Search results for intervenciones

Unas preguntas simples sobre las 87 intervenciones militares españolas en el exterior

Fuente: Revista Española de Defensa

Recientemente España se ha desplegado militarmente hablando en Letonia, país con el que, a tenor del “informe país” de la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, España cuenta con una ridícula inversión directa de 1´64 millones de euros en 2015 y acumulada desde 2012 de 17,9 millones de euros, una verdadera nadería, principalmente relacionada con negocios de FCC, Iberdrola, Inditex y Mango. A Letonia le exporta España productos por la también ridícula cifra de 133 millones de euros, sobre todo cereales (56 millones), madera (8 millones) y equipos eléctricos (29 millones), e importamos de Letonia por valor de 161 millones de euros, principalmente por frutas (28 millones), verduras (17 millones) y bebidas alcohólicas (16 millones).

Con Letonia no nos une más de lo que, por ejemplo, con países como Mueva Zelanda, por poner uno que esté a nuestras antípodas, con el que mantenemos relaciones internacionales desde mucho tiempo antes, inversiones más cuantiosas, exportaciones por más de 229 millones de euros e importaciones de 137 millones, según el propio informe país correspondiente o con Madagascar, con quien España mantiene relaciones desde mucho más tiempo que con Letonia, mantiene inversiones sólidas y de mayor calado, sobre todo en la generación de energía, y exportamos en 2015 más de 30 millones de euros, con importaciones de Madagascar por valor de 71 millones en dicho año, y una cooperación internacional de más de 30 millones de euros (cero euros en el caso letón).

Con Letonia, la relación española es, por decir algo, “por los pelos” y tangencialmente por el hecho de ser ambos miembros de la UE y de la OTAN y de plegarse ambos al mando de EE.UU.

¿Qué tenemos que ver con Letonia como para mandar a nuestro ejército, en formación de combate, allí? Aparentemente nada. Pero nuestros políticos afirman, con Rajoy a la cabeza, que mucho, muchísimo y que sin nuestra presencia militar en Letonia prácticamente la vamos a cagar como sociedad, hasta el punto de que aprovechó su visita a la base militar de Adazi, donde está acampada la tropa española en dicho país, para anunciar que España aumentará su presencia militar en aquel país para atajar la creciente agresividad rusa.

La respuesta obvia es que bien poco. Que las razones que esgrime nuestro rancio militarismo para involucrarse (por cierto, incumpliendo el mandato de llevar estos temas al Parlamento para su aprobación) en una operación militar allí no tiene que ver ni con los intereses de España en aquel lugar (como vemos casi ninguno), ni con la defensa de España, ni con los intereses mundanos de los españoles, tales como aguantar las políticas antisociales que padecemos, conseguir empleo, una sanidad de calidad y tantas otras. Y si se nos apura, tampoco tiene nada que ver con los intereses de los letones, probablemente poco ufanos del papelón que la OTAN está jugando en su frontera con Rusia.

Cuentan más bien razones de otra índole, como por ejemplo:

  • Que la única manera de pintar algo en la política internacional de nuestro gobierno, y a falta de verdadera política, es vindicarse como mamporreros en cuanto conflicto bélico aparece y dejar claro así nuestro papel subalterno y de guardián de las esencias de occidente.
  • Que se quieren congraciar con EEUU y demostrar que su contribución al esfuerzo militar exigido por éste es puntual y fiel.
  • Que, dado que el presupuesto explícito del Ministerio de Defensa únicamente da para pagar los PEAS, pagar los sueldos de nuestro desproporcionado ejército y poco más, la única manera de disfrazar el gasto de mantenimiento y la operatividad de los sistemas de armas es mandarlas fuera a rodar y pasar luego a los gastos opacos de las operaciones en el exterior la factura de las reparaciones, de la puesta a punto, etc.
  • Que al exhibir nuestras armas en el extranjero es más fácil vender nuestro catálogo de armamento a terceros, lo que le viene muy bien a la industria militar y a sus aliados políticos y económicos.
  • Que de paso sirve de entrenamiento para los soldados españoles que se despliegan en estas misiones.
  • Que dada la impopularidad del militarismo en España, y principalmente del gasto militar, sacar triunfalistamente la tropa al exterior, inventar un relato entre humanitario y heroico lleno de tópicos y trufado de boberías y llenar las portadas de sensibleras fotografías de nuestra flamante ministra, del propio Rajoy y otras instituciones, sirve muy bien a la campaña de autobombo del ejército y para intentar justificar el desmesurado gasto militar que mantenemos.
  • Que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ofrecen a nuestros militares un cuantioso sobresueldo que les deja bien contentos con esta situación.

De modo que, hecha la pregunta, hecha la respuesta: la misión sirve para mantener el estado de despropósito de la defensa española y para beneficiar a los de siempre. Para nada más y, sobre todo, para nada relacionado con la defensa y con los intereses humanitarios y buenistas que se invocan por nuestra casta extractiva.

Pero nos vamos a preguntar otras cuantas cuestiones igualmente incómodas. Por ejemplo:

  • ¿Cuánto cuesta este envío de tropas y tanques a Letonia en realidad?
  • ¿Para que sirven las otras cinco misiones bajo mando OTAN que realiza España en la actualidad (Apoyo a Irak  adiestrando a sus soldados, Apoyo a Turquía con misiles Patriot, Grupos navales permanentes de la OTAN, Policía aérea en el Báltico , Resolute Support en Afganistán y Sea Guardian ) y cuánto nos cuestan al año?
  • ¿Para qué sirven las seis misiones que realizamos actualmente bajo mandato de la Unión Europea (EUNAVFORMED Sofía http://www.defensa.gob.es/misiones/en_exterior/actuales/listado/eunavformed.html en las costas libias, EUTM RCA en República Centroafricana entrenando militares, EUTM Somalia  también entrenando militares, EUTM Mali en apoyo del expansionismo francés, Destacamento Marfil en Senegal, Operación Atalanta  en el índico), y cuánto cuestan al año o desde que llevamos con ellas?
  • ¿Para qué sirven las tres operaciones militares que mantenemos bajo mandato ONU (FINUL en Líbano, Acuerdo de paz  en Colombia, y apoyo a RCA en Gabón) y cuánto cuestan al año o desde que llevamos con ellas?
  • ¿Para qué sirven las cuatro operaciones militares que mantenemos por propia iniciativa y sin mandato alguno (Golfo de Guinea , Seguridad cooperativa  en Mauritania, Seguridad cooperativa en Senegal y Seguridad cooperativa en Túnez) y cuánto cuestan?
  • ¿En qué han mejorado los índices de desarrollo humano, o el índice de paz de estos lugares gracias a la presencia y la inversión militar española en estos años?
  • Para qué han servido las en total 87 operaciones militares que llevamos desde Felipe González hasta la fecha, 21 con Felipe González, 23 con Aznar, 22 con Zapatero y otras 21 con Rajoy, con miles de millones malgastados en estas?
  • ¿Para vender armas, para ocultar y encubrir el gasto de operatividad de las fuerzas armadas, para entrenar a la tropa, para servir a la estrategia de dominación de occidente, … o para ayudar a conseguir un mundo más justo y pacífico?
  • ¿Se ha evaluado qué impacto habría tenido efectuar un esfuerzo en recursos personales y económicos similar en cooperación al desarrollo?

Resulta evidente que nuestro exagerado intervencionismo militar no es una buena señal y nada tiene que ver con una política de paz.

¿Por qué nadie le pregunta en serio estas cosas al gobierno?

¿Por qué no se muestra nuestra rebeldía e indignación ante este macabro papel de nuestra política exterior?

Muchos poqués y pocas ganas de encararlos. Se nota que estamos de vacaciones.

Share

La flota española: con la aspiración de que en sus intervenciones no se ponga el sol, como antaño

Nuestra Señora de la Santísima Trinidad

Por Utopía Contagiosa

Fuente: La Voz de Galicia

Leemos en La Voz de Galicia las declaraciones del actual Almirante en jefe de la Flota española, Juan Rodríguez Garat, nacido en Ferrol (antes del Caudillo), el cual nos ofrece una panorámica preocupante de la Armada española.

Comienza por repasar su actividad y señala que su escenario de actuación actual es todo el mundo. Dice que

En los últimos años, muchos marinos han tomado parte en operaciones en las aguas que rodean Somalia y Libia, en el golfo de Guinea, en misiones científicas por todo el mundo o en operaciones de vigilancia marítima en nuestras áreas de interés. En tierra, los infantes de marina han estado en el Líbano, Afganistán e Irak, entre otras áreas de conflicto.

Una Armada que se despliega por todo el globo no es moco de pavo. No todos los países pueden ofrecer tan peligrosa carta de presentación,. No en vano, somos la segunda potencia europea en número de soldados desplegados por el mundo y la sexta a escala mundial.

Nuestro prestigio militar, en concreto el de la Armada, es apabullante y aterrador. Dice el Almirante.

las fragatas de la clase Álvaro de Bazán [las F-100] se encuentran entre los mejores buques de guerra del mundo. La Armada no tenía barcos de tanto prestigio quizás desde el navío Santísima Trinidad, hace ya más de dos siglos.

Para el almirante no hay duda

En los ámbitos marítimo y militar en los que yo me muevo, España contribuye solidariamente al esfuerzo de sus aliados. Desde una posición de liderazgo político en ocasiones, pues es sabido que España se involucró muy activamente en la génesis de la operación Atalanta contra la piratería en Somalia, o desde el apoyo leal a las decisiones colectivas de las diversas organizaciones de que formamos parte [ONU, UE y OTAN], las unidades de la Armada están presentes en todos los teatros de operaciones que nos preocupan y son parte de la solución a algunos de los problemas de seguridad que se nos plantean.

Igualmente muestra su satisfacción por la presencia de lo militar en Ferrol, su patria chica y nos advierte de que la propia ciudad «depende» de lo militar y está, por decirlo así, encadenada a la actividad del militarismo, lo cual desde nuestro punto de vista es más bien una condena que una bendición

Tanto la Armada en cuanto institución como las personas que la sirven estamos encantados con nuestro compromiso con Ferrol, a pesar de la ocasional lluvia y a pesar de que el Racing este año no nos está dando todas las satisfacciones que esperábamos. Otra cosa es lo que Ferrol crea que la Armada le aporta y, sobre eso, me gustaría recordar que en la ciudad están destinados más de 3.600 militares y más de 500 civiles, lo que supone un 20 % de nuestros efectivos; que nuestros buques más capaces han sido construidos en Ferrol, donde está su base y donde se realiza su mantenimiento, con lo que ello supone en términos de actividad económica; y que es en las escuelas de Ferrol donde se forman nuestros marineros, donde obtienen sus títulos de formación los suboficiales del cuerpo general y donde se especializan casi todos los oficiales y suboficiales de nuestros buques.

En suma, sabemos por boca de un guerrero de tan alto rango, nada menos que el almirante de la flota, de la nostalgia guerrera de los militares, de su actual y deplorable presencia como fuerza militar activa en múltiples guerras promovidas por intereses geopolíticos de dominación y violencia, de la nostalgia del espadón por los tiempos imperiales en que teníamos (y ahora recuperamos) el prestigio militar marino con barcos de guerra míticos como el Santísima Trinidad, hundido en la batalla de Trafalgar y símbolo del declive del imperio del que esta gente parece no olvidarse definitivamente.

Con este panorama nos parece más que evidente que alguien tendría que promover el debate social acerca de lo que queremos defender y de si prácticas como las de nuestra armada o aspiraciones como las de sus jefes, son compatibles e incluso aconsejables para la defensa de la seguridad humana y de lo que a la gente le interesa defender.

Share

79 intervenciones militares en el exterior desde Felipe González a la fecha

Boooom%21

Por Jose Mesa

Es asombroso y escandaloso el creciente papel mamporrero que está adquiriendo la política exterior española en el contexto mundial.

Desde que en 1989 Felipe González comenzó la senda intervencionista hasta la fecha, para ser exacto, desde la primera intervención militar en el exterior que aquel autorizó hasta los estertores de este primer mandado rajoiniano, llevamos nada menos que 79 intervenciones militares en el exterior y más de 200.000 soldados mandados a guerrear.

En su día hicimos un cuadro de las intervenciones españolas hasta 2013, ya con Rajoy im pectore mandando soldaditos al exterior. Cuadro que publicamos en una presentación en prezi

Y es que:

Felipe González sacó 21 veces de paseo al ejército a poner paz en el mundo, conforme al siguiente cuadro

Inicio
Duración Miembro operación
Pais
Objetivo Mandato Num máx soldados
1 1989 Enero 1989-julio 1991 UNAVEM Angola Observación ONU 7
2 1989 Abril 1989-Marz 1990 UNTAG Namibia Elecciones /independencia ONU 24
3 1990 Oct 1990-Enero 1991 UNAVEH Haití Observación ONU 9
4 1991 Abril 1991-Sept 1991 Provide Confort Kurdistán irakí Represión refugiados Coalición Intrnacional 586
5 1991 Mayo 1991-.Dic 1993 UNAVEM II Angola Post-Conflicto ONU 9
6 1991 Junio 1991-Dic 2007 ECMMY ECMM EUMM Bosnia Observadores UE 4
7 1992 Enero 1002-Mayo 1995 ONUSAL El Salvador Observador postconflicto ONU 130
8 1992 Set. 1992-Ene 1996 UMPROFOR (alta Bravo) Bosnia Conflicto-Postconflicto ONU 1.405
9 1992 Julio 1992- Junio 1993 Maritime Monitor Guard Adriático Vigilancia OTAN ¿?
10 1992 Julio 1992- Junio 1993 Sharp Vuigilance/ Shar Fence Adriático Vigilancia UEO ¿?
11 1992 Oct. 1992 – Abril 1996 ECTFA R.Y. Macedonia Obsevadores UE 5
12 1993 Mar 1993- Oct 1994 UNUMOZ Mozambique Postconflicto ONU 21
13 1993 Abril 1993-Abril 1996 EUAM Mostar ADM UE 6
14 1993 Mar 1993-May 2004 Iraquí Fredom Irak Militar Coalición Intrnacional 1.300
15 1993 Julio 1993- Enero 1996 Sharp Guard Adriático Bloqueo naval OTAN y UEO 420
16 1994 Abril 1994- Oct 1994 UNAMIR Ruanda Conflicto ONU 20
17 1994 Abril 1994- Julio 1999 OHR Bosnia ADM UE 3
18 1994 Ago 1994- Dic 2002 MINUGUA Guatemala Post-Conflicto ONU 16
19 1994 Nov 1994- Ene 1996 Deny Flight Bosnia Bloqueo aéreo OTAN 250
20 1995 Abr 1995- Mar 1997 Chechenia Observadores OSCE 3
21 1995 Dic 1995- Dic 1996 IFOR Bosnia Post-Conflicto OTAN 1.750

José María Aznar elevó su estatura militar con otras 23 misiones nuevas.

Inicio Duración Miembro operación Pais Objetivo Mandato Num máx soldados
22 1996 Dic. 1996- Dic 2004 SFOR Bosnia Post conflicto OTAN 1.200
23 1997 Marz 1997-Ago 1997 ALBA Albania Protección Coalición internacional 300
24 1997 Marz 1997-Sept 1999 Moldavia Observadores OSCE 1
25 1997 Sept 1997-Ago 2004 Nagorno-Karabaj Observadores OSCE 1
26 1998 Enero 1998-Dic 1998 Georgia Observadores OSCE 1
27 1998 Enero 1998-Mz 1999 Kosovo Observadores OSCE 1
28 1998 Nov 1998- Enero 1999 Alfa Charlie Centro américa Ayuda humanitaria España 350
29 1999 Abr 1999-Jun 1999 Alfa Romeo Albania Desastre humanitario OTAN 400
30 1999 Mar 1999- jun 1999 Allied Force Kosovo Conflicto OTAN 221
31 1999 Jun 1999-Sept 2009 KFOR Kosovo Conflicto/ Post conflicto OTAN 1.250
32 1999 Agosto 1999 MINURSO Sahara Occidental Observadores ONU 2
33 1999 Ago 1999-Oct 1999 Tango-Tango Turquía Desastre natural España 27
34 1999 Sept 1999 – en curso UNMIK Kosovo Observadores Onu 6
35 1999 Sept 1999-Dic 2003 Essential Harvest, Amber Fox, Allied Harmony, Concordia A.R.Y Macedonia Mantenimiento paz OTAN Y UE 58
36 2000 Mar 2000 Abril 2000 India Mike Mozambique Desastre natural España 152
37 2000 Sept 2000-julio 2008 UNMEE Eritrea Observadores ONU 5
38 2001 Ago 2001-Sept 2001 Cosecha esencial Macedonia Post conflicto OTAN 128
39 2001 Oct 2001- en curso Active Endeavour Mediterráneo Vigilancia OTAN ¿?
40 2001 Nov 2001-julio 2010 MONUC R.D.Congo Mantenimiento paz ONU 3
41 2001 Oct 2001- jul 2004 Libertad Duradera Afganistán Conflicto Coalición Internacional 548
42 2002 Enero 2002-Dic 2014 ISAF Afganist-án Post-conflicto OTAN 1.550
43 2003 Mar 2003-Dic 2003 Concordia Macedonia Observadores UE 35
44 2003 Mar 2003-May 2004 Libertad Irakí Irak Conflicto Coalición Internacional 1.300

Zapatero quiso ponerse a la altura con 22, de las que 4 siguen en pié a fecha actual

Inicio Duración Miembro operación Pais Objetivo Mandato Núm máx soldados
45 2004 Jul 2005-Jul 2005 ONUB Burundi Observación ONU 1
46 Jul 2004- Feb 2005 UNAMIS Sudán Conflicto ONU 1
47 Oct 2004-Mar 2006 MINUSTAH Haití Observación ONU 206
48 Dic 2004- actual EUFOR-Althea Bosnia Post Conflicto UE 580
49 2005 En 2005 Marz 2005 Respuesta Solidaria I Indonesia Ayuda Humanitaria España 594
50 Ab 2005- Oct 2005 UNMIS Sudán Observadores ONU 3
51 Abril 2005-Dic 2007 AMIS II Sudán Conflicto Unión Africana 7
52 Abril 2005- Sept 2006 EU AMM Indonesia Observadores EU-ASEAN 8
53 Oct 2005-Ene20066 Respuesta Solidaria II Pakistán Ayuda Humanitaria OTAN 370
54 2006 Marzo 2006 Mauritania Control Migratorio España 35
55 Jun 2006- Dic 2006 EUFOR RD Congo Congo Post Conflicto UE 130
56 Ag 2006- Nov 2006 Policía Aérea Báltico OTAN OTAN 82
57 Sept 2006- en curso FINUL Líbano Post Conflicto ONU 1.100
58 2007 Sept 2007-jun. 2009 NINURCAT Chad y RD Centroáfrica Ayuda humanitaria ONU 2
59 Dic 2007-Sept 2010 EU SSR Guinea Bussau observación UE 2
60 2008 Sept 2008-may 2009 EUFOR Chad-RCA Conflicto UE 184
61 Sept 2008-Ene 2009 Centinela ïndico Golfo ïndico Vigilancia España 90
62 2009 En 2009- Jun 2016 EUSEC-Congo RD Congo Formación UE 1
63 En 2009-Actual Atalanta Indico Vigilancia UE 370
64 En 2009-May 2009 Hispaniola Haití Ayuda humanitaria España 500
65 2010 Febrero 2010-junio 2014 EUTM Somalia I Bihanga-

Uganda

Formación UE 38
66 2011 Mar 2011-Oct 2011 Oddissey down/Unfied Protector Libia Conflicto Coalición Internacional /OTAN 500

Y Rajoy llega a 13 nuevas, manteniendo en la actualidad 17 en activo (tres más que EE.UU.).

Inicio Duración Miembro operación Pais Objetivo Mandato Num máx soldados
67 2013 ENE 2013- en curso EUTM Mali Mali Asesoramiento UE 118
68 2013 Ene 2013 en curso Destacamento Marfil Costa de Marfil Apoyo logístico a Francia UE 50
69 2013 Febreo 2013 Active Endeacour II Mediterráneo Se reestructura el mando de la OTAN y se amplían las misiones OTAN 1 fragata, un buque de apoyo de combate, 2 submarinos, aviones de apoyo
70 2013 En 2013 a la actualidad EUCAP NESTOR Mogadisco, Somalia, Cuerno de África Asesoramiento UE 6
71 2014 Junio 2014-en curso Seguridad cooperativa Senegal Senegal Asesoramiento España
72 2014 Febrero 2014. En curso Apoyo a RCA AC Gabón (Destacamento Mamba) Gabón Apoyo aéreo a la operación francesa España bajo mandato ONU 100
73 2014 Septiembre de 2014- actual en curso Golfo de Guinea: Diplomacia de la Defensa Cabo Verde y Golfo de Guinea Cooperación con ejércitos Golfo de Guinea Acuerdo de cooperación con Cavo Verde 12 militares y varios patrulleros
74 2014 Febrero 2014-mar 2015 EUROR RCA R. Centroafricana Formación UE 22
75 2014 Diciembre 2014 Active Fence Turquía Apoyo a Truquía OTAN Misiles y 150
76 2014 Septiembre de 2014 a actualidad Apoyo a Irak Irak Asesoramiento militar Coalición intrernacional 307
77 2014 Julio 2014 EUTM Somalia II.

Traslado desde Uganda a Somalia

Somalia Asesoramiento UE 16
78 2015 Marzo 2015 EUMAN RCA R. Centroafricana Formacion UE 22
79 2015 Mayo de 2015 EUNAVFOR MED Mediterráneo central Vigilancia UE 250

Las actuales intervenciones «en activo» dan una idea del papel de gendarmes del status quo y la dominación que jugamos


A primera vista Rajoy queda muy por atrás, muy acorde con su carácter displicente y perezoso en general, pero el espejismo  se disipa si tenemos en cuenta que Rajoy sólo lleva mandando soldados al exterior cuatro años y medio aproximadamente, frente a la media de 8 años de sus competidores más agitados.

El largo recorrido de 27 años mandando soldados al exterior a guerrear nos ofrece otros balances reseñables:

  • Contamos con un cuadro de caídos en combate importante, de más de 200 militares españoles muertos y un número que nadie controla de «víctimas colaterales» y de inocentes.
  • La media es de algo más de 3 operaciones por año, con más de 8.100 soldados por año en liza. Podría decirse que contamos con un ejército que descansa poco de guerrear y se encuentra, como quien dice, muy entrenado al efecto.
  • Llevamos gastado desde 1989 a la fecha y en operaciones en el exterior al menos 11.638 millones de euros, si contamos los 9.600 de los que se hacía eco la prensa hasta enero de 2015, más los 1.004 millones que se destinaban durante 2015, y los más de 1034 que corresponderán según nuestros cálculos a 2016.
  • Lo cual implica que la media de gasto militar destinada al año en estos 27 de intervencionismo militar ha sido de al menos 431 millones de euros/año y, unos 54.000 euros por cada guerrero mandado a «intervenir» y año.
  • Ofende y sonroja saber que este nivel de inversión armada ha contribuido no a crear un mundo más justo o pacífico, sino a todo lo contrario. ¿Qué resultado habría tenido hacer esta inversión en desarrollo de otros pueblos?

La política exterior que representan estas cifras no sólo es muy cara, sino tremendamente injusta y peligrosa, tanto para las víctimas de nuestro intervencionismo como para nosotros mismos y nuestra consideración global como un agresivo enemigo.

A alguien debería caérsele la cara de vergüenza.

Share

Contra las intervenciones militares en el exterior

En la siguiente presentación se puede encontrar información detallada sobre:

  • el número de intervenciones militares en el exterior
  • el gasto que implican
  • las consecuencias políticas nacionales e internacionales

además, de un análisis crítico sobre las mismas y propuestas de alternativas noviolentas para luchar contra ellas:

Presentación:  intervenciones militares en el extranjero.

También hemos elaboado un informe sobre la pretensión europea de crear un ejército conjunto que reforzará las políticas militaristas e intervencionistas de la UE

Ejército europeo.

 

Share

Intervenciones españolas en el exterior (Final)

quale+allegria+%231

Fuente: Publicado por Utopía Contagiosa en el periódico semanal Es Hora

En las anteriores entregas hemos intentado demostrar que las intervenciones militares españolas en el extranjero son una de las partes más importantes de la política exterior ejecutada por el PP y por el PSOE.

Dichas intervenciones han provocado una serie de consecuencias muy graves:

  • Hemos militarizado nuestra política internacional.
    Hemos militarizado la cooperación al desarrollo y la ayuda humanitaria.
    El objetivo que defienden las intervenciones militares no es la ayuda sino la proyección internacional de la marca España y de nuestros negocios.
    Ahora somos considerados como enemigos por muchos países.

¿Hay alternativas?

Lo primero que tenemos que asumir es que con este tipo de política internacional somos culpables de violencia directa, estructural y cultural. Hemos exportado armas a países que luego han tenido guerras y han usado nuestro armamento. Nosotros hemos sacado beneficios económicos. Hemos actuado y matado en diversas actuaciones de guerra en las llamadas “misiones humanitarias”. Estamos imponiendo un modelo cultural de relaciones internacionales basado en la violencia y en la injerencia. No respetamos los derechos humanos como demuestra el vídeo de los malos tratos en Diwaniya.

Lo segundo que tenemos que pensar, debatir y decidir democráticamente en la sociedad española es qué queremos defender y a quién queremos defender. Otra vez es necesario apuntar, desde estas páginas, que la sociedad española nunca ha decidido qué es lo que quiere defender. ¿Optamos por la defensa militar y agresiva u optamos por una defensa alternativa, defendiendo el concepto de seguridad humana que busca defender los objetivos del milenio y las conquistas de derechos políticos, sociales y económicos? Es imprescindible que luchemos por lograr la soberanía ciudadana para decidir las cuestiones de defensa.

En tercer lugar, hemos de decidir cómo queremos intervenir en los conflictos: ¿violencia o noviolencia? Para aquellos que nunca se han acercado a los postulados de la acción noviolenta diremos que son muchos los ejemplos de actuaciones que se pueden desarrollar desde este enfoque: desde promover el alto el fuego en las guerras por diversos medios, hasta promover el desarme de los contendientes, o detener nuestra producción y comercio de armas, o potenciar la reconversión a bienes sociales de la industria armamentística, o reducir los gastos militares e irlos convirtiendo, poco a poco, en gasto social, o salir de las organizaciones militares internacionales y abogar por otro tipo de instituciones internacionales, o promover una verdadera política de codesarrollo, o promover un verdadero control parlamentario de la política exterior y de defensa, o exigir concreción en los programas electorales de los partidos políticos en exteriores y defensa, o promover un debate social sobre qué queremos defender, o potenciar al movimiento pacifista en España y en los países en conflicto, o ayudar a los refugiados, desplazados, heridos, etc, que sufren las guerras, etc.

Como se ve, la alternativa noviolenta no es una entelequia ni está exenta de líneas políticas interesantes y posibles.

La cuarta cuestión que debemos aclarar es dónde queremos intervenir para modificar nuestra política exterior agresiva y violenta. La respuesta es doble. Por un lado, no renunciamos a colaborar de manera violenta y cooperativa con los países en guerra o que sufren situaciones catastróficas, antes bien, pensamos que es una obligación ética de primer rango. Sin embargo, sí que pensamos que la sociedad española debe renunciar a la actuación violenta y militarista. Además, opinamos que un lugar y objetivo prioritario de intervención es nuestra propia sociedad y nuestra propia política. Es aquí donde se generan las políticas internacionales, culturales, económicas y sociales que luego vamos a exportar al Tercer Mundo como guerras o violencia estructural en forma de comercio exterior injusto o relaciones internacionales imperialistas y violentas. Por lo tanto, pensamos que nuestro propio país es el escenario principal donde se ha de intervenir para lograr las condiciones propicias para la paz mundial con justicia.

La quinta pregunta que nos ayudaría a dar una alternativa a las intervenciones militares españolas en el exterior es quién debe intervenir. Aquí pensamos que hemos de acabar, decididamente, con el monopolio del Estado, de las élites y de sus cuerpos represivos y que debemos fomentar la intervención solidaria y noviolenta de la sociedad, de las ongs, es decir, de todos en conjunto para construir una verdadera alternativa noviolenta.

Muchas veces se ha coreado “no nos representan”. Y hemos de decir que en política de defensa, de cooperación e internacional este lema tiene muchísimo sentido.

Por último, como sexta aportación para construir una alternativa noviolenta , opinamos que hemos de intervenir en tres momentos:

  1. Antes de que los conflictos estallen en guerras porque es el momento en el que tienen más sentido las actuaciones, cuando se están generando las causas estructurales y culturales de los conflictos. Además, es el momento en el que hay más posibilidades de éxito noviolento. Antes hay que prohibir el comercio y la venta de armas desde nuestros “pacíficos” países del primer mundo. Antes hay que abolir los mecanismos políticos y económicos que generan desde nuestras sociedades la injusticia estructural del Tercer Mundo.
  2. Durante los conflictos con objetivos bien claros: por un lado lograr un alto el fuego y lograr que los contendientes dejen de recibir y usar armas. Por otro lado, para defender a aquellos que sufren las guerras. Hace siglos, los muertos corrían, sobre todo, de parte de los militares, ahora, con las guerras modernas, los muertos los ponen los civiles. Hoy por hoy, los civiles son los que más sufren las guerras: son la mayoría de los muertos, de los desplazados, de los heridos, de los empobrecidos. Ellos son quienes merecen nuestros esfuerzos. Sobre todo aquellos que no ven en las guerras las formas políticas de abordar conflictos.
  3. Después. Porque tras las guerras no se suelen resolver las verdaderas causas estructurales y culturales que generan el conflicto. Con el fin de la violencia directa que suponen las guerras no se acaban las múltiples injusticias que las han generado. Una vez acabada la guerra es necesario redoblar los esfuerzos para que la política se haga por otros medios mucho más democráticos, participativos, buscadores de consensos. Sin ellos el conflicto, simplemente, permanecerá larvado y se irá agravando poco a poco.

 

Share

Intervenciones españolas en el exterior (IV)

Isabel+Gil+Rosi%C3%B1a+en+rueda+de+prensa

 

Fuente: Publicado en el periódico semanal Es Hora

La época de Rajoy.

Acabamos esta serie de artículos sobre las intervenciones militares españolas en el extranjero analizando qué está ocurriendo en la legislatura de Rajoy. En este año y pico Rajoy han mantenido todas la operaciones internacionales, ocho, que no habían acabado de la época de Zapatero (Bosnia, Líbano, Guinea Bissau, Kosovo, Congo, Índico, Somalia-Uganda, Afganistán) y ha iniciado una nueva, la número 67, desde febrero de 2011 en Malí. La operación se llama Serval y su objetivo es luchar contra el terrorismo islamista internacional bajo el mandato de una coalición internacional.

La intervención en Malí.

Aunque en principio en la intervención en Malí sólo iban a participar 50 soldados con la misión de instructores de las Fuerzas Armadas malienses, más tarde se empezó a hablar de sumar otros 54 con misión de protección de los primeros. En principio se había hablado de un gasto total de 3’8 millones de euros, pero la Revista Atenea hacía una estimación de gastos que podrían llegar a los 10 millones porque también habría que contar con un barco de nuestra flota que llegaría a la zona para hacer misiones de buque hospital y para un avión que también haría labores logísticas. Como en otros casos, parece que se empezó con poquito, pero poco a poco se irá llegando a gastos y números de efectivos cada vez mayores.

También es de destacar que la Unión Europea va a destinar 50 millones de euros, de su Fondo para la Paz en África, para la intervención de Malí. El cinismo es mayúsculo porque se hace mención de que los 50 millones no son para gasto militar, aunque con él se prevé pagar sueldos de las fuerzas, los equipos de transportes militares y los gastos sanitarios del contingente.

Datos totales.

En total, se ha intervenido 21 veces en la exyugoslavia, 19 veces en el Sahel y Centroáfrica, 8 en Oriente Medio y el conflicto árabe, 6 en el Índico, 5 en Centroamérica y el Caribe, 4 en las repúblicas exsoviéticas, 2 en Indonesia y 2 en el Norte de África.

En total, desde 1989 se han utilizado más de 100.000 militares y han muerto 161 soldados.

Reglamentación.

La mayor parte de la regulación de las misiones militares en el exterior se elaboró en la época socialista de Zapatero y con vistas, según declaraciones de Carmen Chacón, anterior ministra de Defensa, de estar preparados para mandar 7.700 soldados al exterior, a pesar de haber un tope legal de 3.000, y poder atender a 2 escenarios con operaciones principales y a 4 escenarios de operaciones menores al mismo tiempo.

Es la Ley Orgánica de la Defensa Nacional 5/2005, de 17 de noviembre la que regula, muy laxamente, la cuestión de las intervenciones militares. Actualmente el gobierno es quien decide si se interviene o no y el Congreso, en un debate en plenario, autoriza la intervención. Sin embargo, ha habido 3 casos en los que primero se ha producido la intervención y luego se ha dado la autorización del Congreso:

  • 36 soldados a Afganistán para manejar aviones no tripulados.
  • La intervención en Haití en el 96 como ayuda al terremoto.
  • La operación Odisea al amanecer en Libia.

En principio, dado que en política todo es muy relativo, las intervenciones militares españolas en el extranjero han de cumplir 3 requisitos simultáneamente si no están destinadas a defender directamente a España:

  1. Petición expresa del gobierno del Estado donde se desarrollará
  2. Autorización por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU
  3. Acuerdo de una organización internacional (UE, OTAN).

Sin embargo, en este punto también se han dado excepciones. La primera siendo ministro Alonso (PSOE) para la construcción, en 2006, de un centro de internamiento de inmigrantes en Mauritania. Esta misión duró 5 días y utilizó a 35 militares. La segunda en 2008, siendo ministra Chacón, cuando se mandó un avión de patrulla marítima P-3 Orión a Somalia (entonces, Chacón arguyó que esta misión defendía los intereses nacionales, para saltarse la legislación).

Implicaciones de las intervenciones en la política de Defensa Nacional.

Aunque los diversos documentos que definen las líneas políticas de la Defensa Nacional reconocen que España no tiene enemigos, resulta asombroso y turbador encontrar que poco a poco se han ido militarizando la política internacional, la política de cooperación española y la ayuda humanitaria. Actualmente, España es un país que en dichas políticas es altamente dependiente del estamento militar.

Se ha pasado de

  • definir que los objetivos vitales de la defensa eran la soberanía, la independencia, la integridad territorial y la libertad y la vida de los españoles,
  • a otras consideraciones denominadas estratégicas entre las cuales se habla de cuestiones cada vez más etéreas e intervencionistas:
    • “contribuir a la proyección de estabilidad a través de la OTAN y la UE,
    • al mantenimiento de la paz y el equilibrio en el Mediterráneo,
    • al mantenimiento de la libertad de intercambios y comunicaciones
    • a la seguridad del suministro de recursos básicos
    • e incluso, recuperar la soberanía sobre Gibraltar.

Con todo ello hemos pasado de un ejército franquista que se definía por su intervencionismo interior orientado al control del enemigo externo a un ejército profesional y moderno que es claramente intervencionista y ofensivo porque considera que los intereses españoles no sólo se han de defender en nuestras fronteras sino que también hay que defenderlos en cualquier parte del mundo.

El objetivo, por tanto, de esta política internacional militarizada y violenta no es ya la cooperación internacional o la búsqueda de la paz, sino:

  • nuestra proyección internacional
  • la mejora de nuestros negocios en el extranjero, sobre todo la venta de armas.
Share

Intervenciones militares en el Extranjero (III)

Ninot+exposition+in+Valencia+during+the+Fallas+festival.

Mucha gente esperaba que el intervencionismo militar español en el extranjero se redujese considerablemente con la llegada de Zapatero al que muchos calificaban de pacifista. Hay que recordar las dramáticas circunstancias en las que Zapatero llegó al poder: tras inmensas manifestaciones en contra de la guerra de Irak, tras inmensas manifestaciones en contra de la violencia terrorista (tanto etarra como del terrorismo internacional). Parecía que era necesario un cambio drástico en la forma de hacer política internacional y que éste iba a llegar con Zapatero.

Sin embargo, Zapatero demostró que estaba en perfecta sintonía con las propuestas militaristas de política exterior de Aznar y que él había criticado para llegar al poder. Una vez en el gobierno Bambi se convirtió en el Lobo Feroz y llegó a realizar 25 intervenciones militares en el extranjero. Muy cerquita del récord de Aznar y muy lejos de las esperanzas de cambio. También es necesario recordar que cuando ocupó el poder en 2004 España exportaba armas por valor de 405 millones de euros, al darle el relevo Rajoy las cifras habían subido a 2.431 millones de euros, es decir, una subida astronómica de un 600 %.

Las intervenciones donde más hombres se mandaron fueron a Líbano, luego al desastre natural de Indonesia (donde se hicieron muy buenos contactos con los militares locales y ahora se espera que nos compren armas), Bosnia y a Libia, donde la intervención fue, otra vez, ampliamente criticada.

NUM.
SERIE
INICIODURAC.NOMBREPAISOBJETIVOMANDATONUM
SOLDAD
452004Jul 04 -
Jul 05
ONUBBurundiObservacONU1
462004Jul 04 -
Feb 05
UNAMISSusánMIlitarONU1
472004Oct 04 -
Mar 06
MINUSTAHHaiti EstabilizONU206
482004Dic 04
en curso
EUFOR AltheabOSNIAPost. Confl.UE580
492005En 05 -
Oct 05
Respuest SolidariaIndonesiaDesastre NaturalEspaña594
502005Ab 05 -
Oct 05
UNMISSudánObservONU3
512005Ab 05 -
Dic 07
AMIS IIDarfur MilitarUnión Africana7
522005Ab 05 -
Sept 06
EU AMMAceh (indonesia)ObservacEU ASEAN8
532005Oct 05 -
En 06
Respues SolidariaPakistánDesastre NaturalOTAN370
542006Mar 06
(5 días)
MauritaniaControl MIgratorioEspaña35
552006Jun 06 -
Dic 06
EUFOR RDR. D. CongoPost-Conflic.UE130
562006Ag 06 -
Nov 06
Policía AéreaPaíses BálticosIncorporac OTANOTAN82
472006Sept 06 -
En curso
FINULLíbanoPost-ConflONU1100
482007sept 07 -
Jun 09
MINURCATChad y Rep. Centroaf.HumanitONU2
492007Dic 07
En curso
EUSSRGuinea BissauMilitarUE2
502008Sept 08 -
My 09
EUFORChad RCAMilitarUE184
512008Sept 08
En 09
Centinela ÍndicoÍndicoMilitarEspaña90
522009En 09
En curso
AtalantaÍndicoMilitarUE370
532009En 09 -
En curso
EUSECR.D. CongoFormaciónUE1
542009En 09 -
May 09
HispaniolaHaitíDesastre NaturalEspaña500
552010Feb 2010 -
En curso
EUTM SomaliaUgandaFormaciónUE38
562011Mar 11 -
en curso
Odyssey Down/ Unfied ProtectorLibiaConflicto ArmadoCoal. Internac / OTAN500

 

Otro aspecto interesante de las intervenciones militares en el extranjero es su costo:

En 1990 se efectuaron gastos por 18 millones de euros, al final de la década, en 1999, se gastaron casi 250 millones de euros. Se multiplicó el gasto por 13. En las década de los 2000 los gastos también fueron en aumento y si en el año 2000 se gastaron 240 millones de euros, en el años 2009 se llegó a la cifra de 713 millones de euros. Durante esta década, el gasto se triplicó. En 2010 se gastaron 766 millones y en 2011 se gastaron 861 millones de euros, multiplicándose los gastos por 1’2 en tan corto espacio de tiempo. La política intervencionista ha contado no sólo con el interés político de los gobiernos aliados de PSOE y de PP, sino que ambos han elegido realizar un gasto desmesurado, multiplicando por 46’8 el gasto inicial. Realmente esto demuestra que sí que hay dinero para política exterior y para cooperación, tan sólo es necesario entender ambos desde el punto de vista militar y violento. España no ha llegado, a pesar de haberse comprometido en varias ocasiones, al 0’7 % para cooperación internacional, sin embargo, sí ha sido capaz de multiplicar por 46’8 en 20 años el costo de sus intervenciones militares en el extranjero.

Tras estos datos, nos preguntamos: ¿Es lógico que en otros países nos consideren sus enemigos y piensen, con los datos en la mano, que tenemos una política internacional militarista, agresiva y violenta?

Share

Intervenciones militares en el extranjero (I)

Death+of+a+surrealist+soldier

Fuente: Publicado por Utopía Contagiosa en Es Hora

Las intervenciones militares españolas en el extranjero se vienen sucediendo sin interrupción desde que Felipe González las inició en 1989.

Las razones para que nuestras tropas abandonasen la defensa de la nación y se lanzasen (proyectasen, en el lenguaje militar actual) hacia el extranjero han sido múltiples, pero en muchas ocasiones no se buscaba promover la paz, o ayudar a otros países, como se suele publicitar habitualmente, sino:

  • Lograr que el ejército español tuviese fama internacional y confianza propia en que podía proyectarse hacia cualquier parte del mundo. Es necesario recordar que el ejército español que salió de la dictadura se había orientado, en gran parte, hacia el control del enemigo interior (las fuerzas democráticas españolas que luchaban contra la dictadura). También es harto conocida la queja constante de que no podían salir de nuestras fronteras ni realizar misiones coordinadas con otros ejércitos porque no sabían inglés. Por tanto, nuestra presencia en el exterior es, desde el punto de vista militar, necesaria para promocionar nuestro entrenamiento en misiones reales de combate y en ejercicios que pongan a pruebas no sólo nuestra capacidad militar sino, también nuestras capacidades logísticas.
  • Prestigiar internamente a un ejército que había dado un golpe de estado y sostenido una dictadura miliar de 40 años. Ello junto al desastroso servicio militar obligatorio que hacía tener un contacto, no deseado pero intenso, con los modos, costumbres y valores militares a todos los españoles varones, lo cual interrumpía de manera muy grosera su formación académica o su inserción al mundo laboral para ofrecer a la patria un año de sus vidas con una efectividad que siempre fue denunciada por altamente ineficaz, logró que la sociedad española estuviese claramente en contra del ejército español. El final de la mili y la consiguiente profesionalización de las fuerzas armadas logró junto a las misiones militares en el exterior que se vendieron propagandísticamente como humanitarias que el ejército subiese su prestigio a finales del siglo XX y principios del XXI.
  • Lograr que la España tenga un lugar en el concierto de las naciones, sobre todo en los foros donde se toman las decisiones. Este objetivo de política exterior también proviene de nuestro aislamiento exterior durante la dictadura franquista. Los gobiernos democráticos han estado obsesionados por, primero, el reconocimiento de España en los foros internacionales y, segundo, por el prurito de que nuestra presencia sea lo más decisiva y decisoria posible. A los múltiples intentos diplomáticos de conseguir puestos de importancia en la OTAN, la ONU y en la Unión Europea, hay que unir esa especie de pago que ha supuesto siempre el mandar tropas a las zonas conflictivas para ser reconocidos por las potencias.
  • La ayuda a otros países y a sus ciudadanos. Si bien España ha participado en múltiples operaciones de carácter humanitario, hay que ser consciente de que dichas operaciones han supuesto algunas prácticas políticas que, quizá, los españoles no vean con demasiados buenos ojos. Por un lado, se ha militarizado la ayuda al Tercer Mundo y la ayuda en las catástrofes naturales. Ante un huracán, ante un terremoto, ante una hambruna, España opta siempre por mandar a nuestros ejércitos. ¿Acaso no puede financiarse el trabajo más constante de las ongs especializadas en cada uno de estos asuntos? ¿No hacen ellas una labor mucho más profunda en el tejido social que el mero llegar, asistir y regresar de los militares?

Desde 1989 se han realizado múltiples actuaciones en el exterior. En el caso concreto de Felipe González:

 

 

G    O   B     I     E    R   N   O   S

 

DE

 

F    E    L     I     P     E

 

 

G  O   N   Z   A   L   E   Z

 

 

Núm.

inicio

Duración (partici- pación España)

Nombre

País

Objetivo

Mandato

Núm máx. soldados

1 1989 En 89- Jul 91 UNAVEM Angola Observ. ONU 7
2 Ab 89- Mar 90 UNTAG Namibia Elecciones/ independenc. ONU 24
3 1990 Oct. 90 En 91 Unaveh Haití Observ. ONU 9
4  

1991

Ab 91 Sept 91 Provide Confort Kurdistán Iraki Represión refugiados COAL. INTERN. 586
5 May 91 Dic 93 Unavem II Angola Post-Conflic. ONU 21
6 Jun 91 Dic 07 ECMMY ECMM EUMM Bosnia Observ UE 4
7  

 

 

1992

En 92 May 95 ONUSAL Salvador Post confl. ONU 130
8 Spt 92 Ene 96 UNPROFOR Bosnia Confl/ Post confl ONU 1405
9 Jul 92 Jun 93 Maritime Monitor/ Guard Adriático Militar 0TAN
10 Jul 92 Jun 93 Sharp Vigilance/ Sarph Fence Adriático Militar UEO
11 Oct 92 Ab 96 ECTF A.R.Y Macedonia Observ UE 5
12  

1993

Mar 93 Oct 94 ONUMOZ Mozambique Post-Conflic.y elecciones ONU 21
13 Ab 93 Ab 96 EUAM Mostar ADM UE 6
14 Mar 93 May 94 Iraquí Fredom Irak Militar COAL. INTERN. 1300
15 Jul 93 Ene 96 Sharp Guard Adriático Bloqueo naval OTAN y UEO 420
16  

1994

Ab 94 Oct 94 UNAMIR Ruanda Conflicto ONU 20
17 Ab 94 Jul 99 OHR Bosnia ADM UE 3
18 Ag 94 Dic 02 MINUGUA Guatemala Post-Confl. ONU 16
19 Nov 94 En 96 Deny Flight Bosnia Bloqueo Aéreo OTAN 250
20 1995 Ab 95 Mar 97 Chechenia Observ. OSCE 3
21 Dic 95 Dic 96 IFOR Bosnia Post-Confl OTAN 1750

 

Se realizaron 21 intervenciones, algunas de ellas con muy poco personal (3, 4 ó 5 soldados) pero otras de importante calado como la que intervino en Irak mediante una coalición internacional con 1.300 soldados o la de Bosnia bajo mando ONU con 1.405 soldados. Los objetivos de las misiones también fueron muy variados, desde mandar tropas en misiones de observación hasta la intervención militar en varios países (Irak y los sucesivos conflictos de la antigua Yugoslavia). Durante el mandato de González se optó por intervenir en Europa, Centroamérica y Caribe y en Oriente Medio. En estos 7 años de intervencionismo militar español en el extranjero se gastaron 377’7 millones de euros (que aunque es una cifra importante, se quedará pequeña en lo sucesivo) …

Share

Charla sobre intervenciones militares en el exterior

¿Os apetece escuchar y debatir sobre las intervenciones españolas en el exterior de manos de los militares?

¿Sabéis que comenzaron en 1989?

¿Sabéis que ya hemos intervenido fuera de nuestras fronteras 67 veces?

¿Sabéis que el año 2011 gastamos en ellas la friolera de más de 861 millones de euros?

Pues esto y mucho más será debatido en:

 

 

Share

La OTAN no cuenta con información transparente sobre todas sus intervenciones

Llama la atención. Buscábamos un mapa o un cuadro que resumiera las intervenciones de la OTAN desde su creación, los lugares donde se han realizado y el tipo de actividad desplegada en éstos.

Buscamos esta información en la página web oficial de la OTAN y ¡sorpresa! entre la mucha propaganda de la alianza no aparece nada que indique las misiones e intervenciones que ha realizado o está realizando.

Existe información dispersa sobre las relaciones (llama relaciones a todo tipo de cosa, incluidas las operaciones militares y las acciones bélicas) de la alianza con todo tipo de países, pero no cuenta con un cuadro claro, con un inventario, de las operaciones que ha desarrollado o de las que desarrolla en la actualidad.

Un artículo, ya antiguo, de análisis hecho por William Hopkinson se encuentra en ARI Nº 112-2002 – 2.12.2002  muestra una especie de recorrido por la visión estratégica de la alianza, pero no reseña las intervenciones completas de la OTAN ni siquiera hasta el momento en que se escribió. Otro de Bardají en el portal del Grupo de estudios Estratégicos, de junio de 2008, intenta reflexionar sobre estos temas, pero también se queda corto.

Hemos intentado encontrar esta información en otros sitios de internet, pero tampoco exite. ¿Por qué? Pues porque la OTAN se justifica en la medida en que su papel es difuso y desconocido y no se concreta.

Desde aquí llamamos a que, si alguien cuenta con toda esta información recopilada, por favor, nos la proporcione para analizarla y difundirla

Share
:)
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed