Sin los militares España no es posible

Imagen de US Embassy Madrid

Imagen de US Embassy Madrid

Fuente:  Heraldo.

Desde hace mucho no es noticia que un discurso de Morenés es malo de solemnidad.  Los da con soltura, con desparpajo, utilizando eso tan político (de político sin recursos y sin argumentos) que es decir una frase y no explicarla, ni argumentarla. O no decir nada.

Sus frases pretenden ser titulares, están construidas con cuidado diseño postmoderno.  Pero si te paras en cada una de ellas, si las examinas un poco con razonamientos sencillos, las ves huecas, vacías, deshabitadas, triviales.

Veamos:

las instituciones son la garantía de un futuro en paz y estable en un mundo que está en una situación muy complicada

¿Cuándo el mundo no estuvo en una situación muy complicada?  ¿La complicación deviene de aquellos sitios que no hay instituciones?  ¿Cómo nos salvan las instituciones de las situaciones complicadas?

El futuro en paz y estable que Morenés nos brinda como deseable dependerá de la calidad de las instituciones.  Podrán ser instituciones dictatoriales o que fomenten la participación, instituciones abiertas o cerradas, instituciones pacíficas o violentas, corruptas o no?  Es decir, que del hecho de que existan instituciones no se deriva nada necesariamente obligatorio sobre el futuro, sino que todo depende de qué tipo de instituciones tengamos.

Por ejemplo, la institución militar no nos parece que sea acorde con un futuro en paz, teniendo en cuenta que fabrica armas, las exporta;  fabrica guerras, las exporta;  fabrica violencia, la exporta; fabrica muerte y la exporta.

Son dos las estabilidades que ofrece lo militar, por un lado la estabilidad de los campos y ciudades repletos de muertos, devastados por las bombas y guerras;  por otro lado, la estabilidad de la que disfrutamos los países productores y exportadores de armas a cambio de paralizar el desarrollo social y ecológico de los países compradores y de causar muerte y sufrimiento.

Las declaraciones las hizo en la inauguración del nuevo curso en la Academia General Militar de Zaragoza.

También les ha recordado que con su servicio en las Fuerzas Armadas sirven de ejemplo a la sociedad y hacen grande a España fuera del país y les ha asegurado que sin ellos «todo es más difícil para España» y que «España no es posible».

Suponemos que el objetivo era imbuir el espíritu militar que reza que ellos son el sostén de España, nuestra salvaguardia, la base sobre la que se edifica toda la sociedad.

En nuestra opinión, es justo al contrario.  Sin lo militar España, o cualquier otro sitio, sería posible, y hasta mejor. Quizá pudiésemos mejorar si no nos considerasen el enemigo en muchos países debido a nuestra política continua de intervenciones militares (ya llevamos 79 operaciones militares en el extranjero), o quizá seríamos una sociedad mejor si dejásemos de despilfarrar en gasto militar y lo invirtiésemos en gasto social.

En fin, de traca.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed