Defensa amenaza con expropiar las Bardenas Reales

Resultado de imagen de bardenas ya

Bardenas Ya

Fuente: El Confidencial

No nos sorprende, más bien viene a confirmar una tremenda sospecha, la amanaza del Ministerio de Defensa a la pretensión que los colectivos que en Navarra y Aragón vienen reivindicando la desaparición del anacrónico campo de entrenamiento militar de Bardenas Reales.

Ahora que las iniciativas ciudadanas comienzan a desbordar el círculo vicioso meramente testimonial y residual en que se había convertido últimamente la celebración de las marchas antipolígono; ahora que asistimos a la mayor movilización y ambición de las aspiraciones sociales de que se finalice definitivamente la dependencia de la zona bardenera del militarismo y que se exige una consulta popular y una herramienta legal para el desmantelamiento de la base en 2018; ahora que las iniciativas eco-pacifistas y sociales en torno a las Bardenas comienzan a tener mayor acogida en las corporaciones locales de la zona y en las nuevas coaliciones políticas que han roto los consensos cómodos de antaño; ahora que se cuestiona el propio papel legitimador del actual pasteleo que ha propiciado, con una nefasta política opaca y poco confesable, la Junta de Bardenas Reales; ahora que ocurre todo esto y se pone en peligro real el statu quo de la base militar en Bardenas, el ejército amenaza con expropiar las Bardenas y zanjar el asunto a la tremenda, a su modo, manu militari.

Resulta, cuando menos, ejemplar conocer las pretensiones de Defensa: mantener a todo trance el campo militar en un paraje paisajístico y medioambiental que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y que el constante bombardeo por parte de los ejércitos español, de la OTAN y de otros ejércitos invitados, pone en peligro. No parece que la defensa de la sociedad que prometen sea compatible exactamente con bombardear y deteriorar un paraje como este y ello pone en una evidente contradicción al ejército.

Contradicción aún mayor porque la solución que se les ocurre a los responsables de este desaguisado es contestar con la amenaza de expropiación forzosa a las propuestas de consulta popular y de democracia. No parece que la democracia que supuestamente justifica la razón de ser del ejército (según sus propias declaraciones) se defienda precisamente negando la democracia.

No es tampoco la última contradicción, porque el campo militar de Bardenas, amén de deteriorar un paraje como este, amenaza la seguridad de los propios pueblos circundantes, congozantes o no, y son múltiples las ocasiones en que se ha datado la acumulación de accidentes y molestias para los ribereños, así como evidente el peligro a que están expuestos por contaminación debida a los materiales que acumula este entrenamiento militar. No parece que la defensa de la vida de los ciudadanos que se predica se defienda amenazando la vida de los ciudadanos, una nueva contradicción.

En Bardenas se entrena tanto el ejército español como los ejércitos de la OTAN, en maniobras que luego repiten en los escenarios militares de guerra donde participan. Es el más importante campo militar de la OTAN para tales entrenamientos y por tanto una de las puntas de lanza de la política de agresión que la alianza mantiene a escala planetaria. No parece que tampoco la paz, que justifica la existencia del ejército según sus propios manuales, ni la soberanía y la independencia, que son lugar común en el argumentario militarista, se defiendan con este capo militar. Más bien se niegan.

Todo ello nos hace pensar que la respuesta del Ministerio de Defensa amenazando con expropiar las Bardenas en caso de que l@s bardener@s y sus instituciones políticas no se las entreguen a su gusto y de buena gana, no hace otra cosa que desvelar lo nefasto de la institución militar y su desprecio absoluto por todo aquello que, en la opinión de la sociedad, debe ser defendido. Paradógicamente quienes nos dicen defender amenazan con una agresión en toda regla, pasando a ser de lo que hay que defenderse.

De todo ello se nos antoja que la lucha de Bardenas no es solo la lucha de Bardenas, y pasa a ser una causa global que debe trascender, con ser importante, el propio territorio, pues es también la lucha social contra el militarismo que agrede a todo el planeta y del que no podemos ser responsables ni consentidores.

En todo caso ¿qué diferencia tendríamos si expropian Bardenas respecto a la situación actual?  ¿No la tienen expropiada de facto y ante la pasividad comodona de los partidos de la casta?

De todo ello, se nos antoja que la lucha social de las poblaciones empeñadas en que una consulta popular sirva para desalojar de Bardenas al militarismo y reconvertirla en un paraje de paz, comienza a dar frutos saludables. Como los dio en Cabañeros (donde el ejército quiso llevar el campo de tiro cuando en Bardenas Reales la presión social fue más fuerte que ahora) cuando la movilización social obligó a los políticos y su oportunismo a prueba de todo a negar al ejército el campo de tiro que ansiaban.

So pacifistas y ecologistas pudieron en Cabañeros ¿Por qué no la movilización de los pueblos en Bardenas?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed