Los grupos afines al PP votan no rechazar los presupuestos de Rajoy. Nuevo impulso al militarismo

EPP+Malta+Congress+2017+%3B+29+March

Por PROEuropean People’s Party

Fuente: El Independiente

Nos informa la prensa que el jueves 4 de Mayo se rechazarán en el Parlamento las enmiendas a la totalidad de los presupuestos del Estado presentados por Rajoy.

Al parecer 175 diputados votarán a favor de devolver a Rajoy el proyecto de presupuestos y por rechazarlo, pero otros 175 optarán por permitirle seguir adelante la tramitación del proyecto y, con ello, por sacar adelante otra vez unos presupuestos restrictivos y antisociales.

El empate, en este caso, en el número de votos hace que los presupuestos se tramiten y, parece ser, esta es la estrategia que ha negociado Rajoy para sacarlos adelante.

Al parecer las cartas están echadas (y marcadas de antemano) y el margen de negociación de los presupuestos es ínfimo.

Es razonable, por ello, apuntar con el dedo a los partidos que apoyarán los presupuestos de Rajoy, porque quienes así actúen, al margen de las negociaciones cosméticas que le arranquen al gobierno, estarán diciendo si a un presupuesto muy poco inocente que oculta un ingente y antisocial gasto militar.

Hace unos días desglosamos las partidas que hemos detectado de gasto militar en una tabla que desvela la cifra final de éste (33.732,4 millones de euros frente a los 7.638,54 millones que reconoce Defensa, con 26.093,8 millones de euros opacos y escondidos) y las partidas donde se oculta.

Por tanto, los amigos del PP, con su voto favorable, estarán diciendo sí a la práctica consolidada y sabida de ocultar casi cuatro de cada cinco euros de gasto militar en partidas ajenas al Ministerio de Defensa.

Estarán diciendo sí a la trampa de consignar como gastos sociales, así venden la Defensa, como gasto social, más de 25.000 millones de euros escondidos en partidas que no se corresponden con gasto social, como las prestaciones de Ios organismos autónomos militares, las clases pasivas, las ayudas a la industria militar, el espionaje del CNI, el pago de diversas actividades militares que hace el Ministerio de Asuntos Exteriores, el de Empleo y Seguridad Social, el de Educación Cultura y Deportes, o el de Asuntos Sociales, por ejemplo.

Estarán diciendo sí al impulso de exportar armas y conflictos a otros países para convertirnos en la sexta potencia mundial exportadora de armas.

Estarán permitiendo con su voto que España participe en 17 escenarios de guerra y que desde Felipe González hasta la fecha haya participado en 78, haciendo de España un país intervencionista y agresivo de primer orden (el segundo de la UE y cuarto de la ONU en esta materia) y de la política exterior española una política militarista y mamporrera.

Estarán diciendo sí a un despilfarro estructural ingente, fruto de la política de defensa que mantiene España.

Estarán diciendo sí al agravio comparativo de unos gastos militares desmesurados, para un ejército insostenible e innecesario y frente a unas necesidades sociales apremiantes y desatendidas.

Hay que llamar las cosas por su nombre y los partidos que hoy mejor representan este apoyo incondicional y culpable al militarismo deben ser reconocidos con pelos y señales:

  • El PP, por supuesto, instigador de este presupuesto continuista con las malas políticas que tanto el PP como el PSOE cuando se han alternado en el gobierno, han hecho respecto del gasto militar, camuflando y exorbitando sus partidas
  • Ciudadanos, que en esto se muestra más reaccionario si cabe que el PP porque clama entusiastamente por el militarismo feroz y deplorable
  • PNV, que a partir de ahora queda desenmascarado en el apoyo al militarismo, un militarismo que tal vez le conviene porque el PNV promueve una industria militar vasca agresiva y contestada por la izquierda vasca.

Pero si miramos al otro lado, al de los que se oponen al pospuesto de Rajoy nos podemos hacer una segunda pregunta. ¿Se oponen también por el militarismo del presupuesto y por ese gasto militar oculto de más de 25.000 millones de euros ilegítimos?

Lo veremos en el texto de sus enmiendas a la totalidad y en las intervenciones en el pleno de sus líderes.

Mucho nos tememos que el consenso militarista, a pesar de lo escandaloso que resulta, es mayor del que parece.

Tendremos que esperar a las enmiendas parciales para comprobar hasta que punto nuestra impresión se confirma.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed