Convocatoria para soldados y marineros para … ¿solucionar el problema de examinadores de la DGT?

09-306++++MAD+AIRPORT

Por Luis Sánchez Molina

Fuente:   20minutos

Hace poco menos de dos meses, la Confederación Nacional de Autoescuelas realizó un comunicado de protesta en el que advertía del colapso de los exámenes de tráfico para sacar el carnet de conducir. Según ellos faltan entre 200 y 300 examinadores y esto puede colapsar los exámenes de conducir en verano.

La DGT cuenta con una plantilla de 756 examinadores, de los que, según la citada Confederación, no trabajan realmente más de 619 por causa de las bajas, vacaciones y otras contingencias.

Según las autoescuelas

la actual plantilla de examinadores de la Dirección General de Tráfico (DGT), congelada durante los últimos cinco años, ha sufrido una merma considerable debido a las jubilaciones

Las quejas se han hecho notar y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) amenaza con una huelga de los funcionarios dedicados a examinar de conducir.

Ahora parece que la Dirección General de Tráfico, dependiente de la Guardia Civil, ha ofertado una propuesta de solución a futuro: crear una escala propia para examinadores, con la categoría C1 de funcionarios (el penúltimo de los contemplados, en principio para bachilleres y técnicos), a la que pasarían los actuales examinadores, y que se completaría con una convocatoria para al menos 100 plazas nuevas.

La medida no mejoraría la situación laboral y económica de al menos 300 de los actuales examinadores, porque ya cobran por encima de la categoría C1, una razón por la que a los sindicatos no ven que solucione nada la medida, como tampoco el hecho de que se proponga no como medida de choque, sino como una medida a largo plazo.

En cuanto a los puestos que la DGT sacaría a concurso para adscribir los 100 nuevos examinadores, la DGT prevé que a la convocatoria podrían acudir funcionarios de otros ministerios y administraciones, especialmente soldados de tropa o marinería.

Parece lógico, dentro de la lógica de la Guardia Civil, que pretendan resolver el problema de colapso tirando de soldados. Al fin y al cabo, primos hermanos. Pero militarizar esto de los examinadores no parece lógico desde una lógica mundana, digamos civil, donde lo que ha de primar es la igualdad de oportunidades, el mérito y la capacidad, y no parece sensato pensar que los militares que pudieran querer “pasarse” a este otro funcionariado, posean éstas en calidad superior al del resto de los mortales, ni que el estar en el ejército los asegure.

Pero la pretensión de la DGT, al margen de ser muy poca solución y prometerse en el medio plazo (no de inmediato) sí nos sirve para destacar, una vez más, el empeño constante de nuestros gobernantes en buscarle soluciones militares a cada problema que se encuentran.

Es conocido el intento del PP de reformar el estatuto básico del empleado público para facilitar que el funcionariado civil se hiciera poroso y permitiera que los militares se pasaran alegremente a ocupar plazas en otros ministerios, eso sí, por nuestro bien y para apoyar con sus grandes cualidades a nuestro deficitario y burocrático funcionariado civil.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed