España al mando de la misión militar europea en el Mediterráneo

Revista a la tropa

Fuente: Libertad Digital.

Pues aquí lo tienen. La ministra de la guerra presidiendo un acto en Tarento en el que se escenifica que el ejército español asume, de la mano del ejército italiano, el mando militar de la misión de Europa en el Mediterráneo.

Porque Europa ha militarizado el enfoque de la inmigración hacia su interior (producto en parte de sus malas políticas en África y Oriente Medio) y ha encontrado la brillante idea de sustituir la perspectiva social y de derechos humanos de la movilidad humana (la perspectiva que mantienen el PNUD y las declaraciones internacionales de derechos humanos, incluyendo la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de los Trabajadores Inmigrantes y sus Familiares aprobada por la ONU y que Europa se niega a reconocer y la codificación del derecho de asilo y refugio, que Europa se empeña en despreciar)  por la más chusca y cuartelaria del control (militar) de las fronteras que establecen el límite ricos/pobres.

Héte aquí que, para esta Europa tan cafre y heredera de sus peores demonios, el problema de movilidad se ha convertido entonces en un problema de fronteras y el problema de fronteras, en una especie de salto de birlibirloque que ofende al sentido común, en una especie de guerra sin cuartel contra los más vulnerables que requiere un ejército, una armada, un lógica de combate, para abordarlo.

Pero Europa necesita adornar de palabrería sus malas artes y, en un ejemplo más de la agnatología militar, nos dice que todo este aparataje militar es un despliegue humanitario de tipo buenista, como si, pongamos por caso, el lobo se comiera las ovejas por pura compasión con ellas, o en el campo de tiro de Bardenas (un ejemplo tal vez más apropiado) se lanzasen bombas con uranio empobrecido para preservar la naturaleza y el liviano vuelo del alimoche.

De modo que Europa mantiene una guerra contra la inmigración, que es como si dijéramos una guerra contra la perspectiva de los derechos humanos, por pura compasión y amor al prójimo. Y España es el capitán del operativo, y trabajarán a fondo en tal misión, como ha dicho el contralmirante español al mando del tinglado, “duro, con entusiasmo y dedicación”, nada menos.

Nos informa, por su parte, Europa Press que el abrumador despliegue militar europeo en esta guerra no es moco de pavo: forman parte más de 2.380 personas y 25 países.

¿Y lo contentos que se ponen estos tipos con sus ceremonias escenificando la falta de pudor y el desencadenamiento de este tipo de guerras blandas y sutiles?

Como saben que nadie va a levantar el dedo, que la sociedad pasa de lo que no ve…

¿Cuánto nos cuesta desencadenar esta guerra desigual y contra quienes no son nuestros enemigos, sino nuestras víctimas? No lo sabemos. No lo podemos saber porque no se detalla en ningún sitio y nadie tiene interés en preguntarlo.

Merece la pena contrastar esta política nefasta de Europa con la falta de políticas virtuosas hacia la paz, a las que no destina ni personal, ni recursos, que se sepa.

La guerra renta mucho más que la paz y, sobre todo, tiene nombre, apellidos y direcciones entre los accionistas de las principales y más prestigiosas corporaciones e instituciones.

Se nos ocurre relacionar esta monstruosa realidad con la reflexión del geógrafo americano Reece Jones en su libro “Violent borders“, del que nos habla en una jugosa entrevista.

Jones dibuja un siniestro panorama en el que las políticas diseñadas para limitar la migración fracasan en ese propósito, y en cambio desvían los flujos migratorios hacia rutas más violentas, llenando las fronteras marítimas y terrestres de cadáveres.

De modo que las fronteras tienen, dice el analista, una finalidad muy funcional para el mantenimiento de las lógicas de dominación y violencia impuestas por el capitalismo

En el libro, trazo una conexión entre el sistema actual y la esclavitud, la servidumbre, el feudalismo y las leyes de pobres, vagos y maleantes. Todos eran mecanismos para limitar la capacidad de los pobres de desplazarse para buscar salarios más altos y para obligarles a seguir viviendo en una zona concreta, y así acceder a su mano de obra y explotarla para lucrarse. Hoy en día vemos un proceso similar a mayor escala. Lo que antes sucedía dentro de cada país ahora sucede entre países, de modo que los pobres hoy están ‘contenidos’ por fronteras, pasaportes o el concepto de ciudadanía, produciendo una relación muy parecida a la de antaño.

Hemos avanzado poco, pero sobre todo puede que hacia atrás, como los cangrejos, porque ahora además desencadenamos políticas conscientes de guerra para proteger estas fronteras y perpetuar la violencia estructural que imponen.

El autor opina de Europa, que con su insufrible verborrea de mentiras dice haber eliminado las fronteras cuando no ha hecho sino acorazarlas

la narrativa de que la UE ha eliminado las fronteras es falsa. Más bien las movió de sitio. Aunque es cierto que la UE eliminó las divisiones entre sus países miembros, nunca deshizo las fronteras externas. Todo lo contrario. En los últimos veinte años, mientras aumentaba el número de migrantes, la UE ha dedicado gran empeño a restringir el movimiento, en especial en el Mediterráneo. España, por ejemplo, permitió el libre movimiento desde el Norte de África hasta que se unió al Tratado Schengen, en los noventa. Francia permitía sin restricciones reales la inmigración de África durante los ochenta. Tanto en la frontera Sur de EE.UU. como en las de la UE, se observa una tendencia clara: mientras se levantan muros, se endurecen los controles migratorios, se destinan más agentes a patrullar los espacios fronterizos, no se consigue el objetivo de frenar la inmigración, pero sí que se disparen las muertes. En 2017, mueren dos personas de cada cien que intenta cruzar el Mediterráneo. Esa cifra era de 0,3 en 2015. Hay muchísimos más barcos patrullando, y se han construido muros, por ejemplo en los Balcanes, cerrando una ruta de acceso relativamente fácil a la UE. Todo este endurecimiento empuja a la gente hacia rutas realmente peligrosas y hace que muera mucha más gente en los viajes.

Total, que todo encaja. Las fronteras, instrumento de guerra. El ejército, para defender la violencia estructural que desencadenan:  el silencio de la gente, cómplice, mediocre, ciego, como en todo fascismo.

Y la tropa de trapo de Cospedal dirigiendo el cotarro en el Mediterráneo y sacando pecho de este papelón.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed