Archive for Acción Humanitaria

Apadrinando pingüinos

Dave + y + pinguino

Por Francisco José Gómez

Fuente: Confidencial  

Nunca nos hubiéramos imaginado hablar del pingüino barbijo en este blog de antimilitarismo. Nunca para referirnos a los desmanes, la sinrazón, el derroche, la abrumadora miseria del militarismo.

De hecho desconocíamos todo lo desconocible del pingüino barbijo, un animal que vive plácidamente en diversas islas antárticas desde que se conocen estas al menos.

Pero va a resultar que esa defensa inconmensurable que nos garantizan los ejércitos también abarca, para nuestra sorpresa, al pinguino barbijo de la Antártida, indefenso y en peligro antes de que ellos lo adoptaran como nuevo objetivo de la defensa nacional.

Resulta que, como hemos explicado hace unos días, Defensa mantiene una misión militar en la Antártida. Una misión por la que una comisión interministerial de ministerios ajenos a Defensa financió la construcción de un buque oceanográfico, el cual nominalmente y para guardar las apariencias pertenece al CISC, pero que forma parte de la nómina de barcos de la Armada y cuyas misiones paga el Ministerio de Economía (bonita manera de camuflar este gasto militar).

Según todo esto, nuestros flamantes militares realizan todos los años una “misión militar” al Polo Sur, donde además de un frío austral de narices, debe aburrirse el personal militar lo indecible, dado lo absurdo de la situación.

De modo que, a falta de una actividad más prometedora que la de levantar el pabellón español en una isla desierta y a la espera de un previsible reparto de la tarta antártica una vez el deshielo provocado por nuestras actividades capitalistas permitan una explotación de estas tierras ignotas, los militares de la Misión Antártida se dedican a ver a los pingüinos hacer sus pingüinadas.

Y como cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo, a alguna lumbrera se le debió ocurrir que, ya que no hacemos otra ayuda humanitaria de esas que sirven de excusa a la actividad militar, podríamos dedicarnos a apadrinar pingüinos barbijos para demostrar la enorme sensibilidad de nuestra aguerrida tropa.

Y así empezó el programa “Apadrina un pingüino” que Defensa ha promovido en años anteriores y, en 2017, en una campaña que ha durado desde 1 de enero a 28 de febrero, según recoge la página web del ejército de Tierra, que no tiene desperdicio.

Cierto es que los pingüinos, antes del padrinazgo de los “miles” de seguidores de esta singular campaña social, vivían bien a sus anchas sin necesidad de madrinazgos y otros melindres. Pero ahora,  gracias a la incansable labor social de nuestro humanista y desinteresado ejército, es que viven como reyes (no queremos decir como pingüinos rey, esos bichos desmejorados y de sangre azul, sino que usamos la metáfora como para decir que es que ahora viven que no se lo creen de requetebien que están).

La acción de apadrinamiento, toda una justificación por si algún malintencionado preguntara qué narices hace el ejército con una misión permanente en el Polo Sur, consiste en rellenar un formulario donde decimos que queremos apadrinar un pingüino de esos y el nombre que le queremos dar. Y ya está.

Y tan bien va la cosa que en la última campaña hemos apadrinado 15.000 pingüinos barbijos, el 75% de la población pinguinil que se calcula existe en la Isla Decepción (que también tiene narices).

No podemos salir de nuestro perplejo asombro. ¿Se realiza alguna obra de mejora de la vida del pingüino en sí?  ¿Al menos le llaman amablemente por el nombre cada vez que se crucen con el susodicho?

Pues no, parece que no.

Como comprobamos en la publicidad de la campaña, el padrinazgo no conlleva ninguna actividad ni del padrino, ni del ejército, ni del pingüino. Que tomen ejemplo los ecologistas, tan aburridos con eso de gastar recursos, esfuerzos y luchas en conseguir cosas que el ejército consigue sin mover una ceja.

Y si no, juzguen ustedes leyendo (íntegra) la explicación de la campaña que ofrece Defensa:

En nuestro compromiso con la Antártida y con el medio ambiente, hemos querido transmitir a nuestros seguidores la necesidad de implicarse en este propósito.

Para ello y a modo testimonial, se lanza la campaña de apadrinamiento de pingüinos 2017, que se iniciara el próximo 1 de enero de 2017 y finalizara el 28 de febrero de 2017.

En esta edición, el procedimiento de solicitud será basado en un sencillo formulario, el cual una vez cumplimentado y enviado, agilizó el proceso de apadrinamiento, logrando de esta manera atender vuestras miles de peticiones con mayor prontitud.

Recuerda que, con este acto, te comprometes a cuidar el medio ambiente. Así, tu pingüino y sus polluelos podrán seguir viviendo en la Antártida.

Hay que tener morro.

Share

Cascos azules: un abuso sexual cada 2’16 días

Imagen de Ejército Argentino

Fuente:  RT.

Siempre denunciamos que lo militar es la peor forma de afrontar un conflicto, siempre decimos que antes que resolverlo lo que suele ocurrir si se usa lo militar es que el conflicto se agrava y/o se enquista.

¿Otra prueba?  Pues ahí va:  los pacíficos cascos azules de la ONU.

Integrantes de las Fuerzas de Paz de la ONU están acusados de haber cometido casi 2.000 abusos sexuales en los últimos doce años, incluidos más de 300 casos que implicaron a menores de edad, pero solo una pequeña proporción de los abusadores acabaron entre rejas

2.000 en 12 años.  Son 166’6 al año.  13’8 al mes.  Una cada 2’16 días. No lo vemos ni pacífico ni humanitario que digamos.

Impresiona.  Y eso que es necesario señalar que un grandísimo porcentaje de los abusos sexuales no serán denunciados y pasarán desapercibidos.  ¿Se llegará a denunciar el 10 % en estos países en guerra, pobres, analfabetos?

¿Quién es el enemigo?

Ni las bien valoradas fuerzas de paz de la ONU se libran de su esencia militar y violenta y usan sus armas y la situación de debilidad y vulneración constante de las poblaciones para abusar de ellas gravemente.

Además, como en todas las guerras o conflictos militares, la impunidad es la nota predominante para los uniformados.

En Haití:

nueve adolescentes de ambos sexos fueron explotados sexualmente de manera sistemática por al menos 134 cascos azules de Sri Lanka entre 2004 y 2007.

En República Centroafricana: donde ahora 4 son los acusados de abusos sexuales a 4 víctimas.  Se nos podrá decir que de los 11.800 soldados desplegados en R. Centroafricana, 4 casos no son muchos.  A nosotros nos parecen demasiados.  Además,

Los nuevos cargos siguen a una serie de acusaciones por actos de abuso sexual que las tropas francesas y africanas cometieron en la República Centroafricana, donde entre diciembre de 2013 y junio de 2014 obligaron a menores de edad a realizar actos sexuales a cambio de alimentos.

Según cuenta la agencia AP, autora de la investigación,

De acuerdo con un informe interno de la ONU, 114 de los efectivos fueron enviados de vuelta a su país como resultado de una investigación, pero ninguno fue encarcelado.

Los abusadores eran oriundos de Bangladés, Brasil, Jordania, Pakistán, Nigeria, Uruguay y Sri Lanka, según datos de la ONU.

Además, los soldados se aprovechan del vacío legal y de la connivencia de las autoridades de sus respectivos países:

La jurisdicción de la ONU no se extiende a los cascos azules, ya que la facultad de imputarlos y juzgarlos pertenece a los países que contribuyen con personal a las fuerzas de la ONU.

AP solicitó repetidamente información a 23 países sobre el número de soldados de su nacionalidad que afrontan acusaciones y sobre las diligencias tomadas para investigarlas, pero pocos Gobiernos respondieron y los nombres de los culpables se mantienen en secreto.

Evidentemente, no estamos diciendo que todos los soldados sean malos.  Pero sí nos parece acertado decir que la institución militar genera, per se, múltiples tipos de violencia:  directa, estructural y cultura.  Es decir, que lo militar sí es una mala opción, quizá la peor.

Share

Crisis humanitarias, guerras y Marca España

 

Woman%27s+sorrow

IIP Photo Archive

Fuente:  El Pais.

El secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y Emergencias de la ONU, Stephen O’Brien, ha alertado de que el mundo se enfrenta a la peor crisis humanitaria desde que existe la ONU, con más de 20 millones de personas en estado crítico. La peor crisis desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Nos encontramos en un punto crítico de la historia. Ya a principios de año estamos enfrentándonos a la mayor crisis humanitaria desde la creación de las Naciones Unidas. Hay más de 20 millones de personas en cuatro países que sufren inanición. Sin esfuerzos globales y coordinados, morirán de hambre

Cuatro son los grandes puntos álgidos de este desastre: Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Kenia

Cuatro sitios que comparten la características de la severa pobreza y de unos de los peores indicadores del mundo en casi todos los derechos sociales y necesidades básicas.

Comparten otras características, como la ser víctimas de la geopolítica de dominación que se juega en el área del índico y en el golfo pérsico.

Otra más, están en guerra o sufren operaciones internacionales de guerra (por ejemplo la operación Atalanta, las diversas luchas antiyihadistas, etc.).

La violencia estructural de la que son víctimas estos pueblos (por cierto con beneficiarios entre los que nos encontramos nosotros) y la imposición de la guerra los unen en sus desgracias.

Y por lo que respecta a nosotros, otra coincidencia más.  Nuestra presencia, más bien la de nuestras armas, se hace notar sobre el terreno.

Por ejemplo, en Yemen y Sudán del Sur se han encontrado armas españolas de forma incomprensible pues oficialmente España no las vende a ninguno de estos estados. Otro ejemplo: hemos hecho un contrato de fabricación de corbetas militares para Arabia Saudí (uno de los contendientes en el conflicto yemení) con las que los observadores internacionales piensan que es probable que Arabia Saudí ejerza el bloqueo militar a los yemeníes contra los que combate. Otro más, España participa en la operación Atalanta, con base en Yibuti y bases operativas en Somalia, patrullando una amplia zona entre el Golfo de Adén y las islas Sychelles, de la que ha tomado el mando en febrero de 2017. Lo mismo podemos decir de Kenya.

Podríamos preguntamos si la Marca España, además de vender armas y aportar soldados, participa de algún modo más pacífico y creativo en paliar las hambrunas y la crisis humanitaria que provocan las políticas de fomento de la guerra en las que, como uno más, anda metida. ¿Cuántos recursos aporta al desarrollo, a la paz entendida como seguridad humana, a la acogida de refugiados de la guerra…? Las preguntas, por impertinentes y desgarradas, resultan innecesarias.

Al parecer la conexión desastre humanitario-militarismo- co-responsabilidad de España es muy evidente y lo malo es que el apabullante silencio y la ocultación de un papel tan sucio, nos impide luchar eficazmente contra esta mala política del gobierno de Rajoy (y antes ZP) y sus consecuencias y echa un jarro de agua fría a la sensibilidad pacífica de la sociedad.

Un jarro de agua fría precisamente cuando la propia movilización aquí contra nuestro militarismo y exigiendo otras actuaciones humanitarias en estos países, podría ser más eficaz para luchar contra estas hambrunas que pensar en la intervención directa y “allí” de soldados que ni son solución ni pueden serlo.

Share

España podría acabar con el hambre en el mundo en 1’5 años usando el gasto en Defensa

Imagen de Paulo Slachevsky

Fuente:  ABC, basado en los últimos datos de Military Balance del IISS (Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en Londres).

El listado de los países que más han gastado en Defensa, según el IISS:

1.-  Estados Unidos:  604.452 millones de dólares

2.-  China:  145.039 millones de dólares

3.-  Rusia:  58.900 millones de dólares

4.-  Reino Unido:  52.498 millones de dólares

5.-  India:  51.052 millones de dólares

6.-  Japón:  47.342 millones de dólares

7.-  Francia:  47.201 millones de dólares

8.-  Alemania:  38.281 millones de dólares

9.-  Corea del Sur:  33.778 millones de dólares

10.-  Australia:  24.188 millones de dólares

Entre los 10 países que más gastan en Defensa, el monto total ha sido 1.102.731 millones de dólares:  1’1 billones de dólares (o, casi, de €, que ahora están bastante a la par).

Comparemos:

Acabar con el hambre en el mundo, según calculó la FAO en 2009, costaría 44.000 millones de dólares.

Es decir, los 10 grandes países en gastos militares podrían acabar 25 veces con el hambre en el mundo.

Pero, además, podemos hacer un cálculo más cercano:

El Gasto Militar español para 2016 ha sido de al menos 30.928’86 millones de €.  Esto supone que España podría acabar con el hambre en el mundo en 1’5 años si dedicase lo que usa en Defensa.

Como se ve, acabar con el hambre en el mundo y acabar con el despilfarro en Defensa son cuestiones que dependen sólo de la voluntad política.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Condecoran al embajador español en Mali por su inestimable apoyo a la guerra

British+Soldier+Training+Malian+Soldiers

Defence Images

Fuente: La Vanguardia.

España, como en tantos otros lugares, tiene un embajador en Mali.

El tal embajador se llama José María Matres Manso.

Y a Manso acaba de condecorarle con bombo y alharaca la ministra de Defensa, Doña Cospedal.

Dolores ha condecorado a Manso con la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo “blanco”, un galardón establecido en el BOE que, según la propia palabrería del reglamento donde se regula, reviste

gran trascendencia en los aspectos moral y orgánico de las Fuerzas Armadas, al constituir tanto un estímulo permanente para la superación en el cumplimiento del deber y del servicio  –junto con los sacrificios, riesgos y dedicación inherentes a la vida militar– como un factor importante de selección para la organización militar,

Según el artículo 42 del citado Reglamento General de Recompensas Militares, la cruz en concreto

se concederán por méritos, trabajos, acciones, hechos o servicios distinguidos, que se efectúen durante la prestación de las misiones o servicios que ordinaria o extraordinariamente sean encomendados a las Fuerzas Armadas o que estén relacionados con la Defensa,…

y en concreto premia los méritos de

a) Destacar en el cumplimiento de los deberes militares y la prestación de sus servicios, de manera que constituyan un mérito extraordinario apreciado por el mando.

b) Ser autor de trabajos, estudios o innovaciones que el mando considere dignos de recompensa.

c) Haber obtenido previamente tres Menciones honoríficas.

En el caso de Manso, dice la ministra, la justificación es que ha contribuido de forma decisiva a que los militares españoles en Mali estén llevando de forma exitosa la misión militar encomendada en ese país y que esta cruz “aspira a hacer honor” a todos los méritos y esfuerzos del embajador al respecto.

Recordemos que el ejército español participa en una guerra emprendida por Europa (con Francia, como heredera colonial de la responsabilidad bélica a la cabeza) contra el terrorismo, formando parte de la coalición EUTM-Mali, donde “forma” al ejército maliense para que lleve a cabo las operaciones de combate como carne de cañón,

No le vamos a quitar méritos al embajador, ni a disimular el exceso verbal de la ministra en sus apreciaciones.

Pero qué tiempos aquellos en los que los diplomáticos servían a causas humanitarias y de paz, como  el ejemplo de Angel Sanz Briz, apodado el ángel de Budapest, Santiago Romero de Radigales, que salvó a los judíos de Salónica del holocausto nazi, o Julio Palencia Tabau, todos ellos comprometidos con la causa de la humanidad y a pesar de sus terribles mandatarios.

Cuánto nos gustaría que la acción exterior española no fuera el brazo semicivil del militarismo sino la expresión de lo mejor de nuestra sociedad hacia el resto de los pueblos.  Cuánto que las palabras del preámbulo de la Constitución redactadas hace ya tanto por Tierno Galván  (“Establecer una sociedad democrática avanzada, y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra“) fueran algo más que una panoplia o un deseo. Pero para que eso pase es necesario cambiar el orden de prioridades y la mentalidad anquilosada de la casta gobernante y del sistema político ferréamente construido por esta burriez que nos domina.

Share

Manifiesto de solidaridad con Siria: Tadamon 16

Imagen de Antonio J. García

Imagen de Antonio J. García

Fuente:  Tadamon16.

Nos escriben los compañeros antimilitaristas de Mambrú de Zaragoza sobre una iniciativa de solidaridad con Siria:

Estamos impulsando una iniciativa estatal para difundir el texto que actualiza la declaración “Solidaridad con el pueblo de Siria” en sinergia con la plataforma que redactó su versión inicial en 2015, Tadamon Catalunya. En esta ocasión, otras gentes seguimos esa estela articulando una iniciativa a nivel estatal: utilizamos también, para darle nombre, la misma expresión (la vocalización de la palabra que en árabe significa solidaridad), pero, esta vez, a través del blog que hemos denominado “Tadamon 16”, porque hace referencia al año en el que la lanzamos.

Buscamos en ese sentido, por tanto, la reacción positiva de cualquier tipo de entidad, pero sólo pedimos ahora, simplemente, el apoyo a esa declaración actualizada porque, como explica la cita que reproducimos en la página de inicio de ese blog, “el movimiento antiguerra y de solidaridad internacionalista tiene que reactivarse. El silencio es inaceptable. Es una obligación política y moral. Lo que está en juego va más allá del hoy. Está en juego, además, el futuro de todos los pueblos de la región, que no están condenados por ningún destino fatal a no tener más futuro que la alternancia entre dictaduras militares y despotismo teocrático como nos quieren hacer creer interesadamente todos las potencias que intervienen en la región.”

La iniciativa comenzó en 2015 en Cataluña:

Varias personas implicadas en la solidaridad internacional, los movimientos por la paz y por los derechos humanos conformaron en 2015 el espacio Tadamon Catalunya; Tadamon significa solidaridad en árabe.

Ahora, la intención es ampliar el llamamiento:

Con intención de llegar a un mayor ámbito geográfico, hemos seguido otras gentes esa estela, y se difunde ahora un texto en sinergia con aquella primera iniciativa y de idéntico nombre, ”Solidaridad con el pueblo de Siria“,  teniendo como objetivo recopilar también, pero por primera vez en todo el estado, y en esta ocasión desde un blog que hemos denominado Tadamon 16 (por el año en curso), los necesarios apoyos a un llamamiento conjunto a la solidaridad con ese pueblo que está sufriendo una grave crisis humanitaria.

A la vez, nos adherimos al manifiesto que nos han propuesto:

1- Nos solidarizamos con las fuerzas democráticas del conjunto de Siria,- atendiendo a su diversidad de pueblos y religiones- y nos posicionamos con los movimientos populares que todavía hoy defienden los objetivos originales de la revolución. Debemos hacer lo que sea necesario para expresar esta solidaridad con su capacidad de agencia política.

2- Rechazamos el uso interesado del conflicto sirio para intentar justificar actitudes y medidas xenófobas en nuestro país y en el resto de Europa. En este ámbito apoyamos las campañas contra la xenofobia, el fascismo, el racismo, la islamofobia, y las hacemos nuestras.

3- Exigimos un cambio fundamental en las políticas del Estado español y de la UE en cuanto a las personas refugiadas y pedimos que se cumplan el derecho internacional, los derechos humanos, y las recomendaciones de las agencias competentes de la ONU: denunciamos el acuerdo de la vergüenza entre la UE y Turquía. Las personas que huyen de una guerra se merecen apoyo y respeto, como reclamaban los refugiados de la Guerra Civil Española. España y el resto de los países europeos deben reconvertir parte de su excesivo gasto militar para financiar las políticas civiles de acogida.

4- Consideramos que hay que cambiar las políticas de asilo, de atención a los refugiados y de rescate marítimo. La Unión Europea y los estados deben establecer vías seguras y legales a los potenciales solicitantes de asilo con el fin de garantizar el derecho a la vida y la dignidad humana en las diferentes etapas de su desplazamiento forzado, desde su país de origen, los de tránsito y su acogida.

5- Exigimos un alto el fuego inmediato en Siria y el establecimiento de corredores humanitarios supervisados por organismos civiles internacionales independientes para ayudar a las poblaciones sitiadas. Abogamos por el cese definitivo del conflicto armado y la denuncia del sistema internacional que lo ha hecho posible y alentado.

Nadie debe morir ahogado en el mar Mediterráneo mientras intenta llegar a un lugar seguro.

Os animamos a adheriros y a difundirlo.

¡Paz en Siria!

Share

Llegar al 0’7 % de la Ayuda al Desarrollo sólo supondría usar el 30’29 % del Gasto Militar oculto

Imagen de Luis Marina

Imagen de Luis Marina

Hace poco informábamos que España, desde la época de González, ha hecho 79 intervenciones militares en el extranjero.  De ello, sin dificultad, se deduce que nuestra política exterior es militarista y violenta.

También hemos publicado un estudio sobre el Gasto Militar español en 2016.  En él resaltábamos que el presupuesto del Ministerio de Defensa es de 5.787’89 millones de €, pero que el Gasto Militar español en 2016 será de 30.928’86 millones de €.  Esto hace que el 81’29 % del Gasto Militar español para 2016 esté oculto (un total de 25.372’72 millones de €) en múltiples partidas.  Una de ellas es en el presupuesto del Ministerio de Exteriores, donde, al menos, se ocultan 201’17 millones de € de Gasto Militar.

¿Cuál sería la alternativa?

Pensamos que, al menos en parte, la cooperación con otros pueblos, justa y solidaria.

Todos recordamos aquel pujante movimiento del 0’7 % para cooperación.  Aquella lucha que aún continua aún no ha dado los frutos apetecidos.

Ahora, Intermon-Oxfam publica cómo ha sido la evolución de la ayuda a la cooperación desde 1980.  Copiamos sus datos y añadimos en la siguiente tabla los gobiernos responsables:

Año% Ayuda al DesarrolloGobierno
19800'08Suárez
19810'13Calvo Sotelo
19820'13Calvo Sotelo
19830'04Felipe González
19840'08Felipe González
19850'10Felipe González
19860'09Felipe González
19870'08Felipe González
19880'07Felipe González
19890'14Felipe González
19900'20Felipe González
19910'24Felipe González
19920'27Felipe González
19930'28Felipe González
19940'28Felipe González
19950'24Felipe González
19960'22Felipe González
19970'24J.M. Aznar
19980'24J.M. Aznar
19990'23J.M. Aznar
20000'22J.M. Aznar
20010'30J.M. Aznar
20020'26J.M. Aznar
20030'23J.M. Aznar
20040'24J.M. Aznar
20050'27Zapatero
20060'32Zapatero
20070'37Zapatero
20080'45Zapatero
20090'46Zapatero
20100'43Zapatero
20110'29Zapatero
20120'16Rajoy
20130'17Rajoy
20140'13Rajoy
20150'13Rajoy

Y nos informa de que hay previstos 2.396 millones de € para el año 2016.

¿Qué hubiese ocurrido en 2015 si se hubiese destinado no el 0’13 % (1.753 millones) sino el 0’7 % reivindicado?  Se habría llegado a una Ayuda de 9.439 millones de €.  Es decir, habrían faltado conseguir 7.686 millones de € de las arcas españolas.  Muchos nos dirán que esto es imposible, que significa multiplicar por más de 5 la ayuda al desarrollo, que España está en crisis y que no habría dinero suficiente.

Sin embargo, esta política que apostaría sin dudas por la cooperación habría supuesto únicamente el 30’29 % del Gasto Militar oculto de 2016.

Ni un tercio de lo que se da a los militares por debajo de la mesa con trampas antidemocráticas.

No nos habríamos quedado indefensos.  Nos considerarían un país cooperador y no un país interventor.  Nuestra política exterior cambiaría de cara y colaboraríamos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Dinero hay.  Sólo queda que forcemos la voluntad política.

Share

¿El Banco de Alimentos reparte bolsas de alimentos en los cuarteles?

Campa%C3%B1a+%22Gran+Recogida%22+de+Banco+de+Alimentos

Por Núcleo Editorial

Es habitual la queja de los militares o de sus familiares por una vieja entrada en la que poníamos en evidencia los sueldos de los militares, tal como aparecen en la normativa oficial. Al parecer este tipo de revelaciones no sientan bien en la milicia y se quejan de que no son reales los datos (datos oficiales) o de que no sabemos las muchas penalidades que sufren los militares frente a los suertudos civiles.

Nos insultan a veces en sus comentarios airados. No es que sea muy revelador, pero así ocurre. Otras nos explican gastos que tienen que asumir por su cuenta o condiciones laborales inaceptables (nosotros, por cierto, llevamos tiempo diciendo que también a estas personas, como trabajadores que son, se les deben garantizar los derechos laborales sin ningún paliativo, igual que ocurre con los civiles a los que se les han cercenado abrumadoramente) que ellos creen que únicamente les ocurren a ellos.

Solo muy de vez en cuando nos dan alguna referencia que merece un comentario. Es el caso de un reciente comentario que dice:

Yo solo quiero preguntarle dos cosas.¿Como es posible que siendo tal bicoca el ejercito haya estado al 20×100 de su capacidad de personal en el 2006? Mientras que en otros colectivos se den tortazos por entrar. Y lo segundo ¿sabe que banco de alimentos reparte bolsas de alimentos en algunos cuarteles porque a los soldados no les llega para mantener a sus familias? Gracias por su tiempo.

Pero, ¿cómo?, ¿es cierto que el Banco de Alimentos reparte bolsas de comida en los cuarteles?  ¿Es posible?  ¿Conoce esta situación el Ministerio de Defensa? ¿La conoce la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados? ¿Se conoce socialmente? ¿Alguien ha exigido una investigación de este escándalo?

Es inaudito.

Inaudito que los militares recurran al banco de alimentos, si es que es cierto esto, porque “no les llega para sus familias”.  Sobre todo si tenemos en cuenta las múltiples noticias que hemos descrito sobre despilfarro militar.

Inaudito que el Banco de alimentos les asista con la situación de absoluta precariedad y necesidad que hay en la sociedad.

Más inaudito aún que les lleve la comida a los cuarteles.

Ese es nuestro comentario. Es lo que faltaba.

Share

Emergencia alimentaria a causa de la guerra

Conferencia+de+Prensa+SOFI+2014

Conferencia de Prensa SOFI 2014

Fuente: El País

Advierte la ONU en un informe de sus agencias FAO y Programa Mundial de Alimentos, publicado a finales de julio y presentado en Roma, que los conflictos militares prolongados que afectan a 17 Estados dejan sin comida, en situación de verdadera emergencia alimentaria, nada menos que a 57 millones de personas.

En Yemen son 14 millones (la mitad de su población) los que no tienen garantizado el acceso a comida.

Siria, el segundo por importancia, cuenta con 8,9 millones en la misma situación.

Sudán del Sur cuenta con 5 millones más.

En aquellos países que se encuentran en un periodo de recuperación, como Colombia y República Centroafricana, millones de personas están en peligro de sufrir inseguridad alimentaria aguda. El 89% de los refugiados sirios en Líbano necesitan alimentos urgentemente, según el informe conjunto, que muestra que en Burundi y Haití un 23% de la población ha excedido, respectivamente, los niveles 3 y 4 (crisis y emergencia, respectivamente) del IPC, mientas que en República Centroafricana el 50% de la población se encuentra en similar situación.

La causa de todo ello, la propia guerra, los conflictos. Dicen los directores ejecutivos del informe, que relatan el devastador enlazamiento de situaciones desastrosas

Se produce la destrucción de cosechas y de infraestructuras agrarias, así como la caída de los mercados. Además, los conflictos provocan el desplazamiento de la población, el aumento de la incertidumbre a la hora de cubrir las necesidades básicas y la restricción del acceso a las organizaciones humanitarias

Proponen luchar contra el hambre para conseguir la paz. Más bien creemos que hay que luchar contra la guerra y por la desmilitarización para conseguir paliar el hambre, tal vez un matiz meramente, pero que permite poner la atención en el foco principal y buscar, junto con las soluciones paliativas del hambre, tan urgentes, las soluciones de largo plazo de acabar con el hambre acabando con sus desencadenadores, el comercio de armas, los ejércitos, la nefasta geopolítica de dominación propiciada por las superpotencias,  la violencia estructural y las guerras, lo que quiere decir que luchas contra el militarismo y la desmilitarización pasan a ser, a nuestro entender, una prioridad de la agenda de la paz y el desarrollo, lo cual debe tener consecuencias también en los programas de las grandes agencias.

Share

¿Cómo nos queremos defender? El caso del rescate de emigrantes

Imagen de La Veu del País Valencia

Misma fuente y sólo un día de diferencia entre estas dos noticias:

Público, 24-06-2016:

Una fragata española rescata a 352 personas en aguas del Mediterráneo frente a las costas de Libia.

Viajaban en tres embarcaciones diferentes y han sido auxiliados por la embarcación desplegada dentro de la misión Sophia de la UE de lucha contra las mafias de tráfico de seres humanos.

El pasado 26 de mayo, la Reina Sofía, apoyada por un avión D-4 del Ejército del Aire, y el buque de la Guardia Civil Río Segura, rescató 96 personas que viajaban en varias embarcaciones de goma y madera en aguas del Mediterráneo

El pasado 29 de abril la fragata Numancia, también en la misma operación, rescató 132 personas y coordinó el rescate de 326 más en aguas frente a la costa de Libia.

Un día antes, también intervino en el rescate de 599 personas que navegaban a la deriva con destino a Europa.

En total:  1.505 personas rescatadas en 3 meses y con la intervención de 2 fragatas, un buque de la Guardia Civil y un avión D-4 del Ejército del Aire.

Público, 25-06-2016:

Médicos sin Fronteras rescata a 2.028 personas del Mediterráneo en las últimas 36 horas.

En lo que va de 2016, más 2.800 personas han muerto en el mar; 1.000 más que en el mismo período del año pasado. Desde la reanudación de las operaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF) en 2016, los equipos de la organización a bordo de los barcos Dignity I, Bourbon Argos y Aquarius han salvado a 5.653 personas en 44 operaciones de rescate diferentes.

Lo primero que queremos resaltar es que la noticia sobre el rescate de nuestra Armada tuvo mucho más eco en la prensa que la de MSF, ya se ocupa de ello el Ministerio de Defensa que lo difunde por todas las redes sociales.

Lo segundo que queremos comparar es la eficacia.  MSF obtiene una eficacia del 34’75 % más y con muchos menos recursos y gastos del contribuyente.

Parece que queda demostrado que las cuestiones humanitarias por la vía militar son mucho más costosas e ineficaces.

Así, sin nos queremos defender del drama que supone la emigración en el Mediterráneo y consideramos que esto nos ataca más como personas y como ciudadanos, por ejemplo, que proteger a los atuneros españoles en el Océano Índico, tendremos que concluir que los medios civiles y la actuación mediante la organización por ongs es mucho más eficaz que la metodología militar.

A los datos nos remitimos.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed