Search results for peas

2´67 millones de euros más para el PEAS de los vehículos 8×8

Ad-hoc+Mosaics.

Allied Joint Force Command Brunssum

Fuente: La Moncloa

El Consejo de Ministros del 17 de noviembre permitió comprometer otra partida más de gasto militar para los programas especiales de armamento (PEAS).

En este caso encubierta en el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

La nota del Consejo de Ministros dice así:

… se autoriza al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad a celebrar con la Unión Temporal de Empresas denominada Indra Sistemas, S.A.- Santa Bárbara Sistemas, S.A.- Sapa Operaciones,S.L. (UTE vcr 8×8) una primera adenda al convenio de colaboración para la ejecución de programas tecnológicos asociados al futuro vehículo de combate sobre ruedas 8×8.

Esta nueva autorización aumenta la financiación del programa en 2.671.680 euros, hasta un presupuesto total de 91.969.680 euros.

Estos 91.969.680 €, maravíllense, son sólo para los 5 demostradores tecnológicos, según informa Infodefensa.  Suponemos que serán prototipos.  Y no está mal el asunto, cada prototipo o demostrador tecnológico nos sale por casi 20 millones de €.  Y aún no son operativos, ni nada.

La fase de producción está prevista para 2019.

También aumenta el plazo máximo de ejecución del expediente, que se extiende hasta el 2 de noviembre de 2018.  Es decir, otro nuevo atraso en la entrega de la industria militar que se caracteriza, con tozudez, por su impericia.

Share

El desbarajuste de los Programas Especiales de Armamento (PEAS)

131210-F-VY627-984

POr US Air Force

Fuente: Bez

Hay muchas maneras de explicar el desbarajuste y la ruina económica que los Programas Especiales de Armamento (PEAS) están suponiendo para las arcas públicas y con ello para la sociedad.

Nosotros lo hemos contado en términos de deuda inmoral e ilegitima en un texto de 2013 en el que explicamos el origen, el crecimiento y el despilfarro que son estos programas armamentistas.

Del artículo que realiza Beatriz Yubero en el portal colaborativo BEZ, podemos sacar algunas notas que, sin ser novedosas,vuelven a poner sobre la mesa el despropósito de estos programas de armas.

1.- Dice la comentarista que los programas especiales de armamentos, cuyo origen hay que situar en el primer gobierno de Aznar, son fruto de los compromisos adquiridos por el PP y el PSOE como consecuencia de nuestra entrada en el club militar OTAN. Ello señala dos extremos que habitualmente pasan desapercibidos:

  • Que sin la OTAN nos los podríamos haber ahorrado
  • Que son una imposición ilegítima. No podemos decir si fruto del interés de la industria militar europea y estadounidense de ganar siempre y a cualquier precio, o si por la imposición de la élite política (nuestra y ajena) de meternos en la senda de una cada vez más militarizada y unidimensional política económica, abocada a llevarnos a esta especie de bola de nieve imparable de gasto militar y militarismo sin retorno, pero al fin y al cabo, fruto de un interés que no era el nuestro.

2.- Señala el artículo, casi sin quererlo decir (al menos así) que si hay dos grandes culpables políticos de estos programas son los pactos bajo cuerda de los años 90 entre PP y PSOE, pactos que se han demostrado inamovibles y no cuestionados y que nos indican uno de los puntos esenciales de la ilegitimidad de estos programas: no responden al interés general, sino al interés de esa oligarquía extractiva de políticos de la casta en generar gasto militar inútil

3.- Cuenta el magnífico compromiso de deuda que nos sepulta. 23 programas comprometidos solemnemente en nombre del estado con previsión de pago total a 2030, que nos supusieron una deuda de 37.000 millones de euros, de los uqe se han pagado 8.000 aproximadamente y por lo que el MInisterio de Industria ha pagado unos siniestros créditos (a interés cero, algo que obvia el artículo) de más de 10.000 millones de euros previos a la fabricación de estos programas de armas y que la industria militar debe devolver una vez fabrique estos ingenios (se le ha olvidado a la articulista señalar con suficiente claridad que cuando esto ocurra, los programas habrán adquirido un espectacular precio porque habrán sufrido sobrecostes como consecuencia de encargos suplementarios de mejoras, o de que los encargos, quien sabe si por descuido o malicia, se hicieron a medias, sin contratar por ejemplo, los sistemas electrónicos de los aviones que se solicitaban, etcétera).

4.- Los programas de armamentos no sólo eran ilegítimos en el origen, sino que además, durante su ejecución la ilegitimidad se ha reforzado más, pues los negociadores permitieron tanto sobrecostes como encargos innecesarios, pero bien favorables a los intereses del complejo militar-industrial (dice el artículo » Sobre estos programas siempre ha planeado la sombra de los sobrecostes y del exceso en el número de unidades encargadas. De hecho, el Tribunal de Cuentas llegó a denunciar costes excesivos …y poca diligencia por parte del Ministerio de Defensa (en época de Morenés) a la hora de penalizar a las empresas por sus retrasos, lo que hubiera servido para rebajar las facturas«)

5.- Señala que, a pesar de que el desastre que estuvo a punto de llevarnos al precipicio al inicio de la crisis era tal, el Ministro puertagiratorio Pedro Morenés renegoció el precio final de los programas para comprometer que fuera de 30.075 millones de euros, aunque en unas negociaciones tan opacas que probablemente podemos encontrarnos con algún caramelo envenenado ( según la articulista «Hubo pocas explicaciones sobre cómo se hizo esa renegociación y sobre los criterios que se siguieron«)

6.- Además, cuando la troika vino a rescatarnos, y para evitar que acabáramos como Grecia, intervenidos a lo bestia, los gobiernos de Rajoy procedieron a realizar un fraude contable, ocultando esta deuda impagable, para lo que acudieron a sacar de los PGE toda referencia a los mismos a fin de que no computase como déficit y de paso para evitarse la crítica social (se olvida la articulista de comentar que esta política tan curiosa la llevaban ejerciendo indistintamente los gobiernos del PP y el PSOE con anterioridad).

7: Ocultándola pero no eliminándola, porque por la puerta de atrás ha seguido pagando ingentes cantidades a la industria militar por medio de una fórmula ilegal (declarada así por el propio Tribunal Constitucional) consistente en emitir créditos extraordinarios con cargo a deuda pública (osea, generando más deuda aún) mediante decretos ley ad hoc para pagar a la industria militar.

8.- Agustín Conde, el actual Secretario de Estado de Defensa, ha explicado a los diputados de la Comisión de Defensa que la deuda actual (unos 21.000 millones de euros) resulta igualmente impagable y difícilmente asumible, a pesar de lo cual la decisión del gobierno (apoyado en esto por Ciudadanos y PSOE) es pagarla (y empobrecernos más).

9.- Además, en el día a día, estos programas demuestran ser una verdadera chapuza. Por muestra dos ejemplos:  el submarino S80 de Navantia y el avión A400M.

Respecto del primero, dice la articulista que » Estaba previsto que la primera unidad fuera entregada en 2013 pero, a día de hoy, la fecha prevista es diciembre de 2021 y podría seguir acumulando retraso. El coste inicial del programa ascendía a 2.135 millones de euros, de los que ya se han pagado 1.774 millones, pero ahora ese dinero, debido a los sobrecostes, solo da para pagar el primero de los cuatro submarinos. ¿Cómo piensa Defensa pagar los otros tres? ¿Qué coste tendrá cada uno de esos otros tres submarinos? ¿Cuál será el coste final del programa? Preguntas a día de hoy imposibles de responder

Respecto del segundo afirma que  «el A400M es un dolor de cabeza constante. El avión no cumple con las características técnicas requeridas y los países del consorcio (España, Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y Turquía) están enfrentados con la cúpula de Airbus. Amenazan con sanciones económicas a la compañía, pero no se sabe si lo hacen con la boca pequeña para no recibir críticas. Para colmo, España compró 27 unidades, casi el doble de las 14 finales con las que se va a quedar, y eso significa que o consigue revender a otros países esas 13 aeronaves de diferencia o tendrá que pagar una multa de casi 250 millones de euros a la compañía.»

10.- Una vuelta de tuerca más: ahora que el Tribunal Constitucional ha dicho que es ilegal ocultar estos pagos, los quieren usar para engañar al viejo Donald que clama por un colmillo en incendiar de armas el mundo, y «aflorarlos» en el presupuesto del MInisterio de defensa para hacerle creer que están «aumentando» el gasto militar y acercándose al compromiso del 2%PIB (en realidad ya supera con mucho este porcentaje pero sigue siendo un gasto escondido, oculto en su gran mayoría y no por disgustar al amigo americano, sino para que el pueblo español no sepa en qué se gastan la pasta los que mandan). Lo dice así el artículo «El número dos de Defensa también dejó una pista muy clara sobre las intenciones a futuro de su Ministerio. Primero explicó que los próximos presupuestos de su departamento tendrán incorporados una partida de 1.824 millones de euros (716,8 millones de 2016 y 1.170 millones de 2017) para pagar los PEA. Después, dijo que gracias a esto “se estaría en consonancia con el compromiso asumido en la cumbre de la OTAN de Gales de 2014 de incrementar los presupuestos de Defensa hasta alcanzar en una década una cifra equivalente al 2% de PIB”.

Y como todo decálogo, una (mala) conclusión. Para colmo, esto es el cuento de nunca acabar. el ciclo de rearme se renueva a pesar de que este primer movimiento ya nos ha empobrecido suficientemente. «A futuro, España deberá seguir renovando su material armamentístico y los costes se incrementarán notablemente: la Armada necesita sustituir los cazas de despegue verticar Harrier -su vida operativa finalizará entre 2025 y 2030- por el F35B, única opción en el mercado. Además, por esas fechas, también deberá pensar en planificar la renovación de los cazas F-18, cuya única opción viable serían los F35A.

El problema es que el programa estadounidense del F35 en sus tres versiones acumula un grandísimo retraso y unos enormes sobrecostes, algo que ha llegado a denunciar a través de su cuenta de Twitter el presidente estadounidense, Donald Trump, que llamó al orden a la empresa fabricante, Lockheed Martin: “el programa F-35 y su coste está fuera de control. Miles de millones de dólares pueden y serán ahorrados en compras militares”.

Decepcionante. Otra que se ha tragado que necesitamos esos carísimos aviones de «ataque» (no defensa) estadounidenses que, por cierto, nos quieren vender en bruto ( y nuestros políticos de la casta comprar), sin sistemas de armas ni motores y otros elementos que luego «necesriamente» habrá que comprar para que no queden para un museo del horror.

Ni los necesitamos para nada, ni tendríamos por qué aumentar el gasto militar. Ni, dado que estamos ante una deuda ilegítima e impuesta por intereses que no son los de la sociedad ni han sido decididos por todos, asumir el pago de esta deuda inmoral.

Ni tenemos por qué asumir las torpezas de estos genios  de las finanzas ni tampoco por qué seguir obstinados en enterrar nuestras esperanzas como pueblo en el seguidismo armamentista y fatal al que nos quieren someter los señores de la guerra y sus partidos corporativos en el Parlamento.

No nos representan y no queremos que nos conduzcan al empobrecimiento primero y al desastre después.

Gastos militares para fines sociales.  Haz objeción fiscal al Gasto Militar.

Share

El Tribunal de Cuentas dictamina: sobrefinanciación, sobrecostes y otros fallos en los PEAS de Morenés

Fuente: Voxpopuli

A juzgar por la opinión del Tribunal de Cuentas, a Pedro Morenés, ex-ministro de defensa y Grande de España, le han castigado mandándolo de embajador a EEUU, un sitio cutre donde los haya, por manta y por manirroto.

No se explica, de otro modo, el castigo ejemplar que ha recibido.

Dice el Tribunal de Cuentas, que ha revisado las que presentó el Ministerio de Defensa relativas a los años 2012 a 2014, que estas son todo lo peor que se pueda imaginar (se supone que todo lo peor menos austeras, porque para el Estado el que el gasto militar sea desmesurado no es un mal).

Las cuentas de Morenés son un cuento, de la categoría de cuento de Carracuca, feos y apolillados.

El informe, que puede verse pinchando aquí, dice entre otras lindezas, que todo el negocio del pago de los créditos extraordinarios para financiar programas de armamento ha sido una ruina y un verdadero despropósito contable y político.

Describe muy bien el mamoneo que hay con la financiación de los programas espaciales de armamento (PEAS), que implica a tres «actores»

el Ministerio de Defensa, adjudicador y cliente del contrato de adquisición; el Ministerio de Industria, financiador parcial del contrato mediante anticipos reintegrables a la empresa adjudicataria (a tipo cero); y el Contratista Principal, adjudicatario del contrato. Los dos Ministerios, el de Defensa y el de Industria, suscriben, con carácter previo al arranque del programa, un acuerdo general por el que se formaliza su voluntad conjunta de desarrollar un programa de adquisición al que se le dotará de prefinanciación en el marco general de un apoyo a la consolidación del sector industrial de la Defensa y el apoyo a procesos innovadores en materia tecnológica

Por ejemplo en sus conclusiones se señala que

la financiación de los créditos extraordinarios se hace con cargo a Deuda Pública, cuando se trata de operaciones no financieras, cuya financiación debería haberse hecho con baja en otros créditos no financieros o del Fondo de Contingencia

Los sistemas de armas contratados se entregan al Ministerio de Defensa, según un calendario previamente definido que casi siempre, y por muy diversas circunstancias, es objeto de modificación. El Ministerio a medida que recibe las unidades contratadas, y por tanto de forma diferida, paga las adquisiciones al contratista principal con cargo a su Capítulo VI (inversiones reales).

El contrato de obra mediante el abono total del precio, unido a la posibilidad de pagos aplazados contenida en la Ley General Presupuestaria, es lo que permite al Ministerio diferir el pago y distribuir la carga financiera en el tiempo.

Finalmente, las empresas adjudicatarias devuelven al Tesoro Público los anticipos recibidos del MINETUR según unos calendarios pactados y a medida que reciben los pagos comprometidos del Ministerio de Defensa.

La financiación del MINETUR cubre en algunos casos hasta la totalidad del precio del contrato. En este caso los pagos que realiza MINISDEF serán destinados por el contratista a la devolución de los anticipos recibidos, si bien, en ocasiones la financiación de Industria no cubre la totalidad del precio, de modo que parte de los desembolsos del MINISDEF sirven también para terminar de financiar el coste del programa.

o que

mientras el crédito extraordinario concedido en 2012 se destinó a satisfacer obligaciones de ejercicios anteriores, los aprobados en 2013 y 2014 estaban dirigidos a la cobertura de obligaciones del propio ejercicio, que en ocasiones no habían nacido con anterioridad a la concesión del crédito extraordinario, lo que cuestiona la existencia de una extraordinaria y urgente necesidad que justificara la tramitación de un Real Decreto-ley.

y

Respecto a la tramitación de los expedientes de modificación presupuestaria, las memorias justificativas se limitan a señalar que no hay crédito suficiente y a reproducir el listado de cuantías por programa cuya financiación extraordinaria se solicita. Las memorias económicas son, a su vez, breves y apenas incorporan una somera referencia a las necesidades que han de atenderse con las cuantías solicitadas para cada programa. La memoria económica correspondiente al crédito extraordinario y suplementario del año 2014 no contiene dato alguno relativo a las necesidades concretas que justifican la solicitud

El informe acusa a Morenés de permitir alegremente sobrecostes, de admitir sin pestañear retrasos y aplazamientos en la entrega de las armas convenidas, de no exigir responsabilidades ni indemnizaciones y de sobrefinanciar por la puerta de atrás a la industria militar.

Defensa abusa de figuras de verdadera ingeniería contable que disfrazan sus cuentas

El uso excesivo de la figura de la modificación presupuestaria ha sido ampliamente criticado por el Tribunal de Cuentas desde la perspectiva de los problemas que la falta de dotación inicial en los créditos genera al gestor de fondos públicos (la insuficiencia del crédito inicial implica que durante diferentes periodos de tiempo de cada ejercicio presupuestario, no se disponga de los recursos necesarios para atender las necesidades existentes y se tienda a utilizar transitoriamente otros créditos realizándose posteriormente las oportunas rectificaciones lo que da lugar a una gestión presupuestaria laboriosa y confusa, además de formalmente irregular), como desde una dimensión competencial. Y ya desde tiempo más reciente, el control sobre las modificaciones debe intensificarse desde la perspectiva de la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera.

Afirma que los «créditos extraordinarios» son un fraude para pagar los PEAS y que

debe ponerse de manifiesto que la situación jurídico financiera de los PEAs no era, ni es, en absoluto desconocida ni imprevisible, sino todo lo contrario

La financiación a través de créditos extraordinarios y suplementarios de la rúbrica 14.030122B.65 de los Prepuestos Generales del Estado desde 2012 se ha convertido en una situación presupuestaria estructural contraria a los principios de la planificación y la estabilidad presupuestaria, en defecto de una presupuestación realista ajustada a los compromisos de sobra conocidos, como es obvio a la luz de los sucesivos Acuerdos de Consejo de Ministros de reprogramación financiera de los PEAs y de las propuestas de anteproyecto de presupuesto remitidas al Ministerio de Hacienda por el Ministerio de Defensa.

Pero además, supone una violación inadmisible de leyes

Puede concluirse por tanto que la justificación de la vía de financiación de estas modificaciones presupuestarias para atender obligaciones no financieras no es consistente, pues en ocasiones se apela a la falta de impacto en la capacidad de financiación del Estado, en otras a la insuficiencia del Fondo de Contingencia y en otras a la discrecionalidad y previsibilidad de las obligaciones a satisfacer como causa de la excepción a la financiación a través del citado Fondo, todo lo cual plantea dudas sobre la corrección del empleo de Deuda pública para financiar créditos extraordinarios y suplementos de crédito destinados a atender obligaciones no financieras del presupuesto, ya sea para satisfacer obligaciones del propio ejercicio o de ejercicios anteriores atendiendo al mandato contenido en los artículos 55 y concordantes de la LGP. Este tipo de actuación podría implicar una derogación singular de la regulación general contenida en la Ley General Presupuestaria, que si bien tiene el mismo rango normativo, trata de vertebrar con vocación de generalidad la materia regulada, de modo que, como ya señalara también el Consejo de Estado (dictamen nº2096/2003 de 10 de julio, sobre el anteproyecto de Ley General Presupuestaria), no resulta apropiado introducir excepciones singulares a las leyes generales por la vía del Decreto-Ley, sin perjuicio de su admisibilidad según los casos (STC 6/1991, de 15 de enero).

Acude a los distintos programas financiados y encuentra defectos importantes en cada uno de ellos, tanto en los sobregastos, como en la financiación irregular y caprichosa a la industria militar, retrasos de la industria militar en sus entregas y falta de garantías y de reparaciones al estado por incumplimientos de la industria militar.

Los PEAS, concluye, son un desastre y un agujero insostenible en el bolsillo de los ciudadanos.

Morenés, por tanto, se ha destacado como un desastre para el control de los dineros públicos y para el interés general, pero a lo mejor desde la perspectiva de la industria militar ha sido una bendición del cielo.

Y precisamente, con este nefasto pasado, Rajoy le ha castigado desterrándole a EEUU, donde a buen seguro, y en una administración que ya ha dado síntomas de su interés por la cosa pública y por la paz, será un apestado por su nefasta gestión de lo público. A lo mejor le vemos de vuelta, haciendo de las suyas, antes de lo previsto.

Es el justo merecido a su metedura de pata permanente.

Share

¿Exenciones a las empresas militares de los PEAS?

Imagen de .Bambo.

Como nos viene pasando habitualmente en los temas de Defensa, no salimos de nuestro asombro.

Leemos en Defensa.com que Cospedal ha conseguido algo que nos parece un nuevo privilegio militar:

Si bien, ha habido otra noticia en materia económica digna de mención:  Defensa ha conseguido que el Gobierno imponga una excepción fiscal a las empresas de Defensa adjudicatarias de los 18 PEAS con el fin de evitar que sean embargadas por Hacienda.  El Ministerio amenazaba con esta medida extrema ante la imposibilidad de aquellas para hacer frente a sus obligaciones con el Ministerio de Industria por los retrasos en los pagos, a su vez, del Ministerio de Defensa.

Vemos que cita a otra fuente y recurrimos a ella:  El Confidencia.com, que en su noticia «Cospedal, ‘cautiva y desarmada’ ante Hacienda para pagar compras de Defensa» subtitula:

El Gobierno ha impuesto una excepción fiscal para evitar embargos contra las empresas públicas de armamento que deben a Industria lo que Defensa no les paga a ellas

Hemos buscado en

Y no hemos encontrado tal norma.

¿Lo están haciendo en secreto?  ¿Es un globo sonda?  ¿Es un bulo?  ¿Es un error?

Si fuese realidad, habría que leer tal norma para ver:

  • cómo fundamentan este nuevo privilegio a la industria militar
  • qué conceden a la industria de la muerte, en concreto.

Por ahora no hay noticias claras. Todo muy extraño.

Share

Los PEAS son la burbuja especulativa que le va a explotar al Ministerio de Defensa

Imagen de Ferran BCN

Sobre los PEAS hemos publicado muchísimo.  Y seguiremos publicando porque es una chapuza financiera de la que el Ministerio de Defensa no sabe salir, haciendo las cosas bien, se entiende.

El supuesto éxito de Cospedal

Nos vende Infodefensa que Cospedal ha convencido al gobierno para reprogramar los gastos de PEAS de 2016 para 2017.  Parece un éxito de gestión de la Ministra de Defensa cuando realmente es un fracaso en toda regla, obligados por el Tribunal Constitucional.  Al final, en 2017 se pagarán los 1.107’7 millones de € de dicho año y los 716’7 millones de 2016.  El total va a ser escalofriante:  1.824’4 millones de € para PEAS en 2017.

El primer problema de Cospedal:  la imagen insolidaria del Ministerio de Defensa.

Si tenemos en cuenta que el presupuesto  del Ministerio de Defensa ronda los 6.000 millones de €, el aumento sería de, aproximadamente, un 30 %.  ¿Cómo le será posible a Cospedal, en una época de duros recortes sociales, económicos y políticos, vender un aumento del 30 % en su ministerio, el menos social de todos?.  ¿Cómo convencerá a l@s español@s de la solidaridad del Ministerio de Defensa cuando ellos suben su propio presupuesto en un 30 %?

Los 18 Programas Especiales de Armamento (PEAS)

En la siguiente infografía se enumeran los PEAS, lo que iban a costar en 2009, lo que se reprogramó para 2013, y abajo los compromisos de pagos acordados entre la industria armamentística y el gobierno.

Infografía de El País

Las conclusiones al analizar esta infografía son claras:

  • Cada vez vamos a recibir menos armamento
  • El precio total y parcial de cada PEA cada vez será mayor.
  • Nos quedan por pagar 14.280’9 millones de € hasta 2030.
  • Estamos hipotecados por estos programas de armamento hasta el año 2030 y ello va a suponer una burbuja financiera que va a acabar explotándole al Ministerio de Defensa y, de paso, a los contribuyentes.

Con más detalle se puede ver en este otro cuadro también publicado por Infodefensa:

En la anterior tabla salta a la vista otro dato, todavía más escalofriante, el monto total de los PEAS va a ser de 29.479’06 millones de €.

La práctica engañosa del Ministerio de Defensa.

El Ministerio de Defensa venía haciendo una práctica ilegal, según ha reconocido el Tribunal Constitucional (2 sentencias) que consistía en que no incluía los PEAS en los Presupuestos Generales del Estado.  Luego, con la excusa de que eran gastos no previstos, los aprobaba en verano por Decreto Ley y sin la consulta al Parlamento.

Esto ocultaba una buena parte del gasto militar a la ciudadanía.

En el entramado financiero que gestiona los PEAS todo es raro:

  • La industria militar (privada, en su mayoría) se compromete con el Estado a dotarle de una serie de armamentos
  • El Estado prefinancia la investigación y desarrollo necesarios para que la industria militar pueda fabricar las armas.
  • La prefinanciación no ha hace el Ministerio de Defensa (sería poco vendible a la sociedad).  La hace el Ministerio de Industria, concediendo a la industria militar unos créditos previos a su labor de investigación y desarrollo.
  • Los créditos que Industria da a las armamentísticas son a interés cero.
  • Una buena parte de la industria militar no cumple los plazos y, además, acaban reclamando sobrecostes al Ministerio de Defensa y al de Industria.
  • El Ministerio de Defensa reprograma los PEAS. Tanto el número de armas que van a recibir, como lo que van a pagar.
  • La industria armamentística tiene que devolver anualmente los créditos al Ministerio de Industria.
  • Según va recibiendo el armamento Defensa va pagando los PEAS a la industria armamentística, eso sí, ya con sus sobrecostes añadidos.

Múltiples irregularidades detectadas por el Tribunal de Cuentas

Con informaciones sacadas de El País  (Miguel González) procedemos a publicitar siete irregularidades en la contratación del Ministerio de Defensa.

1.-  Contrato de 18’8 millones de € concedido por el Ejército de Tierra a General Dynamics, sin licitación ni publicidad.

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente de Hacienda, anuló el pasado 24 de junio un contrato por 18,8 millones de euros concedido por el Ejército de Tierra a la empresa General Dynamics European Land Systems-Santa Bárbara Sistemas (GDSBS). En su resolución, consideraba inaceptable que se adjudicaran, sin licitación ni publicidad, suministros y servicios de mantenimiento para el Leopard y que se presentara el encargo como una mera adenda, la número 25, al contrato de compra de dichos carros de combate, que data nada menos que de 1998, hace ya 18 años.

 Lo que no explicaba la resolución es que lo que se buscaba con esta adjudicación es que la empresa no tuviese que devolver al Estado 18,8 millones de euros cobrados de más, aunque para ello se recurriera a una fórmula de dudosa legalidad.

La explicación figura en el folio 127 del Informe de Fiscalización de la Financiación Extraordinaria de los Programas Especiales de Armamento (PEAS) elaborado por el Tribunal de Cuentas. El contrato de compra de 219 carros de combate Leopard y 16 de recuperación tenía un importe total de 2.489 millones de euros, pero la empresa fabricante ha recibido ya en anticipos del Ministerio de Industria y en pagos de Defensa un total de 2.507 millones. Tiene por tanto, constata el Tribunal de Cuentas, “un exceso de financiación de 18,8 millones”; justo el importe de la adjudicación anulada por Hacienda. Si hubiera dudas sobre la identidad de ambas partidas, el informe explica: “Esta cantidad se encuentra en trámites de regularización, pues es objeto de la Adenda 25, actualmente en negociación”. A la postre, sin embargo, la regularización ha resultado irregular.

2.-  Sobrecostes de 43’6 millones de € de la compañía española SAPA por programas de transmisiones.

No es la única anomalía constatada en la mayor compra de carros de combate de la historia del Ejército español. Defensa ha reconocido sobrecostes por un importe de 43.6 millones de euros derivados, básicamente, de los problemas que la compañía española SAPA, suministradora de las transmisiones, ha tenido con su socio tecnológico alemán Renk.

El Tribunal de Cuentas considera “indudable” que “las circunstancias técnicas y financieras que vienen determinadas por actores internacionales” en programas de estas características “exceden los cauces de contratación ordinaria”, pero agrega que SAPA conocía las condiciones de suministro y las aceptó, que el contrato ya preveía un beneficio del 10% con el que cubrir esos imprevistos y que la operación contó con un 100% de financiación pública, por lo que el riesgo financiero era cero.

3.-  El programa de carros de combate Leopard se rige por un antiguo convenio del Ministerio de Defensa con el antiguo Instituto Nacional de Industria (INI) de 1981, mucho más beneficioso para el contratista (General Dynamics, nuevamente).

El informe llama la atención sobre un hecho insólito: Santa Bárbara es una empresa privada, propiedad 100% de la estadounidense General Dynamics Corporation (GDC), pero el programa Leopard se sigue rigiendo por el convenio entre el Ministerio de Defensa y el antiguo Instituto Nacional de Industria (el INI, holding de las empresas públicas) que data de 1981 y “contiene un régimen jurídico más beneficioso para el contratista que si se hubiera aplicado la normativa general”. Y eso a pesar de que, por un mandato legal que nunca se ha cumplido, el convenio debió liquidarse hace años.

4.-  Navantia, empresa pública y que no debería tener beneficios al contratar con la Administración, incluye en sus convenios con Defensa beneficios entre el 4 y el 12 %.

Si ya es sorprendente que empresas privadas se comporten como públicas, no lo es menos que públicas lo hagan como privadas. El Tribunal de Cuentas se extraña de que el convenio entre Defensa y el astillero público Navantia incluya un margen de beneficio de entre el 4 el 12% en los presupuestos de los buques que se le encargan. El informe alega que el ánimo de lucro, “principal incentivo para el empresario particular”, no tiene sentido en una sociedad pública, que está obligada a aceptar los encargos que le hace el Estado y solo puede facturar los costes reales, De lo contrario, advierte, podría considerarse “un exceso de financiación pública”.

Defensa ha tomado nota de esta advertencia y ha replicado que, en su nuevo convenio con Navantia, el concepto beneficio se sustituye por el de “margen industrial”, para hacer frente a los “riesgos relativos” a la ejecución de los programas. En esos riesgos no se incluye la revisión de precios, que ha supuesto aumentar en 133,6 millones (casi un 30%) el coste de cuatro Buques de Acción Marítima (BAM).

5.-  Defensa renuncia a imponer penalizaciones a Navantia por el retraso de 78 meses en la entraga de los BAM.

La entrega a la Armada de estos cuatro barcos ha sufrido un retraso total de 78 meses, lo que dio lugar a la apertura de expedientes para imponer las penalizaciones contempladas en los contratos, por un importe total de 31,7 millones de euros. Sin embargo, “por una causa que no se ha justificado”, constata el Tribunal de Cuentas, los expedientes se paralizaron sin que se impusiera sanción alguna.

Defensa ha negado que existiera aquiescencia por parte de la Armada para no imponer sanciones y ha anunciado que se reactivará el grupo de trabajo dedicado a discutir con Navantia su importe, aunque alguno de los expedientes, que data de 2011, puede haber caducado.

6.-  Defensa se niega a recepcionar oficialmente armamento y lo mantiene almacenado para no subir el déficit público.

Quien no se retrasó en la entrega fue el consorcio fabricante del avión de combate europeo Eurofighter. Además de los 47 cazas ya en servicio en el Ejército del Aire, hay otros 12 almacenados durante tres años en la base aérea de Los Llanos (Albacete), que España no ha querido recepcionar oficialmente para que no computen en el déficit público.

7.-  Defensa demuestra incompetencia porque no puede usar los helicópteros NH-90 porque no tiene el personal, los equipos y las instalaciones necesarias.

Además, tres helicópteros NH-90 están depositados “temporalmente” en las instalaciones de Eurocopter en Albacete hasta que el Ejército de Tierra disponga del personal, los equipos y las instalaciones necesarias para hacerse cargo de ellos.

Las sentencias del Tribunal Constitucional.

En este asunto de los PEAS, el Tribunal Constitucional ha dictado 2 sentencias:

  • La primera anulaba el decreto ley de 2014 que destinó 886’3 millones de € a los Peas.  El recurso lo habían presentado el PSOE, pero también Izquierda Unida, ICV-EUiA, CHA, Izquierda Plural y UPyD.

Los recurrentes argumentaron que estos pagos estaban previstos con antelación y responden a una programación plurianual, por lo que debían haberse incluido en los Presupuestos Generales del Estado, propiciando así un debate parlamentario en profundidad. El Gobierno replicó que, aunque el importe global de estos programas es conocido (29.500 millones de euros hasta 2030), la cuantía exacta de cada anualidad está sujeta a negociación con la industria militar y depende de la evolución del déficit, por lo que no era posible incluirla en el presupuesto ordinario de Defensa.

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Francisco Pérez de los Cobos, recrimina al Gobierno que ni de la exposición de motivos de la norma ni del expediente tramitado por Defensa «se puede deducir argumento concluyente que ampare la utilización del decreto ley, pues nada se argumenta sobre la extraordinaria y urgente necesidad», que es lo que justifica su uso según el artículo 86.1 de la Constitución. Al contrario, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reconoció en su discurso de convalidación del crédito extraordinario que no se trataba «de dar cobertura a necesidades imprevistas», sino de «proceder al pago de compromisos contraídos en ejercicios anteriores», y añadió que la Administración estaba obligada a «no demorar su abono para no causar perjuicios a terceros», en alusión a la industria militar.

Tras calificar de «singular» la técnica empleada por el Gobierno, el Constitucional constata que «más que la respuesta a una situación de extraordinaria y urgente necesidad por imprevisible», la aprobación de créditos extraordinarios para Defensa «se ha convertido en una práctica habitual» para atender un compromiso de pago que es «previsible y programable».

«Simplemente se alude [por el Gobierno] a la importancia de que se pague a los proveedores para evitar el descrédito internacional del país y los posibles perjuicios que del retraso en el pago pudieran derivarse, [pero] esas consecuencias negativas aparecerían en cualquier obligación contractual del Estado», sin que se explique por qué serían más graves en el caso de la industria militar, argumenta.

El Constitucional no rechaza que se aprueben créditos extraordinarios para financiar programas militares al margen del presupuesto ordinario, pero agrega que debería hacerse a través de una ley y no mediante el decreto ley, cuyo uso está restringido expresamente por la Constitución. «En definitiva», concluye, «el recurso sistemático al decreto ley como forma jurídica de vehicular créditos extraordinarios para financiar los programas especiales de armamento no se ajusta a las previsiones constitucionales».

La sentencia, que anula el decreto ley de 2014 pero cuya doctrina es aplicable a los de 2012, 2013 y 2015, no obligará a las empresas a devolver los 4.300 millones de euros recibidos. Y no solo porque los decretos leyes fueron posteriormente convalidados en las Cortes. Sensible al efecto que ello tendría sobre la industria militar española y sobre el Estado, que se enfrentaría a penalizaciones de los consorcios internacionales que gestionan dichos programas, el Constitucional aclara que, por el «principio de seguridad jurídica», que garantiza los derechos de terceros que mantienen de buena fe relaciones económicas con la Administración, no serán revisables las «situaciones establecidas mediante actuaciones administrativas firmes»; es decir, los mandamientos de pago realizados al amparo de los créditos extraordinarios.

  • La segunda anula otro decreto ley por 846’4 millones de €. Presentada por 50 diputados socialistas.

El alto tribunal estima el recurso presentado por 50 diputados socialistas y considera que «el uso sistemático del decreto-ley como forma jurídica de vehicular créditos extraordinarios para financiar los programas especiales de armamento» no está justificado por razones de «extraordinaria y urgente necesidad» y, por tanto, «no se ajusta a las previsiones constitucionales».

Sin embargo, la sentencia no obliga a las empresas de armamento a devolver el dinero cobrado a través de este sistema irregular, ya que «la protección de los terceros de buena fe que mantienen relaciones económicas con la Administración se vería gravemente comprometida si desapareciese la autorización del crédito extraordinario». En consecuencia, «tras ponderar el principio de seguridad jurídica», declara «no suceptibles de ser revisados como consecuencia de [la] nulidad»  del decreto-ley los pagos realizados por Defensa.

PEAS II.

La apuesta por la militarización del gobierno de Rajoy sobrepasa el primer plan PEAS y ahora están propiciando un plan PEAS II.  En 2014 publicábamos un artículo en el que advertíamos que el Ministerio de Defensa tenía planes para hacer un segundo plan PEAS, el plan PEAS II.

(…) articular un plan de I+D vinculado a la potenciación y capacitación de nuestra industria principalmente en esas capacidades industriales esenciales antes identificadas.  Este plan se ha puesto en marcha abordando dos de las necesidades militares identificadas por el JEMAD más prioritarias, y que ya tienen financiación en los PGE de 2015:  el 8×8 y la fragata F-110.  De ambos se han derivado 20 proyectos tecnológicos (7 del 8×8 y 13 de F-110).  Estos programas darán comienzo ya en el ejercicio 2015.  Están dotados con 41 y 37 millones de € en el Capítulo 8 del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.  Además, en este mismo Capítulo se han contemplado las partidas de prefinanciación del contrato de los dos nuevos BAM para la Armada:  son 161 millones de €.  En términos numéricos totales, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo incorpora 564 millones de € para programas de defensa, un 64 % más que en 2014.

Es decir, el PEAS II consta de:

  • Blindados 8×8, por 41 millones de €
  • Fragata F-110, por 37 millones de €
  • 2 nuevos BAM de la Armada:  161 millones de €

Todo ello hace un total de 239 millones de € para el plan PEAS II, que habría que sumar a los 30.000 millones del primer plan PEAS.

Las alternativas futura de Cospedal.

Las posibilidades que tiene Cospedal para 2017 son dos:

  • Aflorar, por fin, los PEAS en la contabilidad del Ministerio de Defensa, pasando los 6.000 millones, más o menos, que presupuestan ahora a 8.000 millones, y quedando como el Ministerio con más aumento de gasto en épocas de crisis y de recortes.
  • Hacer una nueva ley en la que seguir ocultando esta parte del Gasto Militar y en la que se aprueben los PEAS.

¿Cuál será su opción?

Share

Reconvertir los Programas Especiales de Armamento (PEAS) en ayudas a los desahuciados

Carlos Huerga nos cuenta en Asaltar los suelos que:

Desde enero de 2008 hasta septiembre de 2014, se han ejecutado 360.125 desahucios.

Además, nos informa de que el Vivero de Iniciativas Ciudadanas junto con PAH Madrid ha creado un mapa en el que se recoge toda la actividad que esta última ha venido desarrollando desde su creación en el año 2011.  Magnifica aportación.

Y nos advierte de que el gráfico es incompleto porque no se tienen en cuenta los desahucios ejecuados entre 2008 y 2011 (los peores años).  En definitiva, nos advierte, todo lo representado no representa más que el 2 0 3 % de la realidad.

Nos gustaría saber cuál es la cuantía total de lo que adeudaban los desahuciados.  Sería una millonada, o quizá no tanto.  Muchos nos dirían que recatar a las personas sería inasumible para ningún poder público.  Los políticos agacharían la cabeza y con caras tristes nos confesarían que aunque ellos quisieran ayudar no sería posible porque no hay dinero, que esta crisis cruel ha dejado las arcas vacías.

Seguramente todos moveríamos las cabezas indignados pero resignados porque no adivinamos de dónde sacar el dinero para rescatar a las personas.

Queremos, otra vez, proponer una idea:  elegimos mantequilla en lugar de cañones.  Usar los 10.000 millones de € que se han comprometido a finales de 2014 para un nuevo ciclo de compra de armas.  Es decir, cerca del 1 % del PIB español.  Con ello se pretende conseguir

  • 5 fragatas F-110, de los que cada unidad sale a más de 800 millones de €
  • al  menos 350-400 blindados 8X8, por un coste de entre 1.000 y 1.500 millones de €
  • 3 aviones cisterna de reabastecimiento en vuelo A 330-MRTT, por 200 millones de € cada uno.
  • 4 drones que saldrán por entre 200 y 300 millones de €
  • 1 nuevo submarino S-80 que nadie sabe por cuánto saldrá pero que seguro que subirá de los 2.100 millones de €

Ahora bien, si dividimos estos 10.000 millones de € dedicados, en plena crisis económica, al armamentismo patrio, entre los 360.125 familias desahuciadas, obtendremos la nada despreciable suma de 27.778’13 €.

 27.778’13 € para cada familia desahuciada sería una ayuda magnífica y se podrían reconocer, como los créditos a la industria militar, a interés cero.  Para no discriminar.

A muchas personas y familias les cambiaría la vida.  Totalmente.  Cuántas vidas se cambiarían, cuánto dolor se evitaría, cuánto bien común se fomentaría.  Además de no verse en la miseria, podrían consumir, invertir, emprender, crear riqueza para los demás.  Los deudores cobrarían sus deudas, el índice de bienestar humano aumentaría exponencialmente.   Se podrían hacer políticas sociales positivas en lugar de tener a los ciudadanos en la miseria.

Se evitaría la violencia directa y estructural que suponen los desahucios.  Se comenzaría a emprender el camino que nos llevaría a la alternativa de la actual violencia cultural que nos impide ver alternativas al sufrimiento de nuestros iguales, se comenzaría a defender lo que realmente es importante para la gente y dejaríamos, en parte, de ser un país agresivo, violento y militarista.

Nos parece sorprendente, increíble.

Ganas nos dan de no escribir ninguna noticia más y sólo replicar esta hasta el infinito.  Hasta que todo el mundo se entere y lo asimile.  Hasta que se cambien las cosas por fin.

Es una cuestión de elección, de voluntad política.

Pero también de conocimiento ciudadano, de concienciación política de lo que realmente está suponiendo el militarismo y el armamentismo.

Elije entre cañones y mantequilla.  Haz objeción fiscal al gasto militar.  Denuncia el ocultamiento del gasto militar y su sobredimensionamiento.

Share

Plan de capacidades industriales esenciales de Defensa: el PEAS II

Imagen de Carmen

Fuente:  eldiario.

La noticia es preocupante, sobre todo, por lo de «amplio catálogo» que nos hace sospechar que muchas otras facetas de la I+D+i de la industria española van a ser militarizadas:

El Ministerio de Defensa llevará «en breve» al Consejo de Ministros un plan de capacidades industriales esenciales, un catálogo amplio que recoge las necesidades para las Fuerzas Armadas y un mapa del sector industrial basado en los riesgos y amenazas contra la seguridad.

A nosotros no nos deja de asombrar el descaro del Ministerio de Defensa, que primero lo presenta a la industria militar y luego al Consejo de Ministros.  De presentarlo al Parlamento ni se habla en la noticia, total, ¿para qué?, si ya le ha dado el visto bueno la industria militar, el verdadero jefe del Ministro de Defensa, Morenés, y de su número dos, Arguelles. ¿Dónde van a ir, si no, estos dos cuando los desalojen del Ministerio?

El número dos de Defensa ha dicho que el documento ya ha sido presentado al sector de la industria de la Defensa y que en breve será elevado al Consejo de Ministros para su aprobación.

El Secretario de Estado de Defensa ya había anunciado algo en su comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso.  El análisis que hizo es el siguiente:

Como todos ustedes saben, las Fuerzas Armadas cuentan con un material de última generación fruto del fuerte esfuerzo inversor en materia de Defensa llevado a cabo por diferentes gobiernos entre los años 1990 y 2010.  Este esfuerzo permitió que la industria española por medio de su participación en programas de armamento, adquiriese un nivel tecnológico de relevancia que le ha permitido posicionarse en el exterior y crear valor interno.

Curiosas estas frases.

  • Por un lado, reconocen algo que siempre niegan: que poseemos un material de última generación en armamento.
  • Por otro lado, reconocen que el gobierno ha promocionado fuertemente a la industria de Defensa por medio de los (PEAS).  Tanto que le ha permitido, a la industria militar española, posicionarse en el exterior y crear valor interno.  Es decir, reconocen que uno de los objetivos, si no el mayor, durante las últimas décadas para el Ministerio de Defensa ha sido privilegiar a la industria militar.

Por otro lado, las iniciativas de la Comisión Europea, reflejadas en las directivas ya traspuestas y en la hoja de ruta elaborada a partir del Consejo de Diciembre de 2013, presentan un escenario diferente para la industria española de Defensa. Un escenario que implica un impulso hacia el establecimiento de un mercado interior europeo, y en definitiva una necesidad para las empresas de avanzar hacia un nivel tecnológico de excelencia que les permita mantener y reforzar su posicionamiento.

Traducido:  necesitamos nuevas armas porque aunque las antiguas no se han quedado viejas, las nuevas pueden ser mejores (matar más) y además nos van a dar nuevas oportunidades de negocio.

Hemos de hacer notar que la cuestión militar es un pozo de inversiones sin fondo y de mentiras recurrentes.  Nunca van a parar de necesitar armas más potentes.  Jamás.  Siempre van a necesitar un nuevo salto tecnológico para no quedarse atrás. Siempre nuestras armas serán malas y necesitaremos otras más modernas.  Es decir, esto es una espiral creciente que nunca va a acabar.  Ante un hecho así, las sociedades deben poder analizarlo y decidir si es, realmente, lo que desean.  El mismo gasto se podría invertir, y con más razón, con los mismo argumentos, por ejemplo, en sanidad, o en agricultura, o en energía limpias.

Ante estas circunstancias, el Ministerio puso en marcha un Plan de trabajo para la definición de una política industrial de Defensa que permitiera

  • una inversión sostenida en Defensa capaz de mantener el ciclo de modernización de las Fuerzas Armadas
  • y a la vez proteger una industria de Defensa nacional esencial para nuestra soberanía.

El primer hito de este Plan de Trabajo fue el pasado 9 de diciembre.  El Ministerio de Defensa auspició entonces unas jornadas de trabajo, en las que participaron representantes de los distintos departamentos ministeriales (Defensa, Industria, Hacienda, Economía y Competitividad, Presidencia);  representantes de la industria;  de los centros de I+D y las universidades.

Las conclusiones fueron:

  1. El primero de ellos, elaborar un estudio de capacidades esenciales, similar al de otros países europeos.

  2. El segundo, articular un plan de I+D vinculado a la potenciación y capacitación de nuestra industria principalmente en esas capacidades industriales esenciales antes identificadas.  Este plan se ha puesto en marcha abordando dos de las necesidades militares identificadas por el JEMAD más prioritarias, y que ya tienen financiación en los PGE de 2015:  el 8×8 y la fragata F-110.  De ambos se han derivado 20 proyectos tecnológicos (7 del 8×8 y 13 de F-110).  Estos programas darán comienzo ya en el ejercicio 2015.  Están dotados con 41 y 37 millones de € en el Capítulo 8 del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.  Además, en este mismo Capítulo se han contemplado las partidas de prefinanciación del contrato de los dos nuevos BAM para la Armada:  son 161 millones de €.  En términos numéricos totales, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo incorpora 564 millones de € para programas de defensa, un 64 % más que en 2014.

  3. El tercer objetivo es mejorar la competitividad del sector industrial revisando su modelo y avanzado hacia su consolidación y fortalecimiento. El 25 de julio el Consejo de Ministros encomendó al Ministerio de Defensa el liderazgo de la política industrial del sector en colaboración con el resto de Departamentos implicados.

  4. Y por último, buscar los mecanismos para avanzar en una financiación de la defensa estable y acorde a las necesidades de España y del papel que ésta quiere jugar a nivel internacional.

Hay algunos otros objetivos que nosotros imaginamos:

  • No se consultará a la sociedad sobre todo el proyecto.
  • No se informará al Parlamento sobre ninguno de los 20 proyectos tecnológicos y menos se pedirá su aprobación.
  • Ningún diputado preguntará nada sobre todo esto.
  • Defensa no pagará nada.
  • El Ministerio de Industria será el que pague.
  • A la industria militar no le supondrá ningún coste y sólo conseguirá beneficios.
  • La deuda que generen estos proyectos de investigación militarizados se acumulará a los 30.000 millones de € de la deuda de los primeros PEAS.
  • Y los que se lucrarán serán los de siempre y a cargo del esfuerzo de los de siempre.
Share

Elecciones Europeas 2014: las posiciones críticas en el tema de la Defensa (IV)

Imagen de Rafel Edwards

En el sector crítico de la sociedad con la actual política militarista de defensa habría que englobar a tres partidos políticos:  IU, Equo y Podemos.  Sus críticas, muy loables y necesarias, tienen que ver con el militarismo y la resolución violenta de los conflictos internacionales, también con el comercio de armas y su producción, además, de con la OTAN.  Sus propuestas hablan de reducir el gasto militar.

En nuestra opinión, además de la crítica hay que valorar si estos programas presentan propuestas alternativas a la política de defensa actual.  Para ello habría que basarse en, al menos, cuatro grandes ejes:

  • ¿Qué queremos defender?  Aquí sería importante abogar por el concepto de Seguridad Humana como alternativa total al concepto de defensa militar.
  • ¿Cómo defendernos?  Habría que optar por las defensas noviolentas y basadas en la participación ciudadana en los movimientos de base yhorizontales como alternativa a las políticas violentas y militaristas actuales.
  • ¿Quién toma las decisiones en materia de defensa?  La opción alternativa fomentaría la participación ciudadana y la divulgación de esta política en la sociedad como única manera de conseguir una política de defensa no elitista como en la actualidad.
  • ¿Cómo se pasa de la sociedad actual dominada por la política militarista y violenta a otra que se base en la cooperación y la noviolencia?  En nuestra opinión sería muy valorable la presencia de un plan detallado, pormenorizado con actuaciones concretas y con una temporalización clara.  Es lo que nosotros en muchos otros artículos hemos llamado transarme y que, penosamente, ningún partido político recoge en sus propuestas.

Imagen de tietarteve.com

IZQUIERDA UNIDA.

El programa de IU le da relevancia al tema de la Defensa.  IU parte de un análisis de la realidad actual que se basa en explicar que tanto el capitalismo como el imperialismo provocan la actual crisis global, y que ésta se manifiesta en crisis de la democracia, en no consecución de los Objetivos del Milenio, en aumento del gasto en armamento y en aumento de las guerras.

Ante esta situación propone dos grandes líneas de acción: el fomento de foros democráticos internacionales para resolver los problemas mundiales y la construcción de agendas comunes de actuación alternativa.

El enfoque de IU supera el estrictamente militar y lo amplia hacia el concepto de Seguridad Humana, que no explican, pero que tiñe sus propuestas y análisis de los problemas y soluciones.  Por ejemplo, priorizan el cumplimiento de los Objetivos del Milenio como uno de los aspectos a trabajar y para ello proponen dos vías de financiación: el ahorro en gasto armamentístico y el impuesto de transferencias a la banca.  También proponen la consecución a nivel europeo del 0’7 % para cooperación y que la política de cooperación al desarrollo sea una política pública.

Otra característica del programa electoral de IU es que buscan dar alternativas y, además, intentan concretarlas.

La paz, el desarme y la cooperación son las grandes líneas en la parte de exteriores que tiene que ver con la PESC.

En la parte más estrictamente militar, denuncian que el concepto estratégico de la OTAN es intervencionista y sitúa a la propia OTAN como una amenaza, para acabar proponiendo su disolución.

Por otro lado, también son claros en el no a las bases militares de Estados Unidos en España, principalmente críticos con la de Morón por albergar el Escudo Antimisiles.

Otras propuestas suyas son:

  •         Desnuclearización.
  •         Convención internacional de Desarme.
  •         Desaparición de las armas de destrucción masiva.
  •         Disminución de la industria militar hasta un punto 0.
  •         Mayor rigor en el código de exportación de armas.
  •         Prevención diplomática de conflictos.
  •         Renuncia a la guerra.
  •         Disminución de los presupuestos militares.
  •         Reconversión de la industria militar a uso civil.
  •         Destinar infraestructuras militares a usos civiles.

En general IU se acerca a uno de los dos aspectos de las politicas que buscan un cambio de modelo de defensa: quitar poder a lo militar, y anuncian algunas de las medidas que inician un planteamiento de transarme.

No llegan a enunciar la idea de un cambio gradual de transarme hacia un modelo alternativo de seguridad basada en la seguridad humana, pero sus medidas pueden predisponer a ese cambio.

 

Imagen de gaiaespana.com

EQUO.

Al igual que los restantes grupos críticos con el modelo militar vigente, Equo sitúa sus propuestas sobre el militarismo en el desarrollo de la política exterior de la UE. Dos son los apartados de su programa que tienen que ver con la materia de la seguridad:

  • El primero, que propone la actoría de la UE como un actor multilateral que apoye una gobernanza mundial desde la defensa de los derechos humanos, las libertades, los derechos básicos y la “seguridad humana”, en lugar de la defensa militar tradicional.

Se define en este primer bloque la idea de seguridad humana como idea rectora de las políticas internacionales y de seguridad. No sólo se define, sino que se añade que esta seguridad humana lo es “en lugar de la defensa militar tradicional vinculada a la defensa del territorio”.

Tal vez la frase es equívoca porque no se alcanza a ver si la seguridad humana definida es compatible  con una defensa militar “no tradicional” o busca su gradual pero firme desaparición.

Afirman que para lograr todo esto pretenden que el Parlamento Europeo sea supervisor de la política de seguridad y defensa y que el Alto Representante amplíe las competencias de esta política común.

Añade que esta política exterior de la UE se oriente a la defensa la justicia universal, la solidaridad, la paz y la defensa de los bienes comunes globales, lo cual es reiterativo con lo propuesto más arriba.

Aspiran a que la UE lidere la reforma democrática de la ONU.  Y proponen la creación de sistemas de alerta rápida para la violación de derechos humanos y la potenciación de los mecanismos internacionales de lucha  contra las violaciones de éstos.

  • El segundo de los bloques de propuestas se encuadran en la actuación del a UE ante los conflictos armados y las crisis internacionales.

Su cuadro de medidas es diverso:

– Propone en primer lugar que la política ante estas materias se base en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución noviolenta, bajo la premisa de la seguridad humana (la segunda vez que el programa de Equo menciona este término) y en el horizonte de construir unas relaciones internacionales pacíficas.

– A su vez afirman la necesidad de favorecer la transición colectiva hacia la desmilitarización a nivel mundial y la eliminación progresiva de las armas (fabricación y venta).  Imaginamos que bajo la idea de desmilitarización colectiva se quiere decir la desmilitarización conjunta de la comunidad internacional, en la opinión de que ésta se tiene que dar en todos los países simultaneamente, lo cual es discutible cuando se pretende provocar una dinámica que fuerce una efectiva desmilitarización de la defensa, que ha de empezar por algún lugar.

– Propone crear un Centro para la resolución de conflictos vinculado a la OSCE.

– Propone que la UE ponga en marcha planes específicos para que el abordaje de los conflictos se haga preferentemente desde las entidades y ONGD locales, remarcando una vez más la más que cuestionable solución a los conflictos que aporta la alternativa militar e intervencionista.

De forma incoherente con la idea de cooperación entre los pueblos y de solidaridad que incorpora la idea de tránsito hacia una alternativa noviolenta de defensa, apoyan la creación de cuerpos civiles de paz, lo que abunda en la idea intervencionista, incompatible con el modelo de defensa noviolento y nos devuelve a la óptica militarista que en otros lugares del programa se ve que se quiere abandonar.

Propone reducir el gasto militar de cada estado y la creación de un único ejército europeo mucho más reducido e independiente de la OTAN. Igualmente, sin explicación de un proceso gradual, ésta línea es incoherente con la propuesta de un proceso gradual de desmilitarización anunciado (no definido) antes.

Propone también la reconversión del sector armamentístico europeo hacia sectores que creen riqueza social y ecólogica y por una transición a medio plazo que conlleve la desaparición de cualquier ejército del seno de Europa.

– Proponen sanciones a las empresas que se lucran con recursos naturales de zonas en conflicto.

– Mientras se llega a estos objetivos, demanda el cumplimiento de la Directiva 944/2008 del Consejo, así como del Tratado de Comercio de Armas, aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas, que recogen, entre otros, el seguimiento y control del material al país destino y la transparencia de la información sobre las transacciones realizadas.

En resumen, la propuesta de Equo vive en la tensión entre la idea, que empieza a esbozarse, de una transición hacia un modelo de seguridad alternativo basado en la idea de seguridad humana y de marcado carácter noviolento, por medio de un proceso de tránsito gradual, y la apuesta, aún, por algunos de los tics del modelo militarista, basados en el intervencionismo, la legitimación del uso de una fuerza militar más reducida, la idea de desarme compartido que ha conllevado las políticas de desarme oficiales (que nunca han conseguido hacer del desarme una realidad material, sino una mera táctica de ventajismo de los respectivos militarismos)

Imagen de elfaradio.com

PODEMOS.

Podemos construye su programa electoral alrededor de seis conceptos:

  •         Recuperar la economía,
  •         Conquistar la libertad,
  •         Conquistar la igualdad,
  •         Recuperar la fraternidad,
  •         Conquistar la soberanía,
  •         Recuperar la tierra.

Todos ellos seguidos de la idea clave para este partido:  construir la democracia.

En lo que se refiere a lo militar, le da una relevancia escasa y muestra una apuesta por un ejército menos ofensivo y más favorable a la paz, si bien apuesta por una linea de intervencionismo por medio de cuerpos civiles.

La imprecisión de su programa en cuanto a la fundamentación de sus propuestas en materia de política militar no nos permite saber si aspiran a una supresión alternativa del modelo de defensa militar, o a la construcción de un ejército neutral, respetuoso y democrático, pero imbuido del paradigma militar de la defensa.

Propone una serie de medidas críticas con el modelo de defensa vigente:

1.- La reducción del presupuesto destinado a gasto  militar y el trasvase de lo reducido a investigación básica

2. La reconducción de la política internacional europea en favor de la paz y contra la guerra.

3.- Promoción de sanciones activas a entidades e instituciones con gobiernos o parlamentos que no defienden los derechos humanos.

4.- Impulsar una comisión de desarme en el seno de la UE

Además, bajo el epígrafe “defender la paz” sitúan otra serie de medidas, algunas redundantes con las planteadas anteriormente:

Referéndum vinculante sobre la salida de España de la OTAN.

Rechazo de las intervenciones militares en la resolución de conflictos internacionales.

Desmantelamiento de las bases militares extranjeras en terceros países.

– Impulso de las relaciones solidarias entre los pueblos.

– Papel comprometido de la UE en la paz mundial y creación de un Servicio Civil de Paz cuya  actuación quede circunscrita al ámbito de la interposición y que sustituya a las intervenciones armadas.

–  Promoción de nuevos tratados de desarme.

En resumen, Podemos se muestra crítico con el actual modelo de defensa, pero sus propuestas no dejan leer qué alternativa, si la hay, proponen en lo global y en las políticas a desarrollar. No sabemos si apuestan por un ejército no ofensivo y más asumible o si buscan la superación del modelo militar de seguridad, basado en la idea de ejércitos. Por otra parte, apuestan por un intervencionismo de rostro humano, por medio de cuerpos civiles de paz, que vuelve a participar de la idea intervencionista del modelo militar de defensa.

 

 

 

 

Share

Elecciones europeas 2014: las posiciones oficialistas en el tema de la Defensa (III)

Imagen de Armando G. Alonso

Lamentablemente, el tema de la defensa es uno sobre los que existe a nivel oficial un “consenso” desde arriba como política inamovible. Sus reglas de juego se deciden en otro escenario, alejado de la polémica y el debate, e inalterable ante los deseos de la ciudadanía.  La Defensa no forma parte de las agendas de preocupaciones políticas ni tampoco de las agendas mediáticas ni de las agendas cotidianas de la gente.

En realidad, no es una de las prioridades de ningún partido político en las presentes elecciones.  No presentan ninguna “medida estrella” que haya sido destacada ni por sus líderes ni por los medios de comunicación. No obstante, se aprecian algunas coincidencias y diferencias entre las propuestas de unos u otros que nos permite hacer una clara división de las ofertas electorales en dos grandes bloques:  la línea oficial, que se encuadra en las posiciones de derecha encarnadas por PP, CiU, VOX UPyD y PSOE, además de los partidos nacionalistas de derecha como Convergencia y Unió, Partido Nacionalista Vasco y Coalición Canaria que se articulan en la Coalición por Europa;  y un sector crítico en el que figurarían con mayor o menor carácter alternativo:  IU, EQUO, Podemos,

1.-  LÍNEA OFICIAL

Asumen acríticamente el vigente paradigma de defensa de la Unión Europea. Básicamente se limitan a “repetirlo” casi con los mismos términos, o a actualizarlo proponiendo medidas coherentes con el mismo o pedidas en los documentos de la última Cumbre Europea, de diciembre de 2013, que establece tres grupos de prioridades para la Política Común de Seguridad y Defensa de la UE:

1.-  Incrementar la visibilidad y eficacia de la PCSDincrementando las sinergias entre la PCSD y los actores que intervienen en los ámbitos de libertad, seguridad y justicia para hacer frente a cuestiones horizontales como la migración ilegal, la delincuencia organizada y el terrorismo”, insistiendo en que el Consejo haga hincapié en la mejora de capacidades de respuesta rápida, basadas en unos Batlle Groups más flexibles y desplegables.

 2.-  Impulsar el desarrollo de capacidades de defensa de la UE. Para ello aseguran que para la aspiración de ser un actor internacional relevante, se tienen que contar con capacidades militares creíbles. Al respecto, el Consejo propone un rosario de medidas que, en sus líneas generales, son las que proponen en sus programas PP, CIU, VOX, UPyD o PSOE.

El documento además muestra su satisfacción con:

– Los preparativos de un sistema europeo de aeronaves no tripuladas, que debería estar en servicio entre 2020 y 2025, así como la creación de una comunidad de usuarios de los UAV (drones) entre los países que disponen de estos sistemas. El CE se propone establecer una reglamentación antes del final del 2016, para que los UAV se puedan integrar en el Sistema Europeo de Aviación, lo que favorecerá su empleo y el entrenamiento de los pilotos. La UE dispondrá de presupuesto en I+D para estos sistemas este mismo año.

– El sistema de reabastecimiento en vuelo, que actualmente está en desarrollo, y que debe aumentar el número de aparatos y disminuir la fragmentación existente hoy en día.

– La colaboración entre los países miembros, la Comisión y la Agencia Europea de Armamento (EDA) en la preparación de los  próximos satélites de comunicación de uso gubernamental, para lo que en este año se creará un grupo de usuarios.

– El desarrollo de un plan de trabajo en la ciberdefensa, que incluye ejercicios y mejoras en la cooperación civil y militar, basándose en la futura Estrategia de Ciberseguridad de la UE.

Además, el Consejo muestra su preocupación por la necesidad de implantar una correcta planificación basada en la transparencia informativa de los planes nacionales, de forma que se facilite la convergencia de las necesidades y los plazos de disponibilidad de las capacidades.

También considera necesario implementar un Plan de Desarrollo de Capacidades Civiles.

3.-  Fortalecer la industria europea de defensa

El documento parte de que Europa necesita una Base Industrial y Tecnológica de la Defensa (BITDE) que sea más competitiva, innovadora, sostenible e integrada. Por otro lado, es fundamental que el mercado de defensa funcione sobre la base de la apertura, la igualdad de trato y de  oportunidades y la transparencia para todos los proveedores  europeos.

Por eso, el Consejo de Jefes de Estado apuesta por mantener los conocimientos especializados en tecnologías vitales para la defensa, y en maximizar sinergias entre la investigación nacional y la de la UE. Esto exige fomentar las tecnologías de doble uso civil-militar. Igualmente se preocupan por integrar a las PYMES en el mercado de venta de armas.

Encargan a la Agencia Europea de Defensa la redacción de estándares específicos para productos militares, encaminado a que los ejércitos europeos vayan integrándose (esto ya ocurre en parte en la OTAN, pero sobre todo con los estándares de EE.UU. y no de la potente industria militar europea que es la que ahora se quiere impulsar)

También se apuesta por privilegiar la I+D militar.

El Consejo, además, hace diversos encargos de orden estratégico, como decimos muy en la línea de lo que proponen los partidos políticos oficialistas en sus programas electorales:

  • un marco político de la UE para la ciberdefensa en 2014, a partir de una propuesta de la Alta Representante en cooperación con la Comisión y la Agencia Europea de Defensa;
  • una Estrategia de Seguridad Marítima de la UE antes de junio de 2014, a partir de una comunicación conjunta de la Comisión y de la Alta Representante, que tenga en cuenta las opiniones de los Estados miembros, y la elaboración posterior de unos planes de acción para reaccionar a los desafíos en el mar
  • un incremento de las sinergias entre la PCSD y los actores que intervienen en los ámbitos de libertad, seguridad y justicia para hacer frente a cuestiones horizontales tales como la migración ilegal, la delincuencia organizada y el terrorismo;
  •  avances en el desarrollo del apoyo de la PCSD para terceros Estados y regiones, con el fin de ayudarles a mejorar la gestión de las fronteras;
  • seguir reforzando la cooperación para hacer frente a los retos en materia de seguridad energética.

En los programas concretos de los partidos españoles integrados en este bloque, encontramos el reflejo y la asunción sin repartos de estas políticas:

Imagen de Partido Popular de Aragón

PP: Partido Popular

Su programa se compone de dos instrumentos:

a) Un manifiesto que señala las prioridades (la creación de empleo y el gran objetivo la modernización para generar bienestar. Dicha modernización se fija en varios ámbitos  a modernizar: la estructura financiera, la competitividad de las PYMES, los transportes, la Agricultura, ganadería y pesca y el i+d.  Dice que las grandes apuestas son la mayor integración y unidad en la UE y que los ciudadanos son los protagonistas de su s políticas) y sirve de resumen.  En el manifiesto no aparece el tema de la seguridad y defensa.

b) el programa propiamente dicho.  Cuenta con cuatro grandes capítulos:  Personas, Empleo, Cohesión – integración;  y, Europa abierta, próspera y segura;  y un total de 119 páginas.  Lo referido a política de seguridad y defensa se encuentra en el último apartado, Europa próspera y segura y ocupa unas pocas líneas, para afirmar que:

-Aspiran al liderazgo de la UE en el escenario internacional como un actor principal en el mundo.

-Quieren promover relaciones estratégicas con los países vecinos de África del Norte y del Este, principalmente Rusia y repúblicas exsoviéticas, con Asia (China, India y Japón principalmente) y América Latina (MERCOSUR y acuerdos con países concretos)

-Quieren que la política internacional común refuerce los intereses de Europa.

-Quieren redefinir la política de cooperación desde el desarrollo de los derechos humanos y del desarrollo humano

En materia estricta de Seguridad y Defensa:

-Reforzar el vínculo atlántico a través de la OTAN. Atlantismo y europeísmo, dicen, son dos caras de la misma moneda.

-Reforzar la política común de seguridad y defensa, mediante el incremento de las capacidades de defensa, el fortalecimiento de la industria europea del sector de la defensa y la reforma de la estructura europea de seguridad.

En resumidas cuentas, la relevancia programática que da el PP a la política de Defensa es escasa y se esconde tras un leguaje ambiguo para no mostrar sus verdaderas intenciones militaristas e intervencionistas a las claras.

También es de destacar que no aporta ningún compromiso con la participación ciudadana en estas políticas.

 

Imagen de fuencarralepardo.com

Unión Progreso y Democracia, UPyD:

Su programa se contiene en 52 páginas y en torno a cuatro grandes ejes:  Construcción democrática de Europa,  Avanzar en la unión política de Europa, Impulso de la integración económica y de la Unión fiscal, La Europa social: Propuestas de Unión laboral, cultural, educativa y social europea.

En relación a la política de seguridad y defensa contamos con dos grandes bloques donde se aborda:

–         de forma inespecífica, al detallar reformas institucionales que pretenden otorgar al Parlamento Europeo un papel de legislador en todas las materias en las que se haya cedido soberanía a Europa (una gran parte de la política de seguridad y antiterrorista, una menor en materia de defensa militar), así como un papel de verdadero control político y de decisión y en partidos como a los propios de cada estado.

–              El desarrollo de capacidades militares comunes

–              Compensar la reducción del gasto militar a escala de cada nación por el desarrollo de capacidades militares compartidas y comunes

–              Dar prioridad a las capacidades de combate, aligerando costes en otras cosas del entramado militar, estableciendo prioridades comunes e invirtiendo esfuerzos donde se pueda conseguir mayor grado de eficiencia y flexibilidad estratégica.

Proponen conseguir este modelo:

a)      creando una estructura de defensa europea con un cuartel general permanente multinacional e independiente de los de la OTAN, con reglas de intervención, utilización, planeamiento, etc. compartidas y comunes (en realidad tanto la doctrina como la estructura de mando y cuartel general, incluso espionaje europeo ya existen en la actualidad) por lo que entendemos que se refieren a dotarlo de más poder.

b)    Reforzando la base industrial y tecnológica de la industria de defensa europea

c)    Impulsando el i+d+i militar

d)    Creando unas fuerzas armadas de la Unión Europea (no dice si supliendo a las nacionales, sustituyéndolas, integrándolas, reduciéndolas, etc)

e)    Estableciendo como una prioridad estratégica y de intervención militar europea, la “seguridad” en la zona de influencia  que abarca el eje Somalia-Golfo de Guinea y Oriente Medio,

f)     Fortaleciendo la identidad europea en la OTAN

Como se ve, UPyD, concreta más que el PP a la hora de definir políticas, aunque no se diferencia en nada en su atlantismo, otanismo, militarismo e intervencionismo, si bien intenta teñirles de un europeísmo que no le da ningún cariz diferenciador.

Los compromisos con la ciudadanía de mayor participación en la toma de decisiones, de mayor transparencia brillan, también, por su ausencia.

Imagen de vox_es

VOX

Lo relativo al tema se divide en

a) un preámbulo, donde señala la necesidad de un ejército para apuntalar una política internacional europea y fija su opción por un ejército plenamente europeo, autónomo de la OTAN pero coordinado con ésta.

b) una serie de medidas de política de seguridad y defensa “creíble” y encuadradas en el capítulo de acción exterior que defienda los intereses y valores de la Unión.

El capítulo  dedicado a Defensa está bajo el título “Una política de seguridad y defensa creíble” cuya línea argumental es la necesidad de que Europa actúe como una potencia regional creíble y dotada de instrumentos en todos los ámbitos. Por eso afirma que Europa necesita aportar mayor contenido a la política europea de defensa y seguridad a nivel institucional, operativo y competencial, pues resulta indispensable si la UE desea garantizar su autonomía estratégica y ser capaz de responder a las crisis internacionales relevantes.

Condiciona dicha apuesta a la política militar de la OTAN “Es vital adquirir medios para aumentar nuestra capacidad disuasoria y ganar credibilidad en nuestra política exterior, de manera que podamos contribuir significativamente a las acciones que desarrollan nuestros aliados internacionales tanto en el seno de la Alianza Atlántica como en el resto del mundo. En VOX tenemos claro que nuestro aliado natural es Estados Unidos y que nuestra política de seguridad tiene que ser plenamente respetuosa de los compromisos adquiridos por nuestra pertenencia a la OTAN”.

Tras estas declaraciones de intenciones, se detallan una serie de medidas:

  • La creación de un Cuartel General Operativo de la UE totalmente equipado dentro del SEAE destinado a mejorar la planificación y dirección de las operaciones militares y las misiones civiles, perfectamente coordinado con el marco institucional de la OTAN.
  • La superación de la escasez de capacidades de la UE mediante el «aprovechamiento común y compartido» (poner en común los recursos y compartir los resultados), el refuerzo del papel de la Agencia Europea de Defensa y la coordinación de los correspondientes presupuestos nacionales.
  • La redefinición de la estrategia europea de seguridad, que debe precisar cuáles son nuestros objetivos estratégicos en esta materia.
  • La mejora de la coordinación y cooperación entre los Estados Miembros en materia de defensa y seguridad.

El programa le da una relevancia pequeña en el programa, pero con un grado de concreción de la apuesta política militarista mayor.

Sin embargo, cabe preguntarse en qué se diferencian las propuestas del nuevo partido VOX de la de los competidores más próximos:  PP y UPyD.  No vemos ninguna muestra ni matiz diferenciador, por lo cual este nuevo partido nos parece que obedece más, en temas de defensa, a necesidades de personalismo y no tanto a una opción política diferenciada y que aporte nuevas ideas.

 

Imagen de gerindabai.blogspot.com

Convergencia y Unió.  En la candidatura Coalición por Europa (junto a Reagrupament, Partido Nacionalista Vasco, Coalición Canaria y Compromiso por Galicia).

Estos partidos le dan una relevancia muy pequeña al tema de la Defensa.  Lo que tiene que ver con este aspecto se encuadra en un capítulo que se llama “Europa un actor global”.  En el mismo plantea un escenario mundial cambiante y conflictivo donde surgen nuevas potencias regionales. Ante este mundo entiende que la política de seguridad y defensa europea tienen una relevancia importante, y también son una responsabilidad para Europa y sus procesos de integración.

De ello concluye que Europa necesita superar sus ejércitos nacionales y compartir sus capacidades militares. Señala que “Europa necessita disposar d’una capacitat proporcional al seu pes econòmic i polític, per tal de poder exercir amb autonomia la seva influència en situacions de tensió o conflicte, defensar els valors que són nostres o fer valer els nostres interessos».

Todo ello debe ser en coordinación con la OTAN.

De aquí pasa a establecer varias propuestas:

a) Potenciar el papel del Alto Representante

b) Priorizar la Unión por el Mediterráneo

c) Completar unas capacidades militares creíbles y potenciar la Agencia Europea de Defensa

d) Apostar por la vía diplomática y preventiva en paralelo a la estrategia militar para resolver conflictos

e) Apoyar las negociaciones para la reducción de armas convencionales y el uso y fabricación de minas antipersonas

El poco interés en desarrolla el tema de la Defensa en su programa electoral no quita para que sus propuestas tengan una clara línea oficialista, militarista y armamentística.  Quedan como dos pinceladas de diferente color político la apuesta por la vía diplomática preventiva pero supeditándola a la estrategia militar y la reducción de algunas armas mal vista por la derecha.  Estas propuestas no son muy creíbles dentro del panorama general de marcada apuesta por el militarismo.

Imagen de saauti.wordpress.com

PSOE:  Partido Socialista Obrero Español.

Por sorprendente que parezca, no hemos encontrado un documento que responda al título de “programa” del PSOE para estas elecciones europeas. La sorpresa es mayor porque buceando en varios foros, hemos descubierto que no somos los únicos perplejos por esta circunstancia. Al parecer el PSOE no concurre con un programa, sino con una serie de propuestas (25) que aparecen en su página web, ninguna de ellas relacionada con el tema de la defensa y la seguridad, y con un “Manifiesto de Roma” que sería una especie de declaración de intenciones genérica y que responde a la idea de “un proyecto común” de los socialistas europeos.

Conforme al documento “manifiesto de Roma” que puede consultarse en pdf en el enlace http://europeas2014.psoe.es/doc/Manifiesto_es.pdf o escucharse más cómodamente en el correspondiente video de campaña, los socialistas europeos y su apéndice español aspiran a una política de defensa trufada de lugares comunes y muy similar, por no decir idéntica, a la de los otros partidos de este primer bloque.

Esto nos lleva a concluir que a pesar de los múltiples esfuerzos que hacen los líderes populares y socialistas por decir que sus partidos no son iguales y que no tienen las mismas políticas, en cuestiones de Defensa casi no se les puede diferenciar.  No es extraño porque la política de Defensa en España ha sido desarrollada por turnos por ambos partidos sin, apenas, variaciones en sus líneas generales.

El documento de Roma es una declaración de intenciones genérica, articulada en varios ejes que denomina

1) Una Europa que progrese, donde incluye las propuestas de priorizar el empleo, relanzar la economía, poner el sector financiero al servicio de los ciudadanos y de la economía real y apoyar políticas redistributivas para una Europa social.

2) Una Europa que proteja, donde establece políticas de igualdad, de diversidad y de índole sanitario.

3) Una Europa que funcione, donde establece propuestas de mayor democracia y participación, de construcción de una Europa verde, de política internacional para promover la influencia de Europa en el mundo.

Lo que tiene que ver con nuestro tema es este tercer bloque, y en particular el numeral 10 “promover la influencia de Europa en el mundo”.

La intención de estas propuestas se muestra clara en el título: acentuar el liderazgo europeo como actor global creíble. “En un mundo globalizado y en constante cambio, aquejado por conflictos y crecientes desigualdades, Europa debe ser un actor mundial”.

Los socialistas quieren este liderazgo para promover la paz y así dicen que “Queremos que Europa se haga oír y disponga de los instrumentos adecuados para liderar la promoción de la paz, la democracia y una prosperidad compartida en todo el mundo”

Para quien no esté acostumbrado a este tipo de lenguaje alambicado señalemos que los instrumentos adecuados en el lenguaje de los textos militares y de política exterior de la UE se refieren no sólo a acciones diplomáticas, sino sobre todo a fuerza militar. Si vis pacem para bellum, sería el paradigma de tales postulados y así, dice el documento para dejarlo claro  “Europa combina la defensa, el desarrollo, el comercio y los esfuerzos diplomáticos para maximizar los efectos positivos en su política de asuntos exteriores

Aunque el documento goza de una imprecisión que busca el ocultamiento del PSOE en temas de Defensa para no parecer igual al PP y los demás representantes de la política oficial en Defensa, propone algunas medidas como:

  • El incremento de la cooperación en materia de defensa,
  • La apuesta por políticas intervencionistas porque “Debemos apoyar a las personas que luchan por la democracia, la justicia social, la no discriminación y la libertad frente a cualquier forma de ocupación en cualquier lugar del mundo”.
  • El apoyo de la Asociación Oriental (el intento de coordinación militar de Rusia y sus satélites)
  • La apuesta por políticas para conseguir hacer realidad los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la Agenda de Desarrollo Post 2015 de las Naciones Unidas.

El documento, en realidad, no dice nada menos ni nada más.  Pero todo ello es suficiente para ver al PSOE congruente con la derecha española militarista, intervencionista, otanista y armamentista.

Share

Elecciones europeas 2014: el tema de la Defensa (II)

Imagen de Nonchalente

Es de destacar que la mayoría de los partidos políticos que se presentan a la Europeas de 2014 no dedican demasiados esfuerzos a popularizar la política de defensa que realiza actualmente Europa.  Lo más habitual son las frases cortas y generales sobre algunos asuntos de interés mediático, aprovechando la falta de interés inquisidor en las preguntas de la prensa.  Sin embargo, nos parece muy importante que los ciudadanos sepan algunas características de lo militar en la Unión Europa.

La toma de decisiones.

Teóricamente responde a un esquema común con otras políticas, en el cual el Consejo define y aplica la política, el Alto Representante es la cara visible y las ejecuta, la Comisión Europea emite recomendaciones y el Parlamento Europeo controla.  Pero, la realidad no es exactamente así.

a) El Consejo de Europa decide por unanimidad de sus miembros en las materias fundamentales, lo que en la práctica invalida muchas de sus decisiones por falta de dicha unanimidad.

b) El Alto representante es el que ejecuta esta política, pero su sujeción no está claro si es a los intereses del Consejo, del Consejo de Ministros, de los estados principales o de la OTAN (teóricamente fuera de todo el esquema). En todo caso no tiene ni la autonomía ni el poder que se le supone para adoptar sus decisiones.

c) La Comisión Europea “es oída” únicamente.

d) El Parlamento Europeo no cuenta con ninguna función ni posibilidad de control ni interés en ello. No en vano, la visita a su página nos da muestra de la irrelevancia completa del Parlamento Europeo en esta materia, fuera de algunos exaltados y vaporosos discursos en momentos muy concretos de crisis con alto impacto mediático.

e) La sociedad ni siquiera es llamada al banquete. No pinta nada.

A pesar de todo ello, Europa, cuenta con una doctrina militar perfectamente elaborada. Luego, alguien decide, alguien piensa y alguien elabora. ¿Dónde? Al parecer, las decisiones políticas se adoptan en un escenario que no es el institucional de Europa y que no está sometido al control institucional.  El escenario principal de toma de decisiones es la OTAN y a los intereses de la gran oligarquía occidental, capitaneada por EE.UU. En cuanto al contenido militar, a su vez, se decide todo por una élite militar coordinada igualmente con la estructura militar de la OTAN.

La falta de papel de las instituciones de la UE en esta materia la refrenda un estudio elaborado por el Ministerio de Defensa español donde se afirma “Como máxima expresión del carácter intergubernamental de la política objeto de estudio, debemos indicar que ni la Comisión, ni el Parlamento Europeo, ni el Tribunal de Justicia disponen de poderes de acción en la materia”[1]

Para aclarar un poco más explicaremos las estructuras militares de la UE:

A) Existe un órgano asesor del alto representante y del Consejo, que se llama COMITÉ POLÍTICO Y DE SEGURIDAD

B) También contamos con una agencia europea, la llamada AGENCIA EUROPEA DE DEFENSA que a grandes rasgos se encarga de

– Coordinar la cooperación en materia de defensa entre los estados de la UE

– Provocar las sinergias necesarias entre las industrias militares europeas

– Coordinar el reparto de esfuerzos y capacidades militares de los estados de la UE en las misiones conjuntas

– Apoyar, facilitar y asesorar la adquisición y venta de armas

Este órgano en realidad es muy importante pues desarrolla gran parte de la política militar de la Unión y no está sometido a controles politicos.

C) Europa cuenta también con un órgano de coordinación de capacidades militares. EL ESTADO MAYOR, que es el encargado de la planificación militar, del diseño de la estrategia y del seguimiento y conducción de las crisis militares

Además de estas estructuras militares cuenta con otras estructuras de apoyo:

– Un COMITE MILITAR DE LA UE, compuesto por los Jefes de los Estados mayores de la Defensa de cada estado

– Un Servicio de Política Exterior, que igualmente tiene vertiente civil y militar

– Un cuerpo de espionaje, el SIT-CEN

– y un INSTITUTO DE ESTUDIOS DE SEGURIDAD, organismo encargado del adoctrinamiento y la creación de lo que llaman “conciencia europea de defensa”.

La acción militar de la UE.

Cuando se usa, se realiza por dos medios:

a) Un eurocuerpo, entendido como una fuerza de reacción (la idea es tener disponible una fuerza militar suficientemente adiestrada y que permita poner 40.000 personas en menos de un mes en cualquier escenario mundial y con capacidad de mantenerse de forma autosuficiente en éste al menos 1 año).

b) Las fuerzas militares prestadas por cada estado o coaliagadas de estos, y las disponibles al servicio de la OTAN

La Doctrina Militar de la Unión Europea.

Todo este entramado se concreta en la definición de una política de defensa europea.

Esta se encuentra en varios documentos:

– Los tratados de la Unión, y particularmente el Tratado de Lisboa que crea la figura del Alto Representante para la Política Común de Seguridad y Defensa;  que establece declaraciones de principios, más o menos retóricas;  y que justifica la creación y mantenimiento de capacidades militares para defender los intereses de la Unión, la integridad de sus estados miembros y los valores europeos.

Documentos estratégicos: Un documento llamado “Estrategia Europea de Seguridad”[2], adoptado por los Jefes de Estado y de Gobierno, así como documentos específicos por distintas temáticas[3] que definen escenarios, riesgos, amenazas y respuestas previsibles

Documentación sobre las capacidades militares y civiles:  Objetivos de Helsinki, el Plan de Acción sobre Capacidades Europeas, el Objetivo Civil 2008 y el Objetivo 2010.  Además, existen otros documentos, algunos específicos sobre Planeamiento y otros que son los de las conclusiones de las cumbres europeas de defensa.

La política de Defensa se concibe como la actuación planificada en el seno de Consejo así como su diseño estratégico, que la Unión Europea despliega de manera autónoma en el ámbito militar y de la defensa, y conforme al Art. 21 del Tratado de la Unión legitima el uso de la fuerza para responder a los objetivos-deseos de esa Unión europea en materia de defensa

Conforme al documento de Estrategia Europea de Seguridad antes referido, las amenazas a las que debe responder Europa son “…el terrorismo, la proliferación de armas de destrucción masiva, los conflictos regionales, los Estados fallidos y el crimen organizado, como “amenazas clave” para la seguridad europea tras la Guerra Fría. Otra área de gran preocupación es la competencia por recursos naturales, principalmente el petróleo y el gas

En este documento de 2003, así como en el Consejo de Jefes de Estado en que se aprobó, se ofrecen directrices de esa política:

  • Mejorar la proyección de las fuerzas (es decir, capacidad de invasión) en las operaciones a través de la modernización de helicópteros y la formación de las tripulaciones mediante el programa de entrenamiento táctico conducido por la Agencia Europea de Armamentos, así como la creación de una unidad multinacional de aviones A-400-M.
  • Incrementar la obtención de información y la elaboración de inteligencia de origen espacial, mediante el envío de imágenes de los satélites Helios 2 y Cosmos Skymed al centro de Satélites de la UE en Torrejón (España) y la preparación de una nueva generación de satélites de observación (Programa Musis).
  • Aumentar la protección de las fuerzas y su eficacia en las operaciones, mediante el lanzamiento por la Agencia Europea de Armanentos de un programa de retirada de minas marítimas que reemplace en 2018 los actuales sistemas, y con la puesta en marcha de un proyecto de avión no tripulado de vigilancia.
  • Mejorar la interoperabilidad y la capacidad de trabajar conjuntamente, mediante el intercambio de oficiales y la mejora del funcionamiento del Colegio de Seguridad y Defensa de la UE

En cuanto a la definición de las capacidades militares, el primer jalón de su definición fue el denominado Headline Goal, el Objetivo Principal de Fuerza, aprobado en el Consejo Europeo de Helsinki en 1999, por el que la Unión se compromete a ser capaz de desplegar hasta 60.000 efectivos en 60 días y mantenerlos en un teatro de operaciones durante un año. El Consejo Europeo de Salónica declaró, en junio de 2003, formalmente alcanzado el objetivo y la plena capacidad operativa de la Fuerza de Reacción Rápida para toda la gama de misiones Petersberg. En un segundo documento de capacidades militares, adoptado en el Consejo Europeo de Bruselas de 2004, se incluyeron las agrupaciones tácticas, los «Battle Groups», una fuerza de reacción rápida para la Unión que debería estar en marcha en 2010 y  actualmente ya existen.

Más adelante, la Agencia Europea de Defensa (creada en 2004) publicó en octubre de 2006 la Visión a Largo Plazo (LongTerm Vision. LTV), un informe elaborado para servir de guía a los encargados del planeamiento de la defensa para desarrollar las capacidades militares que la PESD requerirá en un horizonte de 20 años, en un entorno cada vez más complejo y demandante. La LTV fue aprobada por los Ministros de Defensa de la UE en Levi, Finlandia, de 2007.

Basado en este documento, en Julio de 2008 los 26 estados miembros de la Agencia Europea de Defensa aprobaron el Plan de Desarrollo de Capacidades (Capability Development Plan. CDP), que define las necesidades y prioridades militares futuras de la PESD, y acordaron utilizarlo como guía de las futuras inversiones nacionales en equipos de defensa y para buscar oportunidades de colaboración.

En cuanto a las capacidades que los países deberían coordinar conforme a todo esto, a finales de 2008 se acordaron por los representantes de los ministerios de defensa de la UE, los calendarios y presupuestos para actuar sobre las doce siguientes:

  • Medidas para contrarrestar los sistemas portátiles de defensa aérea.
  • Operaciones informáticas.
  • Medidas antiminas en áreas del litoral marítimo.
  • Enfoque global e implicaciones militares.
  • Inteligencia militar humana y formación cultural y lingüística.
  • Inteligencia, vigilancia, adquisición de objetivos y reconocimiento.
  • Apoyo médico.
  • Defensa nuclear, biológica, química y radiológica.
  • Apoyo logístico a terceros.
  • Medidas para defensa contra material explosivo.
  • Incremento de la disponibilidades

A partir de entonces, los acuerdos supranacionales que vinculan las políticas de defensa de los estados europeos (y por tanto condicionan los presupuestos de defensa) se concretan en programas de trabajo anuales basados en la Estrategia Europea de Investigación y Desarrollo Tecnológico, la Estrategia Europea de Cooperación Armamentística y la Estrategia Europea sobre una Base Industrial y Tecnológica de la Defensa, todas ellas aprobadas por la Agencia Europea de Defensa a partir de 2008.

 

NOTAS:

[1] Cuadernos de Estrategia núm. 141  “La política europea de seguridad y defensa tras la entrada en vigor del tratado de Lisboa” pg. 76

[2] “Estrategia Europea de Seguridad: Una Europa Segura en un Mundo Mejor”, Bruselas, 12 de diciembre de 2003.

[3] Consejo de la Unión Europea, “Estrategia de la UE contra la proliferación de armas de destrucción masiva”, documento 15708/3, 10 de diciembre de 2003; Consejo de la Unión Europea, “Estrategia Contraterrorista de la Unión Europea”, documento 14469/4/05 rev 4, 30 de noviembre de 2005. etc.

 

Share
:)
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed