Archive for CNI

El CNI se aprovecha de la prórroga de los presupuestos para aumentar su gasto

Imagen de Quo

Fuente:  Infodefensa.

Ocurre que se prorrogan los presupuestos, por ahora, y que la mayoría de los Ministerios no podrán gastar más dinero para sus políticas.  Y decimos que la mayoría de los Ministerios no podrán porque algunos privilegiados sí.  Siempre y cuando sean militares o tengan relación con lo militar.

Ahora se da permiso, desde el Consejo de Ministros, a que lo haga el CNI (Ministerio de Presidencia):

  • podrán adquirir compromisos de gastos con cargo a ejercicios futuros
  • para la  contratación de proyectos de renovación tecnológica
  • para la inversión en infraestructuras

Esta orden deja muchos aspectos opacos:

  • no se especifica la cuantía en la que podrán aumentar el gasto (¡pásmense!)
  • no se especifica la partida que podrá ver aumentado el gasto
  • tampoco se especifican qué iniciativas concretas se pondrán en marcha

Es decir, no se sabe casi nada, se le da al CNI un nuevo cheque en blanco. Como se ve, un nuevo ejercicio de opacidad en las cuentas del PP.

Cuando hay presupuestos se produce opacidad porque no detallan los proyectos con el debido rigor; cuando los presupuestos se prorrogan, porque no especifican ni cuantías ni destinos de uso. El caso es no especificar ni aclarar nada.

¿Que no se lo creen?, ¿que es demasiado secretismo, incluso para los militares? Pues ahí va otra prueba, de la página de La Moncloa:

Nada menos que la autorización por parte de un acuerdo de Consejo de Ministros para establecer los límites de gasto de una ley sin necesidad de cambiar la ley.

Por cierto, ¿puede un acuerdo del Consejo de Ministros modificar una ley, o uno de sus artículos, sin la aprobación de Las Cortes?  Muy extraño.

Todo sea por el espionaje patrio.

Share

No hay transparencia en las relaciones militares de España con Arabia Saudí

Imagen de Mangesh Kalelkar

Fuente:  Google Play Kiosko.

Nos informa Eva Belmonte en Público de una verdad oculta pero que se intuía por todos: España firmó hace un año (Septiembre de 2016) un acuerdo con Arabia Saudí para ocultar información sobre defensa.   El acuerdo tiene un plazo de vigor de 5 años.  Durante 2016 España vendió armas a Arabia Saudí por un monto de 116 millones de €.

Según parece, este tipo de acuerdos son habituales como, por ejemplo, el firmado con Singapur.  En otras ocasiones lo que se hace es ocultar estos acuerdos militares promocionando el secretismo en acuerdos de comercio más generales.

Se trata con este acuerdo de ocultar

cualesquiera negociaciones precontractuales, contratos, subcontratos o cualquier otro acuerdo entre dos o más contratistas por los que se creen o definan derechos y obligaciones mutuamente exigibles y que contengan o afecten a Información Clasificada

de naturaleza militar.

Además, en el BOE se especifica que, por parte española, la Autoridad de Seguridad responsable de ejecutar este acuerdo será el Secretario de Estado director general del CNI.  Recordamos que actualmente el CNI está bajo el poder del Ministerio de Presidencia, con lo cual este ministerio aparentemente neutro adquiere una nueva función en la industria y comercio militar.

El acuerdo es farragoso y engorroso, en muchas partes incluso podemos disfrutar de él al estilo de los Hermanos Marx:

Una Parte que desee adjudicar un contrato clasificado a un contratista o
subcontratista de la otra Parte, o que desee autorizar a uno de sus contratistas o subcontratistas a adjudicar un contrato clasificado en el territorio de la otra Parte en el marco de un proyecto clasificado, deberá obtener, a través de su Autoridad de Seguridad, una confirmación previa por escrito de su homóloga de la otra Parte de que el contratista o subcontratista propuesto dispone de una Habilitación de Seguridad de Establecimiento del grado correspondiente.

Pero seamos serios, lo malo de estas cinco páginas publicadas en el BOE es que dan claridad a lo que realmente es el comercio de armas:  la falta de transparencia, la ocultación, la oscuridad.  Porque se trata de ocultar la muerte, las masacres, el dolor de miles y miles de personas que sufrirán lejos sin que la sociedad española pueda enterarse dado que hay un acuerdo internacional que lo prohíbe.

Otra vez más estamos en manos de los señores de la guerra.

Share

¿De qué “nos protege” el CNI?

FGS+Oker+%28A-53%29

https://www.flickr.com/photos/69230580@N05/6688267945

Fuente: One Magacine

Asombrosa la explicación laudatoria del CNI que ofrece el “Especial Agentes secretos y CNI” acerca de los “riesgos” de los que, en boca de su director, con cargo de Secretario de Estado, el General Sanz Roldán, antiguo JEMAD y con una pila de condecoraciones militares a sus espaldas.

Comencemos por destacar el perfil del “director” del CNI, porque el mismo despeja, si a alguien a estas alturas le sigue quedando duda, cualquier atisbo de incertidumbre sobre el carácter militar de dicho instituto. Por más que lo disfracen bajo la dependencia orgánica de Presidencia, el CNI, el espionaje español, es un ente militar. Y, para más inri, de tal enjundia que el actual Director del ente ha sido, nada menos, el jefe del Ejército hasta 2008 en que fue sustituido por el hoy miembro relevante de “Podemos”, General Julio Rodríguez. Además es miembro nato del Consejo de Estado, lo que implica la extensión del poder y del pensamiento militar al propio Consejo de Estado.

Pero pasemos del dicho al hecho. ¿Que dice Sanz Roldan que hace el CNI?, ¿qué amenazas son esas de las que nos defiende?

Habla, primero, del tráfico de personas y ofrece un enfoque de éste bastante deprimente:

Un buen ejemplo es el tráfico de personas y la inmigración ilegal, que cada día sobrecoge más y llega a lugares que creíamos inimaginables: jamás pensábamos que nos íbamos a encontrar una patera en Alicante… pero ya ha sucedido y tenemos la obligación de proporcionar elementos de juicio para que esto no se produzca

El CNI, parece decir, quiere combatir el “tráfico de personas” y la “inmigración ilegal” no ofreciendo círculos virtuosos de políticas migratorias basadas en los derechos humanos, la cooperación internacional, o en políticas de codesarrollo; o entendiendo las causas estructurales de ésta, sino, sencillamente, intentando la represión y que la inmigración se retenga y no ocurra. ¿Gastamos dinero entonces para poner puertas al campo?, ¿para una política imposible y destinada al fracaso completo y al dolor de las personas?; ¿no hay que decir nada de la inmigración forzada por nuestras políticas estructurales de dominación o por las guerras propiciadas por la geopolítica estimulada por el bloque en que nos encontramos o por las armas que vendemos? ¿Es necesaria una estructura de espionaje para tratar la movilidad humana?

Pero el general no es hombre de una sola idea. Y por eso nos habla de una segunda preocupación de la que el CNI nos “defiende”, las armas de destrucción masiva:

Otro ejemplo es la proliferación de armas de destrucción masiva, que se ha convertido en un hecho real. En algunos lugares de la Tierra ya se está enriqueciendo uranio al 20% y eso supone tener una capacidad altísima. ¿Qué se hará después? ¿Quién puede asegurar que sólo se utilizará con fines pacíficos? Para eso estamos los servicios de inteligencia

Asombra de nuevo la justificación del CNI. Vigila el enriquecimiento de uranio que hacen algunos países y que no puede asegurarse que vaya a ser utilizado para “fines pacíficos”. ¿Israel, EE.UU., Francia, Rusia, Reino Unido, China, India …? No parece que se refiera el militar a estos. Si tenemos en cuenta que muy pocos países (concretamente 17) producen uranio en cantidad significativa, que muy pocos venden uranio enriquecido (Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, EEUU, Francia Holanda, Japón, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica y tal vez Argentina) y otros pocos lo producen para fines propios (Irán, Pakistán, India, …), el riesgo que el militar explica parece más bien el riesgo de que estos estados canallas, la mayoría de ellos del bloque occidental, se quieran lucrar potenciando la inseguridad y la guerra y facilitando la proliferación del armamento militar que con la boca pequeña dicen rechazar, lo cual no parece ser lo que le preocupa al general y a su idea de la defensa.

Dice el general que otra de sus labores es luchar contra el crimen organizado, una especie de entelequia inconcreta que no queda claro en qué consiste y que, al decir del general, no ocupa a mucha gente española pero los “criminales organizados” usan nuestro territorio para cometer sus fechorías. No adivinamos a comprender, en este caso, qué necesidad de espionaje existe cuando, en el territorio estatal hay suficientes (e incluso abrumadoramente amplios) cuerpos policiales teóricamente encargados de estos extremos.

El general se refiere a otros peligros que combate el CNI, como el terrorismo internacional de carácter “islamista” principalmente, y a las “fuerzas” en el exterior. Es decir, una función militar que tiene que ver con la política de injerencia militar que España realiza y que, gracias a la obsesión militarista, nos ha convertido en parte en una serie de guerras y en enemigos de un gran número de pueblos.

En el colmo de la desmesura señala esta vuelta de tuerca militar que CNI contribuye a realizar “en nuestro nombre” pero sin nuestra opinión:

Hay lugares del mundo en los que nos afecta mucho lo que sucede. Estamos siempre atentos, por ejemplo, a lugares como Sahel o Somalia, donde hemos tenido e, incluso hoy tenemos, retos para nuestra seguridad, como secuestros de ciudadanos españoles”.

Ya lo ven, el Sahel, dice, es importante para la seguridad española porque ocurren secuestros de ciudadanos españoles. ¿La intervención española en el Sahel viene causada por los “frecuentes” secuestros de españoles en la zona?, ¿desde cuándo suceden estos “secuestros”?, ¿cuál es su frecuencia?, ¿No tiene que ver más con la doctrina de defensa de fronteras avanzadas y con la política de agresión y imposición de influencia que ha emprendido Europa en la región?

En otro momento, al hablar de los agentes del CNI dice

Nuestros agentes están desplegados por todo el territorio nacional, pero también por 64 países del mundo. Podemos imaginarnos al que está en un destino atractivo, en París o Roma, pero también hay que pensar también en el que está en Yemen, en Burkina Faso o en Mauritania, en Níger o en Nigeria, o en el desierto de Mali

Y remata la jugada el general para firmar que están para defender las empresas multinacionales de matriz española y el mundo financiero, lo cual es evidente y ya se sospechaba.

La primera empresa que se presentó en el CNI durante mi mandato, respondiendo a mi ofrecimiento de ayudar a las compañías que quisieran establecerse en el exterior, fue Abengoa, que nos pidió saber la seguridad de una inversión en un determinado lugar y sus ejecutivos allí, pero hoy son muchas; y, también, a aspectos como la protección del sistema financiero, ya que en estos momentos existen dudas de que no sea, como otros elementos de la sociedad moderna, atacado

Así pues, una empresa española llega al CNI y le pide que le haga una investigación sobre la seguridad de una inversión y todos los españoles pagamos dicha investigación financiando al CNI.  Es decir, una empresa privada se vale del dinero de todos los españoles.  Y lo hacen, además, con garantía de secreto.

De modo que, recapitulando, el CNI, según su propio jefe, está para ofrecer una “defensa” militar y con un enfoque militarista al status quo y a las estrategias de dominio y protección de los “intereses” de los que se sirven y benefician de éste, pero no para defender la “seguridad humana” de las sociedades españolas, o la de otros pueblos donde nuestra huella nefasta es evidente. Para defender las empresas multinacionales, los negocios de estas, el sistema financiero, los militares que mandamos al exterior, los intereses de dominación, etcétera, peor no para defendernos de las agresiones reales y concretas a nuestros derechos.

Share

Gasto Militar 2014 liquidado por la IGAE: 9.548’37 millones de € (se habían presupuestado: 5.745’77 millones de €)

Imagen de Juliogmilat fotografía

Fuente:  Elaboración propia.

Hay varias estadísticas que se pueden utilizar para hablar de Gasto Militar.

Normalmente nos referimos al Gasto Militar de un año cuando analizamos los Presupuestos Generales del Estado.

Pero hay otra forma de valorar los Gastos Militares, que aunque también es parcial porque no analiza todo lo que la OTAN considera Gasto Militar, vale para tener algunas cifras más precisas y reconocidas por el propio Estado:  el Gasto Militar liquidado por la IGAE.  Dentro de poco sacaremos nuestro informe sobre 2014.  Hasta entonces pueden consultar el de 2013.

El Estado Español cuenta con un mecanismo de control y fiscalización del gasto público, la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Este organismo tiene entre sus funciones la de revisar con criterios contables europeos los Presupuestos Generales del Estado y proceder a una verificación fiel de su liquidación. Sus funciones se establecen en la Ley 47/2003, de 26 de noviembre.

Como ven, por tanto, nuestra fuente son los papeles oficiales del Ministerio de Hacienda a través de la IGAE.

Adelantamos los primeros resultados generales a través de este cuadro, en el cual las cifras están expresadas en millones de €:

2011 2012 2013 2014
Ministerio de Defensa (presupuestado) 7.156’37 6.316’44 5.913’65 5.745’77
Ministerio de Defensa (liquidado) 8.301,09 9.066,29 7.867’09 7.696’65
Investigación y desarrollo relacionado con la Defensa en el Ministerio de Industria 900,45 582,77 218’15 343’60
Organismos Autónomos Militares 1.195’04 1.130’93 999’30 1.037’23
CNI 216,32 214,61 197’46 213’96
AEMET 11’97 8’79 5’19 4’99
Centros Universitarios de la Defensa 6,79 6,56 10’99 7’74
Pensiones de guerra 348,03 310,29 276’88 245’04
TOTAL (GM liquidado por la IGAE) 10.979’69 11.320’21 9.575’06 9.548’37
TOTAL DEL SOBREGASTO MILITAR

(según la IGAE)

3.823’32 5.003’77 3.661’41 3.802’6
% de desviación sobre lo presupuestado 53’42 % 79’21 % 61’91 % 66’18%

 

Como se ve, estos datos globales suponen una constatación de tres aspectos básicos en la política presupuestaria del ministro Morenés y del gobierno del PP:

  • Se acumulan cifras astronómicas de sobregasto militar:  16.291’1 millones de € de sobregasto militar entre 2011 y 2014, la primera legislatura de Rajoy.
  • Se oculta el sobregasto en múltiples partidas:
    • Organismos Autónomos Militares.
    • Investigación y Desarrollo relacionado con la defensa del Ministerio de Industria.
    • Centro Nacional de Inteligencia del Ministerio de Presidencia.
    • Agencia Estatal de Meteorología del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.
    • Centros Universitarios de la Defensa.
    • Pensiones de Guerra.
  • Mienten mucho, y a sabiendas, sobre el Gasto Militar. Que haya desviaciones de gasto que oscilan entre el 53’42 y el 79’21 %, en los últimos años analizados, es algo que se hace y se mantiene a sabiendas.  No se puede hablar de circunstancias coyunturales surgidas durante el ejercicio, de asuntos inesperados.
  • El motivo por el cual el Ministerio de Defensa y el Gobierno en pleno mienten continuamente a l@s español@s es para ocultar el altísimo grado de militarización que sufrimos la sociedad española y la preponderancia que dan al Gasto Militar sobre el Gasto Social.
  • La mala gestión que se hace los presupuestos militares debería implicar algunas medidas políticas para corregirla.  Por ejemplo una auditoría independiente de las cuentas que acabe desvelando la realidad del Gasto Militar.
Share

El CNI, los militares y la caída de Sánchez

Imagen de Nando.uy

Imagen de Nando.uy

Fuente:  La información.

Cuenta La Información que realmente hubo una reunión, en los días previos al Comité Federal del PSOE que defenestró a Pedro Sánchez, entre Felipe González, Cebrián y algunos empresarios del IBEX 35 (cita a Alierta una fuente, pero este es el punto que está más en el aire).

Lo que añade La Información es que en esa reunión se manejó información proporcionada por el CNI, los servicios de espionaje españoles.

Suponemos que para ello hubo autorización previa de Soraya y, por lo tanto, de Rajoy, pues de otra manera no se nos ocurre qué hace el CNI dando información a cualquiera.

Suponemos que los militares (parte fundamental del CNI) tampoco estaban de acuerdo con que Sánchez consiguiese apoyos para un gobierno de izquierdas con Podemos.

Suponemos que espiaron a Sánchez en las reuniones que mantuve con Podemos y nacionalistas.

Y, por tanto suponemos que la democracia a la española está tutelada (manera suave de decirlo) por los militares y la rancia derecha.

Muy grave todo.  Muy peligroso.  Y, ¿ningún parlamentario hará nada al respecto?

Se nos viene a la mente, como educada y artística contestación la canción “La belleza” de Eduardo Aute:

 

Por cierto, un cariñoso saludo a Luis Eduardo.  Mucho ánimo.

Share

60 millones “extra” para el CNI

P%C3%A1ginas+Blancas+2007-2008

Septem Trionis

Fuente: Infodefensa

Siguiendo con la fidelidad de un reloj la costumbre de ocultar y disfrazar todo lo que pueden el gasto militar, el Gobierno “en funciones” acaba de aprobar en el Consejo de Ministros en el que solo se pueden tomar decisiones de trámite una partida extrapresupuestaria (es decir, que no estaba prevista en el presupuesto y nos la cuelan luego de rondón) de nada menos que 60 millones de euros para “modernizar el CNI”.

Entrando en los argumentos esgrimidos para esta nueva anormalidad, se supone que la necesidad de modernización del CNI no ha sucedido de sopetón, de hoy para mañana, sino que sería una necesidad de largo plazo. Y si se supone esto, ¿por qué no contaba con la misma el presupuesto de 2016 aprobado a finales de 2015?

La respuesta parece obvia: porque no se quería aparentar un gasto militar tan elevado y necesitaban ocultar cuanto se pudiera esta partida, eso sí, contando de antemano con ella.

Ahora bien, ¿qué modernización es ésta? Desde que el CNI existe, sucediendo al CESID, el argumento de la modernización se ha usado siempre para justificar más gasto en espías. ¿Llevamos modernizando el CNI desde su nacimiento y nunca acabamos de tenerlo compuesto y arreglado? ¿No suena a guasa?

Otra vez el viejo truco. Solo que ahora ejecutado con mayor descaro, pues se supone que el gobierno en funciones no puede comprometer más gasto.

Share

¿Gestiona el CNI los acuerdos “sucios” gobierno a gobierno para la venta de armas?

Leemos en One Magacine, un medio muy bien informado del militarismo y sus intríngulis, que el CNI; por medio de su Oficina Nacional de Seguridad, gestiona los contratos “gobierno a gobierno” de ventas de armas que realiza España con más de 20 países, entre ellos Arabia Saudí y otros igualmente irrespetuosos de los derechos humanos.

Nos sorprende que contratos tan necesitados de transparencia y control se dejen en manos de una institución opaca y secretista. ¿Es que hay algo que ocultar en todo el proceso?

Nos llama la atención y buscamos más sobre esta Oficina Nacional de Seguridad. Descubrimos que es una oficina asesora del Director General del CNI y adscrita a dicho organismo.

La ONS tiene por misión fundamental la de velar por el cumplimiento de la normativa relativa a la protección de la Información Clasificada tanto nacional como aquella que es entregada a la Administración o a las empresas en virtud de Tratados o Acuerdos internacionales suscritos por España (artículo 4 f de la Ley 11/2002, de 6 de mayo, Reguladora del CNI).

Más en concreto, sus funciones más destacadas son

1. Realización de Acuerdos para protección de la Información Clasificada. Todo intercambio de Información Clasificada con un tercer país u organización internacional requiere de la previa existencia de un texto en el que se establezcan las normas esenciales que regirán dicho intercambio y los procedimientos aplicables al mismo.

2. Participación en Comités y Grupos de Trabajo. La ONS ostenta la representación de España a nivel internacional en numerosos foros bien para analizar y acordar las diversas normativas con respecto a la protección de la Información Clasificada (UE, ESA, MISWG, OCCAR, OTAN, ….) bien para establecer los procedimientos de seguridad más apropiados para su empleo en un programa o contrato clasificado.

3. Relaciones con otras Autoridades Nacionales de Seguridad. Debido a los múltiples cometidos que la Oficina Nacional de Seguridad tiene asignados, esta Oficina mantiene estrechas relaciones con el resto de Autoridades de terceros países que, al igual que la ONS, tienen el encargo de velar por la protección de la Información Clasificada no nacional que se maneje dentro de sus fronteras así como la Información Clasificada nacional que sea manejada fuera de las mismas. Así mismo, esta Oficina mantiene una relación fluida con los departamentos de seguridad encargados de velar por la protección de la Información Clasificada pertenecientes a las diversas organizaciones internacionales que cuentan con dicha clase de información.

4. Expedición de Habilitaciones Personales de Seguridad 

La protección de la Información Clasificada y, por tanto, su seguridad, recae en último extremo en las personas que la manejan, gestionan, transportan, o que, simplemente, acceden a ella de forma accidental.

En este sentido, la Seguridad en el Personal es la condición que se alcanza cuando se aplican las medidas eficaces que permiten reducir hasta un grado aceptable el riesgo de comprometimiento de la Información Clasificada.

Es misión de la Autoridad Nacional de Seguridad el velar porque exista una adecuada normativa en materia de Seguridad en el Personal, de manera que sólo las personas debidamente autorizadas accedan a la Información Clasificada.

5. Expedición de Habilitaciones de Empresa y Establecimiento

La Seguridad Industrial es la condición que se alcanza cuando se aplican las medidas y procedimientos necesarios para acceder, manejar o generar Información Clasificada durante la ejecución de un contrato o programa clasificado.

La norma NS/06, como complemento a todas las demás Normas de la Autoridad Nacional para la Protección de la Información Clasificada, establece cuales son las condiciones mínimas para el manejo de la Información Clasificada en los contratos y programas clasificados. Estas condiciones mínimas podrán ser complementadas por la normativa específica para protección de la Información Clasificada del ámbito del contrato o programa.

6. Acreditación y autorización de los Órganos, Instalaciones y Sistemas que manejan Información Clasificada

No sabemos en concreto en qué consistirá la gestión de estos contratos que hace el CNI pero por las funciones que le encomienodas, da la impresión de que tienen parte en la gestión de estos contratos opacos de venta de armas.

Como se ve, el CNI interviene, tal como nos advertían, en el proceso de venta de armas.

Una razón de más para dejar claro el carácter militar de esta institución tan nefasta.

Share

José Luis Cortina y el Grupo Atenea: vinculaciones al 23-F y al PP

Imagen de Antonio

Nos llamó mucho la atención el comentario de Vozpópuli.com en el que, en una noticia sobre el CNI, decían:

Antes de enero próximo, el Gobierno tendrá que decidir si esta unidad de Vigilancia Económica sigue en el CNI, bajo dependencia directa de La Moncloa, o pasa a depender directamente del Ministerio de Defensa. El grupo Atenea, una consultoría que dirige el coronel retirado José Luis Cortina, famoso por su protagonismo en el golpe del 23-F, trabaja desde hace tiempo para esta última opción, pero el Gobierno se ha tomado su tiempo para decidirlo teniendo en cuenta que pronto entrará en el Congreso el proyecto de ley de Seguridad Nacional que quiere pactar también con el PSOE. En el juego de influencias ya se han empezado a mover altos mandos militares, cargos de Defensa y técnicos comerciales del Estado, interesados en controlar las estrategias orientadas a prevenir los riesgos económicos para España y también los fondos que las amparan.

Ignorábamos que José Luis Cortina fuese el Presidente y Director del Grupo Atenea, pero así lo confirma su web.

El 20 de febrero de 2011, El País publicó una artículo largo en el que se preocupaba por los actores del golpe de estado del 23-F.  Uno de ellos es José Luis Cortina, y de él escriben lo siguiente:

Cortina, de 72 años, estaba en 1981 al frente de la Agrupación de Operaciones para Misiones Especiales (AOME) del Cesid. Detenido a raíz de las declaraciones de Tejero, entre otros, pasó un año en la cárcel hasta que el Consejo Supremo de Justicia Militar le absolvió, en junio de 1982. Poco después se casaba con Margarita Aracil Pizarro, veinte años más joven.

Cortina, que dejó el Ejército en 1991 con todas las condecoraciones posibles (la Cruz Blanca del Mérito Militar y la Cruz y Placa de San Hermenegildo, que se otorga “a una conducta militar intachable”) es hoy un exitoso empresario. Preside i2V, una consultora en torno a la que se ha creado el grupo de actividades Atenea, que se dedica al asesoramiento y análisis de mercados para empresas de Defensa, edita una revista, Atenea, y tiene un diario electrónico dedicado también al mundo militar. El grupo se ha convertido en un think tank, que colabora también con universidades y escuelas de Defensa en promover la información sobre estos temas. A Cortina se le puede ver en lugares como el Salón de Tecnologías de la Defensa, que organiza su firma en Ifema, o en buenos restaurantes cerrando algún trato empresarial. Vive en Madrid, ha engordado un poco, tiene blanco el escaso pelo que conserva. El excomandante del Cesid pasó a la reserva con el grado de coronel.

Pese a haber sido absuelto de cualquier implicación en la intentona golpista, su nombre sigue ligado al 23-F en los miles de artículos, análisis o libros que se han escrito sobre el tema. Cortina, por puro culto a la discreción, a la cultura de silencio en la que se ha formado, no concede entrevistas ni ha hecho declaraciones públicas para aclarar nada. Los que lo conocen aseguran que sigue insistiendo en que no hubo intervención del Cesid en el golpe, ni la más remota implicación del Rey en el mismo. Dicen que lee con morbosa curiosidad todos los libros que se escriben sobre el 23-F, y le parecen auténticas “novelas”, en las que los autores no aciertan jamás cuando hablan de él.

De la misma promoción que el Rey en la Academia Militar de Zaragoza, y de su misma compañía, todavía decora su despacho empresarial la foto de una audiencia que le concedió el Monarca. La que tenía dedicada de puño y letra de don Juan Carlos se quemó en el trágico incendio que se produjo en su casa de Madrid en 1983, en el que falleció su padre.

Tras su detención, Cortina no regresó al Cesid quizá por temor a que su reincorporación fuera interpretada erróneamente. Pero, tras una etapa en Barcelona, regresó al Cuartel General del Ejército, donde se produce el pequeño escándalo de los papeles filtrados sobre los planes para enviar una brigada española a la primera guerra del Golfo. Cortina era uno más de los muchos que se había llevado esos papeles a su casa, y eso provocó una sanción, pero una investigación posterior le exculparía de la filtración. En 1991 sale del Ejército con el grado de coronel.

Es notoria su falta de sintonía con Tejero y con Pardo Zancada. Para Cortina, el 23-F fue un intento chapucero de torcer el destino de España. Un golpe de fin de semana que no tenía posibilidades de triunfar, ni conexión alguna con las rumoreadas negociaciones, en aquellos años de profunda crisis de la Transición, para crear un Gobierno de concentración, con la aquiescencia del Rey, posiblemente presidido por el general Armada e integrado por algunos socialistas.

Tejero le inculpó en el juicio del 23-F asegurando haber recibido ayuda de los servicios secretos militares, y aunque Cortina fue absuelto, un hombre del Cesid, el capitán de la Guardia Civil Vicente Gómez Iglesias, fue condenado por su participación en el golpe a seis años de cárcel y tuvo que dejar el cuerpo. Gómez Iglesias no estuvo mucho tiempo en prisión porque recibió el indulto en 1984.

También El País, publica el 15 de octubre de 2013, en su sección de biografías:

(…) José Luis Cortina abriría una segunda vía de adscripción política para todo el grupo “calderoniano” facilitando su incorporación en el “Equipo XXI”, una especie de club de opinión coordinado por su hermano Antonio, a través del que todos ellos terminarían desembarcando en el Gabinete de Orientación y Documentación S. A. (GODSA) ya desde su misma formalización notarial, fechada el 6 de julio de 1974. Esta “sociedad de estudios”, fue, en realidad, el germen constitutivo de Alianza Popular, una federación de partidos políticos conservadores creada en 1976 y que, tras diversas vicisitudes y fracasos electorales, en 1989 pasó a convertirse en el actual Partido Popular.

A partir de aquel incidente, José Luis Cortina potenció sus actividades profesionales privadas, constituyendo el 24 de noviembre de 1992 una empresa consultora denominada “i2v”, en la que ejercería como administrador único, contando con Florentino Ruiz Platero como asociado. Ambos incrementaron entonces su colaboración con el Partido Popular hasta que, con la llegada de éste al poder en 1996, terminaron asesorando directamente al vicepresidente del Gobierno, Francisco Álvarez-Cascos, en materia electoral y demoscópica y en otras actividades de naturaleza “sensible”.

La familia Cortina-Aracil también participa en el accionariado de OMBUDS, empresa de seguridad creada en 1995 que durante los gobiernos del Partido Popular registró un desarrollo exponencial mediante espectaculares contratos oficiales, como la prestación de protección personal a cargos políticos amenazados por ETA. Otra empresa titulada anteriormente por la familia Cortina y dirigida personalmente por Antonio Cortina, hermano mayor de José Luis e histórico responsable de seguridad del Partido Popular, ASEPROSA, ya había sido también beneficiada con contratos del CESID en la época en que Javier Calderón fue su secretario general, particularmente dando cobertura a la Agrupación Operativa de Medios Especiales (AOME) que dirigió el propio José Luis Cortina.

Además, el artículo acaba contando la génesis y posterior éxito glamuroso de Cortina y su Revista Atenea:

Más tarde, en 2008, el mismo complejo empresarial participado por José Luis Cortina, puso en marcha un lobby vinculado a las necesidades logísticas de defensa/seguridad, aglutinado en torno a la revista “Atenea”, cuyo Consejo Asesor fue fundado por un buen número de altos mandos de las Fuerzas Armadas históricamente vinculados a este tipo de aprovisionamientos: los generales García González, Herrera Ruiz, Parra Cuadro, Mosquera Silven, el almirante Lorenzo Montero… La dirección de la publicación fue asumida por Joaquín Tamarit, otro experto en logística y equipamientos militares, cuyo ascenso al generalato fue muy discutido por su implicación, junto al propio Cortina, en los sucesos del 23-F.

Curiosamente, el progreso económico del Grupo Atenea terminaría facilitando la “redención” del controvertido José Luis Cortina ante sus antiguos compañeros de las Fuerzas Armadas y de los propios Servicios de Inteligencia. Cuando en marzo de 2011 dicho lobby empresarial organizó en el recinto de IFEMA el HOMSEC 2011 (III Salón Internacional de Tecnología para la Seguridad y Defensa), contando con el apoyo oficial de la misma Administración de Defensa que veinte años antes le había sancionado por falta disciplinaria grave, Félix Sanz, antiguo JEMAD y entonces nada menos que director del CNI, rompió esta lanza en su favor: “Hoy puedo afirmar que me llevé una gran alegría cuando me confirmaron que HOMSEC renacía, y de la mano de un gran amigo y compañero de Estado Mayor como José Luis Cortina” (Revista “Atenea”, edición digital, 17/03/2011). Un sospechoso puente tendido entre posiciones políticas teóricamente antagónicas,

 

 

 

 

 

Share

Gasto militar en el Ministerio de Presidencia: el CNI

Resultado de imagen de gasto militar

fundipau.org

El Ministerio de la Presidencia tiene asignado orgánicamente el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el conocido espionaje español, que tiene encomendado por ley 11/2002 facilitar al Presidente de Gobierno y al Gobierno “las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones”, en consonancia con el art 8 de la Constitución que asigna dichas misiones a las Fuerzas Armadas.

Su estructura se establece en el Real Decreto 436/2002, de 10 de mayo, modificado por el Real Decreto 612/2006, de 19 de mayo, por la Orden DEF/2962/2009 y por el Real Decreto 240/2013, de 5 de abril .

El carácter militar del CNI ha sido discutido desde que el Real Decreto 1823/2011, de 21 de diciembre, reestructura los departamentos ministeriales y cambia la adscripción del Centro Nacional de Inteligencia, que pasa del Ministerio de Defensa al Ministerio de la Presidencia.

Sin embargo, sus funciones y su personal delatan el carácter militar y vinculado a la defensa nacional del organismo, como también lo hace la constatación de que su director general, con rango de secretario de estado, el General Felix Sanz Roldán, que anteriormente era Director General de Política de Defensa por Real Decreto 1222/2004, de 14 de mayo , siendo Ministro de Defensa José Bono, y más tarde Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) por Real Decreto 1559/2004 .

Conforme a la propia página web del CNI tanto por la naturaleza de la información que obtiene el Servicio y por los métodos que emplea para obtenerla, como por el contenido de sus evaluaciones y análisis, un porcentaje muy elevado de los asuntos que trata deben permanecer protegidos por el secreto.

El Presupuesto del CNI se encuentra en la sección 25, correspondiente al Ministerio de la Presidencia, y en el programa 912Q, llamado “Asesoramiento para la protección de los intereses nacionales”.

Cuenta con una asignación de 240,97 millones de euros para el ejercicio 2016.  7,7 millones de euros más que el año anterior.  Esto supone un importante 3’19 % de aumento para 2016.

De estos, 19,8 millones se destinan a gastos reservados y por tanto con un destino declarado secreto y por tanto tienen excluida la publicidad en su destino.

Al respecto debemos señalar que la Ley 11/95 de 11 de mayo sobre uso y control de los créditos destinados a gastos reservados autoriza esta modalidad de gastos, los cuales, según la norma, se justifican para

“ preservar identidades, acontecimientos, lugares o fechas relacionados con actividades o fuentes del Centro”.

Por tanto la aportación del Ministerio de la Presidencia al Gasto militar español supone el 1,62 % del gasto militar español de 2016 antes del cálculo de la deuda que éste genera.

Share

Pelea entre ministerios por el control de los espías

Whittaker+Micro+16+Santa+Anita+2

snowshot

 

Fuente: Hispanidad.com

Que hace poco dijera el ex-ministro de Defensa, Trillo, que algo olía mal en Dinamarca (resabio que nos muestra que el tal además de embajador en Londres y egregio militar, es leído y teatrero) para referirse al extraño modo en que se han producido las interesadas filtraciones acerca de las consultas telefónicas millonarias que cobró en su tiempo de ariete de la oposición al PSOE, no hacía sino señalar con el dedo acusador en la dirección de las luchas de poder interno,  e incluso más intestinal que intestino, del PP del rajoinato en su fase más excretora.

Pero ahora nos viene otra noticia fatídica y preocupante, esta vez dada desde noticieros por lo general bien informados en lo que tiene que ver con los bajos fondos donde se mueve el espionaje, la “hintelijenzia” policial y guardiacivilesca y toda la cohorte de alcahueterías y bulos maledicentes de la política convertida en navajeo. Noticia ésta que afirma que el CNI, la Guardia Civil y la Policía Nacional están a la gresca por ver quién filtra más y quién empura mejor a los chivos expiatorios de la corrupción, se supone que en cada caso en beneficio de su respectivo ministro jefe.

De este modo, Interior, que en principio controla a la Policía;  Presidencia, que nominalmente controla el CNI y quiere ejercer también el control político sobre el mismo, y Defensa, que es el jefe tradicional y natural de CNI y Guardia civil en cuanto a espionaje se refiere, se encuentran, al parecer, en una guerra de guerrillas donde se lanzan filtraciones para perjudicarse mutuamente (y perjudicar de paso a las facciones a las que cada ministro representa en el entramado del PP).

Soraya contra Morenés, que le quiere quitar el mando del CNI y pone al gobierno de vez en cuando con el culo mirando para las témporas.  Morenés aliado con Fernández, que para algo comparten aficiones religiosas y sectarias y no quieren ni ver a los “liberales” (que marean de liberales que son) del sector sorayista.  Fernández contra Soraya, que además relativiza los dogmas de fe.  Morenés contra Fernández, que al parecer representa el sector más ultra y aznariano frente al más aristocrático y regio del primero.

Un despelote.

Y de nuevo, entre bambalinas, el ejército y sus espías medrando en la sombra. ¿Nos queda algo por ver?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed