritaria, piensen que el consenso es algo parecido a la sumisión, pero cualquier manual actual acerca de la construcción de los consensos descarta esta modalidad de consensos a la búlgara. El consenso no es fruto de la autoridad, sino del diálogo y la construcción en común y, que se sepa, es imposible de imponer a la sociedad a su pesar.

Desvela este objetivo un deje altamente deficitario en cuanto a calidad democrática se refiere, y más aún si se intenta imponer obligatoriamente.

Estamos con ello ante unos objetivos políticos de muy poco calado democrático, de un sesgo autoritario apabullante y que se fijan más en la represión de la disidencia mediante medidas reactivas que en abordar el complejo fenómeno del terrorismo desde su multidimensionalidad.

Unos ámbitos de actuación que refuerzan el papel preponderante de lo militar y nos considera enemigos internos

Si los presagios que se intuyen de lo ya comentado son malos, las cosas tienen la capacidad de empeorar mucho más. Y así ocurre que cuando el plan se refiere  a los ámbitos de actuación en los que se va a desarrollar esta política fija tres, a cual peor:

  1. El ámbito interno, coordinado por el Ministerio del Interior y donde pretende articularse a todos los niveles: desde el estatal al autonómico y local, pasando por la sociedad civil. En este, dice el plan, el escenario principal de actuación será el municipio, donde pretende vincular en la «lucha·» a diversos actores.
  2. El exterior, al parecer coordinado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, pero con un fuerte protagonismo (de hecho es el actor único) del Ministerio de Defensa y del Ejército. Según el plan, este nivel se realizará «en atención a los intereses y zonas de influencia de España», idea bastante difusa pero que no está puesta ahí de forma ingenua, ya que hace relación al propio planeamiento militar de la defensa y a la idea de que España, más allá de defender su territorio y sus fronteras, defiende militarmente sus intereses en cualquier parte del globo, y de  otra brillante y peligrosa idea plasmada en un plan de estrategia militar español, la de que tenemos unas «fronteras de seguridad avanzadas«  que tienen que ver con nuestras zonas de influencia y su tratamiento militar (Mali, Centroáfrica, Somalia, Golfo de Guinea, etc.).
  3. El indefinido mundo del «ciberespacio» donde afectará, dice el plan, a actores y contenidos y que será controlado por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) que depende del Ministerio del Interior e íntimamente relacionado (si no subordinado) con el Mando Conjunto de Ciberdefensa, dependiente del Estado Mayor de la Defensa, cuyos cometidos son (esto no lo cuenta el Plan que comentamos) : «1.- Garantizar el libre acceso al ciberespacio, con el fin de cumplir las misiones y cometidos asignados a las Fuerzas Armadas, mediante el desarrollo y empleo de los medios y procedimientos necesarios.2.- Garantizar la disponibilidad, integridad y confidencialidad de la información, así como la integridad y disponibilidad de las redes y sistemas que la manejan y tenga encomendados.3.- Garantizar el funcionamiento de los servicios críticos de los sistemas de información y telecomunicaciones de las Fuerzas Armadas en un ambiente degradado debido a incidentes, accidentes o ataques.4.- Obtener, analizar y explotar la información sobre ciberataques e incidentes en las redes y sistemas de su responsabilidad.5.- Ejercer la respuesta oportuna, legítima y proporcionada en el ciberespacio ante amenazas o agresiones que puedan afectar a la Defensa Nacional.6.- Dirigir y coordinar, en materia de Ciberdefensa, la actividad de los centros de respuesta a incidentes de seguridad de la información de los Ejércitos y Armada y el de operaciones de seguridad de la información del Ministerio de Defensa.7.- Ejercer la representación del Ministerio de Defensa en materia de ciberdefensa militar en el ámbito nacional e internacional.8.- Cooperar, en materia de ciberdefensa, con los centros nacionales de respuesta a incidentes de seguridad de la información, de acuerdo con lo que determinen las estrategias y políticas nacionales de ciberseguridad en vigor, así como con otros centros militares de respuesta a incidentes de seguridad de la información en el ámbito internacional.

Bajo este triple escenario se pueden leer algunas conclusiones que empeoran las cosas:

a) La consideración del espacio interior como un espacio de intervención de esta idea de seguridad difusa y militarista, que nos vuelve a convertir, si alguna vez dejamos de serlo para la doctrina de la seguridad militar, en el enemigo interno. Todas las personas y todos los ámbitos de nuestra actuación somos susceptibles de ser considerados parte del problema y de que nos apliquen las políticas de seguridad pretendidas.

b) La ocupación de espacios tradicionalmente ajenos a la seguridad militar se agranda.  Ahora el municipio, el espacio local, el pluriespacio público, son objetos de preocupación de esta idea de seguridad y, como veremos más adelante, los diversos mecanismos municipales pensados tiempo atrás para la convivencia y la prestación de servicios a la comunidad, agentes de esta extensión de la idea de seguridad y de sus políticas de control. No sabemos lo que pensarán las diversas propuestas políticas municipalistas de esta extensión de la militarización al espacio local. ¿Le parecerá bien a las candidaturas ciudadanas, a los partidos no manchados por el extractivismo político deplorable que nos aqueja, a las nuevas agrupaciones de electores, que se les obligue a participar de esta idea de enemigo interno? ¿Dirán algo al respecto en sus programas? ¿Alertarán a la ciudadanía de la necesidad de empoderamiento social para abordar estas temáticas de forma alternativa?

3) Se legitima la intromisión de lo militar y de la idea de seguridad en la propia privacidad y en la red. El fantasma del riesgo ciberterrorista deroga, de facto, la vigencia del derecho a la intimidad en relación a la propia comunicación y cibervida que se pretendió garantizar (ciertamente con la boca pequeña) en la decrépita y plagada de promesas incumplidas constitución del 78.

4) La idea militarista de seguridad, criticada por Naciones Unidas cuando acuñó el término de «Seguridad Humana» como alternativa  esta, gana terreno y remilitariza espacios, contenidos y libertades anteriormente ajenas a lo militar.

5) Se incrementa, en consonancia con la estrategia neoliberal, todo el arsenal de políticas de disciplinamiento social, cuyo interés prioritairo es convertirnos de ciudadanos en súbditos, pero usando al retórica de los derechos (la zanahoria) y la política del recorte de derechos y aspiraciones (el palo).

La estructura de mando: De nuevo organigrama autoritario-militar

Dicen los entendidos que una imagen vale más que mil palabras y, aunque la que presentamos es engañosa (elude al militarismo, director de la orquesta) permite comprobar el grado de enfoque represivo y militar de todo el asunto.

 foto1Este organigrama se corresponde con la estructura nacional de coordinación del plan. Como podemos ver, la coordinación de todo el plan, en lo que se refiere a la cuestión interior, se encuentra en el «grupo nacional de lucha contra la radicalización violenta» coordinado por Interior, con especial aportación del CNI (que hasta ahora no habían mencionado en todo el plan), los 12 ministerios restantes, la Federación Española de Municipios y Provincias, la Fundación Pluralismo y Convivencia (una fundación estatal creada para tratar temas de pluralismo religioso) y «otras entidades públicas y privadas que se considere necesarias (un indefinido que no queda nada claro).

Nos da una muestras clara de la expansión de la idea de seguridad como orden público policial, cuando no meramente militarista, que se mantiene en este plan y del papel de mano extendida allá donde tiene más difícil el acceso lo policial/militar que se quiere hacer jugar a las entidades sociales, y a los propios ayuntamientos.

Siguiendo con la estructura del plan propuesto encontramos que éste define una serie de «agentes» del mismo:

  • En el ámbito de la lucha interna:
    • policía local
    • policía autonómica
    • Ayuntamiento
    • juzgados
    • centros escolares
    • Asuntos sociales
    • entidades sociales
    • colectivos de riesgo
  • En el ámbito externo:
    • Ministerio de Defensa
    • Fuerzas Armadas
  • En el ciberespacio:
    • El CITCO, El CNI

La expansión del militarismo a la idea de seguridad

Hemos explicado anteriormente que la idea de seguridad humana tiene poco que ver con la idea militar de seguridad, basada en aspectos de orden público, represión, imposición legal y violenta, defensa de unos supuestos intereses vitales allende las fronteras, etc.

La idea de Seguridad Humana, acuñada por el PNUD, habla de desarrollo humano, de disfrute de derechos y libertades, de disminución de la pobreza, de garantías frente a la enfermedad, la incultura, la pobreza, y ofrece un carácter universal a estas dimensiones, añadiendo que la seguridad humana en un punto del planeta depende de la de los demás, y se consigue incrementarla incrementando la de los demás, pues son interdependientes.

Este enfoque propondría otro tipo de medidas para abordar el fenómeno del terrorismo internacional, basadas en la comprensión entre los pueblos, en la inversión para conseguir sociedades más igualitarias y con estándares de disfrute de bienes sociales y garantías de vida digna, en educación, en políticas de igualdad, en solidaridad, …

Un enfoque que busca abordar lso conflictos de forma constructiva y noviolenta.

Pero, por desgracia, este enfoque choca con una realidad cruel donde la dominación y la violencia son las políticas rectoras y donde la imposición de explotación, dominación, depredación de recursos, expolio e imposición militar de todo ello son el abc de cada día.

En el caso concreto de los países occidentales no puede decirse que basen su «bienestar» en la colaboración con el bienestar de otros pueblos, sino al contrario, en la dominación abusiva de éstos, y también en políticas que los debilitan, como son la venta de armas, la promoción de la guerra en su interior, la potenciación de la rivalidad y la corrupción, etc., todo lo cual es un verdadero caldo de cultivo para el resentimiento y, también, para reacciones basadas en los mismos parámetros de dominación y violencia.

El plan ahora comentado no hace sino expandir estas ideas reactivas a áreas donde hasta ahora no tenía espacio el ideal de seguridad militar. Y lo hace de la mano de otro paquete de medidas de recorte de derechos y libertades, como el paquete recientemente negociado por el PP-PSOE de políticas antiterroristas, o la reforma del código penal, o la creación de un adefesio constitucional que es el estado de crisis en en anteproyecto de ley de seguridad nacional.

Una expansión de la visión autoritaria y militarista muy en consonancia con la desconposición acelerada del régimen vigente.

Share

Los jueces y el CNI: otro aspecto del Gasto Militar oculto

Hemos tenido conocimiento de la ratificación del juez que ha de autorizar las escuchas o intervenciones en domicilios que realiza el espionaje español.

Pero empecemos la historia por el principio.

La Ley Orgánica 2/2002 de 6 de mayo establece que las escuchas que el CNI quiera realizar deberán ser autorizadas por un magistrado del Tribunal Supremo. Dice la ley

El Secretario de Estado Director del Centro Nacional de Inteligencia deberá solicitar al Magistrado del Tribunal Supremo competente, conforme a la Ley Orgánica del Poder Judicial, autorización para la adopción de medidas que afecten a la inviolabilidad del domicilio y al secreto de las comunicaciones, siempre que tales medidas resulten necesarias para el cumplimiento de las funciones asignadas al Centro.

Esto puede resultar un tanto extraño, porque en general, cuando la policía necesita pedir una orden judicial, debe acudir al juez «natural», al juez competente en cada localidad donde ocurran los hechos, y parece que otorgar al CNI esta especie de trato directo con un único juez, encima un magistrado del Tribual Supremo, no tiene que ver mucho con el garantismo legal y sí con la intención de minimizar el riesgo de resoluciones dispares.

Pero sigamos. El juez que debe autorizar estas «escuchas» debe ser nombrado entre los jueces del Supremo y se elige por un plazo de cinco años por el Consejo General del Poder Judicial a propuesta del jefe de este organismo.

El actual jefe del asunto, Lesmes, al vencimiento del actual plazo en diciembre pasado, propuso que continuase el magistrado que ha venido encargándose desde 2009, y  que su suplente fuera el que venía siendo suplente desde entonces.

Y los otros le han dicho que sí, con lo que el juez encargado de las autorizaciones de antes ha sido ratificado para otros cinco años más en esta función.

Pues bien, si tenemos en cuenta que la función en sí pretende dar cobertura a las actividades del CNI de forma permamente y ordinaria, y si además recordamos que el CNI es un órgano militar y su cómputo como militar es nítido según el criterio OTAN,  tenemos que considerar que una parte del sueldo de estos dos jueces, y de su oficina judicial, es imputable al gasto militar, con lo que a partir de ahora pasaremos a indicar este pequeño detalle por más que seamos incapaces de ponderar qué cantidad exacta se debe imputar como gasto militar dado que dichos jueces también realizan, habitualmente, otras funciones civiles.

Ya hemos desglosado mucho de la militarización del poder ejecutivo en nuestro informe sobre el Gasto Militar de 2015 y ahora vemos que también hay aspectos militares en el poder judicial.

Share

EL CNI y su papel en el «ciberespacio»

%22ESPIAS%22+MADRID+RETIRO+006

Pedro Jiménez Beatríz Rodríguez

Fuente: Heraldo

Hemos leído en un medio promilitar donde los haya una noticia que no sabemos si calificarla de humorística o de ciencia ficción.

Se han celebrado las «VIII jornadas sobre la Defensa del Patrimonio tecnológico frente a los ciberataques», organizadas por el CCN-CERT (Centro Criptológico Nacional), dependiente del CNI, nuestro opaco Centro de Espías.

En ellas el jefe de los espías españoles, según la noticia, ha asegurado que

la ciberdelincuencia y los cibertaques son un «grave problema» y ha destacado el trabajo de los expertos en este campo y su ayuda para que los españoles «vivan mejor» y «más seguros».

¡Cuánto tendremos que agradecer a la abnegada entrega de estos espías, gracias a cuya abnegación y buen hacer vivimos mucho mejor, tanto que ni lo notamos!

El caso es que en 2014 estos buenos señores nos han librado de una buena: gracias a su pericia se han logrado repeler 13.000 ciberataques (ciberincidentes lo llaman ellos), un 80% más que el año pasado, fundamentalmente en los sectores energético, de defensa, aeroespacial, farmacéutico y químico.

Por lo que parece estos ciberataques tienen que ver con el robo de nuestra inigualable competencia en los principales campos científicos y tecnológicos, en los que como se sabe guardamos secretos que no sólo afectan básicamente a nuestra seguridad, sino a la propia estabilidad del planeta y diríamos nosotros del propio universo conocido.

Nos imaginamos, por poner un ejemplo, que los ciberenemigos se hayan hecho con los peligrosos secretos de la fabricación de los submarinos de Navantia (esos que no emergen por un diseño con sobrepeso) o con alguno de los expedientes de licitación de las industrias militares. Todo un peligro.

El jefe de los espías además se creció en el acto y se dirigió a nosotros, los ciudadanos de a pié mondo y lirondo para afirmar que

Pretendemos seguir estando a la vanguardia y trasladar al ciudadano la confianza» de que «hay alguien que le defiende»,

Imagínense, el día menos pensado nos ciberdefienden los ordenadores personales y entonces sí que se monta la mundial.

Mientras tanto, guardemos la confianza. Aunque parezca que la casta nos tiene abandonados a nuestra (mala) suerte, ya saben. Hay alguien que se preocupa por nosotros: los espías.

A lo mejor nos acaban pidiendo hasta el aguinaldo.

Share

Informe sobre el gasto militar 2015.

Presentamos el informe sobre el gasto militar 2015 de España, un estudio del gasto militar previsible, oculto en partidas de 12 de los 13 ministerios y de otros organismos en los presupuestos generales del estado que se han tramitado en el Parlamento, así como en gastos extrapresupuestarios que de forma opaca aprueba el gobierno.

Aportamos además un estudio general sobre gasto militar y unas lineas sobre el comportamiento y la postura de los partidos políticos del parlamento ante el gasto militar, así como diversas propuestas de transarme para conseguir la desmilitarización de  la defensa  y del gasto militar.

GASTO MILITAR ESPAÑOL 2015 by utopiacontagiosa

» title=»Gasto militar 2015″>

Share

Ser espía del CNI es una cuestión de herencia

i+am+a+spy+%28spy+in+the+house+of+love%29

fotemas

Fuente: El confidencial

Nos informa El Confidencial del enchufismo, nepotismo y corrupción que persiguen al CNI, el cuerpo de espías de España:

Más del 75% de su plantilla -integrada actualmente por 3.500 funcionarios- la forman agentes contratados con el aval previo de un pariente o allegado de La Casa, bien en activo o antiguo miembro del servicio de espionaje, según aseguran a El Confidencial fuentes muy solventes.

Para nosotros la explicación no puede ser sino la confirmación de lo que ocurre en todos los mundos cerrados del estilo. El sistema militar es un sistema de castas (salvo para la carne de cañón) dominado por una oligarquía hereditaria e interesada en sus propios privilegios por encima de todo,  algo normal, por otra parte, en un reino tan hereditario como las otras tradiciones similares.

Según informa la citada fuente,

«El argumento oficial es que, de esta forma, se contribuye a minimizar los riesgos a la seguridad y las posibles fugas de información. Pero es un argumento falaz. No se selecciona a los mejores, sino a los que tienen mejores contactos. Hay casos gravísimos, como el del primer magistrado del Tribunal Supremo que tuvo la potestad de autorizar operaciones del CNI que afectan a derechos fundamentales de los ciudadanos, como el secreto de las comunicaciones, y que colocó a una hija en el centro».

Ni a la hija del magistrado, ni al nieto del general ni al sobrino del alto cargo se les va a pedir que se infiltren en un grupo islamista o se les va a destinar a una estación sensible del CNI, como pueda ser Argelia o el África subsahariana», argumentan las mismas fuentes, que, por razones obvias, se ocultan tras el anonimato. «Actualmente, y este es otro de los graves problemas del centro, apenas un 10% del personal puede ser considerado realmente operativo, es decir, agentes de campo que, por ejemplo, dominan el árabe o tienen capacidad para infiltrarse en un grupo hostil, detectar sobre el terreno una amenaza para la seguridad nacional, hacer seguimientos y penetraciones o poner micrófonos ocultos»

Para ser espía hay que tener estómago, dado que lo que hacen los espías (no vamos a revelar con ello ningún secreto) no es nada santo. Y estas cualidades, como las de estudiar por ejemplo o las de ser solidarios, se adquieren en un hondo proceso educativo y biográfico donde los referentes de cada cual y sus comportamientos van moldeando nuestro mundo propio.

Si uno, pongamos por caso, aprende a ser buena gente, honrado trabajador, activista social, porque se educó en ese caldo de cultivo, no será espía de mayor.  Si uno, en otro ejemplo, es hijo de un señor de la casta que tira de tarjeta negra y encima cuando se hace mayor tiene padrinos para ponerle en algún consejo de dirección a empobrecer al prójimo, lo vivirá con toda la naturalidad del mundo, sin miramientos. Y si uno es hijo de un espía y su vida y relaciones son así de tóxicas, el camino lo tiene expedito porque su carácter es capaz de tragar con todo y su allegado capaz de ponerle en la pomada del CNI a hacer méritos.

Un caso más de despilfarro y corrupción militar.

Share

Avance del Gasto Militar español 2015

Como en años anteriores, hemos analizado el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2015. Mas adelante editaremos el informe completo sobre dicho gasto militar.

De momento adelantamos la tabla provisional (siempre a última hora pueden aparecer variaciones, como el año pasado en el que en pleno debate de los presupuestos, el gobierno comprometió gasto extrapresupuestario y no contemplado en los presupuestos de 2014, para reflotar a Navantia y con cargo a los gastos de 2014).

El gasto oculto es desmesurado y la aplicación del mismo un verdadero peligro para nuestra seguridad, al margen del tremendo agravio comparativo respecto de las partidas sociales que, día a día, se van sacrificando para satisfacer a la oligarquía y sus mercados.

Si la queréis ver en la red, pinchad aquí.

Sirva la presente tabla de avance del tremendo gasto militar español para 2014 como poco (23.318,66 millones de euros)

CONCEPTOIMPUTADOSUBTOTAL
MINISTERIO DE DEFENSA5.767,77
Ministerio de Defensa6.767,77
CLASES PASIVAS MILITARES3.519,72
Pensiones y prestaciones3.294,96
Prestaciones no funcionarios9,88
Pensiones de guerra214,88
ORGANISMOS AUTÓNOMOS MILITARES1.686,27
INVIED216,13
ISFAS1.332,04
INTA138,13
EMPRESAS PUBLICAS SECTOR DEFENSA¿?
CASA DEL REY0´83
PRESIDENCIA223,68
CNI223,68
MINISTERIO DEL INTERIOR2.600,68
Formación45,65
Reserva G. Civil187,65
Organismos Internacionales1,9
Política Inmigración irregular0,6
Personal Guardia Civil2.028,39
Resto G. Civil336,36
MINISTERIO DE EXTERIORES171,53
Fundación Real Instituto Elcano0,15
Asociación Atlántica Española0,01
Transportes M. Defensa1,23
Participación en Organismos Internacionales de Seguridad170.14
Agregadurías militares¿?
MINISTERIO DE FOMENTO0,22
Coordinación civil-militar en Agencia de Seguridad Aerea0,22
MINISTERIO DE INDUSTRIA604,76
Apoyo innovación tecnológica sector defensa563,92
Satélite "PAZ-INGENIO"º25,00
Programa de Observación por satélites de la tierra15,84
Apoyo a internacionalización de ICEX ¿3,80?
Compensaciones por intereses al sector naval¿70,75?
Primas a la naval¿43,75?
Subvención para reindustrialización zonas deprimidas (Vigo, Cadiz)¿40,09?
Subvenciones a Proyectos estratégicos del sector aeronaútico¿188,73?
MINISTERIO DE EMPLEO0,5
barco medicamentalizado Esperanza del Mar0,5
MINISTERIO DE MAGRICULTURA0,5
Barcos de apoyo al índico0,5
MINISTERIO DE HACIENDA¿?
Aviones cedidos a Defensa por Agencia Tributaria¿?
MINISTERIO DE SANIDAD0,3
Productos de uso, consumo y uniformidad femenina0,3
MINISTERIO DE ECONOMIA4,8
Base Antártica Gabriel de Castilla4,5
Red de Seguridad biomédica0,3
MINISTERIO DE EDUCACIÓN0,3
Conservación de bienes culturales de defensa0,3
CENTROS UNIVERSITARIOS DE LA DEFENSA14,43
TOTAL DE GASTOS ANTES DE DEUDA14.596,29
DEUDA MILITAR 8.722,19
DEUDA ORDINARIA5.730,27
DEUDA EXTRAORDINARIA2.820,90
INTERESES DE DEUDA171,02
TOTAL DE GASTO MILITAR23.318,48
Share

Presupuestos militares: el CNI aumenta su partida en 2015

Imagen de CNI y genbeta.com

El CNI comprende el espionaje español y es desde su origen un instrumento militar y de la defensa, tanto por los mandos de este centro como por el personal a su cargo y las misiones encomendadas, ahora más centradas en la «defensa» de esa nueva entelequia que se han inventado y que se llama «fronteras avanzadas«, que sitúa nuestra «inteligencia militar» y expertos militares en lugares tan remotos como Mali, Sudán o Centroáfrica.

Llamativamente, desde que el PP entró en el gobierno en la última legislatura, el CNI se adscribió formalmente al Ministerio de la Presidencia, donde actualmente permanece, pero bajo control militar, como ya informamos en otro post de este blog.

Una de las principales razones por las que el CNI pasó al Ministerio de la Presidencia fue, precisamente, para que su presupuesto no computara como Gasto Militar.

Sin embargo, si seguimos el criterio de imputación de gasto militar de la OTAN, organismo nada sospechoso de ir contra lo militar, el CNI forma parte del gasto militar.

Dicho esto, ¿cómo ha sido tratado en los presupuestos de 2015 el CNI?

En realidad hemos pasado de una asignación, el ejercicio de 2014, de 203,68 millones de euros, que no está nada mal, a la actual de 223,68 millones, con 20 millones más en su presupuesto y un 9,81% de crecimiento en un año.

Como se ve, hay dinero para lo que se quiere y como iremos desgranando poco a poco, lo que se quiere es más militarismo.

Share

¿Peleas en el Gobierno por el CNI?

Soraya + Vega + en + rueda + de + prensa

Por Pimkie

Fuente: Hispanidad

Nos informa el diario Hispanidad, de un sesgo bastante derechoso y con evidente conocimiento de causa de los intríngulis del gobierno, que en el Gobierno se ha fraguado una verdadera guerra por el control del CNI; el espionaje español, que con la llegada de Rajoy pasó de depender de Defensa a depender de la Vicepresidencia de Soraya, la hija del General Saínz de Santamaría, de antiguo recuerdo.

Al parecer, el grupo «sorayista» se resistía a que desposeyeran a la vicepresidenta del CNI, mientras que el grupo Rajoiniano quería quitárselo a la susodicha.

Han ganado los rajoinianos y el gran gurú del silencio, Mariano el plasma, ha devuelto el espionaje español al Ministerio de Defensa, con lo que, de entrada, la próxima liquidación del gasto correspondiente a 2014 computará (amén de los otros desvíos previsibles) otros 212 millones de euros de más para el ministerio de Morenés.

¿Qué se cuece en el control del CNI? En realidad, aparentemente nada. El CNI estaba «nominalmente» bajo el control de la hija del General, pero realmente bajo mando militar. Tal vez el cambio tenía que ver más con el intento de llenar de algo de contenido la vicepresidencia florero de Soraya y con el intento de ocultar una partida curiosa del gasto militar.

Es tal vez un problema de prestigio y de zancadillas. Si atendemos a «Hispanidad» la lucha encarnizada entablada por el sector rajoijniano (Soria, el lobbista ministro de Industria, Jorge Fernández, del sector opus y ministro de interior, Margallo, otro integrista colosal, este con mando en exteirores, y Ana Pastor) contra los sorayistas (Fátima Bañez, la optimista ministra de «empleo» que dice que el paro se acaba, Ana Mato de quien nadie puede dudar porque no se entera ni de lo que pasa en su casa y Montoro, el metepatas) tenía como finalidad debilitar la candidatura de Soraya a ser la sucesora natual de Rajoy una vez la derecha lo devore. Sus devotos no le olvidan y no quieren que Soraya mande, porque pasarían de devotos a jubilados de lujo.

Dicen que Morenés, ministro de defensa, no se ha metido en la pugna por dos razones que se intuyen: Una, su carácter aristocrático y poco dado a pringarse de mierda por un quítame allá estas pajas sin contenido. Y dos, porque en realidad Morenés no pertenece a ninguno de estos sectores, sino al «Rey», que es, dice la noticia, quien le puso allí en respaldo de los regios intereses militares.

Con quien lucha Morenés segun «la hispanidad» es con su segundo, el prohombre de la jet-set y secretario de estado de Defensa Pedro Argüelles, que al parecer quiere moverle la silla (no se sabe si esto le desagradará tanto, pues tiene el futuro asegurado en alguna de las empresas militares con las que tan buena relación ha tenido hasta la fecha).

La pugna Morenés Arguelles sí que es de enjundia, pues no en vano es la pugna entre los intereses de dos grandes corporaciones militares: EADS y BOEING, con las que uno y otro tenían vínculos innegables antes de llegar a los primeros puestos del Ministerio de Defensa.

Todo parece la mar de escandaloso, pero tranquilos, que nuestra prensa oficial no dirá ni mú y sus somnolientes señorías en sus escaños tampoco.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed