Una mili corta y nostálgica

Pap%C3%A1+en+la+mili+%281968%29

Por Cristina Rodríguez

Fuente: El Confidencial.

Airea El Confidencial uno de los malos humos de nuestra derecha. Dice que un sector del PP quiere instaurar una especie de mili corta.

¿De dónde le viene este espíritu restaurador tan aterrador a ese sector de la derecha?  ¿Es un sector amplio o estrecho, influyente o postulante…? Poco sabemos, salvo que se trata de la “vieja guardia” (¿guardia mora?, ¿guardia suiza?, ¿guardia de las Azores?…) y que ha conseguido generar debate.

Gran parte del PP, dicen, considera que fue un error suprimir la mili, esa escuela de valores en lo universal con que nos atizaban antes.

La idea de una especie de mili también la tiene Albert Rivera, no sabemos si como reminiscencia de su antigua militancia en el PP, donde tal vez se le pegaron los peores polvos del desván, o como fruto de su nueva visión política, donde hace falta enfatizar el ideal ciudadano más contundentemente militar para disciplinar a esos jóvenes “ninis”, como él los llama.

Mucho nos tememos que la idea de restaurar la mili, o cualquier otro tipo disciplinario de imponer a la juventud un servicio de armas, se extiende mucho más allá de la nostalgia de los viejos lobos y halcones del PP y los nuevos polluelos de Ciudadanos.

Por ejemplo, nos parece evidente que tal aspiración no ha dejado de tenerla el ejército. Y para muestra un botón, la noticia publicada en El Confidencial en noviembre de 2014 que pone en boca del Teniente General Jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera, la opinión de que debe instaurarse de nuevo el servicio militar en España, en consonancia con los nuevos tiempos que corrían en otros países europeos (más bien habría que decir que en la ideología de ciertos líderes de la derecha europea, como el ex-presidente Sarcozy).

Y poco nos extrañaría que ganara eco entre sectores del PSOE preocupados porque los españoles están lejos de una cultura de la defensa, un mantra detrás del que se esconde el intento de adhesión de la sociedad a la visión unilateral de la defensa que mantiene el militarismo.

También es posible que un sector de Junts pel Sí planteara la mili para una Cataluña independiente, si es que hemos de creer (cuesta hacerlo) al blog Los replicantes, que recoge información del diario El Mundo.

La mili, esa escuela de sumisión, de jerarquía y obediencia ciega que confunde la defensa de la sociedad (una sociedad cada vez más apaleada y empobrecida por las políticas de sus gobernantes) con el ejército y su visión del mundo. Esa escuela que nos pretende convertir en súbditos imbuidos en el nacionalismo y la idea del enemigo… ¿hay algo más trasnochado?

La restauración del servicio militar, con todo, por más que parte de las preferencias de la derecha y de los partidos mas estatalistas, nacionalistas y disciplinarios, no parece que sea una idea sensata ni aplicable.

El substrato social aún tiene mucho que agradecer a la lucha insumisa y el logro de haber liberado a una sociedad de una lacra tan deplorable no paree que pueda ser borrado, a futuro, por las ansias restauradoras que se abren paso en otros pagos.

Por eso piensan en una mili “voluntaria”, una especie de caramelo envenenado para ver si le van cogiendo gusto al engendro.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed