Autorizada la multimillonaria reprogramación de pagos a la industria militar por los A400

RAF+Airbus+A400M+Atlas+art

Rob Schleiffert

fuente: onemagazine

No se han esperado a tener un nuevo gobierno oficial y con plenitud de competencias y funciones, sino que aprovecharon el último Consejo de Ministros «en funciones» para dar un nuevo giro de tuerca a los multimillonarios compromisos de pago a la industria militar, esos que en conjunto y por los Programas Especiales de Armamentos (PEAS) nos han elevado la deuda pública en más de 30.000 millones de euros.

La autorización a Defensa es para renegociar los plazos e importes anuales de los pagos, de aquí a 2030, comprometido sen el anterior acuerdo de 2015, pero «sin elevar el gasto final», es decir, pagando lo mismo (con otros plazos e importes) al final del ciclo.

Defensa además añade que de los 27 aviones A400 encargados por España, 13 los va a declarar «no operables» (es decir, no los piensa usar) y va a intentar «revenderlos» a terceros países.

Esta maniobra nos obliga a hacer una serie de consideraciones para nuestros lectores:

  • primero, que no parece que la gente encargada de la programación de las inversiones militares sean un dechado de virtudes y competencia, sino, más bien,. que programan a boleo, sin tener en cuenta las necesidades reales, o
  • alternativamente, y en segundo lugar, que tienen un morro que se lo pisan y han intentado disfrazar de necesidades de defensa una compra de aviones que no se necesitan para destinarlos a la venta y especulación, pero garantizándose con los presupuestos públicos la financiación de la construcción de estos para luego decir que sobran.
  • tercero. Que los dichosos aviones no son necesarios, o no lo son en la magnitud que nos han dicho, lo que supone un nuevo engaño (uno más) entre los muchos engaños que componen la trayectoria PPSOE del ministerio de Defensa
  • Cuarto, que estas cosas ocurren sin que nadie alce la voz, a pesar de la mezcla de incompetencia, escándalo y despilfarro público, cuando no otras cosas peores, que se mezclan en el hecho. ¿Será que las complicidades militaristas son tan burdas y abrumadoras que no dejan espacio siquiera para la crítica?
Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed