¿Otro rey al servicio de la venta de armas?

II+Premio+Reino+de+Espa%C3%B1a+a+la+Trayectoria+Empresarial

Por Antonio Rull

Fuente: Defensa.com

Parece sintomático que el primer viaje del rey tras la investidura de Rajoy y la constitución del nuevo gobierno sea, precisamente, para firmar un acuerdo de venta de armas a Arabia Saudí, ese paraíso de las libertades que tan bien se identifica con los valores humanistas y de la dignidad humana que aparentemente proclama y defiende la Constitución Española.

Parece sintomático porque, salvo los viajes privados del susodicho, los viajes los programa y autoriza el Gobierno y es más que sospechoso que a tan pocos días de la toma de posesión del referido, les haya dado tiempo a prepararle el primero, tan aparatoso y lejano, para vender armas para más inri.

Resulta que el Rey Salman bin Abddulaziz Al Saud, custodio de las dos sagradas mezquitas del Islam, ha cursado al rey Felipe de Borbón etcétera, a quien a la sazón le podemos atribuir la custodia del santo sepulcro de Santiago, con el caballo blanco incluido si le pete, para no ser menos que el saudí, una invitación a su país, aparentemente para aprovechar los ratos de asueto esplendoroso y firmar unos contratillos de nada por los cuales Navantia construirá para aquel pacífico estado cinco corbetas del tipo Avante 2200, un arma de guerra de primera división mundial.

Se presume que el importe de las cinco naves rondará los 3.000 millones de euros y carga de trabajo para los astilleros de Ferrol y Cádiz.

Resulta obvio el preguntarnos por la ética de esta venta, sobre todo teniendo en cuenta que Arabia Saudí incorpora el quinto presupuesto militar del mundo y cuenta con una agresiva política militar de amedrantamiento a sus vecinos, la cual incluye la guerra como instrumento privilegiado.

¿Apostamos a que al pairo de estos contratos con los Saudíes los propulsores del militarismo y de la industria militar española arrecian en su campaña de presionar a los cargos políticos de Ferrol y Cádiz para que pidan más madera para la industria militar?

No sería extraño que el PP y el PSOE exijan de Podemos que se identifique con la cínica política de venta de armas, con la excusa de la falta de trabajo (que encubre la dependencia militarista y la falta de inversiones alternativas para generar trabajo decente) que ellos asumen para demostrar que en esto, como en otras cosas, todos son iguales.

¿Picará «Kichi» de nuevo?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed