Retos para Cospedal en Defensa

Imagen de Gobierno de Castilla La Mancha

Imagen de Gobierno de Castilla La Mancha

Fuente:  Infodefensa.

Infodefensa, desde su perspectiva militarista (nosotros añadimos algunos comentarios desde nuestra perspectiva pacifista, para completar el análisis) nos cuenta que son 10 los principales retos a los que se enfrenta María Dolores de Cospedal, nueva ministra de Defensa:

1.-  Los Programas Especiales de Armamento (PEAS).  Después de que el Tribunal Constitucional negase la legalidad de pagar los PEAS mediante créditos extraordinarios que se firmaban en verano, para ocultar los 1.000 millones que suponían en 2016, queda por ver cómo hará el PP para pagar estos programas innecesarios y que, a la vez, están hundiendo al Ministerio de Defensa en la bancarrota.  Hay que recordar que quedan por pagar 21.300 millones de deuda arrastrada.

2.-  Elaboración del Presupuesto para 2017.

¿Seguirá ocultando la mayor parte del gasto militar anual en otros ministerios y otras partidas presupuestarias?  Hay que tener en cuenta que según nuestro informe «Gasto militar 2016«,  se presupuestó para el Ministerio de Defensa un gasto de 5.787’89 millones de €, y según nuestros cálculos el gasto militar para 2016 va a acabar siendo más de 30.928’86 millones de €.  Es decir, se esconde, ni más ni menos que 25.140’97 millones de €.

¿Seguirá gastando en Defensa más de lo que se presupuesta?  Hay parte del gasto militar que no se presupuesta.  En concreto, el sobregasto en Defensa entre 2002-2016 ha sido de 19.981’15  millones de € (un 20’66 % más de lo presupuestado)

¿Seguirá aumentando la deuda militar?  La deuda militar para 2016 la hemos calculado en 16.127’63 millones de €.

3.-  Para no aburrir, englobamos en este punto todas las demandas de armamento ultramoderno que piden los tres ejércitos:

  • Para la Armada:  submarino S-80, sustitución de los aviones de caza de despegue vertical Harrier, adquirir nuevas fragatas F-110, comprar nuevas lanchas de desembarco.
  • Para el Ejército de Tierra:  el nuevo 8×8, las Brigadas Orgánicas Polivalentes.
  • Para el Ejército del Aire:  aviones no tripulados (RPAS), aviones de transporte militar A-400M, nuevos aviones de reabastecimiento en vuelo, aviones para entrenamiento.
  • Reordenar la Dirección General de Armamento y Material, que pretenden que, de una vez por todas, sea una Agencia de Adquisiciones centralizada.

Como se ve, si los PEAS ya han sumido en la miseria al Ministerio de Defensa y al de Industria, ahora el plan es que suman en la miseria al resto de departamentos económicos y al Estado en pleno.  Una locura.

4.-  El relevo de la cúpula militar, para dejarla a gusto de la nueva ministra.

5.-  El mercado europeo de la defensa.  Aquí, para los militares vienen épocas de vacas gordas tras el anuncio de la decisión europea de dedicar fondos para potenciar la industria militar.

6.-  Relaciones militares con USA.  No nos preguntamos si se militarizarán más el sur de España con fuerzas armadas yankis, lo más certero será preguntarse cómo lo harán.  Rota, Morón, Canarias serán los pacientes sufridores de ser la plataforma de lanzamiento de ataques hacia África y hacia Oriente Medio.

7.-  Intervenciones en el extranjero.  ¿A qué cifra llegará el nuevo record intervencionista español?  Suponemos que Dolores no se dejará amilanar por Morenés y superará la cifra de 2.300 efectivos fuera de nuestras fronteras.

Otras cuestiones, muy importantes.

Siendo muy importante todo lo anterior, también lo son las cuestiones que desde nuestra óptica proponemos para debate:

¿La Directiva de Defensa Nacional seguirá redactándose sin hacer participar al Parlamento y a la sociedad española?

¿Seguiremos con una política de personal en el Ministerio de Defensa que haga que nuestros ejércitos sigan estando sobredimensionados, sobre todo en cuanto a oficiales y mandos se refiere?

¿Seguiremos militarizado la I+D+i?

¿Seguirán existiendo los inútiles y duplicadores de gasto Organismos Autónomos militares?

¿Seguirá militarizada nuestra política exterior?

¿Se informará al Parlamento sobre cuestiones de Defensa de manera tal que se favorezca el debate pausado y profundo, y que se tengan en cuenta sus propuestas?

¿Para cuándo una auditoría del Gasto Militar?

¿Para cuándo abolir la justicia militar?

¿Se seguirá hurtando a la ciudadanía la decisión sobre temas de defensa?

¿Se abordará la reducción paulatina del gasto militar?

Share

4 comments

  1. […] Utopía Contagiosa e Infodefensa nos cuenta cuáles son 10 los principales retos a los que se enfrenta María Dolores de Cospedal, nueva ministra de Defensa. El texto completo puede consultarse aquí. […]

  2. Mariano dice:

    Hay que aclarar que uno de los organismos autónomos es además organismo público de investigación , o sea es el organismo de investigación y tecnologico de Defensa y su función debe ser de I+D+i de carácter dual tanto para a nivel de defensa y seguridas y con aplicaciones en el sector civil

  3. Los retos mas importantes tienen que ver con los derechos de los miembros de las Fuerzas Armadas y el fin de la precariedad de la Tropa y Marinería. Sin no se impulsan cambios reales seguirá siendo un entorno vulnerable, en el que todo puede silenciar con el abuso poder y la coartada de la disciplina.

    • utopia contagiosa dice:

      En primer lugar gracias por tu aportación.
      Pero, en nuestro criterio los retos más importantes de una política de defensa no son los derechos de los militares. Es indudable que los derechos de cualquier trabajador son muy importantes y que las aspiraciones de cualquier trabajador son legítimas. Pero una política de destina más de 30.000 millones de euros (la inmensa mayoría en gasto oculto y fuera del presupuesto del ministerio de defensa), que arrastra una deuda impagable de más de 30.000 millones de euros conla industria militar, que nos ha arrastrado a participar en 80 conflictos bélicos hasta ahora, que nos mantiene dentro de la estrategia de confrontación de la OTAN y que en gran parte se define por una mezcla de intereses de políticos-industria militar y banqueros, que cuenta con un número desmesurado de efectivos y una ratio irracional de mandos/tropa (1,8 efectivos por cada mando) y que se define de forma oculta y sin conocimiento ni consulta de la sociedad, tiene otros retos «de principio» mucho más importantes que los derechos de los militares, como por ejemplo, definir qué queremos defender, si para eso necesitamos un ejército (y en ese caso de qué tipo, tamaño, etc), si seguimos con las «operaciones en el exterior», cómo resolvemos el problema desmesurado de la deuda militar o del presupuesto, la falta de control y democracia de la política de defensa, etc. Y precisamente en un contexto de nueva política global es donde los sueldos y derechos de los militares deben ser discutidos, supeditado a las anteriores definiciones, no antes ni al margen de estas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed