El cuartel de Loiola en San Sebastián

 

Imagen de Pablo BD

Imagen de Pablo BD

Fuente:  El Diario.

Las primeras declaraciones de la nueva ministra de Defensa, Cospedal, señalan, bien a las claras, su cinismo.

Ante la polémica en Donostia sobre el Cuartel de Loiola, que en múltiples ocasiones ha visto como pedían su cierre en San Sebastián, tanto por Bildu como por el ex alcalde socialista, Odón Elorza, la ministra ha declarado:

su intención de abrir un diálogo con el Ayuntamiento de San Sebastián sobre el cuartel de Loiola, pero ha advertido de que esta instalación es «indispensable» y necesaria» para la defensa nacional

Es decir, van a dialogar a troche y moche pero sin negociar nada y sin mover su posición ni un ápice, lo que se dice estilo PP.  Dialogar para marear la perdiz, no para llegar a acuerdos.  ¿Eso es cinismo?.

Ahora ha sido un diputado del PNV quien ha preguntado a Cospedal sobre el cuartel porque:

Por su parte, el diputado del PNV ha subrayado que la gestión de la zona en la que se ubican los cuarteles es una de la cuestiones más importantes para el Ayuntamiento, ya que se trata de su principal recurso para su extensión y desarrollo urbanístico.

Tras aclarar que se trata de 17 hectáreas para crear un nuevo barrio con más de 1.600 viviendas, Legarda ha criticado que pese a que el Ayuntamiento de San Sebastián intenta negociar con Defensa desde 2003, las conversaciones no se han iniciado.

El PNV lleva años proponiendo el cambio de la actual ubicación de los cuarteles de Loiola de la capital donostiarra y edificar viviendas en el terreno.

Fíjense en las cifras:  17 hectáreas, un nuevo barrio con todas su edificaciones sociales y comunitarias, 1.600 viviendas.  Todo ello es, mejor diríamos no es, un cuartel.

El militarismo afecta de maneras muy diversas a las personas, también lo hace en el ámbito municipal como hemos intentado comentar en estas entradas del blog.  Sobre todo, nos parece importante repasar los datos y denuncias que hacíamos en nuestro estudio:  «Antimilitarismo y elecciones municipales y autonómicas«.

Por otro lado, El Confidencial Digital nos recuerda que son muy distintas las verdaderas razones que hacen que Defensa considere esencial el acuartelamiento de Loiola:

una de las razones clave de esta negativa está relacionada con la lucha antiterrorista, concretamente con las labores de control del terrorismo etarra que dirige el Centro Nacional de Inteligencia en San Sebastián y en la provincia de Guipúzcoa.

Las fuentes consultadas aseguran que el cuartel de Loyola “es clave, indispensable” para la obtención de información sobre ETA en el País Vasco. Estas voces explican, discretamente, que las instalaciones son necesarias para la infraestructura comunicativa del Centro, y llevarlas a otro lugar complicaría las tareas de información.

Además, Defensa alude al importante coste económico que supondría el traslado de las dependencias militares a la zona de Antondegi, en el barrio de Martutenecerca del centro penitenciario-. Serían, en total, cerca de 88 millones de euros más el coste del arrendamiento del terreno –o en su defecto, la adquisición de él-.

Y ahora entendemos la noticia en su verdadero contexto.

Es decir, el interés es la lucha contra ETA.  Algo que hace 5 años largos ya no es una realidad.  El ejército sigue en aquella época como si nada hubiera cambiado.  El interés es el espionaje y el control de la población propia.

Por cierto, nos gustaría más que aquellos que piden el cierre del cuartel de Loiola lo hicieran por el interés popular y por la desmilitarización de Guipúzcoa, no para conseguir dar nuevos pelotazos inmobiliarios.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed