Santa Claus a los mandos de los F16 americanos de Irak y Siria

Guizmodo Australia

Guizmodo Australia

Fuente: Defensa.com

La barbarie de la guerra muestra todo su patetismo más vergonzante en esta nueva contribución de los pilotos de guerra americanos a las fiestas navideñas.

Imbuidos tal vez por el espíritu comercial y bobalicón de la Navidad, o tal vez porque pretenden con ello afrentar las ideas religiosas más o menos atinadas de sus enemigos, tan radicales y zoquetes como ellos mismos, los pilotos que operan con sus aviones militares bombardeando en teoría a los terroristas de DAESH en Irak y en Siria, han incorporado a su uniforme de combate un gorrito de Papá Noel.

Todo muy en sintonía con el espíritu de la Navidad imperante. Matan, tal vez, en nombre de la panoplia de palabrería que acompaña estos días de paz y amor, dando a entender que la paz bien entendida se defiende a pepinazo limpio y que el mejor amor es el de expurgar la tierra de enemigos por su propio bien.

De este modo, llamar bárbaros o terroristas, como la publicidad al uso hace, a los del otro lado, resulta poco menos que poco creíble a juzgar por la barbarie propia. ¿Más o menos bárbaros que estos chicos disfrazados de «papanoeles» que en vez de regalos llevan terror en nombre de una fe que en vez de el amor que predica de boquilla propaga la guerra y el odio?

Claro que tal vez para justificar el despropósito ante los bienpensantes creyentes de este lado de la balanza, la noticia que comentamos explica que

especialmente eran reveladoras, también estas fiestas, las imágenes de los cristianos iraquíes de varias localidades cercanas a Mosul, recientemente recuperadas a los terroristas yihadistas, pudiendo celebrar la misa de navidad, dos años después de huir de estas localidades

y

Según la USAF, muchos de sus pilotos llevaban el gorro rojo/blanco de Santa Claus mientras volaban el día de Navidad en misiones de combate en apoyo la operación «inherent resolve» que reúne a los países que luchan contra los terroristas de Dahes en Irak y Siria

Parece ser que estos papanoeles exterminadores tenían una buena razón para su fantochada de terror: que los pobres cristianos iraquíes puedan celebrar misa.

Un vergonzoso ejemplo de la perversión total que es la guerra y sus partícipes.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed