Archive for auditoría en Defensa

El Ministerio de Defensa hace negocio con los bares

Imagen de Sven Sivertssen

Fuentes:  Infodefensa 1 y 2

Os damos noticia de un par de informaciones sobre concursos abiertos por el Ministerio de Defensa:

  • La Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Personal para el suministro de explotación del servicio de bares y comedor en la Residencia Militar de Descanso “La Plana” en Castellón.  El importe total son 692.750 €.
  • La misma Jefatura, para el suministro de explotación del servicio, restauración, bares y cafeterías del Centro Deportivo y Sociocultural Militar “El Soto” de Zaragoza.  El importe es de 499.125 €.

El total son 1.191.875 €.  Todo por la felicidad de los militares.

Nuestro análisis es el siguiente:

  • Nos parece un despilfarro que con cargo a los presupuestos del Ministerio de Defensa se esté gastando más de 1 millón de € en dos bares-restaurantes de Zaragoza y Castellón.
  • ¿Cuánto se gastará en otros bares-restaurantes similares de los que aún no hemos tenido noticias?
  • Estos clubes militares de ocio, deporte y recreo, ¿deberían estar pagados por el erario público?  ¿No son, más bien, un lujo que intenta, otra vez, favorecer a los militares frente a las altas necesidades de gasto social existentes en el país?
  • ¿Pagan IVI y los demás impuestos estos establecimientos de restauración que, claramente, no tienen nada que ver con la Defensa Nacional, o están sujetos también a esa arbitraria declaración de Zona de Interés de la Defensa, que decide el propio Ministerio de Defensa y que les exime de obligaciones con el resto de la sociedad como indicábamos en nuestro estudio:  “Antimilitarismo y elecciones municipales y autonómicas 2015“?
  • Datos como estos son los que nos hace ver como necesaria y urgente una auditoría independiente de los gastos del Ministerio de Defensa.

Como se ve, el dinero que manejan estos bares-restaurantes exclusivos de militares es muy alto.  Si la licitación es de casi 1’2 millones de €, ¿cuántos millones dejarán estos negocios?

Luego nos extraña que el Ministerio de Defensa sea el segundo que más ingresos logra reflejar en los presupuestos anuales como decíamos en el artículo anterior:  Defensa, uno de los ministerios que más ingresa.

Mantener piscinas, jardines y campos de golf, uno de los cometidos de la defensa militar

20161230+47+Scheveningen+-+Strand

Por Neville Wootton

Fuente: El Diario

Ahora que lo dice El diario, parece que algunos se tomarán en serio lo que los antimilitaristas venimos denunciando desde hace años sin que nadie nos haga caso. ¿Será que la verdad verdadera sólo lo es desde que un medio y sus intereses la predican, por incompleta y mal que la prediquen a veces?

Pero al margen de esta velada crítica al periodismo circunstancial y anecdótico, lo cierto es que, en realidad, la pesada realidad militar, el gasto militar español se compone de un sinfín de partidas absurdas, de privilegios abrumadores, de nepotismo chulesco que dicen a las claras lo que defienden los ejércitos en términos de vida buena para pocos y de privilegios para los de arriba.

Dice El Diario que Defensa pagará 21 millones de euros del presupuesto público a mantener instalaciones deportivas y de ocio de los militares; instalaciones que tienen como razón de ser, dice el Ministerio de Defensa,  “la necesidad de prestar apoyo a la preparación física de los militares” y que funcionan como “núcleo de acción social y cultural, porque organizan eventos para sus socios, proporcionando a los militares y a sus familias una vía de “integración” en su destino”.

Se puede decir más burdo, pero no con más morro.

De este modo vemos, con el ejemplo que amplifica El Diario, que lo militar y la seguridad son dos categorías que no tienen que ver entre sí, cuando no se contradicen.

En todo caso, los 21 millones en ocio de esta casta no son sino una partida más bien pequeña de todo el despilfarro incomprensible y consentido de lo militar.

Nosotros hemos elaborado tres tipos de estudios que, a nuestra manera demuestran el despropósito:

  • Un primer tipo de documentos, ceñidos en el estudio del gasto militar, que vienen a enseñarnos la falta de transparencia y la desmesura del gasto militar. Por concretar en el ejercicio 2016, como afirmamos en nuestro estudio sobre el gasto militar, se presupuestaron menos de 6.000 millones de euros y, criterio OTAN en mano, se escondieron otros 25.000 por lo menos.
  • en un segundo documento, esta vez sobre el despilfarro, demostramos la inmensa cantidad de dinero que se despilfarra al año (entre otros en mantener campos de golf, jardines, pistas de tenis, etc de los que ahora el Diario se hace eco a su modo) y la absoluta falta de control y de responsabilidades en el gasto militar español.
  • Un tercer elemento de la trilogía del gasto militar, destinado a la deuda militar, nos informa de la falta de escrúpulos de los señores de la guerra y la generación de una deuda ilegítima que pesa sobre la sociedad como una losa para lucrar a los pocos privilegiados de siempre.

Tres patas del mismo banco: desmesura, mamoneo y descontrol. Si a ello unimos el cinismo que denuncia, cada vez que se verifica el gasto militar español, tanto el Tribunal de Cuentas, como el Tribunal Supremo o la IGAE, demostrando que la política de ocultación, gasto disparatado y puertagiratorismo son crónicos en el gasto militar, tenemos cuatro patas para entender el militarismo patrio y sus apoyos en partidos políticos rémora que lo han consentido como un cortijo al servicio del capricho y de la prepotencia.

Y mientras nadie se toma en serio meter el dedo en la llaga, así nos va.

Defensa vuelve a intentar el pelotazo de la operación Campamento

20121105-007234

Por Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio

Fuente: el País

Nos informa El País de la intención de Cospedal de hacer caja con la ya varias veces fallida operación Campamento, en la que el Ministerio de Defensa pretende vender terrenos de propiedad del ejército en uno de los pelotazos de terreno más ingentes que se recuerdan.

Si hacemos memoria, la operación Campamento es un esperpento que solo busca lucrar a Defensa, como denunciamos en 2013. En 2015 se intentó colocar una millonada de metros cuadrados a un grupo empresarial chino para hacer una zona recreativa, y anteriormente a otro empresario estadounidense para hacer casinos, pero la operación fracasó en ambos casos.

Ahora se pretende sacar a la venta una “fase I” compuesta por 2,1 millones de metros cuadrados, pero, al parecer, encuentran reticencias en el Ayuntamiento para permitirles dicha venta.

Cospedal se ha comprometido, en el Senado y a preguntas de un senador del PSOE, a sacar adelante el pelotazo pese a quien pese (ella en realidad ha dicho “por encima de los colores políticos” que es la forma fina de decir que porque le sale de las mismísimas narices), tal como publica La Vanguardia.

Para demostrar que en esta materia los colores “políticos” no importan gran cosa, el senador del PSOE, mostrando su singular y secular sintonía con el PP, ha pedido a la ministra que se “cargue las pilas y haga realidad un proyecto que necesitan millones de madrileños”, lo que demuestra no tanto las necesidades de los madrileños (que no pasan precisamente por el lucro del ministerio de Defensa) como la igualdad de ideas del PP y el PSOE en esta materia.

Para PSOE y PP lo de la Operación Campamento no debe mezclarse con la política, justo lo contrario de lo que parece que le interesa a la ciudad de Madrid.

Y es que son como hermanos siameses.

3.000 euros en vino

Azpilicueta

Por Jean-Michel Brunet

Fuente: El Confidencial Digital

Vino de denominación de origen de Rioja por importe de 3.127,37 euros. No parece poca cosa, sobre todo si se trata de una aparente factura encargada para el Patronato de Huérfanos de la Armada.

Pero si resulta escandaloso tal destino, no lo es menos que, al parecer, Defensa ha estado estudiando si la referida factura, encima, es falsa (pues le falta el sello de registro de entrada) y basada en otra, también de vino, de la que sí se tiene conocimiento  de 110,35 euros.

Fuentes no identificadas adujeron que tal vez la factura de los más de 3.000 euros de vino de Rioja puede ser una factura creada para fraguar una venganza hacia la actual dirección de dicho patronato.

Pero una segunda noticia del mismo medio viene a desmentir la tesis de la falsificación. La factura descomunal del vino de Rioja es auténtica, según ha confirmado Defensa:

El vino se encargó, se pagó y se entregó finalmente al Patronato de Huérfanos de la Armada española. En total, casi 70 cajas de vino de Rioja por un valor superior a 3.000 euros, repartidos  en dos facturas.

Defensa justifica este gasto tan esencial para la defensa porque

El destino de estas botellas, explican fuentes militares, es la celebración de regalos, “actos de Navidad” y diversos eventos en los que participan los “cientos” de socios del Patronato.

De modo que, repasando el sainete en toda su extensión, las facturas de vino de Rioja dicen más de lo que parece y demuestran el descontrol, el clima de desgobierno, la desvergüenza y el despilfarro, una vez más, en el uso del dinero que los presupuestes asignan a Defensa.

Esto es lo que se llama dar un pequeño pelotazo, un vinito español. Eso sí, bebido a costillas de la sufrida y vapuleada ciudadanía.

¿Más incentivos económicos para los submarinos de Navantia?

Hot+Pink+%28brick+wall%29

jakerome

Fuente: Infodefensa

Los submarinos que Navantia debe construir para la Armada española son, por decirlo así, como el tejido de Penélope, que por más que el tiempo pasa, siempre vuelve al mismo sitio, sin avances. El asunto parece el cuento de nunca acabar.

Aunque bien mirado, es una cosa de cuento y cuentas.

Como hemos explicado en otros momentos, resulta que el precio inicial del encargo (que engrosa las cifras escandalosas de la deuda por programas especiales de armamentos), se incrementó en el proceso de “prefabricación” (por cierto que financiada mediante “adelantos” generosos del Ministerio de Industria con cargo a créditos del Estado a interés cero), pero luego ha ido sufriendo otros tantos empujones económicos para pagar los defectos encontrados en el diseño (el viejo cuento del sobrepeso del submarino que ha implicado nuevos desembolsos tanto para el nuevo diseño, como para la posterior actualización o sustitución de sus motores y sistemas diseñados para un submarino más pequeño y para la adaptación del puerto de Cartagena para albergar un submarino más grande del previsto en su fase constructiva), hasta el punto de que ahora ya casi estamos al final del túnel y, al menos en teoría, se podrán empezar a entregar los submarinos a la Armada.

Hasta aquí todo dentro de la anómala normalidad de la industria militar, que tiene la capacidad de elaborar muy mal sus productos y encarecerlos muy bien.

Pero, nos dice Infodefensa, el primer submarino de la serie, que se entregará a defensa en 2018, irá sin el sistema de Propulsión Independiente de Aire (AIP), una de las principales innovaciones (y justificaciones de su tremendo gasto) de estos submarinos.

Dicen que ya se los pondrán tras la botadura (prevemos que a un nuevo e imprevisto precio, para variar).

Pero, con ser mucho, lo dicho no es todo. Queda la guinda. El almirante de acción marítima, De la Puente Mora-Figueroa de apellido, ha declarado que los primeros prototipos se entregarán en 2021 al haberse cerrado definitivamente su diseño en 2016 (con varios años de retraso y muchos millones de sobreprecio, se le olvidó decir), y que para ello

ya solo faltan los incentivos económicos  para seguir avanzando en la construcción

Es decir, que aún piensan estrujar más al erario público “para seguir avanzando” con estos “estímulos” a la voraz, incompetente, insolidaria y carísima industria militar. Lo que quiere decir que aún no nos han sangrado todo lo que pensaban y que aún habrá más gasto militar, en detrimento de necesidades sociales, para estos famosos submarinos.

Otra vez maniobras con fuego real en Bardenas Reales

Bomba+va

Por Luis Sanz

Fuente: El Diario

Entre los días 7 y 8 de febrero, de nuevo maniobras militares con fuego real del ejército del Aire en Bardenas Reales.

Estas maniobras forman parte del entrenamiento para participar en el ejercicio de entrenamiento para la guerra que se va a realizar con EEUU en breve. Nos preguntamos a qué se debe tal ejercicio con EEUU, ¿dónde nos pretenden embarcar nuestros políticos y militares?, ¿qué nueva causa militar piensan los americanos que abracemos en su nombre?

El ejercicio no será  el único del mes, pues se espera una repetición del mismo a finales de Febrero.

Si acudimos al documento de autopropaganda del Ejército del Aire sobre Bardenas Reales, nos podemos quedar sorprendidos cuando dicen que Bardenas no vale nada y por eso es idóneo para el uso militar

Las Bárdenas son un entorno idóneo para un polígono de tiro, debido a que no existe en veinte kilómetros a la redonda ni una sola pequeña aldea, ni un solo caserío. La pobreza del suelo, arcilloso y salino, incapaz de retener el agua de lluvia, ha creado este desierto poblacional… Así pues, es aquí donde el Ejército del Aire encontró, a principios de la década de los cincuenta, el lugar perfecto para instalar su mayor centro de adiestramiento.

Bardenas es sobrevolada prácticamente a diario por aviones de guerra: el propio documento explica que

Así pues, es aquí donde el Ejército del Aire encontró, a principios de la década de los cincuenta, el lugar perfecto para instalar su mayor centro de adiestramiento. Desde entonces hasta ahora raro ha sido el día en que no han sobrevolado el cielo bardenero formaciones de Sabres, Phamton, Mirages o F-18. De hecho, mientras usted está leyendo este artículo es más que probable que un avión de combate del Ejército del Aire este adiestrándose sobre Bárdenas. Y es que, si algo caracteriza al Polígono de Tiro, es su operatividad, con cerca de doscientos días al año de vuelos.

Es decir, prácticamente a diario el Ejército se hace presente en la vida de los  pueblos circundantes de Bardenas Reales y molesta al vecindario con sus ruidos, vuelos, accidentes…

Habitualmente disparan “bombetas” (también llamados en argot militar ladrillos), bombas sin carga explosiva, pero

También, de forma esporádica, son lanzadas bombas reales, o misiles aire-tierra, en maniobras como el DAPEX o la Tormenta, para comprobar que este material responde a las características que las fuerzas aéreas esperan de ellos, sobre todo cuando son de reciente incorporación al arsenal del Ejército del Aire.

Otra página del Ministerio de defensa nos explica que no sólo tiran bombas y bombetas:

También se realizan ejercicios de ametrallamiento con los cañones de 20 y 30 milímetros de los F-18 y Mirage F-1 respectivamente.

Pero vayamos a la idea del “fuego real”. Hemos acudido al catálogo de bombas que tiene el ejército del aire para intentar averiguar qué es lo que van a tirar en Bardenas. En el capítulo de bombas aire/tierra, es decir, las que llevan los aviones de combate, los pesajes van desde las 2000 libras (900 kg) a los 250 kilogramos, pasando por bombas de 500 kilogramos cada una. No sabemos cuáles de todas serán pero si nos ponemos en el mejor de los casos, lanzarán no menos 2000 kilogramos de explosivos en estas operaciones, lo cual nos hace pensar que el aprecio por la seguridad ecológica de la zona es cero en el ejército que supuestamente está para protegen el territorio, no para bombardearlo.

Avanzando un poco más, hace poco se supo que España había comprado bombas aire-superficie a través de la OTAN. Un armamento vendido por el departamento de Estado de EEUU a la OTAN para que lo revendiera a sus países miembros. Concretamente bombas guiadas por láser GBU48, GBU 49 y GBU 12.

Dado que las maniobras con fuego real en Bardenas intentan probar el nuevo armamento a disposición del ejército, es probable que vayan a tirar alguna de estas bombas.

  • La GBU 48 es una bomba guiada por láser de 1000 libras, ahora con mejoras. De ellas el ejército del aire ya ha hecho una prueba con éxito hace poco en Cádiiz, La fabrica la emprepsa Raytheon y su precio unitario en 2008 era de 145.000 dólares por bomba, según Infodefensa.
  • La GBU 49 es otro arma guiada por láser y tiene un peso de 500 libras (450 kilos de explosivo).
  • En cuanto a la GBU 12 es otra bomba guiada por láser y por GPS  y cuenta con 500 libras de peso. La fabrican la anterior Raytheon y también Lockheed Martin.

Si se trata de alguna de estas bombas estarán arrojando a Bardenas no menos 2000 libras de explosivo, una verdadera pasada.

Nos cabe otra duda: ¿Qué hace la población circundante de las Bardenas ante esta nueva agresión?, ¿qué hace la Junta de Bardenas que supuestamente debe velar por el parque natural y sus valores? Si acudimos al comunicado de nuestros amigos de Bardenas Ya respecto de estas maniobras, nos dicen que

De la Junta no esperamos nada, acostumbrada que está a bañarse en sangre de inocentes para seguir gobernado una institución medieval por encima del pueblo de Navarra y manejando un inmenso caudal de dinero que esperamos que el Gobierno de Navarra investigue su uso, pidiendo cuentas, recibos, y y responsabilidades a los gerentes presentes y pasados de la Junta, caiga quien caiga.

y

Pero sí esperamos algo más de los Pueblos congozantes, que no se escuden en las rentas que reciben de la desgracia que llevamos a otros pueblos, y con la ayuda del Gobierno de Navarra, o sin ella porque con la muerte no se tiene que hacer negocio, objetar de ese impuesto de la guerra y decir NO a la renovación del contrato el 2018, para que las Bardenas vuelvan a ser Libres y para el Pueblo.

De modo que la aspiración de desmilitarizar las Bardenas y rescatarlas para los usos lógicos de la zona y, si nos apuran, para la humanidad, evitando que en éste se entrenen las guerras que luego se despliegan por el mundo, choca con las bombas que lanzan los militares primero contra las propias Bardenas y la seguridad ecológica de la zona, y sobre todo, contra la paz y la humanidad.

El traje del soldado del futuro: otro ejemplo más de despilfarro militar

Resultado de imagen de soldado del futuro español

La Razón

Fuente: El Confidencial Digital

Leída de forma crítica la noticia que aporta El Confidencial Digital, encontramos un nuevo ejemplo de despilfarro militar.

En este caso se trata del proyecto de investigación para dotar a la infantería española de un traje de soldado del futuro con todo tipo de cachivaches destinados a su empeño militar, algo de lo que ya informábamos en 2008.

Se trata de un proyecto en cuyo desarrollo han participado diversas firmas por un dinero que desconocemos, y que una vez definido el prototipo que deseaba desarrollar defensa, el BOE encargó la realización de unos uniformes de prueba en 2012  por un monto de 900.000 euros y adjudicó a Cassidian Solutions, S.A.

El proyecto, una vez probado el prototipo, ha sido un fiasco (algunos sistemas no funcionan adecuadamente y el traje resulta incómodo y pesado, a juzgar por sus portadores) por lo que al parecer va a quedar aparcado definitivamente, pues arreglar el desaguisado, parece ser, implicaría un presupuesto suplementario inasumible.

De modo que el dinero tirado en la investigación y elaboración de los prototipos de esta especie de trajes de marciano a la española ha acabado yendo a los bolsillos de unos pocos, pero el proyecto acabará en la basura, como tantos otros.

¿Y alguien asume algún tipo de responsabilidad?

Más sobre la opacidad del gasto militar: el índice de opacidad del gasto militar auditado por la IGAE

Imagen de Anne Worner

 

Fuentes:  IGAE y elaboración propia.

En nuestro informe sobre el Gasto Militar en 2016, y también en nuestro blog, definimos, por primera vez, el Índice de Opacidad del G.M., que sería el porcentaje del G.M. que se oculta con respecto al presupuesto del Ministerio de Defensa.

En lo concerniente al informe sobre el Gasto Militar auditado por la IGAE para 2014, podríamos definir el Índice de Opacidad del Gasto Militar auditado por la IGAE, que sería el porcentaje de G.M. que se oculta en el informe de fiscalización anual de la IGAE.  Hemos de aclarar que las cifras del cuadro que siguen son diferentes al Índice de Opacidad del Gasto Militar porque aquí estamos hablando del sobregasto real, no de presupuestos.  El presupuesto anual esconde cifras alarmantes de sobregasto militar del 437’55 %.  Lo hacen en otros ministerios y en otras partidas presupuestarias.

Pero el Gasto Militar auditado por la IGAE nos informa de que además de ese gigantesco ocultamiento presupuestario, se produce, de facto, un sobregasto que lo acaba aumentando.  Las cifras que explicamos en este informe nos demuestran un sobregasto en el G.M. auditado por la IGAE para 2014 del 66’18 % sobre lo presupuestado para el Ministerio de Defensa (y recordamos que son cifras parciales, como explicábamos en el punto “1.3.- Contextualización:  diversos criterios para contabilizar el Gasto Militar”).

Consideramos que es positivo aportar una escala que intente medir, aunque sólo sea aproximadamente el volumen de la opacidad del G.M. auditado por la IGAE.  Lo presentamos en una sencilla tabla:

Índice de Opacidad del Gasto Militar auditado por la IGAE

% Denominación

Consecuencias político-económico-sociales

0- 2’5 Bajo Coyuntural.  Aceptable por cuestiones políticas-económicas-sociales puntuales
2’5 – 5 Moderado
5 – 10 Preocupante Baja calidad democrática en el ejercicio del gobierno y en el control en el Parlamento
10 – 20 Alto, poco aceptable
20 – 33 Demasiado alto, inaceptable Muy baja o nula calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones.  Opacidad generalizada y descontrolada.  Control parlamentario sólo aparente.  Generador de malestar social.
33 – 50 Escandaloso
>50 Inaudito Ausencia total de calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones tanto por el gobierno como por el parlamento.

Fallo total en el sistema de control parlamentario.

Sistema sin garantías democráticas reales.

Estado efectivamente militarizado en todos sus aspectos políticos-económicos-sociales.

El ejército es un estado dentro del Estado que sólo vela por sus intereses.  Casta privilegiada.  Connivencia militares – élite política.

Engaño generalizado.

Impunidad total del militarismo.

Despilfarro, descontrol económico y político, ¿corrupción sistémica?

Para el análisis de este cuadro, nótese que no hablamos de liquidaciones de presupuestos decididos social y democráticamente por la población, sino que nos estamos fijando en lo contrario:  aumentos de gastos ocultos, opacos, y , por lo tanto, sin el necesario control parlamentario y social.

Pensamos que hay situaciones políticas, económicas y sociales sobrevenidas y urgentes que pueden hacer que un cierto grado de sobregasto en un tipo de gasto pueda ser asumible, por un periodo corto:  unos pocos presupuestos anuales, quizá.

Nos resultaría a todos más difícil aceptar una situación de sobregasto en las liquidaciones presupuestarias, en cualquier partida, más continuada en el tiempo y de cuantía mayor.  Este ocultamiento empezaría a ser poco aceptable porque implicaría que el gobierno estaría haciendo sus funciones de espaldas a la sociedad, engañando y sin dar verdaderas explicaciones democráticas.  También significaría que el control parlamentario estaría muy mermado.

¿Qué pensarían l@s español@s si el grado de ocultamiento del gasto liquidado de cualquier ministerio fuese mayor del 33 %?  Sería escandaloso, ¿verdad?  Posiblemente lo considerasen inaceptable porque implicaría que existe una muy baja o nula calidad democrática en el ejercicio del gobierno ya que ofrece unas liquidaciones de gastos anuales en las que se sobregasta demasiado y con continuidad.  Posiblemente la sociedad lo considerase como una opacidad generalizada y descontrolada, algo en lo que habría que pedir explicaciones políticas y penales de manera urgente y tajante.  Lo más seguro es que la sociedad también desconfiase del Parlamento porque al llegar a este grado de opacidad se derivaría, con seguridad, que el control del gobierno que las leyes exigen que realice el Parlamento sería nulo.  Ello supondría que los parlamentarios estarían haciendo, al menos, dejación de funciones.  Es seguro que toda esta situación política generaría un malestar social importante.

¿Podría ser imaginable que el grado de opacidad, de ocultamiento de un presupuesto determinado pasase del 50 %, y, sobre todo, que lo hiciese de manera continuada en el tiempo?

Pues esta es la realidad del Gasto Militar auditado por la IGAE para 2014.  Y no sólo en 2016, sino en cualquiera de los años precedentes.  No incluimos datos de Comunidades Autónomas ni de ayuntamientos.

¿Qué significa este dato?  Antes de contestar, tómese su tiempo para reflexionar.  Es necesario.

Nosotros lo hemos hecho y estas son las conclusiones:

  • Ausencia total de calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones tanto por el Gobierno como por el Parlamento.
  • Fallo total en el sistema de control parlamentario. Es seguro que unos parlamentarios están en connivencia con los militares y con el gobierno militarista;  y también es seguro que otros parlamentarios están haciendo dejación de funciones en sus labores de control de la actividad del gobierno en lo militar.
  • El sistema político que así obre deja claro a la ciudadanía que no existen garantías democráticas reales en los temas militares.
  • Esta situación derivaría (ya ha derivado) en un Estado efectivamente militarizado en todos sus aspectos políticos-económicos-sociales. Esta militarización del Estado se estaría realizando, eso sí, mediante una práctica política muy alejada de la vistosidad de un golpe de estado, por medios mucho más sofisticados y ladinos, pero con una efectividad igual.
  • También se deduciría que el ejército es un estado dentro del Estado que sólo vela por sus intereses. Conformarían una casta altamente privilegiada y, a la vez, oculta a la crítica social por múltiples mecanismos políticos y económicos.
  • De ello se sigue que es necesaria una connivencia militares – élite política que podría tener un ejemplo máximo en un ministro (Morenés) y un secretario de Estado (Arguelles) que han usado las puertas giratorias con continuidad. A ellos se les podrían añadir otros ejemplos del PSOE para no ser parciales y para que se vea que el problema es generalizado.
  • El resultado sería una situación de Impunidad total del militarismo en sus aspectos políticos, e incluso penales porque sus intereses estarían favorecidos cotidianamente por la élite dirigente política y parlamentaria.
  • El engaño social sería generalizado.
  • Las consecuencias serían el despilfarro, el descontrol económico y político, y, muy posiblemente la corrupción sistémica en las cuestiones de defensa.

Defensa, uno de los Ministerios que más ingresan

Imagen de Fotofloridian

Fuente:  IGAE y elaboración propia.

Resulta asombroso y turbador repasar las cuentas de la IGAE sobe ejecución presupuestaria de 2014 y darse cuenta, por cuarto año consecutivo, que el Ministerio de Defensa es uno de los que más recauda.

INGRESOS (en millones de €)

  2011 2012 2013

2014

Defensa 206’73 192’31 213’10 211’95
Hacienda y Administraciones Públicas 328’48[1] 276’86 418’79 374’41
Interior 204’40 117’63 126’09 154’31
Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad 79’81 110’04 77’19 68’49
Educación Cultura y Deporte 20’80 23’13 38’79 40’67
Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente 42’35 25’18 44’35 31’32
Empleo y Seguridad Social 31’29 39’25 26’66
Fomento 59’51 17’63 35’7
Trabajo e Inmigración 29’58
Política Territorial y Admón. Pública 25’72
Industria, Turismo y Comercio 22’39 2’58[2] 11’76
TOTAL 1.051’77 816’1 1.023’93 984’24

[1] Entonces llamado Economía y Hacienda.

[2] A partir de 2012 se denomina Industria, Energía y Turismo.

 

Tan sólo le supera el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

El total de ingresos del Ministerio de Defensa en estos cuatro años es de 824’102 millones de €, una cifra nada despreciable sobre la que no hay más información.  No especifica la IGAE cuál es la naturaleza de las ventas que han generado estos ingresos. ¿Venta de solares y edificios militares?, ¿alquiler de los mismos?, ¿venta de armas?

824’102 millones de € son mucho dinero y sería necesario un control más explícito de este rubro por el bien de la transparencia militar.

Destaca mucho que el Ministerio de Defensa sea, durante cuatro años consecutivos, el segundo ministerio con más ingresos propios, tan sólo por detrás del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, seguido por el de Interior y a mucha distancia del cuarto, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (68’49 millones de €).

Los 824’102 millones de € ingresados por el Ministerio de Defensa desde 2011 a 2014 suponen el 21’26 % de los 3.876’04 millones que los ministerios ingresaron.  Es decir, 1 € de cada 4’7 los recauda el Ministerio de Defensa.

Suponemos.  Es sólo una suposición, que tantos ingresos por parte de Defensa provienen de vender inmuebles a troche y moche.

Suponemos.  Es mucho más que una suposición, que dichos ingresos se han dedicado a pagar la compra de armas, como los PEAS.

Afirmamos que estos ingresos del Ministerio de Defensa poco o nada tuvieron que ver con la Sanidad, la Educación, el Medio Ambiente, es decir, con todo aquello que merece la pena defender.

Otro globo-sonda: llegar a 26.500 millones de € de gasto para el Ministerio de Defensa

FP914+da+noi+l%27importante+%C3%A8+farsi+il+SUV.............+CongoRD+ex+Zaire%2C+Nord+Kivu%2C+Rutshuru+1990

La Mala Testa

Fuente: La Razón.

Las van tirando (con bala) poco a poco, a ver qué pasa.

Cospedal se prodiga en lanzar anuncios sobre el gasto militar. Ahora ha elevado la apuesta. Ya no son 1.800 millones de euros los que quiere subir el presupuesto del Ministerio de Defensa para 2017, sino 2.076. Ya no es “un incremento anual para acercarnos a los compromisos adquiridos” como dice el mantra de los últimos tiempos, sino 26.500 millones de euros anuales para el Ministerio con plazo máximo en 2024 (dentro de 7 años),

Se precisa de un planeamiento y de una estabilidad que garanticen la disponibilidad de medios en plazo y forma que pueda desembocar en un compromiso presupuestario estable y duradero con la defensa, su dotación, su capacidad inversora y su base industrial

A eso es a lo que llama “recuperar músculo militar”, en una nefasta metáfora donde, según dice la ministra, el músculo a recuperar es la fuerza bruta, no el corazón (pongamos por ejemplo) o cualquier otro relacionado con mejorar el mundo en que vivimos.

Pero la ministra hace, como siempre se hace en Defensa, trampa. Porque cuando nos habla de ese abrumador aumento de gasto militar, sólo habla de incrementar las partidas de su ministerio, no de desvelar las otras partidas del gasto militar ocultas en otros ministerios (12 de los 13 existentes) o partidas externas (por ejemplo las clases pasivas militares o el fondo de contingencia desde el que se financian las operaciones en el exterior).  Para profundizar en estos temas recomendamos nuestro informe Gasto Militar 2016.

La ministra afirma que, de momento, no va a incorporar al presupuesto de defensa, por ejemplo, los más de 800 millones anuales que se gasta el estado en enviar tropas al extranjero, que seguirán en el famoso limbo donde la política militar esconde lo que no quiere que se sepa.

Así y todo, si empiezan a reconocer que quieren un gasto militar de 26.500 millones de euros anuales y aplicamos a este el criterio de deuda pública que venimos manejando (porque los presupuestos generales del estado españoles son deficitarios y lo seguirán siendo en las próximas décadas, lo que obligará a pagar la enorme deuda pública contraída y la que necesiten contraer a futuro), resultará que en los cálculos de gasto militar que venimos haciendo en nuestros sucesivos informes, nos vamos a acabar situando en un gasto militar final (gasto militar más deuda) por encima de los 50.000 millones de euros.

Y a esta política agresiva y militarista, según vemos día a día, le aplauden por igual la prensa amarilla más escorada a la derecha y la simplemente escorada a la derecha, sin que la crítica haga prácticamente acto de presencia a pesar de la desmesura, inmoralidad, insolidaridad y peligro que todo ello supone.

¿Y los partidos políticos? Pues o consintiendo o de vacaciones.  Que para eso comen de la misma entelequia y con iguales escrúpulos.

A %d blogueros les gusta esto: