El generalato de la Guardia Civil quiere asumir directamente el mando de la Dirección General de la Guardia Civil del Ministerio de Interior

duque de ahumada

Por tras la nube de ort

Fuente: Publico

Los generales de la Guardia Civil quieren, en este nuevo tiempo de “profundización en las reformas” anunciado por Rajoy, que les entreguen el mando político (no sólo el operativo, que lo ostentan actualmente) de la Dirección General de la Guardia Civil, y dejen de nombrar a civiles para el cargo de Director General.

Para lograr este gran avance en sus aspiraciones, que no tiene por qué coincidir con la idea civil de avance, proponen al General José Luis Ulla, bastante identificado él con el anterior Director General del cuerpo, el dirigente del PP Arsenio Fernandez de Mesa, quien se ha encargado en la pasada legislatura de remilitarizar todo lo posible a la Guardia Civil.

No nos extrañaría que la jugada del generalato tuviera en Fernández de Mesa un aval importante. No en vano, su identificación militarista de toda la vida con la Guardia Civil  más “pata negra”  le lleva al absurdo de posar para un retrato suyo en el que aparece como los generales del Siglo XIX, con bastón de mando y todo, cuadro que, nos dice La Vanguardia, no ha sido encargado ni pagado por Interior, sino que es un regalo (¿de quién?)

Las asociaciones corporativas de “guardiaciviles”, que claman desde hace tiempo por su homologación con los policías civiles y buscan edulcorar todo lo posible su entraña militar y su pertenencia a los ejércitos (aplicación de ordenanzas militares, de normas disciplinarias y penales militares, búsqueda de normas de conciliación familiar y de índole laboral civiles, etc), braman de furia y anuncian algarada en el caso de que los generales se salgan con la suya.

En suma, los generales quieren mandar, cosa que se les supone de antemano, sin interferencias y a su viejo estilo; y la apolillada clase política y el anticuado gobierno parece que pueden estar por la labor de dejarles hacer, cosa por otra parte poco sorprendente si tenemos en cuenta en carácter tancredista del presidente de Gobierno, con quien  parece que no van las cosas que pasan (y que terminan pasando de largo):

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed