¿Por qué a la élite europea le interesa fomentar la guerra contra el “islamismo”?

U.S.+Soldiers+at+the+French+Jungle+Warfare+School

US Army Africa

Fuente: Gaceta.es

Increíble pero cierto. La élite de Europa que a grandes voces critica el islamismo radical y lo demoniza, parece que con la boca chica lo fomenta porque le reporta amplios y opacos beneficios.

Conforme al titular que desvelamos,

Los Estados miembros de la UE, desde 2005 hasta 2014, exportaron armas a Oriente Medio y el Norte de África por un valor de más de 82.000 millones de euros. Las Primaveras Árabes resultaron un negocio de lo más lucrativos

De modo que demonizar al islamismo radical no es, sobre todo, una cuestión de seguridad para Europa, sino una estrategia de marketing comercial encaminada a vender armas a unos “aliados” a los que nuestras propias malas políticas desestabilizan y obligan a compararnos armas que sirven para combatir a esos “radicales” (a los que dicho sea de paso hemos creado nosotros mismos) y mantener un cierto control regional de una amplia zona mundial (precisamente donde se encuentra el principal recurso del capitalismo)  por medio de su fragilización, fragmentación y dependencia de nuestros intereses, asociándonos para ello a los más canallas de los estados canallas que, a su vez, lucran a nuestros intachables y cristianísimos canallas de la casta europea.

Hace unos meses, la ONU denunció las presiones recibidas para retirar a la coalición árabe liderada por Arabia Saudí de una lista junto a otros grupos terroristas internacionales por sus bombarderos en Yemen. A Riad le bastó con levantar el teléfono y amenazar con retirar las subvenciones para que las Naciones Unidas dieran marcha atrás.

y esta otra

Según el último informe  ‘Guerras de Frontera’ publicado por el Transnational Institute, Stop Wapenhadel,  los Estados miembros de la UE otorgaron licencias de exportación de armas a Oriente Medio y el Norte de África por valor de más de 82.000 millones de euros. La mayor parte del armamento fue a parar a manos de las autoridades saudíes, que gastaron 25.844 millones de euros en reforzar sus Fuerzas Armadas.

No cabe duda. la guerra es negocio para los ricos, que no tienen fronteras, y desgracia para el resto. Y en eso Europa es un ejemplo de cinismo sin fondo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed