Bando. De campo de tiro a pelotazo pasando por varios desafueros

r2hox

Fuente:  La Voz de Galicia.

Desde 2013 a 2017 los terrenos del polígono de tiro de Bando en Santiago de Compostela han permanecido sin utilidad pública ninguna y llenándose de rastrojos.

La razón es que por diversas vicisitudes, penalidades y pleitos que parecen sacados de un cuento de Cunqueiro, Defensa aún no ha conseguido dar el pelotazo que espera poder dar y el alcalde del cambio de Compostela no se da prisa en ayudar a tan loable fin.

Si seguimos la “narratio” de la Voz de Galicia, bolígrafo en mano para ir apuntando las idas y venidas del relato, podemos ir sacando en claro la trama:

  1. Defensa intentó vender los terrenos de Bando, el otrora campo de tiro con más de 900.000 metros cuadrados, donde durante décadas pegaba petardazos a diestro y siniestro. Para ello contrató una empresa inmobiliaria (¡Pero cómo!, ¿no cuenta con un instituto autónomo militar para estos menesteres, el INVIED?) para que los sacara a subasta. ¿Cuánto habrán pagado a una “inmobiliaria” por estas gestiones?
  2. En un momento dado se dan cuenta de que no pueden hacer la operación y dan marcha atrás, arguyendo que prefieren hacer un “convenio” con el Ayuntamiento (convenio del que no volvemos a tener noticia en el relato).
  3. Al margen de esta operación negociadora, el hecho es que Defensa decidió regularizar la situación de la parcela“. Es decir, se dan cuenta de que no tienen “regularizada” (digamos mejor “inscrita” o al menos “bien inscrita” a su nombre) la parcela y se dedican a arreglar el papeleo, mediante el “deslinde” (separarla e individualizarla de otras parcelas con las que está confundida) y la “regularización registral” (es decir, poner bien en el registro, ya sea porque no está bien inscrita, no lo está en absoluto, lo está por menos metros de los que corresponde, consten cargas y gravámenes en el registro que no existen en realidad, o servidumbres, etc.). ¿Defensa no tenía puesta a su nombre la finca? (lo cual nos deja claro que la administración del Ministerio de Defensa es malísima, dado que no saben ni lo que tienen ni en qué situación lo tienen).¿Explica eso por qué no pudo venderla antes?, ¿acaso es que se la han quedado por la cuatro cuarenta, como los obispos con los inmuebles de regularizan a nombre de la iglesia?  Parece que empieza a verse la luz en el relato.
  4. Ahora, 2017, están además a la espera de que el Ayuntamiento les indique en qué situación urbanística está esta parcela. Es decir, si es terreno rústico (que por tanto vale poco dinero), urbanizable (vale bastante más y permite un pelotazo en condiciones), urbano (mucho más),… Nos parece más que sospechoso, porque con ver el plan urbanístico se comprueba esto. ¿Qué es lo que impide conocer los usos a Defensa?, ¿qué es en realidad lo que no les proporciona el Ayuntamiento?
  5. Se comprueba de paso que eso de negociar un Convenio con el Ayuntamiento era trola y una excusa del Ministerio al darse cuenta en 2013 de que el pelotazo que intentaron no se podía dar hasta tener la parcela “regularizada” y suficientemente aclarado el tema de lo que dejarán hacer en ella al comprador cuando la vendan.
  6. Por cierto, dice Defensa que ha procedido a declarar la “desafección” de la parcela a la utilidad militar que tenía, lo que nos permite atrevernos a preguntar al Ayuntamiento de Compostela si por una casualidad le están pidiendo el correspondiente impuesto y tasas a Defensa por dicho terreno, dado que ya no está afectado a un uso de la defensa y no pueden oponerse al pago por tal motivo. Y, ya que estamos, deberían prepararse para cobrarles el correspondiente impuesto de plusvalía una vez peguen el pelotazo.
  7. Defensa pretende de nuevo sacar a la venta el terreno, una vez el Ayuntamiento, que parece que se retrasa, les diga los usos permisibles en el mismo., pues

    La idea del Ministerio de Defensa es sacarlo a subasta pública en cuanto hayan finalizado todos los trámites

Añade la noticia, con un alarde de lirismo que nos place, que el departamento que dirige Dolores de Cospedal señala que

con el aliño legal y físico de la finca aspira a tener éxito en la nueva venta.

Y es que es verdad. De nuevo, los negocios de Defensa necesitan de mucho aliño.

Y de no menos morro.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed