Search results for transarme

Transarme, una propuesta utilizando inmuebles de Defensa

Imagen de Carlos Soler

Fuente:  El Economista y El País.

Supongamos que queremos hacer una política de defensa alternativa, dentro del paradigma de cooperación-noviolencia, defendiendo los principios de Seguridad Humana.

¿Cómo la financiamos sin aumentar ni un € el gasto en defensa actual?

Pues muy fácil, del mismo modo en que financian los militares sus rearmes y otros gastos:  utilizando el patrimonio en fincas y bienes inmuebles que posee el INVIED en todo el territorio nacional.

Ahora mismo la noticia es:

El Ministerio de Defensa busca desprenderse de un total de 189 activos inmobiliarios por un valor inicial de 44 millones de euros. Las operaciones las realiza el Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de Defensa (Invied) que tiene como principal función la enajenación de los bienes inmuebles que sean desafectados por la Administración que actualmente encabeza María Dolores de Cospedal.

De un lado, el Invied tiene previsto sacar a subasta próximamente, concretamente entre abril y mayo, un total de 89 locales, 14 garajes, 11 solares y tres edificios por un precio inicial total de 22,4 millones de euros. Además, y por otro lado, el organismo también tiene ya puestos en venta directa otros 50 locales, 12 garajes y 10 solares que suman un valor total de 21,65 millones de euros. Según explica la propia página web del Instituto de la Vivienda del Ministerio de Defensa, los inmuebles que actualmente se ofrecen en venta directa son los que han quedado desiertos en subastas anteriores. Del mismo modo, algunos de los bienes inmuebles que se ofrecen en subasta ya han pasado por primeras pujas en las que han quedado desiertos y esperan una segunda oportunidad.

Lo sacan a subasta ahora que el precio de los inmuebles está subiendo y hay más oportunidades para vender.  El dinero que consiguen hace que el Ministerio de Defensa sea el segundo ministerio que más ingresa.  Pero estos ingresos no los comparte con el resto de los ministerios o el resto de las administraciones del Estado (ayuntamientos, comunidades autónomas), sino que lo usa para sus financiar sus objetivos armamentíticos.

Pero esta política podría ser de otra manera, para ello hacemos uso de la noticia de El País, que nos habla de que una antigua fábrica de bombas hidráulicas va a pasar a ser:

  • un centro cultural donde promocionar el arte moderno y contemporáneo,
  • y un centro social de atención a los niños vulnerables del barrio,
  • además de un centro de referencia en la investigación de enfermedades raras, sobre todo la de Wilson.  Todo ello en Valencia.

¿Buena idea?  Claro que sí.  Si se puede hacer en el ámbito privado, ¿no se podría hacer también en la esfera pública?  Seguro.

Daría nuevos servicios al barrio, nuevos empleos, directos e indirectos, proyección a la ciudad en diversos ambientes culturales, bienestar a la vecindad del barrio, etc.

¿Mejoraría la Seguridad Humana?  Por supuesto, los objetivos del proyecto lo harían por sí solos, no habría que añadir nada más.

Pero es que, además, se podrían usar los fondos obtenidos con estas ventas de inmuebles a otros aspectos políticos que mejorasen las posibilidades de solución de conflictos armados, como ya decíamos en las conversaciones de paz de Sudán de Sur, o muchos otros pequeños objetivos de paz a lo largo del mundo.

Tres son los grandes solares (Muruarte de Reta, en Navarra; Son Olivaret en Menorca;  y Lorán en Estartit, Gerona) de los que se quiere deshacer Defensa, en cada uno de ellos se podrían iniciar actividades diversas que promocionasen el barrio o pueblo, diesen empleo a la gente de la localidad y generasen bienestar al barrio:

De manera desglosada, entre los 11 solares que saldrán de forma inminente a subasta destacan el antiguo Campamento El Carrascal, ubicado en la localidad navarra de Muruarte de Reta y con una extensión de 231.434 metros cuadrados, la vieja instalación de artillería situada en Son Olivaret (Menorca) de 307.300 metros cuadrados o la base de Lorán, ubicada en Estartit (Gerona), de 351.800 metros cuadrados.

Es sólo una cuestión de voluntad política y de apostar por un mundo de paz en lugar de apostar por la violencia y el militarismo.

Transarmemos estos presupuestos contra natura

Imagen de José Antonio Moreno Cabezudo

 

Fuente:  El Diario.

En muchas charlas preguntamos al público qué es lo que ell@s, realmente, quieren defender. Al principio suele reinar el silencia.  Claro, nunca se les ha dado la oportunidad de contestar la pregunta básica que organiza la defensa:  ¿qué se quiere defender?  Y no se les da la oportunidad para que no tengan ideas, para que no haya debate, para que no existan opiniones.  Porque la Defensa es una cuestión de Estado y esto significa que es una política inamovible y de derechas militaristas y violentas.

Dejamos pasar algún minuto y les preguntamos de nuevo.  ¿Les vale con las fronteras, las instituciones, la patria, la nación, el status quo?  La respuesta es que no.

¿Entonces?

Siempre hay alguien que de manera tímida abre el fuego y declara que lo que quiere defender es la sanidad.  Nosotros lo apuntamos.  Luego la gente se anima.  Se suman la educación, la vivienda, …. y el medio ambiente.

Nosotros les decimos que su opción puede ser tan válida como cualquier otra y que tienen tanto derecho a plantearla como los demás; que quizá, si no les preguntan es porque no quieren que salgan estas respuestas.

Informa El Diario que los presupuestos que ha presentado el PP lo son contra natura.

Se refieren a que, por ejemplo:

El recorte del 23% en el presupuesto del Organismo Autónomo Parques Nacionales condena las principales reservas de nuestra naturaleza al deterioro.

La conservación de la naturaleza sigue siendo una cuestión menor para este Gobierno, como lo demuestra el nuevo recorte a las políticas medioambientales en los Presupuestos Generales del Estado. Siempre me he preguntado por qué los políticos conservadores son tan poco conservacionistas. Por qué muestran tanta afición por determinadas actividades extractivas vinculadas al medio natural y tan poco interés por las destinadas a su conservación y custodia, como por ejemplo el mantenimiento de los Parques Nacionales.

Si disfrutásemos de un mejor medio ambiente nuestra salud lo agradecería, también nuestro ocio y, por supuesto, muchas actividades económicas que sacan sus materias primas de la naturaleza de forma contaminada o en menor cantidad.

Sin embargo, la Seguridad Ecológica, un tipo de Seguridad Humana, no es importante para el PP.  Prefieren enclavar un polígono de tiro en medio de un Parque Natural y Reserva de la Biosfera y bombardear Bardenas una y otra vez con miles de kilos de munición.

Transarme es quitar poder (también económico) a lo militar para, a la vez, dotar de poder (también económico) a una forma alternativa de ejercer la defensa de manera noviolenta.

¿De dónde se pueden sacar recursos para mejorar y proteger nuestros Parques Nacionales?  Pues, en nuestra opinión, del comercio de armas, de la deuda militar, del despilfarro militar, de las intervenciones militares en otros países, …

En efecto, presupuestos contra natura y contra el gasto social, y contra los derechos y libertades.

Otro ejemplo de transarme, en Kenia

Imagen de Pim Stouten

Fuente:  El País.

Cuantas veces se nos ha dicho que en muchas zonas (Cádiz, Ferrol, Palencia, etc) es imposible salirse del monocultivo militar y dejar de apoyar a Navantia o a cualquier otra fábrica de armas dado que son las únicas que proveen empleo para la zona.

Se nos aduce que nadie está de acuerdo con fabricar armas, que todos desean que no se utilicen más que en guerras justas y defensivas.

Nosotros siempre hemos replicado que todo es cuestión de voluntad política (como demostraron los programas europeos de reconversión militar KONVER y TACIS) y de ansias por buscar alternativas de desarrollo más justas y solidarias.

Cuando un pueblo está imbuido del paradigma de dominación-violencia no puede ver alternativas a su situación y, por ello, se resigna.  Desaparece el espíritu crítico y alternativo, las nuevas propuestas son desdeñadas desde el inicio y nadie mueve un dedo para vivir en un paradigma distinto, el de la cooperación-noviolencia.

¿Cómo se puede dar una respuesta noviolenta a un problema que viene de siglos, que es, incluso, intrínseco con la forma cultural de entender la vida para un pueblo?

Las mujeres kenianas optaron por la educación, por el cooperativismo, por ser más independientes de los hombres, se olvidaron de los ritos ancestrales y optaron por defender lo que realmente les importaba:  la salud, la educación, la calidad de vida.  Dijeron no a las guerras y a la violencia como forma de vida y sí a la Seguridad Humana.  Hicieron su proceso de transarme.

Pero nadie lo verá así porque los muros que levanta el paradigma de dominación-violencia no nos dejan, siquiera, imaginar formas de vida alternativas.  Las mujeres keniatas no solo lo imaginaron, también lo hicieron.

Hoy exponemos un caso que nos ha llamado mucho la atención en Kenia:

El problema es una antigua tradición, el robo de ganado para subsistir, basada en el ocio de la juventud, en sus ganas, inculcadas por su cultura milenaria, de pelear.  También, antiguamente era la forma de casarse, de demostrar riqueza.  Ahora todo ha derivado hacia el crimen organizado.

“Nuestros jóvenes solo piensan en robar ganado de los grupos vecinos, especialmente de los pokots, que viven en el valle”, continúa Alice. “Eso no está bien, los jóvenes están ociosos todo el día y solo piensan en pelear y robar. Si van a la escuela tendremos paz”.

El robo de ganado en Kenia se solía explicar por la tradición: jóvenes que intentaban aumentar el número de cabezas de su rebaño para casarse o demostrar riqueza. Pero cada vez tiene que ver más con el crimen organizado y con el aumento de la demanda de carne en todo el país. Se han introducido mafias que incitan a los jóvenes al saqueo, lo que lo ha convertido en una actividad muy peligrosa que provoca conflictos violentos entre comunidades. Muchas veces, estos terminan en muertes y desplazamientos forzosos.

El coste humano es inmenso: cada año mueren cientos de personas y muchos miles se ven obligados a abandonar sus hogares. Según la Anti-Stock Theft Unit (la división de la policía keniana encargada de prevenir el robo de ganado) entre 2012 y 2014 murieron en el noroeste del país unas 580 personas a raíz de estos robos.

Por lo general los ladrones son jóvenes armados que atacan a otros clanes o a grupos étnicos rivales.  Tradicionalmente, estas incursiones en territorio ajeno no daban lugar a muertes, pero últimamente se han vuelto invariablemente letales. Sobre todo, por el uso de armas de fuego.

La solución:  la educación.

“Si conseguimos ingresos extra podremos pagar el colegio de nuestros hijos. Y ellos podrán encontrar un trabajo y ayudar a sus familias”. Quien habla es Alice Lesabuiya, presidenta de la asociación de mujeres campesinas de Siambu.

Es el principal motivo por el que las mujeres de Siambu se han organizado en una cooperativa agrícola. La idea es conseguir un dinero extra que les permita pagar el colegio de sus hijos y así conseguir que estos se olviden de una tradición que está cobrándose muchas vidas y generando enemistad entre poblaciones vecinas.

Antes de lanzar este proyecto, la experiencia de estas mujeres en la agricultura era muy limitada. Pertenecen a un pueblo seminómada que solía trasladarse continuamente en busca de pastos y agua para el ganado, la gran riqueza de los samburu.

Los frutos:

Por eso, el primer paso fue formarse en técnicas agrícolas y nuevos cultivos que hasta entonces les eran desconocidos, pero que ya han comenzado a introducir en su dieta diaria. Así, al tiempo que fomentan la paz a través del acceso a la educación, obtienen una dieta más variada y sana que, entre otras cosas, ha contribuido a la reducción de la mortalidad infantil y la malnutrición. Hasta hace poco el 46,2% de los niños menores de cinco años de esta zona tenía un peso inferior al normal.

La actividad agrícola también dota a las mujeres de autonomía y cierta independencia respecto de sus maridos. “Antes no podíamos hacer nada por nuestro hogar o nuestra familia, teníamos que esperar a que nuestros maridos trajeran algo a casa. Ahora nosotras decidimos”, explica Alice Lesabuiya.

Esa independencia quizá sea uno principales cambios para estas mujeres. Gracias a los pozos que Amref ha ayudado a construir en la zona, ya no tienen que caminar kilómetros para encontrar agua para cocinar ni trasladarse continuamente por las necesidades del ganado.

Lilian Letowor, la tesorera del grupo, informa que tras repartir beneficios la asociación tiene en el banco unos 30.000 chelines kenianos (cerca de 263 euros). Estas reservas están pensadas para atender las urgencias que puedan sobrevenir, como la enfermedad de una socia. “No solo podemos pagar la matricula del colegio de nuestros hijos e hijas y hacer que se olviden de robar ganado o de pelear, también podemos comprar medicinas cuando nos hacen falta”, explica Letowor. La tesorera insiste en que así el proyecto contribuye también a mejorar la salud de la comunidad.  Comen más sano y variado, pueden acudir al médico y comprar medicinas, y tienen acceso a un pozo con agua más limpia y saludable.

Querer es poder.  Aquellos que razonan que no pueden, quizá es que no quieran.  Ello es otro problema.

El transarme es posible: hasta lo hacen los propios militares

Imagen de Buquesdeguerra.com

Fuente:  Europa Press.

La noticia nos ha causado varios sentimientos sucesivos:  “El buque de acción marítima Meteoro recoge 37’4 toneladas de residuos sólidos (hidrocarburos) del hundido Oleg Naydenov.

Sorpresa:  ¡el Ministerio de Defensa colaborando en una actuación ecologista!

Sospecha:  parece que lo hizo dentro de una campaña (suponemos que habrá buques civiles pero no los nombran).  Parece que lo civil no vende o que Gobierno de Rajoy sólo ha publicitado la parte militar del proceso de descontaminación. ¿Por qué?

Parece que la acción la coordinaba el Ministerio de Fomento.  Y como no sería la primera vez que ocurre, nos preguntamos si Defensa tendrá la cara de cobra, posteriormente, a Fomento el trabajo del buque Meteoro.  Para los descreídos recomendamos leer aquí.

Alegría:  esta actuación del Meteoro nos da la razón en una de las bases de la alternativa de defensa noviolenta que proponemos:  el transarme.  El proceso de cambio gradual en el que a la vez que se va quitando poder a lo militar se va elaborando y poniendo en práctica formas alternativas de defensa noviolenta que defiendan lo que realmente la sociedad quiere defender:  ecología, sanidad, educación, vivienda, …

En muchas ocasiones abogamos por reconvertir el material y el personal militar a usos civiles muy necesarios.  Ahora han sido los propios militares quienes nos han dado la razón.  Sí se puede.  Ellos lo han hecho.  Un buque militar de última generación puede hacer labores civiles altamente necesarias y productivas, en vez de dstinarse a la imposición violenta, puede reconvertirse para defender lo que realmente es necesario.

Seguridad:  realmente no estamos desencaminados.  Nuestra alternativa es creíble, practicable, es e ahora y no de un futuro en el que todos seamos buenos.  Además, se demuestra que una actuación como la del Meteoro es necesaria.

La Guardia Civil no quiere ser militar, un paso más para el transarme

Imagen de Aitor Méndez

Fuente:  Público.

Tres de cada cuatro agentes de la Guardia Civil (el 75,77 por ciento) se pasarían a la Policía Nacional, y la mitad de ellos alega como razones fundamentales para ese cambio el régimen disciplinario del instituto armado y su carácter militar.

Son las conclusiones de una encuesta que la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el cuerpo, ha realizado entre los agentes para pulsar su opinión después de que el Ministerio del Interior haya propuesto en el proyecto de ley de personal de la Policía una “pasarela” para que puedan acceder a ella agentes de otras fuerzas de seguridad, entre ellas la Guardia Civil.

Por lo tanto, parece claro que los guardias civiles, de manera masiva, están más por las labores policiales que por las militares.

Las razones son el carácter militar y el régimen disciplinario derivado de dicho carácter que siguen manteniéndose en el cuerpo.  Más claro agua.  Lo militar no gusta ni tan siquiera en la Guardia Civil.  Es mucho decir.

Tamaño desinfle nos hace pensar que quizá la militarización de muchas actividades que podrían ser perfectamente civilizadas tampoco son agradables para los guardias civiles ni a la sociedad española.

El SEPRONA (servicio de protección a la naturaleza) podría ser tranquilamente civil y no chuscamente militar, la labor en las carreteras otro tanto, la lucha contra el narcotráfico podría también civilizarse un poco, como la labor de vigilancia de  aeropuertos y otros espacios similares, que  podrían también civilizarse sin ninguna reticencia social.  Si esto es así, lo único que falta es la voluntad política y demilitarización al canto.

Confiamos en que en la peregrinación a Lourdes de la Guardia Civil para este 2015, sufragada con el dinero del erario, por supuesto, encuentren la inspiración necesaria para progresar en su desmilitarización.  Nosotros, sorprendentemente para ellos, les apoyaremos en esa rogativa, aunque se ahorren el viaje.

En nuestra agenda política figura el término transarme.  Se basa en la progresiva desmilitarización y en la construcción paralela de una alternativa noviolenta de defensa.  Una de las objeciones que nos suelen poner es la poca gracia que les haría a los militares.  Sin embargo, esta encuesta nos hace ver algo más posible la consecución de la desmilitarización de la Guardia Civil sin que hayan ruido de sables ni peligro de involución al franquismo.

Charla sobre transarme en la Asamblea Popular de Arganzuela el sábado 5 de abril

Asamblea Popular de Arganzuela

El próximo sábado día 5 de Abril de 2014, Utopía Contagiosa dinamizará el bloque temático sobre transarme que se desarrollará en la ASAMBLEA POPULAR DE ARGANZUELA a las 12 de la mañana en Paseo de Yeserías 33, Madrid Río.

Acercar la propuesta de transarme a las luchas sociales de las asambleas del 15 M implica compartir una agenda de trabajo que busca quitar poder y gasto a lo militar a la vez que se transfieren capacidades a las luchas sociales que defienden lo que realmente nos interesa defender.

Estáis invitad@s.

Programas electorales (V): Una opción por el transarme

Además de conocer las trampas del militarismo, es posible contar con un horizonte de defensa absolutamente diferente. Un horizonte que oriente y ofrezca criterios para un cambio gradual y constante de nuestro actual modelo de defensa basado en el militarismo y en el paradigma de dominación y violencia que le dota de sentido, hacia otro basado en las ideas fuerza de cooperación y noviolencia.
Un nuevo paradigma de defensa y unos criterios alternativos  y noviolentos nos pueden permitir promover un gradual cambio de las políticas de defensa, quitando poder a lo militar de forma planificada y dotando de poder social alternativo a la comunidad, en un modelo de defensa basada en la idea de seguridad humana y de desarrollo humano. A este conjunto de cambios y políticas que nos lleven a una sociedad con un modelo de defensa alternativo y noviolento se le denomina
transarme
No sería la primera vez que se ha dado un cambio de calado en el militarismo español. SI atendemos a las explicaciones dadas por quien fue Ministro de Defensa durante más de 8 años, bajo el mandato de Felipe González, Narcís Serra, en el libro “La Transición Militar” (2008) publicado por la Editorial Debate, se realizaron reformas importantes para pasar desde un ejército que ostentaba en tiempos de Franco yen los primeros años tras su muerte el control político y eran guardianes de las “esencias patrias”, condicionando las políticas gubernamentales y las reformas pretendidas en otros campos, a una asunción gradual de otro marco de relaciones con el poder civil hasta consolidar un modelo, ciertamente militarista, de sumisión del poder militar al poder civil (por mucho que este tenga múltiples defectos y sea altamente defensor de los valores de la oligarquía). Estos cambios fueron posibles en un contexto de altas dificultades diferente a las actuales, pero muestran que cambiar las políticas de la defensa no es una entelequia, sino una constante en la historia reciente.
Ello nos permite postular un proceso de transarme noviolento, del que hemos hablado extensamente en nuestro libro “política noviolenta y lucha social”, que implicaría cuatro pasos graduales hasta llegar desde la situación actual hasta la plena vigencia de un modelo de defensa social alternativo basado en la cooperación y la noviolencia.
Dichas fases buscarían la consecución de:
a) La soberanía popular en la toma de decisiones en temas de defensa,
b) La redefinición de los objetivos y metodologías de la defensa,
c) La coextistencia programada del modelo militar y el noviolento bajo la dinámica gradual de ir quitando poder al modelo militar e ir dotando en paralelo de poder al modelo noviolento,
d) La vigencia del modelo de defensa popular noviolenta dentro del paradigma de cooperación y noviolencia.
Desde estos presupuestos es posible desarrollar propuestas de enmienda gradual al gasto militar y a las políticas que éste pretende desarrollar. En este documento, a modo de ejemplo, y siempre enmarcadas en un proceso gradual de transarme, en una primera fase es posible plantearle al gasto militar y a la

política que conlleva un cuadro de enmiendas que buscarían los siguientes
objetivos  en el presupuesto de 2014:
1) Reducir y reconvertir un porcentaje de los efectivos militares y del gasto en sus prestaciones y actividades.
2) Iniciar un proceso de reconversión de las industrias militares y de desarrollo alternativo de las zonas vinculadas o cautivas de éstas.
3) Iniciar una efectiva transformación del complejo militar/industrial y el conjunto de intereses que condicionan la política desde un enfoque militarista y autoritario.
4) Trasvasar partidas desde el gasto militar a otras necesidades sociales prioritarias.
5) Promover la retirada de las organizaciones e instrumentos militares internacionales en los que se encuentra encuadrado el Estado español.
6) Abandonar la política internacional agresiva y basada en la injerencia humanitaria y cambiarlas prioridades hacia la cooperación y la solidaridad y hacia el desarrollo de una defensa de la seguridad humana.
7) Garantizar un nivel asistencial, de provisión social (jubilaciones, etc.) e inclusión suficiente para las personas dependientes de forma directa en la actualidad del sistema de defensa militar(jubilados, familiares con derechos de prestaciones, etc) para evitar que actúen en contra del proceso y para respetar sus derechos como ciudadanos.
8) Iniciar un proceso de supresión de los organismos e instituciones contrarias a la idea de seguridad humana, tales como el CNI y otros similares, trasvasando sus rubros a la práctica de una efectiva política de paz y cooperación.
9) Promover la democratización en la toma de decisiones en materia de defensa y en la transparencia.
10) Promover el cambio en la idea de una cultura de paz.
El desarrollo de estos ejes políticos tendría un carácter instrumental: estarían dirigidos a fortalecer la idea de cambio radical en la política de defensa y servirían para, sobre su base, profundizar en ejercicios sucesivos nuevos cambios políticos.

Charla: Transarme. ¿Qué hay que defender? en el CSA Valle del Tiétar

cartel

El próximo sábado, día 22 de    febrero, invitados por los  compañeros del CSA Valle del  Tiétar, estaremos dando una charla  sobre transarme y alternativas de  defensa, dentro de las I Jornadas de  pacifismo y Bien Común que se celebran en el CSA.

LUGAR: CSA Valle del Tiétar (Cl  501, km. 20,4 – La Adrada – Avila)

HORA DE INICIO: 17,00

 

 

Transarme de Trubia

Fuente:  La Nueva España.

El caso de la fábrica de armas de Trubia (Asturias) está resultado un verdadero serial.  Por nuestra parte, hemos dedicado varios artículos al tema:

¿Hay que pedir más encargos de armas para salvar los puestos de trabajo de la fábrica de armas de Trubia?  En el que abordábamos la necesidad de que los sindicatos abriesen sus expectativas a la hora de dar una alternativa real a la fábrica de armas, fuera de lo que es el militarismo.  Según se suele plantear o es lo militar o es la ruina de la región.  Sin embargo, muchas veces hemos argumentado que fuera de lo militar es donde está la verdadera alternativa social, económica y cultural al monocultivo militar.

Ahora nos alegramos de la siguiente noticia:

Todos los grupos políticos con representación en el Pleno municipal (PP, PSOE, Foro e IU) aprobarán hoy una moción para solicitar al Ministerio de Defensa la cesión de un parcela de su propiedad junto al instituto de Trubia donde el Ayuntamiento quiere levantar un nuevo polideportivo. La petición a Defensa se formalizará durante el pleno que tendrá lugar a partir del mediodía de hoy, y salvo sorpresas de última hora saldrá adelante por unanimidad.

La parcela cuenta con 3.200 metros cuadrados y forma parte del patrimonio inmobiliario del Ministerio que encabeza Pedro Morenés (PP).

Es decir, parece que la sociedad, y esta vez también sus mandamases municipales se han dado cuenta de que transformar Trubia en otra cosa totalmente ajena al militarismo es lo adecuado para la ciudad.  El concepto de transarme lo que busca es ir transformando progresivamente la actual defensa militar y violenta hacia otro concepto de defensa alternativo y noviolento en el que se defiendan lo que realmente interesa a la gente (educación, sanidad, vivienda, empleo), en este caso el acceso al deporte y a la salud que él significa.

Es un ejemplo concreto, en un lugar pequeño, factible, realizable.  Pero podríamos pensar cuántos ejemplos así se nos ocurrirían en toda España con los inmuebles militares, con los campos improductivos que tienen, con las bases militares, etc.  Si fuésemos consiguiendo cada uno de ellos, España no sería tan militarista, ni tan violenta, ni tan injusta.

Pero, (siempre tiene que haber un pero si se trata de Morenés y su Ministerio de Defensa),

La ley impide a Defensa deshacerse de manera gratuita de sus solares y edificios, por lo que el Ayuntamiento tendrá que sentarse a negociar con Madrid para hacerse con la parcela.

Se nos ocurren varias cosas.  La primera, la cesión por un simbólico euro, con lo cual se vería clara la, tan cacareada por el Ministerio de Defensa, acción social que dicen llevar a cabo.  La segunda que el Ministerio de Defensa cobre un precio justo y que, inmediatamente, lo done a alguna actuación social en Asturias.

Pero mucho nos tememos que el Ministerio buscará cobrar lo máximo y los dineros los dedicará a comprar armas o a enjuagar deuda militar por compra de armas.

Taller sobre transarme con el 15M

El próximo sábado 25 de enero, de 18 a 21 horas, y en la C/ Batalla de Belchite 17, de Madrid llevaremos a cabo un taller sobre transarme enfocado a la gente que trabaja en grupos de trabajo y comisiones del 15M de Madrid.

El taller es continuación del realizado en Noviembre de 2013 y pretende reflexionar para profundizar en los contenidos del transarme y llevar propuestas y campañas concretas a los grupos de trabajo.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed