El Consejo de Ministros permite más gasto militar

323%2F365

Congreso TIG

Fuente: Consejo de Ministros.

El Consejo de Ministros del gobierno en funciones lo ha vuelto a hacer.

Aprovechando la reunión del Consejo de Mnistros de 16 de septiembre, ha aprobado autorizar más gasto militar.

Por una parte autoriza a un gasto militar de 25,5 millones de euros para que el INTA, organismo autónomo dependiente de Defensa, instale a costillas del presupuesto  unas antenas para la NASA que irán en la estación de Robledo de Chavela.

El contrato se basa en la prórroga de la enmienda del Acuerdo de Cooperación Científica entre el Reino de España y los Estados Unidos de América sobre la mencionada estación, suscrito el 28 de enero de 2003, y tiene por objeto el suministro de dos antenas multifrecuencia, del tipo Center-Fed Beam Waveguide Azimuth-Elevation (BWG) de 34 metros de diámetro, capaces de operar en el rango de frecuencia de 2-40 Ghz. Se busca con ello dar soporte a las nuevas misiones robóticas que la NASA y la Agencia Espacial Europea desarrollarán en los próximos cuatro años.

25’5 millones en antenas de evidente uso militar. No está mal. Sobre todo para los EE.UU. que endosan inicialmente este gasto al presupuesto general en virtud de un convenio para el funcionamiento de la estación de Robledo de Chavela que, al parecer, no puede esperar a que un nuevo gobierno verifique la urgencia de dicho gasto.

Según el acuerdo,

La NASA financiará completamente el gasto, de tal forma que no suponga un desajuste financiero para el INTA. En concreto, transferirá la cantidad de ocho millones de euros en el ejercicio económico 2016 y de cinco millones de euros en 2017. La cantidad restante irá transfiriéndola a medida que el INTA vaya justificando el grado de avance en el suministro hasta su conformidad definitiva

Es decir, los 25,5 millones de euros los irá devolviendo la NASA a medida que el INTA vaya justificando  la instalación de la antena en los cuatro años que tiene para ello, pero en 2016 transferirá 8 millones (de los 25´5 previamente desembolsados por el presupuesto español) y en 2017 otros  5 millones, dejando los otros 11,5 para mejor momento.  Ya veremos.

No es el único gasto autorizado.

El Gobierno, para solventar la orden que dio hace unos días de congelar todo gasto no comprometido ya, ha acordado “exceptuar” de la congelación dos partidas,

  • una por importe de 115.926.094,56 euros, para “la prestación del servicio de restauración colectiva a las bases, acuartelamientos y establecimientos del Ejército de Defensa, y de los servicios de auxiliares de servicio y control en determinadas instalaciones del Ministerio de Defensa y sus organismos autónomos” (osea, gastos de comida de los militares y funcionarios de los organismos autónomos militares, que comen a cuenta del presupuesto).
  • Otra por importe de 1,56 millones de euros para “auxiliares de servicio y control en determinadas instalaciones del Ministerio de Defensa y sus organismos autónomos” (osea vigilantes de garita).

Las justificaciones de estos gastos son asombrosas.

En cuanto a la primera, se trata de garantizar los pagos de 4,02 millones de euros que costaría en lo que queda del ejercicio 2016 (4,02 millones de 115,92 millones que se autorizan de golpe) para comedores militares porque hay que

asegurar la alimentación del personal del Ejército de Tierra con arreglo a los criterios de calidad, necesidades dietéticas, seguridad nutricional e higiene establecidos por la normativa vigente y el Ministerio de Defensa, además de regular la prestación del servicio ajustado a las situaciones derivadas de la movilidad del personal militar, como son la formación y el adiestramiento, la realización de ejercicios y maniobras o el traslado de unidades, entre otras situaciones particulares del Ejército de Tierra.

Y la segunda porque el anterior adjudicatario ha debido montar alguna y han tenido que resolver el contrato con el mismo, por lo que necesitan (en vez de contar ante esta eventualidad con personal militar de vigilancia que no cuesta nada) contratar personal de vigilancia. Lo explican así

La contratación de estos servicios se venía realizando al amparo del Acuerdo Marco de servicios de Vigilancia y Control autorizado por el citado Consejo de Ministros del 18 de octubre de 2013. La vigencia concluyó el pasado 31 de agosto y no se ejercitó la posibilidad de prórroga debido a razones de interés público como consecuencia de problemas financieros de la empresa adjudicataria que impedían la normal prestación del servicio.

Como se ve, la improvisación, la chapuza, el descontrol presidiendo actuaciones bien previsibles o que se pueden resolver de otro modo, pero que nos llevan ahora a un gasto añadido de 25,5 millones de euros del presupuesto (que cuando vuelvan volverán al INTA, no al presupuesto) más otros 117,5 millones de euros de excepciones a la congelación de gasto.

Y es que con la nefasta gestión de este ministerio de Defensa, siempre pagamos los mismos.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed