Israel se empobrece por su guerra perpetua

Boicot+a+los+productos+israel%C3%ADes

Por Landahlauts

Fuente: El País

Son muy variadas, e interesadas, las noticias que hablan del poder económico de Israel, un estado subsidiado y apoyado hasta la nausea, a pesar de su nefasta política militarista y de desprecio a los derechos humanos, por Occidente.

Pero no es oro todo lo que reluce.

La guerra y la política agresiva en que se empeña el estado israelí lastra su economía, advierten algunos economistas, como el profesor Joseph Zeira, de la universidad de Jerusalén,

“Israel pierde cada año un 5,7% de su PIB a causa del servicio militar obligatorio”

La razón que esgrime es inapelable

Los jóvenes acceden al mercado laboral tres o cuatro años más tarde que en otros países y, en consecuencia, el capital humano de Israel tarda más tiempo en desarrollarse

Pero la inversión en políticas de guerra también empobrecen a la población por sí mismas

El coste directo del mantenimiento de las Fuerzas Armadas ronda el 6% del PIB. Pero existen otros costes adicionales, como la reserva de una parte de territorio para las necesidades de Defensa, la contratación de guardas de seguridad (en los puestos de control) o la construcción de habitaciones aisladas (frente a ataques con gases tóxicos) en las nuevas viviendas, entre otros gastos similares que suman otro 4% del PIB. Si se añade al 20% de prima de riesgo que implica el conflicto por sí mismo, se constatan unos costes muy significativos del conflicto para la economía israelí

Otro experto habla del valor de la paz

Tres años sin un conflicto armado, desde la guerra de Gaza del verano de 2014, han contribuido a mejorar el clima de los negocios en la actualidad, aunque en plena recesión internacional Israel mantuvo el listón del 2,5% de crecimiento en 2009

La desigualdad a que las políticas militares de Israel somete a la población, tanto árabe como israelí, es otro de los grandes problemas, advierte un tercer experto

La desigualdad es un grave problema, y no solo por las minorías árabe y ultraortodoxa, sino sobre todo por la política fiscal. Se concentra en especial en la renta disponible, después de impuestos y subvenciones, lo que significa que el sistema de redistribución de la renta aplicado por el Gobierno ha fracasado. Ello se debe al recorte del gasto público y a la rebaja en la recaudación de los impuestos directos, cada vez con menor peso frente a los indirectos.

La elección de prioridades que tienen poco valor añadido y mucho de derroche militar es un problema más. Y ello sin contar con la enorme deuda militar que genera la inversión en armas y guerra.

La política de guerra, en suma, es un salto al vacío que nos mete en una espiral de nefastas consecuencias, pues acaba supeditando todo a la estrategia de guerra y trastoca las prioridades, lo que supone pérdida de oportunidades de desarrollo para el conjunto de la sociedad y progresivo empobrecimiento y colapso de su economía.

Igual que Israel, un ejemplo claro de que la ganancia para unos pocos que supone la guerra no es sino pérdida para el conjunto, podríamos mirar la política de EE.UU, que ha hecho del gasto militar un pilar económico en detrimento de la propia seguridad humana y el desarrollo que haga más justa y saludable a su sociedad.

O también la de otras potencias occidentales, que se apresuran a hacer del tirón de lo militar la piedra de toque de su economía.

Un viejo error en el que ya han recaído antes otras potencias e imperios que hicieron de los militar el tirón de su propio desarrollo, sin darse cuenta de que era, a su vez, el voraz agujero por donde éste se venía abajo.

Una piedra con la que se puede tropezar dos veces.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed