Más errores de diseño de Navantia

Fragata+Numancia+y+Juan+Carlos+I+en+traslado+de+pesos+ligeros

Armada Española

Fuente: El Confidencial

Relata El Confidencial otra memorable intervención de la empresa pública Navantia que puede dar al traste con la expectativa de negocio que la propia Navantia había levantado mandando barcos de guerra españoles “a prueba” al ejército australiano para que se enamoraran de éstos e hicieran un encargo importante.

España ha vendido a Australia dos barcos anfibios de la clase Camberra,que se “botaron” en 2014 y 2015 respectivamente y planeaba venderle otros nueve.

Los barcos habían sido diseñados y fabricados parcialmente en España, concretamente en El Ferrol, y transportados luego a Australia para su acabado y para ponerlos al servicio de su ejército.

No sólo los barcos vendidos han supuesto un pingüe beneficio para el complejo militar industrial, sino que, entre unas cosas y otras, Navantia ha puesto una gran parte de sus expectativas en colocar armas a los australianos

Navantia ha vendido también el diseño del buque de asalto anfibio turco TCG Anadolu que se construye en los astilleros Sedef. El astillero español además está entre los tres preseleccionados para el contrato SEA 5000 en Australia por nueve fragatas antisubmarinas por valor total de más de 30.000 millones de dólares, con un diseño basado en las futuras F-110 para la Armada española. Compite con un astillero italiano y otro británico.

Hasta aquí todo parece normal, dentro de esa idea de la normalidad que trastoca los valores y predica que vender armas es bueno. Pero

Sin embargo, unas averías en dos ejemplares de la clase Canberra australiana han levantado una fuerte polémica en ese país, cuyos medios acusan al fabricante español de tener toda la culpa. Se trata de una seria amenazan al buen nombre de las exportaciones navales españolas en la víspera de un gran concurso para nueve fragatas más

Los  australianos, ágiles cuan canguros, acusan a los españoles de fallos de diseño de los barcos, que ahora no flotan como es debido y han tenido que ser inmovilizados por Australia para ver si corrigen el desastre.

Por eso ha levantado tanto revuelo la reciente inmovilización de los dos buques de la clase Canberra a causa de averías de sus sistemas de propulsión. A mediados de mayo ambos barcos tuvieron que suspender sus ejercicios y maniobras para revisar sus plantas propulsoras ante la aparición de problemas.

El HMAS Adelaide fue colocado en dique seco para revisar sus instalaciones ante la aparición de fragmentos metálicos en muestras de lubricante tomadas de sus ‘pods’ propulsores. Y en el HMAS Canberra se han producido migración de lubricantes (que tienen diferentes densidades en distintas zonas de los motores) por problemas de los sellos

Parece que un fallo parecido al de los barcos ya lo tuvo en España el “Juan Carlos I”, del que han tomado el diseño . Así lo explica nada menos que un cotnraalmirante australiano

Posteriormente, el contraalmirante Adam Grunsell, que se encarga de los sistemas navales en el Grupo de Adquisición y Apoyo de Capacidades del Ministerio de Defensa, declaró que “bien podría ser un fallo de diseño”, y otras noticias recordaron que el BPE Juan Carlos I español tuvo también problemas

No es por nada, pero esto de los fallos de diseño empieza a sonar de forma alarmante a algo archisabido. Además de carísima y dañina, resulta que la industria militar es una verdadera chapuza.

¿Y así es como piensan estas lumbreras tirar de la economía con el gran potencial de innovación y empleo que se supone que aporta la industria militar?

Estamos apañados.

 

 

 

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed