La imagen exterior de España y las operaciones de paz

Resultado de imagen de gila

Por EP

Fuente: La Vanguardia.

Mucho se preocupa nuestra élite política en transmitir una imagen de España como una democracia avanzada y uno de los mejores sitios del mundo.

Mucho mal ha hecho esa idea casposa de la Spain is different ideada por el Ministerio de Información y Turismo cuando lo dirigió el Ministro Fraga Iribarne y tan bien retrató Gila. Pero para enmendar aquello, el gobierno se inventó este nuevo ingenio de la Marca España, con la que se promueve otra versión en el mundo.

No creemos que entre las lindezas de esta nueva España se encuentre enseñar español cantando karaoke o dar cursos de aprender a hacer tortilla de patata, aunque nunca se sabe, que contamos con noticias de algún juez que, en el examen que estableció para dar la nacionalidad española a extranjeros, llegó a preguntar por la receta de la tradicional tortilla y hasta del cocido madrileño.

Es por eso que nos parece fuera de lugar la noticia que ofrece La Vanguardia, referida a las actividades que realiza la tropa española en Afganistán, para enseñar al contingente internacional destacado allí las esencias de lo español.

Militares españoles desplegados en Afganistán han comenzado a enseñar español al contingente multinacional de la misión Resolute Support, con clases que abarcan desde karaoke hasta la preparación de una tortilla de patata.

Lo hemos leído varias veces a ver dónde está el truco. Pero no lo tiene.

¿Es esta la ayuda humanitaria que presta España enviando sus tropas a Afganistán?, ¿se le puede llamar humanitaria?, ¿se le puede tildar de ayuda?

Nuestros soldados no hacen al tuntún estas actividades: responden a un objetivo, como indica la noticia

El objetivo de esta iniciativa es, a través de la lengua, fortalecer y estrechar más si cabe los lazos de unión y amistad entre todo el personal de los países que componen el contingente de la misión Resolute Support.

A las clases, tres días por semana y duración de una hora diaria, asisten soldados de EE.UU., Reino Unido, Italia, Holanda, Hungría, Islandia, Finlandia, Georgia y, como no, Afganistán.

Ya no estamos en los tiempos aquellos de la letra con sangre entra.  Las clases, dice la noticia de nuevo,

abarcan de forma divertida e informal la enseñanza con visualización de vídeos promocionales, textos cortos literarios, vídeos musicales, karaoke e incluso la preparación y elaboración durante una clase de un plato español tan típico como es la tortilla de patatas.

Solo les falta ver un partido de futbol o enseñarles los lances precisos del toreo para abarcar todo lo que le puede ser útil a cualquiera para enfrentarse a la idiosincrasia española por excelencia. ¡Para estrechar lazos!

¿No les parece que tal vez utilizar a la tropa para estos menesteres es un despilfarro y una hipocresía monumentales? Y la propia misión en Afganistán ¿no les parece un despropósito al que ahora sumamos este segundo despropósito?

Si Gila levantara la cabeza…

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed