¿Despilfarro militar, corrupción militar, o cuarto y mitad?

HCD GOMEZ ULLA.jpg

Aortizgon

Fuente: El Confidencial

En el suma y sigue del despilfarro militar nos toca ahora hablar de una «importante» desviación de la facturación (un 42% de incremento) de Defensa hacia Gas Natural.

Desviación que parece que ocurre año tras año y que este año se ha producido en la facturación referida a la planta de congelación del Hospital Militar Gómez Ulla, con un exceso de 733.000 euros al año, lo cual nos ha hecho quedarnos congelados.

Dicha «desviación»  ha sido detectada por el Tribunal Militar Central, que, dice El Confidencial, lleva tiempo investigando un supuesto pago de comisiones desde diversos contratistas a mandos del Ejército por favores para instalar plantas de suministro gasístico en instalaciones militares y otros tipos de contratas (otras plantas de condensación de agua, que duraron en servicio menos de una semana en Chafarinas por ejemplo).

La misma noticia la recoge también Infodefensa, que añaden que todo apunta a un delito contra la hacienda pública.

Los informes de la Guardia Civil parecen esclarecedores

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil elaboró un informe en el que concluía que «los militares denunciados» eran «propietarios de un patrimonio de difícil justificación, teniendo en cuenta las retribuciones medias de un empleado público».

En el caso del Hospital Gómez Ulla,

El coronel F. G. C., que trabajaba como ingeniero de obras en la Dirección General de Infraestructuras, departamento responsable de la adjudicación, emitió un informe que apuntaba a que esas facturaciones infladas «no coincidían para nada con las que figuraban en el contrato» firmado con Gas Natural.

A expensas de la investigación abierta, queda por dilucidar si la actuación en este caso es un supuesto únicamente de despilfarro y descontrol (por otra parte tan habitual en lo militar) o si, como parece apuntar el cúmulo de indicios, además incorpora corrupción de algún listillo.

En todo caso, un suma y sigue que, al parecer, nadie puede atajar.

¿Para cuando medidas eficaces de control de la contratación militar?  ¿Para cuándo una auditoria independiente?  ¿Para cuándo exigencia de responsabilidades políticas y patrimoniales a los que miran para otro lado o a los que ponen la mano?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed