Los acuerdos PP-C´s y el compromiso militarista

Mariano+Rajoy+i+Albert+Rivera+2.++Foto%3A+Xavier+Vallbona+%28ACN%29.

La Veu del País Valencià

Fuente: El Periódico

Hemos accedido al texto del acuerdo «150 compromisos para mejorar España» que es el acuerdo PP-Ciudadanos con el que pretenden ser investidos, en la persona de Mariano Rajoy, en la presidencia del gobierno.

Estos acuerdos hablan de lo militar, como no podía ser menos, y hablan con bastante claridad como para ponernos en alerta.

Lo hacen de forma específica cuando se refieren, en su «bloque 5» (págs. 39 y siguientes, medidas 144 a 150) a «España en Europa y en el Mundo».

Veamos:

1.- Una Europa más militarizada

Medida 144.-Apostar de manera decidida por una mayor profundización en el proceso de integración de la Unión Europea en todos los ámbitos: económico y monetario, fiscal y bancario, comercial, político, social, y seguridad y defensa.

Destacamos esta medida porque propone, nada menos, que la apuesta por la construcción de una Europa de la defensa, lo que implica el refuerzo de las políticas militaristas ya en pié en Europa y camina probablemente hacia la profundización de sus principales ejes:  una agresiva política de producción y venta de armas, una política exterior militarizada e intervencionista, la «militarización» creciente de espacios hasta ahora tratados desde otra óptica (problema migratorio y de flujos humanos, medioambientales, alimentarios, políticas comerciales y de conocimiento, etc.), un mecanismo de construcción de un más elevado gasto militar europeo y de estructuras tendentes hacia un ejército europeo.

A su vez, la medida 147 señala

Contribuir activamente al proceso abierto por la nueva Estrategia global de la UE en materia exterior y de seguridad
Estrategia claramente intervencionista y militarizada que plantea como logros la capacidad de proyección de tropas en cualquier lugar del mundo, el aumento de la producción de armas europeas y de su comercialización y el aumento del gasto militar para ser un «actor relevante» como UE en el escenario internacional.

2.- Una política migratoria y de fronteras más militarizada

La medida 146 especifica de manera concreta esta vuelta de tuerca militarista en lo referido a la política de fronteras que ya se ejerce desde una óptica militar, lo que equivale a que España se alinea definitivamente en el bloque militarista de la política de fronteras europea.

Dice así la medida:

Continuar impulsando la política común de gestión de fronteras que combine la máxima seguridad con la mayor agilidad y facilitación del movimiento fronterizo.
3.- Asumir un compromiso intervencionista y de injerencia militar de España en el seno de la política agresiva de la OTAN
Dos medidas destina a este gran objetivo larvado.
La 148 dice:
Mantener un papel activo de España en la OTAN y comprometidos con la Política Común de Seguridad y Defensa asumiendo las responsabilidades internacionales acordadas con nuestros socios y aliados para garantizar la seguridad y promover la paz y la estabilidad.
Traducido a idioma no oficial, quiere decir que pretenden que España esté involucrada «activamente»  en las intervenciones OTAN «acordadas con nuestros socios» y que actualmente mantiene desplegado al ejército español en nada menos que 17 escenarios militares y que desde Felipe González a la fecha actual nos ha involucrado ya en 79.
La medida se complementa con la 149, destinada al nuevo enemigo vaporoso del occidente, el «terrorismo internacional» y la «radicalización violenta».  Dice así
Asegurar el compromiso firme y la unión de los demócratas en la defensa de nuestras libertades y contra el terrorismo, sobre la base de los pactos políticos ya  alcanzados, la cooperación internacional en este ámbito, la eficacia del Estado de  Derecho y la memoria de las víctimas del terrorismo.

– Mantener una estrategia integral contra el terrorismo persiguiendo a los terroristas y colaboradores donde se encuentren, denunciando y persiguiendo cualquier acto de enaltecimiento u homenaje a los terroristas, e impidiendo con todos los medios posibles la propagación y difusión de su ideario, con un permanente reconocimiento a la memoria de todas las víctimas del terrorismo, como ejemplo de la defensa de la libertad y la democracia.

– Impulsar el pleno desarrollo del Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la  radicalización violenta, con el objetivo de actuar con determinación contra el yihadismo, reforzando la cooperación policial y judicial

4.- Un enemigo interno potencial

Como no podía ser menos, y en consonancia con las doctrinas de la derecha que considera a la sociedad como un potencial enemigo al que combatir, la medida 150 propone retocar la ley de seguridad ciudadana, embadurnando el texto de promesas de garantismo, pero para conseguir más eficacia y especialmente frente a las amenazas más graves.

Lo dice así

Con el fin de conseguir la mejora del marco normativo dedicado a proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades públicas y a garantizar la seguridad de los ciudadanos, se promoverá una revisión de la ley orgánica de protección de la seguridad ciudadana para mejorar diferentes aspectos de su regulación, intensificando las garantías y promoviendo una mayor eficacia, especialmente frente a las amenazas más graves.
5.-  ¿Y el gasto militar, la deuda militar, los programas de armamento, la sobredimensión del ejército, la corrupción militar y otros aspectos clave del militarismo?
Ninguno de estos aspectos forman parte del acuerdo explicitado por el PP y Ciudadanos. No se dice qué compromiso de gasto militar, qué ocurre con el despilfarro, con la ingente e impagable deuda militar, con la prohibición por efecto de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional de habilitar más créditos extraordinarios y extrapresupuestarios para «sobredotar» al gasto militar español, ni sobre ninguno de los aspectos económicos y políticos que más afectan a los ejércitos.
En declaraciones a la prensa PP y C´s han coincidido siempre en «consolidar los presupuestos militares» (es decir, prohibir que estos puedan bajar), en asumir el pago de la deuda militar y en fortalecer las inversiones para modernizar y profesionalizar el ejército (es decir, aumento de gasto militar).
Los pactos ahora expuestos necesariamente implican aumento del gasto militar, pues así se recoge en la doctrina OTAN y de la UE y así se desprende de la afirmación de una mayor actividad de España en los «compromisos» militares adquiridos y a adquirir.
Forma por tanto parte de la letra pequeña el cómo y el cuanto del refuerzo del militarismo pactado por PP y Ciudadanos.
Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed