Neo colonialismo militarista al descubierto

RSN_3226

Responsible Sourcing Network

Fuente: OMAL

Andado ya un trecho del Siglo XXI, parece que el colonialismo y la política de guerra y militarismo que lo aseguró no han acabado:  al menos eso dice el director ejecutivo de la ONG británica War on Want,al presentar su informe «The New Colonialism: Britain’s scramble for Africa’s energy and mineral resources«.

Al parecer la estrategia diplomático-militar reinounidesca consiste en aprovechar la coyuntura para fortalecer, manu militari si llega el caso, su posición en la dominación global y el acceso a los recursos naturales de África en un contexto que se supone de escasez internacional de recursos.

El estudio ha sido realizado con la intención de demostrar cómo las grandes empresas británicas, ayudadas y respaldadas por el gobierno de Londres, están a la cabeza de una nueva carrera por el reparto de África con el objetivo de asegurar el control de las materias primas.

El informe habla de muchísimos recursos;  entre ellos oro, platino, diamantes, cobre, petróleo, gas y carbón.

Identifica 101 compañías que cotizan en la Bolsa de valores de Londres y que operan en 37 países de África subsahariana, de la que controlan los principales recursos con una valoración superior al billón de dólares.

Este dominio incluye: 6.6 millones de barriles de petróleo, 3.6 millones de toneladas de carbón y alrededor de 2.254 toneladas de oro. La investigación ha encontrado que 36 de esas 101 empresas, ejercen el control sobre recursos minerales en África Subsahariana en una superficie más grande que Alemania. Entre ellas están Rio Tinto, BP, BHP Billiton y Glencore, la mayor empresa de comercio de materias primas del mundo, con sede en la Jersey, en las Islas del Canal.

Es abrumador el continuo y renovado interés de Occidente por África y sus recursos después de la nefasta colonización a la que sometió el continente y de la que, aparentemente, se habían desembarazado los africanos tras la Segunda Guerra Mundial.

El escándalo tiene dimensiones que se pueden ejemplificar. Con ayuda de la diplomacia británica, por ejemplo

El control estricto y la influencia sobre los sistemas políticos y económicos de los países africanos, ha permitido a una empresa como Glencore alcanzar ingresos 10 veces mayores que el Producto Interior Bruto de Zambia…

Esta dominación no solo tiene una vertiente militar, sino que forman parte de esta especie de estrategia de guerra, por todos los medios, tanto los estrictamente militares como los no militares (la política en este caso es la extensión de la guerra por otros medios), de modo que también la cooperación se ha usado con este enfoque generador de violencia estructural desde el gobierno

Cada año, Reino Unido ha otorgado unos 134 millones de dólares bajo la apariencia de ayuda al desarrollo a los países africanos, en las modalidades de préstamos, inversiones directas y ayuda. Sin embargo, el gobierno británico ha ayudado e instigado a la extracción de 192 millones de dólares anuales de materias primas de África, principalmente a través de beneficios de las empresas, evasión fiscal y el llamado coste de adaptación al cambio climático. Es decir, sale más riqueza del continente que la ayuda que este recibe.

Al hilo de este demoledor informe se nos ocurre añadir que Reino Unido no es una excepción, sino un ejemplo de la pauta general:  otros países, entre los que se encuentra España, están embarcados en la misma senda.  La penetración de las empresas españolas en el África subsahariana existe.  La participación de la inteligencia militar en este escenario también, como también las operaciones «militares» de España, de la mano de Francia o de la UE.  Incluso el nuevo despliegue de la «fuerza militar», enfocado ahora prioritariamente hacia Canarias como puente de lanza, parecen ir en la misma linea.

Parece que la batalla colonial resurge con fuerza y vuelve a ensombrecer de presagios nefastos al continente africano y, en su reverso, a la Europa que, abjurando de sus fantasmas militaristas y fantoches fascistas, un día se soñó solidaria y justa.

Que mal.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed